Está en la página 1de 11

La pluralidad en la unidad según las Escrituras

Por Roberto I. Ramírez A.

La presente exposición está dedicada a todas aquellas personas que aman la


Palabra de Dios y que anhelan cada día recibir más revelación de las
Escrituras a través del Espíritu Santo. Yo mismo no pretendo mostrar algo
nuevo sino que sólo expongo aquello que la misma Escritura enseña. El
presente escrito tampoco pretende “probar” en sí la doctrina trinitaria pero
fundamenta una base sólida para dicha doctrina al mostrar que la pluralidad
dentro de la unidad es un concepto bíblico y no un “invento” Niceno como
muchos enemigos de la fe profesan. Así pues queda del lector escudriñar las
evidencias presentadas y sacar sus propias conclusiones.

Empezaré citando a nuestro Señor Jesucristo, el cual al ser cuestionado por un


Escriba sobre cuál era el primer mandamiento de todos:

Jesús le respondió: --El primero de todos los mandamiento es: "Oye, Israel: el
Señor nuestro Dios, el Señor uno es (Marcos 12:29,RV1995)

Bien, sabemos que nuestro Señor cita textualmente Deuteronomio 6:4, texto
que forma parte de la oración diaria de todo judío piadoso que versa así:

»Oye, Israel: Jehová, nuestro Dios, Jehová uno es (RV1995)

En el hebreo, transliterado el pasaje dice así:

Shama Yisrael Yhovah Elohiym Yhovah Echad

Este es uno de los pasajes favoritos de los antitrinitarios (arrianos, modalistas,


unitarios, unicitarios, etc…) para “probar” según ellos que Dios no puede ser
una Trinidad pues en Deuteronomio 6:4 se habla expresamente que YHWH es
UNO (heb.echad). Ahora bien, lo que voy a probar es que no existe ninguna
base teológica ni textual para afirmar que el “Shemá” niega la pluralidad por
afirmar la unidad (echad), sino que es sólo un mero prejuicio de quienes echan
mano de tal argumentación. Quiero pues enfocarme en la palabra clave que es
el centro de este estudio, me refiero a la palabra hebrea ַ‫חד‬
ֶ‫א ח‬
‫( א‬Echad)- (H259)
que de acuerdo al diccionario de palabras hebreas, arameas y griegas Strong,
1
significa: cada (uno), ciento, común, primero, solo, todo, undécimo, único, unir,
uno, (una) vez…Así pues el término a usar dependerá del contexto del pasaje
pero siempre se hace referencia a la unidad. En este caso dice la Escritura en
Deuteronomio que YHWH es UNO (echad) ¿Se excluye pues a la pluralidad?

Regresemos ahora al Nuevo Testamento pues nuestro Señor Jesucristo citó el


Shemá declarando que “el Señor nuestro Dios UNO es”…Ahora bien quisiera
citar en el idioma original (griego) las palabras de nuestro Señor pues nos
ayudará a entender cuál es la palabra equivalente al hebreo echad. Dice pues
el texto griego (Byzantine Textform):

ο δε ιησους απεκριθη αυτω οτι πρωτη παντων των εντολων ακουε ισραηλ
κυριος ο θεος ημων κυριος εις εστιν

Transliterando la oración de estudio “el Señor nuestro Dios, el Señor uno es”
dice así:

o theos ēmōn kurios eis estin

Donde vemos que la palabra griega equivalente al hebreo echad es εις (heis) y
en efecto, de acuerdo al mismo diccionario Strong, dicha palabra (G1520)
significa: uno:—(una) cosa, uno.

Ahora bien, antes de entrar de lleno en el estudio, quisiera hacer una breve
explicación para los que están menos versados en el griego o en general en la
gramática.

