Está en la página 1de 1268

MENSAJE DE S.E.

EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA CON EL QUE INICIA UN


PROYECTO DE LEY QUE ESTABLECE UN NUEVO CÓDIGO DE PROCEDIMIENTO
PENAL ............................................................................................................................................22
RENTABILIDAD DE LA REFORMA PROCESAL PENAL ...................................................25
ELABORACIÓN DEL PROYECTO .........................................................................................28
FUENTES ...................................................................................................................................32
CONTENIDO DEL PROYECTO ..............................................................................................34
1) Breve explicación de los órganos del sistema propuesto y del procedimiento
ordinario ..................................................................................................................................34
2) Principios básicos .............................................................................................................35
3) Instrucción ..........................................................................................................................38
4) Salidas alternativas y procedimientos abreviados ........................................................42
5) Etapa intermedia ...............................................................................................................46
6) Juicio oral ...........................................................................................................................48
7) Recursos ............................................................................................................................50
8) Procedimientos especiales y ejecución .........................................................................52
LA REFORMA PROCESAL PENAL .......................................................................................53
LIBRO I DISPOSICIONES GENERALES ..................................................................................55
TÍTULO I PRINCIPIOS BÁSICOS ..........................................................................................55
ARTÍCULO 1º ........................................................................................................................55
ARTÍCULO 2º ........................................................................................................................64
ARTÍCULO 3º ........................................................................................................................64
ARTÍCULO 4º ........................................................................................................................67
ARTÍCULO 5º ........................................................................................................................72
ARTÍCULO 6º ........................................................................................................................75
ARTÍCULO 7º ........................................................................................................................77
ARTÍCULO 8º ........................................................................................................................82
ARTÍCULO 9º ........................................................................................................................87
ARTÍCULO 10........................................................................................................................92
ARTÍCULO 11........................................................................................................................98
ARTÍCULO 12........................................................................................................................99
ARTÍCULO 13......................................................................................................................102
TÍTULO II ACTIVIDAD PROCESAL ....................................................................................105
Párrafo 1º Plazos .................................................................................................................105
ARTÍCULO 14..................................................................................................................105
ARTÍCULO 15..................................................................................................................106
ARTÍCULO 16..................................................................................................................106
ARTÍCULO 17..................................................................................................................107
ARTÍCULO 18..................................................................................................................109
Párrafo 2º Comunicaciones entre autoridades ................................................................110
ARTÍCULO 19..................................................................................................................110
ARTÍCULO 20..................................................................................................................113
ARTÍCULO 20 BIS ..........................................................................................................114
ARTÍCULO 21..................................................................................................................114
Párrafo 3º Comunicaciones y citaciones del ministerio público ....................................115
ARTÍCULO 22..................................................................................................................115
ARTÍCULO 23..................................................................................................................116
Párrafo 4º Notificaciones y citaciones judiciales .............................................................117
ARTÍCULO 24..................................................................................................................117
ARTÍCULO 25..................................................................................................................118
ARTÍCULO 26..................................................................................................................119
ARTÍCULO 27..................................................................................................................121
ARTÍCULO 28..................................................................................................................121
ARTÍCULO 29..................................................................................................................123
ARTÍCULO 30..................................................................................................................124
ARTÍCULO 31..................................................................................................................125
ARTÍCULO 32..................................................................................................................126
ARTÍCULO 33..................................................................................................................126
Párrafo 5º Resoluciones y otras actuaciones judiciales .................................................131
ARTÍCULO 34..................................................................................................................131
ARTÍCULO 35..................................................................................................................132
ARTÍCULO 36..................................................................................................................133
ARTÍCULO 37..................................................................................................................140
ARTÍCULO 38..................................................................................................................140
Párrafo 6º Registro de las actuaciones judiciales ...........................................................142
ARTÍCULO 39..................................................................................................................142
ARTÍCULO 40 DEROGADO
............................................................................................................144
ARTÍCULO 41..................................................................................................................144
ARTÍCULO 42..................................................................................................................146
ARTÍCULO 43..................................................................................................................146
ARTÍCULO 44..................................................................................................................147
Párrafo 7º Costas ................................................................................................................147
ARTÍCULO 45..................................................................................................................148
ARTÍCULO 46..................................................................................................................148
ARTÍCULO 47..................................................................................................................148
ARTÍCULO 48..................................................................................................................150
ARTÍCULO 49..................................................................................................................151
ARTÍCULO 50..................................................................................................................151
ARTÍCULO 51..................................................................................................................152
Párrafo 8º Normas supletorias ...........................................................................................152
ARTÍCULO 52..................................................................................................................152
TÍTULO III ACCIÓN PENAL ..................................................................................................157
Párrafo 1º Clases de acciones...........................................................................................157
ARTÍCULO 53..................................................................................................................157
ARTÍCULO 54..................................................................................................................159
ARTÍCULO 55..................................................................................................................163
ARTÍCULO 56..................................................................................................................166
ARTÍCULO 57..................................................................................................................167
ARTÍCULO 58..................................................................................................................167
Párrafo 2º Acciones civiles .................................................................................................169
ARTÍCULO 59..................................................................................................................169
ARTÍCULO 60..................................................................................................................173
ARTÍCULO 61..................................................................................................................174
ARTÍCULO 62..................................................................................................................178
ARTÍCULO 63..................................................................................................................180
ARTÍCULO 64..................................................................................................................180
ARTÍCULO 65..................................................................................................................180
ARTÍCULO 66..................................................................................................................181
ARTÍCULO 67..................................................................................................................183
ARTÍCULO 68..................................................................................................................184
TÍTULO IV SUJETOS PROCESALES .................................................................................186
Párrafo 1º El tribunal ...........................................................................................................186
ARTÍCULO 69..................................................................................................................186
ARTÍCULO 70..................................................................................................................187
ARTÍCULO 71..................................................................................................................188
ARTÍCULO 72..................................................................................................................190
ARTÍCULO 73..................................................................................................................191
ARTÍCULO 74..................................................................................................................192
ARTÍCULO 75..................................................................................................................193
ARTÍCULO 76..................................................................................................................194
Párrafo 2º El ministerio público ..........................................................................................197
ARTÍCULO 77..................................................................................................................197
ARTÍCULO 78..................................................................................................................198
ARTÍCULO 78 BIS ..........................................................................................................199
Párrafo 3º La policía ............................................................................................................200
ARTÍCULO 79..................................................................................................................200
ARTÍCULO 80..................................................................................................................201
ARTÍCULO 81..................................................................................................................204
ARTÍCULO 82..................................................................................................................205
ARTÍCULO 83..................................................................................................................205
ARTÍCULO 84..................................................................................................................215
ARTÍCULO 85..................................................................................................................216
ARTÍCULO 86..................................................................................................................232
ARTÍCULO 87..................................................................................................................233
ARTÍCULO 87 BIS ..........................................................................................................234
ARTÍCULO 88..................................................................................................................234
ARTÍCULO 89..................................................................................................................234
ARTÍCULO 90..................................................................................................................236
ARTÍCULO 91..................................................................................................................237
ARTÍCULO 92..................................................................................................................240
Párrafo 4º El imputado ........................................................................................................242
I.- Derechos y garantías del imputado ..........................................................................243
ARTÍCULO 93 ..............................................................................................................243
ARTÍCULO 94 ..............................................................................................................253
ARTÍCULO 95 ..............................................................................................................254
ARTÍCULO 96 ..............................................................................................................256
ARTÍCULO 97 ..............................................................................................................257
ARTÍCULO 98 ..............................................................................................................257
II.- Imputado rebelde .......................................................................................................258
ARTÍCULO 99 ..............................................................................................................258
ARTÍCULO 100............................................................................................................259
ARTÍCULO 101............................................................................................................259
Párrafo 5º La defensa .........................................................................................................262
ARTÍCULO 102 ...............................................................................................................262
ARTÍCULO 103 ...............................................................................................................267
ARTÍCULO 103 BIS ........................................................................................................269
ARTÍCULO 104 ...............................................................................................................271
ARTÍCULO 105 ...............................................................................................................271
ARTÍCULO 106 ...............................................................................................................271
ARTÍCULO 107 ...............................................................................................................273
Párrafo 6º La víctima ...........................................................................................................273
ARTÍCULO 108 ...............................................................................................................273
ARTÍCULO 109 ...............................................................................................................277
ARTÍCULO 110 ...............................................................................................................281
Párrafo 7º El querellante.....................................................................................................281
ARTÍCULO 111 ...............................................................................................................281
ARTÍCULO 112 ...............................................................................................................290
ARTÍCULO 113 ...............................................................................................................292
ARTÍCULO 114 ...............................................................................................................296
ARTÍCULO 115 ...............................................................................................................300
ARTÍCULO 116 ...............................................................................................................301
ARTÍCULO 117 ...............................................................................................................301
ARTÍCULO 118 ...............................................................................................................302
ARTÍCULO 119 ...............................................................................................................303
ARTÍCULO 120 ...............................................................................................................304
ARTÍCULO 121 ...............................................................................................................307
TÍTULO V MEDIDAS CAUTELARES PERSONALES ......................................................310
Párrafo 1º Principio general ...............................................................................................310
ARTÍCULO 122 ...............................................................................................................310
Párrafo 2º Citación ..............................................................................................................313
ARTÍCULO 123 ...............................................................................................................313
ARTÍCULO 124 ...............................................................................................................314
Párrafo 3º Detención ...........................................................................................................316
ARTÍCULO 125 ...............................................................................................................316
ARTÍCULO 126 ...............................................................................................................318
ARTÍCULO 127 ...............................................................................................................319
ARTÍCULO 128 ...............................................................................................................323
ARTÍCULO 129 ...............................................................................................................323
ARTÍCULO 130 ...............................................................................................................325
ARTÍCULO 131 ...............................................................................................................330
ARTÍCULO 132 ...............................................................................................................333
ARTÍCULO 132 BIS ........................................................................................................335
ARTÍCULO 133 ...............................................................................................................337
ARTÍCULO 134 ...............................................................................................................338
ARTÍCULO 135 ...............................................................................................................339
ARTÍCULO 136 ...............................................................................................................341
ARTÍCULO 137 ...............................................................................................................341
ARTÍCULO 138 ...............................................................................................................342
Párrafo 4º Prisión preventiva .............................................................................................342
ARTÍCULO 139 ...............................................................................................................342
ARTÍCULO 140 ...............................................................................................................346
ARTÍCULO 141 ...............................................................................................................351
ARTÍCULO 142 ...............................................................................................................356
ARTÍCULO 143 ...............................................................................................................360
ARTÍCULO 144 ...............................................................................................................363
ARTÍCULO 145 ...............................................................................................................364
ARTÍCULO 146 ...............................................................................................................365
ARTÍCULO 147 ...............................................................................................................368
ARTÍCULO 148 ...............................................................................................................368
ARTÍCULO 149 ...............................................................................................................369
ARTÍCULO 150 ...............................................................................................................376
ARTÍCULO 151 ...............................................................................................................378
ARTÍCULO 152 ...............................................................................................................379
ARTÍCULO 153 ...............................................................................................................380
Párrafo 5º Requisitos comunes a la prisión preventiva y a la detención .....................380
ARTÍCULO 154 ...............................................................................................................380
Párrafo 6º Otras medidas cautelares personales............................................................381
ARTÍCULO 155 ...............................................................................................................381
ARTÍCULO 156 ...............................................................................................................385
ARTÍCULO 156 BIS ........................................................................................................387
TÍTULO VI MEDIDAS CAUTELARES REALES ................................................................388
ARTÍCULO 157 ...................................................................................................................388
ARTÍCULO 158 ...................................................................................................................394
TÍTULO VII NULIDADES PROCESALES ...........................................................................395
ARTÍCULO 159 ...................................................................................................................395
ARTÍCULO 160 ...................................................................................................................398
ARTÍCULO 161 ...................................................................................................................400
ARTÍCULO 162 ...................................................................................................................404
ARTÍCULO 163 ...................................................................................................................404
ARTÍCULO 164 ...................................................................................................................408
ARTÍCULO 165 ...................................................................................................................409
LIBRO II PROCEDIMIENTO ORDINARIO ..............................................................................412
TÍTULO I ETAPA DE INVESTIGACIÓN ..............................................................................412
Párrafo 1º Persecución penal pública ...............................................................................412
ARTÍCULO 166 ...............................................................................................................412
ARTÍCULO 167 ...............................................................................................................413
ARTÍCULO 168 ...............................................................................................................415
ARTÍCULO 169 ...............................................................................................................416
ARTÍCULO 170 ...............................................................................................................417
ARTÍCULO 171 ...............................................................................................................421
Párrafo 2º Inicio del procedimiento ...................................................................................422
ARTÍCULO 172 ...............................................................................................................423
ARTÍCULO 173 ...............................................................................................................423
ARTÍCULO 174 ...............................................................................................................424
ARTÍCULO 175 ...............................................................................................................426
ARTÍCULO 176 ...............................................................................................................428
ARTÍCULO 177 ...............................................................................................................428
ARTÍCULO 178 ...............................................................................................................429
ARTÍCULO 179 ...............................................................................................................429
Párrafo 3º Actuaciones de la investigación ......................................................................429
ARTÍCULO 180 ...............................................................................................................430
ARTÍCULO 181 ...............................................................................................................431
ARTÍCULO 182 ...............................................................................................................439
ARTÍCULO 183 ...............................................................................................................445
ARTÍCULO 184 ...............................................................................................................447
ARTÍCULO 185 ...............................................................................................................448
ARTÍCULO 186 ...............................................................................................................450
ARTÍCULO 187 ...............................................................................................................461
ARTÍCULO 188 ...............................................................................................................464
ARTÍCULO 189 ...............................................................................................................465
ARTÍCULO 190 ...............................................................................................................472
ARTÍCULO 191 ...............................................................................................................474
ARTÍCULO 191 BIS ........................................................................................................477
ARTÍCULO 193 ...............................................................................................................478
ARTÍCULO 194 ...............................................................................................................478
ARTÍCULO 195 ...............................................................................................................483
ARTÍCULO 196 ...............................................................................................................483
ARTÍCULO 197 ...............................................................................................................484
ARTÍCULO 198 ...............................................................................................................487
ARTÍCULO 199 ...............................................................................................................488
ARTÍCULO 199 BIS ........................................................................................................489
ARTÍCULO 200 ...............................................................................................................489
ARTÍCULO 201 ...............................................................................................................490
ARTÍCULO 202 ...............................................................................................................490
ARTÍCULO 203 ...............................................................................................................491
ARTÍCULO 204 ...............................................................................................................492
ARTÍCULO 205 ...............................................................................................................492
ARTÍCULO 206 ...............................................................................................................502
ARTÍCULO 207 ...............................................................................................................511
ARTÍCULO 208 ...............................................................................................................511
ARTÍCULO 209 ...............................................................................................................514
ARTÍCULO 210 ...............................................................................................................515
ARTÍCULO 211 ...............................................................................................................516
ARTÍCULO 212 ...............................................................................................................516
ARTÍCULO 213 ...............................................................................................................517
ARTÍCULO 214 ...............................................................................................................518
ARTÍCULO 215 ...............................................................................................................519
ARTÍCULO 216 ...............................................................................................................524
ARTÍCULO 217 ...............................................................................................................524
ARTÍCULO 218 ...............................................................................................................526
ARTÍCULO 219 ...............................................................................................................528
ARTÍCULO 220 ...............................................................................................................530
ARTÍCULO 221 ...............................................................................................................532
ARTÍCULO 222 ...............................................................................................................532
ARTÍCULO 223 ...............................................................................................................539
ARTÍCULO 224 ...............................................................................................................541
ARTÍCULO 225 ...............................................................................................................541
ARTÍCULO 226 ...............................................................................................................541
ARTÍCULO 226 BIS ........................................................................................................546
Párrafo 4º Registros de la investigación ...........................................................................546
ARTÍCULO 227 ...............................................................................................................547
ARTÍCULO 228 ...............................................................................................................556
Párrafo 5º Formalización de la investigación ...................................................................559
ARTÍCULO 229 ...............................................................................................................559
ARTÍCULO 230 ...............................................................................................................567
ARTÍCULO 231 ...............................................................................................................576
ARTÍCULO 232 ...............................................................................................................578
ARTÍCULO 233 ...............................................................................................................580
ARTÍCULO 234 ...............................................................................................................588
ARTÍCULO 235 ...............................................................................................................590
ARTÍCULO 236 ...............................................................................................................591
Párrafo 6º Suspensión condicional del procedimiento y acuerdos reparatorios .........593
ARTÍCULO 237 ...............................................................................................................593
ARTÍCULO 238 ...............................................................................................................603
ARTÍCULO 239 ...............................................................................................................607
ARTÍCULO 240 ...............................................................................................................616
ARTÍCULO 241 ...............................................................................................................621
ARTÍCULO 242 ...............................................................................................................633
ARTÍCULO 243 ...............................................................................................................636
ARTÍCULO 244 ...............................................................................................................638
ARTÍCULO 245 ...............................................................................................................638
ARTÍCULO 246 ...............................................................................................................640
Párrafo 7º Conclusión de la investigación ........................................................................641
ARTÍCULO 247 ...............................................................................................................641
ARTÍCULO 248 ...............................................................................................................647
ARTÍCULO 249 ...............................................................................................................655
ARTÍCULO 250 ...............................................................................................................657
ARTÍCULO 251 ...............................................................................................................668
ARTÍCULO 252 ...............................................................................................................669
ARTÍCULO 253 ...............................................................................................................671
ARTÍCULO 254 ...............................................................................................................671
ARTÍCULO 255 ...............................................................................................................672
ARTÍCULO 256 ...............................................................................................................673
ARTÍCULO 257 ...............................................................................................................674
ARTÍCULO 258 ...............................................................................................................678
TÍTULO II PREPARACIÓN DEL JUICIO ORAL ................................................................685
Párrafo 1º Acusación...........................................................................................................685
ARTÍCULO 259 ...............................................................................................................685
Párrafo 2º Audiencia de preparación del juicio oral ........................................................693
ARTÍCULO 260 ...............................................................................................................694
ARTÍCULO 261 ...............................................................................................................697
ARTÍCULO 262 ...............................................................................................................699
ARTÍCULO 264 ...............................................................................................................702
ARTÍCULO 265 ...............................................................................................................702
Párrafo 3º Desarrollo de la audiencia de preparación del juicio oral ............................703
ARTÍCULO 266 ...............................................................................................................704
ARTÍCULO 267 ...............................................................................................................704
ARTÍCULO 268 ...............................................................................................................704
ARTÍCULO 269 ...............................................................................................................704
ARTÍCULO 270 ...............................................................................................................708
ARTÍCULO 271 ...............................................................................................................710
ARTÍCULO 272 ...............................................................................................................712
ARTÍCULO 273 ...............................................................................................................715
ARTÍCULO 274 ...............................................................................................................716
ARTÍCULO 275 ...............................................................................................................716
ARTÍCULO 276 ...............................................................................................................716
ARTÍCULO 277 ...............................................................................................................751
ARTÍCULO 278 ...............................................................................................................757
ARTÍCULO 279 ...............................................................................................................758
ARTÍCULO 280 ...............................................................................................................758
TÍTULO III JUICIO ORAL ......................................................................................................761
Párrafo 1º Actuaciones previas al juicio oral ....................................................................761
ARTÍCULO 281 ...............................................................................................................761
Párrafo 2º Principios del juicio oral ....................................................................................766
ARTÍCULO 282 ...............................................................................................................766
ARTÍCULO 283 ...............................................................................................................768
ARTÍCULO 284 ...............................................................................................................772
ARTÍCULO 285 ...............................................................................................................774
ARTÍCULO 286 ...............................................................................................................778
ARTÍCULO 287 ...............................................................................................................782
ARTÍCULO 288 ...............................................................................................................783
ARTÍCULO 289 ...............................................................................................................783
ARTÍCULO 290 ...............................................................................................................792
ARTÍCULO 291 ...............................................................................................................793
Párrafo 3º Dirección y disciplina ........................................................................................794
ARTÍCULO 292 ...............................................................................................................794
ARTÍCULO 293 ...............................................................................................................796
ARTÍCULO 294 ...............................................................................................................796
Párrafo 4º Disposiciones generales sobre la prueba ......................................................798
ARTÍCULO 295 ...............................................................................................................798
ARTÍCULO 296 ...............................................................................................................802
ARTÍCULO 297 ...............................................................................................................803
Párrafo 5º Testigos ..............................................................................................................836
ARTÍCULO 298 ...............................................................................................................836
ARTÍCULO 299 ...............................................................................................................837
ARTÍCULO 300 ...............................................................................................................838
ARTÍCULO 301 ...............................................................................................................838
ARTÍCULO 302 ...............................................................................................................839
ARTÍCULO 303 ...............................................................................................................841
ARTÍCULO 304 ...............................................................................................................841
ARTÍCULO 305 ...............................................................................................................842
ARTÍCULO 306 ...............................................................................................................843
ARTÍCULO 307 ...............................................................................................................843
ARTÍCULO 308 ...............................................................................................................849
ARTÍCULO 309 ...............................................................................................................852
ARTÍCULO 310 ...............................................................................................................855
ARTÍCULO 311 ...............................................................................................................856
ARTÍCULO 312 ...............................................................................................................856
ARTÍCULO 313 ...............................................................................................................857
Párrafo 6º Informe de peritos .............................................................................................858
ARTÍCULO 314 ...............................................................................................................858
ARTÍCULO 315 ...............................................................................................................861
ARTÍCULO 316 ...............................................................................................................863
ARTÍCULO 317 ...............................................................................................................865
ARTÍCULO 318 ...............................................................................................................866
ARTÍCULO 319 ...............................................................................................................867
ARTÍCULO 320 ...............................................................................................................867
ARTÍCULO 321 ...............................................................................................................868
ARTÍCULO 322 ...............................................................................................................870
Párrafo 7º Otros medios de prueba ..................................................................................870
ARTÍCULO 323 ...............................................................................................................870
Párrafo 8º Prueba de las acciones civiles ........................................................................872
ARTÍCULO 324 ...............................................................................................................873
Párrafo 9º Desarrollo del juicio oral ...................................................................................873
ARTÍCULO 325 ...............................................................................................................873
ARTÍCULO 326 ...............................................................................................................874
ARTÍCULO 327 ...............................................................................................................880
ARTÍCULO 328 ...............................................................................................................880
ARTÍCULO 329 ...............................................................................................................881
ARTÍCULO 330 ...............................................................................................................888
ARTÍCULO 331 ...............................................................................................................890
ARTÍCULO 332 ...............................................................................................................894
ARTÍCULO 333 ...............................................................................................................900
ARTÍCULO 334 ...............................................................................................................900
ARTÍCULO 335 ...............................................................................................................903
ARTÍCULO 336 ...............................................................................................................906
ARTÍCULO 337 ...............................................................................................................909
ARTÍCULO 338 ...............................................................................................................909
Párrafo 10º Sentencia definitiva ........................................................................................911
ARTÍCULO 339 ...............................................................................................................911
ARTÍCULO 340 ...............................................................................................................911
ARTÍCULO 341 ...............................................................................................................918
ARTÍCULO 342 ...............................................................................................................927
ARTÍCULO 343 ...............................................................................................................944
ARTÍCULO 344 ...............................................................................................................948
ARTÍCULO 345 DEROGADO
...........................................................................................................949
ARTÍCULO 346 ...............................................................................................................949
ARTÍCULO 347 ...............................................................................................................950
ARTÍCULO 348 ...............................................................................................................951
ARTÍCULO 349 ...............................................................................................................960
ARTÍCULO 350 DEROGADO
...........................................................................................................961
ARTÍCULO 351 ...............................................................................................................961
LIBRO III RECURSOS ................................................................................................................965
TÍTULO I DISPOSICIONES GENERALES .........................................................................965
ARTÍCULO 352 ...................................................................................................................965
ARTÍCULO 353 ...................................................................................................................966
ARTÍCULO 354 ...................................................................................................................966
ARTÍCULO 355 ...................................................................................................................967
ARTÍCULO 356 ...................................................................................................................968
ARTÍCULO 357 ...................................................................................................................968
ARTÍCULO 358 ...................................................................................................................971
ARTÍCULO 359 ...................................................................................................................974
ARTÍCULO 360 ...................................................................................................................976
ARTÍCULO 361 ...................................................................................................................977
TÍTULO II RECURSO DE REPOSICIÓN .............................................................................978
ARTÍCULO 362 ...................................................................................................................978
ARTÍCULO 363 ...................................................................................................................978
TÍTULO III RECURSO DE APELACIÓN .............................................................................980
ARTÍCULO 364 ...................................................................................................................980
ARTÍCULO 365 ...................................................................................................................984
ARTÍCULO 366 ...................................................................................................................984
ARTÍCULO 367 ...................................................................................................................984
ARTÍCULO 368 ...................................................................................................................986
ARTÍCULO 369 ...................................................................................................................987
ARTÍCULO 370 ...................................................................................................................987
ARTÍCULO 371 ...................................................................................................................999
TÍTULO IV RECURSO DE NULIDAD ................................................................................1001
ARTÍCULO 372 .................................................................................................................1001
ARTÍCULO 373 .................................................................................................................1004
ARTÍCULO 374 .................................................................................................................1048
ARTÍCULO 375 .................................................................................................................1085
ARTÍCULO 376 .................................................................................................................1086
ARTÍCULO 377 .................................................................................................................1088
ARTÍCULO 378 .................................................................................................................1090
ARTÍCULO 379 .................................................................................................................1099
ARTÍCULO 380 .................................................................................................................1100
ARTÍCULO 381 .................................................................................................................1100
ARTÍCULO 382 .................................................................................................................1101
ARTÍCULO 383 .................................................................................................................1101
ARTÍCULO 384 .................................................................................................................1108
ARTÍCULO 385 .................................................................................................................1108
ARTÍCULO 386 .................................................................................................................1111
ARTÍCULO 387 .................................................................................................................1112
LIBRO IV PROCEDIMIENTOS ESPECIALES Y EJECUCIÓN ...........................................1117
TÍTULO I PROCEDIMIENTO SIMPLIFICADO .................................................................1117
ARTÍCULO 388 .................................................................................................................1117
ARTÍCULO 389 .................................................................................................................1121
ARTÍCULO 390 .................................................................................................................1126
ARTÍCULO 391 .................................................................................................................1128
ARTÍCULO 392 .................................................................................................................1132
ARTÍCULO 393 .................................................................................................................1134
ARTÍCULO 393 BIS ..........................................................................................................1137
ARTÍCULO 394 .................................................................................................................1138
ARTÍCULO 395 .................................................................................................................1139
ARTÍCULO 395 BIS ..........................................................................................................1146
ARTÍCULO 396 .................................................................................................................1147
ARTÍCULO 397 .................................................................................................................1149
ARTÍCULO 398 .................................................................................................................1150
ARTÍCULO 399 .................................................................................................................1152
TÍTULO II PROCEDIMIENTO POR DELITO DE ACCIÓN PRIVADA...........................1153
ARTÍCULO 400 .................................................................................................................1153
ARTÍCULO 401 .................................................................................................................1157
ARTÍCULO 402 .................................................................................................................1157
ARTÍCULO 403 .................................................................................................................1159
ARTÍCULO 404 .................................................................................................................1160
ARTÍCULO 405 .................................................................................................................1162
TÍTULO III PROCEDIMIENTO ABREVIADO ....................................................................1164
ARTÍCULO 406 .................................................................................................................1164
ARTÍCULO 407 .................................................................................................................1167
ARTÍCULO 408 .................................................................................................................1170
ARTÍCULO 409 .................................................................................................................1173
ARTÍCULO 410 .................................................................................................................1175
ARTÍCULO 411 .................................................................................................................1177
ARTÍCULO 411 BIS ..........................................................................................................1178
ARTÍCULO 412 .................................................................................................................1178
ARTÍCULO 413 .................................................................................................................1181
ARTÍCULO 414 .................................................................................................................1182
ARTÍCULO 415 .................................................................................................................1184
TÍTULO IV PROCEDIMIENTO RELATIVO A PERSONAS QUE GOZAN DE FUERO
CONSTITUCIONAL ..............................................................................................................1185
Párrafo 1º Personas que tienen el fuero del artículo 58 de la Constitución Política 1185
ARTÍCULO 416 .............................................................................................................1185
ARTÍCULO 417 .............................................................................................................1192
ARTÍCULO 418 .............................................................................................................1193
ARTÍCULO 419 .............................................................................................................1194
ARTÍCULO 420 .............................................................................................................1194
ARTÍCULO 421 .............................................................................................................1195
ARTÍCULO 422 .............................................................................................................1195
Párrafo 2º Intendentes, Gobernadores y Presidentes de Consejos Regionales
.......................................................1196
ARTÍCULO 423 .............................................................................................................1196
TÍTULO V QUERELLA DE CAPÍTULOS ..........................................................................1197
ARTÍCULO 424 .................................................................................................................1197
ARTÍCULO 425 .................................................................................................................1198
ARTÍCULO 426 .................................................................................................................1200
ARTÍCULO 427 .................................................................................................................1200
ARTÍCULO 428 .................................................................................................................1200
ARTÍCULO 429 .................................................................................................................1201
ARTÍCULO 430 .................................................................................................................1202
TÍTULO VI EXTRADICIÓN ..................................................................................................1203
Párrafo 1º Extradición activa ............................................................................................1203
ARTÍCULO 431 .............................................................................................................1203
ARTÍCULO 432 .............................................................................................................1208
ARTÍCULO 433 .............................................................................................................1209
ARTÍCULO 434 .............................................................................................................1209
ARTÍCULO 435 .............................................................................................................1211
ARTÍCULO 436 .............................................................................................................1211
ARTÍCULO 437 .............................................................................................................1211
ARTÍCULO 438 .............................................................................................................1212
ARTÍCULO 439 .............................................................................................................1212
Párrafo 2º Extradición pasiva ...........................................................................................1213
ARTÍCULO 440 .............................................................................................................1213
ARTÍCULO 441 .............................................................................................................1216
ARTÍCULO 442 .............................................................................................................1216
ARTÍCULO 443 .............................................................................................................1217
ARTÍCULO 444 .............................................................................................................1217
ARTÍCULO 445 .............................................................................................................1218
ARTÍCULO 446 .............................................................................................................1218
ARTÍCULO 447 .............................................................................................................1219
ARTÍCULO 448 .............................................................................................................1219
ARTÍCULO 449 .............................................................................................................1220
ARTÍCULO 450 .............................................................................................................1225
ARTÍCULO 451 .............................................................................................................1226
ARTÍCULO 452 .............................................................................................................1226
ARTÍCULO 453 .............................................................................................................1226
ARTÍCULO 454 .............................................................................................................1227
TÍTULO VII PROCEDIMIENTO PARA LA APLICACIÓN EXCLUSIVA DE MEDIDAS
DE SEGURIDAD ...................................................................................................................1228
Párrafo 1º Disposiciones generales ................................................................................1228
ARTÍCULO 455 .............................................................................................................1228
ARTÍCULO 456 .............................................................................................................1230
ARTÍCULO 457 .............................................................................................................1231
Párrafo 2º Sujeto inimputable por enajenación mental ................................................1232
ARTÍCULO 458 .............................................................................................................1232
ARTÍCULO 459 .............................................................................................................1236
ARTÍCULO 460 .............................................................................................................1236
ARTÍCULO 461 .............................................................................................................1237
ARTÍCULO 462 .............................................................................................................1238
ARTÍCULO 463 .............................................................................................................1239
ARTÍCULO 464 .............................................................................................................1239
Párrafo 3º Imputado que cae en enajenación durante el procedimiento ...................1242
ARTÍCULO 465 .............................................................................................................1242
TÍTULO VIII EJECUCIÓN DE LAS SENTENCIAS CONDENATORIAS Y MEDIDAS DE
SEGURIDAD ..........................................................................................................................1244
Párrafo 1º Intervinientes ...................................................................................................1244
ARTÍCULO 466 .............................................................................................................1244
Párrafo 2º Ejecución de las sentencias ..........................................................................1245
ARTÍCULO 467 .............................................................................................................1245
ARTÍCULO 468 .............................................................................................................1245
ARTÍCULO 469 .............................................................................................................1246
ARTÍCULO 470 .............................................................................................................1247
ARTÍCULO 471 .............................................................................................................1248
ARTÍCULO 472 .............................................................................................................1248
Párrafo 3º Revisión de las sentencias firmes ................................................................1248
ARTÍCULO 473 .............................................................................................................1249
ARTÍCULO 474 .............................................................................................................1254
ARTÍCULO 475 .............................................................................................................1255
ARTÍCULO 476 .............................................................................................................1255
ARTÍCULO 477 .............................................................................................................1256
ARTÍCULO 478 .............................................................................................................1256
ARTÍCULO 479 .............................................................................................................1257
ARTÍCULO 480 .............................................................................................................1257
Párrafo 4º Ejecución de medidas de seguridad ............................................................1258
ARTÍCULO 481 .............................................................................................................1258
ARTÍCULO 482 .............................................................................................................1260
TÍTULO FINAL ENTRADA EN VIGENCIA DE ESTE CÓDIGO.....................................1261
ARTÍCULO 483 .................................................................................................................1261
ARTÍCULO 484 .................................................................................................................1263
ARTÍCULO 485 .................................................................................................................1263
ARTÍCULO TRANSITORIO .............................................................................................1267
MENSAJE DE S.E. EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA CON EL QUE INICIA
UN PROYECTO DE LEY QUE ESTABLECE UN NUEVO CÓDIGO DE
PROCEDIMIENTO PENAL

Santiago, junio 9 de 1995.

Honorable Cámara de Diputados:

La modernización del sistema de administración de justicia, constituye un


esfuerzo de crecimiento institucional que, cercano ya el fin de siglo, es ineludible,
para el desarrollo y consolidación de nuestro sistema constitucional y democrático.
Existe en el país un amplio consenso sobre la falta de adecuación del sistema
vigente a los requerimientos de los tiempos actuales, siendo ésta percibida como
un obstáculo a las metas de desarrollo que el país se ha trazado para los años
venideros.

La modernización del sector justicia en Chile ha sido definida, por el Gobierno


que tengo el honor de presidir, como una política que tiende a adecuar el conjunto
de las instituciones que participan de la administración de justicia a los procesos de
desarrollo político y económico que ha experimentado Chile en las dos últimas
décadas. Mientras el sistema de administración de justicia en Chile fue diseñado y
constituido, en lo fundamental, hacia mediados del siglo XIX, permaneciendo desde
entonces sin cambio alguno, la sociedad chilena se ha transformado en un sentido
económico y político.

En materia económica el cambio fundamental ha consistido en la privatización de


la actividad productiva, donde el Estado ha adquirido un rol regulador tendiendo,
mediante la privatización, a abandonar su rol productivo inmediato. El padrón estatal
del desarrollo ha quedado atrás. De una economía proteccionista, fundada en la
sustitución de importaciones, la sociedad chilena ha transitado hacia un modelo de
economía de mercado, abierta a la internacionalización y centrada en el fomento a
las exportaciones. De un sistema productivo cuyo principal agente era el Estado, la
sociedad chilena ha dado paso a un modelo que supone un Estado descentralizado
que enfatiza y fomenta el esfuerzo y la iniciativa privada.

El cambio político más importante en Chile ha sido, a su turno, la consolidación


del modelo democrático, el que a su vez exige el respeto a los derechos humanos
como un principio fundamental de legitimidad.
Ambos fenómenos plantean crecientes exigencias al sistema de administración
de justicia, que hacen necesaria su modernización, sobre lo cual se ha decantado
un importante consenso en el país.

En efecto, el desarrollo económico ha supuesto y supondrá en el futuro un


creciente número y variedad de los litigios, que exigen, a la vez, rapidez y eficiencia
en su resolución. En contraste con ello las características que presenta el gasto
público en justicia y la evolución del trabajo de los tribunales muestra, de otra parte,
que en justicia el gasto público es regresivo. Los costos de litigar se subsidian y, de
esa manera, quienes acceden al sistema son subsidiados por los que resultan
excluidos, es decir, los más pobres. Las deficiencias del sistema de justicia criminal,
a su turno, constituyen una de las fuentes más características de la marginalidad en
Chile. Al afectar de un modo discriminatorio a los sectores sociales más vulnerables
y no consultar formas eficientes de reinserción, el sistema de justicia penal en Chile
produce marginalidad. Así, pues, desde un punto de vista económico se requiere
hacer más redistributivo el gasto en justicia, se necesita evitar que el sistema penal
produzca marginalidad y, en fin, se requiere maximizar la imparcialidad y la
eficiencia del sistema legal en su conjunto, bases indispensables para los títulos de
propiedad y el crédito.

Los cambios políticos, a su turno, exigen una justicia accesible, imparcial,


igualitaria y que maximice las garantías. La necesidad de prevenir la corrupción,
supone, a la vez, una activa participación de los ciudadanos en el control del poder
y ello aumenta la necesidad de contar con un poder judicial eficiente e
independiente.

En suma, se hace necesario modernizar el poder judicial para garantizar la


gobernabilidad de parte del sistema político, la integración social y la viabilidad del
modelo de desarrollo económico.

Mediante la modernización de la administración de justicia, se busca favorecer la


consolidación del estado de derecho democrático y del modelo de desarrollo
económico. Queda descontado que, desde el punto de vista de la política pública
que se ha definido para el sector, ambos objetivos globales del proceso no resultan
necesariamente contrapuestos, sino más bien que enlazados el uno al otro,
poseyendo, en todo caso, primacía el primero por sobre el segundo.

El objetivo global de modernización de la justicia —definido como la maximización


de las garantías y la imparcialidad del estado democrático y el incremento del
bienestar— se encuentran a lo menos tres diversas áreas en las que es necesario
efectuar reformas, a saber, el área de acceso a la justicia; el área del derecho de
menores; y el área del sistema penal.

La reforma al sistema penal constituye una labor que se extiende más allá de la
reforma al proceso penal. Supone modificar nuestros criterios de criminalización
primaria, introduciendo principios como los de lesividad y última ratio; supone,
además, supervigilar la ejecución de las penas para evitar así castigos excesivos y
favorecer la reinserción; exige modificar la relación entre el Estado y la policía, para
favorecer la oportunidad y la selectividad en el uso de la fuerza; y supone, por sobre
todo, de un modo urgente y prioritario, modificar el proceso penal para transformarlo
en un juicio genuino, con igualdad de armas entre el Estado y el inculpado y con
plena vigencia de la oralidad, la oportunidad y la inmediación.

Este proyecto de Código de Procedimiento Penal que se somete a la


consideración del H. Congreso Nacional constituye, por eso, la pieza central de esa
reforma procesal y debe erigirse, además, como el primer y decisivo paso hacia una
reforma del sistema penal en su conjunto.

El proyecto de Código constituye el núcleo básico de un nuevo modelo procesal


penal que, a su vez, aspira a producir una importante transformación en el conjunto
del sistema de justicia criminal. Se busca cambiar fundamentalmente el modo en
que los tribunales desarrollan el procedimiento penal, proyectando ese cambio
hacia el trabajo de los organismos policiales, hacia el funcionamiento del sistema
penitenciario y, en general, respecto del conjunto de las actividades estatales que
constituyen la respuesta represiva a la criminalidad.

La proyección de la reforma hacia el conjunto del sistema penal debe producirse


a través de dos mecanismos principales: el primero de ellos es la creación de un
Ministerio Público. Este organismo debe, además de cumplir su rol específico como
órgano acusador en el procedimiento penal, asumir la función de ordenar la
utilización de los recursos represivos del sistema conforme a criterios generales,
conocidos y legitimados por medio de la discusión pública y frente a órganos
representativos de la comunidad. El segundo consiste en devolver a las decisiones
judiciales, y en especial a la sentencia judicial, su plena centralidad como forma de
control y legitimación de la utilización de dichos métodos represivos. Se busca
entonces reordenar las oportunidades y los supuestos de las actuaciones de los
diversos órganos, con miras a enfatizar el carácter principal de las decisiones
judiciales.

En consecuencia, este proyecto establece las bases procedimentales de un


nuevo sistema procesal penal que pretende abandonar el modelo inquisitivo y
avanzar hacia otro con una orientación de carácter acusatorio. Es en esta
perspectiva que este proyecto debe ser analizado, comprendido y criticado. Las
instituciones que propone han sido diseñadas con estas orientaciones, y debieran
ser evaluadas a partir de su idoneidad para darles cumplimiento.

RENTABILIDAD DE LA REFORMA PROCESAL PENAL

Desde el punto de vista político y constitucional, el mayor defecto del sistema


penal en Chile es que carece de un genuino juicio contradictorio que satisfaga las
exigencias del debido proceso. El sistema penal en Chile, en su fase procesal,
contradice así una de las garantías inherentes al sistema político. Según lo acreditan
diversos estudios, y la observación histórica lo pone de manifiesto, el proceso penal
en Chile posee una estructura inquisitiva, absolutista y secreta, que despersonaliza
al inculpado y que no se corresponde con la noción de ciudadanía propia de un
Estado Democrático. La consolidación de la democracia exige la reforma al proceso
penal de modo que satisfaga las exigencias de un juicio público y contradictorio. La
reforma al proceso penal que proponemos constituye, entonces, una profundización
de las instituciones democráticas que conforman al Estado chileno.

Pero no se trata sólo de satisfacer las exigencias del debido proceso, llevando
así a término el desarrollo del Estado Constitucional. Todavía esa reforma resulta
exigida por la idea y el principio de los derechos humanos que fundan al sistema
político y que constituyen, como es sabido, uno de los compromisos más delicados
del Estado ante la comunidad internacional. Se ha dicho, con razón, que los
sistemas de enjuiciamiento criminal son los más elocuentes indicadores del grado
de respeto por los derechos de las personas que existe en un ordenamiento estatal
o, dicho de otro modo, que el autoritarismo se revela en la forma en que los poderes
públicos encaran el reproche a las conductas desviadas o a las formas de
comportamiento anómico.

En las sociedades que, como la nuestra, han instalado a la democracia como


forma de convivencia y como método para la adopción de las decisiones públicas,
y donde, por lo mismo, las violaciones masivas a los derechos humanos suelen
estar clausuradas, es el sistema procesal penal el sector del Estado en el cual las
formas más abusivas hacia las que tiende el poder suelen manifestarse. Las
víctimas de esas infracciones cotidianas a los derechos de las personas suelen ser
los sectores que los procesos de modernización excluyen, haciéndolos
extremadamente vulnerables. Algo de eso ocurre hoy en Chile. Estudios empíricos
recientes ponen de manifiesto cómo el número de detenciones practicadas por los
organismos policiales es superior al número de causas ingresadas ante el órgano
jurisdiccional, resultando, así, que existen formas de control social penal al margen
de la supervigilancia de los jueces y personas que son sometidas al rigor del sistema
penal en su conjunto, sin que, nunca, se les formule cargo alguno.

En los cinco años transcurridos desde el año 1987 hasta 1991 —un período que
cubre gobiernos distintos— el promedio de causas ingresadas a los tribunales del
crimen en relación a las detenciones efectuadas es de un 60.6 por ciento, de manera
que el cuarenta por ciento del total de quienes son detenidos en Chile —una media
anual de 750.000 personas— son privados de libertad, aunque sea por breve lapso,
sin ingresar al sistema jurisdiccional. Ocuparse de la reforma procesal penal para,
a través de ella, fortalecer las garantías, constituye, así, una tarea exigida por los
principios en materia de derechos fundamentales. La reforma al proceso penal
importará, por lo mismo, un mayor goce cotidiano de los derechos humanos.

No se agotan ahí, sin embargo, los efectos y las ventajas políticas de la reforma
al proceso penal. Si modernizar el Estado significa someter la gestión de sus
diversos órganos a criterios de eficiencia en la gestión y en el diseño, entonces, la
modernización del Estado exige la reforma al proceso penal. En la situación actual,
se trata no sólo de un procedimiento que confiere pocas garantías, sino que,
además, se trata de un procedimiento carente de eficiencia y, lo que es peor,
displicente con las víctimas y los usuarios que a él acceden. Algunos estudios
empíricos de carácter exploratorio, por otra parte, atribuyen al procedimiento penal
vigente en Chile, funciones latentes de penalización informal, dada la alta incidencia
de la prisión preventiva y el bajo número de sentencias condenatorias. En lo que
atinge nada más a las causas que ingresan al sistema jurisdiccional, las fuentes
primarias muestran que, para el año 1990, si se excluyen las faltas y los cuasidelitos,
el promedio de causas finalizadas mediante sentencia definitiva a nivel nacional
alcanza apenas a un 17 por ciento y los sobreseimientos a un 69 por ciento. Un
análisis más fino de esas cifras —que excluya juzgamientos por leyes especiales—
indicaría todavía que la tasa de sentencias definitivas alcanza apenas a un seis por
ciento.

En fin, las fuentes primarias disponibles y diversas fuentes de carácter


secundario, indican que la mayor parte de quienes están recluidos en las prisiones
del país son personas que se encuentran detenidas o procesadas y sólo la menor
parte condenadas. A lo largo de la década del ochenta y en lo que va del noventa,
la población condenada nunca supera el cuarenta y nueve por ciento de la población
privada de libertad. Se trata, pues, de un sistema que posee formas deficitarias de
división del trabajo, obsoleto y deficiente en su gestión. La reforma al proceso penal
debe traducirse, entonces, en una mejora en la gestión jurisdiccional del Estado.
A ese conjunto de efectos políticos de una reforma procesal penal, debe
agregarse, todavía, la relevancia económica de la reforma. Ésta se traducirá en una
mejor utilización del gasto público en justicia, por una parte, y en una mayor
integración social, por otra, contribuyendo así a acentuar la función de equidad que
compete al Estado.

Como ocurre en todos los sectores del Estado, los recursos para la persecución
penal son inevitablemente escasos y, por ese motivo, no toda forma de conducta
desviada puede ser reprimida. El cambio en las pautas de movilidad social y las
asimetrías inherentes a los procesos de modernización, permiten prever que esa
brecha entre conductas a reprimir y recursos disponibles se acentuará en el futuro
inmediato. En los hechos todo sistema penal es inevitablemente selectivo. Existe
una zona de la criminalidad que queda, también, inevitablemente fuera del sistema.
En el caso del proceso penal chileno esa selectividad es discriminatoria, puesto que
no hace más que reproducir los sistemas de estratificación social, afectando sólo a
los sectores sociales más vulnerables. Las fuentes primarias muestran que buena
parte de la represión penal se traduce en la persecución de la criminalidad de
bagatela cuando es cometida por esos sectores. Este fenómeno no sólo es grave
por lo inicuo de la discriminación que supone, sino que, además, importa un uso
gravemente ineficiente del gasto público, puesto que, como lo muestra la baja tasa
de sentencias definitivas que logra —nada más un seis por ciento del total, excluidas
las dictadas por leyes especiales, según ya se anotó— el actual sistema es
ineficiente en la criminalidad común e inexistente con respecto a la criminalidad
socialmente menos vulnerable y de más alta lesividad.

Es, pues, necesario, instituir un órgano —el Ministerio Público— que en base a
criterios político criminales explícitos y sometido a estrictos controles de
responsabilidad, conduzca la selectividad del sistema penal hacia la criminalidad
más lesiva. La reforma procesal penal supondrá, así, una persecución más eficiente
y una selectividad en base a criterios político criminales explícitos. El gasto público
en el sector deberá optimizarse en base a criterios que permitan su control.

De otra parte, como ya se dijo, el sistema procesal penal chileno con su recurso
casi exclusivo a la privación de libertad, suele segregar a los inculpados de sus
grupos de pertenencia, lo cual, tratándose de jóvenes, se traduce en un ingreso a
formas permanentes de marginalidad que, luego, inducen a esos mismos sujetos a
nuevas y más graves formas de criminalidad. En otros términos, el diseño del actual
proceso penal produce marginalidad y, por esa vía, acentúa las posibilidades de la
conducta desviada. Un Estado atento a corregir, en base a criterios de equidad, los
resultados espontáneos de los procesos sociales y económicos, debe ocuparse del
proceso penal puesto que, con ello, produce integración al proceso de crecimiento
económico y evita una fuente permanente de marginalidad productiva.

Como es obvio, cada sujeto que se incorpora al sistema penal y que padece el
ingreso al circuito de la marginalidad, es una pérdida inmensa de inversión social y
de esfuerzo público. La reforma procesal penal deberá corregir ese camino de
marginalidad, permitiendo, mediante la intervención del ministerio público, favorecer
la reincorporación social y económica de quien ingresa al sistema.

En fin, y ahora desde un punto de vista social, la reforma que se propone se


traduce en una ganancia social para quienes son víctimas de la conducta delictual.
En Chile, por motivos diversos, existe una gran inseguridad subjetiva, un fuerte
temor a la criminalidad. Una de las fuentes de esa inseguridad subjetiva, es la
indefensión que provoca el deficiente diseño del proceso penal. En los hechos, el
proceso penal pone de cargo de las víctimas la iniciativa de la persecución penal,
puesto que la actividad de los organismos de persecución penal pública es
ineficiente y, según ya se vio, no logra focalizarse sobre la criminalidad más grave
sino sólo sobre los sectores sociales más vulnerables. La extrema dilación y la
estructura de los procedimientos, por otra parte, distancian a la infracción del
castigo, privando a este último de sus funciones simbólicas y protectoras. La
reforma procesal penal, en la medida que instituye un órgano específico encargado
de la persecución penal pública sometido a la conformidad de la víctima y, al mismo
tiempo, en la medida que abrevia la distancia temporal entre la infracción y el
castigo, contribuye a disminuir los factores que acentúan la inseguridad subjetiva en
Chile. El ministerio público será un órgano estatal especializado en la persecución
penal, en la protección de la víctima y en una represión imparcial y rápida de la
delincuencia.

Las precedentes consideraciones ponen de manifiesto cómo emprender el


proyecto de reforma procesal penal importa, una vez logrado, una ganancia social
neta. Al emprender este proyecto de reforma invertiremos en legitimidad, en
derechos humanos y en seguridad.

ELABORACIÓN DEL PROYECTO

A partir de estos puntos de vista el Gobierno que presido, por intermedio del
Ministerio de Justicia, ha formulado el presente proyecto de nuevo Código de
Procedimiento Penal que se somete a la aprobación del H. Congreso Nacional, y
por su intermedio a la comunidad nacional. Se trata de una propuesta destinada a
ser analizada ampliamente por la comunidad jurídica, política y por la población en
general, con la expectativa de que su conocimiento y análisis pueda suscitar amplios
consensos así como permitir su perfeccionamiento.

El proyecto ha sido elaborado durante el año 1994 en el contexto de un acuerdo


de colaboración técnica en que el Ministerio de Justicia ha contado con la directa
colaboración de la Fundación Paz Ciudadana y la Corporación de Promoción
Universitaria. El trabajo se ha estructurado a partir de un Foro de discusión en cuyo
seno se han diseñado los lineamientos básicos de la reforma, el que se integra con
un conjunto de académicos, abogados y magistrados convocados con el criterio de
buscar la más amplia representatividad entre los diversos roles al interior del
sistema jurídico y las diversas sensibilidades políticas, culturales e ideológicas.

La siguiente es la lista de personas que fueron invitadas a participar en el Foro:

— Alberto Balbontín Retamal

— Alberto Chaigneau del Campo

— Alejandro Solís Muñoz

— Carlos Künsemüller L.

— Carlos Pecchi Crocce

— Clara Szczaranski

— Claudio Díaz Uribe

— Claudio Osorio

— Consuelo Gazmuri Riveros

— Cristián Maturana

— Cristián Riego Ramírez

— Cristina Villarreal H.

— Davor Harasic Yaksic

— Eduardo Novoa Aldunate


— Eleodoro Ortiz Sepúlveda

— Enrique Montero Marx

— Enrique Tapia Witting

— Enrique Zurita Camps

— Felipe de la Fuente

— Felipe González Morales

— Francisco Cumplido Cereceda

— Gastón Gómez Bernales

— Germán Hermosilla Arriagada

— Gonzalo Alvarado

— Guillermo Navas Bustamante

— Haroldo Brito Cruz

— Hernán Álvarez García

— Hugo Frühling Ehrlich

— Jorge Bofill Genzsch

— Jorge Correa Sutil

— Jorge Ferdman Niedman

— José Luis Cea Egaña

— Juan Agustín Figueroa

— Juan Bustos Ramírez

— Juan Enrique Vargas Viancos

— Juan Guzmán Tapia


— Julio Salas Vivaldi

— Luis Bates Hidalgo

— Luis Correa Bulo

— Luis Ortiz Quiroga

— Manuel Guzmán Vial

— Marcos Libedinsky Tschorne

— Marcos Vásquez Espina

— María Inés Horvitz

— María Pía Guzmán Mena

— Mario Garrido Montt

— Mario Verdugo Marinkovic

— Mauricio Duce Julio

— Miguel Soto Piñeiro

— Milton Juica Arancibia

— Mirtha Ulloa González

— Nelson Contador

— Orlando Poblete

— Raúl Tavolari Oliveros

— Ricardo Gálvez Blanco

— Ricardo Rivadeneira M.

— Roberto Dávila Díaz

— Sergio Yáñez Pérez


— Tito Solari Peralta

— Waldo Ortúzar Latapiat

— Zarco Luksic Sandoval

También han tenido participación en el Foro a través de calificados


representantes las siguientes organizaciones de la comunidad jurídica e
instituciones académicas y de asesoría en materias legislativas: El Colegio de
Abogados de Chile, la Asociación Nacional de Magistrados, el Instituto Chileno de
Derecho Procesal, el Instituto de Ciencias Penales, el Instituto Libertad y Desarrollo,
el Centro de Estudios y Asesoría Legislativa (CEAL), el Instituto Libertad, el
Programa de Asistencia Legislativa (PAL) y el Centro de Estudios para el Desarrollo
(CED).

A partir de los consensos y lineamientos entregados por el Foro, se ha procedido


a la redacción del proyecto por parte de una comisión dirigida por el señor Cristián
Riego, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, e
integrada por el señor Jorge Bofill, profesor de la Facultad de Derecho de la
Universidad de los Andes, la señora María Inés Horvitz, profesora de la Facultad de
Derecho de la Universidad de Chile, el señor Raúl Tavolari, profesor de las
Facultades de Derecho de las Universidades de Chile y Valparaíso, y el señor
Mauricio Duce, académico de la Facultad de Derecho de la Universidad Diego
Portales, quien ha actuado como secretario.

Cabe señalar que el proyecto representa el eje central respecto de un conjunto


de otros proyectos legislativos y trabajos complementarios que deberán
necesariamente formar parte del proceso de reforma del sistema procesal penal
chileno. Este conjunto de proyectos y trabajos es actualmente objeto de una
segunda etapa del proyecto de colaboración técnica que el Ministerio de Justicia
lleva adelante con la Fundación Paz Ciudadana y la Corporación de Promoción
Universitaria.

FUENTES

Los documentos que otorgan los parámetros básicos usados para el diseño del
proyecto han sido la Constitución Política de la República y los Instrumentos
Internacionales de Derechos Humanos que obligan al país, habiéndose tenido en
cuenta especialmente entre estos últimos a la Convención Americana sobre
Derechos Humanos y al Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

También ha sido fuente principal del proyecto la legislación procesal vigente, en


especial el Código de Procedimiento Penal, del cual se han mantenido todas
aquellas normas que no resultan contradictorias con el nuevo sistema y que
constituyen parámetros conocidos para jueces y abogados, existiendo muchas
veces a su respecto un caudal de interpretaciones y jurisprudencia suficientemente
asentadas. El Código Orgánico de Tribunales y el Código de Procedimiento Civil
han sido considerados para efectos de buscar y mantener coherencia con sus
normas y, en general, se han conservado las remisiones a materias que en esos
cuerpos resultan adecuadamente reguladas. Cabe hacer presente que entre los
proyectos que deben acompañar al Código de Procedimiento Penal, se encuentra
una modificación importante del Código Orgánico de Tribunales destinada a
organizar los tribunales necesarios para el sistema propuesto.

También han sido fuentes directas para el trabajo realizado diversos textos de
legislación extranjera, tanto de nivel legal como constitucional, así como opiniones
doctrinales o jurisprudencia relativas a ellos. Entre los códigos extranjeros de más
frecuente utilización estuvieron el Código Procesal Penal Italiano de 1988, la
Ordenanza Procesal Penal Alemana de 1877, la Ley de Enjuiciamiento Criminal
Española de 1882, el Código Procesal Penal de la Nación Argentina de 1992, el
Código Procesal Penal de la Provincia de Córdoba de 1992 y el Código Procesal
Penal Peruano de 1991.

Pero además de estos textos legales, han sido de extraordinaria utilidad para el
trabajo del Foro y de la Comisión Técnica el Código Procesal Penal Modelo para
Iberoamérica desarrollado por el Instituto Iberoamericano de Derecho Procesal.
Asimismo, se ha utilizado su antecedente más directo que es el Proyecto de Código
Procesal Penal de la Nación Argentina de 1986 y otros proyectos posteriores
vinculados directamente con el Modelo como son el Proyecto de Código Procesal
Penal de Guatemala de 1991 y el Proyecto de Código Procesal Penal de El Salvador
de 1993.

