Está en la página 1de 8

UNIVERSIDAD DE BAJA CALIFORNIA

DOCTORADO EN EDUCACIÓN

ENSAYO

DESIGUALDAD, INCLUSIÓN Y EQUIDAD EN LA EDUCACIÓN SUPERIOR


EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

ASIGNATURA

EQUIDAAD Y CALIDD EDUCATIVA

PRESENTADO POR

CLARA ÁNGELA PARRA BARBOSA

NOMBRE DEL CATEDRÁTICO

GILDARDO OSGUEDA RODRÍGUEZ


DESIGUALDAD, INCLUSIÓN Y EQUIDAD EN LA EDUCACIÓN SUPERIOR
EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

Durante las últimas décadas los países Latinoamericanos han insistido en buscar
reformas educativas que integren la igualdad, la inclusión y la equidad con el fin de
generar posibilidades de progreso cultural y social a sectores menos favorecidos,
sin embargo, los intentos han sido arduos e insuficientes puesto que últimamente
América Latina presenta bajos resultados en las tasas de equidad convirtiéndose
así en una de las regiones más desiguales del mundo (Adelantado y Scherer 2008);
por lo que se hace necesario usar las facultades de la Educación Superior como
herramienta que beneficie el dinamismo social permitiendo así afianzar los
procesos de diversidad, inclusión y equidad.

Por lo anterior, el presente ensayo tiene como propósito de analizar y describir como
son los procesos y las formas de abordar gubernamentalmente los desafíos de la
igualdad e inclusión especialmente en el ámbito de la educación Superior en ALyC,
con el fin de identificar los elementos precisos que hacen que los procesos se dilaten
y no se concreten eficazmente para la movilización de los procesos de inclusión e
igualdad en la educación.

Es así que, las políticas de estado en los países de América Latina y Caribe (ALyC)
están centradas en brindar oportunidades a las clases menos favorecidas a ingresar
a la educación superior y que no sea solo para un pequeño grupo dentro de la
sociedad, sin embargo “El impacto de las políticas neoliberales en gran número de
países ha sido el aumento de la desigualdad económica, política y social entre
sectores de la sociedad” (Apunte 2008); proporcionando la tasa más alta de pobreza
en estas regiones, provocando un alto índice de desempleo convirtiéndose en
estados no equitativos con desigualdad de oportunidades en los que la mayoría de
la población no puedan acceder a una educación superior de calidad, debido los
altos costos para el financiamiento de ella lo que limita a los sectores vulnerables a
buscar los pocos cupos que generan las universidades públicas o a instituciones
que tienen una baja calidad a módicos precios, es decir, haciendo que una mínima
parte de la sociedad puedan acceder a estudios profesionales produciendo una gran
brecha de desigualdad.

El impacto que tiene la desigualdad en ALyC afecta enormemente en el desarrollo


económico, político y social de un país situación que se evidencia en un estudio
realizado donde refieren que:
La carencia de ingresos limita el consumo, la nutrición, salud y el bienestar general de
las personas; la participación laboral, su productividad y el aprovechamiento de
oportunidades educativas también produce un acceso limitado de la población a los
niveles intermedio y superior, o a la poca pertinencia de los conocimientos adquiridos
debido a la baja calidad de la educación recibida, y, así, el impacto que tiene en la
participación ciudadana y todo el caudal humano que son determinantes en la
productividad y capacidad competitiva de los países en la economía mundial (Stiglitz,
2002)

Es decir, que para optimizar el desarrollo de un país el estado debe realizar políticas
gubernamentales que fortalezcan la economía con el objeto de disminuir la pobreza
desarrollando programas que apunten a la igualdad de condiciones y que sobre todo
el 70 % de la población pueda acceder a una educación de calidad. Es así como el
estado debe “atender el desafío de la inclusión y la desigualdad de América Latina,
para lograr cambios en la educación y no se sigan reproduciendo estas condiciones
sino al contrario, se promueva la inclusión más que la integración como la asunción
de los principales retos que tiene América Latina” (Gimeno, 2000).