Lo primero que hay que saber es que el griego koiné (el griego bíblico) al igual
que la mayoría de los idiomas posee diversas declinaciones, flexiones
verbales, conjugaciones, etc. De hecho que el griego posee muchas más
declinaciones que el idioma hebreo, lo cual lo hace un idioma mucho más
flexible. De este modo, en el caso de la palabra griega que εις (heis)
equivalente a ַ‫חד‬
ֶ‫א ח‬
‫( א‬echad), al ser un adjetivo posee muchas flexiones (8 para
ser exactos) las cuales expresan EXACTAMENTE LO MISMO pero que varía
de acuerdo al género (masculino, femenino, neutro) los casos (nominativo,
2
vocativo, acusativo, genitivo y dativo) y el número (singular, plural, dual), así
pues tenemos que el equivalente al hebreo “echad” se puede expresar de las
siguientes formas griegas:

εἷς (heis) Adj-NMS


ἓν (hen) Adj-NNS
ἕνα (hena) Adj-AMS
ἑνὶ (heni) Adj-DMS
ἑνὸς (henos) Adj-GMS
μία (mia) Adj-NFS
μίαν (mian) Adj-AFS
μιᾶς (mias) Adj-GFS

Donde Adj= Adjetivo, N=Nominativo, M= Masculino, S=Singular, A=Acusativo,


D= Dativo, F= Femenino, G= Genitivo.

Muy bien, entonces ¿Se puede hablar propiamente de una pluralidad en la


Unidad (heis)? Empezaremos analizando el testimonio de los Evangelios y de
la propia enseñanza de nuestro Señor Jesucristo.

Así pues refutando nuestro Señor a los fariseos sobre el tema del divorcio les
dijo:

Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los


dos serán una sola [gr.μιαν] carne; así que no son ya más dos, sino uno
[gr.μια] (Marcos 10:7-8, RV1995, corchetes añadidos)

¿Qué pasaje de la Escritura citó nuestro Señor? Él cita de la Torá, Génesis


2:24, que dice:

Por tanto dejará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y


serán una sola [heb.ַ‫ ]אאחחד‬carne (RV1995, corchete añadido)

Donde vemos que la palabra hebrea usada para expresar la unidad entre el
hombre y la mujer es “echad”.

3
De igual manera los evangelios de Mateo y Marcos testifican las mismas
palabras de nuestro Señor Jesucristo:

y dijo: "Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los
dos serán una sola [gr.μιαν] carne"? Así que no son ya más dos, sino una sola
(gr.μια) carne; por tanto, lo que Dios juntó no lo separe el hombre (Mateo 19:5-
6, RV1995, corchetes añadidos)

Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los


dos serán una sola [gr.μιαν] carne; así que no son ya más dos, sino uno
[gr.μια] (Marcos 10:7-8, RV1995, corchetes añadidos)

Nuevamente confirmamos la equivalencia heis/echad…Ahora bien ¿Cómo


pueden explicar los antitrinitarios que se hable de una unidad (heis/echad)
dentro de una pluralidad, en este caso de dos personas: el hombre y la mujer?
Pues cuando la Escritura enseña que el hombre y la mujer que se unen son
heis/echad (UNO) no significa que sean la misma persona sino que habla de
una íntima unidad.

Vamos a analizar otra declaración de nuestro Señor Jesucristo sobre


heis/echad. Respondiendo a los Judíos, les dijo:

El Padre y yo uno [gr.εν] somos (Juan 10:30, RV1995, corchete añadido)

Donde nuevamente vemos expresada una pluralidad (Jesús y el Padre) dentro


de la unidad (heis/echad). Nuevamente: No es que el Padre y Jesús sean la
misma persona sino que son íntimos en UNIDAD. De paso refutamos a los
modalistas (monarquistas) que piensan tener base en este pasaje para afirmar
que Jesús y el Padre son la misma persona.

¿Están listos señores antitrinitarios para ver el testimonio de una pluralidad


mayor en la unidad? Nuevamente en palabras de nuestro Señor Jesucristo,
quien orando al Padre expresó:

»Ya no estoy en el mundo; pero estos están en el mundo, y yo voy a ti. Padre
santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno
[gr.εν], así [gr.καθως] como nosotros (Juan 17:11, RV1995, corchetes añadidos)

4
Nuevamente vemos una pluralidad, en este caso 11 en 1! (sin contar a Judas
Iscariote), Jesús le pide al Padre por sus discípulos para que ellos sean UNO
heis/echad, ¿De qué forma? El mismo expresa “Así como nosotros”. La palabra
griega que se traduce como “Así” es la palabra καθως (kathos de G2531) que
significa "de igual manera que", "justo como" "exactamente como", de manera
que los discípulos serían UNO de la misma forma en que Jesús y el Padre son
uno: en UNIDAD. ¿Cómo pues explican esta pluralidad en la unidad los
antitrinitarios???