Asimismo se ha utilizado el método de titular cada uno de los artículos con una
referencia a su contenido, siguiendo el sistema de las legislaciones más modernas.
CONTENIDO DEL PROYECTO
1) Breve explicación de los órganos
del sistema propuesto y del procedimiento ordinario

El procedimiento de aplicación general propuesto en el proyecto contempla la


participación de diversos órganos en una instancia única. La primera de las etapas
del procedimiento es la de instrucción; ella está a cargo de los fiscales del ministerio
público, quienes deberán investigar los delitos y preparar la acusación. También en
esta fase se contempla la participación de un tribunal unipersonal llamado juez de
control de la instrucción, encargado de resolver todos los conflictos que puedan
presentarse entre la actividad de investigación del fiscal y los derechos e intereses
del imputado y los demás intervinientes.

En los casos en que el fiscal formule acusación se dará lugar a una audiencia,
llamada intermedia, ante el mismo juez de control de la instrucción, destinada
básicamente a preparar el juicio.

El juicio se celebrará en forma pública ante un tribunal colegiado de tres


miembros, frente al cual deberá formularse la acusación, plantearse la defensa y
producirse las pruebas, en una o varias audiencias orales que se deberán
desarrollar en forma continuada y con la presencia permanente del fiscal y del
imputado y su defensor.

Al término del juicio el tribunal dictará su sentencia la que sólo será objeto de
limitadas posibilidades de impugnación ante los tribunales superiores.

No serán objeto de explicación detenida muchas regulaciones del proyecto que


dicen relación con los mecanismos procedimentales específicos destinados a hacer
operativas las instituciones propuestas. En algunas de ellas no se han introducido
innovaciones fundamentales, como por ejemplo en las normas sobre costas del
Párrafo 6º del Título III del Libro I, o en las relativas a plazos del Párrafo 1º del mismo
Título y Libro. En otras se ha buscado simplificar mecanismos, aligerando cargas y
demoras, como es el caso de las normas sobre comunicaciones entre autoridades
o las relativas a notificaciones y citaciones, de los Párrafos 2º y 3º del Título III del
Libro I, respectivamente. Finalmente, algunas de estas reglamentaciones son
completamente nuevas, por cuanto se refieren a actividades vinculadas a
instituciones procesales que no existían o que han cambiado fundamentalmente,
cual es el caso de las normas sobre registro de las actuaciones de la instrucción y
de la audiencia intermedia del Párrafo 5º del Título III del Libro I, o de las relativas
al acta del juicio oral del Párrafo 5º del Título III del Libro II.
2) Principios básicos

Ha parecido necesario comenzar el texto del proyecto con una explicitación de


los principios básicos que deben regir el enjuiciamiento criminal en nuestro sistema
jurídico. Se trata de la especificación de contenidos de la Constitución Política de la
República y de Tratados Internacionales de Derechos Humanos, que constituyen
las bases a partir de las cuales se procede al diseño del nuevo sistema.

El eje del procedimiento propuesto está constituido por la garantía del juicio
previo, es decir, el derecho de todo ciudadano a quien se le imputa un delito a exigir
la realización de un juicio público ante un tribunal imparcial que resuelva por medio
de una sentencia si concurren o no los presupuestos de aplicación de una pena o
medida de seguridad. Como elemento integrante de esta garantía básica se
consagra el sistema oral, a partir de la constatación de que este método sencillo y
directo de comunicación es el único que permite asegurar que el conjunto de actos
que constituyen el juicio se realicen de manera pública, concentrada, con la
presencia permanente de todos los intervinientes y sin admitir la posibilidad de
mediaciones o delegaciones, como las que tantos problemas y distorsiones han
causado en el sistema vigente.

Se pretende entonces cambiar fundamentalmente el modo en que los jueces


conocen los casos para su resolución, pasando del sistema de la lectura de
expedientes a uno en que la percepción tanto de las pruebas como del debate de
las partes se realice de forma directa, en el juicio.

Pero además de constituir una garantía, el juicio público y su realización por el


método oral, constituyen un mecanismo indispensable para que la administración
de justicia cumpla con las demás funciones que la sociedad le encomienda. Una de
ellas es la de resolver los conflictos, en este caso penales, de un modo que sea
percibido como legítimo por la comunidad, con miras a reforzar la confianza de la
ciudadanía en el sistema jurídico. Esta función difícilmente puede ser cumplida si
los actos constitutivos del proceso no son accesibles o no resultan comprensibles
al conjunto de la comunidad. En el mismo sentido el juicio público constituye un
componente antiquísimo de la cultura universal, que ha demostrado tener la
capacidad de permitir una adecuada socialización del trabajo del sistema judicial y
de mejorar su percepción por parte del común de la gente. En este mismo sentido,
el establecimiento del juicio como núcleo del sistema busca resaltar la figura del
juez como actor del sistema institucional.

También el proceso penal está llamado a desempeñar un importante efecto


preventivo general, que normalmente se atribuye a la etapa de ejecución de la pena.
El enjuiciamiento público de los delitos permite socializar más directamente el
mensaje de que existe una respuesta estatal rigurosa a los actos que la sociedad
considera inaceptables, inhibiendo con ello a quienes pudieren pretender llevarlos
a cabo en el futuro y reafirmando ante el conjunto de la comunidad la vigencia de
los valores del sistema jurídico. También el juicio oral favorecerá la producción de
este efecto que parece tan necesario en el tiempo actual.

Directamente vinculado con la exigencia del juicio previo se encuentra el principio


que obliga a tratar al imputado como inocente mientras no haya sido dictada en su
contra una sentencia condenatoria, el que este proyecto recoge explícitamente.
Como consecuencia directa de este principio surge la necesidad de rediseñar el
régimen de medidas cautelares aplicables a quienes se encuentran en calidad de
imputados, a partir del reconocimiento de su excepcionalidad. Esta tarea se encara
en los Títulos VI y VII del Libro I.

En lo fundamental, este rediseño de las medidas cautelares se basa en la


afirmación de la excepcionalidad de las mismas y en su completa subordinación a
los objetivos del procedimiento. En cuanto a lo primero, el proyecto propone dar
plena aplicación a la presunción de inocencia, afirmando que quien es objeto de un
procedimiento criminal en calidad de imputado no debe sufrir, en principio, ningún
detrimento respecto del goce y ejercicio de todos sus derechos individuales en tanto
éstos no se vean afectados por la imposición de una pena.

No obstante, a partir del reconocimiento de la necesidad de proteger los objetivos


del procedimiento respecto de actuaciones del imputado que pudieren afectarlos,
se autoriza al juez para adoptar un conjunto de medidas específicas y debidamente
fundadas que restringen los derechos del imputado, cuando ello parezca
indispensable para garantizar su comparecencia futura a los actos del
procedimiento o al cumplimiento de la pena, para proteger el desarrollo de la
investigación, para proteger a las víctimas o para asegurar los resultados
pecuniarios del juicio. Excepcionalmente, se autoriza a otras autoridades de la
persecución penal para anticipar la adopción de alguna de estas medidas pero
siempre sujeta su decisión al control posterior del juez.

Además, es necesario establecer un conjunto de controles específicos respecto


de las medidas cautelares que implican formas de privación de libertad, buscando
racionalizar y limitar al máximo su utilización. Para estos efectos se ha diseñado un
sistema de control judicial de la prisión preventiva por medio de audiencias orales,
con presencia del imputado y su defensor. Estas audiencias orales pueden ser
provocadas cada dos meses por el imputado o su defensor y deben convocarse de
oficio por el juez cada cuatro meses.
Con el mismo objetivo, se disponen límites a la utilización de la prisión preventiva
destinados a mantener un criterio de proporcionalidad en relación con la pena
posible. En orden a ello se han ampliado las situaciones en que la privación de
libertad debe ser excluida como medida cautelar, en especial en aquellos casos en
que se pueda esperar la aplicación de alguna de las medidas alternativas
contempladas en la Ley Nº 18.216 al momento de la sentencia. Este último
constituye un aspecto esencialmente sensible. En efecto, si el legislador ha previsto
la posibilidad de que un condenado cumpla su condena en un régimen de libertad
asistida, con el objeto de favorecer la resocialización, representa un contrasentido
el que aún antes de emitirse tal condena, es decir, en una etapa en la cual es
imputado es presuntamente inocente, deba permanecer privado de libertad.
También se ha fijado un límite máximo a su duración atendiendo al mismo criterio;
en este sentido la prisión preventiva deberá cesar siempre que se cumpla la mitad
del tiempo de privación de libertad correspondiente a la pena esperada; y un límite
temporal absoluto de 18 meses, entendiendo que el Estado no puede disponer
ilimitadamente de la libertad de una persona presuntamente inocente.

Finalmente, se establece un conjunto de medidas cautelares personales menos


intensas que la prisión preventiva y que el juez debe utilizar con preferencia a ésta
cuando resulten adecuadas para asegurar los objetivos del procedimiento. Entre las
que debieran tener un mayor efecto práctico está el arresto domiciliario, que fue
introducido con buenos resultados para un conjunto específico de casos por la Ley
Nº 19.164, la sujeción a la vigilancia de una persona o autoridad, la prohibición de
salir del país o del ámbito territorial que fije el juez, y otras restricciones al libre
desplazamiento, destinadas a proteger a las víctimas o los resultados de la
investigación. El establecimiento de estas medidas deberá ser acompañado de un
programa destinado a su adecuada implementación, el que resultará socialmente
muy conveniente en cuanto permita disminuir la utilización de la privación de libertad
sin detrimento de los objetivos del procedimiento.

Parece necesario destacar también la introducción a nivel de los principios


básicos del sistema el de la promoción de los intereses concretos de las víctimas
de los delitos. En virtud de éste se impone a los fiscales la obligación de velar por
sus intereses y, a los jueces, la de garantizar sus derechos durante el
procedimiento. Estas declaraciones generales dan lugar a diversas normas
desarrolladas a lo largo del proyecto, por medio de las cuales se busca darles
efectividad. Entre las más importantes están aquellas que le otorgan a la víctima el
carácter de sujeto procesal aun en el caso de que no intervenga como querellante,
reconociéndole un conjunto de derechos que buscan romper su actual situación de
marginación. Entre otros, se encuentran el derecho a ser informada de los
resultados del procedimiento, a solicitar medidas de protección ante eventuales
futuros atentados y a recurrir contra el sobreseimiento definitivo o la sentencia
absolutoria.

Con la misma orientación de relevar la posición de la víctima en el procedimiento


criminal se plantea la mantención de la posibilidad de la querella como modo de
intervención formal en el procedimiento, considerándose adicionalmente la
posibilidad de que el querellante pueda incluso forzar una acusación, contra la
opinión del fiscal, cuando a juicio del juez de control de la instrucción exista mérito
suficiente para ello.

Se mantiene la posibilidad de la demanda civil en el procedimiento criminal con


algunas innovaciones destinadas a favorecer la posición de los afectados por los
resultados del delito. La primera de ellas consiste en la obligación de los fiscales de
demandar civilmente en favor de la víctima, cuando ésta no cuente con abogado
particular; la segunda, en la obligación del tribunal del fallo de pronunciarse sobre
la demanda civil aun en el caso de absolver al imputado.

Otro de los principios generales del sistema propuesto consiste en la aplicación


directa de las normas constitucionales e internacionales de derechos humanos
relevantes en cuanto a la regulación del procedimiento penal. Esta disposición
obedece a la necesidad de reforzar la noción de que el procedimiento penal se
organiza a partir del desarrollo de los principios generales del ordenamiento jurídico
que regulan la relación entre el Estado y los ciudadanos y que se encuentran
recogidos en esos cuerpos normativos. En este sentido, se trata de resaltar la
importancia de estos principios por sobre los mecanismos procesales específicos
consagrados en la ley. Los jueces deberán trabajar integrando las normas
procedimentales con las de carácter constitucional e internacional, interpretando y
aplicando las primeras de modo que den cumplimiento a las exigencias contenidas
en las dos últimas.

3) Instrucción

Gran parte de las críticas al procedimiento vigente se dirigen en contra del


sistema de instrucción consagrado en el actual Código, caracterizable como el
sistema del sumario criminal. El núcleo central de las críticas dirigidas en su contra
dice relación con lo inadecuado de entregar las tareas de investigación y
administración de la persecución a un órgano judicial.

La labor judicial aparece estrechamente vinculada a algunas características que


parecen propias de su naturaleza y que se justifican en ciertos valores que debe
cautelar. Por ejemplo, el rol judicial se distingue por una cierta pasividad, por la
disposición de los jueces a la resolución de conflictos promovidos por las partes,
frente a las cuales mantienen una actitud imparcial. Asimismo, el rol judicial se
caracteriza por una cierta rigidez en cuanto a la posición de sus integrantes en el
sistema. Características como la inamovilidad en los cargos, la formalidad en los
nombramientos, así como reglas bastante rígidas en cuanto a la competencia de
cada tribunal, se justifican en orden a garantizar la independencia de cada juez, así
como la preexistencia del tribunal y de reglas objetivas para su integración.

Estas particularidades, no obstante, resultan contradictorias con la necesidad de


una organización racional de la persecución penal. Esta última es una tarea
fundamentalmente activa, que requiere un compromiso de la organización con la
promoción de intereses estatales concretos, como son la investigación de los
delitos, su sanción y la satisfacción de las necesidades de las víctimas. Pero
además, un eficiente manejo de la persecución penal requiere de un modo de
organización flexible, que permita la permanente adaptación de métodos de trabajo,
la agrupación de casos similares, la constitución de equipos especializados de
acción, la posibilidad de la incorporación de personal auxiliar en situaciones
especiales, la movilidad territorial de los recursos humanos, etcétera. Asimismo, el
valor de la independencia debe ceder lugar al favorecimiento de una actuación
colectiva nacional o regional con miras a ejercitar de un modo uniforme los
mecanismos represivos y a operar en el ámbito territorial que resulte adecuado a
las características del delito de que se trate.

La realidad del modelo vigente parece clara expresión de la contradicción entre


ambos roles. Por una parte, se obliga a los jueces a asumir un compromiso en la
actividad persecutoria, con lo que se compromete su imparcialidad, pero a la vez,
esta actividad no es ni puede ser desempeñada de un modo eficiente. Cada juez,
en cuanto investigador y acusador, opera como unidad aislada sin conexiones con
las otras unidades que cumplen funciones similares, debiendo hacerse cargo cada
uno de ellos de la variedad más amplia de casos, sin contar con la adecuada
asesoría técnica, la que, por otra parte resultaría muy difícil de organizar para una
forma de funcionamiento tan dispersa. Piénsese en la situación de cualquiera de los
jueces del crimen de nuestras ciudades, que además de fallar los casos, deben
perseguir las formas más disímiles de criminalidad desde robos con violencia a
delitos bancarios, o desde tráfico de estupefacientes hasta delitos de los
funcionarios públicos, pasando por atentados sexuales, homicidios de diverso tipo,
incontables faltas e infracciones menores, delitos culposos, etcétera.

Agréguese a lo anterior las enormes dificultades organizacionales y


administrativas que al sistema judicial le significa el gestionar la persecución penal.
La mayor parte de la enorme carga administrativa y de las dificultades de su manejo
en los tribunales del crimen deriva de la actividad destinada a llevar adelante los
sumarios criminales. Este problema es de tal magnitud que en la práctica impide al
juez concentrarse debidamente en la resolución de los casos de que debe conocer.
Piénsese también en las enormes posibilidades de mejoramiento en términos de la
racionalidad general del sistema y en el tratamiento particular de cada caso si, como
propone el proyecto, se libera a los jueces de esta carga, reservando su tiempo al
conocimiento y resolución de los casos en sus diversas etapas, en tanto el rol
persecutorio se encarga a un organismo especializado. Los efectos
organizacionales y administrativos del cambio propuesto están siendo objeto de
estudios particulares que oportunamente serán acompañados a este proyecto.

El sistema propuesto concibe a la instrucción como una etapa de preparación del


juicio, en que una de las partes, el fiscal, con el auxilio de la policía y otros
organismos especializados, debe investigar el hecho denunciado y recolectar los
medios de prueba que, en el momento oportuno, utilizará para respaldar su
acusación frente al tribunal que deba dictar el fallo.

Se abandona, en consecuencia, el modelo de instrucción formal en que el juez


incorpora al expediente actuaciones de prueba que podrán servir directamente
como fundamento a la sentencia. El rol del juez pasa a ser aquí otro completamente
diferente. El tribunal que interviene en esta etapa, al que se propone llamar juez de
control de la instrucción, está encargado fundamentalmente de resolver los
conflictos que la actividad persecutoria del fiscal y de la policía en su auxilio pueden
generar en relación con los derechos de un imputado que debe ser tenido como
inocente.

Excepcionalmente, el juez podrá realizar actos que constituyan anticipación de


prueba, en aquellos casos en que pueda resultar imposible su producción durante
el juicio y siempre con plena participación de las partes que tuvieren derecho a
intervenir en él. También corresponderá al juez la resolución de otros conflictos que
puedan producirse durante la instrucción, como aquellos relativos a la intervención
de querellantes u otros interesados y los que digan relación con formas de
terminación anticipada del procedimiento.

La actividad del fiscal durante la instrucción se caracteriza por su informalidad, se


lo faculta para desarrollar las diligencias que resulten técnicamente apropiadas para
el esclarecimiento de los hechos y la determinación de las responsabilidades,
debiendo llevar un registro sencillo de sus actuaciones. Se propone una regulación
muy precisa de la forma en que los organismos policiales deberán prestar auxilio al
ministerio público en el desarrollo de estas tareas.
Especialmente relevante resultan en esta etapa las facultades que se otorgan al
ministerio público para organizar su trabajo de modo eficaz. Los criterios de
asignación, agrupación, control y evaluación de casos no son regulados por la ley
procesal, sino que su definición corresponderá a las autoridades del ministerio
público, de acuerdo con lo que se disponga en la correspondiente ley orgánica. Con
ello se espera dar lugar a una verdadera racionalización de la persecución penal a
partir de criterios generales, emanados de un órgano con competencia técnica y con
una visión de conjunto respecto de todo el sistema.

Se propone también facultar al ministerio público para archivar provisionalmente


todas aquellas denuncias que no parezcan susceptibles de una investigación
exitosa. El uso de esta facultad, bajo el control de las víctimas y limitada a delitos
de ocurrencia común pero de poca gravedad, debiera ahorrar muchos recursos al
sistema, evitando su desgaste en casos respecto de los cuales no existe expectativa
razonable de éxito.

El proyecto ha seguido la tendencia de los sistemas más modernos como el


Alemán y el Italiano, otorgando a los fiscales la facultad de no iniciar o de abandonar
la persecución penal en casos de mínima gravedad, cuando resulte conveniente por
no estar comprometido el interés público.

Tal como ocurre en los sistemas mencionados, se ha procurado delimitar de


modo preciso el ámbito de aplicación de esta facultad y se la ha sujetado a estrictos
controles tanto por parte de juez como del propio ministerio público. Éste a su vez
deberá responder de su utilización frente a las autoridades representativas de la
voluntad popular, de acuerdo con lo que disponga la respectiva ley orgánica.
Asimismo, se propone que cuando la víctima se interese en la persecución su
voluntad se imponga de modo absoluto.

Se ha estimado indispensable introducir este principio a lo menos en la medida


necesaria para manejar un conjunto importante de situaciones de mínima o nula
gravedad que hoy día llegan a conocimiento del sistema, en que la persecución
penal parece claramente contraria no sólo a la conveniencia social concreta, sino a
las concepciones generalmente aceptadas sobre la convivencia en una sociedad
democrática, y cuya correspondencia con tipos penales se explica únicamente por
la antigüedad de los mismos.

En el diseño planteado por el proyecto, las amplias facultades del ministerio


público durante la instrucción tienen como límite los derechos individuales de las
personas. En los casos en que su actividad afecte o pueda afectar esos derechos,
procederá siempre la intervención judicial, en general previa, por medio de
audiencias orales, en las que el juez deberá calificar la legalidad de la actuación y
cautelar por el respeto a los derechos de quienes puedan resultar afectados por
ella. Entre las medidas que requieren esta intervención judicial estarán siempre las
medidas cautelares dirigidas en contra del imputado y también algunas actividades
de investigación que puedan afectar sus derechos o los de cualquier otra persona.
Al efecto, el proyecto enumera un conjunto de medidas específicas que requieren
este control, pero a la vez consagra la posibilidad de que el afectado requiera al juez
reclamando de cualquier otra actividad persecutoria que pueda implicar afectación
de sus derechos.

Para aquellos casos en que sea necesario requerir la intervención judicial por
primera vez en relación con una medida determinada o cuando se pretenda
formalizar la persecución para eventuales futuras medidas, se propone el
establecimiento de la formulación de cargos por parte del fiscal ante el juez. Se trata
de una institución procesal que obliga a formalizar y judicializar la instrucción, con
el fin de otorgar garantías al imputado en cuanto al conocimiento de la existencia y
contenido de la persecución penal que se dirige en su contra, a permitir su
declaración judicial como medio de defensa frente a esa imputación y a dar lugar a
la intervención del juez para el control de la actividad investigativa y las eventuales
medidas cautelares.

La formulación de cargos debiera constituirse en un adecuado sustituto del


sometimiento a proceso, manteniendo de éste el contenido de garantía, en cuanto
permite al afectado conocer la imputación y facilita su defensa y en cuanto limita el
ámbito de la persecución y de la eventual acusación a los cargos formalmente
planteados, impidiendo que se sorprenda al imputado; pero, mitigando todos los
elementos negativos del sistema vigente. El sistema propuesto evitará el
prejuzgamiento que implica una resolución judicial basada en presunciones
fundadas de participación e impedirá los efectos de interdicción del imputado que
hoy surgen del sometimiento a proceso, como son el arraigo de pleno derecho, su
conexión directa con la prisión preventiva y la libertad provisional, las anotaciones
en el prontuario y demás efectos restrictivos de derechos.

Se propone también el establecimiento de un plazo máximo de dos años para la


instrucción a partir de la formulación de cargos, en la convicción de que una vez
dirigida formalmente la investigación en contra de una persona, ella representa una
carga que no puede ser prolongada indefinidamente en el tiempo.

4) Salidas alternativas y procedimientos abreviados

El examen de los problemas del sistema vigente, así como la experiencia


comparada muestran que uno de los mayores obstáculos al éxito de la justicia
criminal lo constituye el manejo de volúmenes muy grandes de casos, cuyos
requerimientos suelen exceder con mucho las posibilidades de respuesta de los
órganos del sistema con sus siempre limitados recursos.

Por otra parte, los avances de las disciplinas penales muestran cómo las
respuestas tradicionales del sistema, fundamentalmente las penas privativas de
libertad en el caso chileno, resultan socialmente inconvenientes para una
multiplicidad de casos, sea porque los problemas asociados a ellas resultan
mayores que sus eventuales beneficios, o porque la rigidez en su aplicación
desplaza soluciones alternativas socialmente más productivas y más satisfactorias
para los directamente involucrados en el caso, especialmente las víctimas o los
civilmente afectados por el delito.

Es a partir de estos dos planteamientos que se ha considerado necesario


incorporar en el proyecto dos tipos de innovaciones. En primer lugar, se propone
avanzar hacia la creación de un sistema de justicia criminal que otorgue diversas
posibilidades de solución a los conflictos de que conoce, abriéndose, todavía
limitadamente, a la posibilidad de soluciones distintas a las tradicionales en aquellos
casos en que los diversos actores del sistema —jueces, fiscales y demás partes—
estén de acuerdo en su conveniencia. En segundo lugar, se propone la creación de
algunos procedimientos simplificados en que por la vía de acuerdos entre todos los
intervinientes o de algunos de ellos, se supriman etapas del curso ordinario del
procedimiento de modo que se permita alcanzar una solución rápida del caso por
medio de una sentencia definitiva, siempre que ello resulte posible sin vulnerar los
valores que el sistema busca proteger.

Las salidas alternativas se regulan en el Párrafo 8º del Título I del Libro II y son
la suspensión condicional del procedimiento y los acuerdos reparatorios. La primera
de estas posibilidades consiste fundamentalmente en una anticipación del tipo de
solución que la sentencia otorgará al caso cuando probablemente resulte aplicable
alguna de las medidas alternativas de la Ley Nº 18.216. Con acuerdo del fiscal y el
imputado, el juez podrá suspender el procedimiento sujetando a este último a ciertas
formas de control de baja intensidad, por un período no superior a tres años. Una
de las ventajas de esta solución dice relación con la oportunidad de la medida, pues
su decisión temprana evita los efectos estigmatizantes del procedimiento y la
eventual prisión preventiva para quien, finalmente, se hará acreedor a una medida
no privativa de libertad destinada a su reinsersión social. La otra ventaja es que su
aplicación no requiere de aceptación de culpabilidad ni de su declaración por parte
del juez. En consecuencia, de cumplir adecuadamente con las condiciones en el
plazo estipulado, el imputado se reincorporará plenamente a la vida social, sin que
pese sobre su futuro el antecedente de una condena penal.
En el caso de revocarse la suspensión condicional, por no cumplimiento de las
condiciones o por la comisión de un nuevo delito, será necesario reiniciar el
procedimiento hasta la dictación de la sentencia, incluyendo, en el segundo caso, el
nuevo delito en la acusación.

El establecimiento de los acuerdos reparatorios como forma de terminación de


los procedimientos busca reconocer el interés preponderante de la víctima, en
aquellos delitos que afectan bienes que el sistema jurídico reconoce como
disponibles.

El sistema vigente consagra, salvo escasas excepciones, el principio de que una


vez que los órganos del sistema han tomado conocimiento del hecho, la víctima
queda totalmente desplazada de la posibilidad de obtener que se abandone la
persecución, aun en pro de obtener otra forma de reparación al daño sufrido. Este
sistema hace ponderar un interés estatal abstracto en la afirmación de la vigencia
de la norma por sobre el interés concreto del afectado. Además, implica una
pretensión irrealista. En la práctica, cuando las partes están de acuerdo en la
posibilidad de una reparación satisfactoria, ella se produce fuera del control del
tribunal. En estos casos la víctima evita la continuación del procedimiento a cambio
de la compensación recibida, por ejemplo, negando su colaboración en la
producción de las pruebas o incluso distorsionando las mismas en favor del
imputado.

El efecto concreto de esta indisponibilidad de la persecución penal es, en


ocasiones, evitar la posibilidad de soluciones satisfactorias para los involucrados,
pero también eventualmente, para el resto de la comunidad. Pero además, hace
que los acuerdos a los que de hecho se llega sean poco transparentes, resultando
imposible para el sistema controlar la libertad del consentimiento de las partes y
evitar la utilización de presiones, engaños u otras prácticas indebidas para su
obtención.

El ámbito dentro del cual se propone aceptar estos acuerdos queda delimitado de
modo bastante general y deberá ser precisado en lo sucesivo tanto por la ley penal
y su interpretación, como por la jurisprudencia. Se establece de modo preciso el
deber del juez de verificar que quienes han concurrido al acuerdo lo han hecho libre
e informadamente.

Entre las posibilidades de simplificación de los procedimientos que se proponen,


la principal es el llamado procedimiento abreviado regulado en el Título II del Libro
IV. Se trata fundamentalmente de la posibilidad de que el imputado renuncie a su
derecho al juicio oral cuando manifieste su acuerdo en los hechos contenidos en la
acusación y en los antecedentes de la instrucción que la fundan.

Por medio de este procedimiento se busca dar una salida expedita a aquellos
casos en que no exista una controversia sobre los resultados de la investigación
realizada por el fiscal. Se ha preferido esta fórmula a aquella en que se exige una
aceptación explícita de culpabilidad para permitir al juez un control más intenso
sobre los antecedentes del caso. El proyecto faculta al juez incluso para absolver
en el caso que, a pesar del reconocimiento de hechos realizado por el acusado,
éstos no sean constitutivos de delito o el conjunto de los antecedentes de la
instrucción lo llevaren a adoptar esa decisión.

Dada la trascendencia de la renuncia del acusado al juicio oral, que según ya se


ha dicho constituye el núcleo central de garantías del sistema propuesto, se impide
su aplicación a casos en que se arriesguen penas privativas de larga duración o la
de muerte. Asimismo, se otorgan al juez amplias facultades para controlar que el
consentimiento del imputado haya sido libre e informado, pudiendo incluso rechazar
el acuerdo y dar paso al juicio oral si no lo estimare así. Se proponen otras dos
formas de simplificación del procedimiento que son menos formales por no implicar
renuncia a derechos esenciales por parte del imputado, pero que pueden tener una
gran importancia práctica en cuanto permiten acortar el período de instrucción, cuya
prolongación excesiva suele ser una de las dificultades más importantes en los
diversos sistemas.

La primera de estas posibilidades consiste en que la audiencia de formulación de


cargos de paso directamente al juicio oral, realizándose en ella misma las
actuaciones que correspondan a la audiencia intermedia y dictándose a su término
el auto de apertura al juicio. Este procedimiento ha sido concebido para ser aplicado
fundamentalmente a casos en que el fiscal haya podido obtener la prueba necesaria
en un momento muy cercano a la ocurrencia de los hechos, por ejemplo, cuando la
policía ha detenido al imputado en delito flagrante y ha logrado identificar
inmediatamente a los testigos y demás medios de prueba. Se ha buscado en todo
caso cautelar el derecho a defensa permitiendo al juez otorgar un plazo adicional
para que el imputado ofrezca sus pruebas.

La segunda posibilidad se refiere a la facultad que se otorga al juez para acortar


el plazo legal de la instrucción durante la audiencia de formulación de cargos. Se
pretende que cuando no se trate investigaciones complejas, el juez obligue al fiscal
a limitar la duración de la instrucción y sus cargas sobre el imputado al tiempo
mínimo posible, forzándolo a acusar o cerrar el caso en un plazo breve.
5) Etapa intermedia

Se propone mantener el sobreseimiento temporal y definitivo como formas de


término anticipado de aquellos procedimientos en que se haya imputado
formalmente a alguien por medio de la formulación de cargos. En el caso del
sobreseimiento temporal, que en el sistema actual constituye la forma de término
ampliamente mayoritaria, se ha pretendido limitar fuertemente su aplicación por
cuanto se trata de una salida bastante insatisfactoria. Desde los puntos de vista de
la víctima y de la sociedad, constituye un fracaso de la investigación que no se
reconoce formalmente. Desde el punto de vista del sistema, implica mantener un
número amplísimo de casos abiertos con todos los problemas de manejo
administrativo que ello acarrea. Respecto del imputado, se mantiene
indefinidamente la posibilidad de la persecución en su contra con la incertidumbre
que ello implica. Este último sólo podrá liberarse de esta carga en cuanto es capaz
de probar positivamente su inocencia —con lo cual se produce una distorsión de
uno de los componentes básicos de la presunción de inocencia como es el que la
carga de la prueba recae sobre el acusador— o cuando transcurran los plazos de
prescripción.

El proyecto propone restringir la utilización del sobreseimiento temporal por falta


de antecedentes para continuar la investigación a aquellas situaciones en que exista
la expectativa razonable de que ellos aparezcan en el futuro, fijándose además un
plazo de un año al cabo del cual el sobreseimiento temporal se transforma en
definitivo si los antecedentes esperados no se presentan.

Los sobreseimientos han de ser propuestos por el fiscal y pronunciados por el


juez. Éste deberá apreciar el contenido de la instrucción y podrá cambiar la causal
o el tipo de sobreseimiento solicitado. Se propone otorgar además al juez la
posibilidad de representar a las autoridades del ministerio público aquellas
solicitudes de sobreseimiento que en su opinión no se ajusten al mérito de los
antecedentes reunidos. No obstante, deberá acoger la opinión institucional del
Ministerio Público si insiste en el sobreseimiento. Se ha buscado esta fórmula con
el fin de controlar severamente la posibilidad de que algún fiscal pueda utilizar los
sobreseimientos como forma de término de casos que podrían ser llevados a juicio,
excediendo con ello las específicas facultades que se le otorgan para promover
salidas alternativas al procedimiento. Se ha procurado a la vez cautelar la
imparcialidad de los jueces evitando que se transformen en actores de la
persecución penal, llevándola incluso más allá de la voluntad del ministerio público.

El único caso en que se ha estimado necesario llevar adelante la acusación en


contra de la opinión del fiscal, es aquél en que tanto el querellante como el juez
coinciden en que la instrucción arroja antecedentes suficientes para la apertura del
juicio. En este caso ha parecido que la voluntad de una víctima u otro interesado
habilitado, con la disposición a asumir la carga de la acusación, más la opinión
favorable del juez, deben imponerse sobre la opinión del fiscal. La solución contraria
podría generar una sensación muy fuerte de frustración respecto del sistema y
constituir un exceso de poder en manos del ministerio público.

La formulación de la acusación por parte del fiscal dará lugar a la citación a una
audiencia intermedia que estará llamada a cumplir diversas funciones. Las más
importantes son: dar pie a la formalización de la defensa frente a la acusación,
permitir el control judicial de la misma, y, en su caso, preparar la realización del
juicio fijando su contenido y los medios de prueba que serán admitidos al mismo.

Asimismo, la audiencia intermedia constituye la última oportunidad para dar lugar


a la suspensión condicional del procedimiento y a un acuerdo reparatorio. También,
puede transformarse en la etapa final del procedimiento si se acuerda la aplicación
del procedimiento abreviado.

Se ha buscado garantizar el ejercicio de la defensa frente a la acusación


otorgando la posibilidad de que ésta se presente anticipadamente por escrito o en
forma oral en la propia audiencia. En cualquier caso la presencia del acusado y su
defensor constituyen requisitos de validez de la audiencia.

En cuanto al control judicial de la acusación, éste se limita a la facultad del juez


para ordenar la corrección de vicios formales y a la posibilidad de rechazar la
acusación decretando el sobreseimiento definitivo cuando se aleguen causales que
se enumeran en forma taxativa, y siempre que su demostración no requiera la
realización de actividades probatorias. Para esta última forma de control, se utiliza
la terminología tradicional de excepciones de previo y especial pronunciamiento.
Las razones para proponer esta forma limitada de control de la acusación, que se
aleja de la mayoría de los modelos extranjeros, dicen relación con, por una parte,
evitar la anticipación del juicio admitiendo prueba sobre el fondo del debate, y con
cautelar la independencia judicial, por la otra, reafirmando el principio de que la
promoción de la persecución penal corresponde a los fiscales y no a los jueces. El
entregar a los jueces amplias facultades para rechazar la acusación por insuficiencia
de pruebas u otros motivos similares con fines de garantía para el acusado,
importaría una aprobación de aquellas acusaciones que pasen a la etapa del juicio,
produciéndose con ello una intromisión judicial en la función acusatoria.

En consecuencia, como regla general el juez deberá proceder a la preparación


del juicio fijando el tribunal competente, su objeto, las personas que deban intervenir
en él y determinando las pruebas que deban producirse sobre la base de los
ofrecimientos formulados por las partes, todo por medio de una resolución a la que
el proyecto denomina auto de apertura del juicio oral.

En cuanto al control de la admisibilidad de las pruebas, también se ha optado por


entregar al juez facultades limitadas de control en sentido negativo, es decir, sólo
puede rechazar pruebas por causales específicas, destinadas en general a cautelar
la adecuada realización del juicio. También en este caso se ha querido enfatizar el
rol de las partes en cuanto al impulso probatorio, resguardando así la imparcialidad
de la función judicial.

6) Juicio oral

Como ya se ha dicho, el sistema propuesto se basa en la consagración del juicio


como elemento rector del conjunto del procedimiento. Esta centralidad se traduce
directamente en la concentración de las actividades más importantes del
procedimiento en la audiencia principal. En todos los casos en que una acusación
deba ser objeto de una tramitación ordinaria hasta su término por sentencia
definitiva, el juicio deberá constituir la oportunidad para la formulación de la
acusación, el ejercicio de la defensa, la presentación de la prueba, el debate sobre
la misma y la dictación de la sentencia.

No obstante, cuando por decisión de uno de los intervinientes o acuerdo de varios


de ellos, el caso pueda ser objeto de alguna otra forma de salida del sistema, el
juicio deberá ser también un elemento central, en cuanto permita equilibrar las
opciones a partir de las cuales se resuelve o no una forma distinta de término del
procedimiento. Tanto el fiscal como el imputado considerarán las posibilidades de
una suspensión condicional del procedimiento o de proceder en forma abreviada,
por ejemplo, a partir de sus expectativas respecto del juicio, pero además,
cualquiera de ellos puede siempre optar por el juicio si tiene dudas sobre los
beneficios de la alternativa que se le presenta.

La regulación de la organización del juicio y su desarrollo se encuentran


contenidas fundamentalmente en el Título III del Libro II del proyecto. No obstante,
la mayor parte de las normas que regulan la rendición de la prueba en el juicio se
regulan en el Título IX del Libro I.

Se propone una explicitación de los principios que deben regir el desarrollo del
juicio con miras a su cabal comprensión por parte de una comunidad jurídica para
la cual éste constituye una novedad. Se pretende sobre todo evitar que
interpretaciones inadecuadas puedan dar lugar a una distorsión del nuevo sistema
por medio de la mantención de prácticas incompatibles con él, tales como serían,
por ejemplo, una preeminencia de la lectura de documentos, la posibilidad de la
discontinuidad de las audiencias o el desarrollo de la audiencia sin la presencia de
todos los intervinientes, fenómenos que han ocurrido en diversas ocasiones en el
contexto latinoamericano.

Se regula detalladamente el orden y la forma en que debe producirse la prueba,


poniéndose énfasis en la percepción directa de la misma. Se reconoce sólo un
número muy limitado de excepciones en las cuales un medio de prueba puede ser
reemplazado por la lectura de una acta en la que conste su producción con
anterioridad.

Tanto con el fin de preservar la continuidad del juicio como de garantizar que la
sentencia se dicte sobre la base de lo acontecido en él, se dispone que la resolución
sobre la absolución o condena sea comunicada a las partes en la misma audiencia
en que ha concluido el debate, luego de la deliberación producida entre los jueces.
La resolución de los demás contenidos de la sentencia, así como la redacción de la
misma pueden ser postergadas por un máximo de 30 días.

Una de las innovaciones fundamentales que el proyecto propone dice relación


con el abandono del sistema de prueba legal originalmente consagrado en el
Código, así como del sistema de la apreciación de la prueba en conciencia
establecido con posterioridad para algunos casos.

Se propone la adopción del sistema de la libertad probatoria en cuanto a la


introducción de los medios al juicio, haciéndose expresa mención a la posibilidad de
que se utilicen como medios de prueba todos aquellos mecanismos modernos por
medio de los cuales resulta posible hacer constar hechos de manera confiable. En
cuanto a la apreciación de la prueba, se propone la adopción del sistema de libre
valoración de la prueba, único compatible con el reconocimiento de la autonomía de
cada juez para adquirir la convicción sobre los hechos del caso. Se mantiene la
exigencia de convicción del tribunal como estándar necesario para la condena.

Paralelamente al reconocimiento de la libertad del juez para la valoración de la


prueba, se enfatiza la necesidad de la explicitación de los razonamientos utilizados
para el establecimiento de los hechos a partir de los diversos medios. Esta
fundamentación debe constituirse en una de las exigencias más rigurosas para los
jueces como único modo de garantizar el posterior control de sus decisiones, tanto
por parte de los tribunales que conozcan de los recursos en contra de la sentencia
como por parte del conjunto de la sociedad.
Se propone también explicitar los límites negativos de la libertad de valoración
con que cuentan los jueces, indicándose que ella no puede contradecir las reglas
de la lógica, los conocimientos científicamente afianzados ni las máximas de
experiencia.

7) Recursos

La concepción básica que inspira el régimen de recursos que el proyecto propone


implica un radical cambio en el sistema de controles de la actividad de los jueces
penales. El modelo vigente funciona sobre la base de un muy intenso sistema de
controles verticales. Prácticamente todas las decisiones de relevancia que un juez
del crimen adopta son objeto de revisión, incluso sin reclamación de parte, por sus
superiores jerárquicos. Este sistema, que se explica históricamente por la necesidad
de controlar a un órgano único en primera instancia, con exceso de atribuciones, ha
contribuido fuertemente a la irracionalidad administrativa del sistema, a la
desvalorización de las decisiones del juez individual y a las ya mencionadas
burocratización y pérdida de individualidad de la función judicial y su proyección
pública.

Como se ha expuesto largamente en las explicaciones anteriores, el sistema


propuesto plantea un conjunto mucho más complejo de órganos y de relaciones
entre ellos en el nivel de la instancia general. A partir de ese diseño, el sistema de
controles de la actuación de cada uno de los funcionarios públicos que intervienen
está dado por la intervención de los otros en las distintas etapas del procedimiento.
Éstas han sido diseñadas precisamente con el objetivo de evitar la concentración
de facultades y lograr que cada una de las decisiones de relevancia sea objeto de
consideración por más de uno de los órganos del sistema, así como de un debate
previo con la mayor transparencia posible.

Los cambios más importantes que el proyecto propone se refieren a la apelación


y a la consulta. Estos mecanismos de control no resultan en general compatibles
con el nuevo sistema. La primera razón para ello dice relación con la contradicción
entre la forma de tramitación de esos recursos y la centralidad del juicio oral en el
procedimiento propuesto. La vigencia de un sistema oral requiere que el fundamento
fáctico de la sentencia provenga de la apreciación directa de las pruebas que los
jueces obtienen en el juicio. En consecuencia, su revisión por parte de jueces que
no han asistido al juicio y que toman conocimiento de él por medio de actas, lo priva
de su centralidad confiriéndosela, en cambio, a la tramitación del recurso de
apelación.

Precisamente, con el fin de mantener el principio de la centralidad del juicio oral


se propone que éste sea conocido por un tribunal colegiado de tres miembros. Con
ello, se obtiene que como regla general la sentencia sea objeto de una decisión
colectiva, minimizándose la posibilidad de errores.

En cuanto a la apelación de las resoluciones que se dicten durante la instrucción,


éstas tampoco podrán en general ser objeto de un mecanismo de revisión ante un
tribunal superior. En la medida en que la instrucción pasa a ser una etapa
preparatoria del juicio todo lo que en ella se resuelva tiene un carácter provisional y
queda sujeto a la decisión definitiva que realizará el tribunal colegiado. Permitir la
apelación significaría además de alargar y entrabar el trámite del procedimiento,
otorgar excesiva relevancia a decisiones que sólo tienen sentido en cuanto permiten
avanzar hacia el juicio.

No obstante, hay algunas situaciones en las que la apelación no ha podido ser


evitada. En primer lugar, están aquellos casos en que el tribunal de control de la
instrucción dicta resoluciones que no siendo sentencias definitivas ponen término al
procedimiento, como son los sobreseimientos. En segundo lugar, están aquellas
resoluciones que, aun siendo provisionales, afectan de modo irreparable los
derechos de algunos de los intervinientes, como la que ordena la prisión preventiva
respecto del imputado o en general aquellas que se refieren a medidas cautelares.
En ambas situaciones ha parecido imprescindible que las resoluciones de un
tribunal unipersonal sean revisadas por un tribunal con mayor número de
integrantes, como es una sala de la Corte de Apelaciones.

El recurso fundamental que propone el proyecto es el de casación, como medio


de impugnación de aplicación general en contra de las sentencias definitivas. Como
norma general éste será procedente ante la Corte Suprema, pero corresponderá
ante la Corte de Apelaciones en los casos en que la sentencia definitiva sea dictada
por un tribunal unipersonal como en los casos en que se falla en un procedimiento
por faltas o en uno tramitado de manera abreviada.

La interposición del recurso de casación otorga a la Corte Suprema una


competencia limitada para revisar la sentencia. Ella sólo puede ser ejercida en
cuanto la propia sentencia o el procedimiento en el que se funda adolezcan de vicios
originados en la violación de disposiciones legales o constitucionales. Con ello se
cautela la intangibilidad de los hechos establecidos por el tribunal del juicio a partir
de su percepción directa de la prueba.

En la regulación del recurso se ha buscado limitar la excesiva formalidad del


mismo, restringiendo severamente la posibilidad de su rechazo por inadmisibilidad
con base en defectos de ese tipo. Asimismo, se han mantenido algunas facultades
del tribunal para casar de oficio la sentencia.
Se espera que por medio de la resolución de los recursos de casación la Corte
Suprema pueda desarrollar un proceso de estandarización en la aplicación de la ley
por parte de los tribunales inferiores. Este desarrollo deberá abarcar no sólo la
aplicación de la ley penal, sino también los parámetros de interpretación de la ley
procesal para la determinación precisa de los estándares a los cuales debe
apegarse el procedimiento.

Se ha incorporado expresamente la posibilidad de que por medio del recurso de


casación pueda revisarse la infracción de las normas constitucionales. Esa
propuesta es coherente con la intención antes indicada de una incorporación
creciente de las normas de la carta fundamental al desarrollo jurisprudencial en
materia de procedimiento penal.
8) Procedimientos especiales y ejecución

El Libro IV del proyecto trata de los procedimientos especiales y de la ejecución


de las sentencias penales, entre los primeros ya ha sido abordado el procedimiento
abreviado, respecto de los demás cabe señalar que el proyecto ha recogido en
general los contenidos del Código de Procedimiento Penal vigente adaptándolos a
los principios y mecanismos propios del nuevo sistema.

Entre las innovaciones que vale la pena resaltar se encuentra la incorporación de


garantías básicas en el procedimiento aplicable a los inimputables por enajenación
mental. Entre estas garantías se encuentran las de limitar las posibilidades de
aplicación de una medida de seguridad a aquellos casos en que se acredite
judicialmente la existencia de un hecho típico y antijurídico, el reconocimiento del
derecho a defensa del afectado, la limitación de la duración de la medida aplicable
al tiempo correspondiente a la pena mínima asignada al delito de que se trate y el
establecimiento del control judicial de las medidas de seguridad.

En cuanto a la ejecución de las sentencias, la innovación más importante se


refiere al establecimiento del control judicial de la ejecución de las penas y medidas.
Se otorga competencia al tribunal que dictó la sentencia para ejercer este control y
para conocer de todas las solicitudes o reclamaciones que los afectados formulen
con fundamento en normas de carácter penal o penitenciario.

Esta última norma viene a despejar cualquier duda existente sobre las facultades
de los jueces para controlar la ejecución penal, abriendo amplias posibilidades de
desarrollo para una actividad jurisprudencial destinada a fijar parámetros mínimos
a las condiciones de vida intramuros, así como para controlar los aspectos más
importantes de las decisiones que en el ámbito penitenciario se adoptan
comúnmente.
LA REFORMA PROCESAL PENAL

El Proyecto de ley que mediante el presente mensaje se somete a la


consideración del H. Congreso Nacional, es el inicio de una reforma integral al
sistema procesal penal, tal como lo señaláramos al iniciar esta exposición de
motivos.

Dicha reforma estará constituida además por otros cuatro Proyectos de Ley. El
primero de ellos es el que crea el Ministerio Público como un órgano autónomo, por
lo que contiene también algunas modificaciones al Ordenamiento Constitucional
vigente.

En segundo término, enviaremos al Congreso Nacional un Proyecto de Ley que


contendrá las modificaciones orgánicas que es necesario introducir a la actual
estructura del Poder Judicial, para la cabal aplicación de la reforma procesal penal.
En este proyecto se incluirá además el régimen de transición del sistema vigente al
que se contiene en este Proyecto y que se aplicará una vez aprobado. Cabe señalar
sobre este punto, que la experiencia comparada nos enseña que uno de los
aspectos más complejos de la reforma procesal penal es el que se relaciona con la
entrada en vigencia de las modificaciones que en su oportunidad serán aprobadas
por el H. Congreso Nacional. Es por esto que incluiremos en este Proyecto la
regulación necesaria. En todo caso, cabe señalar que el principio que regirá esta
entrada en vigencia es la progresividad, la que no afectará los procesos iniciados
con anterioridad a la aprobación del Proyecto, los que continuarán regidos por el
Código vigente, hasta su culminación.

En tercer lugar propondremos sustantivas modificaciones al actual sistema de


defensa pública en materia penal, con el propósito de hacer realidad el principio de
igualdad ante la ley, que constituye uno de los principios fundamentales que orienta
este Proyecto.

Finalmente, presentaremos un Proyecto de Ley destinado a provocar las


necesarias derogaciones a que debe dar lugar la aprobación del conjunto de
Proyectos que configuran la reforma procesal penal.

Todas las iniciativas señaladas se sumarán a la tarea de desarrollar y consolidar


nuestro sistema constitucional y democrático, que se inicia con el presente Proyecto
de Ley que establece un nuevo Código de Procedimiento Penal.
En razón de lo anteriormente expuesto, someto a la consideración de la H.
Cámara de Diputados, para ser tratado en la actual Legislatura Ordinaria de
Sesiones, el siguiente Código Procesal Penal:
LEY Nº 19.696

ESTABLECE CÓDIGO PROCESAL PENAL1

Ministerio de Justicia

Publicado en el Diario Oficial de 12 de octubre de 2000

LIBRO I DISPOSICIONES GENERALES

TÍTULO I PRINCIPIOS BÁSICOS

ARTÍCULO 1º

Juicio previo y única persecución. Ninguna persona podrá ser condenada o


penada, ni sometida a una de las medidas de seguridad establecidas en este
Código, sino en virtud de una sentencia fundada, dictada por un tribunal imparcial.
Toda persona tiene derecho a un juicio previo, oral y público, desarrollado en
conformidad con las normas de este cuerpo legal.

La persona condenada, absuelta o sobreseída definitivamente por sentencia


ejecutoriada, no podrá ser sometida a un nuevo procedimiento penal por el mismo
hecho.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 2º, 10, 13, 36, 44, 52, 75, 76, 99,
101, 159, 160, 182, 197, 235, 237, 240, 241, 242, 250, 251, 263, 264, 265, 266, 271,
284, 286, 289, 291, 292, 294, 295, 325, 340, 341, 342, 343, 344, 372, 373, 374, 396,
401, 406, 433, 448, 455 a 465, 473, 481 y 482. Constitución Política: artículos 5º,
6º, 7º, 19 Nº 3 y 73. Código de Procedimiento Penal: artículos 3º, 42, 42 bis, 43, 49,
406, 408, 418, 433, 434, 441, 456 bis, 500, 501, 503, 504, 541, 546, 587, 589, 591,
604, 657 y 682 a 696. Comisión de Estudios de la Nueva Constitución: Sesión 1012

1 El artículo 484 de este Código se refiere a su entrada en vigencia progresiva.


de 9 de enero de 1975. Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, Decreto
Nº 778, 1989, Min. Relaciones Exteriores, D.O. 29.04.1989: artículo 14 Nºs. 1 y 7.
Convención Americana sobre Derechos Humanos "Pacto de San José de Costa
Rica", Decreto Nº 873, 1991, Min. Relaciones Exteriores, D.O. 5.01.1991:
artículo 8º, Nºs. 1 y 4.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Juez imparcial. Las causales de inhabilidades no son taxativas

Que en este mismo orden de lineamientos, acorde a lo propuesto por el


compareciente, conviene destacar lo sostenido por el autor Eduardo M. Jauchen,
quien entiende por imparcialidad del juzgador "el modo de posicionarse frente al
conflicto objeto del proceso y a la pretensión de las partes, de manera que sea
equidistante de las mismas y distante del conflicto, a fin de poder analizar y concluir
con prudente objetividad cuál es la más ecuánime y justa manera de dictar la
sentencia. Juez es sinónimo de imparcialidad, es la esencia misma inherente a la
justicia. Si el proceso es la forma civilizada como presupuesto para la realización
del Derecho Penal, es indispensable que el encargado de decidir sólo podrá hacerlo
con justicia si es imparcial, esto es, si no tiene inclinación favorable o negativa
respecto a alguna de las partes o interés personal alguno respecto al objeto del
proceso" (Jauchen, E., Derechos del Imputado, Rubinzal - Culzoni Editores, primera
edición, 2007, página 210).

El mismo autor añade que "esta garantía también involucra necesariamente un


sistema procesal en el que la acción penal no puede ser promovida de oficio. No se
puede ser juez y parte al mismo tiempo, lo que conspira frontalmente con la esencia
de la justicia. De ahí que el añejo ne procedat iudex ex officio, pilar fundamental en
todos los Estados de Derecho, sea el primer presupuesto insoslayable del respeto
a la garantía constitucional del juez imparcial. El principio acusatorio formal dispone
disociar las funciones requirente y decisoria, lo que apareja la necesidad del acto
de instancia por parte de otro órgano totalmente distinto del juez. Acción y
jurisdicción son esencialmente inconciliables, por ello un mismo órgano judicial no
puede tener ambos poderes; no se puede ser juez y parte al mismo tiempo, pues
ello afecta su imparcialidad objetiva" (ob. cit., página 212). Por su parte, Julio Maier
señala que la palabra "juez" no se comprende, al menos en el sentido moderno de
la expresión, sin el calificativo de "imparcial". De otro modo: el adjetivo "imparcial"
integra hoy, desde un punto de vista material, el concepto "juez", cuando se lo refiere
a la descripción de la actividad concreta que le es encomendada a quien juzga y no
tan sólo a las condiciones formales que, para cumplir esa función pública, el cargo
—permanente o accidental— requiere" (Derecho Procesal Penal. Tomo I.
Fundamentos, Ediciones del Puerto s.r.l., 2002, 2ª edición, pág. 739).

Coherente con lo anterior, el artículo 1º del Código Procesal Penal desarrolla la


garantía en análisis y en su inciso primero dispone que: "Ninguna persona podrá
ser condenada o penada, ni sometida a una de las medidas de seguridad
establecidas en este Código, sino en virtud de una sentencia fundada, dictada por
un tribunal imparcial". En consecuencia, la vulneración de esta garantía puede ser
reclamada —en cuanto concierne a un tribunal oral— por el interviniente
perjudicado, especialmente a través del recurso de nulidad, sea mediante la causal
específica de la letra a) del artículo 374 del Código Procesal Penal o bien por
intermedio de la causal genérica de la letra a) del artículo 373 del mismo texto legal,
según corresponda.

De este modo, no cabe duda que la ausencia de imparcialidad, en cuanto ésta es


una garantía fundamental reconocida a toda persona, le resta legitimidad a la
decisión adoptada por el ente jurisdiccional, pues lo aleja de su rol de tercero ajeno
al pleito y genera una lógica desconfianza por parte de los ciudadanos sobre la labor
encomendada de hacer justicia.

En Derecho Internacional, a partir de casos emblemáticos conocidos y resueltos


por la Corte Europea de Derechos Humanos, ha desarrollado criterios también
adoptados por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, como aparece de
las sentencias pronunciadas en los casos Herrera Ulloa vs. Costa Rica, de dos de
julio de 2004, Serie C No. 107, párrafo 170 y Palamara Iribarne vs. Chile, de 22 de
noviembre de 2005, serie C No. 135, párrafo 146, que, en síntesis, requieren la
separación de un juez de la causa sometida a su conocimiento, no sólo cuando en
el plano subjetivo tiene algún prejuicio personal, sino también —en el plano
objetivo— cuando existan incluso apariencias que puedan suscitar dudas sobre su
imparcialidad. "Lo que está en juego es la confianza que deben inspirar los
tribunales a los ciudadanos en una sociedad democrática, y sobre todo, en las
partes del caso".

A partir de tales pronunciamientos de la Corte Interamericana y tal como lo


comenta Jauchen, se consagra el principio conceptual de que los motivos de
parcialidad y en consecuencia de apartamiento del juez no se limitan a las taxativas
causales de recusación enumeradas en los digestos procesales sino que también
existe una variada gama de situaciones imposibles de enumerar pero que,
genéricamente, aun cuando no estén expresamente previstas, configuran
objetivamente motivos de apartamiento por colocar al juez o tribunal en duda sobre
su imparcialidad (cit., p. 215).
Que lo anterior permite afirmar, como ya lo hiciera esta Corte en el Ingreso 4181-
09, que todo acusado, en resguardo de su derecho a ser juzgado por un tribunal
imparcial, se encuentra en condiciones de reclamar la falta de dicha garantía cuando
existen circunstancias externas, objetivas, que sugieren sospechas legítimas sobre
la existencia de prejuicios del juzgador en la solución del caso que debe resolver,
sin que pese sobre el imputado la carga de demostrar que el juez, efectivamente,
albergaba en su fuero interno la aspiración de una sentencia perjudicial a sus
intereses. De este modo, en consonancia con las exigencias que postula la
imparcialidad objetiva, todo juez respecto de quien puedan existir motivos plausibles
para desconfiar de su imparcialidad debe inhibirse de conocer el caso
(considerandos 5º y 6º).

Corte Suprema, 29/01/2015, Rol Nº 29359-14, Cita online: CL/JUR/480/2015

2. Decisión de no perseverar no es una decisión jurisdiccional

Que sin duda se trata de una situación confusa con actuaciones contradictorias
por parte del Ministerio Público, que se produjo por su propia decisión de tramitar
por separado dos investigaciones que se inician por un mismo hecho, lo que hacía
imperioso que ellas se acumularan, sin que se siguiera tan elemental proceder.

Sin perjuicio de esta irregularidad, es menester determinar si la situación creada


puede traer consigo las consecuencias que el recurrente hace valer en su favor.