Desafío que algunos países latinoamericanos como Chile han acogido


implementado políticas educativas de estado en los que avanza especialmente en
el alto índice de matrícula escolar pero con aumento en la deserción dando como
resultado pocos bachilleres con aspiración a ingresar a una educación superior, “a
pesar de esto, el crecimiento en la matrícula y el mayor número de egresados
durante los últimos años, esta tendencia también ha contribuido a elevar la demanda
por más educación superior (Cinda,2005; Cepal, 2007); es por ello que los últimos
10 años ha aumentado el acceso a un educación Superior en los países de ALyC
dando un notorio avance en el ingreso a la universidad privada aumentando sus
matrículas más que las de sector público donde “La distribución social de las
oportunidades de acceso a la educación superior entre los diferentes estratos refleja
que el Quintil más alto de ingresos envía al 50% de sus hijos a instituciones de
educación superior en comparación con menos del 20% del Quintil más pobre de
las familias” (Aponte, 2008); situación que se traduce a que las personas de clase
alta y media puedan acceder a las instituciones privadas y en algunos casos los de
clase baja mediante créditos con altas tasas de intereses que otorga el estado para
poder tener acceso a una educación de calidad.

Esta gran demanda hace que estas Instituciones de educación Superior atienda a
una población diversificada teniendo en cuenta sus condiciones sociales, físicas y
económicas ofreciendo hasta ofertas nocturnas para aquella población que trabaja
y estudia al mismo tiempo, aunque las IES tratan de incluir una igualdad de
oportunidades, no obstante, se sabe que no es posible la igualdad absoluta, puesto
que no es conveniente que la población tenga un desarrollo educativo que estimule
un desarrollo personal y económico haciéndose difícil para el estado controlar a la
sociedad en el aspecto político, es por ello que las reformas gubernamentales no
procuran desarrollar programas que apunte a la erradicación a la inequidad,
simplemente desarrollan proyectos de movilización social más que en propuestas
para reducir la desigualdad.

Por otra parte, el European Group for Research on Equity in Educational Systems
define un estado equitativo como “aquel en el cual los resultados no estén
determinados de ninguna manera por la pertenencia a ningún grupo y en el cual se
dé respuesta apropiada (compensen) a los diferentes puntos de origen"(2005); es
decir, que la equidad es mucho más precisa que la igualdad pues ejerce una acción
de equilibrio que compensa la igualdad, por lo que la calidad educativa de las IES
no deben estar asociadas con las posibilidades económicas de la población puesto
que todos tienen el derecho de recibir unos conocimientos de calidad. “La nueva
pertinencia social de la educación superior contiene la dimensión de inclusión y
equidad que incide y amplía la noción de “calidad” que prevalece en las instituciones
de educación superior” (Aponte 2008); sin embargo todos los esfuerzos no han sido
suficientes para ampliar el acceso y evitar la deserción escolar en las IES debido a
la falta capacidad de atender estudiantes con altas condiciones de desigualdad
económica y social dando como resultados bajo rendimiento y abandono a los
programas educativos de nivel superior, es por ello que se propone darle una
transformación a la educación superior apuntando a proyectos con responsabilidad
social reduciendo la inequidad, exclusión, desigualdad y la injusticia.

Por esto, es preciso construir un marco de procesos para el abordaje de la


diversidad cultural en los establecimientos educativos, identificando aquellos
obstáculos que impidan el desarrollo de la inclusión educativa. “La inclusión se
enmarca en el ámbito de la justicia social y es más relevante en el escenario de la
educación obligatoria y básica al ser un derecho ciudadano el cual da lugar a la
vivencia y cumplimiento de otros derechos a los que se ve abocado en sus procesos
de formación y aprendizaje (Fajardo, 2018); para ello, las IES dentro de sus políticas
de inclusión y acceso deben responder a los siguientes interrogantes:

“- ¿A quién y cuántos se va a incluir y cuáles son las expectativas de participación?


- ¿Cuáles son las barreras y obstáculos que hay que superar en la transición de
estudiantes hacia las IES?
- ¿Hasta dónde podrá llegar la opción de acceso a diferentes instituciones y programas
de estudio?
- ¿Cuál va a ser la relación entre acceso, participación, aprovechamiento y egreso, y
cómo y con qué recursos se van a implantar las estrategias?” (Aponte, 2008)
Esto con el fin de iniciar procesos de transformación la cual puedan dar ofertas
académicas de inclusión, equidad y acceso para todos que permita construir una
sociedad sostenible en miras a la igualdad, es por ello que se hace necesario que
el estado y los grandes directivos de los IES trabajen apuntando a evolucionar la
educación superior por lo que se hace dispensable elaborar un proyecto de políticas
de inclusivas que impacte el desarrollo social y económico del país, de modo que
como primer punto se debe buscar beneficiar y mejorar las condiciones sociales de
los más vulnerables aunque esto no garantice una perfecta igualdad pero es un
comienzo para construir equidad de estado brindándole a esta población recursos
necesarios para encauzar su vida.

