Está en la página 1de 5

Qué es Responsabilidad:

Responsabilidad es el cumplimiento de las obligaciones, o el cuidado al tomar decisiones o


realizar algo. La responsabilidad es también el hecho de ser responsable de alguien o de algo.
Responsabilidad, se utiliza también para referirse a la obligación de responder ante un hecho.

Procede del latín responsum, del verbo respondere, que a su vez se forma con el prefijo re-, que
alude a la idea de repetición, de volver a atrás, y el verbo spondere, que significa "prometer",
"obligarse" o "comprometerse".

El valor de la responsabilidad
La responsabilidad se considera una cualidad y un valor del ser humano. Se trata de una
característica positiva de las personas que son capaces de comprometerse y actuar de forma
correcta. En muchos casos, la responsabilidad viene dada por un cargo, un rol o una circunstancia,
como un puesto de trabajo o la paternidad.
En una sociedad, se espera que las personas actúen de forma responsable, ejerciendo sus derechos
y desempeñando sus obligaciones como ciudadanos. En muchos casos, la responsabilidad
obedece a cuestiones éticas y morales.

Responsabilidad social:
La responsabilidad social es el compromiso, obligación y deber que poseen los individuos,
miembros de una sociedad o empresa de contribuir voluntariamente para una sociedad más justa
y de proteger el ambiente.
La responsabilidad social puede estar comprendida por acciones negativas y positivas, es decir, las
primeras se refieren a abstenerse de actuar y las segundas a actuar.

La responsabilidad social es llevada a cabo por un individuo (responsabilidad social individual) o por
el personal que conforma una empresa u organización.

Por ejemplo, las estrategias de responsabilidad social por parte de un ente gubernamental, una
empresa o una organización, pueden ser la recuperación de espacios públicos para el disfrute de los
vecinos de la comunidad.

La responsabilidad social se originó por la preocupación por parte de los individuos, las autoridades
públicas e instituciones de los daños causados al medio ambiente producto de la actividad
económica.

Debido a ello es que presionan a los responsables de las empresas a cumplir los requisitos
ambientales y exigen al Estado proclamar leyes ambientales, así como verificar su aplicación y
cumplimiento.

La responsabilidad social es un concepto normativo, pero no es obligatorio, es decir, no tiene fuerza


de ley.

A pesar de ello, no se puede dejar de observar, ya que es indispensable que los ciudadanos tomen
una actitud madura y creen conciencia con el medio ambiente y la sociedad.

El cumplimiento de la responsabilidad social genera beneficios para la sociedad y la empresa u


organización, ya que aumenta su reputación, fomenta la confianza pública y mejora la salud de los
trabajadores y de los individuos que conforman la sociedad.
Los primeros estudios sobre la responsabilidad social se realizaron en la década de 1950 en Estados
Unidos, en Europa fue en la década de 1960.

Las primeras manifestaciones surgieron en el año 1906, pero no fueron tomadas en cuenta, y fue
solo en el año 1953 que en Estados Unidos se consideraron como tal.

A partir del año 1970 comenzaron a surgir asociaciones interesadas en el tema, transformando este
tema en un nuevo campo de estudio.

La responsabilidad social se encuentra plasmada en acuerdos internacionales como la Declaración


Universal Biótica y Derechos Humanos.

En países, como, por ejemplo, México, existen normas que pretenden ayudar a las organizaciones o
empresas a contribuir al desarrollo sostenible, al satisfacer las necesidades de la población sin
comprometer los recursos naturales y el medio ambiente.

Responsabilidad civil
La responsabilidad civil es la obligación de una persona de reparar un daño a la persona que
lo ha sufrido. La responsabilidad civil puede ser adquirida por contrato (contractual) o estar
estipulada por ley(extracontractual). Cuando la persona que responde por los daños es una persona
diferente al autor, se llama responsabilidad por hechos ajenos.

Responsabilidad solidaria
La responsabilidad solidaria es la obligación o compromiso de una empresa principal de
responder, en caso de que existan deudas del contratista o subcontratista con sus
trabajadores. Este tipo de responsabilidad, por lo tanto, se aplica a varias personas que responden
ante una obligación contraída sin que sea necesaria una declaración de insolvencia del agente
principal. De este modo, el acreedor puede reclamar la deuda contra una o todas las partes a la vez.