En primer lugar, debe descartarse que la decisión de no perseverar en la


investigación que se comunica en una de las causas, pueda ser el sustento jurídico
para invocar la cosa juzgada en la otra, puesto que, como se sabe, se trata de una
comunicación que el fiscal hace al tribunal de su decisión de no seguir adelante con
una indagación de la cual éste sólo toma conocimiento, sin que dicte resolución
alguna, que pudiera considerarse como una decisión jurisdiccional con la misma
fuerza obligatoria de una sentencia, que produjera como efecto el término de un
conflicto que no puede volver a plantearse. En esta actuación, el tribunal no conoce
los antecedentes como para dirimir una controversia, por lo que mal puede
estimarse que su actuación, que es de mero registro, provoque los efectos que el
recurrente de estos autos le atribuye. El que se haya cerrado la investigación para
hacer tal comunicación, carece de toda trascendencia, puesto que puede ser
reabierta en cualquier momento, no siendo pertinente entender, que se trate de un
"abandono de la investigación" como se sostiene en el recurso.

Por otra parte, tampoco se afecta el principio de única persecución, consagrado


en el artículo 1º del Código Procesal Penal, ya que una errónea decisión
administrativa, como lo es mantener dos investigaciones sobre un mismo hecho, no
importa la afectación de este principio, desde que sólo se trata de indagaciones
paralelas, en ninguna de las cuales se ha producido un juzgamiento sobre los
hechos que ella comprende (considerando 2º).

Corte de Apelaciones de Santiago, 29/07/2016, Rol Nº 2385-2016,

Cita online: CL/JUR/10206/2016

3. Garantías y la imparcialidad

(...) El derecho del debido proceso lo constituye un conjunto de garantías que la


Constitución Política de la República, los tratados internacionales ratificados por
Chile y en vigor y las leyes le entregan a las partes de la relación procesal, que
procuran que todos puedan hacer valer sus pretensiones en los tribunales, que sean
escuchados, que puedan reclamar cuando no están conformes, que se respeten los
procedimientos fijados en la ley, veredictos motivados o fundados, etc.; en tanto
que, por la imparcialidad del tribunal, se comprenden tres garantías individuales de
que gozan las personas de cara a la organización judicial del Estado, a saber, el
derecho al juez independiente, neutral y natural, referidos principalmente a que los
asuntos criminales deben ser conocidos por los tribunales establecidos por la ley
con anterioridad a la perpetración del hecho punible, sin que otro poder del mismo
Estado pueda avocarse a esa función, y a la forma de posicionarse el juez frente al
conflicto, de suerte que no medie compromiso con los litigantes o el asunto, desde
que en todo proceso penal aparece comprometido el interés público de la
comunidad en el esclarecimiento de los sucesos y el castigo de los delitos o la
imposición de medidas de seguridad, como también la absolución del inocente. (...)
(considerando 10º).

Corte Suprema, 20/10/2009, Rol Nº 5203-2009,

Cita online: CL/JUR/2396/2009

4. No constituye violación del principio non bis in idem la condena administrativa y


posteriormente penal

Que según la doctrina el principio en análisis tiene un doble significado, uno


procesal non bis in idem es decir, que nadie puede ser enjuiciado o condenado dos
veces por los mismos hechos, y uno material, ne bis in idem, que especifica que
nadie puede ser sancionado dos veces por una misma conducta.
De lo dicho, desprende la doctrina que la invocación del principio ne bis in idem
debe sustentarse en una triple identidad: sujeto, hecho y fundamento (considerando
8º).

Que en la especie, si bien concurre la identidad de sujeto y de hechos, no se ha


demostrado la identidad de fundamentos, por no aparecer del fallo recurrido ningún
antecedente en tal sentido, sin embargo tampoco parece desprenderse del
contenido de la adhesión la identidad de fundamentos, puesto que ambos (juicio
penal y sede administrativa) se sustentan en distintos bienes jurídicos protegidos,
mientras en uno lo constituye la probidad funcionaria, el otro consiste en la
confiabilidad depositada en la persona por parte de la autoridad administrativa que
lo nombre (Presidente de la República), lo que conduce a rechazar la nulidad
impetrada por la defensa del imputado, por este Capítulo (considerando 9º).

Corte de Apelaciones de La Serena, 26/10/2007, Rol Nº 216-2007,

Cita online: CL/JUR/5367/2007

5. La aprobación judicial de la comunicación del principio de oportunidad no es


asimilable a una condena, absolución, o sobreseimiento definitivo, por lo cual no
se vulneraría el principio non bis in idem

(...) En ese contexto, resulta claro que la prohibición de doble persecución penal
se otorga a quien ha sido objeto de una decisión jurisdiccional anterior sobre los
mismos hechos. Dicho lo anterior, lo cierto es que no queda sino concluir que no
concurren, en este caso, los presupuestos del principio non bis in idem, desde que
no existe decisión jurisdiccional respecto del acusado que se haya pronunciado en
los antecedentes sobre desórdenes públicos. Ello es así por cuanto el principio de
oportunidad es una facultad con que cuenta el Ministerio Público, cuyo objetivo es
racionalizar la persecución penal de los delitos (...) (considerando 4º) lo
anteriormente expresado revela en forma clara que la aprobación judicial de la
comunicación del principio de oportunidad no constituye una decisión sobre el
mérito de lo obrado por el fiscal, sino una simple constatación formal del
cumplimiento de los presupuestos que habilitan el ejercicio de tal facultad, pudiendo
ser inclusive más riguroso el examen del Ministerio Público, al revisar el acatamiento
de las políticas generales de la institución. No resulta posible, en consecuencia,
entender que tal aprobación constituye una decisión asimilable a la condena,
absolución o sobreseimiento definitivo, pues ello importaría entender que el
Ministerio Público se encuentra facultado para dejar sin efecto una resolución
judicial, cuestión evidentemente impropia del sistema procesal penal. (...) Lo
anteriormente razonado permite establecer que no se infringe en este caso el
principio non bis in ídem, ya que no obra respecto del acusado decisión judicial
alguna de las que, conforme con el tenor de las normas jurídicas invocadas,
reconocen el derecho a impedir el doble juzgamiento. Por ello, el Capítulo I del
recurso de nulidad será rechazado (considerando 5º).

Corte Suprema, 27/11/2011, Rol Nº 8605-2013, Cita online: CL/JUR/2760/2013

6. Fundamentos del derecho a juicio previo

El anterior requerimiento de motivación de las resoluciones judiciales en el nuevo


sistema procesal penal, constituye un requerimiento impuesto por el derecho al
juicio previo, consagrado a nivel constitucional en el artículo 19 Nº 3, inciso 5º, de
la Constitución Política de la República, y a nivel legal en el artículo 1º del Código
Procesal Penal, ello como necesidad de legitimidad de ese tipo de decisiones, lo
que no se satisface con meras referencias formales al hecho de haberse cumplido
los estándares legales o a la existencia de antecedentes generales invocados, y en
cada caso se debe indicar con precisión los motivos de hecho y de derecho en que
se fundan las decisiones tomadas.

El derecho al juicio previo y única persecución, y el derecho a sentencia judicial


de condena como fundamento de la pena, son consecuencia de la prohibición de la
autotutela en materia penal y del monopolio estatal en materia de persecución
criminal y esa noción de juicio es sinónima de sentencia, íntimamente ligada a la
idea de juicio lógico o razonamiento fundado en premisas, expresando la
fundamentación de la sentencia, lo que constituye una garantía para el imputado y
las partes derivadas del derecho al juicio previo, conforme al artículo 19 Nº 3 inciso
5º de la Constitución Política de la República, y que a nivel legal se encuentra
elevado a la categoría de principio básico en el artículo 1º del Código Procesal
Penal, en particular en la parte final del inciso 1º, en donde dispone que: "Toda
persona tiene derecho a un juicio previo, oral y público, desarrollado en conformidad
con las normas de este cuerpo legal" (considerandos 12º y 13º).

Corte Suprema, 26/04/2010, Rol Nº 9492-2009, Cita online: CL/JUR/2402/2010

Fallos en el mismo sentido:

— Corte Suprema, 26/04/2010, Rol Nº 9492-2009,

Cita online: CL/JUR/2402/2010

7. Procede acoger recurso de nulidad por infracción a la garantía del debido proceso
y en particular al derecho a ser juzgado por un tribunal imparcial
Que, en cuanto al concepto de imparcialidad, resulta útil recordar lo manifestado
recientemente por esta Corte, en orden a que: "por la imparcialidad del tribunal, se
comprenden tres garantías individuales de que gozan las personas de cara a la
organización judicial del Estado, a saber, el derecho al juez independiente, imparcial
y natural, referidos principalmente a que los asuntos criminales deben ser conocidos
por los tribunales señalados por la ley con anterioridad a la perpetración del hecho
punible, sin que otro poder del mismo Estado pueda avocarse a esa función, y a la
forma de posicionarse el juez frente al conflicto, de modo que no medie compromiso
con los litigantes o el asunto, desde que en todo proceso penal aparece
comprometido el interés público de la comunidad en el esclarecimiento de los
sucesos y el castigo de los delitos, como también la absolución del inocente" (Fallo
de 1 de septiembre de 2009, dictado en la causa Rol Nº 4164-09) (considerando
7º).

Que, acorde con lo expuesto y a partir de una lectura sistémica del Código
Procesal Penal, en particular, de los artículos 12, 69, 71, 259, 292, 295, 297, 323,
328, 336, 343 inciso 4º, 389 y 395, surge con nitidez que tanto el Juez de Garantía
como el Tribunal del Juicio Oral en lo Penal, constituyen un sujeto procesal, que en
cuanto conductor del procedimiento desde una posición neutral no tiene la calidad
de interviniente y por tanto, se encuentra impedido de actuar como sujeto productor
de prueba. Es decir, sólo pueden decretar y-o recibir las probanzas que hubiesen
sido ofrecidas y-o pedidas por los intervinientes, siendo la razón del veto a tal
impulso o iniciativa probatoria, el resguardo del deber de imparcialidad del juzgador
—cuya contrapartida es un derecho para el imputado—, con lo cual, se garantiza, a
su vez, el carácter adversarial o contradictorio del actual proceso penal, que desde
luego es una manifestación del principio acusatorio que informa nuestro sistema de
enjuiciamiento criminal (considerando 8º).

Corte Suprema, 3/11/2009, Rol Nº 5658-2009, Cita online: CL/JUR/2895/200

8. Tópicos que contempla el debido proceso

(...) En torno a los tópicos que contempla el derecho del debido proceso, no hay
discrepancias en aceptar que a lo menos lo constituye un conjunto de garantías que
la Constitución Política de la República, los tratados internacionales ratificados por
Chile y en vigor y las leyes le entregan a las partes de la relación procesal, por medio
de las cuales se procura que todos puedan hacer valer sus pretensiones en los
tribunales, que sean escuchados, que puedan reclamar cuando no están
conformes, que se respeten los procedimientos fijados en la ley, veredictos
motivados o fundados, etc.; en tanto que, por la imparcialidad del tribunal, se
comprenden tres garantías individuales de que gozan las personas de cara a la
organización judicial del Estado, a saber, el derecho al juez independiente, imparcial
y natural, referidos principalmente a que los asuntos criminales deben ser conocidos
por los tribunales señalados por la ley con anterioridad a la perpetración del hecho
punible, sin que otro poder del mismo Estado pueda avocarse a esa función, y a la
forma de posicionarse el juez frente al conflicto, de modo que no medie compromiso
con los litigantes o el asunto, desde que en todo proceso penal aparece
comprometido el interés público de la comunidad en el esclarecimiento de los
sucesos y el castigo de los delitos, como también la absolución del inocente; ese
interés debe ser tutelado exclusivamente por el Ministerio Público como órgano
predispuesto por el Estado precisamente con ese propósito, que incluye, por cierto,
la exclusiva y excluyente promoción de la acción penal y la carga de probar la
culpabilidad del incriminado, al mismo tiempo que el tribunal debe actuar con
neutralidad y objetividad, que no puede conducirlo a abandonar su posición
equidistante de las partes y desinteresada sobre el objeto de la causa (considerando
9º).

Corte Suprema, 25/01/2011, Rol Nº 9596-2010, CL/JUR/956/2011

Fallo en el mismo sentido:

— Corte Suprema, 15/11/2011, Rol Nº 8637-2011, CL/JUR/8917/2011

9. Garantías que comprende la imparcialidad del tribunal

(...) A su turno, por la imparcialidad del tribunal, se comprenden tres garantías


individuales que gozan las personas frente a la organización judicial del Estado, a
saber, el derecho al juez independiente, imparcial y natural, referidas principalmente
a que los asuntos criminales deben ser conocidos por los tribunales señalados por
la ley con anterioridad a la perpetración del hecho punible, sin que otro poder del
mismo Estado pueda avocarse a esa función, y a la forma de posicionarse el juez
frente al conflicto, de modo que no medie compromiso con los litigantes o con el
asunto, desde que en todo proceso penal aparece comprometido el interés público
de la comunidad en el esclarecimiento de los sucesos y el castigo de los delitos,
como también la absolución del inocente; ese interés debe ser tutelado
exclusivamente por el Ministerio Público como órgano predispuesto por el Estado
precisamente con ese propósito, que incluye por cierto la exclusiva y excluyente
promoción de la acción penal y la carga de probar la culpabilidad del incriminado, al
mismo tiempo que el tribunal debe actuar con neutralidad y objetividad, que no
puede conducirlo a abandonar su posición equidistante de las partes y
desinteresada sobre el objeto y fin de la causa (considerando 7º).
Corte Suprema, 28/02/2011, Rol Nº 300-2011, CL/JUR/9694/2011

Fallos en el mismo sentido:

— Corte Suprema, 15/11/2011, Rol Nº 8637-2011, CL/JUR/8917/2011

— Corte Suprema, 24/20/2013, Rol Nº 7331-2013, CL/JUR/2364/2013

ARTÍCULO 2º

Juez natural. Nadie podrá ser juzgado por comisiones especiales, sino por el
tribunal que señalare la ley y que se hallare establecido por ésta con anterioridad a
la perpetración del hecho.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 11, 69, 70 y 281. Constitución


Política: artículos 5º, 19 Nº 3; y 73. Código de Procedimiento Penal: artículos 1º y
6º. Código Orgánico de Tribunales: artículos 1º, 5º y 157 y siguientes. Convención
Americana sobre Derechos Humanos "Pacto de San José de Costa Rica", Decreto
Nº 873, 1991, Min. Relaciones Exteriores, D.O. 5.01.1991: artículo 8º Nº 1. Ley
Nº 19.640, Ley Orgánica Constitucional del Ministerio Público: artículo 11 transitorio.
Código de Derecho Internacional Privado: artículo 315.

ARTÍCULO 3º

Exclusividad de la investigación penal. El ministerio público dirigirá en forma


exclusiva la investigación de los hechos constitutivos de delito, los que determinaren
la participación punible y los que acreditaren la inocencia del imputado, en la forma
prevista por la Constitución y la ley.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 6º, 9º, 53, 54, 70, 77 a 80, 83,
85, 166 a 169, 170, 172, 173, 175, 180, 181, 182, 226, 229, 259, 284, 388, 391, 416,
423, 425 y 431. Constitución Política: artículos 73, 83 y siguientes. Código de
Procedimiento Penal: artículos 23 a 27, 30, 36, 81, 84, 108, 109, 110, 511, 514 y
534. Ley Nº 19.640, Ley Orgánica Constitucional del Ministerio Público: artículos 1º
y 3º.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA
1. Ministerio Público determina cuándo formalizar, siendo el límite, la prescripción
de la acción penal

Que en cuanto a la causal subsidiaria, asilada también en lo previsto en el artículo


373 letra a) del Código Procesal Penal, esta vez en relación con el debido proceso
y la garantía de una investigación racional y justa, previstos en el artículo 19
numeral 3 incisos 2º y 6º de la Constitución Política de la República por haberse
admitido prueba obtenida en una investigación cerrada, cabe tener en consideración
que el Ministerio Público es el organismo que dirige en forma exclusiva la
investigación de los hechos constitutivos de delito (artículo 3º del Código Procesal
Penal).

En ese cometido, es indudable que no requiere autorización judicial para dar inicio
a las pesquisas, teniendo el tribunal de garantía la misión de controlar la legalidad
de la investigación en aquellos aspectos en que expresamente la ley considera su
intervención, como el control de la detención y la autorización para realizar
diligencias intrusivas. En lo que respecta a la formalización de la investigación, ella
es definida por el artículo 229 del Código Procesal Penal como la comunicación que
el fiscal efectúa al imputado, en presencia del juez de garantía, de que desarrolla
actualmente una investigación en su contra respecto de uno o más delitos
determinados, concepto del que se desprende que no considera la realización de
actividad alguna del tribunal para ser ejecutada, sino que contempla su participación
a posteriori en la resolución de las cuestiones que se debatan luego de practicada
la formalización. Importa tener en cuenta, además, que es el fiscal, por regla
general, quien determina el momento en que esta diligencia se lleva a cabo, cuando
considera oportuno formalizar el procedimiento por medio de la intervención judicial
(artículo 230 del citado Código); norma que considera una excepción en favor del
investigado, prevista en el artículo 186 del referido cuerpo normativo, quien puede,
si se considera afectado por una averiguación que no se hubiere formalizado
judicialmente, pedir al juez de garantía que le ordene al fiscal informar acerca de los
hechos que fueren objeto de ella o bien fijarle un plazo para que formalice la
investigación.

Que, en este estado de cosas, resulta claro que es el Ministerio Público quien
tiene la potestad de dirigir la investigación y decidir el momento en que ésta será
formalizada mediante la intervención judicial. Por ende, no existen limitaciones
legales para que la indagación se conduzca de manera desformalizada mientras no
haya operado la prescripción de la acción penal, quedando reservado el derecho
del ciudadano afectado a requerir la intervención judicial si es objeto de la misma.
En ese orden de cosas, entonces, resulta claro que la obtención de evidencias en
una investigación desformalizada no puede ser considerada como un atentado a la
garantía del debido proceso y de una investigación racional y justa, mientras dichas
probanzas sean sometidas a control jurisdiccional en el momento procesal
pertinente, esto es, en la audiencia de preparación de juicio oral, instante en que la
defensa ha de contar con todos los antecedentes que constan en la carpeta
investigativa y puede debatir sobre la legalidad en su obtención. De esta manera, la
circunstancia de haberse recibido los informes de análisis de drogas cuando la
indagación no estaba formalizada y, por ende, sin control jurisdiccional, no convierte
por sí sola dichos medios de prueba en ilícitos si no se ha incurrido en una
transgresión de ley en su obtención, cuestión que no ha sido planteada en el
recurso, el que por estas razones será desechado (considerandos 6º y 7º).

Corte Suprema, 19/01/2016, Rol Nº 31280-2015,

Cita online: CL/JUR/442/2016

2. Contenido del principio de objetividad

Que, como consecuencia de lo señalado precedentemente sólo cabe concluir que


el incumplimiento por parte del ente persecutor de su obligación de registro
impuesta por el artículo 227 del Código Procesal Penal vulnera la garantía
constitucional del derecho de defensa.

Que, esta omisión también implica un incumplimiento del principio de objetividad


que regula el actuar del Ministerio Público, según dispone el artículo 83 inciso final
de la Constitución Política de la República y artículo 3º de la Ley Nº 19.640,
entendido éste como la imposición de "un deber de lealtad del Ministerio Público
para con la defensa, deber que se traduce, entre otras manifestaciones, en que este
no debe esconder información disponible que puede favorecer a esta y en su deber
de mostrar sus cartas en forma oportuna para que la defensa pueda prepararse
adecuadamente. Finalmente, este principio debiera imponer el deber al ministerio
Público de actuar de buena fe durante todo el desarrollo del procedimiento, evitando
que las reglas de un juego justo sean vulneradas. El Ministerio Público debe siempre
resguardar que se mantenga vigente la posibilidad de que la defensa pueda actuar
eficazmente a favor de sus intereses" (Duce J., Mauricio, y Riego R., Cristián,
Introducción al Nuevo sistema Procesal penal, Volumen I, pág. 140) (considerandos
8º y 9º).

Corte de Apelaciones de La Serena, Rol Nº 13-2016


3. Debido proceso e investigación penal

Que las dos irregularidades preliminares develadas por el recurso se extienden


al axioma del debido proceso, aunque debe señalarse por lo pronto que aquél
consiste en un conjunto de garantías que la Constitución Política de la República,
los tratados internacionales ratificados por Chile en vigencia y las leyes le entregan
a los integrantes de la relación procesal, por medio de los cuales se procura que
todos puedan hacer valer sus pretensiones en los tribunales, que sean escuchados,
que puedan protestar cuando no están conformes, que se respeten los
procedimientos determinados en la ley, resoluciones motivadas o fundadas, etc.,
desde que en todo proceso penal aparece comprometido el interés público de la
comunidad en el esclarecimiento de los hechos y castigo de los delitos, como
también la absolución del inocente, ese interés debe ser tutelado exclusivamente
por el Ministerio Público como órgano predispuesto por el Estado justamente con
ese fin, que comprende por cierto la exclusiva y excluyente promoción de la acción
penal y la carga de probar la culpabilidad del inculpado, pero al mismo tiempo debe
actuar con imparcialidad y objetividad (considerando 8º).

Corte Suprema, 12/10/2010, Rol Nº 5608-2010, Cita online: CL/JUR/8134/2010

ARTÍCULO 4º

Presunción de inocencia del imputado. Ninguna persona será considerada


culpable ni tratada como tal en tanto no fuere condenada por una sentencia firme.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 5º, 7º, 9º, 70, 89, 97, 122, 127,
139 y 340. Constitución Política: artículos 19 Nºs. 3 y 7, y 80-A. Código de
Procedimiento Penal: artículos 42 y 456 bis. Convención Americana sobre Derechos
Humanos "Pacto de San José de Costa Rica", Decreto Nº 873, 1991, Min.
Relaciones Exteriores, D.O. 5.01.1991: artículo 8º Nº 2. Pacto Internacional de
Derechos Civiles y Políticos, Decreto Nº 778, 1989, Min. Relaciones Exteriores,
D.O. 29.04.1989: artículo 14 Nº 2. Código Penal: artículos 444, 445, 454 y 483.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Fundamento y sustento jurídico de la presunción de inocencia y su relación con


las garantías del imputado
En cuanto a las alegaciones de la defensa en cuanto a la presunción de inocencia
del imputado, esta presunción efectivamente es uno de los pilares del sistema
acusatorio, no tan sólo reconocido a nivel legal en el artículo 4º del Código Procesal
Penal, sino a nivel constitucional vía artículo 5º inciso 2º de la Constitución Política
de la República, mediante la ratificación de tratados como la Declaración Universal
de Derechos Humanos, Convención Americana de Derechos Humanos y Pacto
Internacional de Derechos Civiles y Políticos, garantía que se traduce en que esta
"presunción" no es más ni menos que la derivación de toda persona a un juicio
previo y en este sentido resulta ser integrante del debido proceso y la debida
correspondencia entre imputación y fallo, y sobre el cual derivan las siguientes
consecuencias: La carga de la prueba corresponde al Estado; el imputado en el
proceso debe ser tratado como inocente; derecho a un juicio oral, público y
contradictorio. Todo lo anterior se ha dado en este juicio en contra del imputado, y
en él se han respetado sus derechos y garantías, las que culminan como imputado
y en el momento de ser condenado con una sentencia, fundada y fundamentada,
que dé por acreditados los hechos por los cuales se le condena, cuestión que ocurre
y ha ocurrido en autos, razón por la cual se ha respetado íntegramente su derecho
a ser tratado como inocente, mas sólo hasta este momento en que se declara su
responsabilidad penal en los hechos que se le imputan (considerando 16º de la
sentencia del juez de Garantía, ratificada en Corte Suprema).

Corte Suprema, 3/04/2008, Rol Nº 1094-2008, Cita online: CL/JUR/5819/2008

Doctrina en sentido contrario:

— La presunción de inocencia, consagrada en el artículo 4º del Código Procesal


Penal, es meramente legal y no absoluta. Así, estando en pugna la libertad de
informar con la presunción de inocencia, no puede darse preferencia a ésta, para
fundar la prohibición de difundir la identidad de los imputados, como lo sostienen
los recurridos, pues ello significaría vulnerar el principio de supremacía
constitucional contenido en el artículo 6º inciso 1º de la Constitución Política de
la República, dado que aquélla tiene rango constitucional y ésta sólo legal.
Además, la presunción de inocencia dice relación con el trato que debe darse a
los imputados en el transcurso del juicio, en orden a reputársele inocente mientras
no se dicta sentencia en su contra, con el otorgamiento de medidas cautelares y
con la producción de la prueba (art. 44 inciso 2º del C.P.P.), pero no con mantener
en secreto su identidad (considerando 13º, Corte de Apelaciones de Coyhaique,
ratificado por Corte Suprema).

Corte Suprema, 26/02/2004, Rol Nº 683-2004, Cita online: CL/JUR/4438/2004


— Corte de Apelaciones de Santiago, 28/10/2008, Rol Nº 3207-2008,

Cita online: CL/JUR/5525/2008

2. La carga de la prueba en el juicio penal corresponde al Estado como


consecuencia del principio de presunción de inocencia

Una consecuencia del principio de presunción de inocencia es que la carga de la


prueba le corresponde al Estado, de manera tal que si éste no satisface el estándar
probatorio impuesto por la Ley Procesal, en concreto por el artículo 340 del Código
Procesal Penal, no será posible imponer una pena a la imputada derivada del juicio
de culpabilidad.

El juicio de culpabilidad, de acuerdo al estándar de convicción establecido en la


disposición legal mencionada, puede adquirirse directamente o mediante indicios o,
presunciones judiciales, siempre que éstas tengan su punto de origen en hechos
plenamente probados; que los hechos constitutivos del delito o participación se
deduzcan de los primeros, a través de un proceso mental razonado y acorde con
las reglas del criterio humano y, si los hechos probados permiten diversas
conclusiones o interpretaciones, que la sentencia explique las razones de su
elección. El nexo entre el hecho base y el hecho en consecuencia debe ser
coherente, lógico y racional. Su falta de concordancia con las reglas del criterio
humano, que puede tener su origen tanto en la falta de lógica o de coherencia en la
inferencia como por el carácter excesivamente abierto, débil o indeterminado de la
misma, harán que las presunciones sean inaptas para lograr la convicción necesaria
para hacer desaparecer la presunción de inocencia del imputado y, en definitiva,
establecer su culpabilidad.

Así, establecer que el inculpado —que no es titular de derechos en la sociedad


ni beneficiario de seguro alguno— es autor ejecutor de un delito de incendio
frustrado y de otro consumado, y condenarlo, porque al ejecutarlos obtendría un
beneficio para sí, sin que exista prueba alguna de tal beneficio, o porque con ello
favorecería a su empleador, constituye una infracción sustancial del derecho a que
se presuma su inocencia. Así, la condena como autor de los delitos indicados, sin
que su participación haya sido acreditada en la forma prevista por la Constitución,
los tratados internacionales ratificados por Chile y el Código Procesal Penal,
constituye motivo suficiente para anular tanto el juicio como la sentencia, por
haberse producido la situación prevista en el artículo 373 letra a) del Código
Procesal Penal (considerandos 2º, 6º, 7º y 8º).

Corte Suprema, 25/04/2005, Rol Nº 740-2005, Cita online: CL/JUR/4175/2005


3. Respeto de las garantías de presunción de inocencia y del debido proceso.
Imputado debe ser tratado como inocente en todo momento

La garantía de presunción de inocencia, que constituye el fundamento de los


resguardos judiciales, implica que la persona a cuyo respecto se sospecha una
determinada vinculación punible con un hecho delictivo, goza de una presunción a
su favor desde el inicio de las actuaciones penales hasta que quede firme la
sentencia que la declare responsable. De esta premisa surge, como necesaria
consecuencia, que el imputado sea tratado como inocente en todo momento
(considerando 6º de la sentencia de la Corte Suprema). Si bien la sentencia
impugnada evidencia una incorrecta cita del nombre del imputado en uno de sus
considerandos, ello no significa en modo alguno que el tribunal haya incurrido en
vulneración de la presunción de inocencia por ese hecho que constituye un simple
yerro de transcripción, y no refleja una intención o modalidad de persecución contra
el acusado. Tampoco se transgrede el principio de inocencia por la circunstancia de
haberse mantenido esposado al acusado durante la audiencia. Finalmente, que los
magistrados hayan desestimado determinadas pruebas rendidas por la defensa, no
constituye una decisión adoptada en forma arbitraria o irracional que vulnere el
principio de inocencia ni la garantía del debido proceso, como pretende el recurrente
de nulidad, sino, por el contrario, de modo particularmente minucioso se vierten en
el fallo atacado las razones por las que se rechazan los medios probatorios que allí
se especifican, así como también se exponen latamente los motivos por los que las
pruebas consistentes en fotografías y video no producen convicción alguna distinta
de la que se han formado los jueces del tribunal oral respecto de la responsabilidad
del imputado (considerando 7º de la sentencia de la Corte Suprema).

Corte Suprema, 24/02/2014, Rol Nº 71-2014, Cita online: CL/JUR/299/2014

4. Estándar de convicción para derribar la presunción de inocencia

Ahora bien, respecto del estándar de prueba, más allá de toda duda razonable,
se dirá, que en nuestro nuevo sistema procesal penal, constituye un principio básico,
la presunción de inocencia del imputado, consagrado en el artículo 4º del Código
Procesal Penal, el que dispone que ninguna persona será considerada culpable ni
tratada como tal en tanto no fuere condenada por una sentencia firme. Que, este
principio de inocencia ha sido considerado como integrante del debido proceso.
Que, como consecuencia de lo antes señalado, todo ciudadano que es sometido a
proceso penal, llega con un status que debe ser destruido y en ello reside la
construcción de la culpabilidad. (Obra cit., Derecho Procesal Penal Chileno. Tomo
I. María Horvitz y Julián López. Pág. 79). Que esta presunción de inocencia
constituye, en el proceso penal, una garantía política que protege al ciudadano que
ingresa al ámbito de la actuación de las normas procesales y penales, pues el
proceso penal constituye un sistema de reconstrucción de la verdad que involucra
grados crecientes de sospecha respecto de la participación que le ha cabido a un
individuo en un hecho punible, avanzando desde un estado de duda al estado de
certeza. Este principio no constituye obstáculo para el desarrollo gradual de estos
niveles de conocimientos (desde la duda o sospecha hasta conseguir un grado de
certeza), pero si es obstáculo para que se impongan al imputado las consecuencias
penales derivadas del juicio de culpabilidad. (Obra cit., págs. 79 y 80). Que, este
principio tiene una relación directa con la carga de la prueba, la que recae sobre el
Estado y de su órgano persecutor, lo que se traduce en una regla de enjuiciamiento,
consistente en que si el Estado no logra satisfacer el estándar probatorio impuesto
por la ley procesal penal, la consecuencia necesaria del incumplimiento de esa
carga es la absolución del acusado. (Ob. cit.), lo que constituye una aplicación
práctica del principio in dubio pro reo. Que en nuestro sistema, el estándar de la
prueba exigida para alcanzar la plena convicción que permita condenar es el de la
duda razonable, establecido en el artículo 340 del Código Procesal Penal, el que
dispone que "nadie puede ser condenado por delito, sino cuando el tribunal que lo
juzgare adquiere, más allá de toda duda razonable, que en el hecho punible le
hubiere correspondido al acusado una participación culpable y penada por la ley".
Que para entender el significado de "convicción más allá de toda duda razonable",
se han desarrollado fundamentalmente dos criterios, el de la vacilación para actuar
y el de la certeza moral, siendo el primer estándar de convicción definido en términos
negativos, esto es, a través de la conceptualización del tipo de duda que permite
afirmar que el estándar de la prueba ha sido insatisfecho "esto es, una duda que
lleva a una persona razonable a vacilar de actuar en una materia de importancia en
su vida personal," duda basada en la razón y en el sentido común, por lo que prueba
más allá de toda duda razonable debe ser una prueba de un carácter tan
convincente que una persona razonable no vacilaría en confiar y actuar sobre ella
en los más importantes de sus asuntos. (Ob. cit. Pág. 159, 160, 161). Que el
segundo criterio, de la certeza moral, define el estándar en términos positivos,
entendiendo por certeza "la firme creencia de estar en posesión de la verdad",
debiendo entender que no se trata de una certeza absoluta, la que se puede dar en
la demostración matemática y sí de la certeza moral, que es aquella que se puede
obtener en la esfera empírica de los hechos. La certeza moral o práctica es el nivel
más alto de certeza que un individuo puede tener en ausencia de una certeza
absoluta, y ha sido equiparada con prueba más allá de una duda razonable, la que
se ha definido como aquella "prueba que los deja a ustedes firmemente convencidos
de la culpabilidad del acusado y no los conduce a pensar que haya una posibilidad
real de que sea inocente". (Federal Judicial Center, Pattern Criminal Jury
Instructions 28-29 (1988) Ob. cit. Pág. 163).
Que, conforme a los conceptos desarrollados, el principio de inocencia debe ser
destruido sobre la base de la investigación de los hechos, lo que incluye la
participación culpable del sujeto en el ilícito, para lo que debe necesariamente
incorporarse prueba lo suficientemente convincente e inequívoca en cuanto a su
responsabilidad, que sea de tal fuerza, que el juzgador lo tenga como responsable
del hecho más allá de toda duda razonable, esto es, con un grado de certeza moral
que no le permita dudar respecto a su inocencia (considerando 7º).

Corte de Apelaciones de Valdivia, 1/09/2016, Rol Nº 473-2016,

Cita online: CL/JUR/10215/2016

ARTÍCULO 5º

Legalidad de las medidas privativas o restrictivas de libertad. No se podrá citar,


arrestar, detener, someter a prisión preventiva ni aplicar cualquier otra forma de
privación o restricción de libertad a ninguna persona, sino en los casos y en la forma
señalados por la Constitución y las leyes.

Las disposiciones de este Código que autorizan la restricción de la libertad o de


otros derechos del imputado o del ejercicio de alguna de sus facultades serán
interpretadas restrictivamente y no se podrán aplicar por analogía.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 7º, 9º, 70, 10, 23, 33, 34, 70, 83,
85, 89, 91, 93, 94, 95, 122, 123, 124, 125, 127 a 132, 139, 140, 154, 155, 193, 197,
205 a 226, 235, 236, 274, 281, 393, 417 y 426. Constitución Política: artículos 19
Nºs. 3 y 7; y 21. Código de Procedimiento Penal: artículos 42 bis, 67, 156 a 183,
247, 251 a 272 bis, 278, 280, 281, 292, 293, 294, 295, 297, 298, 305 bis, 305 bis A
a 317 bis, 323 y 614. Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, Decreto
Nº 778, 1989, Min. Relaciones Exteriores, D.O. 29.04.1989: artículo 9º. Convención
Americana sobre Derechos Humanos "Pacto de San José de Costa Rica", Decreto
Nº 873, 1991, Min. Relaciones Exteriores, D.O. 5.01.1991: artículo 7º.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Interpretación restrictiva de la restricción de libertad. Situación de la internación


provisoria en contexto de la Ley Nº 20.931
Que el artículo 149 del Código Procesal Penal contempla la posibilidad de que el
Ministerio Público apele verbalmente la denegatoria de la medida cautelar de prisión
preventiva en el caso de los delitos que la misma disposición consigna, cuyo es el
caso del investigado en los autos en que incide el presente recurso. Tercero: Que
dicha facultad no se extiende a la medida cautelar de internación provisoria de
adolescentes, atendida la interpretación restrictiva a que deben someterse las
medidas cautelares, todo ello en conformidad con el inciso 2º del artículo 5 del
Código Procesal Penal, razón por la cual la apelación de dicha resolución debió
efectuarse conforme con las reglas generales contenidas en los artículos 365 y
siguientes del Código Procesal Penal, por lo que el presente recurso deberá ser
rechazado (considerandos 2º y 3º).

Corte de Apelaciones de Santiago, 23/09/2017, Rol Nº 960-2017,

Cita online: CL/JUR/6993/2017

2. Extensión del principio in dubio pro reo a la interpretación de ley

El fortalecimiento de las garantías en materia de derechos fundamentales del


individuo frente al ius puniendi estatal, se estructura sobre un conjunto de principios
que, como el in dubio pro reo no sólo inciden en lo eminentemente procesal (certeza
del tribunal que condena y aplica una pena), sino también en la interpretación de la
ley; entre los distintos criterios informadores de aquella labor hermenéutica, figura
el ya mencionado en caso de duda se resuelve a favor del procesado, también
denominado in dubio pro mitius o en caso de dudas se resuelve en el sentido
favorable al imputado (Sergio Politoff, Derecho Penal, Tomo I, pág. 133)
(considerando 5º).

Corte Suprema, 19/11/2008, Rol Nº 6945-2008, Cita online: CL/JUR/6908/2008

Fallos en el mismo sentido:

— Corte de Apelaciones de Antofagasta, 30/06/2009, Rol Nº 169-2009,

Cita online: CL/JUR/8179/2009

— Corte de Apelaciones de Iquique, 3/06/2008, Rol Nº 196-2008,

Cita online: CL/JUR/5366/2008

— Corte de Apelaciones de Concepción, 23/11/2007, Rol Nº 546-2007,


Cita online: CL/JUR/6999/2007

— Corte de Apelaciones de Antofagasta, 14/08/2007, Rol Nº 191-2007,

Cita online: CL/JUR/6582/2007

3. Principio pro imputado

No debe olvidarse que el artículo 5º del Código de Procesal Penal, consagra el


principio pro imputado, por cuanto las disposiciones de dicho Código que autorizan
la restricción de la libertad, de distintos derechos del imputado o del ejercicio de
otras de sus facultades, serán interpretadas restrictivamente y no se podrán aplicar
por analogía. De lo expuesto precedentemente, lleva a estimar, que es más
favorable al imputado, estimar que el concepto de no haber sido condenado
anteriormente debe ser interpretado de la forma más favorable al imputado, y en tal
situación, debe concluirse que las expresiones "condenado anteriormente", se
refieren a la fecha de comisión del delito y no de la condena, pues ello le otorga
mayores posibilidades de concederle una pena alternativa más beneficiosa, que en
este caso es la medida de remisión condicional de la pena (considerandos 8º y 9º).

Corte de Apelaciones de Concepción, 29/06/2012, Rol Nº 249-2012,

Cita online: CL/JUR/1242/2012

4. Se impide aplicación por analogía del artículo 5º del Código Procesal Penal

Según lo dispone el artículo 239 del Código Procesal Penal, la revocación de la


suspensión condicional del procedimiento tiene lugar sólo en dos eventos: a)
cuando el imputado incumpliere, sin justificación, grave o reiteradamente las
condiciones impuestas, o b) cuando el imputado fuere objeto de una nueva
formalización de la investigación, hechos estos que en la especie no han ocurrido,
razón por la cual, como lo resolvió el tribunal a quo, correspondía no hacer lugar a
la revocación solicitada. Cabe tener presente, que el requerimiento efectuado en la
causa RIT 4299-2012, no es asimilable, como lo pretende el Ministerio Público
argumentando una pretendida interpretación armónica, al concepto de
formalización, pues se trata de dos instituciones procesales diversas y aunque el
requerimiento tenga un estándar de exigencia más alto que la simple formalización,
lo cierto es que el artículo 5º del Código Procesal Penal impide su aplicación por
analogía. Por otra parte, no se puede dejar de tener en consideración que cuando
el legislador ha querido invocar estas dos instituciones, lo ha hecho en forma
expresa, como ocurre en el caso del inciso 2º del artículo 398 del Código Procesal
Penal, en que, a propósito de la suspensión de la condena por falta, se refiere tanto
al requerimiento como a la formalización. Asimismo, no cabe asimilar la
formalización de la investigación, que es un término técnico expresamente definido
en el artículo 229 del Código Procesal Penal, con el de sentencia condenatoria,
pues si bien esta última produce efectos de mayor gravedad que la primera, se trata
de instituciones procesales de naturaleza distinta con efectos jurídicos propios y
diversos, por lo que no son equiparables (considerandos 3º a 5º).

Corte de Apelaciones de Arica, 4/07/2012, Rol Nº 179-2012,

Cita online: CL/JUR/3557/2012

ARTÍCULO 6º

Protección de la víctima. El ministerio público estará obligado a velar por la


protección de la víctima del delito en todas las etapas del procedimiento penal. Por
su parte, el tribunal garantizará conforme a la ley la vigencia de sus derechos
durante el procedimiento.

El fiscal deberá promover durante el curso del procedimiento acuerdos


patrimoniales, medidas cautelares u otros mecanismos que faciliten la reparación
del daño causado a la víctima. Este deber no importará el ejercicio de las acciones
civiles que pudieren corresponderle a la víctima.2

Asimismo, la policía y los demás organismos auxiliares deberán otorgarle un trato


acorde con su condición de víctima, procurando facilitar al máximo su participación
en los trámites en que debiere intervenir.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 12, 34, 52, 53 a 55, 59, 60, 61,
68, 69, 70, 78, 79, 83, 92, 108, 109, 110, 111, 137, 140, 155, 156, 157, 160, 167 a
170, 182, 183, 197, 237, 239 a 241, 253, 254, 257, 258, 261, 273, 342, 349, 352,
400, 408 y 472. Constitución Política: artículos 1º y 19 Nºs. 1 y 3. Código de
Procedimiento Penal: artículos 5º, 7º, 10, 43, 54, 54 bis, 93, 103 bis, 104, 363, 380,
425, 427, 428, 431, 500, 510 y 572. Código Orgánico de Tribunales: artículo 14 a).
Ley Nº 19.640, Ley Orgánica Constitucional del Ministerio Público: artículos 1º, 20 f
y 21. Código Penal: artículo 372 ter.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

2Este inciso fue agregado por el artículo único, Nº 1, de la Ley Nº 19.789, publicada en el Diario Oficial de 30
de enero de 2002.
1. Debido proceso, definición y perspectiva constitucional del concepto, en atención
al resguardo de los derechos de la víctima

Por debido proceso se entiende aquel que cumple integralmente la función


constitucional de resolver conflictos de intereses de relevancia jurídica con efecto
de cosa juzgada, protegiendo y resguardando, como su natural consecuencia, la
organización del Estado, las garantías constitucionales y, en definitiva, la plena
eficacia del Estado de Derecho. Desde una perspectiva constitucional, y de
derechos fundamentales, el debido proceso se traduce no sólo en las garantías del
imputado, sino también en el derecho a acceder a la justicia de la víctima para
perseguir la reparación del mal causado y el castigo a los culpables, a través de los
medios establecidos en la ley procesal y traducidos en el proceso en contra del
imputado. Por ende, deben descartarse todas las interpretaciones que, a pretexto
de las garantías del imputado, lesionen el derecho de la víctima y de los organismos
encargados de protegerla para buscar la aplicación de la sanción prevista por la ley
y la reparación del mal causado (considerando 17º).

Corte Suprema, 18/03/2008, Rol Nº 6181-2007, Cita online: CL/JUR/6679/2008

2. Importancia de la ausencia del interés público prevalente en contexto de acuerdos


patrimoniales

Que, en el caso de autos, dirigiéndose la presente investigación a hechos que


afectan bienes jurídicos disponibles y de carácter patrimonial, toda vez que las
especies sustraídas y calificadas bajo el ilícito de un hurto de dos lanares (carneros
reproductivios), afectaron a don Atanasio Segundo Ruiz González, de modo que,
sólo se debe analizar si se da en la especie el interés público prevalente que invoca
el Ministerio Público para oponerse al acuerdo reparatorio aprobado por la juez de
Garantía de Coyhaique doña Cecilia Urbina Pinto, y en la situación que se analiza
no puede estimarse que exista un interés patrimonial o del Estado que impida el
acuerdo reparatorio a que llegaron los seis imputados, entre ellos, José Nicolás
Chacón Haro, con la víctima, ya mencionada, si se tiene presente que esta última
fue resarcida económicamente de los objetos hurtados o sustraídos, lo que
demuestra cooperación al resarcimiento del daño patrimonial, todo lo cual descarta
la existencia de un interés público prevalente en la persecución penal, y se opone,
además, al deber del Ministerio Público de promover la reparación del daño
provocado a la víctima, como lo exige el inciso segundo, del artículo 6º, del Código
Procesal Penal.

Que, por todo lo anteriormente expuesto, esta Corte confirmará la decisión de la


juez de Garantía de Coyhaique, en orden de aprobar el acuerdo reparatorio que se
conoce y el sobreseimiento total y definitivo, por estimar que hay ausencia de un
interés público prevalente en la persecución penal (considerandos 9º y 10º).

Corte de Apelaciones de Coyahique, 4/10/2016, Rol Nº 94-2016,

Cita online: CL/JUR/9959/2016

3. Obligación del Ministerio Público de velar por la protección de la víctima

Que sin embargo, la situación de que se trata es una situación que implica un
cierto riesgo para la víctima cuyo derecho está establecido en el artículo 109 que
considera entre otros derechos el de solicitar medida de protección frente a
amenazas o atentados en su contra y también el artículo 7º de la Ley de Violencia
Intrafamiliar se refiere precisamente a esta situación de riesgo y previene que se
puedan adoptar medidas de protección o cautelares en situaciones de esta especie
que tengan un carácter inminente de sufrir algún maltrato cuando haya precedido
intimidación de causar daño por parte del ofensor o cuando concurran además,
respecto de éste, circunstancias o factores tales como drogadicción, alcoholismo o
entre otros, antecedentes siquiátricos o psicológicos que denoten características de
personalidad violenta como los que precisamente en este caso da cuenta la Pauta
de Autoreporte VIF.

Que por su parte el artículo 6º del Código Procesal Penal ubicado dentro del título
primero "principios básicos" de este código contempla la protección de la víctima
estableciendo la obligación del Ministerio Público de velar por la protección de ésta
en todas las etapas del procedimiento penal (considerandos 3º y 4º).

Corte de Apelaciones de Santiago, 15/01/2014, Rol Nº 113-2014,

Cita online: CL/JUR/10883/2014

ARTÍCULO 7º

Calidad de imputado. Las facultades, derechos y garantías que la Constitución


Política de la República, este Código y otras leyes reconocen al imputado, podrán
hacerse valer por la persona a quien se atribuyere participación en un hecho punible
desde la primera actuación del procedimiento dirigido en su contra y hasta la
completa ejecución de la sentencia.
Para este efecto, se entenderá por primera actuación del procedimiento
cualquiera diligencia o gestión, sea de investigación, de carácter cautelar o de otra
especie, que se realizare por o ante un tribunal con competencia en lo criminal, el
ministerio público o la policía, en la que se atribuyere a una persona responsabilidad
en un hecho punible.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 4º, 5º, 8º, 9º, 10, 12, 17, 23, 26,
29, 33, 44, 62, 70, 92, 93, 94, 95, 97, 98, 102, 104, 126, 132, 135, 137, 144, 145,
146, 149, 152, 153, 160, 172, 179, 180, 182 a 184, 186, 193 a 197, 229, 234, 235,
237, 241, 263 a 265, 268, 275, 278, 285, 286, 326, 327, 336, 347, 352 y 406.
Constitución Política: artículos 19 Nºs. 3 y 7; 20 y 21. Código de Procedimiento
Penal: artículos 54, 54 bis, 79, 80, 81, 120, 278, 292, 293, 294, 302, 303, 306, 318
bis, 320, 323, 330, 333, 350, 356, 433, 434, 448 y 450.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Momento desde el cual se adquiere la categoría de imputado y las consecuencias


que derivan de ésta

Los derechos y garantías del imputado —en la línea que señala el artículo 7º del
Código Procesal Penal—, podrán hacerse valer desde la primera actuación del
procedimiento que se dirija en su perjuicio, hasta que la sentencia se halle
completamente ejecutoriada. Bajo este presupuesto normativo quedan cubiertas las
actuaciones policiales, entre ellas la toma de declaración (que es la pertinente a
este caso). En este mismo orden de ideas, el derecho a defensa letrada
corresponde desde la primera actuación, situación que no le fue reconocida al sujeto
pasivo, en concordancia con esta garantía se deben entender aquellas que el
artículo 93 consagrada a favor del imputado, algunas de éstas también fueron
violentadas por el actuar policial en el procedimiento.

Corte Suprema, 13/04/2010, Rol Nº 9758-2009, Cita online: CL/JUR/2296/2010

Fallos en el mismo sentido:

— Corte Suprema, 19/10/2010, Rol Nº 6305-2010,

Cita online: CL/JUR/8534/2010

— Corte de Apelaciones de Santiago, 13/06/2010, Rol Nº 726-2010,

Cita online: CL/JUR/12191/2010


— Corte Suprema, 4/01/2010, Rol Nº 5511-2009,

Cita online: CL/JUR/29/2010

2. Suspensión de la prescripción de la acción penal desde que el procedimiento se


dirige en contra del imputado

Que, en cuanto a la alegación de no haberse respetado el carácter sustantivo de


la regla que entrega el artículo 96 del Código Penal, tal situación no se advierte del
tenor de la resolución apelada, siendo que lo que esa norma establece como efecto
general, es la suspensión de la prescripción de la acción penal desde que el
procedimiento se dirige en contra del imputado, sin que obste a dicho efecto, lo
dispuesto en el artículo 233 del Código Procesal Penal, norma evidentemente
adjetiva a propósito de la formalización, precisando que uno de sus efectos es
suspender el plazo prescriptivo, pero en ningún caso la única que lo genera, lo que
descarta la idea de que sólo esta última audiencia sea la que forje de manera
privativa y excluyente tal efecto, pues de seguirse tal tesis, dejaría sin contenido la
regla de fondo del artículo 96 del primer texto citado, por lo que es perfectamente
posible anticipar su inicio por otras actividades igualmente suspensivas, tales como
una actuación investigativa judicializada, denuncia o querella previa determinada,
entre otras, que sean anteriores a la formalización, carácter que no tienen las
actuaciones administrativas internas que sugiere el persecutor penal en su
presentación, como la remisión de un oficio al Servicio de Impuestos Internos, o
"cualquier diligencia o gestión, sea de investigación, de carácter cautelar o de otra
especie", invocando el artículo 7º del Código Procesal Penal, lo que implica efectuar
una interpretación analógica que infringe el principio de reserva legal, resultando
sólo vinculante para estos efectos la querella de 30 de octubre de 2015, presentada
por el Servicio de Impuestos Internos, la que se anticipó a la formalización realizada
en el mes de marzo de 2016.

Que, la trascendencia procedimental de la querella criminal determinada, se


comprueba con la consecuencia que su ausencia tiene para el Ministerio Público en
orden a poder formalizar una investigación, dada la falta de un requisito de
procesabilidad para proceder penalmente, lo que constituye una exigencia
indispensable para poder deducirla, lo que se encuentra reconocido expresamente
en el inciso 1º del artículo 162 del Código Tributario, que dispone: "Las
investigaciones de hechos constitutivos de delitos tributarios sancionados con pena
privativa de libertad sólo podrán ser iniciadas por denuncia o querella del Servicio.
Con todo, la querella podrá también ser presentada por el Consejo de Defensa del
Estado a requerimiento del Director". En consecuencia, el Servicio de Impuestos
Internos tiene la competencia para iniciar una investigación preliminar por delitos
tributarios, lo que limita el ejercicio de la acción por ilícitos de tal carácter previa
interposición de una denuncia o querella que cumpla con las exigencias que
establece la ley procesal penal (considerandos 3º y 4º).

Corte de Apelaciones de Santiago, Rol Nº 1015-2016

3. Procurar la presencia del imputado en las audiencias como manifestación de los


derechos que se adquieren desde la formalización

No corresponde que mediante una resolución se deje sin efecto el beneficio de


reclusión nocturna otorgado a un condenado, sin que se hayan agotado los medios
para asegurar su comparecencia, a fin de que formulara los planteamientos o
alegaciones que estime oportunas. Esto es así en virtud de los artículos 7º inciso 1º
y 8º del Código Procesal Penal, que garantizan al imputado su derecho a defensa,
formular planteamientos y alegaciones que considere oportunos e intervenir en
todas las actuaciones del procedimiento, hasta la completa ejecución de la
sentencia, es decir, incluyendo la etapa de ejecución de la misma, por lo que resulta
menester que se procure la presencia del imputado en las audiencias que se
efectúen hasta el completo cumplimiento de la sentencia.

Corte de Apelaciones de San Miguel, 16/10/2007, Rol Nº 1496-2007,

Cita online: CL/JUR/5513/2007

4. Formalización no es la única actuación o diligencia que suspende o paraliza el


curso de prescripción de la acción penal

Si bien la formalización, trámite con que se inicia el procedimiento judicial, y que


como ya se ha indicado por su intermedio el fiscal del Ministerio Público le comunica
al imputado, con presencia del juez de Garantía, que desarrolla actualmente una
investigación en su contra respecto de un determinado delito, y con ello atendiendo
lo dispuesto en el artículo 232 del Código Procesal Penal, en relación al artículo 96
del Código Penal, queda suspendida la acción penal en contra de dicho imputado,
ello sin embargo, y tal como lo ha resuelto recientemente la Excma. Corte Suprema,
no es la única actuación o diligencia que suspende o paraliza el curso de la
prescripción de la acción penal, por cuanto también produce idéntico efecto, esto
es, similar al de la formalización, aquella diligencia que previene el artículo 7º del
Código Procesal Penal, norma que establece que las facultades, derechos y
garantías que la constitución y las leyes reconocen al imputado, podrán hacerse
valer por la persona a quien se atribuye participación en un hecho punible desde la
primera actuación del procedimiento dirigido en su contra (Rol Nº 5511-09, fallo del
4 de enero de 2010, extraído de Legal Publishing), y no hay duda alguna que dicha
primera actuación en el caso que se analiza consistió en el requerimiento en
procedimiento monitorio que hizo don (...), fiscal adjunto de la Fiscalía Local,
diligencia que está comprendida en dicha norma legal, que prescribe como se ha
dicho, que se entenderá por primera actuación del procedimiento cualquiera
gestión, sea de investigación, sea de carácter cautelar, sea de otra especie, que se
realizare por o ante un tribunal con competencia criminal, ya sea por el Ministerio
Público, como ocurrió en el presente caso, o también la policía, en la que se
imputare a determinada persona intervención en un hecho punible (considerando
7º).

Corte de Apelaciones de Coihaique, 5/07/2011, Rol Nº 54-2011,

Cita online: CL/JUR/5415/2011

5. Momento en que se da inicio a la afectación esencial de los derechos del


imputado

El efecto propio de la nulidad es la invalidación del acto que ha provocado el


perjuicio y de todos aquellos que sean consecuencia necesaria de aquél. Así, la
sola anulación de la sentencia y del juicio oral resulta insuficiente para sanear el
grave defecto consistente en no contar con defensor letrado desde la víspera de la
audiencia preparatoria de juicio oral, razón por la cual ha de extenderse el efecto
requerido hasta aquel momento en que efectivamente se da inicio a la afectación
esencial de los derechos del inculpado. Refuerza esta conclusión, en primer lugar,
el artículo 165 inciso 3º del Código Procesal Penal, pues si bien impide a los jueces
de garantía o de tribunal de juicio oral, declarada una nulidad, retrotraer el proceso
a la etapa de investigación o a la audiencia de preparación o a la investigación, en
su caso, igualmente la norma establece como excepción que la posibilidad de
retrotraer a etapas previas sí procede en los casos en que ello correspondiera de
acuerdo a las normas del recurso de nulidad; y en segundo lugar, el reemplazo en
el artículo 373 de la expresión "tramitación del juicio" por "cualquier etapa del
procedimiento", con lo cual la facultad del Máximo Tribunal de declarar la nulidad
procede también cuando en cualquier etapa del procedimiento se han infringido
sustancialmente los derechos o garantías que esa disposición señala,
entendiéndose por procedimiento el concepto entregado en el artículo 7º, esto es,
desde que media cualquier diligencia o gestión, sea de investigación, de carácter
cautelar o de otra especie, que se realizare por o ante un tribunal con competencia
en lo criminal o el Ministerio Público o la policía, en la que se atribuyere a una
persona responsabilidad en un hecho punible (considerando 9º de la sentencia de
la Corte Suprema).
Corte Suprema, 16/10/2013, Rol Nº 6131-2013,

Cita online: CL/JUR/2293/2013

ARTÍCULO 8º

Ámbito de la defensa. El imputado tendrá derecho a ser defendido por un letrado


desde la primera actuación del procedimiento dirigido en su contra. Todo imputado
que carezca de abogado tendrá derecho irrenunciable a que el Estado le
proporcione uno. La designación del abogado la efectuará el juez antes de que
tenga lugar la primera actuación judicial del procedimiento que requiera la presencia
de dicho imputado3

El imputado tendrá derecho a formular los planteamientos y alegaciones que


considerare oportunos, así como a intervenir en todas las actuaciones judiciales y
en las demás actuaciones del procedimiento, salvas las excepciones expresamente
previstas en este Código.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 7º, 91, 93, 94, 95, 98, 102 a 107,
132, 184, 186, 194, 229, 232, 263, 268, 269, 285, 286, 326, 327, 345. Constitución
Política: artículo 19 Nºs. 3 y 7. Código de Procedimiento Penal: artículos 67, 278,
306, 318 bis. Convención Americana sobre Derechos Humanos "Pacto de San José
de Costa Rica", Decreto Nº 873, 1991, Min. Relaciones Exteriores, D.O. 5.01.1991:
artículo 8º Nº 2 letras c), d), e) y f). Ley Nº 19.718, que crea la Defensoría Penal
Pública.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Derecho a defensa en la etapa de investigación

El artículo 8º del Código Procesal Penal, referido a la defensa, dispone que el


imputado tiene derecho a ser defendido por un letrado desde la primera actuación
del procedimiento dirigido en su contra, garantía que, según se ha comprobado, no
le fue respetada al acusado de autos en la declaración prestada ante la policía en
la fase investigativa. Otro tanto sucedió con el artículo 93 del mismo código, en el
que se consagran derechos y garantías del imputado sin ningún tipo de restricciones
consistentes, en especial, en reconocer como tales el ser asistido por un abogado

3Este inciso fue modificado por el número 1 del artículo único de la Ley Nº 20.592, publicada en el Diario Oficial
de 2 de junio de 2012, en el sentido de agregar sus oraciones finales.
desde los actos iniciales de la investigación, así como a guardar silencio o, en caso
de consentir en prestar declaración, a no hacerlo bajo juramento, los que en la
presente situación, por la inadvertencia ya anotada, no le fueron considerados.
Finalmente, el artículo 103 del texto ya citado, dispone que la ausencia del defensor
en cualquiera actuación en que la ley exigiere expresamente su participación
acarreará la nulidad de la misma, sin perjuicio de lo señalado en el artículo 286
(considerando 22º).