Por otra parte, el estado debe proporcionar nuevos mecanismos de apoyo


ofreciendo becas, alimentación, servicio de salud, créditos estudiantiles a 0% de
interés, crear convenios con universidades a larga distancia para mejorar el acceso
a programas de educación superior que no estén dentro el territorio nacional, apoyo
y acompañamiento de profesionales que garantice la permanencia en las IES,
además de “articular las políticas de Educación Superior con aquellas dirigidas al
sistema escolar, colaborando en la formación de sólidas bases cognitivas y de
aprendizaje en los niveles precedentes”(Espinoza y González 2010); que incentive
la investigación en la que promueva la igualdad, la inclusión y la equidad esto con
el fin de que las IES puedan brindar ofertas académicas en las cuales los egresados
desarrollen habilidades y destrezas que beneficien a la sociedad.

Para concluir, Las políticas de ampliación de oportunidades se convierten para la


región en un aliciente para mejorar la situación social aunque esté inmersa en un
contexto desigual, esto lo que pretende es usar las potencialidades de la educación
superior como herramienta para mejorar la inclusión social, aunque para ello el
gobierno actual de los países ALyC ha trabajado arduamente incorporando
programas que busque una inclusión y equidad en la educación superior siendo
evidente en el incremento del acceso a las IES, sin embargo, no han sido
suficientes, ya que esta tendencia implica una mayor inequidad puesto que la
población que ingresa a la educación superior son de clase alta y media por lo que
no garantiza una equidad en el acceso a las IES.

Esta falta de garantía de inclusión y equidad se presenta por la falta de elaboración


de proyectos que integren políticas culturales, sociales y económicas que permitan
erradicar la desigualdad. Es por ello que el estado y la sociedad juegan un papel
importante en la construcción de estas políticas de inclusión, puesto que somos los
protagonistas para la transformación social del país, es decir el estado tienen la
facultad de brindarnos una calidad de vida excelente, pero la sociedad es la que
tiene el poder mediante la democratización de escoger quienes son los que
direccionarán la sostenibilidad de un país, en pocas palabras como lo refiere
Aponte: “Somos responsables de lo que presenciamos, de lo que creemos, de lo
que hacemos posible, como también de lo que no hacemos” (2008); es por ello que
la participación de todos es imperante para que deje de ser una utopía y se empiece
a ser una realidad con el objeto de cimentar políticas de innovación social basadas
en la equidad, igualdad y la inclusión convirtiéndose regiones sostenibles
socialmente.
Bibliografía

Adelantado, J. & Scherer, E. (2008). Desigualdad, democracia y políticas sociales


focalizadas en América Latina. Recuperado:
file:///C:/Users/Docente/Downloads/Dialnet-
DesigualdadDemocraciaYPoliticasSocialesFocalizadas-2768008.pdf

Aponte E. (2008) Capitulo 4. Desigualdad, Inclusión y Equidad en la Educación


Superior en América Latina y el Caribe: Tendencias y Escenario Alternativo
en el Horizonte 2021. Recuperado:
file:///C:/Users/Docente/Downloads/Texto%2038.%20Desigualdad,%20inclu
si%C3%B3n%20y%20equidad%20en%20la%20educaci%C3%B3n%20sup
erior%20en%20Am%C3%A9rica%20Latina%20y%20el%20Caribe.dic%202
0.pdf

Stiglitz J. (2002) Globalization and its Discontents. Recuperdado:


http://faculty.arts.ubc.ca/tiberg/MPA_Asia_Apr_2010_readings/Stiglitz.%202
002.%20Chapter3.pdf

Gimeno S., (2000). La educación obligatoria: su sentido educativo y social.


Recuperado.
http://ateneodelainfancia.org.ar/uploads/Gimeno_S_La_educacin.pdf

CEPAL .(2005). Globalización y desarrollo: Desafíos de puerto rico frente al siglo


XXI. Recuperado:
https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/37894/1/LCG2273_es.p
df

CINDA .(2007). Educación Superior en Ibero América: Informe,2007. Recuperado:


https://calidadenlaeducacion.cl/index.php/rce/article/view/228

European Group for Research on Equity in Educational Systems EGREES (2005).


Equity in European Educational Systems. Recuperado:
http://www.aspe.ulg.ac.be/equite/fichier/pdf/2005PDF_ENGLISH.pdf

Fajardo E, (2018) Equidad y calidad educativa en América Latina. Recuperado.


file:///C:/Users/Docente/Downloads/1953-7706-1-PB.pdf
Espinoza O, González L. (2010). “Políticas y estrategias de equidad e inclusión en
Educación Superior en América Latina: Experiencias y resultados.
Recuperado: file:///C:/Users/Docente/Downloads/Dialnet-
PoliticasYEstrategiasDeEquidadEInclusionEnEducacio-3777548.pdf.