Responsabilidad limitada
Una sociedad de responsabilidad limitada (SRL), o simplemente sociedad limitada (SL), es
un tipo de sociedad mercantil en la que la responsabilidad se limita al capital aportado. Por lo
tanto, si existiesen deudas, los socios de este tipo de organización no deben responder con su
patrimonio personal. En este sentido, las participaciones sociales no se corresponden con las
acciones de las sociedades anónimas (SA).
Responsabilidad y su verdadero significado
La responsabilidad es un valor fundamental en nuestras vidas. Está presente en nuestras acciones
de todos los días. Para lograr lo que nos proponemos, para tener una óptima relación con los demás
y para ser unos buenos ciudadanos es necesario que seamos responsables.

La responsabilidad se manifiesta de muchas formas: al asumir nuestros deberes, al ser


consecuentes con nuestros compromisos, al tomar decisiones y al cumplir con nuestras
obligaciones. Por eso, a continuación, te contamos cuál es el verdadero significado de la
responsabilidad.

Responsabilidad es deber

La responsabilidad está asociada al deber. Los deberes son las obligaciones que adquirimos con
nosotros mismos o con los demás. Por eso, cuando asumimos un deber, lo responsable es ser
consecuentes con nuestros actos y honrarlo.

Para un padre, es un deber brindar cuidado y protección a su hijo, para un político, es responder
ante las necesidades de la gente, para un estudiante, su deber será cumplir con las tareas y
obligaciones que lo van a ayudar en su proceso de aprendizaje.

Responsabilidad es compromiso

La responsabilidad implica también comprometernos de manera sincera con aquello que hemos
ofrecido, prometido o propuesto a otra u otras personas. El compromiso es una forma positiva de
asumir las obligaciones, pues no siempre estas son agradables. El compromiso, por lo tanto,
garantiza que actuaremos con responsabilidad y cumpliremos nuestra palabra.

Somos responsables cuando honramos nuestros compromisos. En el trabajo, con la entrega de un


proyecto, en la vida personal, con nuestra pareja, o en la política, cuando respaldamos una causa
justa.
Responsabilidad es prudencia

La responsabilidad requiere prudencia. No somos responsables si actuamos impulsivamente, sin


reflexionar, si a la hora de tomar una decisión no la meditamos detenidamente. Por eso, la
responsabilidad también debe estar en la raíz de todas nuestras acciones y decisiones.

Así, la responsabilidad es prudencia cuando evitamos situaciones riesgosas o desagradables,


cuando somos conscientes de las consecuencias y secuelas de nuestras acciones y decisiones y
actuamos de la manera más sensata posible.

Responsabilidad es cumplimiento

La responsabilidad también significa cumplir con nuestros deberes y obligaciones. No es solo una
cuestión de actitud, prudencia o compromiso, la responsabilidad también se traduce en darle
cumplimiento a aquello que nos ha sido pedido o asignado.

Por eso, somos responsables cuando hacemos la tarea de la escuela, cuando concretamos aquel
proyecto que nos había sido asignado en el trabajo, o cuando honramos una deuda económica
pagándola. El cumplimiento de una responsabilidad es una fuente positiva de satisfacción.

Responsabilidad es madurez

La responsabilidad es también una señal de madurez. Mientras crecemos, vamos asumiendo más y
más responsabilidades en nuestra vida. Primero en casa, cuando ayudamos a nuestros padres en
los trabajos domésticos, después en la escuela, cuando cumplimos con nuestras tareas, y más
adelante en el trabajo, cuando lo sacamos adelante con éxito.
De allí que, cuando llegamos a la edad madura, seamos capaces de asumir enormes
responsabilidades, como la realización de un trabajo importante, la conducción de una empresa e,
incluso, el gobierno de un país.

Responsabilidad es ética

En la base de la responsabilidad está la ética. La ética implica asumir un comportamiento


responsable, ante los demás y ante nosotros mismos, en función de nuestros deberes y
obligaciones.

La ética, en este sentido, significa hacer lo correcto, es decir, actuar y tomar decisiones en función
de un conjunto de principios que nos ayudan a distinguir lo que está bien y lo que está mal. Por eso,
decimos que la responsabilidad empieza en la ética, porque ser responsables es siempre hacer lo
correcto.

También podría gustarte