Corte Suprema, 24/08/2010, Rol Nº 4001-2010, Cita online: CL/JUR/5270/2010

2. Derecho del imputado a ser defendido por un letrado

El derecho a defensa garantizado en el artículo 19 Nº 3 de la Constitución, ha


sido recogido también por los artículos 8º, 93 letra b) y 102, entre otros, del Código
Procesal Penal. Estas normas establecen el derecho del imputado a ser defendido
por un letrado desde la primera actuación del procedimiento dirigido en su contra o
desde los actos iniciales de la investigación, que la defensa del imputado es
obligatoria desde la primera actuación del procedimiento y hasta la completa
ejecución de la sentencia, y el derecho del imputado de nombrar uno o más
defensores de su confianza, debiendo asignársele un defensor público si no lo hace,
designación que en todo caso deberá tener lugar antes de la realización de la
primera audiencia a que fuera citado el imputado. La obligación que la Carta
Fundamental impone al Estado de arbitrar los medios para otorgar asesoramiento y
defensa jurídica a quienes no puedan procurárselos por sí mismos, le impone un
alto estándar cuando está referido a los procesos penales, puesto que no se trata
de una defensa que pueda asumir un estudiante o un egresado, sino única y
exclusivamente un abogado habilitado. Si bien el artículo 102 inciso final del Código
Procesal Penal autoriza la defensa personal del imputado si éste lo pide al juez, lo
cierto es que ello sólo puede permitirse cuando no perjudicare la eficacia de la
defensa, de modo que en caso contrario el juez le designará un defensor letrado.
Por tanto, si el acusado ha elegido, dentro de la esfera de sus atribuciones
personales, representarse a sí mismo, ello está limitado por la "eficacia" de su
intervención, y si el juez advierte que no se satisface tal eficacia, debe impedirle
seguir su propia opción, en aras de su protección. En el otro extremo, si el imputado
elige ser representado por un abogado, es preciso que el sujeto elegido —sea del
sistema privado o del público— sea efectivamente un letrado (considerandos 6º y
7º de la sentencia de la Corte Suprema). De esta manera, habiendo elegido el
imputado no defenderse personalmente, sino confiar su defensa en un supuesto
abogado, quien ejercía labores licitadas para la Defensoría Penal Pública, pero en
realidad carecía de título habilitante para dicha función, resultando en definitiva
condenado, aparece evidente que el Estado no pudo dar cumplimiento a su
obligación de arbitrar los medios para otorgar asesoramiento y defensa jurídica a
quien no podía procurárselos, desde que se produjo una irregularidad que condujo
a error a todos los intervinientes y que derivó que el acusado simplemente no contó
con defensor letrado que representara sus intereses, vulnerándose sus derechos
constitucionales y dando lugar a la causal de nulidad del artículo 373 letra a) del
Código Procesal Penal. Por lo demás, no puede dejarse de lado que los artículos
269 y 286 del Código precitado instituyen la presencia del abogado defensor durante
la audiencia de preparación de juicio oral y durante la audiencia de juicio oral como
un requisito de validez de las mismas (considerandos 7º, 8º y 10º de la sentencia
de la Corte Suprema).

Corte Suprema, 16/10/2013, Rol Nº 6131-2013, Cita online: CL/JUR/2293/2013

3. Imputado tendrá derecho a ser defendido por un letrado desde la primera


actuación del procedimiento

Sin lugar a dudas el fundamento de todo recurso procesal está en la garantía


constitucional del debido proceso. En materia penal se traduce en el derecho a la
defensa, contenido en los incisos 2º y 3º del Nº 3º del artículo 19 de la Constitución
Política de la República, que reza: "toda persona tiene derecho a defensa jurídica
en la forma que la ley señala y ninguna autoridad o individuo podrá impedir,
restringir, o perturbar la debida intervención del letrado si hubiese sido requerido".
También el Código Procesal Penal, en su artículo 8º, consagra el derecho a la
defensa, al decir que "el imputado tendrá derecho a ser defendido por un letrado
desde la primera actuación del procedimiento dirigido en su contra. El imputado
tendrá derecho a formular los planteamientos y alegaciones que considere
oportunos, así como intervenir en todas las actuaciones judiciales y en las demás
actuaciones del procedimiento, salva las excepciones expresamente previstas en
este código", de allí que no se pueda negar que la existencia de recursos es un
imperativo constitucional ineludible, y el derecho de revisión de lo fallado por una
instancia superior, igualmente imparcial y objetiva, una necesidad (considerando 4º
sentencia de la Corte Suprema).

Corte Suprema, 28/11/2013, Rol Nº 7921-2013, Cita online: CL/JUR/2771/2013

4. Ejercicio del derecho a defensa en relación a las facultades otorgadas al defensor

Habiendo intentado el imputado efectuar su declaración como medio de defensa,


para que luego de ella pudiese su defensor interrogarlo, lo que fue denegado por el
tribunal, se está privando al defensor de la más elemental y básica manera de actuar
por su defendido en un juicio penal, vulnerando lo dispuesto en los artículos 8º, 98
y 326 del Código Procesal Penal, lo que configura la causal de nulidad del artículo
374 letra c) del Código Procesal Penal, impedir al defensor ejercer las facultades
que la ley le otorga (considerandos 2º y 5º).

Efectivamente, el artículo 98 del Código Procesal Penal reconoce al imputado el


derecho a prestar declaración en cualquier etapa del juicio, por lo que mal puede
negarse el tribunal a recepcionar su declaración amparándose en el artículo 326 del
mismo Código, pues si bien esta norma señala que una vez expuesta la acusación
del Ministerio Público y/o del querellante, se indicará al imputado que tiene la
posibilidad de ejercer su defensa en los términos del artículo 8º del texto legal
precitado, su redacción demuestra que lo hace en términos amplios y facultativos,
sin referirse a un momento único para declarar (considerandos 3º y 4º).

Corte de Apelaciones de Valdivia, 13/11/2008, Rol Nº 390-2008,

Cita online: CL/JUR/4074/2008

Fallos en el mismo sentido:

— Corte de Apelaciones de Valparaíso, 12/12/2007, Rol Nº 1247- 2007,

Cita online: CL/JUR/6675/2007

— Corte de Apelaciones de San Miguel, 14/09/2007, Rol Nº 1268-2007,

Cita online: CL/JUR/6818/2007

5. El derecho a defensa en la etapa de investigación

El artículo 19 Nº 3 de la Carta Fundamental garantiza a todas las personas el


derecho a defensa jurídica en la forma que la ley señale, quedando obligado el
Estado a arbitrar los medios para otorgar asesoramiento y defensa jurídica a
quienes no puedan procurárselo por sí mismos. En este mismo sentido, los artículos
8º, 93 letra b) y 102 del Código Procesal Penal reconocen, también, este derecho,
estableciéndolo a favor del imputado desde la primera actuación del procedimiento
y hasta la completa ejecución de la sentencia, contemplando la posibilidad de
autorizar la defensa personal del enjuiciado, si éste así lo solicita al juez, quien sólo
la permitirá cuando no perjudicare la eficacia de la defensa, pues, de no ser así, le
designará defensor letrado, de lo que fluye que el derecho a ser oído por el tribunal
no coincide con el de ser defendido "eficazmente", razón por la cual el defensor
debe ser letrado (considerando 11º).
Corte Suprema, 26/11/2008, Rol Nº 6175-2008, Cita online: CL/JUR/5247/2008

Fallos en el mismo sentido:

— Corte Suprema, 19/10/2010, Rol Nº 6305-2010,

Cita online: CL/JUR/8534/2010

— Corte Suprema, 24/08/2010, Rol Nº 4001-2010,

Cita online: CL/JUR/5270/2010

— Corte Suprema, 13/08/2008, Rol Nº 3198-2008,

Cita online: CL/JUR/6828/2008

6. Inexistencia de norma legal que obligue a suspender el procedimiento cada vez


que algún interviniente cambie de letrado

En la especie es posible advertir que el acusado siempre estuvo en condiciones


de contar con la defensa penal de un abogado particular de su confianza. No puede
ser aceptable —por el principio de buena fe procesal— que a una audiencia de
juicio, debidamente calendarizada con la anticipación que el caso justificaba y de
cuya fecha de realización estaba en conocimiento el acusado y su defensor del
momento, se haya presentado un nuevo abogado para asumir la defensa del
acusado, sosteniendo en el momento de inicio de la audiencia que necesita contar
con tiempo suficiente para tomar conocimiento de los antecedentes de la causa.
Dicha actitud constituye una evidente maniobra dilatoria para el inicio del juicio,
máxime si existían otros acusados en la causa que igualmente tenían el legítimo
derecho a ser juzgados precisamente en la oportunidad que estaba dispuesta por
el tribunal, que resultaban perjudicados con dicha forma de proceder. No obstante
ello, el ejercicio del derecho de defensa del acusado fue ejercido efectivamente
durante el desarrollo del juicio oral por el abogado de la defensoría penal pública,
quien previamente había tenido el tiempo necesario para tomar conocimiento de los
antecedentes y, por lo mismo, estaba en condiciones adecuadas de asumir su
representación, no quedando el acusado en situación de indefensión. Así las cosas,
el imputado no ha sido privado de su derecho a designar libremente un defensor de
confianza, tal como lo indican los artículos 8º y 102 del Código Procesal Penal,
desde la primera actuación del procedimiento, resultando evidente que no puede
permitirse un abuso en el ejercicio de tal derecho como ha ocurrido en la especie.
De aceptarse lo anterior significa tolerar una dilación injustificada e indebida en el
procedimiento en perjuicio de la pronta administración de justicia y del derecho que
asiste a los otros acusados para ser juzgados dentro de un plazo razonable y en el
menor tiempo posible (considerandos 5º a 7º de la sentencia de la Corte de
Apelaciones).

Por lo demás, no existe norma legal que obligue al juez a suspender el


procedimiento cada vez que alguno de los intervinientes cambie al letrado
encargado de la defensa de sus intereses, ya que, de entenderlo así, supondría
aceptar que los intervinientes tienen la posibilidad de paralizar la tramitación del
juicio oral en lo penal, indefinidamente, mediante la fórmula de cambiar el abogado
encargado de su defensa en cada una de las audiencias que forman parte del
procedimiento. Conforme a las reflexiones anteriormente señaladas, no resultan
infringidos en la situación en estudio el artículo 19 Nº 3 de la Constitución ni tampoco
las normas de la Convención Americana sobre Derechos Humanos ni del Pacto
sobre Derechos Civiles y Políticos (considerandos 7º y 8º de la sentencia de la Corte
de Apelaciones).

Corte de Apelaciones de Concepción, 16/09/2016, Rol Nº 667-2016,

Cita online: CL/JUR/7426/2016

ARTÍCULO 9º

Autorización judicial previa. Toda actuación del procedimiento que privare al


imputado o a un tercero del ejercicio de los derechos que la Constitución asegura,
o lo restringiere o perturbare, requerirá de autorización judicial previa.

En consecuencia, cuando una diligencia de investigación pudiere producir alguno


de tales efectos, el fiscal deberá solicitar previamente autorización al juez de
garantía.

Tratándose de casos urgentes, en que la inmediata autorización u orden judicial


sea indispensable para el éxito de la diligencia, podrá ser solicitada y otorgada por
cualquier medio idóneo al efecto, tales como teléfono, fax, correo electrónico u otro,
sin perjuicio de la constancia posterior, en el registro correspondiente. No obstante
lo anterior, en caso de una detención se deberá entregar por el funcionario policial
que la practique una constancia de aquélla, con indicación del tribunal que la
expidió, del delito que le sirve de fundamento y de la hora en que se emitió. 4

4Este inciso fue sustituido por el número 1) del artículo 1º de la Ley Nº 20.074, publicada en el Diario Oficial de
14 de noviembre de 2005
Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 5º, 10, 23, 33, 34, 36, 70, 80, 83,
85, 86, 93, 95, 122, 124, 125, 127 a 129, 135, 139, 140, 154, 155, 157, 186, 193,
197, 202, 203, 205, 206, 209 a 211, 212, 213, 215, 217, 218, 219, 222, 224, 225,
226, 236, 276, 372, 373, 417 y 426. Constitución Política: artículos 19 Nº 7, 21, 73
y 83 y siguientes. Código de Procedimiento Penal: artículos 42 bis, 121, 126, 127,
137, 153, 156 a 183, 246, 247, 251 a 254, 256, 258 a 262, 275, 280, 281, 296, 298,
305 bis A, 306 a 317 bis, 356 a 363, 380 y 614. Ley Nº 19.640, Ley Orgánica
Constitucional del Ministerio Público: artículo 4º.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Alude a la forma de otorgar la autorización judicial previa en actuaciones que


restringen derechos constitucionales

La actuación cuestionada está inmersa en el artículo 9º inciso final del Código


Procesal Penal, pues se trataba de un caso urgente en que la autorización judicial,
necesaria para el éxito de la diligencia, puede solicitarse y otorgarse por cualquier
medio idóneo, sin perjuicio de la constancia posterior en el registro correspondiente.
Tal es lo que sucedió, pues la autorización fue registrada en el parte policial que dio
cuenta de la detención de los imputados y en la constancia respectiva de ejecución
de la diligencia, con indicación del juez que la otorgó, el domicilio en que se llevó a
cabo y los funcionarios encargados de su realización. Así las cosas, cabe entender
que se ajustan a derecho la actuación policial y la del órgano persecutor, si las
constancias fueron incorporadas en los respectivos registros, garantizando con ello
la fidelidad de la información y el acceso a la misma, y con ello, en último término,
el derecho a defensa, garantía que, por lo mismo, no se ha visto afectada en la
especie (considerandos 6º y 7º de la sentencia de la Corte Suprema).

Corte Suprema, 18/05/2016, Rol Nº 20033-2016, Cita online: CL/JUR/3392/2016

Fallo en el mismo sentido:

— Corte de Apelaciones de Valdivia, 2/11/2010, Rol Nº 374-2010,

Cita online: CL/JUR/12400/2010

2. En casos urgentes la autorización judicial puede otorgarse por cualquier medio


idóneo, siempre y cuando exista registro

Que como acierta el fallo, la actuación cuestionada está inmersa en el inciso final
del artículo 9º del Código Procesal Penal, pues se trataba de un caso urgente en
que la autorización judicial, necesaria para el éxito de la diligencia, puede solicitarse
y otorgarse por cualquier medio idóneo, sin perjuicio de la constancia posterior en
el registro correspondiente.

Tal es lo que sucedió, como quedó en evidencia en estrado, pues la autorización


fue registrada en el parte policial que dio cuenta de la detención de los imputados y
en la constancia respectiva de ejecución de la diligencia, con indicación del juez que
la otorgó, el domicilio en que se llevó a cabo y los funcionarios encargados de su
realización.

Que así las cosas, cabe entender que se ajustan a derecho la actuación policial
y la del órgano persecutor, si las constancias fueron incorporadas en los respectivos
registros, garantizando con ello la fidelidad de la información y el acceso a la misma,
y con ello, en último término, el derecho a defensa, garantía que por lo mismo, según
se advierte la sentencia, no se ha visto afectada en la especie (considerandos 6º y
7º).

Corte Suprema, 18/05/2016, Rol Nº 20033-2016,

Cita online: CL/JUR/3392/2016

3. El art. 9º CPP no exige motivar la orden judicial pues aquélla no es una resolución
judicial

Que, si bien en las circunstancias extraordinarias que trata el inciso 3º del artículo
9º, la "resolución" judicial que accede a la solicitud de entrada y registro del fiscal
se "confunde" con la "orden" misma para su ejecución, y que usualmente
corresponden a actuaciones separadas cronológica y materialmente, conviene no
dejar de tener en cuenta que se trata de actuaciones de naturaleza procesal
diversas y, por ende, sujetas a distintos requerimientos, pues la orden mediante la
que se cumple la resolución que dispone la entrada y registro constituye sólo el
mandamiento librado por el juez para la ejecución de esa resolución y, por ende, no
está sujeta al deber de motivación del artículo 36 del Código Procesal Penal, sino
únicamente debe contener la información necesaria para posibilitar su debida
concreción, o la que expresamente disponga la ley, como en el caso del artículo 208
del Código Procesal Penal para la orden de entrada y registro o del artículo 154 del
mismo código, para la orden de prisión preventiva o detención.

Que, en ese orden, cuando el artículo 208 letra d) del Código Procesal Penal
dispone que "La orden que autorizare la entrada y registro deberá señalar: d) El
motivo del registro", esta última expresión —"motivo del registro"—, no constituye
una exigencia para el magistrado que otorga la orden, de expresar en la misma los
fundamentos de hecho y de derecho que le llevaron a dictar la resolución respectiva
en la forma que mandata, en general, el artículo 36 del Código Procesal Penal.

En efecto, con el deber de señalar "el motivo del registro", más bien se busca
evitar que la actuación de los policías que ejecutan la orden exceda el objetivo que
justificó la misma, registrándose dependencias u objetos que no tienen relación con
lo investigado. Así, por ejemplo, si la orden de entrada y registro se otorga para
incautar una determinada arma usada en el delito investigado, la indicación de ese
"motivo" tiene por finalidad que se le ponga término a la diligencia de registro una
vez hallada dicha arma. Lo señalado es concordante con lo prescrito en el inciso
segundo del artículo 214 del Código Procesal Penal, que dispone que "En los
registros se procurará no perjudicar ni molestar al interesado más de lo
estrictamente necesario" y en el artículo 215 del mismo texto, que trata los "Objetos
y documentos no relacionados con el hecho investigado", disponiendo que "Si
durante la práctica de la diligencia de registro se descubriere objetos o documentos
que permitieren sospechar la existencia de un hecho punible distinto del que
constituyere la materia del procedimiento en que la orden respectiva se hubiere
librado, podrán proceder a su incautación previa orden judicial. Dichos objetos o
documentos serán conservados por el fiscal".

De esa manera, la determinación del "motivo" de la orden de entrada y registro,


permite limitar la actuación de los policías que la ejecutan, pues no podrán causar
más molestias al interesado que las necesarias para encontrar el objeto o persona
buscada y, además, de hallar especies y objetos que den cuenta de otro delito
distinto al que motivó la orden de entrada y registro, deben solicitar una orden
judicial adicional para proceder a su incautación.

El mismo razonamiento cabe extender para el "motivo" que debe señalar la orden
de prisión preventiva o de detención, como dispone el artículo 154 letra b) del
Código Procesal Penal, pues tal requerimiento no impone consignar en la misma
orden los fundamentos de hecho y de derecho que llevaron al tribunal a decretar la
orden, sino sólo la causa, motivo o finalidad de la aprehensión, por ejemplo, para el
cumplimiento de pena privativa de libertad, ingreso en prisión preventiva,
presentación compulsiva de un testigo a un juicio, etc.

Así las cosas, yerra el recurso al creer que el artículo 208 letra d) del Código
Procesal Penal consagra una exigencia para que la orden de entrada y registro
contenga las razones de hecho y de derecho de la resolución del tribunal de garantía
que determinó conceder dicha orden, pues sólo constituye el requerimiento de la
precisión de la causa, objeto o finalidad de dicha diligencia, que permitirá acotar la
actuación de las policías a lo estrictamente indispensable.
Que sobre la base de todo lo que se viene razonando, cabe concluir que el inciso
tercero del artículo 9º del Código Procesal Penal no impone al juez dejar una
constancia de los fundamentos de hecho y de derecho de la "resolución" que
dispuso la "autorización u orden judicial" de entrada y registro, sino únicamente de
esta última, por lo que, lo que debe comprender dicha constancia no son sino las
menciones que enumera el artículo 208 del mismo código al que ya se ha hecho
referencia, correspondiendo, por ende, abocarse ahora a su análisis.

La constancia en cuestión, de la que se ha tenido a la vista una copia simple,


contiene todos los elementos que el artículo 208 exige debe contener a una orden
de entrada y registro. En efecto, la orden —y, por ende, su constancia— debe
señalar "El o los edificios o lugares que hubieren de ser registrados", indicándose
en la especie "inmueble ubicado en calle Camilo Henríquez, sin numeración visible,
casa de dos pisos, con letrero pintado de verde con la leyenda Se Vende, inmueble
cercano al puente viejo que conecta Concepción con ruta camino a Penco"; "El fiscal
que lo hubiere solicitado" consignándose que corresponde al señor "Álvaro
Hermosilla Bustos"; "La autoridad encargada de practicar el registro", instruyéndose
que sea cumplida la diligencia por "personal de la Brigada Antinarcóticos de
Concepción (BRIANT)"; y, "El motivo del registro", expresándose que obedece a
"investigación por delito de tráfico de drogas".

Que, tampoco resulta posible admitir que, adicionalmente a la constancia que


trata el artículo 9º en relación al artículo 208 —y que, como ya se explicó, no
demanda exponer los fundamentos de hecho y de derecho de la resolución—, deba
dictarse una segunda resolución, esta vez escrita, que reproduzca la que
previamente —y telefónicamente como ocurrió en el caso de marras— otorgó la
orden, y que ahora sí exprese los fundamentos de hecho y de derecho que el juez,
por las razones de urgencia y necesidad inmediata de resolución, no pudo exponer
en su oportunidad al concederla, pues de ser así, no se justificaría —ni entendería—
entonces la exigencia del legislador de dejar también una constancia de la orden,
circunstancia que no hace más que evidenciar que en el caso excepcional del inciso
3º del artículo 9º, basta esta última actuación.

Que, en síntesis, la constancia de la autorización u orden de entrada y registro en


revisión, no requería reproducir todos los antecedentes que el fiscal expuso para
fundar su petición, ni tampoco las consideraciones y reflexiones de hecho y derecho
que llevaron al juez a concederla, pues el legislador, en las circunstancias
excepcionales y de urgencia que trata el inciso tercero del artículo 9º —y que el
arbitrio no controvierte se hayan presentado en el caso de marras—, sólo demanda
dejar una constancia del otorgamiento de la orden y del contenido de ésta que fija
el artículo 208, para efectos de permitir a las partes controlar que la actuación
policial llevada a cabo para ejecutar dicha orden se haya ajustado a la misma,
requerimientos que en la especie se han satisfecho (considerandos 6º a 10º).

Corte Suprema, 19/05/2016, Rol Nº 19693-16, Cita online: CL/JUR/3321/2016

ARTÍCULO 10

Cautela de garantías. En cualquiera etapa del procedimiento en que el juez de


garantía estimare que el imputado no está en condiciones de ejercer los derechos
que le otorgan las garantías judiciales consagradas en la Constitución Política, en
las leyes o en los tratados internacionales ratificados por Chile y que se encuentren
vigentes, adoptará, de oficio o a petición de parte, las medidas necesarias para
permitir dicho ejercicio.

Si esas medidas no fueren suficientes para evitar que pudiere producirse una
afectación sustancial de los derechos del imputado, el juez ordenará la suspensión
del procedimiento por el menor tiempo posible y citará a los intervinientes a una
audiencia que se celebrará con los que asistan. Con el mérito de los antecedentes
reunidos y de lo que en dicha audiencia se expusiere, resolverá la continuación del
procedimiento o decretará el sobreseimiento temporal del mismo.5

Con todo, no podrá entenderse que existe afectación sustancial de los derechos
del imputado cuando se acredite, por el Ministerio Público o el abogado querellante,
que la suspensión del procedimiento solicitada por el imputado o su abogado sólo
persigue dilatar el proceso.6

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 7º, 8º, 33, 68, 93, 94, 95, 97, 98,
102, 104, 132, 135, 137, 160, 163, 183, 186, 193 a 196, 252 a 254, 263, 264, 268,
326, 352, 372, 373, 374, 396, 403, 406, 409, 455, 457, 458, 459, 462, 465, 481 y
482. Constitución Política: artículos 5º, 19 Nºs. 3 y 7. Código de Procedimiento
Penal: artículos 54 bis, 67, 292 a 294, 303, 306 a 317 bis, 318 bis, 320, 322, 323,
406, 409, 433, 448, 541, 586 y 682 a 696. Código Orgánico de Tribunales: artículo
14 a).

5 Este inciso fue modificado por la letra a) del número 1) del artículo único de la Ley Nº 21.004, publicada en el
Diario Oficial de 29 de marzo de 2017, en el sentido de incorporar a continuación de las palabras "suspensión
del procedimiento", la expresión "por el menor tiempo posible".
6 Este inciso fue agregado por la letra b) del número 1) del artículo único de la Ley Nº 21.004, publicada en el

Diario Oficial de 29 de marzo de 2017.


JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Contenido de la cautela de garantías

Que antes de revisar la denuncia que se hace por la representante del Ministerio
Público, es preciso consignar que como ya fue resuelto con anterioridad por este
tribunal en el proceso Rol Nº 5654-12, el persecutor no se encuentra legitimado para
esgrimir la causal de infracción de derechos y garantías reconocidas en la
Constitución Política y en tratados internacionales vigentes.

Como se resolvió en el citado proceso, el origen de la garantía procesal señalada


en el artículo 19 Nº 3 de nuestra Carta Fundamental se encuentra en el derecho
anglosajón, de donde fue tomado por nuestros legisladores, sistema en el cual,
efectivamente, el due process of law no está concebido para el Estado en cuanto
ejerce el poder punitivo, sino para el imputado que es el sujeto pasivo de ese poder
y con el claro objetivo de frenar los excesos propios que se advirtieron durante
muchos años en que el proceso fue empleado como un mero argumento de forma,
más que como el desarrollo de un conjunto de etapas en que el acusado tuviera
oportunidades mínimas de ejercer su defensa.

Desde este punto de vista, el Ministerio Público —creado, además, con


posterioridad a la norma en estudio—, no es el destinatario natural de ella, a lo que
cabe agregar que avala tal conclusión el hecho que la reforma constitucional de
1997, al extender la obligación que tiene el legislador de establecer las garantías de
un procedimiento racional y justo, también a las necesarias para una investigación
que tuviera tales características, lo que hizo fue precisamente situar al persecutor
estatal de cara al derecho constitucional reconocido al imputado y no como
destinatario del mismo.

En segundo término, y en un aspecto más formal, el texto del artículo 19 de la


Constitución Política, expresa: "La Constitución asegura a todas las personas", lo
que deja en claro que los derechos que a continuación establece lo son sólo para
estas últimas: las personas (sean éstas naturales o jurídicas, aunque estas últimas
sólo respecto de derechos muy específicos) y no de órganos del Estado, que es la
calidad que inviste el Ministerio Público. Para la mejor comprensión de este tema,
es necesario recordar que la Constitución Política fija los límites y define las
relaciones entre los poderes del Estado y de estos con los ciudadanos, de modo
que conforma también un conjunto de reglas fundamentales que se aplican al
ejercicio del poder estatal. La Constitución determina la organización del Estado y
limita la actuación de sus órganos. En este sentido, el Ministerio Público que se
encuentra establecido en el artículo 83 de la Constitución Política del Estado, es un
órgano del Estado, autónomo y jerarquizado, y a cuyo cargo está la dirección, en
forma exclusiva, de la investigación de los hechos constitutivos de delito, los que
determinan la participación punible y los que acrediten la inocencia del imputado,
de modo que en su caso, debe ejercer la acción penal pública en la forma prevista
en la ley. Corresponde, como se dice, a un órgano estatal, de modo que se
encuentra en la situación que regla el artículo 6º de la Constitución, que le ordena
someter su acción a ella y a las demás leyes que conforme a la primera se dicten.

Siendo un órgano del Estado y, por lo tanto, investido de amplias facultades para
desarrollar sus labores propias —sin perjuicio de las limitaciones que tiene en
cuanto a diligencias que afectan garantías fundamentales— goza naturalmente de
las potestades que el legislador le ha señalado, tanto en la misma Carta
Fundamental, cuanto en su Ley Orgánica, como en el Código Procesal Penal y otros
cuerpos normativos, y sin embargo, la Constitución le señala como límite al que
debe ceñirse y al que debe someter su actuación, entre otros, las garantías y
derechos que emanan (entre otros) del derecho al debido proceso reconocido en el
artículo 19 Nº 3 a las personas que en este caso puedan ser sujetos de la
investigación que pueda llevar adelante el Ministerio Público.

¿Cómo podría pretenderse que dicho órgano estatal esté limitado en su actuar
por los derechos que ese precepto reconoce al imputado y que al mismo tiempo
tales derechos puedan ser invocados por el mismo persecutor obligado a
respetarlos?

Pero además, y como ya se anticipó, tanto más clarificador resulta el contenido


del derecho de que se trata —el debido proceso— el que pone en evidencia que ha
sido reconocido sólo respecto de personas. El debido proceso fue establecido por
nuestros legisladores en términos amplios, desde que no era posible señalar un
catálogo expreso y acotado que pudiera determinar de una sola vez y en forma
permanente todas las garantías que dicho derecho debía comprender. Empero,
entre otros cuerpos normativos, el artículo 8 de la Convención Americana de
Derechos Humanos y el artículo 14 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y
Políticos dan una idea bastante clara de cuáles son los derechos y las garantías
judiciales mínimas involucradas en el concepto, de cuya lectura aparece con
meridiana claridad que han sido establecidas a favor del imputado de un delito y no
del Estado en cuanto ejerce la potestad punitiva.

De ahí deviene el hecho que esta Corte ha dicho ya en ocasiones previas, que
dado que el Ministerio Público desarrolla con exclusividad la investigación penal y
que tiene la facultad de ejercer y sustentar la acción penal pública, ocurre que el
inculpado "está frente a un co-detentador de la potestad punitiva del Estado, la cual
amenaza desbordarse frente a un imputado que aparece en posición de
desigualdad y que debe, por ello, ser protegido por las instancias más elevadas de
la organización jurídica, mediante la garantía de un procedimiento formalizado y
regulado, que le asegure un tratamiento equilibrado y sobre todo, capaz de
preservar la presunción de inocencia que constituye el fundamento básico para su
defensa" (SCS, 26/10/2005, Rol Nº 4011-05).

Se ha sostenido también que el debido proceso no tiene realmente por objeto


instaurar la igualdad entre contendientes de poderes equiparables, sino asegurar el
respeto del más débil por otra parte de la potestad punitiva centralizada (SCS,
21/04/2005, Rol Nº 5869-04 y SCS 11/08/2004, Rol Nº 2600-04).

A consecuencia de lo que se viene analizando, es posible concluir que las


garantías a que se refiere el artículo 373 letra a) del Código Procesal Penal están
establecidas en beneficio del imputado y no del Ministerio Público ni del Estado
querellante, de modo que estos últimos no pueden recurrir de nulidad por esta
causal, quedándoles a salvo naturalmente, las restantes causales y medios de
impugnación que establece el Código Procesal Penal.

Lo que se viene analizando, encuentra también correlato en diversas


disposiciones del Código Procesal Penal, como ocurre por ejemplo con los artículos
7º y 9º de ese cuerpo normativo, en cuanto el primero señala expresamente la
existencia de una serie de derechos y garantías reconocidos en la Constitución
Política, en ese código y otras leyes al imputado, los que puede ejercer desde la
primera actuación del procedimiento y hasta la completa ejecución del fallo. El
artículo 9º citado, por su parte, trata el caso que pudiera afectarse el ejercicio de
derechos asegurados en la Constitución Política, sea al imputado o a un tercero, en
alguna actuación del procedimiento, en cuyo caso se exige al fiscal que cuente con
autorización judicial previa. Lo mismo se vuelve a apreciar en el artículo 10 del
Código Procesal Penal, puesto que la cautela de garantías puede ser adoptada sólo
respecto del imputado.

Del mismo modo, del estudio de las Actas de las sesiones números 100, 101 y
103 de la Comisión Constituyente es posible concluir que el actual artículo 19 Nº 3
de la Constitución Política se estableció como forma de consagrar en nuestro país
esta garantía, teniendo como antecedentes la Declaración de los Derechos
Humanos y la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre y el
Pacto de San José de Costa Rica, de donde es posible también concluir que este
concepto forma parte de la temática de los Derechos Humanos y nació por lo tanto,
hacia el interior de la defensa de estos derechos en todo orden de situaciones y en
especial en el de la legalidad del juzgamiento, por lo que la mayoría de las
disposiciones establecidas en tales convenciones se refieren a la actividad
jurisdiccional y especialmente en el plano de aquella referida a la que regula el
proceso penal.

En efecto, el carácter tutelar del proceso no sólo asegura a la persona a quien se


le desconoce un derecho que le sea reconocido, sino que, además, y para lo que
nos interesa, si el Estado o un particular pretenden que se ejerza la potestad punitiva
cuando se le imputa la comisión de un delito, asegura que la pena sea impuesta al
inculpado a través de un proceso que reúna las mínimas condiciones que autoricen
al Estado para castigar, no un proceso como un mero formalismo, sino uno que
conlleve garantías mínimas de juzgamiento con respeto irrestricto de los derechos
fundamentales del sujeto.

Finalmente, avala la conclusión a que se ha llegado, la circunstancia que a


propósito de la causal del artículo 373 letra a) del Código Procesal Penal, la
Comisión del Senado, en su Sesión 5ª, sostuvo que "podrá pedirse la nulidad del
juicio oral y la sentencia, en dos casos: cuando se hubieren infringido derechos y
garantías esenciales emanados de la naturaleza humana, asegurados por la
Constitución o garantizados por los tratados internacionales vigentes; y cuando se
hubiere hecho una errónea aplicación del derecho y ésta hubiere influido
sustancialmente en lo dispositivo del fallo" (Diario de Sesiones del Senado, año
2000, p. 691).

También se tuvo en consideración en aquel proceso y resulta atinente al actual,


que históricamente se explica que los derechos fundamentales fueron reconocidos,
y si se quiere decir: declarados, para proteger a la persona de los excesos del
Estado, cabe preguntarse cómo podríamos justificar que éste también es titular de
los mismos, puesto que, con palabras de Luigi Ferrajoli, "se trata de derechos hacia
y, si es necesario, contra el Estado, o sea contra los poderes públicos aunque sean
democráticos o de mayoría" ("Derechos Fundamentales", en Los Fundamentos de
los Derechos Fundamentales, Editorial Trotta, p. 38); esto es, dicho de otro modo,
son "atributos de los individuos frente al poder" (Eduardo Aldunate Lizana. Derechos
Fundamentales, p. 159). El mismo entendimiento lo sostiene Humberto Nogueira:
"...los derechos esenciales son derechos que tienen a la persona como sujeto
activo, y al Estado como sujeto pasivo, en la medida que reconocen y protegen
ámbitos de libertad o prestaciones que los poderes públicos deben otorgar o facilitar
a los individuos" (Derechos Fundamentales y Garantías Constitucionales, Tomo I,
p. 55). Todo lo anterior, es reconocido expresamente en el texto de la Constitución
Política de la República, cuyo artículo 1º señala: "El Estado está al servicio de la
persona humana". Esto, que inequívocamente es fundamento del razonamiento
normativo de los considerandos precedentes, lleva a afirmar que para el ejercicio
de su potestad persecutoria el Estado dispone de las normas legales que integran
el Código Procesal Penal y, como consecuencia de ello, de los recursos que tengan
como presupuesto la trasgresión de normas de esta clase. Sin embargo, carece de
la posibilidad anulatoria del apartado a) del artículo 373 del Código Procesal Penal,
en tanto el presupuesto de esa causal es haberse "infringido sustancialmente
derechos o garantías asegurados por la Constitución o por los tratados
internacionales", en la especie el derecho al debido proceso del que no es titular la
recurrente, porque éste cumple la función constitucional de proteger a las personas.

Esto es así tanto porque, en general, la naturaleza jurídica de esta clase de


derechos determina que sus titulares sean las personas, cuanto porque en el
proceso penal también cumplen la función de imponer límites a resultas de lo
preceptuado en el artículo 5º, inciso segundo, de la Constitución Política de la
República, lo que ciertamente no sería eficaz si desde ellos se atienden intereses
jurídicos contrapuestos en permanente tensión, derecho subjetivo de defensa y
potestad de persecución (considerando 16º).

Corte Suprema, 27/12/2012, Rol Nº 6831-2012, Cita online: CL/JUR/2962/2012

2. La cautela de garantías otorga al juez la facultad de sustituir el lugar en que el


imputado cumple medida cautelar de prisión preventiva

En efecto, teniendo presente lo concluido en el documento médico hecho valer


en la audiencia y encontrándose obligada a cautelar las garantías consagradas a
favor del imputado, la magistrado decidió sustituir el lugar en que cumplía la cautelar
ya impuesta, por estimar que atendida su condición mental no podía mantenerse
recluido en un centro penitenciario regular, actuación que se enmarca dentro de las
facultades que le otorga el artículo 10 del Código Procesal Penal, al ordenar su
ingreso al Hospital de Putaendo en espera de los resultados de la pericia
complementaria que se había ordenado, tomando en consideración la sugerencia
del médico informante en orden a que era necesario el ingreso a la unidad de
evaluación de personas imputadas.

De esta forma y entendiendo que es deber del tribunal cautelar las garantías
constitucionales y legales del imputado, la conducta que se denuncia no constituye
actuación ilegal o arbitraria, motivo por el cual el presente recurso no puede
prosperar (considerando 5º).

Corte de Apelaciones Valparaíso, 20/06/2012, Rol Nº 773-2012,

Cita online: CL/JUR/3625/2012


ARTÍCULO 11

Aplicación temporal de la ley procesal penal. Las leyes procesales penales serán
aplicables a los procedimientos ya iniciados, salvo cuando, a juicio del tribunal, la
ley anterior contuviere disposiciones más favorables al imputado.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículo 483. Constitución Política: artículo


19 Nº 3 inciso 7. Código Penal: artículo 18.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Vigencia de la nueva ley penal y la situación excepcional cuando la ley antigua


es más beneficiosa para el imputado

Que, sentado el carácter excepcional de las herramientas descritas, corresponde


entonces pronunciarse sobre el reproche de nulidad que formula el recurso. Al
efecto, resulta necesario tener en cuenta que el artículo 11 del Código Procesal
Penal regula la aplicación temporal de la ley procesal penal, prescribiendo que "las
leyes procesales penales serán aplicables a los procedimientos ya iniciados, salvo
cuando, a juicio del tribunal, la ley anterior contuviere disposiciones más favorables
al imputado". Esta disposición entrega, entonces, un criterio procedimental de
validez de las normas, intentando resolver los problemas generados por los cambios
legales ocurridos entre el acaecimiento de los hechos de un caso y su juzgamiento,
radicando en el tribunal la obligación de determinar si un precepto nuevo debe
ceder, en el juzgamiento, ante uno —con una formulación diversa y previa— más
favorable. De esta manera, el legislador chileno se apartó del principio general
según el cual las leyes procesales rigen in actum que era defendido por la doctrina
nacional (entre otros, Cury, Derecho Penal, Parte General, 7ª Edición, Ediciones U.
Católica, 2005, p. 117) e, inspirado en el in dubio pro reo, modificó las normas
generales sobre aplicación de las leyes en el tiempo establecidas en el artículo 9º
del Código Civil y artículo 24 de la Ley sobre Efecto Retroactivo de las Leyes,
impidiendo que la nueva ley disponga para lo futuro, como lo prescribe el artículo 9º
citado, y obliga al juez a valerse de la ley antigua para dirimir el caso de que se trata,
evitando que la nueva ley procesal entre en vigencia in actum, esto es, que
prevalezca sobre la anterior desde el momento en que deba empezar a regir (Núñez
Vásquez, Tratado del Proceso Penal y del Juicio Oral, T. I, p. 40).

En virtud de lo expresado es que algunos autores penalistas sostienen que el


artículo 11 del Código Procesal Penal da entrada en nuestro sistema procesal al
principio de irretroactividad de la ley procesal perjudicial al reo y a la ultractividad de
las favorables, debilitándose de este modo, la tradicional afirmación de la vigencia
in actum de dichas normas (Politoff, Matus, Ramírez, Lecciones de Derecho Penal
Chileno, Parte General, Edit. Jurídica, 2004, pág. 128) (considerando 6º).

Corte Suprema, 21/03/2017, Rol Nº 4693-2017, Cita online: CL/JUR/1172/2017

2. Ley penal más favorable en relación a la Ley Nº 20.931

Que, en estas condiciones se debe estar a lo dispuesto en el artículo 11 del


Código Procesal Penal, que establece la aplicación de la ley procesal penal en el
tiempo, haciendo la excepción a la regla general de vigencia inmediata de la nueva
ley, en los casos que, a juicio del tribunal, la anterior contuviere disposiciones más
favorables al imputado, como ha ocurrido en la especie; de esta forma, atendido lo
dispuesto en el artículo 149 inciso segundo, sin la modificación mencionada, no es
procedente la apelación verbal de la resolución recurrida (considerando 4º).

Corte de Apelaciones de San Miguel, 12/08/2016, Rol Nº 1578-2016,

Cita online: CL/JUR/6797/2016

ARTÍCULO 12

Intervinientes. Para los efectos regulados en este Código, se considerará


intervinientes en el procedimiento al fiscal, al imputado, al defensor, a la víctima y al
querellante, desde que realizaren cualquier actuación procesal o desde el momento
en que la ley les permitiere ejercer facultades determinadas.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 7º, 8º, 26, 28, 31, 93, 94, 95, 102,
108, 109, 111, 113, 114, 162, 166, 172, 260, 275 y 466. Constitución Política:
artículos 83 y siguientes. Código de Procedimiento Penal: artículos 6º, 7º, 23, 67,
76, 81, 82, 93, 94 y 278.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. El abandono de la querella no hace perder la calidad de interviniente como víctima

Que el querellante podría argumentar, no obstante, que no pudo defenderse


frente a la actuación del Ministerio Público, porque ya se había declarado el
abandono de la querella y había perdido los derechos de tal. Sin embargo, una cosa
es perder la calidad de querellante y otra la de "interviniente" en el proceso penal,
condición esta última que le asiste igualmente a la víctima que no se ha querellado.
Basado en el artículo 12 del Código Procesal Penal se ha indicado, precisamente,
que "los intervinientes, a juicio del legislador, son aquellas personas con facultades
de actuación en el procedimiento, aun cuando no tengan la calidad de parte, como
ocurre con la víctima cuando no ejerce querella". En cuanto interviniente, la víctima
goza de una serie de derechos que se sintetizan en: a) derecho de protección; b)
derecho al trato digno; c) derecho a la información; d) derecho de participación; e)
derecho de participación y control respecto de la actividad de los tribunales y f)
derecho a la reparación del daño causado por el delito (Castro Jofré. Ob. cit., pp.
130-136).

En lo que atañe al control jerárquico, el artículo 32, letra b), de la Ley Orgánica
Constitucional del Ministerio Público confía al fiscal regional la atribución de
"conocer y resolver, en los casos previstos en la ley procesal penal, las
reclamaciones que cualquier interviniente en un procedimiento formulare respecto
de la actuación de un fiscal adjunto que se desempeñe en la Fiscalía a su cargo"
(énfasis agregado).

Ahora bien, en la especie, la querella se declaró abandonada antes de que el


fiscal hubiese comunicado su decisión de no perseverar en el procedimiento, lo que,
sin duda, impidió al requirente de autos ejercer la posibilidad de forzar la acusación,
pero no de plantear un reclamo jerárquico ante el fiscal regional del Ministerio
Público.

Aún más, si se estimara que la resolución que declaró abandonada la querella es


la causa directa de la supuesta indefensión en que quedó el requirente, tal alegación
no alcanza a configurar un vicio de inconstitucionalidad en la aplicación del
artículo 120, letra a), del Código Procesal Penal, sino que se relaciona con la
eventual falta o abuso en que habría incurrido el juez de Garantía de Osorno y que
la Corte de Apelaciones de Valdivia avaló, lo que debiera repararse precisamente
por la vía del recurso de queja que pende ante la Corte Suprema.

No debe perderse de vista, en este sentido, que este tribunal ha rechazado


acciones de inaplicabilidad a través de las que se buscaba refutar una resolución
judicial consistente en la interpretación del precepto legal impugnado en contra de
los intereses del requirente aduciendo que "la interpretación de la norma aludida es
una facultad privativa del juez de instancia, que no es procedente impugnar a través
de una acción de inaplicabilidad por inconstitucionalidad" (STC Rol Nº 2314, c. 23º).

Tribunal Constitucional, 24/09/2015, Rol Nº 2697-2014,


Cita online: CL/JUR/5819/2015

2. La víctima en el nuevo sistema procesal penal tiene la calidad de interviniente y


de sujeto procesal, no teniendo el estatus de un testigo propiamente tal, por no
tratarse de un tercero ajeno al procedimiento

La víctima del delito en el nuevo proceso penal, a diferencia de lo que parece


sostener el recurrente, no es un testigo, es decir, un tercero ajeno a dicho
procedimiento pero que depone sobre hechos que interesa acreditar a los
intervinientes en él, sino uno de estos últimos, como lo pone de manifiesto
expresamente el Código Procesal Penal en su artículo 12, que lo parangona con el
fiscal, el imputado, el defensor y el querellante, al paso que el Título IV del Libro I
de ese mismo cuerpo de leyes lo incluye, en su Párrafo 6º, entre los sujetos
procesales. En esa condición, con arreglo a lo preceptuado en el artículo 109, letra
e) del Código Procesal Penal, la víctima tiene el derecho a ser oída, si lo solicitare,
por el tribunal antes de pronunciarse acerca del sobreseimiento temporal o definitivo
u otra resolución que pusiera término a la causa; en cambio, de ninguna disposición
de la nueva legislación puede deducirse que gravite sobre el ofendido una especie
de obligación de hacerse oír a toda costa cuando el Ministerio Público o el tribunal
lo juzgue oportuno para el éxito de la investigación o para el establecimiento de los
hechos. Así, la víctima, en tanto es uno de los sujetos del proceso, puede,
precisamente por ello, declinar su interés en los resultados de éste y, por
consiguiente, su derecho a expresar su verdad sobre los hechos. Resultaría
ciertamente paradójico que, mientras se reconoce siempre a los imputados el
derecho a callar o a decir sólo aquello que considere conveniente, como se deduce
del contexto del Código Procesal Penal y, en especial, de sus artículos 98, 194, 195
y 326, el ofendido, en cambio, se viese forzado a prestar declaración, incluso contra
su voluntad. Y, sin embargo, a esto último tiende la pretensión de apercibirlo con un
arresto si no accede a concurrir al Juicio Oral y a declarar en él (considerando 3º
sentencia Corte Suprema).

Corte Suprema, 2/10/2002, Rol Nº 1989-2002, Cita online: CL/JUR/3766/2002

Doctrina en sentido contrario:

— Como lo ha señalado la doctrina nacional, las calidades de interviniente y testigo


no son incompatibles. La víctima, que es un interviniente, conforme lo señala el
artículo 12 del Código Procesal Penal, puede tener la calidad de testigo en el
proceso penal.(...) La expresión "testigos" que utiliza la citada disposición debe
entenderse referida a aquella persona que tomó conocimiento de hechos
vinculados con el delito y, naturalmente, la víctima de un delito contra la propiedad
pudo tomar de un modo directo de tales hechos (considerando 2º).

(...) Por lo que cabe considerar que el tribunal del juicio oral no sólo interpretó
correctamente la expresión "testigos", a que alude la letra c) del artículo 331 del
Código Procesal Penal.(...) (considerando 3º).

Corte de Apelaciones de Santiago, 28/04/2009, Rol Nº 523-2009,

Cita online: CL/JUR/8571/2009

ARTÍCULO 13

Efecto en Chile de las sentencias penales de tribunales extranjeros. Tendrán valor


en Chile las sentencias penales extranjeras. En consecuencia, nadie podrá ser
juzgado ni sancionado por un delito por el cual hubiere sido ya condenado o
absuelto por una sentencia firme de acuerdo a la ley y al procedimiento de un país
extranjero, a menos que el juzgamiento en dicho país hubiere obedecido al
propósito de sustraer al individuo de su responsabilidad penal por delitos de
competencia de los tribunales nacionales o, cuando el imputado lo solicitare
expresamente, si el proceso respectivo no hubiere sido instruido de conformidad
con las garantías de un debido proceso o lo hubiere sido en términos que revelaren
falta de intención de juzgarle seriamente.

En tales casos, la pena que el sujeto hubiere cumplido en el país extranjero se le


imputará a la que debiere cumplir en Chile, si también resultare condenado.

La ejecución de las sentencias penales extranjeras se sujetará a lo que


dispusieren los tratados internacionales ratificados por Chile y que se encontraren
vigentes.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 1º, 250 letra f), 264 letra c), 265,
342 letra e), 348, 349, 440 a 454, 467, 468 y 472. Constitución Política: artículos 5º,
19 Nº 3, y 73. Código Penal: artículos 6º, 79 y siguientes. Código de Procedimiento
Penal: artículos 3º, 42, 527 bis, 408 Nº 7, 433 Nº 4, 541 Nº 11, 500 Nº 7, 503 y 644
a 656. Código Orgánico de Tribunales: artículos 6º y 11. Código de Derecho
Internacional Privado: artículos 436 y 437.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA
1. El Estado de Chile se encuentra obligado a respetar las sentencias penales
extranjeras

Que, en segundo término, la defensa planteó, como motivo de rechazo del


pedimento, que no se acompañaron los antecedentes de cargo que sirvieron de
base para dictar la sentencia condenatoria, conforme lo establece el artículo V de la
Convención citada y el artículo 365 del Código de Bustamante.

A este respecto, ya se ha analizado el mérito de la sentencia que se acompañó a


la solicitud de extradición y, en cualquier caso, el Estado requiriente incorporó a su
solicitud los cuatro cuadernos del expediente del juicio seguido en contra del
requerido. En dicho expediente constan los antecedentes médicos e informes
sociales y clínico-psicológicos que los magistrados del fondo tuvieron en
consideración para adquirir la convicción condenatoria, así como también las
declaraciones testimoniales que fueron ponderadas en su oportunidad y el acta de
la constancia de la declaración de la víctima.

Finalmente, debe además tenerse en consideración para rechazar la petición de


la defensa, que el Estado de Chile, de acuerdo a su propio ordenamiento jurídico
interno, se encuentra obligado a respetar las sentencias penales extranjeras, como
lo señala expresamente el artículo 13 del Código Procesal Penal, no resultando
procedente cuestionar el razonamiento judicial que realizó el tribunal para efectos
de adquirir la convicción de condena (considerando 13).

Corte Suprema, 3/11/2015, Rol Nº 11387-2015, Cita online: CL/JUR/6657/2015

2. Reglas internacionales aplicables en relación a la validez de las sentencias


penales dictadas por tribunales extranjeros

Que, en segundo término, la defensa planteó, como motivo de rechazo del


pedimento, que no se acompañaron los antecedentes de cargo que sirvieron de
base para dictar la sentencia condenatoria, conforme lo establece el artículo V de la
Convención citada y el artículo 365 del Código de Bustamante. A este respecto,
cabe señalar que la aludida convención en su artículo V letra a), sólo exige al Estado
requirente acompañar una copia auténtica de la sentencia ejecutoriada, razón
suficiente para rechazar ese argumento, compartiendo de este modo lo señalado
en estrados por el Ministerio Público. De otro modo, interpretando el artículo 365 del
Código de Bustamante, la redacción disyuntiva en la que se exigen los documentos
indiciarios de la culpabilidad de las personas que se requieren para la solicitud
definitiva de extradición, no resulta del todo aplicable cuando se trate de una
sentencia condenatoria ejecutoriada, toda vez que por si misma satisface los
presupuestos de culpabilidad a los que la norma hace referencia, sin perjuicio de
tener presente que la República de Argentina no ha ratificado dicha convención
sobre derecho internacional privado, también conocida como Código de
Bustamante.

A este efecto, debe tenerse, además, en consideración para rechazar la petición


de la defensa, que el Estado de Chile, de acuerdo a su propio ordenamiento jurídico
interno, se encuentra obligado a respetar las sentencias penales extranjeras, como
lo señala expresamente el artículo 13 del Código Procesal Penal, no resultando, en
consecuencia, procedente exigir los antecedentes en que ésa se funda para
condenar al requerido (considerando 12º).

Corte Suprema, 3/11/2015, Rol Nº 24939-2014, Cita online: CL/JUR/6657/2015


TÍTULO II ACTIVIDAD PROCESAL

Párrafo 1º Plazos

ARTÍCULO 14

Días y horas hábiles. Todos los días y horas serán hábiles para las actuaciones
del procedimiento penal y no se suspenderán los plazos por la interposición de días
feriados.

No obstante, cuando un plazo de días concedido a los intervinientes venciere en


día feriado, se considerará ampliado hasta las veinticuatro horas del día siguiente
que no fuere feriado.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 15, 16, 17, 18, 22, 38, 207, 262,
344, 353, 366, 372 y 402. Código de Procedimiento Penal: artículos 44, 45, 156 y
587. Código Orgánico de Tribunales: artículo 313. Código de Procedimiento Civil:
artículo 59.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Interpretación del plazo establecido en el art. 14

Que, atendido el mérito de los antecedentes y lo informado por la recurrida, es


posible colegir que a la fecha no existe posibilidad de reestablecer el imperio del
derecho, puesto que en audiencia de fecha 18 de agosto en curso se llevó a cabo
el juicio simplificado y habiéndose dictado sentencia absolutoria respecto de la
recurrente, se ordenó su libertad por lo que, en consecuencia, no es dable otorgar
a la amparada la tutela que reclama.

Que, sin perjuicio de lo antes razonado, este tribunal advierte que la aplicación
del artículo 14 del Código Procesal Penal, en su inciso segundo, esgrimida por la
magistrado recurrida, según se informa por ésta, es sólo aplicable a favor de los
intervinientes, en los supuestos allí señalados, lo que en el caso de marras no
correspondía para establecer la fecha de juicio simplificado al día siguiente hábil, en
conformidad a lo que a su vez determina el artículo 395 bis del Código citado.

Que, de esta manera, efectivamente no se cumplió con los requisitos legales para
la realización de dicho juicio, toda vez que este fue fijado para el sexto día a contar
de la fecha en que se inició la privación de libertad de la amparada, que fue
dispuesta para el solo efecto de asegurar su comparecencia al juicio y, así las cosas,
lo cierto es que la orden que la privó de libertad fue dictada dentro de las facultades
legales de la autoridad que la dispuso, pero se prolongó a un plazo mayor al
señalado en la ley (considerandos 3º a 5º).

Corte de Apelaciones de Santiago, 19/08/2016, Rol Nº 799-2016,

Cita online: CL/JUR/10223/2016

ARTÍCULO 15

Cómputo de plazos de horas. Los plazos de horas establecidos en este Código


comenzarán a correr inmediatamente después de ocurrido el hecho que fijare su
iniciación, sin interrupción.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 14, 16, 17, 18, 38, 47, 65, 85,
131, 176, 207, 209, 260, 281 y 343. Código de Procedimiento Penal: artículos 44,
45, 85, 156, 270 bis, 272 bis, 308, 319 y 365. Código Civil: artículo 47. Código de
Procedimiento Civil: artículo 65.

ARTÍCULO 16

Plazos fatales e improrrogables. Los plazos establecidos en este Código son


fatales e improrrogables, a menos que se indicare expresamente lo contrario.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 14, 15, 17, 18, 22, 60, 62, 76,
112, 114 letra b), 120, 161, 170, 176, 186, 208, 233, 234, 248, 258, 259, 261, 262,
263, 265, 278, 296, 344, 353, 362, 366, 372, 382, 402, 407 y 444. Código de
Procedimiento Penal: artículos 44, 45, 55, 56, 71, 85, 95, 425, 429, 431, 434, 447
para el tercero civil, 450, 450 bis, 453, 490, 510, 536 bis y 652. Código Civil: artículo
49. Código de Procedimiento Civil: artículo 67.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Los plazos establecidos en este código no pueden depender de reglas de


organización administrativa

Que, del mérito de los antecedentes del recurso, lo informado por los señores
jueces del tribunal recurrido, los argumentos de los intervinientes en la audiencia y
lo extractado del sistema computacional, queda demostrado que la audiencia de
preparación de juicio oral se efectuó el 13 de julio del año curso, época que debe
entenderse al tenor del artículo 30 del Código Procesal Penal como notificado el
auto de apertura del juicio oral y por ende desde aquélla, contarse la fecha para
celebración de la audiencia de juicio oral, la que conforme a lo dispuesto en el
artículo 281 del cuerpo legal antes señalado debería desarrollarse no antes de
quince ni después de sesenta días, en consecuencia, la audiencia de juicio debió
ser agendada entre el 29 de julio y el 11 de septiembre del presente año, en
circunstancias que lo fue para el 2 de noviembre, desconociendo el tenor literal de
lo dispuesto por el inciso tercero del artículo precedentemente señalado.