Veamos una última declaración de nuestro Señor Jesucristo sobre la unidad en


la pluralidad. En su misma oración de intercesión por sus discípulos le pidió al
Padre:

»Pero no ruego solamente por estos, sino también por los que han de creer en
mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno [gr.εν]; como tú, Padre, en
mí y yo en ti, que también ellos sean uno [gr.εν] en nosotros, para que el
mundo crea que tú me enviaste, Yo les he dado la gloria que me diste, para que
sean uno [gr.εν], así como nosotros somos uno [gr.εν]. Yo en ellos y tú en mí,
para que sean perfectos en unidad [gr.εν], para que el mundo conozca que tú
me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado
(Juan 17:20-23, RV1995, corchetes añadidos)

La oración de nuestro Señor muestra que no solo los 11 discípulos serían uno
con Jesús y el Padre ¡sino que TODOS los creyentes que vendríamos después
de ellos lo podemos ser! Entonces vemos aquí la pluralidad en la Unidad en su
máxima potencia.

Con las palabras de nuestro Señor Jesucristo sería más que suficiente para
refutar toda herejía antitrinitaria que niega que la pluralidad en la unidad tiene
base bíblica. Hasta aquí pues hemos probado con las Escrituras que existe
suficiente base para hablar de una pluralidad en la unidad. ¿Y qué es la
Trinidad? Es precisamente eso, una pluralidad (tres personas) en la Unidad
(heis/echad) de la Deidad: Tri-Unidad.

5
Ahora bien, el Apóstol Pablo, quien de igual manera profesaba el Monoteísmo
“Trinitario”, entendió muy bien el concepto de la pluralidad en la Deidad. Así
pues el expresó:

porque Dios es uno [gr.eis] […] (Romanos 3:30, RV1995, corchetes añadidos).
También en Gálatas 3:20. Cf. Snt. 2:19

¿Estaba negando San Pablo la Tri-unidad? En lo absoluto, pues él sabía bien


que se puede hablar de la pluralidad en la unidad, tanto así que él mismo echó
mano de esta teología para enseñar a diversas iglesias sobre la unidad. Vamos
a analizar los textos bíblicos.

Hablando Pablo a los romanos sobre la unidad del cuerpo de Cristo les escribe:

De la manera que en un (gr.ενι) cuerpo tenemos muchos miembros, pero no


todos los miembros tienen la misma función así nosotros, siendo muchos,
somos un [gr.εν] cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros
(Romanos 12:5, RV1995, corchetes añadidos)

Donde nuevamente vemos el concepto bíblico de la pluralidad en la unidad…


Pablo enseña que cada uno de los creyentes (la iglesia) siendo muchos (plural)
somos sin embargo UN (singular) sólo cuerpo en Cristo.

En efecto, le escribe a la Iglesia de Galacia lo siguiente:

Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer,


porque todos vosotros sois uno [gr.εις] en Cristo Jesús (Gálatas 3:28)

Nuevamente vemos que el concepto de unidad (heis/echad) de ninguna


manera excluye la pluralidad. Para Pablo todos los creyentes somos UNO en
Cristo Jesús, amén!

Sin lugar a dudas, la Iglesia cristiana primitiva en la cual existía mayor


carnalidad y división era la iglesia de Corinto. De ahí que el apóstol Pablo una y
otra vez les exhorta acerca de la unidad. Así pues reprendiéndolos a no hacer
división en la Iglesia, ni a proclamarse “seguidores de hombres” les dice:

6
Y el que planta y el que riega son una misma cosa [gr.εν], aunque cada uno
recibirá su recompensa conforme a su labor (1 Corintios 3:8, RV1995, corchete
añadido)

Se aplica pues el mismo concepto de pluralidad en la Unidad.