Que, conviene tener presente a la hora de resolver y en concordancia con lo antes


indicado, que de conformidad con lo dispuesto por el artículo 16 del Código Procesal
Penal "Los plazos establecidos en este Código son fatales e improrrogables, a
menos que se indicare expresamente lo contrario", en consecuencia, resulta
imposible eludir el término establecido en el ya señalado artículo 281, so pretexto
de intervención en la agenda del tribunal o la falta de jueces, desde que el Acta
referida en el fundamento anterior igualmente da las directrices y herramientas para
evitar dilaciones ilegales o arbitrarias como ocurre en la especie (considerandos 3º
y 4º).

Corte de Apelaciones de Iquique, 18/08/2017, Rol Nº 130-2017,

Cita online: CL/JUR/6784/2017

ARTÍCULO 17

Nuevo plazo. El que, por un hecho que no le fuere imputable, por defecto en la
notificación, por fuerza mayor o por caso fortuito, se hubiere visto impedido de
ejercer un derecho o desarrollar una actividad dentro del plazo establecido por la
ley, podrá solicitar al tribunal un nuevo plazo, que le podrá ser otorgado por el mismo
período. Dicha solicitud deberá formularse dentro de los cinco días siguientes a
aquél en que hubiere cesado el impedimento.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 14, 15, 16, 22, 160, 278, 336 y
359. Código de Procedimiento Penal: artículos 44, 45, 489, 490 y 652.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Procedimiento de cambio de defensor constituye fuerza mayor para efectos de


conceder un nuevo plazo

La situación descrita, debe necesariamente colegirse que fue hecha para efectos
de ejercitar el derecho a una adecuada defensa y no con fines meramente dilatorios,
pues debe razonarse teniendo como base el principio de la buena fe y no al
contrario, luego la solicitud efectuada por la defensa para un nuevo plazo a otorgar
para la interposición de su recurso de nulidad parece revestida de fundamento
plausible, desde que del proceso no aparece que el condenado haya tomado
contacto con su defensor privado con una antelación que le hubiese permitido
efectuar su solicitud con la anticipación debida. En efecto, manifestó discrepancia
con su abogado defensor privado, para decidir el cambio de defensor, no
advirtiéndose fecha de tal hecho (considerando 4º).

Que como bien se colige del proceso, la situación que configura la fuerza mayor
alegada no sólo se circunscribe a la designación del abogado defensor, sino que
comienza con la discrepancia del acusado con su abogado defensor privado, lo que
deviene en la solicitud de cambio de defensa y las consecuencias de ello,
finalizando en la imposibilidad de recurrir, no siendo por tanto tampoco imputable al
acusado la circunstancia de que la defensa no funcione el día sábado (considerando
5º).

Corte de Apelaciones de Temuco, 18/05/2011, Rol Nº 1-2011,

Cita online: CL/JUR/9998/2011

Fallo en el mismo sentido:

— Corte Suprema, 12/11/2013, Rol Nº 6360-2013,

Cita online: CL/JUR/2599/2013


2. Situación desventajosa para el imputado justifica la aplicación del art. 17

Que de lo que se viene detallando, surge de manifiesto que la oportunidad


procesal válida para decidir acerca del término de que disponía la defensoría penal
pública para recurrir de nulidad fue la audiencia del dos de agosto pasado celebrada
en el tribunal de garantía y en presencia de los intervinientes a quienes se dio la
oportunidad de expresar todo lo concerniente a sus derechos. Como se desprende
de los antecedentes tenidos a la vista, el Ministerio Público en esa instancia no
objetó la petición del quejoso de disponer de un término adicional para impugnar el
fallo, pues la renuncia de la defensa privada y el error administrativo en la
notificación de la designación del nuevo defensor colocó al imputado en una
situación desventajosa, configurándose los supuestos del artículo 17 del Código
Procesal Penal, tal como lo decidió el tribunal a quo.

No es efectivo que se haya reclamado un entorpecimiento a consecuencia de una


supuesta notificación defectuosa de la sentencia, sino que el impedimento alegado
sólo se vinculó a la imposibilidad de ejercer adecuadamente el derecho a defensa y
al recurso dadas las condiciones fácticas en que asumió la representación del
condenado (considerando 3º).

Corte Suprema, 12/11/2013, Rol Nº 6360-2013, Cita online: CL/JUR/2599/2013

ARTÍCULO 18

Renuncia de plazos. Los intervinientes en el procedimiento podrán renunciar, total


o parcialmente, a los plazos establecidos a su favor, por manifestación expresa.

Si el plazo fuere común, la abreviación o la renuncia requerirán el consentimiento


de todos los intervinientes y la aprobación del tribunal.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 14, 15, 16, 17, 60, 62, 76, 114,
161, 170, 248, 258, 259, 260, 261, 263, 278, 362, 366, 372 y 444. Código de
Procedimiento Penal: artículos 44, 45, 55, 56, 71, 425, 429, 431, 434, 447, 450, 450
bis, 490, 510, 536 bis y 652.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. La renuncia a los plazos rige solamente a los intervinientes, cuando aquél está
establecido a su favor
(...) Fundamenta que con arreglo a lo dispuesto en el artículo 396 inciso 1º del
Código Procesal Penal, el texto escrito de la sentencia en este procedimiento debe
darse a conocer dentro del término de los 5 días siguientes, constituyendo un
término establecido para el tribunal y no para los intervinientes. No resulta aplicable
lo dispuesto en el artículo 18 del Código Procesal Penal, que establece la posibilidad
de renunciar de común acuerdo a los plazos por parte de los intervinientes, por
cuanto se abre dicha prerrogativa cuando se trata de un término establecido en su
favor, lo que no ocurre en este caso. De acuerdo a lo establecido en el artículo 389
del Código Procesal Penal, son aplicables al juicio simplificado, las disposiciones
del Libro Segundo del mismo del mismo cuerpo legal, de manera supletoria, en
cuanto se adecuen a su brevedad y simpleza, siendo obviamente una de estas
normas la establecida en el artículo 344 de este Código de enjuiciamiento, que veda
toda posibilidad a que se extiendan los plazos para dictar una sentencia definitiva
(considerando 10º).

Corte de Apelaciones de Concepción, 27/02/2015, Rol Nº 28-2015,

Cita online: CL/JUR/1158/2015

Párrafo 2º Comunicaciones entre autoridades

ARTÍCULO 19

Requerimientos de información, contenido y formalidades. Todas las autoridades


y órganos del Estado deberán realizar las diligencias y proporcionar, sin demora, la
información que les requirieren el ministerio público y los tribunales con competencia
penal. El requerimiento contendrá la fecha y lugar de expedición, los antecedentes
necesarios para su cumplimiento, el plazo que se otorgare para que se llevare a
efecto y la determinación del fiscal o tribunal requirente.

Con todo, tratándose de informaciones o documentos que en virtud de la ley


tuvieren carácter secreto, el requerimiento se atenderá observando las
prescripciones de la ley respectiva, si las hubiere, y, en caso contrario, adoptándose
las precauciones que aseguraren que la información no será divulgada.
Si la autoridad requerida retardare el envío de los antecedentes solicitados o se
negare a enviarlos, a pretexto de su carácter secreto o reservado y el fiscal estimare
indispensable la realización de la actuación, remitirá los antecedentes al fiscal
regional quien, si compartiere esa apreciación, solicitará a la Corte de Apelaciones
respectiva que, previo informe de la autoridad de que se tratare, recabado por la vía
que considerare más rápida, resuelva la controversia. La Corte adoptará esta
decisión en cuenta. Si fuere el tribunal el que requiriere la información, formulará
dicha solicitud directamente ante la Corte de Apelaciones.

Si la razón invocada por la autoridad requerida para no enviar los antecedentes


solicitados fuere que su publicidad pudiere afectar la seguridad nacional, la cuestión
deberá ser resuelta por la Corte Suprema.

Aun cuando la Corte llamada a resolver la controversia rechazare el requerimiento


del fiscal, por compartir el juicio de la autoridad a la que se hubieren requerido los
antecedentes, podrá ordenar que se suministren al ministerio público o al tribunal
los datos que le parecieren necesarios para la adopción de decisiones relativas a la
investigación o para el pronunciamiento de resoluciones judiciales.

Las resoluciones que los ministros de Corte pronunciaren para resolver estas
materias no los inhabilitarán para conocer, en su caso, los recursos que se
dedujeren en la causa de que se tratare.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 20, 21, 22, 81, 92, 93, 94, 97,
166, 182 y 209. Constitución Política: artículos 5º, 6º, 7º y 83 y siguientes. Código
de Procedimiento Penal: artículos 53 bis y 171.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Información requerida por el Ministerio Público admite limitaciones, en razón de


la regulación del órgano jurisdiccional o administrativo requerido

Decimocuarto: Que, respecto del artículo 19, del Código Procesal Penal, en virtud
del cual el Ministerio Público ha comparecido ante la Corte de Apelaciones de San
Miguel, es menester señalar que la expresión "Todas las autoridades y órganos del
Estado deberán realizar las diligencias y proporcionar, sin demora, la información
que les requirieren el ministerio público y los tribunales con competencia penal.".
Debe entenderse que ello tiene lugar con las limitaciones que la ley respectiva
establezca al órgano jurisdiccional o administrativo, en orden a preservar las
atribuciones y prerrogativas de la entidad requerida. Y en esa perspectiva, el hecho
que el Ministerio Público haya recurrido ante la Corte de Apelaciones de San Miguel
en mérito de la disposición mencionada para que resolviera la controversia implica
socavar una competencia que cautela la confidencialidad de la información obtenida
mediante un procedimiento extraordinario como la delación compensada, ideada y
construida por el legislador para otro tribunal y otros bienes jurídicos en juego. En
tal sentido, este conflicto de funciones, en una de sus modalidades reguladas por el
artículo 19 del Código Procesal Penal y que es de competencia de esta
Magistratura, produce un daño lesivo a las atribuciones del Tribunal de Defensa de
la Libre Competencia.

Tribunal Constitucional, 8/01/2016, Rol Nº 2934-2015,

Cita online: CL/JUR/302/2016

2. El Ministerio Público es el órgano de persecución penal exclusivo y tiene el deber


de evitar la divulgación de los antecedentes proporcionados.

Que si bien efectivamente el artículo 23 del Decreto Ley Nº 3.538, de 1980,


reconoce y consagra el deber de reserva, tal norma debe ser interpretada en el
contexto general del ordenamiento jurídico y ello permite concluir que afecta a los
empleados o personas que presten servicios en la Superintendencia respecto de
documentos y antecedentes de las personas o entidades sujetas a fiscalización,
pero que tal deber ceda ante el requerimiento del Ministerio Público, entidad a quien
corresponde en forma exclusiva la investigación de hechos que podrían constituir
delitos, cuando estos se solicitan en los términos del artículo 19 del Código Procesal
Penal, esto es, en materia de su competencia y en el marco de una investigación
aun no judicializada.

Que la naturaleza de la información no es óbice para dar cumplimiento a lo


solicitado desde que, el Ministerio Público, como se señala en el oficio de 30 de
septiembre de 2013, dispone de los mecanismos para mantener en reserva
antecedentes reunidos en la investigación, esto es, aquellos señalados en el artículo
182 del Código Procesal Penal y con tales medidas, se resguardan los fines del
procedimiento y se garantizan los derechos de los intervinientes.

Que atendido lo anterior, lo dispuesto en el artículo 19 inciso 3ºdel Código


Procesal Penal, artículo 23 del DL 3.538, de 1980 y Ley Nº 18.045, no obstante el
deber de reserva, se accede a la petición del Ministerio Público formulada a fojas
13, precisada el oficio de requerimiento de fs. 6, en atención a ser el Ministerio
Público el órgano persecutor penal exclusivo y ser la información requerida
necesaria para el cumplimiento de sus fines, debiendo adoptar las medidas
pertinentes para evitar la divulgación de los antecedentes en conformidad a las
normas previstas en el Código Procesal Penal (considerandos 3º a 5º)

Corte de Apelaciones de Santiago, 14/10/2013, Rol Nº 2802-2013,

Cita online: CL/JUR/4098/2013

ARTÍCULO 20

Solicitudes entre tribunales. Cuando un tribunal debiere requerir de otro la


realización de una diligencia dentro del territorio jurisdiccional de éste, le dirigirá
directamente la solicitud, sin más menciones que la indicación de los antecedentes
necesarios para la cabal comprensión de la solicitud y las demás expresadas en el
inciso 1º del artículo anterior.

Si el tribunal requerido rechazare el cumplimiento del trámite o diligencia indicado


en la solicitud, o si transcurriere el plazo fijado para su cumplimiento sin que éste se
produjere, el tribunal requirente podrá dirigirse directamente al superior jerárquico
del primero para que ordene, agilice o gestione directamente la petición.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 7º, 21, 69, 70, 72, 73, 192 y 281.
Código de Procedimiento Penal: artículos 6º, 8º, 47 y 198. Código de Procedimiento
Civil: artículos 71 y 72.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. La competencia del tribunal delegado está circunscrita a los términos de la


comunicación enviada por el tribunal exhortante

Que en este mismo orden de ideas, el artículo 20 del Código Procesal Penal se
refiere a la competencia delegada al expresar "Solicitudes entre tribunales. Cuando
un tribunal debiere requerir de otro la realización de una diligencia dentro del
territorio jurisdiccional de éste, le dirigirá directamente la solicitud, sin más
menciones que la indicación de los antecedentes necesarios para la cabal
comprensión de la solicitud y las demás expresadas en el inciso primero del artículo
anterior". "Si el tribunal requerido rechazare el cumplimiento del trámite o diligencia
indicado en la solicitud, o si transcurriere el plazo fijado para su cumplimiento sin
que éste se produjere, el tribunal requirente podrá dirigirse directamente al superior
jerárquico del primero para que ordene, agilice o gestione directamente la petición".
Que, así las cosas, la competencia del tribunal delegado está circunscrita a los
términos de la comunicación enviada por el tribunal exhortante, de lo que se
desprende que el exhortado no tiene facultades para conocer de los recursos de
reposición y apelación deducidos por el demandante y exceden su cometido, salvo
que expresamente se le habilite para ello (lo que no ha ocurrido), sin perjuicio de los
derechos del recurrente para actuar de acuerdo a sus facultades ante el tribunal
competente, el que eventualmente debe arbitrar las gestiones necesarias para
obtener el cabal cumplimiento del exhorto emitido (considerandos 5º y 6º).

Corte de Apelaciones de San Miguel, 13/05/2014, Rol Nº 18-2014,

Cita online CL/JUR/10889/2014

ARTÍCULO 20 BIS

Tramitación de solicitudes de asistencia internacional. Las solicitudes de


autoridades competentes de país extranjero para que se practiquen diligencias en
Chile serán remitidas directamente al Ministerio Público, el que solicitará la
intervención del juez de garantía del lugar en que deban practicarse, cuando la
naturaleza de las diligencias lo hagan necesario de acuerdo con las disposiciones
de la ley chilena. 7

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 70, 431 y 440 y siguientes.


Código de Procedimiento Penal: artículos 644 y siguientes. Código de Derecho
Internacional Privado: artículos 344 y siguientes. Código Orgánico de Tribunales:
artículo 7º.

ARTÍCULO 21

Forma de realizar las comunicaciones. Las comunicaciones señaladas en los


artículos precedentes podrán realizarse por cualquier medio idóneo, sin perjuicio del
posterior envío de la documentación que fuere pertinente.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 19, 20 y 22. Código de


Procedimiento Penal: artículos 6º y 8º.

7Este artículo fue introducido por el número 2) del artículo 1º de la Ley Nº 20.074, publicada en el Diario Oficial
de 14 de noviembre de 2005.
JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Obligación de registro en la realización de comunicaciones internacionales

En relación a este tópico y contrariamente a lo explicitado por el magistrado, lo


cierto es que pesa sobre el Ministerio Público la obligación de registro de todas las
actuaciones de la investigación, tanto como rige no sólo para el persecutor, sino
también para el Sr. Juez de Garantía, como regla general del procedimiento, el
Título I que fija los principios básicos y el Párrafo 2º del Título II del Libro I del Código
Procesal Penal, en cuyo texto explica el artículo 9º que el juez puede —en casos
urgentes— otorgar una autorización que restrinja o perturbe derechos a una
persona por cualquier medio idóneo, sin perjuicio de la constancia posterior en el
registro correspondiente; del mismo modo, el artículo 21 expresa que las
comunicaciones que corresponden a requerimientos de información entre
autoridades, tribunales y de asistencia internacional también pueden realizarse por
cualquier medio idóneo, sin perjuicio del posterior envío de la documentación que
fuere pertinente (considerando 9º).

Corte Suprema, 6/06/2012, Rol Nº 2958-2012, Cita online: CL/JUR/1052/2012

Párrafo 3º Comunicaciones y citaciones del ministerio público

ARTÍCULO 22

Comunicaciones del ministerio público. Cuando el ministerio público estuviere


obligado a comunicar formalmente alguna actuación a los demás intervinientes en
el procedimiento, deberá hacerlo, bajo su responsabilidad, por cualquier medio
razonable que resultare eficaz. Será de cargo del ministerio público acreditar la
circunstancia de haber efectuado la comunicación.

Si un interviniente probare que por la deficiencia de la comunicación se hubiere


encontrado impedido de ejercer oportunamente un derecho o desarrollar alguna
actividad dentro del plazo establecido por la ley, podrá solicitar un nuevo plazo, el
que le será concedido bajo las condiciones y circunstancias previstas en el artículo
17.
Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 17, 19, 21, 23, 81 y 160. Código
de Procedimiento Penal: artículo 45.

ARTÍCULO 23

Citación del ministerio público. Cuando en el desarrollo de su actividad de


investigación el fiscal requiriere la comparecencia de una persona, podrá citarla por
cualquier medio idóneo. Si la persona citada no compareciere, el fiscal podrá ocurrir
ante el juez de garantía para que lo autorice a conducirla compulsivamente a su
presencia.

Con todo, el fiscal no podrá recabar directamente la comparecencia personal de


las personas o autoridades a que se refiere el artículo 300. Si la declaración de
dichas personas o autoridades fuere necesaria, procederá siempre previa
autorización del juez de garantía y conforme lo establece el artículo 301.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 3º, 9º, 33 70, 122, 124, 180, 190,
193, 281, 298, 299, 300, 301, 319, 393 y 396. Código de Procedimiento Penal:
artículos 171, 189, 190, 191, 192, 194, 195, 196, 246, 248, 249, 555 y 556.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Acerca de la facultad del Ministerio Público para realizar una citación

(...) No existe amenaza al derecho a la libertad personal, citada a declarar como


testigo a Fiscalía bajo apercibimiento, pues la afectación de su libertad personal
dependerá exclusivamente de la actitud que pueda adoptar frente a la citación,
cursada por autoridad pertinente en el ejercicio legítimo de sus atribuciones
(considerando 3º).

Corte de Apelaciones de Concepción, 20/10/2006, Rol Nº 1271-2006,

Cita online: CL/JUR/8948/2006

2. El juez puede autorizar la citación de manera compulsiva

Que habiéndose en consecuencia solicitado por la fiscal actuante la autorización


judicial que prescribe el artículo 23 del Código Procesal Penal, el Juzgado de
Garantía de Concepción en causa rit 4.883-2013, tal como informa el Sr. Juez,
estimó pertinente concederla, ya que efectivamente no constaba justificación
plausible que acreditara la imposibilidad de prestar declaración por parte de doña
XXX en su calidad de testigo de los hechos investigados.

Que la Bridec de la PDI ahora en cumplimiento de la orden del Juzgado de


Garantía de Concepción, procedió a diligenciar el traslado compulsivo instruido por
la autoridad competente al efecto, mediante informe policial Nº 2401 de fecha 20 de
julio de 2015. Señalando en el informe que el 13 de julio pasado, concurrieron al
domicilio de la recurrente y que desde el interior, ésta se negó al requerimiento del
oficial diligenciador, afirmando que "no saldrá de su domicilio por problema de salud
y por encontrarse al cuidado de su madre quien padece demencia senil. Agregando
que, solamente en compañía de su abogado concurrirá hasta la Fiscalía Local de
Concepción".

Se informa además por la Brigada de Delitos Económicos que el 14 de julio de


2015 se presentó en la Unidad Policial el Abogado XXX como representante de la
testigo doña XXX diciendo que junto a ella, concurrirían directamente a la Fiscalía
Local de Concepción a prestar declaración voluntaria en la causa por Estafa y otras
defraudaciones.

Que pese al compromiso adquirido por el señalado abogado en la dependencia


policial, su cliente no compareció a la Fiscalía junto a él y por el contrario, se inició
patrocinado por el mencionado abogado recurso de protección mediante
presentación de fecha 6 de Agosto de 2015 en representación de la testigo doña
XXX (considerandos 6º a 8º).

Corte de Apelaciones de Concepción, 23/09/2015, Rol Nº 4997-2015,

Cita online: CL/JUR/75744/2015

Párrafo 4º Notificaciones y citaciones judiciales

ARTÍCULO 24

Funcionarios habilitados. Las notificaciones de las resoluciones judiciales se


realizarán por los funcionarios del tribunal que hubiere expedido la resolución, que
hubieren sido designados para cumplir esta función por el juez presidente del comité
de jueces, a propuesta del administrador del tribunal.

El tribunal podrá ordenar que una o más notificaciones determinadas se


practicaren por otro ministro de fe. 8

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 22, 25, 27 a 32, 36, 38, 80 y 159.
Código de Procedimiento Penal: artículos 46, 50, 66, 74, 365 y 505. Ley Nº 20.227:
artículo 2º.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Las notificaciones deben ser realizadas por funcionarios del tribunal y, en ciertas
ocasiones, por funcionarios de la policía

Que el artículo 24 del Código Procesal Penal es claro en orden a que las
resoluciones judiciales deben ser notificadas por funcionarios del tribunal que
hubiere expedido la resolución, para lo cual el juez presidente del comité de jueces
debe proceder a la designación de dicho funcionario, a propuesta del administrador
del tribunal.

Tal exigencia, admite una salvedad, cuando haciendo uso de la prerrogativa


contenida en el inciso 2º del referido artículo, el tribunal puede ordenar que
determinadas notificaciones se practiquen por otro ministro de fe o, mediante
resolución fundada, por un agente de la policía (considerando 2º).

Corte de Apelaciones de Talca, 15/03/2011, Rol Nº 81-2011,

Cita online: CL/JUR/11231/2011

ARTÍCULO 25

Contenido. La notificación deberá incluir una copia íntegra de la resolución de que


se tratare, con la identificación del proceso en el que recayere, a menos que la ley
expresamente ordenare agregar otros antecedentes, o que el juez lo estimare
necesario para la debida información del notificado o para el adecuado ejercicio de
sus derechos.

8Este inciso fue modificado por el artículo 2º de la Ley Nº 20.227, publicada en el Diario Oficial de 15 de
noviembre de 2007, en el sentido de suprimir la oración, "en casos calificados y por resolución fundada, por un
agente de la policía".
Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 27 a 33 y 262. Código de
Procedimiento Civil: artículos 38 y siguientes.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Vicio en la notificación y su posterior anulación como consecuencia del mismo

(...) Entonces, estando viciada la notificación por no cumplir lo que a su respecto


señala el artículo 25 del Código Procesal Penal en cuanto a su contenido, pues las
copias entregadas no son íntegras al no coincidir con el original, se ha impedido el
legítimo ejercicio de los derechos que la ley reconoce a los intervinientes, en
especial, el derecho a impugnar la resolución, presumiéndose de derecho el
perjuicio y debiendo anularse de oficio la notificación de la sentencia definitiva
practicada a ambas partes y todo lo obrado con posterioridad (considerando 4º).

Corte de Apelaciones de Rancagua, 4/04/2008, Rol Nº 103-2008,

Cita online: CL/JUR/7488/2008

ARTÍCULO 26

Señalamiento de domicilio de los intervinientes en el procedimiento. En su


primera intervención en el procedimiento los intervinientes deberán ser conminados
por el juez, por el ministerio público, o por el funcionario público que practicare la
primera notificación, a indicar un domicilio dentro de los límites urbanos de la ciudad
en que funcionare el tribunal respectivo y en el cual puedan practicárseles las
notificaciones posteriores. Asimismo, deberán comunicar cualquier cambio de su
domicilio.

En caso de omisión del señalamiento del domicilio o de la comunicación de sus


cambios, o de cualquier inexactitud del mismo o de la inexistencia del domicilio
indicado, las resoluciones que se dictaren se notificarán por el estado diario. Para
tal efecto, los intervinientes en el procedimiento deberán ser advertidos de esta
circunstancia, lo que se hará constar en el acta que se levantare.

El mismo apercibimiento se formulará al imputado que fuere puesto en libertad, a


menos que ello fuere consecuencia de un sobreseimiento definitivo o de una
sentencia absolutoria ejecutoriados.
Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 7º, 12, 24, 32, 36, 52, 251 y 347.
Código de Procedimiento Penal: artículos 43, 46, 419 y 508.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Inobservancia de las normas relativas a los apercibimientos necesarios para que


se haga efectiva la contravención al señalamiento de domicilio

La sustitución de la medida cautelar imperante en autos por la prisión preventiva


no satisface el estándar que la ley exige, desde que no aparecen cumplidos los
requisitos relativos a la información y advertencias que el tribunal debe hacer al
imputado, siendo insuficiente para ese efecto, la comunicación de las
consecuencias jurídicas que contempla la contravención del artículo 26 del ya citado
Código Procesal Penal; por lo que al no haberse respetado el procedimiento
señalado en la ley para la comunicación de las resoluciones al acusado, la debida
información de sus consecuencias jurídicas, ni se han hecho efectivos los
apercibimientos que dispone la ley utilizando los mecanismos que el orden procesal
penal pone a disposición de los tribunales y los intervinientes, la orden de prisión
preventiva expedida por el juez del Juzgado de Garantía de Talagante lo ha sido
con infracción a lo dispuesto en las normas citadas y artículo 21 de la Constitución
Política de la República (considerando 6º).

Corte Suprema, 5/05/2008, Rol Nº 2242-2008, Cita online: CL/JUR/6731/2008

2. La resolución que niega la solicitud de aplicación del apercibimiento del artículo


26 no es susceptible de ser apelada.

Que, del tenor de la norma citada queda en evidencia que al no hacer lugar a
hacer efectivo el apercibimiento en ella dispuesto, esto es, notificársele todas las
resoluciones que se dicten por el estado diario, no se ha puesto término al juicio ni
se ha hecho imposible su prosecución, ni tampoco se ha suspendido por más de
treinta días.

En efecto, la imposibilidad denunciada por el recurrente es meramente eventual,


máxime si, como señala en su presentación, la persecución penal se obstaculiza,
pero no se impide, por lo que la resolución recurrida no es de aquellas a que se
refiere el artículo 370 del Código Procesal Penal (considerando 5º)

Corte de Apelaciones de Concepción, 15/11/2011, Rol Nº 115-2011,

Cita online: CL/JUR/9990/2011


ARTÍCULO 27

Notificación al ministerio público. El ministerio público será notificado en sus


oficinas, para lo cual deberá indicar su domicilio dentro de los límites urbanos de la
ciudad en que funcionare el tribunal e informar a éste de cualquier cambio del
mismo.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 14, 26, 30, 32, 159 y 160. Código
de Procedimiento Penal: artículos 44, 66 y 70.

ARTÍCULO 28

Notificación a otros intervinientes. Cuando un interviniente en el procedimiento


contare con defensor o mandatario constituido en él, las notificaciones deberán ser
hechas solamente a éste, salvo que la ley o el tribunal dispusiere que también se
notifique directamente a aquél.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 12, 29 y 32. Código de


Procedimiento Penal: artículos 66, 276 y 505.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Falta de notificación o emplazamiento

Que, entonces, por el error señalado, no se cumplió realmente con lo prescrito en


el artículo 28 del Código Procesal Penal, que dispone que "Cuando un interviniente
en el procedimiento contare con defensor o mandatario constituido en él, las
notificaciones deberán ser hechas solamente a éste...", con respecto a las
resoluciones que se dictaron en el procedimiento y que al defensor privado del
imputado le debieron ser debidamente informadas para que, en conocimiento de
ellas, pudiese ejercer todos los derechos y facultades que la ley reconoce al
imputado, según lo contempla el artículo 104 del citado código, esto es, ni más ni
menos, ejercer el derecho a defensa que la Constitución Política de la República
dice asegurar a todas las personas (artículo 19 Nº 3 inciso 2º) y que el Código
Procesal Penal desarrolla en diversos artículos (8º, 93, 102 y otros).
En concreto, por la falta de notificación o emplazamiento que denuncian los
recurrentes, que se ha comprobado en este procedimiento de amparo, el defensor
del imputado quedó privado de conocer la resolución que concedió el recurso de
apelación del Ministerio Público y de concurrir a la audiencia en la Corte en que se
vio dicho recurso para hacer sus alegaciones en defensa de su cliente cuya libertad
personal podía llegar a ser afectada dado que el Ministerio Público solicitaba la
medida cautelar de prisión preventiva en su contra, medida que finalmente le fue
aplicada por resolución de esta Corte y que el Juzgado de Garantía de Talcahuano
ordenó cumplir —"cúmplase" que tampoco llegó a conocimiento del defensor—,
despachando la respectiva orden de detención que derivó en la aprehensión del
imputado y su ingreso al penal local bajo prisión preventiva.

Que, a los fines de cómo se resolverá esta acción constitucional, conviene


precisar que los recurrentes de amparo no reclaman de la legalidad de lo resuelto
por esta Corte ni de la legalidad de lo hecho cumplir por el Juzgado de Garantía de
Talcahuano en relación a la privación de libertad que afectó al imputado González
Cáceres, sino que lo que reprochan es que aquello ha sido resultado de las
circunstancias procesales defectuosas ya anotadas, que comenzaron con la falta
de notificación al defensor de la resolución que concedió el recurso de apelación.

En este aspecto, el fiscal del Ministerio Público, llamó la atención en estrados en


el sentido que la acción que debió ejercer el defensor del imputado era la de nulidad
procesal regulada en los artículos 159 y siguientes del Código Procesal Penal, y no
la presente acción constitucional de amparo.

Es cierto que el defensor pudo seguir ese camino, y que incluso el Juzgado de
Garantía de Talcahuano pudo haber actuado de oficio si hubiere contado
oportunamente con el Certificado del Ministro de Fe del juzgado que aclaraba el
error en el registro del correo electrónico del defensor en el SIAGJ, conforme a lo
previsto en el artículo 163 del Código Procesal Penal.

Pero también es cierto que, aunque disponible la vía de la nulidad procesal para
enfrentar lo sucedido, no estaba vedado al imputado, a su defensor o a quien le
interesare, recurrir de amparo —como se ha hecho— para resolver la privación de
libertad del primero, dispuesta en un procedimiento viciado, pues la acción
constitucional de que se trata es plenamente aplicable para realizar el derecho a la
libertad personal que garantiza la Constitución Política de la República.

Que, en suma, parafraseando el artículo 160 del Código Procesal Penal, los
defectos denunciados en el presente recurso de amparo impidieron al defensor del
imputado el pleno ejercicio de las garantías y de los derechos reconocidos en la
Constitución y en el citado código, en el caso, el derecho a defensa y al debido
proceso (considerandos 3º a 5º).

Corte de Apelaciones de Concepción, 14/07/2016, Rol Nº 182-2016,

Cita online: CL/JUR/5044/2016

ARTÍCULO 29

Notificaciones al imputado privado de libertad. Las notificaciones que debieren


realizarse al imputado privado de libertad se le harán en persona en el
establecimiento o recinto en que permaneciere, aunque éste se hallare fuera del
territorio jurisdiccional del tribunal, mediante la entrega, por un funcionario del
establecimiento y bajo la responsabilidad del jefe del mismo, del texto de la
resolución respectiva. Al efecto, el tribunal podrá remitir dichas resoluciones, así
como cualquier otro antecedente que considerare relevante, por cualquier medio de
comunicación idóneo, tales como fax, correo electrónico u otro.

Si la persona a quien se debiere notificar no supiere o no pudiere leer, la


resolución le será leída por el funcionario encargado de notificarla.

No obstante lo dispuesto en el inciso 1º, el tribunal podrá disponer, por resolución


fundada y de manera excepcional, que la notificación de determinadas resoluciones
al imputado privado de libertad sea practicada en el recinto en que funcione.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 20, 21, 28, 32, 36 y 142. Código
de Procedimiento Penal: artículos 66, 73, 366, 498 y 505.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Sanción por la falta de notificación

Que previo a analizar el otro fundamento que invoca el recurrente, es dable


consignar que escuchado el audio junto al certificado acompañado como medida
para mejor resolver, los retardos que aparentemente se imputan al tribunal (...).

En efecto el fiscal aduciendo "volumen de los antecedentes y el número de


imputados y de defensores" hace la primera petición de suspensión de la audiencia
que estaba para el día 7 de noviembre, a lo que se accede.
En la audiencia del día 5 de diciembre se reprogramó la audiencia a petición del
ministerio público, debido a la falta de notificación de dos imputados y el
incumplimiento por parte de Gendarmería de notificar en la forma que lo ordena el
artículo 29 del Código Procesal Penal (considerando 8º).

Corte de Apelaciones de Talca, 7/02/2017, Rol Nº 86-2016,

Cita online: CL/JUR/6797/2017

ARTÍCULO 30

Notificaciones de las resoluciones en las audiencias judiciales. Las resoluciones


pronunciadas durante las audiencias judiciales se entenderán notificadas a los
intervinientes en el procedimiento que hubieren asistido o debido asistir a las
mismas. De estas notificaciones se dejará constancia en el estado diario, pero su
omisión no invalidará la notificación.

Los interesados podrán pedir copias de los registros en que constaren estas
resoluciones, las que se expedirán sin demora.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 32, 39, 40, 41, 44, 52, 182, 289,
291 y 344.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Las resoluciones que se dicten en audiencia se tienen por notificadas en dicho


acto

Que, el artículo 30 del Código Procesal Penal dispone "Las resoluciones


pronunciadas durante las audiencias judiciales se entenderán notificadas a los
intervinientes en el procedimiento que hubieren asistido o debido asistir a las
mismas. De estas notificaciones se dejará constancia en el estado diario, pero su
omisión no invalidará la notificación. Los interesados podrán pedir copias de los
registros en que constaren estas resoluciones, las que se expedirán sin demora".

Que de la norma legal antes citada se desprende inequívocamente que las


resoluciones que se dicten en audiencia se tienen por notificadas en dicho acto, y
que lo establecido en el inciso 2º de la norma antes referida en nada altera lo antes
concluido, ya que sólo garantiza a los intervinientes el poder obtener copia de los
respectivos registros, por lo que habiendo transcurrido en exceso el plazo de 5 días
para la interposición del recurso de apelación, la alegación realizada por el
recurrente en estos autos será rechazada (considerandos 4º y 5º).

Corte de Apelaciones de Rancagua, 13/02/2017, Rol Nº 122-2016,

Cita online: CL/JUR/6994/2017

ARTÍCULO 31

Otras formas de notificación. Cualquier interviniente en el procedimiento podrá


proponer para sí otras formas de notificación, que el tribunal podrá aceptar si, en su
opinión, resultaren suficientemente eficaces y no causaren indefensión.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 12, 25, 27, 28, 29, 30 y 32.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. La designación de la forma de notificación se debe realizar en cada causa

Que, de acuerdo con lo expuesto, queda de manifiesto que el apoderado de la


amparada no señaló forma especial de notificación de las resoluciones, con lo cual
el tribunal de Garantía procedió a aplicar lo dispuesto en el artículo 32 del Código
Procesal Penal y a notificar la resolución el día 6 de marzo del 2015. El apoderado
de la amparada invoca como motivo de su inasistencia a la audiencia de vista de la
causa ante el tribunal de alzada, la falta de notificación de la resolución referida. Si
bien se expuso por el apoderado del recurrente en la vista de la causa de este
recurso de amparo, que su correo electrónico al cual se le notifica usualmente las
resoluciones es conocido del tribunal de Garantía, la circunstancia de no haberse
notificado por ese medio, no lleva a la conclusión que hubo omisión del tribunal, por
cuanto la designación que indica el artículo 31 del Código Procesal Penal, debe
hacerse en la causa en la cual intervenga (considerando 5º).

Corte de Apelaciones de Valdivia, 31/03/2015, Rol Nº 49-2015,

Cita online: CL/JUR/8821/2015


ARTÍCULO 32

Normas aplicables a las notificaciones. En lo no previsto en este Párrafo, las


notificaciones que hubieren de practicarse a los intervinientes en el procedimiento
penal se regirán por las normas contempladas en el Título VI del Libro I del Código
de Procedimiento Civil.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículo 52. Código de Procedimiento


Penal: artículo 43.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Reglamentación supletoria aplicable del Código de Procedimiento Civil para


efectos de notificación

Que la notificación por el estado diario ordenada por el tribunal, no satisface los
requerimientos del artículo 48 del Código de Procedimiento Civil, aplicable en la
especie de conformidad con lo preceptuado en el artículo 32 del Código Procesal
Penal, pues el llamamiento que hace el tribunal es a todos los intervinientes que
tienen derecho a asistir, entre los que por cierto, se encuentra la víctima
(considerando 6º).

Corte Suprema, 4/11/2010, Rol Nº 5891-2010, Cita online: CL/JUR/17825/2010

ARTÍCULO 33

Citaciones judiciales. Cuando fuere necesario citar a alguna persona para llevar
a cabo una actuación ante el tribunal, se le notificará la resolución que ordenare su
comparecencia.

Se hará saber a los citados el tribunal ante el cual debieren comparecer, su


domicilio, la fecha y hora de la audiencia, la identificación del proceso de que se
tratare y el motivo de su comparecencia. Al mismo tiempo se les advertirá que la no
comparecencia injustificada dará lugar a que sean conducidos por medio de la
fuerza pública, que quedarán obligados al pago de las costas que causaren y que
pueden imponérseles sanciones. También se les deberá indicar que, en caso de
impedimento, deberán comunicarlo y justificarlo ante el tribunal, con anterioridad a
la fecha de la audiencia, si fuere posible.
El tribunal podrá ordenar que el imputado que no compareciere injustificadamente
sea detenido o sometido a prisión preventiva hasta la realización de la actuación
respectiva. Tratándose de los testigos, peritos u otras personas cuya presencia se
requiriere, podrán ser arrestados hasta la realización de la actuación por un máximo
de veinticuatro horas e imponérseles, además, una multa de hasta quince unidades
tributarias mensuales.

Si quien no concurriere injustificadamente fuere el defensor o el fiscal, se le


aplicará lo dispuesto en el artículo 287.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 23, 123, 124, 127 incisos 2º,
141º, 190º, 193º, 260º, 281º, 298º, 299º, 301º, 316º y 319º. Código de Procedimiento
Penal: artículos 189, 194, 195, 196, 247, 248, 249 y 250.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Descripción del apercibimiento de la citación

Que la necesidad de oír al penado, luego de citarlo legalmente, surge de lo


estatuido en el artículo 33 del Código Procesal Penal, norma que se ubica en el
Párrafo 4º del Título II del Libro I, titulado Notificaciones y citaciones judiciales. Dicho
Libro I contiene disposiciones generales.

El referido precepto es encabezado por la oración Citaciones judiciales y prevé


que cuando fuere necesario citar a alguna persona para llevar a cabo una actuación
ante el tribunal, se le notificará la resolución que ordenare su comparecencia.

Se hará saber a los citados el tribunal ante el cual debieren comparecer, su


domicilio, la fecha y hora de la audiencia, la identificación del proceso de que se
tratare y el motivo de su comparecencia. Al mismo tiempo se les advertirá que la no
comparecencia injustificada dará lugar a que sean conducidos por medio de la
fuerza pública, que quedarán obligados al pago de las costas que causaren y que
pueden imponérsele sanciones. También se les deberá indicar que, en caso de
impedimento, deberán comunicarlo y justificarlo ante el tribunal, con anterioridad a
la fecha de la audiencia, si fuere posible (considerando 7º).

Corte de Apelaciones de Santiago, 14/03/2008, Rol Nº 1047-2008,

Cita online: CL/JUR/5464/2008

2. Aplicación del artículo 33 por falta de comparecencia del imputado en la audiencia


Que con el mérito de los antecedentes acompañados en estos autos, lo informado
por la señora jueza del Décimo Juzgado de Garantía de esta ciudad y lo expuesto
en estrados, resulta establecido que en la causa Ruc xxxxxxxxxx-x, Rit xxxx, de ese
tribunal, el 6 de febrero pasado, a petición de la defensa de la amparada, se fijó
nueva fecha para la realización de la audiencia de preparación de juicio oral y,
eventualmente, para proceder de acuerdo a las normas del procedimiento
abreviado, actuación que al representante de la imputada ausente XXXX le fue
comunicada personalmente y, a la amparada, por cédula y de conformidad a lo
dispuesto en el artículo 33 del Código Procesal Penal, de manera que fue
válidamente emplazada y bajo apercibimiento de ser conducida por medio de la
fuerza pública en caso de ausencia injustificada.

Que a la nueva audiencia la imputada no compareció, y a pesar de estar presente


su defensor, no excusó su inasistencia en los términos que contempla la disposición
antes señalada, por lo que a su respecto y como quedó en evidencia en estrados,
la audiencia de preparación de juicio oral no se pudo realizar, despachándose orden
de detención a solicitud del Ministerio Público (considerandos 1º y 2º).

Corte Suprema, 10/04/2013, Rol Nº 2032-2013,

Cita online: CL/JUR/3652/2013

3. La citación judicial debe cumplir con todos los requisitos de información que la ley
indica

Que el principio de seguridad jurídica implica que las resoluciones judiciales


deben ser expresas y contener todas las exigencias que plantea la ley; ello supone
que deben bastarse a sí mismas de modo tal que el funcionario que cumple la orden
se limite a consignar que ha dado o no cumplimiento a lo dispuesto, que en este
caso, era poner en conocimiento de la notificada la resolución respectiva
(considerando 3º).

4º. Que la citación practicada en autos, fundamento de la orden de detención


cuestionada por la vía del presente amparo, no satisface el estándar que la ley
exige, desde que no aparecen cumplidos los requisitos relativos a la información y
advertencias que el tribunal debe hacer a la imputada, siendo insuficiente para ese
efecto, la sola advertencia verbal que dice haber hecho el funcionario policial y que
ha sido expresamente controvertida por la recurrente (considerando 4º).

Corte Suprema, 23/04/2007, Rol Nº 1908-2007, Cita online: CL/JUR/3909/2007

Fallos en el mismo sentido:


— Corte Suprema, 13/10/2010, Rol Nº 7521-2010,

Cita online: CL/JUR/8378/2010

— Corte Suprema, 5/05/2008, Rol Nº 2242-2008,

Cita online: CL/JUR/6731/2008

— Corte de Apelaciones de Santiago, 28/04/2008, Rol Nº 588-2008,

Cita online: CL/JUR/2191/2008

— Corte de Apelaciones de Santiago, 22/04/2008, Rol Nº 1595-2008,

Cita online: CL/JUR/5470/2008

4. La prisión preventiva por falta de comparecencia no se puede extender por el solo


hecho que el Ministerio Público suspenda una audiencia

Que atendido el mérito de los antecedentes, lo expuesto por las partes, lo


informado por el tribunal recurrido, y teniendo especialmente en consideración que
detenido el amparado y decretada su prisión preventiva hasta la audiencia de juicio
oral simplificado del día 25 de octubre pasado, la juez requerida, a petición del ente
persecutor, pospuso en dicha oportunidad la citada audiencia para el día 7 de
noviembre próximo, ante la falta de prueba de cargo del Ministerio Público,
disponiendo además la extensión de la referida medida cautelar a fin de asegurar la
comparecencia del amparado; decisión que a juicio de estos sentenciadores ha
importado una infracción a lo dispuesto en los artículos 33 y 396 del Código Procesal
Penal, por cuanto se ha dispuesto la prolongación de la prisión preventiva habiendo
ésta ya cumplido su propósito primitivo de asegurar la comparecencia del amparado
a la audiencia del día 25 de octubre del año en curso, sin que luego pueda
justificarse su extensión temporal ante la imposibilidad de celebrarse la mencionada
audiencia, en tanto en la especie ello se encuentra asociado a circunstancias ajenas
a la voluntad del amparado e imputables a la propia actividad probatoria del ente
persecutor; y más todavía si aun faltando prueba de cargo del Ministerio Público, la
misma audiencia fue suspendida por un periodo más allá del permitido por la ley;
todas razones por las que sea de concluir que la resolución recurrida ha privado al
amparado en forma arbitraria e ilegal de su derecho a la libertad personal, debiendo
por ello en consecuencia acogerse la acción constitucional de amparo y disponerse
la inmediata libertad del amparado, según se dirá en lo resolutivo del fallo (Cuarto).

Corte de Apelaciones de Valparaíso, 2/11/2006, Rol Nº 266-2016,


Cita online: CL/JUR/8821/2015

5. Límites a la internación provisoria que tiene por finalidad la comparecencia del


imputado

Que evacuado informe por el juez de Turno del Juzgado de Garantía de Viña del
Mar, señala que la medida de internación provisoria ha sido adoptada conforme lo
dispuesto en el artículo 33 del Código Procesal Penal, con la finalidad de asegurar
la comparecencia del amparado a la audiencia de juicio oral simplificado, fijada para
el día 6 de junio próximo, toda vez que citado en su oportunidad el adolescente a
audiencia, éste no compareció a la misma, pese a encontrarse debidamente
notificado y advertido de las consecuencias legales de aquello; y ello sin perjuicio
de haberse fijado caución para tales efectos, sin que ésta haya sido rendida hasta
el presente.

Que atendido el mérito de los antecedentes, lo expuesto por las partes, lo


informado por el tribunal recurrido, y teniendo especialmente en consideración que
la condición de menor de edad que tenía el amparado al tiempo de la comisión del
delito por el que ha sido requerido, importa la aplicación del estatuto especial
previsto en la Ley Nº 20.084, conforme lo dispuesto en el artículo 56 de la citada
Ley, y que desde esa perspectiva la medida de internación provisoria decretada en
relación al mismo para efectos de asegurar su comparecencia a audiencia de juicio
oral simplificado, aparece como desproporcionada en atención a lo dispuesto en el
artículo 33 de la citada Ley, en tanto no se advierte una conducta reiterada de falta
de comparecencia del amparado, además, la naturaleza del ilícito por el que ha sido
requerido el adolescente, como la sanción probable a aplicar al mismo, y que
tampoco ha existido en el caso de marras petición en tal sentido por el ente
persecutor; todos motivos por los cuales la resolución recurrida ha privado
indebidamente al adolescente de su derecho a la libertad personal, debiendo
acogerse la presente acción constitucional de amparo, disponiéndose la inmediata
libertad del amparado, según se dirá en lo resolutivo del fallo (considerandos 3º y
4º).

Corte de Apelaciones de Valparaíso, 3/06/2016, Rol Nº 135-2016,

Cita online: CL/JUR/3723/2016

6. Aun cuando la prisión preventiva busque la comparecencia del imputado, se debe


cumplir con el requisito general para decretarla, es decir la formalización
Que de acuerdo a los antecedentes descritos, resulta ser efectivo el reproche que
sustenta el recurso, toda vez que es un hecho cierto que la amparada no ha sido
formalizada en la causa en la que se dispuso la cautelar de prisión preventiva así
como que la referida medida ha sido decretada sin que medie petición de alguno de
los intervinientes habilitados para solicitarla. Al efecto, este tribunal no puede dejar
de tener en consideración que la circunstancia que el artículo 33 del Código
Procesal Penal en su inciso tercero permita al juez respectivo disponer la prisión
preventiva del imputado que no compareciere injustificadamente no significa que la
referida decisión se sustraiga del cumplimiento de los requisitos generales que el
ordenamiento procesal impone para decretar medidas cautelares personales, como
lo es, en primer término, la existencia de formalización previa, comunicación esta
última que —como se ha dicho— no se ha producido respecto de la amparada
(considerando 3º).

Corte Suprema, 4/05/2017, Rol Nº 16614-2017,

Cita online: CL/JUR/2597/2017

Párrafo 5º Resoluciones y otras actuaciones judiciales

ARTÍCULO 34

Poder coercitivo. En el ejercicio de sus funciones, el tribunal podrá ordenar


directamente la intervención de la fuerza pública y disponer todas las medidas
necesarias para el cumplimiento de las actuaciones que ordenare y la ejecución de
las resoluciones que dictare.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 9º, 70, 80, 127, 154, 281, 298,
467 a 472. Constitución Política: artículos 5º, 6º, 7º, 73, 80-A y 90. Código de
Procedimiento Penal: artículos 74, 120 bis, 254, 281, 282 y 672 a 679. Código
Orgánico de Tribunales: artículo 11.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Poder coercitivo del órgano jurisdiccional y naturaleza del desacato


Que también constituye un error sostener que el incumplimiento de la condición
impuesta, por no ser ésta una resolución judicial, no podría constituir el delito de
desacato, pues éste consiste en no acatar o cumplir las órdenes o normas
provenientes de un tribunal y en parte alguna el inciso 2º del artículo 240 impone
como condición del tipo que lo ordenado cumplir provenga de una resolución
judicial. Al respecto, aun cuando resulta de suyo discutible sostener que la condición
impuesta no provenga de una resolución judicial del juez de garantía que decretó la
suspensión condicional del procedimiento, cabe señalar que el bien jurídico
protegido por el delito es la protección de la actividad jurisdiccional y ésta, como se
infiere del artículo 34 del Código Procesal Penal, puede provenir tanto de
actuaciones que ordenare como de resoluciones que dictare, para lo cual la ley dota
al órgano jurisdiccional de poder coercitivo, siendo una de las manifestaciones más
importantes de este poder, precisamente, la tipificación del delito de desacato, cuya
procedencia, por lo demás, se encuentra en plena armonía con los objetivos de la
Ley Nº 20.066, establecidos en sus artículos 1º y 2º, consistentes en prevenir,
sancionar y erradicar la violencia intrafamiliar y otorgar protección a las víctimas de
la misma, constituyendo un deber del Estado adoptar las medidas conducentes para
garantizar la vida, integridad personal y seguridad de los miembros de la familia
(considerando 7º).

Corte de Apelaciones de Valparaíso, 22/01/2014, Rol Nº 1795-2013,

Cita online: CL/JUR/10881/2014

ARTÍCULO 35

Nulidad de las actuaciones delegadas. La delegación de funciones en empleados


subalternos para realizar actuaciones en que las leyes requirieren la intervención
del juez producirá la nulidad de las mismas.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 37, 70, 83, 154, 159, 160, 163,
165, 266, 284, 372, 373 y 374. Código de Procedimiento Penal: artículos 52, 53, 69,
72, 280, 281 y 541. Código de Procedimiento Civil: artículos 70 y 83.
ARTÍCULO 36

Fundamentación. Será obligación del tribunal fundamentar las resoluciones que


dictare, con excepción de aquellas que se pronunciaren sobre cuestiones de mero
trámite. La fundamentación expresará sucintamente, pero con precisión, los motivos
de hecho y de derecho en que se basaren las decisiones tomadas.

La simple relación de los documentos del procedimiento o la mención de los


medios de prueba o solicitudes de los intervinientes no sustituirá en caso alguno la
fundamentación.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 50, 92, 142, 151, 154, 155, 208,
259, 277, 297 y 342. Código de Procedimiento Penal: artículos 156, 275, 281, 424
y 500.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Descripción del deber de fundamentación de las sentencias

(...) La obligación de fundamentar las sentencias, que no pretende satisfacer


necesidades de orden puramente formal, sino permitir al justiciable y a la sociedad
en general conocer las razones de las resoluciones de los órganos jurisdiccionales
y facilitar el control de la racionalidad y corrección técnica de la decisión por el
tribunal que la revise, se refuerza cuando se trata de sentencias condenatorias y el
acusado ha negado los hechos, la que tendrá la extensión e intensidad bastante
para cubrir la esencial finalidad de la misma, que los sentenciadores expliquen
suficientemente el proceso intelectivo que los condujo a resolver de una
determinada manera. Entonces, cuando media un componente del tipo criminal que
se comprobará sólo por prueba indirecta o por indicios, única disponible e
indispensable, se requiere verificar la existencia de los datos incriminatorios, y que
le permitieron construir el juicio de inferencia y singularmente comprobar la
razonabilidad de las conclusiones alcanzadas, de conformidad con las máximas de
experiencia, reglas de la lógica o principios científicos (...) (considerando 25º).

Corte Suprema, 12/10/2010, Rol Nº 5608-2010, Cita online: CL/JUR/8134/2010

Fallos en el mismo sentido:

— Corte Suprema, 14/02/2017, Rol Nº 4780-2017,

Cita online: CL/JUR/506/2017


— Corte Suprema, 25/10/2016, Rol Nº 65315-2016,

Cita online: CL/JUR/7952/2016

— Corte de Apelaciones, 7/06/2016, Rol Nº 109-2016,

Cita online: CL/JUR/3967/2016

— Corte Suprema, 25/04/2016, Rol Nº 22213-2016,

Cita online: CL/JUR/3028/2016

— Corte Suprema, 25/04/2016, Rol Nº 22215-2016,

Cita online: CL/JUR/3030/2016

— Corte Suprema, 25/04/2016, Rol Nº 22214-2016,

Cita online: CL/JUR/3029/2016

— Corte de Apelaciones de Concepción, 11/03/2016, Rol Nº 84-2016,

Cita online: CL/JUR/1590/2016

— Corte de Apelaciones de Concepción, 11/03/2016, Rol Nº 79-2016,

Cita online: CL/JUR/1589/2016

— Corte Suprema, 4/10/2010, Rol Nº 4617-2010,

Cita online: CL/JUR/7977/2010

— Corte Suprema, 24/08/2010, Rol Nº 4001-2010,

Cita online: CL/JUR/5270/2010

— Corte de Apelaciones de Santiago, 18/06/2010, Rol Nº 853-2010,

Cita online: CL/JUR/12194/2010

— Corte de Apelaciones de Temuco, 26/05/2008, Rol Nº 400-2008,

Cita online: CL/JUR/5734/2008


— Corte de Apelaciones de Santiago, 28/09/2007, Rol Nº 1969-2007,

Cita online: CL/JUR/5448/2007

— Corte Suprema, 2/07/2003, Rol Nº 1743-2003,

Cita online: CL/JUR/205/2003

2. El deber de motivar las sentencias y la fiscalización judicial

Que el deber de motivar las decisiones tiene como esencia la de posibilitar la


fiscalización de la actividad jurisdiccional, tanto por otros tribunales superiores
mediante los recursos, como por los contendientes y el resto de la sociedad. Si el
tribunal explica las razones de su resolución es posible controlar si efectivamente la
actividad judicial se ha movido dentro de los parámetros de la lógica racional y la
legalidad o si, por el contrario, dicho edicto es colofón de una pura arbitrariedad. "La
motivación no es sólo una garantía individual, es una garantía social en cuanto la
justicia correctamente administrada permite el desarrollo en paz y la construcción
de una sociedad integrada por hombres dignos, libres e iguales" (Rubén A. Chaia:
La prueba en el proceso penal, primera edición, Editorial Hammurabi, Buenos Aires,
Argentina, año dos mil diez, página 178).

De ello fluye que es imprescindible que los jueces expliquen y fundamenten sus
decisiones, a menos que se trate de simples órdenes para el impulso del proceso;
así se evitan arbitrariedades y se permite a los litigantes usar adecuadamente el
derecho de impugnación contra la sentencia para los efectos de la segunda
instancia, y exponer al ad quem las razones legales y jurídicas que desvirtúan los
errores que condujeron al juez a su resolución. Porque todo dictamen es el resultado
de las lucubraciones o motivaciones que en aquél se desenvuelven. En palabras
del Tribunal Constitucional: "la motivación de las sentencias es connatural a la
jurisdicción y fundamento indispensable para su ejercicio. Constituye, a la vez que
un deber del juzgador, un derecho para el justiciable" (STC, Nº 1.373-09-INA, de
veintidós de junio de dos mil diez) (considerando 16º).

Corte Suprema, 4/10/2010, Rol Nº 4617-2010,

Cita online: CL/JUR/7977/2010

3. El fundamento normativo del deber de motivación de las sentencias también tiene


asidero en la Constitución Política de la República.
Que en este mismo orden de ideas esta Corte ha dicho que la exigencia de
fundamentación no sólo armoniza con lo dispuesto en el inciso 2º del artículo 36 del
Código Procesal Penal, aplicable en la especie por ser común a todo tipo de
resoluciones dictadas en el juicio oral, sino que encuentra respaldo constitucional
en el inciso 6º del Nº 3º del artículo 19 de la Constitución Política de la República.