De la misma forma e interpretando las Escrituras de la misma manera que


nuestro Señor Jesucristo escribe San Pablo:

¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un [gr.εν] cuerpo con ella?,
porque ¿no dice la Escritura: «Los dos serán una sola [gr.μιαν] carne»? (1
Corintios 6:16, RV1995, corchetes añadidos)

Pablo cita al igual que nuestro Señor Jesucristo la Torá en Génesis 2:24 donde
se usa la palabra hebrea echad [ַ‫ ]אאחחד‬que se usa igualmente en el Shemá
(Dt.6:4) para expresar la unión de dos personas, afirmando que dicha unión
(íntima) los hace una sola carne, y en ese mismo sentido de UNIDAD continúa
diciendo:

Pero el que se une al Señor, un [gr.εν] espíritu es con él (1 Corintios 6:17)

Aquí Pablo expresa una mayor profundidad del sentido de la unidad a la que él
se refiere, dice pues que si nos unimos al Señor somos UN espíritu con él.
¿Cómo podemos ser un sólo espíritu con el Señor sin perder nuestra
personalidad? ¡No lo entendemos pero lo creemos porque la Escritura lo
enseña!... ¿Cómo puede ser que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo sean un
solo DIOS sin perder su personalidad distintiva? ¡No lo entendemos pero lo
creemos porque la Escritura lo enseña!

Continúa la enseñanza Paulina sobre la unidad en la pluralidad, pues hablando


de la santa cena o eucaristía dice:

La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de


Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo? Siendo
uno solo [gr.εις] el pan, nosotros, con ser muchos, somos un [gr.εν] cuerpo,
pues todos participamos de aquel mismo pan (1 Corintios 10:16-17,RV1996,
corchetes añadidos)

7
Es muy claro que para Pablo la comunión que tenemos con el pan y el vino en
la santa cena es equivalente a tener una comunión con el mismo cuerpo y
sangre de Cristo. No a la manera católica-romana de una “transubstanciación”
sino de una unidad espiritual con él a la que todos los creyentes en Cristo
tenemos acceso por medio de la fe.

Y siguiendo esa misma línea de enseñanza sobre la unidad, les dice:

Así como el cuerpo es uno [gr.εν] y tiene muchos miembros, pero todos los
miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo [gr.εν] cuerpo, así también
Cristo, porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un [gr.εν]
cuerpo, tanto judíos como griegos, tanto esclavos como libres; y a todos se nos
dio a beber de un mismo [gr.εν] Espíritu. Además, el cuerpo no es un solo [gr.
εν] miembro, sino muchos (1 Corintios 12:12-14)

Pablo les está enseñando a los Corintios acerca de los dones espirituales y
cómo estos son repartidos por el Señor según la necesidad de la Iglesia. Es
interesante que en el contexto de esta declaración se encuentra una clara
referencia a la Tri-Unidad de Dios, pues dice la Escritura:

Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo (v.5)

Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. (v.6)

Y hay diversidad de actividades, pero Dios, que hace todas las cosas en
todos, es el mismo. (v.7)

San Pablo habla del Espíritu (gr.πνευμα), del Señor (gr.κυριος) y de Dios
(gr.θεος) y en cada frase dice que “es el mismo” pero sin embargo los distingue
en personalidad al llamarlos de tres maneras diferentes. Luego en el versículo
7 dice:

“Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para el bien de


todos” […] (RV1995)

Es decir, que después de hablar expresamente del Espíritu Santo (gr.πνευμα),


del Hijo (gr.κυριος) y del Padre (gr.θεος), Pablo afirma que es la manifestación
del Espíritu (singular) la que opera la diversidad de los dones “pero todas

8
estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en
particular como él quiere” (v.11). Es pues en ese mismo contexto de la unidad-
Trina de Dios que Pablo habla de la unidad en la Iglesia diciendo que aunque el
cuerpo es UNO (gr.εν), los integrantes de dicho cuerpo son MUCHOS,
¡Nuevamente miramos la pluralidad en la unidad! Pero no termina ahí sino que
luego compara esta plura-unidad en la persona de Cristo diciendo: “así
también” (gr.οὕτως και) Cristo! Sí, siendo Cristo un solo Cuerpo todos los
creyentes hemos sido bautizados en él y por lo tanto somos uno con él pues “a
todos se nos dio a beber de UN MISMO Espíritu” (v.13), el del Dios Tri-Uno
¡Gloria a Dios!

Y termina su discurso San Pablo diciendo:

pues si todos fueran un solo [gr.εν] miembro, ¿dónde estaría el cuerpo? Pero
ahora son muchos los miembros, aunque el cuerpo es uno solo [gr.εν] (1
Corintios 12:19-20)

Así como los creyentes no somos un solo miembro sino muchos, así también
Dios no es un solo miembro sino tres, pero en unidad.