En consecuencia, dada la trascendencia de estas reglas, si estas no son


respetadas, en términos de dar una adecuada respuesta a la tesis jurídica de cada
uno de los intervinientes procede la anulación en los términos previstos en el artículo
374 letra e), en concordancia con el artículo 342 letra c) del Código Procesal Penal
(considerando 6º).

Corte Suprema, 3/06/2013, Rol Nº 1967-2013, Cita online: CL/JUR/1188/2013

Fallos en el mismo sentido:

— Corte Suprema, 25/10/2016, Rol Nº 65315-2016,

Cita online: CL/JUR/7952/2016

— Corte de Apelaciones, 7/06/2016, Rol Nº 109-2016,

Cita online: CL/JUR/3967/2016

— Corte Suprema, 25/04/2016, Rol Nº 22213-2016,

Cita online: CL/JUR/3028/2016

— Corte Suprema, 25/04/2016, Rol Nº 22214-2016,

Cita online: CL/JUR/3029/2016

— Corte Suprema, 25/04/2016, Rol Nº 22215-2016,

Cita online: CL/JUR/3030/2016

4. Requisitos de una resolución judicial fundada

Que el legislador se ha preocupado de establecer las formalidades a que deben


sujetarse las resoluciones judiciales, estableciendo en el artículo 36 del Código
Procesal Penal, que: "Será obligación del tribunal fundamentar las resoluciones que
dictare, con excepción de aquellas que se pronunciaren sobre cuestiones de mero
trámite. La fundamentación expresará sucintamente, pero con precisión, los motivos
de hecho y de derecho en que se basaren las decisiones tomadas. La simple
relación de los documentos del procedimiento o la mención de los medios de prueba
o solicitudes de los intervinientes no sustituirá en caso alguno la fundamentación";
las que, además deben satisfacer los requisitos exigibles a toda resolución judicial,
conforme a lo prescrito en los artículos 61 y 169 del Código de Procedimiento Civil
y deben contener las enunciaciones contempladas en el artículo 170 del mismo
cuerpo normativo, entre las que figuran —en lo que atañe al presente recurso— en
su numeral 4, las consideraciones de hecho o de derecho que sirven de fundamento
a la sentencia (considerando 2º).

Corte Suprema, 28/02/2017, Rol Nº100622-2016, Cita online: CL/JUR/3031/2017

5. La determinación del "motivo del registro" no implica una fundamentación de


hechos y derecho

Que, si bien en las circunstancias extraordinarias que trata el inciso 3º del artículo
9º, la "resolución" judicial que accede a la solicitud de entrada y registro del fiscal
se "confunde" con la "orden" misma para su ejecución, y que usualmente
corresponden a actuaciones separadas cronológica y materialmente, conviene no
dejar de tener en cuenta que se trata de actuaciones de naturaleza procesal
diversas y, por ende, sujetas a distintos requerimientos, pues la orden mediante la
que se cumple la resolución que dispone la entrada y registro constituye sólo el
mandamiento librado por el juez para la ejecución de esa resolución y, por ende, no
está sujeta al deber de motivación del artículo 36 del Código Procesal Penal, sino
únicamente debe contener la información necesaria para posibilitar su debida
concreción, o la que expresamente disponga la ley, como en el caso del artículo 208
del Código Procesal Penal para la orden de entrada y registro o del artículo 154 del
mismo código, para la orden de prisión preventiva o detención.

Que, en ese orden, cuando el artículo 208 letra d) del Código Procesal Penal
dispone que "La orden que autorizare la entrada y registro deberá señalar: d) El
motivo del registro", esta última expresión —"motivo del registro"—, no constituye
una exigencia para el magistrado que otorga la orden, de expresar en la misma los
fundamentos de hecho y de derecho que le llevaron a dictar la resolución respectiva
en la forma que mandata, en general, el artículo 36 del Código Procesal Penal.

En efecto, con el deber de señalar "el motivo del registro", más bien se busca
evitar que la actuación de los policías que ejecutan la orden exceda el objetivo que
justificó la misma, registrándose dependencias u objetos que no tienen relación con
lo investigado. Así, por ejemplo, si la orden de entrada y registro se otorga para
incautar una determinada arma usada en el delito investigado, la indicación de ese
"motivo" tiene por finalidad que se le ponga término a la diligencia de registro una
vez hallada dicha arma. Lo señalado es concordante con lo prescrito en el inciso
segundo del artículo 214 del Código Procesal Penal, que dispone que "En los
registros se procurará no perjudicar ni molestar al interesado más de lo
estrictamente necesario" y en el artículo 215 del mismo texto, que trata los "Objetos
y documentos no relacionados con el hecho investigado", disponiendo que "Si
durante la práctica de la diligencia de registro se descubriere objetos o documentos
que permitieren sospechar la existencia de un hecho punible distinto del que
constituyere la materia del procedimiento en que la orden respectiva se hubiere
librado, podrán proceder a su incautación previa orden judicial. Dichos objetos o
documentos serán conservados por el fiscal".

De esa manera, la determinación del "motivo" de la orden de entrada y registro,


permite limitar la actuación de los policías que la ejecutan, pues no podrán causar
más molestias al interesado que las necesarias para encontrar el objeto o persona
buscada y, además, de hallar especies y objetos que den cuenta de otro delito
distinto al que motivó la orden de entrada y registro, deben solicitar una orden
judicial adicional para proceder a su incautación (considerandos 6º y 7º).

Corte Suprema, 19/05/2016, Rol Nº 19693-2016, Cita online: CL/JUR/3321/2016

6. La orden relativa a una diligencia de investigación usando la técnica de agente


revelador, no está sujeta a la fundamentación que exige el art. 36

Que, en ese contexto, cabe analizar, en primer término, si la determinación de


usar la técnica de agente revelador cumplió con las reglas legales sobre su
otorgamiento, para lo cual cabe recordar que en el caso concreto, el fiscal autorizó
el uso de la referida técnica, sobre la base del relato de la policía respecto de
denuncias anónimas obtenidas por distintas fuentes, dando características del lugar
y sujeto que se dedicarían a la venta de drogas.

Tal como se puede advertir al examinar la normativa que regula esta materia, la
decisión de utilizar este medio de indagación no contiene las exigencias que el
recurso reclama. En efecto, no se trata de una resolución judicial, y por ello no le es
aplicable la regla del artículo 36 del Código Procesal Penal, que ordena fundamentar
sus decretos a la judicatura. Por el contrario, se trata de una diligencia de
investigación ordenada por el ente persecutor en el ejercicio de la acción penal, y
por ello no es pertinente discutir, al menos por esta vía, la entidad o suficiencia de
los elementos tenidos a la vista para disponer tal medida, como tampoco lo es la
falta de las precisas menciones cuestionadas por el recurrente, por una parte,
porque el artículo 25 de la Ley Nº 20.000 no exige la concurrencia de determinadas
circunstancias para designar un agente revelador, y por la otra, porque la misma ley
lo faculta a omitir cierta información de los individuos que ejecutan estas técnicas,
tanto para su protección como para asegurar el éxito de la indagatoria. Así las
cosas, la designación de agente revelador por parte del Ministerio Público se realizó
con apego a la ley, por lo que dicha actuación no ha transgredido el derecho al
debido proceso del acusado (considerando 6º).

Corte Suprema, 23/08/2016, Rol Nº 41055-2016, Cita online: CL/JUR/5928/2016

7. La exigencia de fundamentación deriva de la norma constitucional del inciso 6º


del Nº 3º del artículo 19 de la Constitución Política de la República

Que la exigencia de fundamentación también es consecuencia de lo dispuesto en


el inciso 2º del artículo 36 del Código Procesal Penal, aplicable en la especie por
ser común a todo tipo de resoluciones dictadas en el juicio oral. Estas exigencias
derivan de la norma constitucional del inciso 6º del Nº 3º del artículo 19 de la
Constitución Política de la República que declara: "Toda sentencia de un órgano
que ejerza jurisdicción debe fundarse en un proceso previo legalmente tramitado",
entre cuyas exigencias mínimas está la de fundamentación. De allí que el
incumplimiento de dichas reglas autoriza la anulación, pues importa la causal del
artículo 374, letra e), en concordancia con los artículos 342, letra c), y 297, todos
del Código Procesal Penal.

Que precisado lo anterior, habrá de resolverse si el fallo cuestionado acata tales


requerimientos. Según se lee del fundamento duodécimo de la sentencia, la prueba
relativa al establecimiento de la participación de Willhelm Arellano Herrera en los
hechos por los cuales ha resultado responsable, se funda en los asertos del testigo
directo Carlos Koch Flores, que lo sindicó como uno de los autores del delito que
había sufrido veinticuatro horas antes, quien no obstante las circunstancias que
rodearon la comisión del delito, alcanzó a visualizar a los autores. Lo anterior se vio
corroborado por las especies que fueron encontradas en poder del acusado
Willhelm Arellano Herrera de propiedad del mencionado Koch Flores y de Claudio
González.

Que si bien dicha imputación fue refutada por la defensa, al calificar el


reconocimiento de inductivo, los sentenciadores, no obstante aquel
cuestionamiento, que dicen compartir, estimaron su imputación creíble, dada la
proximidad en el tiempo con el hecho, que permitió que el ofendido tuviera reciente
el recuerdo de sus características físicas, corroborado con el hecho de haberlo visto,
aun cuando fuera por pocos instantes, como se esforzó en recalcar la defensa, en
dos oportunidades (considerandos 14º y 15º).

Corte Suprema, 13/04/2017, Rol Nº 7178-2017, Cita online: CL/JUR/1726/2017

ARTÍCULO 37

Firma de las resoluciones. Las resoluciones judiciales serán suscritas por el juez
o por todos los miembros del tribunal que las dictare. Si alguno de los jueces no
pudiere firmar se dejará constancia del impedimento.

No obstante lo anterior, bastará el registro de la audiencia respecto de las


resoluciones que se dictaren en ella.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 35, 36, 38, 154, 159, 208, 277 y
342. Código de Procedimiento Penal: artículos 50, 51, 52, 53, 275, 280, 281, 424 y
500.

ARTÍCULO 38

Plazos generales para dictar las resoluciones. Las cuestiones debatidas en una
audiencia deberán ser resueltas en ella.

Las presentaciones escritas serán resueltas por el tribunal antes de las


veinticuatro horas siguientes a su recepción.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 14, 15, 37, 132, 142, 143, 232,
235, 249, 260, 277, 343, 344, 345 y 346. Código de Procedimiento Penal: artículos
50, 308, 365, 424 y 499.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Las presentaciones escritas generan un incidente que se debe resolver en 24


horas o de plano, según el juez estime conveniente

Que, ante una solicitud de sobreseimiento temporal, como la planteada por la


defensa, el juez de Garantía perfectamente pudo proceder del modo que lo hizo en
la especie, si atendemos a lo dispuesto en el artículo 38 del Código Procesal Penal,
que en su inciso 2º, dispone que las presentaciones escritas, serán resueltas por el
tribunal, antes de las veinticuatro horas siguientes a su recepción, sin imponer otra
exigencia, de modo que ante una cuestión incidental como la planteada al Sr. Juez
de la causa, éste por aplicación del artículo 52 del mismo código, pudo recurrir a la
normativa dada para los incidentes en el libro primero del Código de Procedimiento
Civil y resolver de plano la petición planteada (considerando 2º).

Corte de Apelaciones de Punta Arenas, 5/01/2015, Rol Nº 181-2014,

Cita online: CL/JUR/5928/2016

2. Carga del tribunal de resolver en 24 horas las presentaciones escritas y efectos


de la misma

Que en tal escenario, no es atendible el argumento de la defensa en tanto


pretende atribuir las consecuencias de una defectuosa tramitación del proceso a
uno de los intervinientes, pues los términos imperativos del artículo 38 del Código
Procesal, en tanto impone al tribunal la carga de resolver las presentaciones escritas
de los litigantes antes de las veinticuatro horas siguientes a su presentación, no se
transfieren a quien se vea afectado por la desidia del juzgador, en términos de
exigirle a los contendientes que insten por el recto y oportuno desenvolvimiento de
la labor jurisdiccional.

Que desde un punto de vista de justicia material, la solución propuesta resulta


eficaz y coherente al momento de administrar justicia, pues permite avanzar hasta
el término del conflicto y la averiguación de la verdad sobre el acaecimiento de los
injustos perseguidos.

Si bien es cierto que en el proceso criminal el Estado está sometido a ciertas


restricciones, como en este caso, temporales, en tal virtud, no puede colocarse al
ente persecutor en situación desmedrada si, objetivamente, su proceder aparece
diligente (considerandos 5º y 6º).

Corte de Apelaciones de San Miguel, 9/05/2011, Rol Nº 547-2011,

Cita online: CL/JUR/11230/2011

3. Acerca de la oportunidad procesal para discutir la procedencia del sobreseimiento


definitivo
Que el artículo 38 del Código Procesal Penal, establece con meridiana precisión
que las cuestiones debatidas en una audiencia deberán ser resueltas en ella, por lo
tanto, toda discusión acerca de la procedencia o improcedencia de un
sobreseimiento definitivo solicitado nada más que por el Ministerio Público, debía
realizarse dentro de una audiencia para dar cumplimiento a dicho precepto y
resolver derechamente la solicitud del Ministerio Público; al no hacerlo se ha
infringido la disposición, debiendo en consecuencia acogerse la apelación,
revocándose lo ordenado por la juez a quo, quien deberá decretar la audiencia
correspondiente para debatir la solicitud de sobreseimiento definitivo y resolverla en
ella (considerando 3º)

Corte de Apelaciones de Antofagasta, 5/11/2007, Rol Nº 249-2007,

Cita online: CL/JUR/6595/2007

Concordancias a este código: Artículos 40, 41, 42, 43, 44, 191, 192, 227, 228,
232, 235, 246, 249, 260, 280, 281, 331 y 332.

Párrafo 6º Registro de las actuaciones judiciales

ARTÍCULO 39

Reglas generales. De las actuaciones realizadas por o ante el juez de garantía,


el tribunal de juicio oral en lo penal, las Cortes de Apelaciones y la Corte Suprema
se levantará un registro en la forma señalada en este Párrafo. 9

En todo caso, las sentencias y demás resoluciones que pronunciare el tribunal


serán registradas en su integridad.

El registro se efectuará por cualquier medio apto para producir fe, que permita
garantizar la conservación y la reproducción de su contenido.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 40, 41, 42, 43, 44, 191, 192, 227,
228, 232, 235, 246, 249, 260, 280, 281, 331 y 332.

9Este inciso fue sustituido por el número 3) del artículo 1º de la Ley Nº 20.074, publicada en el Diario Oficial de
14 de noviembre de 2005.
JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Los registros de audio satisfacen la obligación del art. 39 CPP

Que, por otro lado, de la lectura de la sentencia aparece que se asentó


claramente cuál fue la prueba testimonial rendida por el Ministerio Público y,
además, se la valoró. En efecto, en los considerandos décimo y décimo quinto se
especifica que en el juicio declararon un testigo presencial —personal del Edificio
Costa Horizonte— y dos funcionarios aprehensores que llegaron al lugar, ya
ocurridos los hechos. Asimismo, en los razonamientos décimo y undécimo, se
reproducen sus dichos en lo pertinente a la acusación y se los valora.

En este sentido no resulta atingente la alegación que la recurrente en el sentido


que la no transcripción de los medios de prueba rendidos de manera oral, dificulta
o impide una adecuada defensa, ya que de conformidad con lo dispuesto en el
artículo 39 del Código Procesal Penal, las declaraciones de los testigos deben ser
registradas y el artículo 359 del mismo cuerpo legal permite reproducirlas ante el
tribunal que conoce del recurso de nulidad. Así, si el recurrente difiere de lo
expresado en un fallo respecto de la declaración de un testigo o estima que se omitió
parte relevante de la misma, puede sostener su disconformidad ante el tribunal de
nulidad reproduciendo las pistas de audio que considere necesario y que por
prescripción legal se encuentran a su disposición (considerando 4º).

Corte de Apelaciones de Valparaíso, 14/10/2014, Rol Nº 1398-2014,

Cita online: CL/JUR/10888/2014

2. La admisión de responsabilidad del imputado en el procedimiento simplificado no


significa que deba omitirse el texto escrito de la sentencia

Que para dilucidar el asunto propuesto es necesario considerar que tal como lo
ha resuelto la Excma. Corte Suprema en causas, entre otras, la rol Nº 10748-2011
que si bien pudiera entenderse de la lectura el artículo 39 del Código Procesal
Penal, que es suficiente con que la sentencia sea dictada en un registro de audio y
quede por lo tanto íntegramente registrada en aquél, ocurre que el artículo 396 que
se refiere a la realización del juicio simplificado señala de modo expreso que el fallo
debe ser escrito y la sola circunstancia que la admisión de responsabilidad del
imputado habilite al tribunal para dictar sentencia de inmediato (artículo 395), no
significa que deba omitirse el texto escrito (considerando 2º).

Corte de Apelaciones de San Miguel, 16/12/2013, Rol Nº 1716-2013,


Cita online: CL/JUR/4099/2013

ARTÍCULO 40 DEROGADO10

ARTÍCULO 41

Registro de actuaciones ante los tribunales con competencia en materia penal.


Las audiencias ante los jueces con competencia en materia penal se registrarán en
forma íntegra por cualquier medio que asegure su fidelidad, tal como audio digital,
video u otro soporte tecnológico equivalente 11

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 39, 42, 43, 44, 325, 342, 372,
373 y 374.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. La sentencia, por sí sola, no puede servir de antecedente para reconstituir el


registro en audio de la audiencia de juicio oral

Que de lo referido fluye, que efectivamente, tal como lo denuncia el persecutor,


no se registró la audiencia de juicio oral, incumpliéndose por ende lo dispuesto en
el artículo 41 del Código Procesal Penal, más arriba transcrito.

Que dicha omisión, como lo indica el artículo 42 del Código Procesal Penal en su
inciso segundo, sólo priva de valor, cuando dicho registro no puede ser suplido con
certeza sobre la base de "antecedentes confiables que dieren testimonio de lo
ocurrido en la audiencia".

Situación que prístinamente está regulada en el artículo 43 del Código Procesal


Penal, más arriba citado. Vale decir, debe reemplazarse por una copia fiel del
mismo, y si como acontece en este caso, no existiere dicha copia, deben dictarse
nuevamente las resoluciones, debiendo el tribunal reunir los antecedentes que
permitan fundamentar su preexistencia y contenido, como también se repetirán las

10 Este artículo fue derogado por el número 4) del artículo 1º de la Ley Nº 20.074, publicada en el Diario Oficial
de 14 de noviembre de 2005.
11 Este artículo fue sustituido por el número 5) del artículo 1º de la Ley Nº 20.074, publicada en el Diario Oficial

de 14 de noviembre de 2005.
actuaciones con las formalidades pertinentes, salvo la excepción que la misma
norma establece. Circunstancia que no es posible advertir en este caso.

Que por lo expuesto en los anteriores razonamientos, es evidente que en la


situación sub lite no se ha dado cabal cumplimiento a lo dispuesto en las normas
precitadas, pues ciertamente la sentencia, por sí sola, no puede servir de
antecedente para reconstituir el registro en audio de la audiencia de juicio oral,
desde que no es posible estimarla "copia fiel" de aquél, ni es una "actuación que
sea antecedente de resoluciones conocidas o en etapa de cumplimiento o
ejecución", como lo precisan las normas precitadas (considerandos 5º y 6º).

Corte de Apelaciones de San Miguel, 16/12/2015, Rol Nº 2066-2015,

Cita online: CL/JUR/8816/2015

2. Es el registro de audio el que tiene valor, no el acta de la audiencia

(...)A ello se suma la infracción a la igualdad de armas en materia probatoria,


porque en la audiencia preparatoria cuestionó como medios de prueba unas
fotografías en blanco y negro "ilegibles en su contenido", lo que se desechó por el
juez de garantía, porque ambas partes tenían las mismas fotos; sin embargo, en el
juicio, el fiscal presentó las fotos en colores y, ahora, legibles, las que se usaron
para el interrogatorio de los testigos. Sostiene que se opuso a esta exhibición y que
ello se rechazó por el tribunal oral, porque en el acta de preparación no constaba
su objeción, en circunstancias que de acuerdo al artículo 41 del Código Procesal
Penal, es el registro de audio el que tiene valor, no el acta (considerando 2º).

Corte Suprema, 13/11/2013, Rol Nº 7476- 2013, Cita online: CL/JUR/2615/2013

3. El registro de audio es la herramienta idónea para realizar el estudio de la


fundamentación del fallo

Que, en cuanto al caso concreto, se puede observar de acuerdo al certificado de


fs. 6 que la sentencia que se impugna de 18 de abril de 2013, se expuso de manera
oral y completa tanto en su parte expositiva, considerativa y resolutiva, en audiencia
fijada para tal efecto, y conforme al artículo 346 del Código Procesal, esa es la fecha
de su notificación a las partes hayan o no concurrido a la audiencia. A su vez,
conforme al artículo 41 del Código Procesal penal el registro íntegro de dicha
sentencia está dado por el audio de dicha audiencia de 18 de abril del año en curso.
Que, por ende, no se advierte dentro del contexto del Código Procesal Penal, que
sea exigencia el que la sentencia esté en soporte papel para que la parte que se
estime agraviada con un fallo pueda hacer el estudio de la fundamentación del
mismo para recurrir ante el tribunal de alzada respectiva, por cuanto tiene a su
disposición el audio de la audiencia en que se expuso dicho fallo, a través del CD u
otro dispositivo electrónico para su análisis, sin que ello pudiera observarse como
una transgresión a sus derechos como parte del proceso, y sin que la sentencia que
se recurre este en soporte papel o transcrita en un programa editor de texto
informático, para considerar que cause un agravio para que se anule el juicio y la
sentencia (considerando 4º).

Corte de Apelaciones de Talca, Rol Nº 202-2013

ARTÍCULO 42

Valor del registro del juicio oral. El registro del juicio oral demostrará el modo en
que se hubiere desarrollado la audiencia, la observancia de las formalidades
previstas para ella, las personas que hubieren intervenido y los actos que se
hubieren llevado a cabo. Lo anterior es sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo
359, en lo que corresponda.

La omisión de formalidades del registro sólo lo privará de valor cuando ellas no


pudieren ser suplidas con certeza sobre la base de otros elementos contenidos en
el mismo o de otros antecedentes confiables que dieren testimonio de lo ocurrido
en la audiencia.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 39, 41, 43, 44, 325 a 338, 343,
345, 346, 359, 372 y 373.

ARTÍCULO 43

Conservación de los registros. Mientras dure la investigación o el respectivo


proceso, la conservación de los registros estará a cargo del juzgado de garantía y
del tribunal de juicio oral en lo penal respectivo, de conformidad a lo previsto en el
Código Orgánico de Tribunales.

Cuando, por cualquier causa, se viere dañado el soporte material del registro
afectando su contenido, el tribunal ordenará reemplazarlo en todo o parte por una
copia fiel, que obtendrá de quien la tuviere, si no dispusiere de ella directamente.
Si no existiere copia fiel, las resoluciones se dictarán nuevamente, para lo cual el
tribunal reunirá los antecedentes que le permitan fundamentar su preexistencia y
contenido, y las actuaciones se repetirán con las formalidades previstas para cada
caso. En todo caso, no será necesario volver a dictar las resoluciones o repetir las
actuaciones que sean el antecedente de resoluciones conocidas o en etapa de
cumplimiento o ejecución.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 39, 40, 41 y 42. Código de


Procedimiento Penal: artículos 668, 669, 670 y 671.

ARTÍCULO 44

Examen del registro y certificaciones. Salvas las excepciones expresamente


previstas en la ley, los intervinientes siempre tendrán acceso al contenido de los
registros.

Los registros podrán también ser consultados por terceros cuando dieren cuenta
de actuaciones que fueren públicas de acuerdo con la ley, a menos que, durante la
investigación o la tramitación de la causa, el tribunal restringiere el acceso para
evitar que se afecte su normal substanciación o el principio de inocencia.

En todo caso, los registros serán públicos transcurridos cinco años desde la
realización de las actuaciones consignadas en ellos.

A petición de un interviniente o de cualquier persona, el funcionario competente


del tribunal expedirá copias fieles de los registros o de la parte de ellos que fuere
pertinente, con sujeción a lo dispuesto en los incisos anteriores.

Además dicho funcionario certificará si se hubieren deducido recursos en contra


de la sentencia definitiva.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 1º, 39, 40, 41, 43, 92, 97, 182,
289 y 294. Código de Procedimiento Penal: artículos 61, 78, 79, 80, 104 y 45.

Párrafo 7º Costas
ARTÍCULO 45

Pronunciamiento sobre costas. Toda resolución que pusiere término a la causa o


decidiere un incidente deberá pronunciarse sobre el pago de las costas del
procedimiento.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 33, 46, 47, 48, 49, 50, 51, 190,
281, 299, 312, 316 y 342. Código de Procedimiento Penal: artículos 504, 584, 680
y 681. Código Penal: artículos 24, 47 y 48.

ARTÍCULO 46

Contenido. Las costas del procedimiento penal comprenderán tanto las


procesales como las personales.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 33, 45, 47, 48, 49, 50, 52, 299 y
342. Código de Procedimiento Penal: artículos 504, 584, 680 y 681.

ARTÍCULO 47

Condena. Las costas serán de cargo del condenado.

La víctima que abandonare la acción civil soportará las costas que su intervención
como parte civil hubiere causado. También las soportará el querellante que
abandonare la querella.

No obstante lo dispuesto en los incisos anteriores, el tribunal, por razones


fundadas que expresará determinadamente, podrá eximir total o parcialmente del
pago de las costas, a quien debiere soportarlas.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 45, 46, 48, 49, 50, 52, 64, 120,
121, 288 y 342. Código de Procedimiento Penal: artículos 425, 504, 584, 680 y 681.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Ley establece que costas son de cargo del condenado


Hay que poner de relieve que es el propio artículo 47 del Código del ramo (Código
Procesal Penal), denunciado como transgredido, es el que dispone que las costas
son de cargo del condenado, y el juez está obligado a seguir este mandato, tal como
lo ha hecho en este caso. Para eximir del pago de las costas, debe dictar una
resolución fundada, al tenor del propio precepto. Por lo tanto, el tribunal del fondo
no ha hecho sino seguir el mandato legal, encontrándose lejos de haber infringido
el mismo (considerando 10º).

Corte de Apelaciones de Santiago, 8/08/2012, Rol Nº 1738-2012,

Cita online: CL/JUR/1668/2012

2. Pago de las costas en el proceso penal

Si bien el artículo 600 del Código Orgánico de Tribunales establece que las
personas que gocen de privilegio de pobreza no serán condenadas al pago de las
costas, lo cierto es que tal precepto se ve desplazado por el artículo 47 del Código
Procesal Penal que, en virtud del principio de especialidad y por tratarse de una
norma posterior, prima sobre lo dispuesto en el Código Orgánico de Tribunales,
prescribiendo en forma perentoria que las costas serán de cargo del condenado.
Pese a que el artículo 47 inciso final alude a la exención de las mismas, ella es una
facultad con que cuenta el tribunal y, por ende, de libre ejercicio (considerando 7º
de la sentencia de nulidad).

Corte Suprema, 2/01/2014, Rol Nº 12279-2013, Cita online: CL/JUR/1/2014

3. Incompatibilidad entre la aceptación del procedimiento abreviado y la eximición


del pago de las costas

Haciendo referencia la acusación formulada por el Ministerio Público no sólo al


delito, a la participación criminal, a las modificatorias de responsabilidad, a la
penalidad aplicable, sino también al pago de las costas de la causa, si el imputado,
libre y voluntariamente, presta su conformidad a los términos de la acusación y
acepta el procedimiento abreviado, está asumiendo todas las consecuencias que
de ello pudieren significarle, por lo que resulta improcedente que el juez lo exima
del pago de las costas (considerando 5º).

Corte de Apelaciones de Valdivia, 5/06/2008, Rol Nº 186-2008,

Cita online: CL/JUR/2568/2008


4. Aceptar el imputado el procedimiento abreviado no constituye por sí una causal
para eximir del pago de las costas

El querellante Consejo de Defensa del Estado pide se revoque la exención de la


condena al pago de las costas de la causa, en consideración a que no existe
fundamento alguno que autorice dicha exención, toda vez que lo dispuesto en el
artículo 47 del Código Procesal Penal, las coloca de cargo del condenado, a menos
que el tribunal por razones fundadas "que expresará determinadamente", exima
total o parcialmente de su pago a quien deba soportarlas. La sentencia se limita a
señalar que se exime al condenado del pago de las costas "por haber aceptado el
procedimiento abreviado y encontrarse en situación de privilegio de pobreza". El
mencionado fundamento de la sentenciadora es doblemente inexacto, toda vez que
el hecho de haber, el imputado, aceptado el procedimiento abreviado, no constituye
por sí, una causal para eximir del pago de las costas, sobre todo en un
procedimiento en el cual se han ventilado una serie de incidencias, se han
desarrollado una gran cantidad de audiencias y, en general, se ha tratado de un
proceso altamente complejo, con un extenso trabajo profesional, donde se ha dado
un profundo debate en cuanto a los hechos y en cuanto al derecho, que ha tenido
una importante connotación pública, lo que por sí, lo hace más complejo, atendido
el cargo público y de representación popular que detentaba el imputado, en síntesis,
se ha tratado de una extensa investigación y procedimiento que ha significado el
uso de importantes recursos fiscales por parte del Ministerio Público y del
querellante Consejo de Defensa del Estado, a todo lo cual se une a la segunda
inexactitud, absolutamente evidente, relativa a la eventual situación de privilegio de
pobreza del acusado, lo que carece de fundamento atendido el hecho que el
acusado, no es una persona que carece de recursos, por el contrario es de público
conocimiento que cuenta con ellos y que además contó con la defensa de
reconocidos abogados defensores de confianza, por lo que no acudió a la
Defensoría Penal Pública, como lo hacen las personas que no están en situación
de contar con un abogado privado (considerando 10º).

Corte de Apelaciones de Santiago, 27/01/2012, Rol Nº 2850-2011,

Cita online: CL/JUR/220/2012

ARTÍCULO 48

Absolución y sobreseimiento definitivo. Cuando el imputado fuere absuelto o


sobreseído definitivamente, el ministerio público será condenado en costas, salvo
que hubiere formulado la acusación en cumplimiento de la orden judicial a que se
refiere el inciso 2º del artículo 462 o cuando el tribunal estime razonable eximirle por
razones fundadas12

En dicho evento será también condenado el querellante, salvo que el tribunal lo


eximiere del pago, total o parcialmente, por razones fundadas que expresará
determinadamente.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 45, 46, 47, 250, 251, 342 y 462.
Código de Procedimiento Penal: artículos 584 y 680.

ARTÍCULO 49

Distribución de costas. Cuando fueren varios los intervinientes condenados al


pago de las costas, el tribunal fijará la parte o proporción que corresponderá
soportar a cada uno de ellos.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 47, 48 y 342. Código de


Procedimiento Penal: artículos 504, 584, 680 y 681.

ARTÍCULO 50

Personas exentas. Los fiscales, los abogados y los mandatarios de los


intervinientes en el procedimiento no podrán ser condenados personalmente al
pago de las costas, salvo los casos de notorio desconocimiento del derecho o de
grave negligencia en el desempeño de sus funciones, en los cuales se les podrá
imponer, por resolución fundada, el pago total o parcial de las costas.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 36, 48, 49 y 342. Código de


Procedimiento Penal: artículos 504, 545, 584, 680 y 681.

12Este inciso fue modificado por el número 6) del artículo 1º de la Ley Nº 20.074, publicada en el Diario Oficial
de 14 de noviembre de 2005, en el sentido de incorporar su frase final.
ARTÍCULO 51

Gastos. Cuando fuere necesario efectuar un gasto cuyo pago correspondiere a


los intervinientes, el tribunal estimará su monto y dispondrá su consignación
anticipada.

En todo caso, el Estado soportará los gastos de los intervinientes que gozaren
del privilegio de pobreza.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 45, 46, 52 y 342. Código de


Procedimiento Civil: artículos 26, 129 y siguientes. Código de Procedimiento Penal:
artículos 64 y 504. Ley Nº 18.120 sobre Comparecencia en Juicio. Código de
Procedimiento Civil: artículo 26.

Párrafo 8º Normas supletorias

ARTÍCULO 52

Aplicación de normas comunes a todo procedimiento. Serán aplicables al


procedimiento penal, en cuanto no se opusieren a lo estatuido en este Código o en
leyes especiales, las normas comunes a todo procedimiento contempladas en el
Libro I del Código de Procedimiento Civil.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 32, 60, 146, 157, 171, 243, 261,
273, 299, 307, 324, 357, 374 letra g, y 472. Código de Procedimiento Penal:
artículos 4º, 5º, 43, 369, 372, 393, 399, 428, 488 bis, 489, 526, 527 bis, 535 y 541.
Código de Procedimiento Civil: artículo 1º.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Procedencia de la apelación sobre la resolución que se pronuncia sobre las


costas

La resolución que se pronuncia sobre las costas en un procedimiento penal


participa de la naturaleza jurídica de una sentencia interlocutoria. En este sentido, y
no existiendo norma en el Código Procesal Penal que se refiera a la apelación de la
resolución que se pronuncia sobre las costas en esta sede, cobra aplicación
supletoria, por así disponerlo expresamente el artículo 52 del mismo Código, las
normas del Libro Primero del Código de Procedimiento Civil. En conformidad con lo
expuesto, los artículos 158 y 187 del Código de Procedimiento Civil disponen que
la resolución que se pronuncia sobre las costas del juicio es una sentencia
interlocutoria y, por tanto, susceptible de ser impugnada mediante el recurso de
apelación (considerandos 2º a 4º de la sentencia de la Corte de Apelaciones).

Corte de Apelaciones de Concepción, 30/06/2016, Rol 129-2016,

Cita online: CL/JUR/4992/2016

2. Improcedencia del recurso de apelación respecto a la sentencia que se pronuncia


sobre el recurso de nulidad

Conforme a ello, no se da el supuesto que consagra el artículo 52 del Código


Procesal Penal de acudir en forma supletoria a las normas comunes a todo
procedimiento, pues la situación de que se trata —el rechazo de un incidente de
nulidad procesal— está contemplada en el ámbito procesal penal, con un efecto
distinto de la apelación (considerando 6º de la sentencia de la Corte de
Apelaciones). Significaría un contrasentido que, por un lado, se exija que la ley
expresamente señale la procedencia de la apelación —como exige el artículo 370
letra b) del Código Procesal Penal— y, por otra, se considere que todas las
interlocutorias son apelables —como afirma el artículo 187 del Código de
Procedimiento Civil—, lo que evidencia que el estatuto procesal civil contiene una
regla distinta de la procesal penal, que no resulta aplicable para estos casos. En
efecto, la decisión que se pronuncia rechazando el incidente de nulidad procesal,
no pone término al procedimiento, ni hace imposible su prosecución, ni suspende
su tramitación por más de treinta días ni se encuentra en alguna situación en la cual
la ley contemple expresamente la apelación. Así las cosas, en la especie, cabe
acoger el recurso de hecho y denegar el recurso de apelación que había sido,
erróneamente, concedido (considerandos 7º y 8º de la sentencia de la Corte de
Apelaciones).

Corte de Apelaciones de Santiago, 23/09/2016, Rol Nº 2539-2016,

Cita online: CL/JUR/6647/2016

Fallos en el mismo sentido:

— Corte de Apelaciones de Santiago, 23/09/2016, Rol Nº 2524-2016,

Cita online: CL/JUR/6645/2016


— Corte de Apelaciones de Santiago, 23/09/2016, Rol Nº 2525-2016,

Cita online CL/JUR/6646/2016

3. Resolución que acoge petición de incompetencia por vía declinatoria. Resolución


inapelable. Inexistencia de norma expresa que establezca procedencia de la
apelación

La resolución del tribunal que acoge una petición de incompetencia planteada por
vía declinatoria, en la etapa de investigación, no se encuentra dentro de las hipótesis
de resoluciones apelables que entrega el artículo 370 del Código Procesal Penal,
por cuanto no se ha finalizado el procedimiento, no se ha impedido su tramitación
ni se le ha suspendido, y tampoco existe norma expresa que conceda la apelación
para esta clase de resoluciones y en este estado del procedimiento. En efecto, se
está en presencia de una resolución inapelable, sin que pueda estimarse que por la
remisión del artículo 52 del Código Procesal Penal a las disposiciones comunes a
todo procedimiento del Código de Procedimiento Civil, sea aplicable lo dispuesto en
su artículo 112 acerca de la procedencia de la apelación, por cuanto entenderlo así
atentaría contra los principios de rapidez y desformalización que inspiran la etapa
de instrucción de la investigación (considerandos 4º y 6º).

Corte de Apelaciones de San Miguel, 9/04/2008, Rol Nº 380-2008,

Cita online: CL/JUR/5552/2008

4. Aplicación indebida del Código de Procedimiento Civil como normativa supletoria


del Código Procesal Penal

Asimismo, también importa la comisión de una falta o abuso grave que los
sentenciadores apliquen el artículo 261 del Código de Procedimiento Civil para
resolver la petición de la defensa de declarar la prescripción de la acción penal
intentada, asimilando un escrito de rectificación de querella a una demanda nueva,
por cuanto el artículo 52 del Código Procesal Penal hace aplicable a los
procedimientos que rige, en cuanto resultaren procedentes, las normas comunes
contempladas en el Libro I del Estatuto Adjetivo Civil, dentro de las cuales no se
incluye la empleada —está en el Libro II—, lo que implica que para dilucidar lo
planteado, se recurrió a una normativa respecto de la cual no existe respaldo legal
que autorice su utilización. Por lo demás, de igual modo se está dando un alcance
distinto a lo previsto por el legislador en el artículo 261 del Código de Procedimiento
Civil, ya que la rectificación de la demanda, después de notificada y antes de su
contestación, se estima como una demanda nueva "para efectos de su notificación",
lo que determinará el término para contestar la "primitiva demanda" (considerando
13º).

Corte Suprema, 8/10/2008, Rol Nº 2179-2008, Cita online: CL/JUR/5222/2008

5. Carácter de prorrogable de un plazo en virtud de la aplicación supletoria del


Código de Procedimiento Civil

Que en lo que se refiere a la naturaleza del plazo, se trata, como el citado artículo
234 lo expresa al titular la norma, de un plazo judicial, a cuyo respecto los artículos
67 y 68 del Código de Procedimiento Civil, aplicables supletoriamente por expresa
disposición del artículo 52 del Código Procesal Penal, dan expresamente el carácter
de prorrogable, con la limitación de que la prórroga no podrá ampliar el término más
allá del plazo legal; en este caso, dos años (considerando 7º).

Que en cuanto a la naturaleza de la resolución judicial que fija el plazo, atendida


la definición del artículo 158 del Código de Procedimiento Civil, debe concluirse que
se trata de un auto, ya que resuelve sobre un incidente sin establecer derechos
permanentes a favor de las partes (el plazo judicial es esencialmente prorrogable),
y no decide sobre un trámite que debe servir de base a la dictación de una sentencia
definitiva o interlocutoria (considerando 8º).

Corte de Apelaciones de La Serena, 13/03/2001, Rol Nº 16-2001,

Cita online: CL/JUR/2721/2001

6. Aplica los artículos 179 y 180 del Código de Procedimiento Civil por mandato del
artículo 52 del Código Procesal Penal

I. El efecto de cosa juzgada de la sentencia condenatoria penal produce efectos


absolutos respecto de toda persona sobre la efectividad de los hechos constitutivos
de delito y sobre la culpabilidad, incluyendo a un tercero civilmente responsable,
aun cuando no haya sido parte en el juicio criminal, porque el artículo 180 del Código
de Procedimiento Civil no establece dicha exigencia. Entonces, para perseguir la
responsabilidad solidaria del dueño del vehículo, si bien puede haber discusión
sobre la calidad de propietario o la existencia y el monto de los perjuicios, resulta
innecesario que se vuelva a probar la concurrencia del ilícito y la culpabilidad del
conductor, siendo precisamente el sentido de la norma evitar el pronunciamiento de
decisiones contradictorias por parte de los órganos jurisdiccionales.

II. Que el conductor del vehículo pueda ser sobreseído definitivamente en virtud
de la suspensión condicional del procedimiento es algo que carece de relevancia en
lo tocante a la subsistencia de la acción civil, porque la ley señala que esta salida
alternativa no extingue las acciones civiles de la víctima o terceros. Además, el
efecto de cosa juzgada de las resoluciones que absuelven o sobreseen
definitivamente está limitado a los casos en que se funden en la no existencia del
delito o cuasidelito, que no haya relación entre el hecho y la persona acusado, o
que no existan indicios contra el acusado (considerandos 6º, 7º y 9º).

Corte de Apelaciones de Concepción, 19/11/2007, Rol Nº 1063-2006,

Cita online: CL/JUR/6996/2007


TÍTULO III ACCIÓN PENAL

Párrafo 1º Clases de acciones

ARTÍCULO 53

Clasificación de la acción penal. La acción penal es pública o privada.

La acción penal pública para la persecución de todo delito que no esté sometido
a regla especial deberá ser ejercida de oficio por el ministerio público. Podrá ser
ejercida, además, por las personas que determine la ley, con arreglo a las
disposiciones de este Código. Se concede siempre acción penal pública para la
persecución de los delitos cometidos contra menores de edad.

La acción penal privada sólo podrá ser ejercida por la víctima.

Excepcionalmente, la persecución de algunos delitos de acción penal pública


requiere la denuncia previa de la víctima.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 54, 55, 56, 57, 58, 108, 109, 111,
112, 116, 117, 166, 172, 173, 174, 175, 179, 390 y 400. Constitución Política:
artículo 19 Nº 14. Código de Procedimiento Penal: artículos 10, 11, 15, 16, 17, 18,
20, 22, 23, 24, 27 a 37, 39, 81, 82, 84, 85, 93, 95, 102 bis, 108, 571 y 572. Ley
Nº 19.640, Ley Orgánica Constitucional del Ministerio Público: artículo 1º.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. De la concesión de acción penal pública al Ministerio Público en todos los delitos


que se cometan en contra de menores de edad

Toda vez que siendo la víctima menor de edad, prima lo dispuesto en el


artículo 53 inciso 2º parte final del mismo Código, que establece que en los delitos
cometidos contra menores de edad, se concede acción penal pública al Ministerio
Público. En efecto, resulta improcedente que se desatienda la literalidad de esta
última norma, considerando, además, la historia fidedigna de la ley, que enseña que
se facultó al Ministerio Público para proceder de oficio en todos los delitos en los
que estén afectados los menores de edad, a fin de realzar la especial protección
que el ordenamiento jurídico le brinda a estos últimos, lo que implica que no será
necesaria la instancia previa particular (considerandos 4º y 5º).

Corte de Apelaciones de Coyhaique, 11/09/2008, Rol Nº 73-2008,

Cita online: CL/JUR/3480/2008

2. Ejercicio de la acción penal privada en el caso del delito de injurias

Que el delito de injurias es de acción privada, es decir, de aquellos delitos en que


la persecución penal, no está en manos del Ministerio Público sino del particular que
ha sufrido o experimentado un menoscabo en su honra, en virtud de una acción
ejecutada en tal sentido o de expresiones proferidas con igual objeto (art. 19 Nº 4
de la Constitución Política de la República y artículo 416 del Código Penal). Así lo
dispone el artículo 53 del Código Procesal Penal, cuando señala: "La acción penal
privada sólo podrá ser ejercida por la víctima". El artículo 55 de este último código
enumera este delito entre los de acción privada. De otra parte, la acción penal
privada se extingue por la renuncia de la persona ofendida, lo que es lógico que sea
así pues mira sólo al interés particular de la víctima del delito. Que el Código
Procesal Penal establece en el Título II del Libro IV sobre procedimientos especiales
y ejecución, el procedimiento por delito de acción privada. Es importante dejar
sentado que siguiendo la línea que impone la naturaleza misma de este delito, el
juez puede y/o debe dictar sobreseimiento definitivo en los especiales casos que la
ley precisa. Así, ante el desistimiento de la querella —que es el único modo de
ejercer la acción penal en estos delitos—; o, ante el abandono de la acción, situación
que de un modo similar recogía el Código de Procedimiento Penal (arts. 575 y 587),
sin perjuicio del sobreseimiento por otras causales generales que le sean aplicables.
Pues bien, el artículo 404 del Código Procesal Penal, trata bajo el rótulo
"Conciliación" de que al inicio de la audiencia —aquella a que se refiere el artículo
402 y que es común a todo delito de acción privada y sobre cuya comparecencia de
las partes discurre el artículo siguiente (403)— el juez instará a las partes a buscar
un acuerdo que ponga término a la causa y en los casos de la calumnia y la injuria
otorgará al querellado la posibilidad de dar explicaciones satisfactorias de su
conducta. Es decir, el artículo es común para los delitos de acción privada y la
particularidad en el delito de injuria y en el de calumnia, es que la búsqueda de la
conciliación, del acuerdo de las partes que ponga término a la causa, por la
naturaleza misma del delito de injuria que afecta la honra de las personas, sea
precedida por la posibilidad del querellado de dar explicaciones a la víctima y si
éstas son satisfactorias, se pone fin a la causa. Pero esa satisfacción sólo compete
decidirla al querellante, al afectado o sus herederos en su caso. No puede el juez
estimar que las explicaciones propias del procedimiento en este tipo de delitos, son
satisfactorias; pues las explicaciones están dirigidas a la víctima que es el dueño
único de la acción. No se puede interpretar el precepto del modo en que lo hace el
a quo sólo porque el artículo expresamente no diga que corresponde al querellante
decidir sobre el mérito de esas explicaciones de la conducta del querellado. Lo que
hemos hecho ver al comienzo de esta resolución y el contexto del propio artículo
404 conduce inexorablemente a esa conclusión. Lo mismo ocurre en el Código de
Procedimiento Penal porque el objeto del comparendo era, como ahora, el procurar
un avenimiento o, en los términos del Código Procesal Penal, una conciliación entre
las partes (considerandos 1º y 2º).

Corte de Apelaciones de Santiago, 10/05/2013, Rol Nº 962-2013,

Cita online: CL/JUR/1014/2013

ARTÍCULO 54

Delitos de acción pública previa instancia particular. En los delitos de acción


pública previa instancia particular no podrá procederse de oficio sin que, a lo menos,
el ofendido por el delito hubiere denunciado el hecho a la justicia, al ministerio
público o a la policía.

Tales delitos son:

a) Las lesiones previstas en los artículos 399 y 494, Nº 5º, del Código Penal;

b) La violación de domicilio;

c) La violación de secretos prevista en los artículos 231 y 247, inciso 2º, del
Código Penal;

d) Las amenazas previstas en los artículos 296 y 297 del Código Penal;

e) Los previstos en la Ley Nº 19.039, que establece normas aplicables a los


privilegios industriales y protección de los derechos de propiedad industrial;

f) La comunicación fraudulenta de secretos de la fábrica en que el imputado


hubiere estado o estuviere empleado, y

g) Los que otras leyes señalaren en forma expresa.


A falta del ofendido por el delito, podrán denunciar el hecho las personas
indicadas en el inciso 2º del artículo 108, de conformidad a lo previsto en esa
disposición.

Cuando el ofendido se encontrare imposibilitado de realizar libremente la


denuncia, o cuando quienes pudieren formularla por él se encontraren
imposibilitados de hacerlo o aparecieren implicados en el hecho, el ministerio
público podrá proceder de oficio.

Iniciado el procedimiento, éste se tramitará de acuerdo con las normas generales


relativas a los delitos de acción pública.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 53, 56, 57, 58, 108, 166, 172 y
173. Código Penal: artículos 144, 231, 247, 296, 297, 361 a 366 quáter y 369; 399
y 494 Nº 5. Código de Procedimiento Penal: artículos 11, 20, 23, 28, 29, 30, 34, 35,
36, 39, 81, 82, 96 y 103.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Llamada anónima no constituye denuncia en contexto de delito de acción pública


previa instancia particular

Que el asunto a decidir en el presente caso se reduce a determinar si los hechos


que fueron constatados por Carabineros a raíz de un llamado telefónico anónimo,
del que resultaron lesiones leves, recíprocamente causadas entre dos personas que
habían sido pololos.

Que es un hecho cierto y determinado que en la presente causa no existe una


denuncia, de parte de ninguno de los imputados por las lesiones leves
recíprocamente causadas; de esta manera es de relevancia lo dispuesto por el
artículo 54 del Código procesal Penal, que prescribe que "En los delitos de acción
pública previa instancia particular no podrá procederse de oficio sin que, a lo menos,
el ofendido por el delito hubiere denunciado el hecho a la justicia, al ministerio
público o a la policía. Tales delitos son: a) Las lesiones previstas en los artículos
399 y 494, número 5º, del Código Penal;". Vale decir, los ofendidos con el delito no
hicieron ninguna denuncia y no se encontraban imposibilitados para hacerlo y
tampoco se trata de menores de edad, de manera que ha de operar lo dispuesto
por el artículo 56, inciso tercero, del Código Procesal Penal, en cuanto prescribe, en
su inciso tercero, que: "Si el delito es de aquellos que no pueden ser perseguidos
sin previa instancia particular, la renuncia de la víctima a denunciarlo extinguirá la
acción penal," (considerandos 3º y 4º).
Corte de Apelaciones de Coyhaique, 23/12/2016, Rol Nº 112-2016,

Cita online: CL/JUR/9063/2016

2. Lesiones en contexto de violencia intrafamiliar son de acción pública

Que las modificaciones introducidas por la Ley Nº 20.066 son posteriores al


artículo 54 del Código Procesal Penal, de manera que, demostrado como está, a
través de su normativa, que la violencia intrafamiliar recibe un tratamiento integrado
por los sistemas penales y de familia, dentro del cual el inicio del procedimiento de
los delitos de violencia intrafamiliar, no está determinado por la actividad exclusiva
del ofendido o de las personas autorizadas a proceder por él, ha de concluirse que
los delitos de lesiones específicos del artículo 399 en relación a las personas
referidas en el artículo 400 del Código Penal y 5º de la Ley Nº 20.066 y 494 Nº 5 del
referido Código en relación al artículo 5º de la Ley Nº 20.066, que integran el sistema
jurídico penal sobre la materia, son de acción pública, luego, no quedan
comprendidos en la referencia hecha, de manera general, en su letra a) por dicho
artículo 54 a los artículos 399 y 494 Nº 5. Que, en consecuencia, conforman la regla
general del artículo 19 del Código Penal relativa al perdón de la parte ofendida, en
cuanto no extingue la acción penal y no se da el requisito del artículo 250 letra d)
del Código Procesal Penal (considerandos 9º y 10º).

Corte de Apelaciones de Punta Arenas, 24/10/2012, Rol Nº 111-2012,

Cita online: CL/JUR/5596/2012

3. Ante la imposibilidad de la víctima para realizar una denuncia, los funcionarios


policiales deben denunciar el delito si llega a su conocimiento, aun cuando sea
de acción penal pública previa instancia particular

Que la imposibilidad de denunciar conforme al artículo 54 del Código Procesal


Penal, constituye una circunstancia que debe evaluarse en el momento mismo en
que ella se produce para los efectos del procedimiento y destino de la acción y no
después. En efecto, en los delitos de acción pública previa instancia particular, a
que refiere dicha disposición legal, por sus especiales características, se requiere
una denuncia de la víctima, como condición para que el Ministerio Público inicie su
investigación, a fin de reunir los antecedentes que le permitirán darlo por establecido
y determinar o individualizar a sus responsables. De este modo, una vez interpuesta
la denuncia, ya no es necesaria la intervención de la víctima en el procedimiento
que seguirá su curso en todas sus etapas, toda vez que en el proceso penal la
decisión de iniciar la investigación, salvo en los delitos de acción privada, implica la
asunción de una actividad pública, aun en el caso que se inicie por denuncia o
querella particular. Lo mismo ocurre y debe entenderse cuando, de acuerdo al inciso
cuarto del artículo mencionado, el ofendido se encontrare imposibilitado de realizar
libremente la denuncia, o cuando quienes pudieren formularla por él se encontraren
imposibilitados de hacerlo o aparecieren implicados en el hecho. En cualquiera de
estas hipótesis, el Ministerio Público podrá proceder de oficio a investigar el delito.
Así, una vez iniciado el procedimiento, según el inciso final del citado artículo, éste
se tramitará de acuerdo con las normas generales relativas a los delitos de acción
pública, por lo que no es necesario, por tanto, que medie una querella, como ocurre
en los delitos de acción privada, o que se deba manifestar de algún otro modo la
voluntad del ofendido para continuar con la investigación iniciada o con el juicio, si
se ha llegado a dicha instancia. Es más, incluso el retiro, la renuncia o el
desistimiento de la acción no ha sido considerado por el legislador en este tipo de
delitos para obligar al fiscal a cerrar la investigación y archivar los antecedentes,
toda vez que, una vez iniciado el procedimiento, este adquiere autonomía respecto
de la víctima que, si bien no está obligada a impulsarlo activamente, tampoco tiene
derecho a desistirse. En nuestro actual sistema procesal penal a la víctima se le
reconoce el derecho a querellarse o a denunciar para instar al Ministerio Público a
dar inicio a la persecución penal que compete al Estado, pero no a ejercerla ni a
disponer de ella. Por lo anterior, una vez constatada o verificada la aludida
imposibilidad del ofendido para denunciar el delito, queda de inmediato facultado el
Ministerio Público para dar inicio a su investigación, sin que el curso de la misma
pueda verse luego interrumpido del modo que pretende la defensa por resultar
improcedente. Desde luego porque no se contempla en la ley que sea necesario o
se deba cumplir con algún trámite procesal en orden a que deba constar si la víctima
que no denunció el delito por estar imposibilitada —como ocurrió en la especie—
"ha vuelto a estar" o actualmente se encuentra en condiciones de denunciarlo por
haber "cesado el impedimento" como si el procedimiento penal iniciado y tramitado
en todas sus etapas, incluido el juicio, pudiera quedar entregado a la constatación
en cualquier momento de la mera ausencia de la voluntad del ofendido que se
encuentra en condiciones de manifestarla. En este sentido el impedimento a que se
alude en la norma ¿debe ser siempre temporal? Piénsese que el juez a quo da como
razón que si la imposibilidad ha cesado y quien aparece como víctima no denuncia
se debe entender que para él, este caso no revestía ni la entidad ni el carácter
necesario para seguir adelante y ante eso una de las preguntas que legítimamente
podemos hacernos es ¿qué sucede si la víctima se encuentra coaccionada o
intimidada para no denunciar? O ¿qué ocurre si el ofendido falleció por alguna causa
no relacionada con el delito? Claramente en la aludida disposición legal el legislador
no distingue, incorporando o comprendiendo la imposibilidad —temporal o
permanente— de denunciar como supuesto para la intervención del Ministerio
Público. Por ello señala que "Cuando el ofendido se encontrare imposibilitado de
realizar libremente la denuncia, o cuando quienes pudieren formularla por él se
encontraren imposibilitados de hacerlo o aparecieren implicados en el hecho, el
ministerio público podrá proceder de oficio".

Por otro lado, en la especie se agrega el hecho que funcionarios de Carabineros


tomaron conocimiento del delito que se cometió en el interior del calabozo de la
Primera Comisaría de dicha institución en esta ciudad, en circunstancias que el
imputado y el ofendido se encontraban detenidos en dicha unidad policial y, en
consecuencia, pesaba sobre los funcionarios la obligación de denunciarlo, tal como
lo hicieron, pues de acuerdo al artículo 175 letra a) del Código Procesal Penal, están
obligados a denunciar —sin distinguir— "...todos los delitos que presenciaren o
llegaren a su noticia...".

Así, los funcionarios policiales deben denunciar todos aquellos delitos de que
toman conocimiento dentro del plazo de 24 horas siguientes conforme al artículo
176 del mismo Código, estableciéndose a continuación, en el artículo 177, que si no
lo hicieren incurrirán en la comisión de un delito, con las penas que allí se
contemplan (considerandos 4º y 5º).

Corte de Apelaciones de Punta Arenas, 1/10/2016, Rol Nº 143-2016,

Cita online: CL/JUR/10217/2016

ARTÍCULO 55

Delitos de acción privada. No podrán ser ejercidas por otra persona que la
víctima, las acciones que nacen de los siguientes delitos:

a) La calumnia y la injuria;

b) La falta descrita en el Nº 11 del artículo 496 del Código Penal;

c) La provocación a duelo y el denuesto o descrédito público por no haberlo


aceptado, y

d) El matrimonio del menor llevado a efecto sin el consentimiento de las personas


designadas por la ley y celebrado de acuerdo con el funcionario llamado a
autorizarlo.
Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 53, 56, 57, 111, 113, 172, 400 a
405. Código Penal: artículos 385, 404, 405, 412 y siguientes, 416 y siguientes y 496
Nº 11. Código de Procedimiento Penal: artículos 10, 11, 14, 17, 18, 28, 29, 30, 31,
32, 33, 34, 35, 39, 94 y 571 a 588.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. La acción para perseguir la sanción por la comisión de un delito de injurias y


calumnias sólo compete a las personas naturales y no a las jurídicas

I. De la redacción del artículo 19 Nº 4 CPR se puede constatar que dicha norma


está dirigida a proteger la honra de las personas naturales y así debe entenderse
cuando expresa que se garantiza la "honra de la persona" y luego agrega "y de su
familia". La persona jurídica carece de familia, constituyendo por tanto dicha
garantía una protección al patrimonio moral de la persona natural y así lo ha
entendido la jurisprudencia de nuestros tribunales.

En consecuencia, no cabe sino concluir que la acción para perseguir una sanción
por los delitos de calumnias e injurias, sólo compete a las personas naturales y no
jurídicas ya que el bien jurídico protegido está referido directamente con los afectos,
apegos, devociones o sentimientos personales de la víctima, o más bien dicho
personalísimos de ella, sobre sus atributos o derechos de su personalidad, aquellos
que están basados en la naturaleza espiritual del ser humano, del hombre, de los
cuales carece la persona jurídica, la que atendida su naturaleza ficticia o artificial, le
podrá asistir una acción indemnizatoria, en caso de sentirse lesionada en su
prestigio comercial, pero ello no la legitima para accionar en la forma que lo hizo,
debiendo agregarse que, en materia de responsabilidad civil, se debe diferenciar la
víctima, en el derecho penal, del perjudicado civil que sufre un daño por el
comportamiento antijurídico de otro, un tercero, a quien le asiste el deber de
repararlos en caso de acreditar la concurrencia del mismo (considerando 4º).

II. Efectivamente, se ha ido incorporando el concepto de víctima en sentido


colectivo, cuando un conjunto de personas se ven afectadas o perjudicadas en sus
intereses, pero ello dice relación con bienes jurídicos colectivos referidos al
funcionamiento del sistema social, que sirven de base a los bienes individuales,
como lo son la salud pública, la seguridad social u otros de tal entidad (considerando
5º).

III. La Ley sobre las Libertades de Opinión e Información y Ejercicio del


Periodismo, no contradice todo lo dicho con antelación, puesto que la acción que se
concede a la persona jurídica es precisamente la que en la misma ley, en forma
precisa y clara se señala, cual es el de aclaración y de rectificación de una
determinada publicación, pero ello no va más allá de lo expresamente señalado por
dicha ley y no puede estimarse, por la concesión de tal derecho, que también pueda
accionar penalmente (considerando 7º).

Corte de Apelaciones de Coyhaique, 14/08/2006, Rol Nº 71-2006,

Cita online: CL/JUR/5930/2006

2. Acción privada por giro doloso de cheques. Competencia del Juzgado de


Garantía en contexto de Juicio Simplificado.

Por consiguiente, el asunto jurídico relativo a la competencia del Juzgado de


Garantía para conocer de un delito de acción privada —giro doloso de cheques en
este caso— en la eventualidad de una pena superior a la presidio menor en su grado
mínima se encontraba ya resuelta por este tribunal. En estas condiciones, el
sentenciador incurre en un error de derecho al sostener, como lo hizo, que se
encontraba inhibido o constreñido por el límite del procedimiento simplificado, pues
en este caso la norma de procedimiento en manera alguna puede alterar las reglas
sustantivas de la ley especial.

Sin perjuicio de lo anterior, es del caso agregar que el legislador en el artículo 22


de la Ley Sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques, señala que el delito de
giro fraudulento de cheques se encuentra sancionado con las penas de presidio
indicadas en el artículo 467 del Código Penal, es decir, con las del delito de estafa,
las que a su vez se regulan en relación a la cuantía de lo defraudado. Por otro lado,
con la modificación que introdujo la Ley Nº 19.806, el señalado delito, en la situación
que se revisa, es de acción privada —artículo 42 del Decreto con Fuerza de Ley
Nº 707, de 1982— y su procedimiento se haya contemplado en el Título II del Libro
IV de la Código Procesal Penal, estableciéndose en el artículo 405 que en lo que no
proveyere dicho título se regirá su tramitación por las normas del juicio simplificado,
con excepción del artículo 398 del mismo texto legal. En este escenario, el límite
general del artículo 388 del Código Procesal Penal, no resulta aplicable en la
especie, pues lo relevante en este caso es recurrir, por vía supletoria, a las normas
del procedimiento breve y concentrado para su tramitación, pero ello no altera las
penas que por remisión del artículo 22 de la ley especial corresponden a las del
artículo 467 del Código Penal, cuya graduación se determinan en definitiva de
acuerdo al monto de lo defraudado, es decir, por la cuantía de los cheques
dolosamente girados.
Por lo razonado, la sentencia incurre en un error de derecho, toda vez el
sentenciador aplicó al caso de autos el límite general o común previsto en el artículo
388 del Código Procesal Penal, desatendiendo con ello lo previsto en el artículo 22
de la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques, en relación con las
normas contenidas en el artículo 467 del Código Penal, lo que trajo como
consecuencia la imposición de una pena que se aparta de aquellas previstas por el
legislador en la norma sustantiva penal, esto es, las del artículo 467 del estatuto
punitivo. El error anotado influye en lo resolutivo de la sentencia atacada, desde que
llevó al juzgador a una decisión equivocada (considerandos 3º, 4º y 5º).

Corte de Apelaciones de Santiago, 28/06/2016, Rol Nº 1585-2016,

Cita online: CL/JUR/10222/2016

ARTÍCULO 56

Renuncia de la acción penal. La acción penal pública no se extingue por la


renuncia de la persona ofendida.

Pero se extinguen por esa renuncia la acción penal privada y la civil derivada de
cualquier clase de delitos.

Si el delito es de aquellos que no pueden ser perseguidos sin previa instancia


particular, la renuncia de la víctima a denunciarlo extinguirá la acción penal, salvo
que se tratare de delito perpetrado contra menores de edad.

Esta renuncia no la podrá realizar el ministerio público.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 53, 54, 55, 57, 58, 65, 66 y 250
letra f. Código de Procedimiento Penal: artículos 10, 11, 18, 20, 28, 29, 30, 36 y 408
Nº 6.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Acción penal pública no se extingue por la renuncia de la persona ofendida

En relación al artículo 56 del Código Procesal Penal este dispone expresamente


que la acción penal pública no se extingue por la renuncia de la persona ofendida,
y si bien es cierto que tal renuncia no la tomó el tribunal como un desistimiento sino
como una aclaración de la denuncia, también lo es, que tal interpretación se
encuentra dentro del contexto de toda la investigación y de las probanzas y
declaraciones vertidas en juicio, según las cuales el tribunal concluyó en la
absolución de los acusados, luego de un lato análisis de todos los antecedentes, lo
que como ya se dijo se enmarca dentro de las facultades privativas de esa instancia
(considerando 5º).

Corte de Apelaciones de Santiago, 3/06/2011, Rol Nº 614-2011,

Cita online: CL/JUR/4644/2011

ARTÍCULO 57

Efectos relativos de la renuncia. La renuncia de la acción penal sólo afectará al


renunciante y a sus sucesores, y no a otras personas a quienes también
correspondiere la acción.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 56, 65 y 66. Código de


Procedimiento Penal: artículos 28, 29 y 35.

ARTÍCULO 58

Responsabilidad penal. La acción penal, fuere pública o privada, no puede


entablarse sino contra las personas responsables del delito.

La responsabilidad penal sólo puede hacerse efectiva en las personas naturales.


Por las personas jurídicas responden los que hubieren intervenido en el acto
punible, sin perjuicio de la responsabilidad civil que las afectare.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 53, 59, 113 y 174. Código Civil:
artículos 545 y siguientes. Código Penal: artículos 14 y siguientes. Código de
Procedimiento Penal: artículos 5º, 10, 39, 40, 82 y 94.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Artículo 99 del Código Tributario, que establece que las sanciones corporales y
los apremios, en su caso, se aplicarán, cuando se trate de personas jurídicas, a
los gerentes, administradores o a quienes hagan sus veces
En concepto de los sentenciadores, tampoco existe el error denunciado desde el
momento que la sentencia recurrida estableció como hecho acreditado que el
recurrente, en su calidad de administrador de la sociedad que gerenciaba y con la
cooperación del contador de la misma, incorporó en los registros contables y en las
declaraciones mensuales de impuestos del formulario 29, en los períodos que indica
el considerando vigésimo, facturas provenientes de diecinueve supuestos
proveedores por operaciones que no se llevaron a cabo realmente, generando de
esa forma, en cada período mensual, créditos fiscales de Impuesto al Valor
Agregado IVA aparentes, y que emplearon para disminuir indebidamente el pago
del referido tributo; y que igualmente incorporaron los montos de las supuestas
operaciones en las declaraciones anuales de impuesto a la renta por los períodos
tributarios ya señalados. Se constata en los hechos así fijados, que no cabe sino
considerar al recurrente como autor del delito tributario, no sólo por la actividad que
positivamente desplegó y que se describe en el fallo, dándose aplicación al artículo
58 del Código Procesal Penal, que establece que por las personas jurídicas
responden los que hubieren intervenido en el acto punible, sino también por
aplicación de la norma especial que contempla el propio Código Tributario en el
artículo 99, que establece que las sanciones corporales y los apremios, en su caso,
se aplicarán, cuando se trate de personas jurídicas, a los gerentes, administradores
o a quienes hagan sus veces. Se tiene también presente que la argumentación del
recurrente conduciría a un verdadero vacío de punibilidad cuando el sujeto activo
del hecho punible es una persona jurídica, el cual precisamente quiso evitar el
legislador en los delitos tributarios precisamente a través de la norma legal antes
señalada. Por lo demás, el artículo 8º del mismo Código ha dado un concepto de
contribuyente que también comprende al administrador de la persona jurídica al
definirlo como las personas naturales y jurídicas, o los administradores y tenedores
de bienes ajenos afectados por impuestos (se ha subrayado lo que se quiere
destacar). Por estas consideraciones, coincidentes con el razonamiento del tribunal
a quo contenido en el considerando trigésimo tercero del fallo recurrido, esta Corte
concluye que la participación que cupo al imputado es la de autor y no de cómplice,
y consecuencialmente también se desestimará el recurso por este capítulo
(considerando decimoquinto).

Corte de Apelaciones de Valparaíso, 3/06/2015, Rol Nº 2008-2014,

Cita online: CL/JUR/8805/2015

2. Los representantes de las personas jurídicas que giran un cheque son también
los responsables del giro, protesto, notificaciones que debe hacérseles
obligatoriamente y serán ellos quienes cometan el delito en caso de no cumplir la
obligación de pagar dentro del plazo legal
Respecto de la argumentación formulada por la parte querellante relativa en que
los sujetos pasivos de la acción ejecutiva y de la acción penal intentada son
personas distintas, sólo cabe desecharla por carecer de fundamento jurídico, puesto
que es el mismo querellado quien giró los cheques de autos, en su calidad de
administrador de su "Empresa Individual de Responsabilidad Limitada". En efecto,
debe recordarse lo señalado en el inciso 2º del artículo 58 del Código Procesal Penal
que establece que la responsabilidad penal sólo puede hacerse efectiva en la
personas naturales, agregando que por las personas jurídicas responden los que
hubieren intervenido en el acto punible, sin perjuicio de las responsabilidad civil que
las afectare. Del mismo modo la doctrina ha sostenido que "los representantes de
las personas jurídicas que giran un cheque son también los responsables del giro,
protesto, notificaciones que debe hacérseles obligatoriamente y serán ellos quienes
cometan el delito en caso de no cumplir la obligación de pagar dentro del plazo legal.
Es por ello que en el protesto el librado está obligado a indicar la o las personas que
intervinieron en el giro del cheque cuando la cuenta corriente es de una persona
jurídica..." (Tratado sobre el Cheque. Historia, legislación y jurisprudencia. Guillermo
Vásquez Méndez. Edit. Jurídica de Chile. Pág. 404) (considerando decimonoveno).

Corte de Apelaciones de La Serena, 22/12/2014, Rol Nº 460-2014,

Cita online: CL/JUR/10880/2014

Párrafo 2º Acciones civiles

ARTÍCULO 59

Principio general. La acción civil que tuviere por objeto únicamente la restitución
de la cosa, deberá interponerse siempre durante el respectivo procedimiento penal,
de conformidad a lo previsto en el artículo 189.

Asimismo, durante la tramitación del procedimiento penal la víctima podrá deducir


respecto del imputado, con arreglo a las prescripciones de este Código, todas las
restantes acciones que tuvieren por objeto perseguir las responsabilidades civiles
derivadas del hecho punible. La víctima podrá también ejercer esas acciones civiles
ante el tribunal civil correspondiente. Con todo, admitida a tramitación la demanda
civil en el procedimiento penal, no se podrá deducir nuevamente ante un tribunal
civil.

Con la sola excepción indicada en el inciso 1º, las otras acciones encaminadas a
obtener la reparación de las consecuencias civiles del hecho punible que
interpusieren personas distintas de la víctima, o se dirigieren contra personas
diferentes del imputado, deberán plantearse ante el tribunal civil que fuere
competente de acuerdo a las reglas generales.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 56, 58, 60 a 68, 78, 109, 157,
171, 189, 238, 241, 261, 262, 263, 273, 324, 342, 349 y 472. Código Civil: artículos
2314 y siguientes. Código de Procedimiento Penal: artículos 4º, 5º, 10, 12, 14, 28,
29, 39, 40, 41, 103 bis, 104, 305 bis f), 380 a 400, 425, 428, 488 bis, 500 y 536.
Código Orgánico de Tribunales: artículo 171. Código Penal: artículo 31. Código de
Procedimiento Civil: artículo 17. Código de Derecho Internacional Privado: artículo
167.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Causahabientes están facultados para perseguir responsabilidad civil derivada


del hecho punible contra personas diferentes de imputado ante tribunal civil
competente

Cabe tener en consideración las normas especiales que rigen la situación de la


especie, puntualmente el artículo 59 del Código Procesal Penal (de tenor similar al
artículo 171 del Código Orgánico de Tribunales) que faculta a la víctima y o, como
en la especie, a sus causahabientes, para perseguir la responsabilidad civil derivada
del hecho punible, pero sólo respecto del imputado, disponiendo que el resto de las
acciones de este tipo que se dirijan "contra personas diferentes del imputado, sólo
podrán interponerse ante el tribunal civil que fuere competente de acuerdo a las
reglas generales" (considerando 6º).

Corte Suprema, 31/08/2012, Rol Nº 2557-2010, Cita online: CL/JUR/1955/2012

2. Responsabilidades civiles derivadas del hecho punible. Imposibilidad de


demandar a terceros en sede penal. Responsabilidad por el hecho ajeno

En virtud del inciso último del artículo 59 del Código Penal, norma de carácter
imperativa, no es posible, en caso alguno, demandar en sede penal a terceros que
no han participado en el delito por una eventual responsabilidad civil en calidad de
lo que se ha dado en denominar "terceros civilmente responsables" o, si se quiere,
en virtud de la mal denominada responsabilidad por el hecho ajeno de que tratan
los artículos 2320 y 2321 del Código Civil, lo que ya resulta suficiente para acoger
el presente arbitrio de casación en el fondo. El fallo de segunda instancia —
infringiendo otra vez la ley— pretende fundar la legalidad de la ejecución de la
sentencia de marras en contra de los padres de quien cometió y fue condenado por
el ilícito, en el hecho de que éstos tendrían la representación del mismo en virtud de
que, cuando se cometió el delito, los padres ejercían la patria potestad respecto de
su hijo por ser éste menor de edad, incurriendo así en un doble error de derecho ya
que, por una parte, cuando en sede penal se entabló la acción civil en contra del
autor del delito éste ya era mayor de edad y, por lo mismo, se había emancipado,
cuanto porque la patria potestad concede derechos bien precisos a los padres,
como lo son la representación del hijo menor, el derecho a administrar sus bienes y
a obtener el goce de los mismos, cuestión que nada tiene que ver con la
responsabilidad que a los padres puede caberles por los hechos ilícitos cometidos
por sus hijos, materia que como es sobradamente sabido, el Código Civil trata en
sus Título XXXV del Libro IV (considerandos 5º y 8º de la sentencia de la Corte
Suprema).

Corte Suprema, 22/08/2012, Rol Nº 2830-2012,

Cita online: CL/JUR/1878/2012

3. El ejercicio de la acción civil no está supeditado al resultado de la acción penal

En este punto, resulta útil recordar que el artículo 59 del Código Procesal Penal
dispone el ejercicio separado ante el tribunal civil correspondiente de las acciones
destinadas a obtener la reparación de las consecuencias civiles del hecho punible
que interpusieren personas distintas de la víctima o se dirigieren contra personas
diferentes del imputado, como es el caso, lo que se repite en el artículo 171 del
Código Orgánico de Tribunales, sin necesidad de cumplir otras exigencias y sin
supeditar el ejercicio de la acción civil al resultado de la penal —independientemente
de lo previsto en el artículo 179 del Código de Procedimiento Civil— (considerando
4º).

Corte Suprema, 9/07/2015, Rol Nº 1625-2015, Cita online: CL/JUR/3924/2015

4. Tramitación de la acción civil conforme al juicio sumario

Para la correcta decisión del recurso en examen cabe tener en consideración que
en estos autos se ha ejercido la acción civil derivada de un delito, de conformidad
con lo dispuesto en el artículo 59 del Código Procesal Penal, norma que permite a
la víctima perseguir las responsabilidades civiles derivadas del hecho punible
respecto del imputado tanto en el procedimiento penal como ante el tribunal civil
correspondiente, caso último en el que la acción civil se tramita de acuerdo a las
reglas del juicio sumario en la medida que exista una sentencia penal condenatoria,
conforme lo previene el artículo 680 Nº 10 del Código de Procedimiento Civil
(considerando 2º).

Corte Suprema, 10/11/2015, Rol Nº 2797-2015, Cita online: CL/JUR/6864/2015

5. Responsabilidad penal y civil son independientes entre sí

En este punto, también resulta útil recordar que el artículo 59 del Código Procesal
Penal dispone el ejercicio separado ante el tribunal civil correspondiente de las
acciones destinadas a obtener la reparación de las consecuencias civiles del hecho
punible que interpusieren personas distintas de la víctima o se dirigieren contra
personas diferentes del imputado, como es el caso, regla que se repite en el
artículo 171 del Código Orgánico de Tribunales, sin necesidad de cumplir otras
exigencias y sin supeditar el ejercicio de la acción civil al resultado de la penal.

De esta manera, resulta manifiesto que la responsabilidad penal y civil son


independientes entre sí, pues puede haber responsabilidad penal sin que exista
responsabilidad civil, como en el caso de un delito que no provoca daños
pecuniarios —como se sabe, el daño constituye la esencia de la responsabilidad
civil extracontractual— o puede existir responsabilidad civil que no implique
responsabilidad penal, cuando por ejemplo se verifique un hecho dañoso que no se
halle tipificado en la ley penal. Lo anterior es de toda lógica si se considera que la
responsabilidad penal exige un estándar de convicción bastante más alto que el
requerido en materia civil, constituido por la expresión "más allá de toda duda
razonable" (artículo 340 inciso 1º Código Procesal Penal). Tal como señalan los
autores María Inés Horwitz y Julián López: "El estándar de convicción en materia
penal fue adoptado del derecho anglosajón para excluir la condena cuando existan
dudas razonables en el establecimiento de la responsabilidad penal, mientras que
la responsabilidad civil se satisface con una probabilidad razonable de
responsabilidad. De allí que pueda absolverse en sede penal y condenarse por las
consecuencias civiles que produjo el hecho" (Derecho Procesal Penal Chileno,
Tomo II, Editorial Jurídica, 2004, Horwitz Lennon, María Inés y López Masle, Julián)
(considerando 4º).

Corte Suprema, 24/06/2015, Rol Nº 32830-2014, Cita online: CL/JUR/3870/2015


ARTÍCULO 60

Oportunidad para interponer la demanda civil. La demanda civil en el


procedimiento penal deberá interponerse en la oportunidad prevista en el artículo
261, por escrito y cumpliendo con los requisitos exigidos por el artículo 254 del
Código de Procedimiento Civil. La demanda civil del querellante deberá deducirse
conjuntamente con su escrito de adhesión o acusación.

La demanda civil deberá contener la indicación de los medios de prueba, en los


mismos términos expresados en el artículo 259.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 52, 59, 61, 189, 259, 261 y 307.
Código de Procedimiento Civil: artículo 254. Código de Procedimiento Penal:
artículos 10, 115, 425, 428, 429 y 431.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Demanda civil se debe interponer en la situación prevista por el artículo 261

Es sabido que la demanda civil debe interponerse en la etapa intermedia o de


preparación del juicio oral, más precisamente, según el artículo 60 del Código
Procesal Penal, por escrito y hasta quince días antes de la fecha fijada para la
realización de la audiencia de preparación del juicio oral. La demanda civil del
querellante deberá deducirse conjuntamente con su escrito de adhesión o
acusación. "Si quien demanda civilmente es el querellante, debo hacerlo
conjuntamente con su escrito de adhesión o acusación" (Raúl Nuñez Ojeda. Código
Procesal Penal. LegalPublishing. Segunda Edición. 2013. Página 67).

Que del estudio armónico de los artículos 60 y 261 del Código Procesal Penal
aparece que el querellante por escrito, podrá deducir demanda civil, hasta quince
días antes de la fecha fijada para la realización de la audiencia de preparación del
juicio oral. Empero, tal demanda civil el querellante deberá deducirse juntamente
con su escrito de adhesión o acusación.

Así las cosas, en la situación en análisis, atendido que la parte querellante es el


único acusador en la causa, debía presentar la demanda civil juntamente con el
escrito de acusación. Sin embargo, ello no ocurrió, por cuanto surge claramente del
escrito que contiene la acusación de fecha 30 de diciembre de 2013, que no dedujo
demanda civil conjuntamente con el escrito de acusación. No puede soslayarse que,
habiendo el querellante ejercido la facultad de formular acusación particular, carece
de relevancia jurídica el escrito presentado por el querellante con fecha 11 de enero
de 2014, toda vez que la acusación particular presentada en su oportunidad por el
querellante no puede ser objeto de adhesión por éste, y por ende, la demanda civil
deducida en el mismo escrito aflora fuera de contexto procesal. Lo reflexionado,
resulta suficiente para confirmar la resolución apelada (considerandos 6º, 7º y 8º).

Corte de Apelaciones de Concepción, 7/03/2014, Rol Nº 114-2014,

Cita online: CL/JUR/10886/2014

ARTÍCULO 61

Preparación de la demanda civil. Sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo


anterior, con posterioridad a la formalización de la investigación la víctima podrá
preparar la demanda civil solicitando la práctica de diligencias que considerare
necesarias para esclarecer los hechos que serán objeto de su demanda,
aplicándose, en tal caso, lo establecido en los artículos 183 y 184.

Asimismo, se podrá cautelar la demanda civil, solicitando alguna de las medidas


previstas en el artículo 157.

La preparación de la demanda civil interrumpe la prescripción. No obstante, si no


se dedujere demanda en la oportunidad prevista en el artículo precedente, la
prescripción se considerará como no interrumpida.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 60, 68, 109, 157, 183, 184, 261,
273, 324 y 329. Código Civil: artículos 2332 y 2518. Código de Procedimiento Civil:
artículos 254 y 310. Código de Procedimiento Penal: artículos 103 bis, 381, 393,
425, 428 y 431.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Las actividades destinadas a preparar la demanda civil interrumpen la


prescripción en la medida que la acción sea presentada dentro de la oportunidad
que ordena la ley

Para los efectos de determinar la prescripción extintiva de dichas acciones, se


aplica la regla general del artículo 2332 del Código Civil, la que no es alterada por
el Código Procesal Penal, salvo que incorpora ciertas reglas en relación a su
interrupción. Al respecto, debe recordarse que el artículo 2518 del Código de Bello
explica que el plazo de prescripción extintiva puede interrumpirse ya sea natural o
civilmente, verificándose, la primera, por concurrir reconocimiento de la deuda de
modo expreso o tácito, por acto del deudor, y la civil, por la demanda judicial. Pues
bien, el artículo 61 del Código Procesal Penal, a propósito de la posibilidad de
preparar la demanda civil en el procedimiento penal, establece en su último inciso,
que las actividades destinadas a dicho objeto interrumpen la prescripción en la
medida que la acción sea presentada dentro de la oportunidad que ordena la ley,
cuestión que no se acreditó en autos, por lo que no intervino ninguna clase de
interrupción en dicho trámite, ni tampoco pudo haber concurrido en la especie, si
por un lado, conforme se señaló, la acción indemnizatoria que le corresponde a las
personas distintas de la víctima, como sucede con dos de los demandantes, sólo
puede impetrarse en sede civil; y por otro, dicha disposición tampoco es aplicable
en la especie, al haberse tramitado la acción penal conforme el rito simplificado,
pues como lo ordena el inciso segundo del artículo 393 del cuerpo legal citado, se
excluye toda posibilidad de deducir demandas civiles indemnizatorias como la de
autos, en el contexto de su tramitación.

Que además, y como se observa de su simple lectura, dichas normas carecen de


cualquier sustento gramatical, sistemático o de contexto, que permita interpretar que
el procedimiento penal interrumpe la acción civil condicionando el inicio del cómputo
del plazo de prescripción a la dictación de una sentencia condenatoria, como
erradamente concluyen los sentenciadores de la instancia. Pues como se viene
afirmando, la pretensión civil de naturaleza indemnizatoria que proviene de un ilícito
penal reclamada por terceros diferentes a la víctima, o tramitada en rito penal
simplificado, sólo puede deducirse ante el juez con competencia civil ordinaria
correspondiente a las reglas generales, y debido a la autonomía e independencia
de las acciones civiles y penales que derivan de un mismo hecho, la interrupción de
las primeras se verifica en la medida que intervenga demanda judicial, la que en la
especie sólo se dedujo ya transcurrido el plazo de prescripción contado desde la
perpetración del acto, por lo que se extinguió.

En efecto, y siguiendo el hilo conductor de lo planteado, no es menester la


existencia de una sentencia penal condenatoria para deducir la respectiva demanda
civil, desde que la ley no exige tal decisión como presupuesto de la acción de
responsabilidad extracontractual. De este modo, las posibilidades que nuestro
sistema jurídico otorga para ello, no dependen de la existencia de una determinada
decisión en otra sede, pues los actores pudieron accionar sin ella, dentro del término
de los cuatro años contados de la manera ya expresada, deduciendo la pertinente
demanda civil en juicio ordinario, y acreditar en dicha sede los presupuestos de la
responsabilidad extracontractual, o utilizar la herramienta que otorga el artículo 167
del Código de Procedimiento Civil, solicitando la suspensión de la causa civil,
mientras se obtiene la sentencia penal, o derechamente, con ella, demandar en
juicio sumario conforme al artículo 680 Nº 10 del estatuto adjetivo en referencia,
pero dentro de los 4 años que refiere el 2332 del Código Civil. La sentencia
impugnada al decidir de ese modo, infringió los artículos 59, 61 y 393 del Código
Procesal Penal, y las reglas de interpretación de la ley contenidas en los artículos
19 y 22 del Código Civil.

En consecuencia, al rechazar la excepción de prescripción opuesta por la


demandada, los jueces del mérito incurrieron en los errores de derecho que se les
imputan, los que tuvieron influencia sustancial en lo dispositivo del fallo impugnado
por cuanto incidieron en la decisión de hacer lugar a la demanda de indemnización
de perjuicios interpuesta por los actores (considerandos duodécimo, décimo tercero,
décimo cuarto y décimo quinto).

Corte Suprema, 28/03/2017, Rol Nº 15945-2016, Cita online: CL/JUR/1662/2017

2. Imposibilidad de decretar medidas cautelares reales sin formalización

Que, amén del marco normativo aplicable ya señalado, es dable tener presente
las siguientes consideraciones: a. del examen de las normas señaladas resulta
indubitado que la formalización es una actuación realizada por el Ministerio Público
en forma exclusiva, que si bien emana de un órgano administrativo, tal acto
unilateral se realiza ante un juez de garantía y en presencia del abogado defensor
y cumple una función esencialmente garantista y se erige como un requisito previo
y necesario a la realización de ciertas actuaciones como diligencias de investigación
que afecten derechos fundamentales. b. en el mismo sentido, el artículo 61 del
Código Procesal Penal, antes transcrito, deja en evidencia la imposibilidad de
decretar las medidas cautelares reales solicitadas si no se ha formalizado la
investigación respecto de la persona a quien afectan tales cautelares, toda vez que
si no es posible preparar ni menos deducir demanda civil antes de su formalización,
no resulta procedente entonces decretar medida cautelar alguna. c. refuerza la
conclusión anterior lo dispuesto en el artículo 230 inciso 2º del Código Procesal
Penal que indica que si el fiscal debiere requerir la resolución sobre medidas
cautelares, sin efectuar distinciones respecto a la naturaleza de las mismas, estará
obligado a formalizar la investigación, a cuyo efecto conforme lo dispone el artículo
231 del citado código, deberá solicitarse audiencia en fecha próxima, mencionando
la individualización del imputado, indicación del delito que se le atribuye, fecha y
lugar de su comisión y grado de participación del imputado en el mismo, debiendo
citarse a dicha audiencia al imputado, su defensor y demás intervinientes. d. a lo
anterior se suma los efectos atribuibles al acto de formalización contenidos en la
disposición del artículo 233 del Código Procesal del ramo, entre ellos, la interrupción
de la prescripción, plazo, 247 plazo para el cierre de la investigación, y la prohibición
del archivo provisional, conforme al artículo 167 del mismo cuerpo legal.

A mayor abundamiento, conforme a los principios que inspiran el nuevo Código


Procesal Penal, no resulta congruente ni atendible, que se atribuya al querellante,
por sí y ante sí, sin cumplir con formalidad alguna y sin respetar el citado cuerpo
normativo, amén de normas de rango constitucional que resguardan el debido
proceso, atribuir a una persona la calidad de imputado-formalizado, por la sola
circunstancia de haber deducido querella en su contra, con las consecuencias que
ello conlleva, acto unilateral que deja entregado a su arbitrio el cuándo y por qué
delito, entre otros, decide querellarse, no resultando atendible en tal contexto, la
asimilación de querellado- imputado y formalizado que pretende (considerandos 2º
y 3º).

Corte de Apelaciones de Santiago, 7/04/2016, Rol Nº 937-2016,

Cita online: CL/JUR/10220/2016

3. La sola interposición de la querella no basta para solicitar medidas cautelares


reales

Si bien el sistema procesal penal permite la interposición de medidas


precautorias, sin embargo, ha fijado un límite u oportunidad procesal, de manera
clara y literal en el artículo 61 del Código Procesal Penal: "con posterioridad a la
formalización". Esta norma, anterior a la contenida en el artículo 157, debe
armonizarse con éste que no necesita repetir aquel principio limitativo, sino que
simplemente regula la procedencia de las medidas cautelares, indicando que ellas
se pueden solicitar por el Ministerio Público, o la víctima y por escrito al juez de
Garantía. La formalización de la investigación, establecida en el artículo 229 del
Código Procesal Penal, es la comunicación que el fiscal efectúa al imputado, en
presencia del juez de garantía, de que desarrolla actualmente una investigación en
su contra respecto de uno o más delitos determinados. Se trata de una facultad
privativa del persecutor, quien la solicita ante el tribunal de garantía, una vez que ha
llegado a ciertas convicciones de que efectivamente el imputado ha cometido un
hecho ilícito, y puede incluso solicitar medidas cautelares, para lo cual deberá
satisfacer ciertos estándares relativos al hecho punible y la participación que cabe
a la persona a quien se comunica la investigación, fundando tales requisitos en el
mérito de lo reunido. La diferencia entre una investigación desformalizada y la
formalizada, es que en esta última, si se puede sostener que existen suficientes
antecedentes para materializar el ius puniendi del Estado, y por cierto, la víctima
posee un estatus que le permite hacer ciertas peticiones, entre las cuales está la de
asegurar el resultado de la acción civil futura, si es que decide o debe interponerla
en el proceso. Por otra parte, la interpretación sostenida por la juez recurrida, con
la cual coinciden estos sentenciadores, es la única posible, considerando que la
propuesta por el recurrente, podría llevar a la situación lesiva para el imputado, en
orden a que concedida la medida, el Ministerio Público podría no formalizar, e
incluso aplicar alguna de aquellas salidas alternativas que ponen fin al proceso,
como no perseverar, y la medida no tendría sustento alguno, desde que no podría
seguir tramitándose la acción civil. Por lo anterior, es que el procedimiento penal,
fija además el tiempo procesal para interponer demanda civil, el que está indicado
también con posterioridad a la formalización, todas estas razones por las cuales el
recurso no puede prosperar (considerando 4º).

Corte de Apelaciones de Concepción, 1/08/2014, Rol Nº 431-2014,

Cita online: CL/JUR/5053/2014

ARTÍCULO 62

Actuación del demandado. El imputado deberá oponer las excepciones que


corresponda y contestar la demanda civil en la oportunidad señalada en el artículo
263. Podrá, asimismo, señalar los vicios formales de que adoleciere la demanda
civil, requiriendo su corrección.

En su contestación, deberá indicar cuáles serán los medios probatorios de que


pensare valerse, del modo previsto en el artículo 259.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 259, 263, 268, 270, 271, 278 y
307. Código de Procedimiento Penal: artículos 447, 450 y 450 bis. Código de
Procedimiento Civil: artículo 309.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Oportunidad para presentar excepciones y contestar la demanda civil

De conformidad con lo reseñado, en la situación en estudio formulada la


acusacion por el Ministerio Público, el querellante dedujo demanda civil
conjuntamente con el escrito de adhesión a la acusación. En tal escenario, el
acusado, sea hasta la víspera del inicio de la audiencia de preparación del juicio
oral, por escrito, o, sea al inicio de la audiencia de preparación de juicio oral,
verbalmente, podrá señalar los vicios formales de que adoleciere el escrito de
demanda civil, requiriendo su corrección, y corregidos los vicios, opondrá las
excepciones que correspondan y contestará la demanda civil, debiendo indicar los
medios de prueba que utilizará para su defensa. Todos los incidentes y excepciones
que se opusieren con ocasión de la presentación de la demanda civil y su
contestación, deberán resolverse durante la audiencia de preparación de juicio oral.

Que acorde a lo relatado, el acusado sólo puede oponer excepciones a la


demanda civil interpuesta por el querellante, en dos oportunidades: a) Por escrito:
hasta la vísperas del inicio de la audiencia de preparación del juicio oral ante el juez
de Garantía; y b) Verbalmente: en el inicio de la audiencia de preparación del juicio
oral. Las oportunidades procesales para promover la discusión y decisión acerca de
la excepción de prescripción formulada en contra de la demanda civil corresponden
sólo a las mencionadas precedentemente, y no hay otras.

En consecuencia, el acusado no puede procesalmente interponer en la etapa de


Alegato de Apertura del Juicio Oral, ningún tipo de excepciones a la demanda civil
formulada por el querellante. La excepción de prescripción de la acción civil
deducida por el acusado en dicha etapa resulta absolutamente extemporánea.

Así las cosas, el oponer el acusado la excepción de prescripción de la acción civil


en la etapa de Alegato de Apertura en el juicio oral lo ha hecho fuera del plazo y
oportunidad legal para hacerlo. El tribunal de Juicio Oral al acoger la prescripción
alegada por el acusado en la etapa de Alegato de Apertura en el Juicio Oral ha
incurrido en una aplicación errónea del derecho, puesto que ha hecho caso omiso
de las ocasiones que tenía el acusado para promover el debate sobre la prescripción
de la acción civil, más aun si la excepción en cuestión no es de aquellas que pudiera
tener lugar en el juicio oral. En razón de que la excepción de prescripción de la
acción civil no puede hacerse valer con posterioridad en el juicio oral, resultan
vulneradas las disposiciones de los artículos 62 y 263 del Código Procesal Penal,
que han sido invocadas, porque en definitiva han sido aplicadas a situaciones
diversa de aquellas que comprenden, y se ha dado una extensión indebida a las
oportunidades procesales que consignan.

Que así las cosas, por los motivos señalados, al permitir el Tribunal de Juicio Oral
en lo Penal que el acusado interpusiera la excepción de prescripción de la acción
civil en la etapa de Alegato de Apertura en el Juicio Oral; acogiera dicha excepción
y rechazara la demandada civil interpuesta por el querellante hizo una errónea
aplicación del derecho, infringiendo los artículos 62 y 263 del Código Procesal
Penal, invocados por el recurrente, incurriendo así en la causal de nulidad prevista
en el artículo 373 letra b) del Código Procesal Penal (considerandos 18º al 22º).
Corte de Apelaciones de Concepción, Rol Nº 109-2012

ARTÍCULO 63

Incidentes relacionados con la demanda y su contestación. Todos los incidentes


y excepciones deducidos con ocasión de la interposición o contestación de la
demanda deberán resolverse durante la audiencia de preparación del juicio oral, sin
perjuicio de lo establecido en el artículo 270.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 62, 263, 270 y 271. Código de
Procedimiento Penal: artículos 439, 450 y 450 bis. Código de Procedimiento Civil:
artículo 84.

ARTÍCULO 64

Desistimiento y abandono. La víctima podrá desistirse de su acción en cualquier


estado del procedimiento.

Se considerará abandonada la acción civil interpuesta en el procedimiento penal,


cuando la víctima no compareciere, sin justificación, a la audiencia de preparación
del juicio oral o a la audiencia del juicio oral.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 36, 47, 59, 120 y 288.

ARTÍCULO 65

Efectos de la extinción de la acción civil. Extinguida la acción civil no se entenderá


extinguida la acción penal para la persecución del hecho punible.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 56, 59, 66, 67, 68, 401 y 404.
Código Civil: artículo 2449. Código de Procedimiento Penal: artículos 10, 12, 14,
574 y 575.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA
1. La acción civil persigue un interés primordialmente privado, mientras que la
acción penal busca un interés público

Conveniente es tener presente que el artículo 65 del Código Procesal Penal,


prescribe que extinguida la acción civil no se entenderá extinguida la acción penal
para la persecución del hecho punible, situación que, al decir de la doctrina, no hace
más que reflejar que la acción civil es independiente de la acción penal; la primera
extingue un interés primordialmente privado, mientras que la segunda busca un
interés público; por ello la renuncia de la acción civil no afecta la acción penal, pero
con excepción en los delitos de acción privada, porque esta última situación lo único
que pone de manifiesto es que en los delitos de acción privada no existe tras ellos
un interés social, y por lo mismo se les aplica la disponibilidad propia de las acciones
civiles (considerando 10º).

Corte de Apelaciones de La Serena, 22/12/2014, Rol Nº 460-2014,

Cita online: CL/JUR/10880/2014

ARTÍCULO 66

Efectos del ejercicio exclusivo de la acción civil. Cuando sólo se ejerciere la


acción civil respecto de un hecho punible de acción privada se considerará
extinguida, por esa circunstancia, la acción penal.

Para estos efectos no constituirá ejercicio de la acción civil la solicitud de


diligencias destinadas a preparar la demanda civil o a asegurar su resultado, que
se formulare en el procedimiento penal.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 54, 55, 56, 57, 59, 61, 65, 68,
157, 183 y 184. Código Penal: artículo 93. Código de Procedimiento Penal: artículos
10, 12, 18, 20 y 28.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Improcedencia del artículo 66 en el procedimiento concursal de liquidación de la


Ley Nº 20.720

La Ley de Reorganización y Liquidación de Empresas y Personas —Nº 20.720—


sustituyó la llamada Ley de Quiebras. En dicho ámbito, la mera circunstancia de
comparecer en el procedimiento concursal y acompañar un certificado de deuda "en
que se reconoce la calidad de acreedor de la querellante respecto al querellado por
una suma de dinero, haciéndose parte en el proceso para los efectos que hubiera
lugar", no significa de manera alguna que ha ejercido las acciones civiles respecto
del hecho punible de acción privada, máxime si la presentación de la ahora
querellante es anterior a la resolución de liquidación, que designó liquidador titular
y dispuso diversas medidas para incautar bienes, acumular los juicios contra la
empresa deudora y avisar a los acreedores para que verifiquen sus créditos en el
procedimiento concursal, conforme al artículo 129 de la Ley Nº 20.720, y, por tanto,
se refiere a la etapa de renegociación en que no se persigue el cobro de las
acreencias, de manera que el juez no pudo aplicar el artículo 66 del Código Procesal
Penal —"Cuando sólo se ejerciere la acción civil respecto de un hecho punible de
acción privada se considerará extinguida, por esa circunstancia, la acción penal"—
, motivo por el cual deberá ser acogido el presente recurso de nulidad (considerando
7º de la sentencia de la Corte de Apelaciones).

Corte de Apelaciones de Valparaíso, 14/07/2016, Rol 1048-2016,

Cita online: CL/JUR/4952/2016

2. Se debe delimitar qué personas y qué bienes están contemplados en la querella

Como puede advertirse, el juez de primer grado ha hecho una errónea aplicación
del artículo 66 del Código Procesal Penal al resolver que una acción civil de cobro
incoada por la parte querellante en un juicio arbitral en contra de un tercero, que no
es querellado en estos antecedentes, en este caso la Sociedad Empresa de
Transportes Pedro y Camila Ltda., representada por la querellada, implica el
ejercicio exclusivo de la acción civil que extingue la acción penal de autos por
comprender dicha acción civil entre otros créditos la cobranza de los cheques
materia de la querella, hipótesis no prevista por el artículo 66 del Código Procesal
Penal, disposición legal contenida en el párrafo 2º del referido Código que regula el
ejercicio de las acciones civiles durante la tramitación del procedimiento penal y no
las acciones civiles ejercidas ante otros tribunales por el querellante, y en contra de
una persona jurídica que no es o ha sido querellada en autos (considerando 5º).

Corte de Apelaciones de Puerto Montt, 28/10/2016, Rol Nº 428-2016,

Cita online: CL/JUR/10235/2016

3. Si el querellante opta en primer término por una reparación de carácter civil, se


entiende que renuncia a la persecución penal
El artículo 66 de nuestro Estatuto Persecutorio Penal, precisando los efectos del
ejercicio exclusivo de la acción civil en relación a un delito de acción privada, en su
inciso 1º establece que "cuando sólo se ejerciere la acción civil respecto de un
hecho punible de acción privada se considerará extinguida por esa circunstancia, la
acción penal". Este precepto, tal como surge de las actas de discusión de la norma
en la Cámara de Diputados, se fundamenta en que el legislador entiende que lo que
le interesa a la persona es la reparación patrimonial; por tanto, se debe apuntar a
todo lo que sea la descriminalización, toda vez que el Estado prefiere que los
conflictos se solucionen por la vía civil más que por la vía penal. Por consiguiente la
precitada norma otorga la posibilidad de opción al querellante en un delito de acción
privada, en orden al camino o decisión estratégica de carácter procesal que prefiere
adoptar, es decir, atendida su redacción, establece un orden de prelación, en cuanto
a que si el querellante opta en primer término por una reparación de carácter civil,
se entiende que renuncia a la persecución penal (considerando 7º).

Corte de Apelaciones de La Serena, 22/12/2014, Rol Nº 460-2014,

Cita online: CL/JUR/10880/2014

ARTÍCULO 67

Independencia de la acción civil respecto de la acción penal. La circunstancia de


dictarse sentencia absolutoria en materia penal no impedirá que se dé lugar a la
acción civil, si fuere legalmente procedente.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 59, 68, 342, 347 y 349. Código
de Procedimiento Civil: artículos 178 y siguientes.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Estándar de convicción en materia penal y civil

En primer término, cabe dejar claramente asentado que el artículo 67 del Código
Procesal Penal, sólo tiene por objeto consagrar la independencia de la acción civil
de la acción penal. En efecto, admitida la posibilidad de debatir en el procedimiento
penal la responsabilidad civil derivada del hecho punible, se pone de manifiesto a
través de esa norma que la responsabilidad penal y civil son independientes entre
sí, pues puede haber responsabilidad penal sin que exista responsabilidad civil,
como en el caso de un delito que no provoca daños pecuniarios —como se sabe, el
daño constituye la esencia de la responsabilidad civil extracontractual—, o puede
existir responsabilidad civil que no implique responsabilidad penal, cuando por
ejemplo se verifique un hecho dañoso que no se halle tipificado en la ley penal. Por
otra parte, es claro que para establecer la responsabilidad penal se exige un
estándar de convicción bastante más exigente que el requerido en materia civil,
constituido por la expresión "más allá de toda duda razonable" (artículo 340 inciso
1º Código Procesal Penal). Tal como señalan los autores María Inés Horwitz y Julián
López: "El estándar de convicción en materia penal fue adoptado del derecho
anglosajón para excluir la condena cuando existan dudas razonables en el
establecimiento de la responsabilidad penal, mientras que la responsabilidad civil
se satisface con una probabilidad razonable de responsabilidad. De allí que pueda
absolverse en sede penal y condenarse por las consecuencias civiles que produjo
el hecho" (Derecho Procesal Penal Chileno, Tomo II, Editorial Jurídica, 2004,
Horwitz Lennon, María Inés y López Masle, Julián) (considerando 3º).

Corte Suprema, 16/03/2015, Rol Nº 28258-2014, Cita online: CL/JUR/3222/2015

ARTÍCULO 68

Curso de la acción civil ante suspensión o terminación del procedimiento penal.


Si antes de comenzar el juicio oral, el procedimiento penal continuare de
conformidad a las normas que regulan el procedimiento abreviado, o por cualquier
causa terminare o se suspendiere, sin decisión acerca de la acción civil que se
hubiere deducido oportunamente, la prescripción continuará interrumpida siempre
que la víctima presentare su demanda ante el tribunal civil competente en el término
de sesenta días siguientes a aquél en que, por resolución ejecutoriada, se
dispusiere la suspensión o terminación del procedimiento penal.

En este caso, la demanda y la resolución que recayere en ella se notificarán por


cédula y el juicio se sujetará a las reglas del procedimiento sumario. Si la demanda
no fuere deducida ante el tribunal civil competente dentro del referido plazo, la
prescripción continuará corriendo como si no se hubiere interrumpido.

Si en el procedimiento penal se hubieren decretado medidas destinadas a


cautelar la demanda civil, éstas se mantendrán vigentes por el plazo indicado en el
inciso 1º, tras el cual quedarán sin efecto si, solicitadas oportunamente, el tribunal
civil no las mantuviere.
Si, comenzado el juicio oral, se dictare sobreseimiento de acuerdo a las
prescripciones de este Código, el tribunal deberá continuar con el juicio para el solo
conocimiento y fallo de la cuestión civil.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 10, 60, 61, 157, 171, 250, 252,
261, 406 y 407. Código Civil: artículos 2332 y 2518. Código de Procedimiento Civil:
artículos 48, 680 y siguientes.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Tramitación de la acción civil en caso de suspensión condicional del


procedimiento

Conforme a lo dispuesto en el artículo 68 de ese mismo cuerpo legal, si antes de


empezar el juicio oral, el procedimiento penal, por cualquier causa terminare o se
suspendiere, sin decisión acerca de la acción civil que se hubiere deducido
oportunamente, la prescripción continuará interrumpida siempre que la víctima
presentare su demanda ante el tribunal civil competente en el término de sesenta
días siguientes a aquel en que, por resolución ejecutoriada, se dispusiere la
suspensión o terminación del procedimiento penal, caso en el cual, la demanda y la
resolución que recayere en ella se notificaran por cédula y el juicio se sujetará a las
reglas del Procedimiento Sumario.

En consecuencia, al no haberse ejercido la acción civil dentro del juicio oral en el


proceso penal, por haberse aplicado la salida de suspensión condicional del
procedimiento, debía en tal caso hacerse valer la acción civil ante el juez civil
competente, conforme a las reglas contenidas en el ya citado artículo 68 del Código
Procesal Penal, esto es, según las normas del Procedimiento Sumario contenido en
los artículos 680 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, como así lo hizo la
parte demandante (considerandos 4º y 5º).

Corte de Apelaciones de San Miguel, 8/04/2014, Rol Nº 141-2014,

Cita online: CL/JUR/10885/2014


TÍTULO IV SUJETOS PROCESALES

Párrafo 1º El tribunal

ARTÍCULO 69

Denominaciones. Salvo que se disponga expresamente lo contrario, cada vez


que en este Código se hiciere referencia al juez, se entenderá que se alude al juez
de garantía; si la referencia fuere al tribunal de juicio oral en lo penal, deberá
entenderse hecha al tribunal colegiado encargado de conocer el juicio mencionado.

Por su parte, la mención de los jueces se entenderá hecha a los jueces de


garantía, a los jueces del tribunal de juicio oral en lo penal o a todos ellos, según
resulte del contexto de la disposición en que se utilice. De igual manera se
entenderá la alusión al tribunal, que puede corresponder al juez de garantía, al
tribunal de juicio oral en lo penal, a la Corte de Apelaciones o a la Corte Suprema.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 1º, 2º, 6º, 7º, 11, 12, 17 a 20, 24
a 29, 31, 33 a 38, 40, 44, 47, 48, 49, 51, 73, 78, 80, 82, 93, 94, 95, 97, 98, 100, 102,
105, 106, 109, 112, 117, 118, 120, 123, 126, 127, 128, 132, 134, 136, 140, 141, 143
a 147, 150 a 156, 163, 165, 169, 170, 173, 186, 191, 192, 193, 202, 205, 208, 210,
217, 218, 220, 223, 232, 235 a 239, 241, 242, 245, 246, 247, 248, 254, 257, 258,
268, 269, 270, 271, 273, 274, 276, 279, 281, 283 a 287, 289, 290, 291, 294, 297,
300, 301, 306, 307, 308, 316, 318, 323, 326, 329, 333, 336, 339 a 345, 347, 348,
349, 351, 356, 358, 360, 362, 365, 371, 374, 378, 380, 381, 383, 384, 386, 392 a
396, 398, 400, 402, 404, 410, 411, 412, 413, 426, 432, 438, 462, 477, 479 y 482.
Código Orgánico de Tribunales: artículos 5º, 14 y 17. Ley Nº 19.665 y Ley
Nº 19.708, que modifican el Código Orgánico de Tribunales. Código de Derecho
Internacional Privado: artículo 340.
ARTÍCULO 70

Juez de garantía competente. El juez de garantía llamado por la ley a conocer las
gestiones a que de lugar el respectivo procedimiento se pronunciará sobre las
autorizaciones judiciales previas que solicitare el ministerio público para realizar
actuaciones que privaren, restringieren o perturbaren el ejercicio de derechos
asegurados por la Constitución.

Si la detención se practicare en un lugar que se encontrare fuera del territorio


jurisdiccional del juez que hubiere emitido la orden, será también competente para
conocer de la audiencia judicial del detenido el juez de garantía del lugar donde se
hubiere practicado la detención, cuando la orden respectiva hubiere emanado de un
juez con competencia en una ciudad asiento de Corte de Apelaciones diversa.
Cuando en la audiencia judicial se decretare la prisión preventiva del imputado, el
juez deberá ordenar su traslado inmediato al establecimiento penitenciario del
territorio jurisdiccional del juez del procedimiento. Lo previsto en este inciso no
tendrá aplicación cuando la orden de detención emanare de un juez de garantía de
la Región Metropolitana y ésta se practicare dentro del territorio de la misma, caso
en el cual la primera audiencia judicial siempre deberá realizarse ante el juzgado
naturalmente competente. 13

En los demás casos, cuando debieren efectuarse actuaciones fuera del territorio
jurisdiccional del juzgado de garantía y se tratare de diligencias u órdenes urgentes,
el Ministerio Público también podrá pedir la autorización directamente al juez de
garantía del lugar. Una vez realizada la diligencia o cumplida la orden, el Ministerio
Público dará cuenta a la brevedad al juez de garantía del procedimiento. 14

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 5º, 9º, 33, 36, 71 a 75, 95, 122,
123, 125, 127, 131, 132, 140, 141, 154, 155, 157, 190, 197, 202, 203, 205, 208, 209,
210, 211, 217, 218, 219, 222, 226, 236, 281, 298 y 299. Constitución Política:
artículos 19 Nº 7, 73 y 83 y siguientes. Código Orgánico de Tribunales: artículos 157
y siguientes.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Detención practicada fuera del territorio jurisdicción del juez que emite la orden

13 El artículo 1 Nº 7 de la Ley Nº 20.074, publicada en el D.O. 14.11.2005, modificó este inciso en la forma
establecida en el texto, sustituyendo el anterior inciso segundo por el actual inciso segundo y tercero.
14 El artículo 1 Nº 7 de la Ley Nº 20.074, publicada en el D.O. 14.11.2005, modificó este inciso en la forma

establecida en el texto, sustituyendo el anterior inciso segundo por el actual inciso segundo y tercero.
De lo informado por el juez don Luis Aedo Mora y de los antecedentes vertidos
en la audiencia, este tribunal constata que el juez actuó dentro de sus facultades y
respetando las garantías procesales, de conformidad a lo establecido en el
artículo 70 del Código Procesal Penal, el cual dispone que si la detención se
practicare en un lugar que se encontrare fuera del territorio jurisdiccional del juez
que hubiere emitido la orden, como en el presente caso, será también competente
para conocer de la audiencia judicial del detenido el juez de garantía del lugar donde
se hubiere practicado la detención, cuando la orden respectiva hubiere emanado de
un juez con competencia en una ciudad asiento de Corte de Apelaciones diversa, y
cuando en la audiencia judicial se decretare la prisión preventiva del imputado, el
juez deberá ordenar su traslado inmediato al establecimiento penitenciario del
territorio jurisdiccional del juez del procedimiento, lo que ocurrió al día siguiente de
la detención, por lo que al cumplirse con dicha disposición legal, el presente recurso
no podrá prosperar (considerando 5º).

Corte de Apelaciones de Chillán, 31/03/2017, Rol Nº 310/2017,

Cita online: CL/JUR/6996/2017

2. Casos graves y urgentes permiten pedir la autorización a un juez distinto al


competente, pero que pertenece al lugar donde se practicará la orden o diligencia

En lo que respecta a la exclusión de prueba decretada por el tribunal a quo,


fundada en la incompetencia del Juzgado de Garantía de Coquimbo para decretar
la entrada y registro en un domicilio ubicado en La Serena, de conformidad a lo
dispuesto en el inciso final del artículo 70 del Código Procesal Penal, la referida
magistratura se encontraba facultada legalmente para otorgar la cuestionada
autorización, desde que se trataba de un caso grave y urgente, según dan cuenta
los antecedentes de investigación expuestos por el Ministerio Público en la
audiencia (considerando 1º).

Corte de Apelaciones de La Serena, 25/06/2013, Rol Nº 189/2013,

Cita online: CL/JUR/4094/2013

ARTÍCULO 71

Atribuciones de dirección de las audiencias y disciplina dentro de ellas. Las reglas


contempladas en el Párrafo 3º del Título III del Libro II serán aplicables durante las
audiencias que se celebraren ante el juez de garantía, correspondiendo a este
último el ejercicio de las facultades que se le entregan al presidente de la sala o al
tribunal de juicio oral en lo penal en dichas disposiciones.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 70, 98, 132, 142, 144, 145, 152,
155, 156, 161, 232, 235, 237, 241, 247, 249, 260, 292, 293, 294 y 330.

1. Aplicación del principio de bilateralidad de la audiencia

Según se consigna en autos y se constata del registro de audio de la audiencia


respectiva, acompañado por la recurrente, efectivamente el día 29 de septiembre
de 2016 en los autos RIT 1370-2016 del Juzgado de Garantía de Puerto Montt, don
Juan Carlos Orellana Venegas, juez titular del Juzgado de Garantía de Puerto Montt,
dictó la resolución motivo del presente recurso, sin dar traslado de la petición
formulada por el Ministerio Público a la defensa en el sentido de decretar el
quebrantamiento de la sanción impuesta a don Esteban Javier Maldonado Longon,
resolviendo de inmediato dicha petición sin previo debate.

Que, de conformidad con lo relacionado en los motivos que preceden, es posible


concluir que el juez a quo al resolver de la manera que lo hizo, se pronunció sin que
haya existido previo debate entre los intervinientes sobre la materia sometida a su
decisión, vulnerando con ello el principio de la bilateralidad de la audiencia, del
contradictorio y el derecho a defensa, motivo por el cual la presente acción será
acogida en los términos que se dirá en lo resolutivo (considerandos 3º y 4º).

Corte de Apelaciones de Puerto Montt, 7/10/2016, Rol Nº 80-2016,

Cita online: CL/JUR/10216/2016

2. Facultades disciplinarias de los jueces de Garantía

Que no debe olvidarse que, de conformidad a lo dispuesto en el artículo 71 del


Código Procesal Penal, los jueces de Garantía poseen las mismas facultades de
dirección y disciplina que el artículo 292 y siguientes del mismo cuerpo legal otorga
al juez presidente del Tribunal de Juicio Oral en lo Penal, razón por la cual la
magistrado recurrida tenía plenas facultades legales para requerir a los presentes
en la sala de audiencia el orden necesario a fin de desarrollar adecuadamente su
función jurisdiccional, estando además facultada para adoptar las medidas
disciplinarias que tomó, las que se estiman por este tribunal pleno como
proporcionadas a la falta de disciplina cometida por el quejoso, tanto por su decisión
de no acatar el llamamiento al orden hecho por la juez aludida, en el contexto de
una audiencia judicial formal, como por la reiteración en dicha conducta
(considerando 4º).