Finalmente, el Apóstol Pablo enseñando a los Efesios sobre la Unidad en el


matrimonio dice:

Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y los


dos serán una sola [gr.μιαν] carne. Grande es este misterio [gr.μυστηριον],
pero yo me refiero a Cristo y a la iglesia (Efesios 5:31-32)

Donde nuevamente vemos la equivalencia heis/echad de la pluralidad en la


unidad, en este caso entre el hombre y la mujer…Y aunque la Escritura nos
arroja mucha luz sobre la naturaleza Tri-Una de Dios, sin embargo
reconocemos que al final de cuentas esto es un grande misterio. San Pablo
reconoce que la pluralidad en la unidad (heis/echad) constituye un “grande
misterio” (gr.mystērion)…Pregunto, ¿Por qué pues los antitrinitarios nos llaman
faltos de piedad cuando afirmamos que la Trinidad constituye al final de
cuentas un misterio cuando el mismo apóstol Pablo lo reconoció así, pues
hablando de la manifestación de Dios en la carne dice:

9
Indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado
en carne […] (1 Tim.3:16a, RV1995, corchete añadido)

Pablo llama a la manifestación de Dios en la carne, “el misterio de la Piedad”


(gr.το της ευσεβειας μυστηριον) por lo cual no hay ninguna impiedad en
reconocer que después de todo no podemos entender “racionalmente” la
plenitud de la naturaleza de Dios.

Finalmente veamos un último testimonio de la Escritura en 1 Juan 5:7-8

Tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu
Santo; y estos tres son uno [gr.εν] (1 Juan 5:7, RV1995, corchete añadido)

Bien, sin entrar en detalles acerca de la autenticidad del llamado “comma


joánico”, es interesante mirar que en este pasaje se aplica exactamente el
mismo principio de la pluralidad en la unidad (heis/echad). Cuando Jesús dijo
que él y el Padre son UNO [gr.εν] en Juan 10:30, ningún antitrinitario objeta,
aún cuando se está hablando expresamente de una pluralidad en la unidad,
¿Qué inconveniente teológico (no textual) tienen pues los antitrinitarios para
reconocer que el Padre, el Hijo y el Espíritu santo son UNO (heis/echad)???
Como ha quedado demostrado, la pluralidad en la unidad es una enseñanza
100% BÍBLICA y no un invento “Niceno” ni de nadie en especial. Ahora bien,
todavía es más interesante cuando analizamos el versículo siguiente (el cual
nadie pone en duda) el cual habla de tres “elementos”, a saber el Espíritu, el
agua y la sangre:

Y tres son los que dan testimonio en la tierra: el Espíritu, el agua y la sangre; y
estos tres concuerdan [gr.εν] (1 Juan 5:8, RV1995, corchete añadido)

Donde vemos que la palabra traducida como “concuerdan” en realidad es la


misma palabra griega “heis” del comma Joánico y que literalmente significa
“UNO”. Así pues tenemos:

1 Jn. 5:7: Estos tres son uno= οὗτοι οι τρεις εν εισιν (houtoi hoi treis hen eisin)

10
1 Jn. 5:8: Los tres concuerdan= οι τρεις εις το εν εισιν (hoi treis eis to hen
eisin)

De donde se sigue que son expresiones IDÉNTICAS al decir “los tres son
UNO”

Es evidente que exegéticamente 1 Juan 5:8 carece de sentido teológico sin que
le anteceda el comma joánico del versículo anterior. Para ver una análisis
exegético de 1 Juan 5:7 con y sin el comma joánico favor que solicitarlo a un
servidor.

Bien, una vez habiendo escudriñado las Escrituras haciendo la hermenéutica


bíblica sobre el significado de “heis/echad”, regresemos al pasaje citado al
principio:

Jesús le respondió: --El primero de todos los mandamiento es: "Oye, Israel: el
Señor nuestro Dios, el Señor uno [gr.εις] es (Marcos 12:29, RV1995, corchete
añadido)

Pregunto: ¿Qué persona se atreve a decir que en dicha declaración del Shemá
se está negando la pluralidad de Dios???

Si alguien se atreve a decir que el Shemá niega la pluralidad de Dios en su


Unidad, tendría también que negar los múltiples testimonios de la Escritura
tanto del AT como principalmente del Nuevo Testamento que enseñan con
claridad la doctrina de la pluralidad en la Unidad.

Bendiciones

11