Corte de Apelaciones de Temuco, 2/05/2012, Rol Nº 217-2012,

Cita online: CL/JUR/5594/2012

ARTÍCULO 72

Facultades durante conflictos de competencia. Si se suscitare un conflicto de


competencia entre jueces de varios juzgados de garantía en relación con el
conocimiento de una misma causa criminal, mientras no se dirimiere dicha
competencia, cada uno de ellos estará facultado para realizar las actuaciones
urgentes y otorgar las autorizaciones que, con el mismo carácter, les solicitare el
ministerio público.

De los jueces entre quienes se hubiere suscitado la contienda, aquél en cuyo


territorio jurisdiccional se encontraren quienes estuvieren privados de libertad en la
causa resolverá sobre su libertad.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 9º, 20, 73, 74, 122 y siguientes.
Código de Procedimiento Penal: artículos 6º, 7º, 8º, 47, 48, 102 y 356. Código
Orgánico de Tribunales: artículos 190 y siguientes.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. El debate sobre las actuaciones urgentes no puede cesar por dirimirse la


competencia antes

Que al efecto la norma que dirime el conflicto propuesto por el recurrente es la


prevista en el artículo 72 del Código Procesal Penal, que dispone que, si se
suscitare un conflicto de competencia entre jueces de varios juzgados de garantía
en relación con el conocimiento de una misma causa criminal, mientras no se
dirimiere dicha competencia, cada uno de ellos estará facultado para realizar las
actuaciones urgentes y otorgar las autorizaciones que, con el mismo carácter, les
solicitare el Ministerio Público. De los jueces entre quienes se hubiere suscitado la
contienda, aquél en cuyo territorio jurisdiccional se encontraren quienes estuvieren
privados de libertad en la causa resolverá sobre su libertad.
No habiéndose concedido a la defensa la posibilidad de discutir nuevamente la
mantención de la medida cautelar en razón de la declaración de incompetencia
previamente efectuada por la jueza recurrida, implica necesariamente vulnerar lo
previsto en la norma precedentemente citada, pues en efecto, esta la obligaba a
conocer sobre la petición formulada en la audiencia respectiva. Tal cuestión, por sí
sola, permite colegir la falta de legitimidad en la negativa pronunciada por la jueza
recurrida, lo que implica a su vez, y necesariamente concluir que tal resolución
amenaza la garantía constitucional esgrimida por la defensa del amparado. No
obstante lo anterior resulta necesario señalar que el recurso de amparo será
acogido sólo en cuanto se adoptaran medidas necesarias al restablecimiento del
imperio del derecho, y en particular a que la medida cautelar que pesa sobre el
imputado sea conocida y resuelta por quien materialmente tiene el conocimiento de
la causa sin demora, aun sin que se encuentre determinada la competencia del
tribunal naturalmente llamado a conocer y resolver el asunto controvertido, restando
con ello la posibilidad de que, en sustento de no encontrarse dirimida la
competencia, se haga imposible obtener un pronunciamiento respeto de la cautelar
personal que pesa sobre el imputado, lo anterior, por cuanto estima esta Corte que
tal decisión aborda la ilegalidad alegada por la defensa (considerandos 4º, 5º y 6º).

Corte de Apelaciones de Temuco, 2/09/2014, Rol Nº 774-2014,

Cita online: CL/JUR/7332/2014

ARTÍCULO 73

Efectos de la resolución que dirime la competencia. Dirimida la competencia,


serán puestas inmediatamente a disposición del juez competente las personas que
se encontraren privadas de libertad, así como los antecedentes que obraren en
poder de los demás jueces que hubieren intervenido.

Todas las actuaciones practicadas ante los jueces que resultaren incompetentes
serán válidas, sin necesidad de ratificación por el juez que fuere declarado
competente.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 70, 72, 74, 122 y siguientes.
Constitución Política: artículos 6º, 7º y 19 Nº 7. Código de Procedimiento Penal:
artículos 6º, 7º, 8º, 47, 48, 356 y siguientes.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA
1. Consecuencias de la resolución de una contienda de competencia entre juzgados
de garantía

Que de acuerdo con lo expuesto, cabe concluir que la resolución del juez de
Garantía de Talcahuano que dirimió la cuestión de competencia promovida por la
defensa de los querellados, trae como efecto que los antecedentes que obren en
poder del tribunal incompetente, deben ser remitidos a la brevedad al órgano
jurisdiccional respectivo y que las actuaciones o diligencias realizadas por el tribunal
incompetente tienen validez, por lo que no requieren ser renovadas o ratificadas por
el juez competente (considerando 6º).

Que siendo válidas todas las actuaciones o diligencias realizadas por el Tribunal
de Garantía de Talcahuano entre el 13 de diciembre de 2007 y el 28 de marzo de
2008, todo lo obrado por los querellantes en dicho período, contrariamente a lo
sostenido por la defensa de los querellados, no es inútil al debido y proactivo curso
procesal de la causa, de manera que no puede sostenerse que los querellantes han
omitido realizar diligencias útiles al curso del proceso (considerando 7º).

Corte de Apelaciones de Concepción, 9/06/2008, Rol Nº 212-2008,

Cita online: CL/JUR/5668/2008

ARTÍCULO 74

Preclusión de los conflictos de competencia. Transcurridos tres días desde la


notificación de la resolución que fijare fecha para la realización de la audiencia del
juicio oral, la incompetencia territorial del tribunal del juicio oral en lo penal no podrá
ser declarada de oficio ni promovida por las partes.

Si durante la audiencia de preparación del juicio oral se planteare un conflicto de


competencia, no se suspenderá la tramitación, pero no se pronunciará la resolución
a que alude el artículo 277 mientras no se resolviere el conflicto.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 72, 73, 277 y 281.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Conflictos de competencia, regla de la radicación y cosa juzgada


Más allá de que las partes tienen el derecho a formular todas las incidencias que
tengan por finalidad salvaguardar la validez del procedimiento y especialmente en
el caso de la competencia, por establecerlo expresamente el artículo 74 del Código
Procesal Penal, a juicio de esta Corte, por aplicación de la regla de la radicación ya
enunciada, opera a este respecto, la cosa juzgada, de manera que no se puede
volver a formular cuestión sobre la competencia del tribunal, por cuanto ésta ha sido
fijada ya, de manera inmutable, respecto de los hechos contenidos en la acusación.

La cosa juzgada como institución se vincula a la idea de evitar un


pronunciamiento sobre un asunto ya resuelto con anterioridad, el non bis in idem.
Es un concepto tradicionalmente reconocido en la mayoría de los ordenamientos
jurídicos, como un elemento fundamental para la certeza jurídica y la paz social, que
busca evitar que asuntos que ya han sido resueltos por los tribunales, tengan que
volver a hacerlo con posterioridad. En el caso de autos, la competencia del tribunal
ya ha sido resuelta por el tribunal superior jerárquico, que estimó que los hechos
que son motivo de la acusación del Ministerio Público, tienen su principio de
ejecución en la localidad de El Monte, que corresponde al territorio jurisdiccional del
Juzgado de Garantía de Talagante. Esta resolución quedó firme y ejecutoriada, al
no interponerse ningún recurso en su contra, de modo que la competencia ha
quedado fijada en forma legal y la causa se ha radicado en el tribunal de Talagante.
Intentar formular la misma petición, por los mismos argumentos, resultaría
improcedente por expresa disposición legal (considerandos 4º y 5º).

Corte de Apelaciones de San Miguel, 4/7/2016, Rol Nº 1267/2016,

Cita online: CL/JUR/10218/2016

ARTÍCULO 75

Inhabilitación del juez de garantía. Planteada la inhabilitación del juez de garantía,


quien debiere subrogarlo conforme a la ley continuará conociendo de todos los
trámites anteriores a la audiencia de preparación del juicio oral, la que no se
realizará hasta que se resolviere la inhabilitación.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 70, 76, 277, 372, 373 y 374.
Código Orgánico de Tribunales: artículos 194 y siguientes; y 206 y siguientes.
ARTÍCULO 76

Inhabilitación de los jueces del tribunal del juicio oral. Las solicitudes de
inhabilitación de los jueces del tribunal de juicio oral deberán plantearse, a más
tardar, dentro de los tres días siguientes a la notificación de la resolución que fijare
fecha para el juicio oral, y se resolverán con anterioridad al inicio de la respectiva
audiencia.

Cuando los hechos que constituyeren la causal de implicancia o recusación


llegaren a conocimiento de la parte con posterioridad al vencimiento del plazo
previsto en el inciso anterior y antes del inicio del juicio oral, el incidente respectivo
deberá ser promovido al iniciarse la audiencia del juicio oral.

Con posterioridad al inicio de la audiencia del juicio oral, no podrán deducirse


incidentes relativos a la inhabilitación de los jueces que integraren el tribunal. Con
todo, si cualquiera de los jueces advirtiere un hecho nuevo constitutivo de causal de
inhabilidad, el tribunal podrá declararla de oficio.

El tribunal continuará funcionando con exclusión del o de los miembros


inhabilitados, si éstos pudieren ser reemplazados de inmediato en virtud de lo
dispuesto en el inciso 5º del artículo 281, o si continuare integrado por, a lo menos,
dos jueces que hubieren concurrido a toda la audiencia. En este último caso,
deberán alcanzar unanimidad para pronunciar la sentencia definitiva. Si no se
cumpliere alguna de estas condiciones, se anulará todo lo obrado en el juicio oral.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 281, 284, 342, 343, 346, 372,
373 y 374. Código Orgánico de Tribunales: artículos 194 y siguientes; y 210 y
siguientes.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Las normas sobre implicancia y recusación tienen por objeto que antes de iniciar
el juicio no se vulnere la garantía de imparcialidad del tribunal

Las normas sobre implicancia y recusación tienen por objeto que antes de iniciar
el juicio no se vulnere la garantía de imparcialidad del tribunal, cautelando la
garantía constitucional del debido proceso, y evitar que el juez implicado o
legalmente recusado integre el tribunal. Las partes pueden reclamar la inhabilidad
de los jueces a través de la invocación de las causales de implicancia y recusación
establecidas en los artículos 195 y 196 del Código Orgánico de Tribunales, la que
sólo pueden ejercer, de acuerdo al artículo 76 del Código Procesal Penal,
promoviendo un incidente antes o al inicio del juicio oral, siendo competente el
mismo tribunal que conocerá del litigio. Por su parte, el artículo 203 del Código
Orgánico de Tribunales señala que llamado un tribunal a resolver este incidente
respecto de un integrante sobre el que recae la causal de implicancia o recusación,
debe excluirse del debate y decisión del incidente aquél de sus miembros objeto del
cuestionamiento, ya que, evidentemente, sólo así se asegura la garantía de
imparcialidad que contempló el legislador para todas las personas objeto de
persecución penal (considerando 4º).

En consecuencia, constando que planteada por la defensa causal de implicancia


y recusación sobre uno de los magistrados integrantes del tribunal de juicio oral en
lo penal, llamado a conocer el presente juicio, éste no se excluyó del debate y
decisión del incidente, tal proceder afecta la debida imparcialidad en la resolución
del mismo e importa una vulneración de las normas del debido proceso. Por tanto,
la resolución del tribunal en cuanto a rechazar el incidente de implicancia y
recusación resulta nula por vulneración del artículo 203 del Código Orgánico de
Tribunales, afectándose, como consecuencia del acto nulo, el juicio y la sentencia,
toda vez que fue pronunciada por un juez cuya recusación no fue resuelta
legalmente. Se configura, entonces, la causal de nulidad del artículo 374 letra a) del
Código Procesal Penal, haber sido pronunciada la sentencia con la concurrencia de
un juez legalmente implicado, lo que obliga a anular el juicio y la sentencia
(considerandos 5º y 6º).

Corte de Apelaciones de Puerto Montt, 5/11/2010, Rol Nº 175-2010,

Cita online: CL/JUR/9167/2010

2. Imparcialidad y juez inhabilitado que presencia alegatos de apertura y declaración


de los acusados

Si uno de los jueces integrantes del tribunal de juicio oral, en cumplimiento de lo


ordenado por el artículo 76 del Código Procesal Penal, manifestó a los intervinientes
la inhabilidad que podía afectarle, absteniéndose de seguir conociendo del juicio y
de pronunciar fallo, el que en definitiva se alcanzó por la unanimidad de los jueces
que siguieron conociendo de él, no puede sino desestimarse el reproche de
parcialidad que formula el recurrente de nulidad y que hace consistir en que el
inhabilitado presenció los alegatos de apertura y la declaración de los acusados,
con los correspondientes interrogatorios, pues no se advierte en los jueces no
inhabilitados que el modo de posicionarse frente al conflicto objeto del proceso y a
la pretensión de las partes se haya visto influenciada por actuaciones del juez que
se marginó del juicio, respetando su posición equidistante de las mismas y distante
del conflicto (considerandos 3º a 5º de la sentencia de nulidad).
Corte Suprema, 2/12/2013, Rol Nº 9745-2013, Cita online: CL/JUR/2773/2013

3. Una vez iniciado el juicio se prohíbe a las partes deducir nuevos incidentes sobre
implicancias o recusaciones

Que es efectivo, como había señalado el recurrente en su libelo de fs. 3, que las
causales de implicancia son de carácter objetivo y son, además, de orden público,
a pesar de lo cual hay que precisar que tal como se indica al inicio de la disposición,
los jueces pueden perder su competencia para conocer un asunto determinado por
implicancia o por recusación declaradas, en caso de ser necesario, en virtud de
causas legales, para más adelante establecerse causas de implicancia. A
consecuencia de esto mismo, la causal de nulidad que establece el artículo 374 letra
a) del Código Procesal Penal, señala que el juicio y la sentencia serán siempre
anulados, cuando la sentencia hubiere sido pronunciada con la concurrencia de un
juez de tribunal de juicio oral en lo penal legalmente implicado. Esas disposiciones
deben ser analizadas, necesariamente en conjunto con las normas pertinentes del
Código Procesal Penal que regulan la forma y oportunidad de hacer valer las
inhabilidades de los jueces del Tribunal Oral en lo Penal. Esa materia está contenida
en el artículo 76 del código del ramo, que señala que deben ser planteadas a más
tardar, dentro de los tres días siguientes a la notificación de la resolución que fijare
fecha para el juicio oral y se resolverán con anterioridad al inicio de la respectiva
audiencia. En el caso de marras, la defensa solicitó el 4 de marzo de 2011 la
postergación del juicio oral, precisamente para poder llevar adelante de la mejor
manera posible la defensa del imputado, otorgándosele un nuevo plazo de un mes
completo para ello, sin que se planteara la inhabilidad en dicho término. La
disposición del artículo 76 del Código Procesal reconoce la situación en que el
interviniente pudiera tomar conocimiento de la causal de implicancia con
posterioridad al vencimiento del plazo antes referido, siempre que fuera antes del
inicio del juicio oral, en cuyo caso le permite promover el incidente respectivo al
inicio de la audiencia del juicio oral, lo que tampoco se verificó en la especie. Con
todo, el precepto en análisis se sitúa aun en el caso que después de ello se advirtiera
una causal, pero sólo a los jueces reserva la posibilidad de declarar la inhabilidad
de oficio, prohibiendo a las partes deducir nuevos incidentes después del inicio del
juicio (considerando 8º).

Corte Suprema, Rol Nº 5524-2011


Párrafo 2º El ministerio público

ARTÍCULO 77

Facultades. Los fiscales ejercerán y sustentarán la acción penal pública en la


forma prevista por la ley. Con ese propósito practicarán todas las diligencias que
fueren conducentes al éxito de la investigación y dirigirán la actuación de la policía,
con estricta sujeción al principio de objetividad consagrado en la Ley Orgánica
Constitucional del Ministerio Público.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 3º, 54, 78, 79, 80, 166, 172, 180
y siguientes, 247 y 269. Constitución Política: artículo 83 y siguientes. Ley
Nº 20.357, tipifica Crímenes de Lesa Humanidad y Genocidio y Crímenes y Delitos
de Guerra: artículos 43 y 44.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Estándar de exigencia para agotar la investigación del Ministerio Público

Teniendo presente las normas citadas (arts. 248 y 77 del Código Procesal Penal),
el Ministerio Público, en correlato de su facultad constitucional de dirigir en forma
exclusiva la investigación de los hechos constitutivos de delito y la participación
punible, antes de adoptar su decisión de no perseverar, se encuentra obligado a
hacer todo lo que esté a su alcance para la averiguación de éstos, máxime si, como
ha ocurrido en la especie, no ha formalizado su investigación y el querellante
particular se encontraría impedido de ejercer el derecho a forzar la acusación que
regula el artículo 258 del Código Procesal Penal. Según lo expresado por la
recurrente, la investigación no se encontraría agotada y sería necesario para ello el
que se practicara la diligencia de peritaje solicitada con fecha 6 de marzo de 2012,
mientras se encontraba abierta la investigación, a objeto que se determinara el
monto total del perjuicio fiscal sufrido como consecuencia de la conducta
desarrollada por el querellado. A su vez, la recurrente reiteró, en estrados, que el
propio fiscal reconoció en la audiencia respectiva que en los hechos existió evasión,
pero lo que no puede es acreditar su monto, lo que no fue controvertido ni rectificado
por el representante del Ministerio Público en su alegato (considerandos 3º y 4º).

Corte de Apelaciones de San Miguel, 19/06/2012, Rol Nº 739-2012,

Cita online: CL/JUR/4942/2012


ARTÍCULO 78

Información y protección a las víctimas. Será deber de los fiscales durante todo
el procedimiento adoptar medidas, o solicitarlas, en su caso, para proteger a las
víctimas de los delitos; facilitar su intervención en el mismo y evitar o disminuir al
mínimo cualquier perturbación que hubieren de soportar con ocasión de los trámites
en que debieren intervenir.

Los fiscales estarán obligados a realizar, entre otras, las siguientes actividades a
favor de la víctima:

a) Entregarle información acerca del curso y resultado del procedimiento, de sus


derechos y de las actividades que debiere realizar para ejercerlos.

b) Ordenar por sí mismos o solicitar al tribunal, en su caso, las medidas


destinadas a la protección de la víctima y su familia frente a probables
hostigamientos, amenazas o atentados.

c) Informarle sobre su eventual derecho a indemnización y la forma de impetrarlo,


y remitir los antecedentes, cuando correspondiere, al organismo del Estado que
tuviere a su cargo la representación de la víctima en el ejercicio de las respectivas
acciones civiles.

d) Escuchar a la víctima antes de solicitar o resolver la suspensión del


procedimiento o su terminación por cualquier causa.

Si la víctima hubiere designado abogado, el ministerio público estará obligado a


realizar también a su respecto las actividades señaladas en las letras a) y d)
precedentes.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 6º, 59, 108, 109, 237, 240, 241,
242, 248, 250 y 251. Ley Orgánica Constitucional del Ministerio Público: artículos 1º
y 20 letra f).

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Acerca de la obligación del Ministerio Público de notificar a la víctima la decisión


de hacer uso del principio de oportunidad
Sobre el Ministerio Público recae la obligación de preocuparse que la víctima
fuera debidamente notificada de su decisión de hacer uso del principio de
oportunidad —que produce el mismo efecto que el sobreseimiento definitivo, esto
es, poner término al procedimiento penal—, toda vez que el artículo 78 del Código
Procesal Penal impone a los fiscales la obligación de adoptar durante todo el
procedimiento las medidas necesarias para proteger a las víctimas y facilitar su
intervención en el mismo, debiendo entregarles la información acerca del curso y
resultado del procedimiento, sus derechos y las actividades que deben realizar,
escuchándolas sobre la terminación del mismo por cualquier causa (considerando
6º).

Corte de Apelaciones de Antofagasta, 6/10/2008, Rol Nº 220-2008,

Cita online: CL/JUR/3697/2008

2. Obligación del fiscal se agota con la entrega de información

En lo que dice relación con el incumplimiento del fiscal con las exigencias de las
letras a) y d) del artículo 78 del Código Procesal Penal, es necesario tener presente
que, según consta de los registros de audio y del acta de la audiencia de fecha 21
de julio de 2011, a la cual se citó a los intervinientes precisamente para debatir
respecto de la petición del ente persecutor penal en orden a decretar el
sobreseimiento definitivo de la causa, la parte querellante, ahora apelante, no
asistió. Por lo mismo, no puede argumentar como lo hace en su recurso de
apelación, que el Ministerio Público no le informó previamente de su interés en
solicitar el sobreseimiento de la causa, si a la audiencia a que se citó a los
intervinientes para debatir el punto, no asistió (la querellante), siendo precisamente
esa la oportunidad que los intervinientes tienen para debatir, respetando el principio
del contradictorio, la intensión del ente persecutor penal de que se dicte
sobreseimiento definitivo en la causa (considerando 3º).

Corte de Apelaciones de Concepción, 12/08/2011, Rol Nº 346-2011,

Cita online: CL/JUR/11232/2011

ARTÍCULO 78 BIS

Protección de la integridad física y psicológica de las personas objeto del tráfico


ilícito de migrantes y víctimas de trata de personas. El Ministerio Público adoptará
las medidas necesarias, o las solicitará, en su caso, tendientes a asegurar la
protección de las víctimas de estos delitos durante el proceso penal, teniendo
presente la especial condición de vulnerabilidad que las afecta.

Cuando se trate de menores de dieciocho años, los servicios públicos a cargo de


la protección de la infancia y la adolescencia deberán facilitar su acceso a las
prestaciones especializadas que requieran, especialmente, aquellas tendientes a su
recuperación integral y a la revinculación familiar, si fuere procedente de acuerdo al
interés superior del menor de edad.

En los casos en que las víctimas de los delitos establecidos en los artículos 411
bis y 411 quáter del Código Penal carezcan de representante legal o cuando, por
motivos fundados, el juez estime que los intereses de las personas menores de
edad son independientes o contradictorios con los de aquel a quien corresponda
representarlo, el juez le designará un curador ad litem de cualquier institución que
se dedique a la defensa, promoción o protección de los derechos de la infancia. 15

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 198 y 237. Código Penal:


artículos 89 bis, 369 ter y 411 bis y siguientes. Ley Orgánica Constitucional del
Ministerio Público: artículo 5º.

Párrafo 3º La policía

ARTÍCULO 79

Función de la policía en el procedimiento penal. La Policía de Investigaciones de


Chile será auxiliar del ministerio público en las tareas de investigación y deberá
llevar a cabo las diligencias necesarias para cumplir los fines previstos en este
Código, en especial en los artículos 180, 181 y 187, de conformidad a las
instrucciones que le dirigieren los fiscales. Tratándose de delitos que dependieren
de instancia privada se estará a lo dispuesto en los artículos 54 y 400 de este
Código. Asimismo, le corresponderá ejecutar las medidas de coerción que se
decretaren.

15Este artículo fue incorporado por el número 1 del artículo 2º de la Ley Nº 20.507, publicada en el Diario Oficial
de 8 de abril de 2011.
Carabineros de Chile, en el mismo carácter de auxiliar del ministerio público,
deberá desempeñar las funciones previstas en el inciso precedente cuando el fiscal
a cargo del caso así lo dispusiere.

Sin perjuicio de lo previsto en los incisos anteriores, tratándose de la investigación


de hechos cometidos en el interior de establecimientos penales, el ministerio público
también podrá impartir instrucciones a Gendarmería de Chile, que actuará de
conformidad a lo dispuesto en este Código.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 54, 80, 81, 83, 125, 127, 128,
129, 154, 166, 180, 181, 187 y 400. Constitución Política: artículos 83 y siguientes
y 90. Código de Procedimiento Penal: artículos 74, 108, 110, 120 bis, 254, 260, 261,
262, 281 y 282. Ley Nº 19.640, Ley Orgánica Constitucional del Ministerio Público:
artículo 4º.

ARTÍCULO 80

Dirección del ministerio público. Los funcionarios señalados en el artículo anterior


que, en cada caso, cumplieren funciones previstas en este Código, ejecutarán sus
tareas bajo la dirección y responsabilidad de los fiscales y de acuerdo a las
instrucciones que éstos les impartieren para los efectos de la investigación, sin
perjuicio de su dependencia de las autoridades de la institución a la que
pertenecieren.

También deberán cumplir las órdenes que les dirigieren los jueces para la
tramitación del procedimiento.

Los funcionarios antes mencionados deberán cumplir de inmediato y sin más


trámite las órdenes que les impartieren los fiscales y los jueces, cuya procedencia,
conveniencia y oportunidad no podrán calificar, sin perjuicio de requerir la exhibición
de la autorización judicial previa, cuando correspondiere, salvo los casos urgentes
a que refiere el inciso final del artículo 9º, en los cuales la autorización judicial se
exhibirá posteriormente. 16

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 3º, 9º, 24, 34, 70, 77, 79, 82, 83,
84, 85, 87, 89, 90, 125, 127, 128, 129, 139, 154, 166, 180, 181 y 204. Constitución
Política: artículos 19 Nº 7, 73, 83 y siguientes y 90. Código de Procedimiento Penal:

16La frase final de este inciso fue agregada por el artículo único, Nº 3, de la Ley Nº 19.789, publicada en el
Diario Oficial de 30 de enero de 2002.
artículos 74, 74 bis, 74 bis A, 120 bis, 254, 260, 261, 262, 281 y 282. Ley Orgánica
Constitucional del Ministerio Público: artículo 4º.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. La regla general es que la policía actúe bajo las órdenes o instrucciones del
Ministerio Público y, como excepción, utilice sus facultades autónomas

Esta Corte Suprema ha manifestado en sentencias dictadas previamente, que el


Código Procesal Penal, regula a lo largo de su normativa las funciones de la policía
en relación a la investigación de hechos punibles y le entrega un cierto nivel de
autonomía para desarrollar actuaciones que tiendan al éxito de la investigación. Tal
regulación, en todo caso, contempla como regla general que su actuación se
encuentre sujeta a la dirección y responsabilidad de los representantes del
Ministerio Público o de los jueces (artículo 80 del Código Procesal Penal) (...).

Las disposiciones recién expuestas establecen que la regla general de la policía


es que sus actuaciones se realicen bajo las órdenes o instrucciones del Ministerio
Público y como excepción, su desempeño autónomo en la ejecución de pesquisas
y detenciones en precisos y determinados casos delimitados claramente por el
legislador, que incluso ha fijado un límite temporal para su vertiente más gravosa
(las detenciones) con el objeto de eliminar o reducir al máximo la discrecionalidad
en el actuar policial del que se derive restricción de derechos. Dicha regulación trata,
entonces, de conciliar una efectiva persecución y pesquisa de los delitos, con los
derechos y garantías de los ciudadanos, estableciéndose en forma general la
actuación subordinada de los entes encargados de la ejecución material de las
órdenes de indagación y aseguramiento de evidencias y sujetos de investigación al
órgano encargado por ley de la referida tarea, los que a su vez actúan conforme a
un estatuto no menos regulado -y sometido a control jurisdiccional- en lo referido a
las medidas que afecten los derechos constitucionalmente protegidos de los
ciudadanos. De su tenor, entonces, aparece evidente que en cuanto se trata de
normativa de excepción, estricta y precisa por la naturaleza de los derechos
afectados en su consagración,
su interpretación debe sujetarse a parámetros semejantes de restricción
(considerandos 6º y 7º).

Corte Suprema, 27/10/2016, Rol Nº 67437-2016, Cita online: CL/JUR/8493/2016

2. El éxito de la investigación se debe conciliar con el respeto a los derechos de las


personas
En lo que tiene relación con la indagación de hechos ilícitos, el sistema procesal
penal estatuye que, por regla general, las pesquisas de investigación sean
sometidas a la dirección y responsabilidad de los representantes del Ministerio
Público o de los jueces (artículo 80 del Código Procesal Penal). El apego a la
legalidad a que se encuentran obligadas exige de las policías que ejecuten sus
facultades de investigación con estricto apego a las condiciones establecidas en la
ley y que, en aquellos casos en que pudiese privarse, restringirse o perturbarse al
imputado o a un tercero del ejercicio de los derechos que la Constitución asegura,
se obtenga autorización judicial previa. De lo anterior se sigue que aquellas
actuaciones que pueden llevarse a cabo de manera autónoma, esto es, sin
necesidad de previa orden del fiscal, son excepcionales, por cuanto afectan las
garantías constitucionales de los ciudadanos. Ahora bien, la protección de tales
derechos respecto de quienes son objeto de la persecución penal vincula a los
órganos de la investigación con la judicatura, y por ello ya en el mensaje que inició
el proyecto de ley sobre la reforma procesal penal se señaló que "En el diseño
planteado por el proyecto, las amplias facultades del Ministerio Público durante la
instrucción tienen como límite los derechos individuales de las personas. En los
casos en que su actividad afecte o pueda afectar esos derechos, procederá siempre
la intervención judicial, en general previa..." (Historia de la Ley Nº 19.696, mensaje
de S.E. el Presidente de la República con el que inicia un proyecto de ley que
establece un nuevo código de procedimiento penal, Biblioteca del Congreso
Nacional, pág. 22).

Como ya ha sostenido esta Corte en diversos pronunciamientos —SCS Roles


Nº 4653-13, de 16 de septiembre de 2013; Nº 11767-13, de 30 de diciembre de
2013; Nº 14275-16, Nº 29534-14, de 20 de enero de 2015; Nº 5711-15 de 9 de junio
de 2015, Nº 22199-16, Nº 41060-16 entre otros—, que si bien es efectivo que la
Constitución Política de la República entrega al Ministerio Público la función de
dirigir en forma exclusiva la investigación de los hechos constitutivos de delito, regla
que repite su Ley Orgánica Constitucional y múltiples instrucciones de parte de la
autoridad superior de aquél, el Código Procesal Penal regula las funciones de la
policía en relación a la investigación de hechos punibles y le entrega un cierto nivel
de autonomía para desarrollar actuaciones que tiendan al éxito de la investigación,
conciliando su eficacia con el respeto a los derechos de las personas, para cuyo
efecto el artículo 83 la compele a practicar la detención sólo en casos de flagrancia
(considerandos 5º y 6º).

Corte Suprema, 27/06/2017, Rol Nº 19160-2017, Cita online: CL/JUR/4138/2017


ARTÍCULO 81

Comunicaciones entre el ministerio público y la policía. Las comunicaciones que


los fiscales y la policía debieren dirigirse en relación con las actividades de
investigación de un caso particular se realizarán en la forma y por los medios más
expeditos posibles.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 19, 22 y 84.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. La existencia de una orden amplia de investigar no resulta constitucional ni


legalmente problemática en la medida que durante su diligenciamiento, exista una
coordinación y sumisión por parte de la policía al Ministerio Público.

De acuerdo a los artículos 83, 129, 180 y 181 del Código Procesal Penal, la
dirección de la investigación penal recae exclusivamente en el Ministerio Público,
tarea en la que recibe el auxilio de la policía, de modo que el fiscal es actor principal
en la investigación de los hechos que revisten caracteres de delito. Con todo, el
protagonismo del ente persecutor no excluye la labor policial, siendo la segunda un
complemento del primero, de forma que exista una coordinación permanente entre
la dirección de la investigación y la ejecución de la misma, tal como lo dispone el
artículo 81 del Código Procesal Penal: "Las comunicaciones que los fiscales y la
policía debieren dirigirse en relación con las actividades de investigación de un caso
particular se realizarán en la forma y por los medios más expeditos posibles". Así
también lo ha entendido la Excma. Corte Suprema, al resolver que "la regla general
de la actuación de la policía es que se realiza bajo las órdenes o instrucciones del
Ministerio Público y como excepción, su desempeño autónomo en la ejecución de
pesquisas y detenciones en precisos y determinados casos delimitados claramente
por el legislador, que incluso ha precisado un límite temporal para su vertiente más
gravosa (las detenciones) con el objeto de eliminar o reducir al máximo la
discrecionalidad en el actuar policial del que se derive restricción de derechos (Rol
1857-2015, de 17/03/2015)".

Así las cosas, la existencia de una orden amplia de investigar no resulta


constitucional ni legalmente problemática en la medida que durante su
diligenciamiento, exista una coordinación y sumisión por parte de la policía al
Ministerio Público, aspecto que se ha dado en el caso de autos, pues consta en el
proceso que la Policía de Investigaciones expresamente solicitó al fiscal de turno se
precisara la orden de investigar respecto al reconocimiento fotográfico e
interrogación de testigos a fin de continuar el apoyo a la investigación. En efecto, la
posición contraria equivaldría a convertir al fiscal en el único actor relevante en la
investigación penal, desconociendo la labor auxiliadora que las policías legalmente
deben prestarle y, por lo mismo, dificultando en extremo la posibilidad de esclarecer
los hechos (considerandos 5º y 6º).

Corte de Apelaciones de Valdivia, 13/04/2017, Rol Nº 226-2017,

Cita online: CL/JUR/6805/2017

ARTÍCULO 82

Imposibilidad de cumplimiento. El funcionario de la policía que, por cualquier


causa, se encontrare impedido de cumplir una orden que hubiere recibido del
ministerio público o de la autoridad judicial, pondrá inmediatamente esta
circunstancia en conocimiento de quien la hubiere emitido y de su superior
jerárquico en la institución a que perteneciere.

El fiscal o el juez que hubiere emitido la orden podrá sugerir o disponer las
modificaciones que estimare convenientes para su debido cumplimiento, o reiterar
la orden, si en su concepto no existiere imposibilidad.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 34, 79 y 80. Constitución Política:


artículos 73 y 83 y siguientes.

ARTÍCULO 83

Actuaciones de la policía sin orden previa.

Corresponderá a los funcionarios de Carabineros de Chile y de la Policía de


Investigaciones de Chile realizar las siguientes actuaciones, sin necesidad de recibir
previamente instrucciones particulares de los fiscales:

a) Prestar auxilio a la víctima;

JURISPRUDENCIA RELACIONADA (ART. 83 LETRA A)

1. Actuaciones autónomas de la Policía y el auxilio a la víctima


En lo tocante a la falta de comunicación de la denuncia al Ministerio Público por
parte de las policías en forma previa a su concurrencia al lugar aludido en ella, el
artículo 84 del Código Procesal Penal prescribe que "Recibida una denuncia, la
policía informará inmediatamente y por el medio más expedito al ministerio público.
Sin perjuicio de ello, procederá, cuando correspondiere, a realizar las actuaciones
previstas en el artículo precedente [artículo 83], respecto de las cuales se aplicará,
asimismo, la obligación de información inmediata". De esa manera, la norma
mencionada permite a las policías realizar en forma previa a informar al Ministerio
Público de la denuncia, las actuaciones enunciadas en el artículo 83 del Código
Procesal Penal, sin perjuicio de comunicar igualmente de éstas en forma inmediata
al fiscal una vez realizadas, todo ello, como ocurrió en el caso sub lite, pues el tenor
de la denuncia justificaba que los policías se trasladaran sin demora al predio en
cuestión, principalmente porque se indicó por el denunciante que los encartados
portaban armas al ingresar sin autorización al lugar, con el consiguiente riesgo para
la salud y vida de terceros. Así, aun cuando se compartiera que los funcionarios
policiales podrían haber comunicado la denuncia al Ministerio Público en el interín
de su traslado al lugar referido, tal posibilidad, de concretarse, en nada podría haber
alterado o impedido las actuaciones de carabineros tratadas en el considerando
anterior, pues dichos funcionarios tenían una obligación legal de concurrir a auxiliar
al denunciante y terceros que se hallaren en el lugar y, dado ese mandato legal,
debía ejecutarse con independencia de las diligencias investigativas anexas que el
Ministerio Público pudiera instruir. Por lo anterior, es que no se han realizado
actuaciones autónomas por los policías en contravención a la ley, sino precisamente
amparados en causal legal y, por ende, tampoco han infringido las disposiciones
legales y constitucionales que entregan al Ministerio Público, y no a las policías, la
dirección de la investigación (considerando 5º).

Corte Suprema, 18/08/2016, Rol Nº 43410-2016, Cita online: CL/JUR/5851/2016

2. Naturaleza de las diligencias policiales y sus requisitos de procedencia

La resolución recurrida establece que la entrada y registro al lugar en que se


obtuvieron los antecedentes probatorios que se pretende introducir al juicio y sobre
los que depondrían los testigos carece de validez, porque se trata de diligencias
investigativas que sólo pueden realizar las policías con orden previa del Ministerio
Público, de forma que excedieron las facultades para actuar en forma autónoma
que les concede el artículo 83 del Código Procesal Penal y vulneraron con ello
derechos fundamentales.

La alegación del Ministerio Público de que dicha actuación se trata de las que
puede realizar sin autorización previa, por estar comprendida en la letra a) del
artículo 83 citado, carece de fundamento porque claramente es una diligencia
investigativa, ella estaba destinada a determinar la ubicación de las especies
sustraídas y la identificación del autor y no a prestar a la víctima auxilio, protección,
resguardo o defensa porque se encontrara en peligro. La petición de pesquisa que
hace el ofendido, no es una reclamación de auxilio y no autoriza la actuación de la
policía vulneratoria de garantías constitucionales por lo que la apelación será
desestimada (considerandos 2º y 3º).

Corte de Apelaciones de San Miguel, 16/11/2016, Rol Nº 2393-2016,

Cita online: CL/JUR/10210/2016

b) Practicar la detención en los casos de flagrancia, conforme a la ley;

JURISPRUDENCIA RELACIONADA (ART. 83 LETRA B)

1. Configuración de situación de flagrancia

Que así entonces, la impugnación de la legalidad de la referida diligencia no podrá


prosperar, toda vez que se ha establecido que el proceder policial fue en una
hipótesis de flagrancia, comprensión que resulta acertada considerando que la
detención del acusado se practicó apenas transcurridos 30 minutos desde la
ocurrencia del delito. En tal situación, considerando el tiempo empleado en recibir
el atestado de la víctima, la circunstancia de haber procedido a la detención de Ruiz
en el camino y el que demandó el traslado al lugar, no resulta razonable el reproche
a la opción policial que solicitó apoyo en el procedimiento, toda vez que su objetivo
era la aprehensión de los partícipes en número plural y que habían actuado
armados. Por lo anterior, siendo lo obrado de una de aquellas gestiones para las
cuales los agentes cuentan con la autorización del ordenamiento jurídico sin orden
previa, ya que éste tuvo como objetivo prestar auxilio a la víctima y arbitrar las
medidas necesarias para practicar la detención de los que huyeron del lugar de
comisión del delito y fueron designados por la ofendida como autor o cómplice, esto
es, una de las hipótesis de flagrancia contempladas en la ley, no se admitirá el
reproche contenido en el primer capítulo del recurso deducido por la defensa de
Andrade, por cuanto no se divisa la infracción al artículo 84 del Código Procesal
Penal que se denunciara (considerando decimoquinto).

Corte Suprema, 26/12/2016, Rol Nº 88852-2016, Cita online: CL/JUR/8449/2016

2. Hipótesis de flagrancia autoriza a actuar sin autorización judicial previa


Y aun cuando la diligencia se había motivado en un hecho investigado como
constitutivo de receptación o robo, detectando en el inmueble otro ilícito, se está en
presencia de un delito flagrante, como lo es mantener un arma hechiza sin
autorización para su tenencia, actúan conforme a los artículos 83 letra b), 130 letra
a) y 187 inciso final del Código Procesal Penal los funcionarios policiales al incautar
dicha especie, procedimiento respecto del cual no era necesaria ya autorización
previa (considerando 19º).

Corte Suprema, 20/01/2009, Rol Nº 6731-2008, Cita online: CL/JUR/5782/2009

Fallos en el mismo sentido:

— Corte Suprema, 23/04/2008, Rol Nº 7005-2007,

Cita online: CL/JUR/7354/2008

3. Facultades autónomas de la policía en la investigación y detención

Como ya ha sostenido esta Corte en recientes pronunciamientos —SCS Rol


Nº 4653-13, de 16 de septiembre de 2013, y SCS Rol Nº 11767-13, de 30 de
diciembre de 2013— si bien es efectivo que la Constitución Política de la República
entrega al Ministerio Público la función de dirigir en forma exclusiva la investigación
de los hechos constitutivos de delito, regla que repite su Ley Orgánica
Constitucional, y múltiples instrucciones de parte de la autoridad superior de aquél,
el Código Procesal Penal regula las funciones de la policía en relación a la
investigación de hechos punibles y le entrega un cierto nivel de autonomía para
desarrollar actuaciones que tiendan al éxito de la investigación, conciliando su
eficacia con el respeto a los derechos de las personas, para cuyo efecto el artículo
83 la compele a practicar la detención sólo en casos de flagrancia, situación que
puede generarse con ocasión de un control de identidad (considerando 5º sentencia
de la Corte Suprema).

Corte Suprema, 13/01/2014, Rol Nº 15342-2013, Cita online: CL/JUR/68/2014

En el mismo sentido:

— Corte Suprema, 13/01/2014, Rol Nº 12744-2013,

Cita online: CL/JUR/71/2014

4. La policía, una vez recibida una denuncia, se encuentra en la obligación de


comunicarla al Ministerio Público
Cabe tener en cuenta que, conforme ha manifestado esta Corte en innumerables
ocasiones, la regla general en materia de actuaciones policiales es que éstas se
sujetan a la dirección y responsabilidad de los representantes del Ministerio Público
o de los jueces, y si bien el artículo 83 del Código Procesal Penal les otorga
facultades autónomas —dentro de las cuales, en lo que interesa a este asunto,
están las de recibir las denuncias del público y practicar la detención en casos de
flagrancia—, el artículo 84 les impone la obligación de informar inmediatamente al
ente persecutor, de la forma más expedita, de la circunstancia de haber recibido
una denuncia, realizando, cuando ello corresponda, las actuaciones previstas en el
artículo 83.

Insertos en ese contexto, resulta que la policía, una vez recibida una denuncia,
se encuentra en la obligación de comunicarla al Ministerio Público, y si bien puede
practicar ciertas actuaciones autónomas de investigación, dentro de las cuales se
encuentra la detención en caso de flagrancia, lo cierto es que los hechos del proceso
no encuadran en ninguna de las hipótesis que al efecto prevé el artículo 130 del
citado código, puesto que los presuntos autores no fueron sorprendidos cometiendo
los hechos, huyendo del sitio del suceso, con señales o rastros del ilícito, ni tampoco
se sindicó en forma concreta a determinadas personas por la supuesta víctima,
quien no reclamaba auxilio, como tampoco existían registros audiovisuales de la
situación que habría ocurrido. De este modo, el cometido de los funcionarios
policiales se limitaba exclusivamente a recibir la denuncia y comunicarla al fiscal,
para que éste determinara las diligencias a efectuar (considerandos 3º y 4º).

Corte Suprema, 11/08/2016, Rol Nº 49935-2016, Cita online: CL/JUR/10200/2016

c) Resguardar el sitio del suceso. Deberán preservar siempre todos los lugares
donde se hubiere cometido un delito o se encontraren señales o evidencias de su
perpetración, fueren éstos abiertos o cerrados, públicos o privados. Para el
cumplimiento de este deber, procederán a su inmediata clausura o aislamiento,
impedirán el acceso a toda persona ajena a la investigación y evitarán que se
alteren, modifiquen o borren de cualquier forma los rastros o vestigios del hecho, o
que se remuevan o trasladen los instrumentos usados para llevarlo a cabo.17

El personal policial experto deberá recoger, identificar y conservar bajo sello los
objetos, documentos o instrumentos de cualquier clase que parecieren haber
servido a la comisión del hecho investigado, sus efectos o los que pudieren ser
utilizados como medios de prueba, para ser remitidos a quien correspondiere,

17Este párrafo fue reemplazado por el numeral i) de la letra a) del número 1 del artículo 2º de la Ley Nº 20.931,
publicada en el Diario Oficial de 5 de julio de 2016.
dejando constancia, en el registro que se levantare, de la individualización completa
del o los funcionarios policiales que llevaren a cabo esta diligencia;

En aquellos casos en que en la localidad donde ocurrieren los hechos no exista


personal policial experto y la evidencia pueda desaparecer, el personal policial que
hubiese llegado al sitio del suceso deberá recogerla y guardarla en los términos
indicados en el párrafo precedente y hacer entrega de ella al Ministerio Público, a la
mayor brevedad posible. 18

En el caso de delitos flagrantes cometidos en zonas rurales o de difícil acceso, la


policía deberá practicar de inmediato las primeras diligencias de investigación
pertinentes, dando cuenta al fiscal que corresponda de lo hecho, a la mayor
brevedad. Asimismo, el personal policial realizará siempre las diligencias señaladas
en la presente letra cuando reciba denuncias conforme a lo señalado en la letra e)
de este artículo y dará cuenta al fiscal que corresponda inmediatamente después
de realizarlas. Lo anterior tendrá lugar sólo respecto de los delitos que determine el
Ministerio Público a través de las instrucciones generales a que se refiere el artículo
87. En dichas instrucciones podrá limitarse esta facultad cuando se tratare de
denuncias relativas a hechos lejanos en el tiempo. 19

JURISPRUDENCIA RELACIONADA (ART. 83 LETRA C)

1. Las instrucciones y limitaciones para el resguardo del sitio del suceso del artículo
83 letra c se aplica a las actuaciones de la policía sin previa autorización

El artículo 83 del Código Procesal Penal está referido específicamente a las


actuaciones de la policía sin previa instrucción de los fiscales, por lo que, tratándose
de la obtención de un registro visual —registro de video captado por una cámara de
vigilancia— efectuada directamente por el Ministerio Público, no procede la
exclusión de prueba fundada en la no observación de los requisitos establecidos en
la letra c) de la disposición precitada, por cuanto no fue el resultado de diligencias
o actuaciones realizadas por agentes policiales (considerando 5º).

Corte de Apelaciones de La Serena, 13/06/2008, Rol Nº 130-2008,

Cita online: CL/JUR/2655/2008

2. Aplicación del concepto de sitio del suceso

18 Este párrafo fue agregado por el número 1 del artículo 2º de la Ley Nº 20.253, publicada en el Diario Oficial
de 14 de marzo de 2008.
19 Este párrafo fue modificado por el número ii) de la letra a) del número 1 del artículo 2º de la Ley Nº 20.931,

publicada en el Diario Oficial de 5 de julio de 2016, en el sentido de agregar sus dos últimas oraciones.
Las declaraciones de los funcionarios policiales que deponen como prueba de
cargo en el juicio, no hacen sino, de manera conteste, confirmar las conclusiones
ya alcanzadas. Es así como los carabineros Claudio Sánchez Sandoval y Carlos
Urzúa Rodríguez refieren (según los extractos de sus relatos contenidos en los
considerandos quinto y séptimo del fallo, respectivamente), el primero, que el fiscal
autorizó la diligencia de agente revelador "con la finalidad de poder verificar o
desvirtuar la citada denuncia", señalando ambos que además había instruido que si
esa diligencia daba resultado, debía procederse en conformidad al artículo 206 del
Código Procesal Penal, lo que evidencia que los funcionarios no sólo actuaron sin
autorización del fiscal, sino en contra de sus instrucciones, pues sólo en caso de
verificación de la denuncia mediante la diligencia de agente revelador —lo que no
ocurrió—, mandaba realizar el ingreso y registro del inmueble. Tales relatos dejan
de manifiesto que para el fiscal, director exclusivo y responsable de la investigación
como ya se ha dicho, los antecedentes con que contaban los policías, a menos que
fuesen ratificados mediante la diligencia de agente revelador, no ameritaban en ese
momento nuevas diligencias, resolución que fue contradicha y desobedecida
abiertamente por los policías, los que no obstante la ausencia de resultados en la
diligencia de agente revelador llevan adelante autónomamente nuevas pesquisas
para suplir tal fracaso.

No está de más despejar que la concurrencia de los agentes policiales al domicilio


de la imputada con posterioridad a la frustrada diligencia de agente revelador no se
encuadra en el literal c) del artículo 83 del Código Procesal Penal, que autoriza a
las policías para resguardar el sitio del suceso sin necesidad de recibir previamente
instrucciones particulares de los fiscales, sencillamente porque al presentarse los
agentes en el domicilio en cuestión, éste no podía aún calificarse como un "sitio del
suceso" pues en ese momento todavía no se constataba la comisión de ningún
delito en su interior.

Asimismo, y sin perjuicio de los cuestionamientos que eventualmente pudieran


formularse, tampoco ha argüido el Ministerio Público que la actuación policial en
examen haya ocurrido en cumplimiento de instrucciones generales impartidas por
el Ministerio Público de conformidad al artículo 87 del Código Procesal Penal
(considerandos 7º y 8º).

Corte Suprema, 23/07/2015, Rol Nº 6996-2015, Cita online: CL/JUR/8823/2015

3. La flagrancia se debe interpretar de manera restrictiva, pues no todas las


facultades autónomas otorgan las mismas prerrogativas que la flagrancia
Por otra parte, resulta conveniente agregar que el procedimiento que se realizó
no está dentro de las actuaciones que la policía puede desarrollar sin orden previa,
en los términos del artículo 83 del Código Procesal Penal, porque como ya se dijo,
no se trataba de un caso de flagrancia: las especies que se encontraron producto
de un robo en bien nacional de uso público, lo fueron después del procedimiento
irregular, como ya se dijo, habiendo accedido los funcionarios sin tener
conocimiento del robo del día 12 de diciembre y vencido el plazo de flagrancia del
robo del día 7 de noviembre. Además, la norma invocada por el representante del
Ministerio Público en estrados, está contenida en el literal c) de ese precepto, que
se refiere a la obligación de la policía de resguardar el sitio del suceso. En dicho
evento, se contempla la posibilidad que en "...el caso de delitos flagrantes cometidos
en zonas rurales o de difícil acceso, la policía deberá practicar de inmediato las
primeras diligencias de investigación pertinentes, dando cuenta al fiscal que
corresponda de lo hecho, a la mayor brevedad". No tiene aplicación esta norma,
porque como ya se adelantó, no se trató de un delito flagrante (considerando 7º).

Corte Suprema, 23/07/2014, Rol Nº 11835-2014, Cita online: CL/JUR/4752/2014

d) Identificar a los testigos y consignar las declaraciones que éstos prestaren


voluntariamente, en los casos de delitos flagrantes, en que se esté resguardando el
sitio del suceso, o cuando se haya recibido una denuncia en los términos de la letra
b) de este artículo. Fuera de los casos anteriores, los funcionarios policiales deberán
consignar siempre las declaraciones que voluntariamente presten testigos sobre la
comisión de un delito o de sus partícipes o sobre cualquier otro antecedente que
resulte útil para el esclarecimiento de un delito y la determinación de sus autores y
partícipes, debiendo comunicar o remitir a la brevedad dicha información al
Ministerio Público, todo lo anterior de acuerdo con las instrucciones generales que
dicte el Fiscal Nacional según lo dispuesto en el artículo 87. 20

JURISPRUDENCIA RELACIONADA (ART. 83 LETRA D)

1. Policías están facultadas para obrar primeras diligencias de una investigación sin
una orden judicial previa dentro de lo que está consignar declaraciones
voluntarias

El artículo 83 del Código Procesal Penal establece aquellas primeras diligencias


de investigación que las policías pueden realizar sin orden previa, dentro de las que
se encuentran las de identificar testigos y consignar declaraciones que estos
prestaren voluntariamente; por lo que nada obsta a que se solicite a una persona

20Esta letra fue sustituida por la letra b) del número 1 del artículo 2º de la Ley Nº 20.931, publicada en el Diario
Oficial de 5 de julio de 2016.
que se presente a las dependencias policiales a fin de prestar tal declaración
voluntaria y, por ende, habiendo actuado la Policía de Investigaciones dentro de las
facultades legales, el presente recurso deberá ser rechazado (considerando 3º).

Corte de Apelaciones de Valparaíso, 26/03/2012, Rol Nº 346-2012,

Cita online: CL/JUR/3611/2012

2. El estatuto contenido en el art. 83 d) es distinto al art. 91, pues este último se


realiza en calidad de imputado, contando aquél con los derechos que el CPP le
otorga

En lo relativo al artículo 83 letra d), que requiere a los policías identificar a los
testigos y consignar las declaraciones que éstos prestaren voluntariamente,
tratándose de los casos a que se alude en las letras b) y c) precedentes, no resulta
procedente desde que no se presentan las situaciones de estos literales, sin
perjuicio que, dado que se concurrió a interrogar al morador del inmueble respecto
del que se denuncia la existencia de la plantación de marihuana, en verdad, se
concurrió a entrevistar o interrogar al imputado o denunciado del ilícito,
interrogatorio por los policías que está tratado en el artículo 91 y no en el artículo 83
como actuación autónoma de dichos agentes (considerandos 4º y 5º de la sentencia
de la Corte Suprema).

Corte Suprema, 17/05/2016, Rol Nº 28004-2016, Cita online: CL/JUR/3311/2016

e) Recibir las denuncias del público, y

JURISPRUDENCIA RELACIONADA (ART. 83 LETRA E)

1. Llamada anónima que proporciona información para iniciar la investigación y


deber de registro

Conforme la prueba rendida en el juicio, se estableció en el fundamento décimo,


que el día 17 de septiembre de 2015, la guardia de la unidad recibió un llamado de
una mujer, que denunciaba que en el patio del inmueble ubicado en calle XXX de la
comuna de Pomaire, había unas plantas de marihuana, por lo que los funcionarios
policiales XXX se dirigieron al sector, verificando que el domicilio señalado en la
denuncia existía. Al recibir y atender ese llamado, Carabineros cumplió con lo
prescrito en el artículo 83 letra e) del Código Procesal Penal, esto es, "Recibir las
denuncias del público", lo cual, como indica el encabezado de este precepto debe
realizar "sin necesidad de recibir previamente instrucciones particulares de los
fiscales". Al respecto, cabe recordar que el artículo 173 del Código Procesal Penal
dispone que cualquier persona podrá formular la denuncia ante los funcionarios de
Carabineros de Chile, y el artículo 174 del mismo cuerpo legal agrega que esa
denuncia "podrá formularse por cualquier medio". Ahora, si bien este último
precepto señala que la denuncia, entre otros aspectos, "deberá contener" la
designación de quienes hubieren cometido el hecho denunciado, ello se exige, "en
cuanto le constare al denunciante", por consiguiente, no resulta aceptable restar
toda validez a dicha denuncia como factor que habilita a los funcionarios policiales
para realizar las primeras diligencias de investigación a pretexto del
desconocimiento de la identidad de la autora de la llamada anónima, quien no
obstante ello, les proporcionó detalladamente la individualización del inmueble en
donde se encontrarían las plantas, domicilio cuya existencia fue verificada por los
funcionarios policiales, transformándose en un hecho objetivo y comprobado, por lo
que al tratarse de una denuncia que aunque anónima, estaba revestida de seriedad
para habilitar a la realización de las primeras pesquisas de investigación por los
funcionarios policiales. En efecto, se trataba de una denuncia anónima, de las tantas
que reciben la unidades, lo que constituye un mecanismo práctico establecido por
el Estado como elemento para la persecución penal, actuando los policías por
indicación de esa Central, que les transmitió la individualización del domicilio, de
modo que, en tales circunstancias y considerando que debían dar cuenta de un
cometido, obraron en función de ello, existiendo indicios que lo motivaban. Desde
ya entonces, cabe desestimar el cuestionamiento del recurrente en cuanto a la
validez de la denuncia como supuesto habilitante de las actuaciones de
investigación posteriores de la policía (considerando 10º).

Corte Suprema, 27/10/2016, Rol Nº 65303-2016, Cita online: CL/JUR/7282/2016

Doctrina en sentido contrario:

— Que conforme lo expresado, resulta que en la especie sólo de los datos


provenientes de una persona desconocida, que no ha sido identificada y que, por
cierto, no prestó declaración tampoco en el juicio y ni fue individualizada por los
funcionarios policiales en sus declaraciones, habría surgido la información sobre
la presunta actividad constitutiva de delito por parte del acusado, sin que tal
comportamiento fuera apreciado por los policías, por lo que una visión objetiva
del asunto permite concluir que al momento de practicarse el referido control de
identidad no se tenía certeza alguna ni un caso fundado en que concurrieran los
indicios a que se refiere el artículo 85 del Código Procesal Penal, toda vez que
no apreciaron elementos precisos referidos a la comisión del hecho aludido en la
denuncia, por lo que en realidad, siempre correspondió dar cumplimiento a la
norma del artículo 83 del Código Procesal Penal, en orden a comunicar al fiscal
la existencia de la denuncia (considerando 9º).
Corte Suprema, 23/03/2015, Rol Nº 1946-2015, Cita online: CL/JUR/1700/2015

f) Efectuar las demás actuaciones que dispusieren otros cuerpos legales.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 3º, 6º, 9º, 77, 79, 80, 84, 85, 129,
130, 166, 172, 180, 181, 187, 188, 205, 206, 217 y 228. Constitución Política:
artículo 90. Código de Procedimiento Penal: artículos 7º, 76, 81, 108, 110, 112, 113,
114, 116, 260 bis, 261, 263 y siguientes.

ARTÍCULO 84

Información al ministerio público. Recibida una denuncia, la policía informará


inmediatamente y por el medio más expedito al ministerio público. Sin perjuicio de
ello, procederá, cuando correspondiere, a realizar las actuaciones previstas en el
artículo precedente, respecto de las cuales se aplicará, asimismo, la obligación de
información inmediata.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 81, 83, 172 y 173.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Funcionarios policiales que reciben denuncias tienen la obligación de


comunicarlas al Ministerio Público con la máxima celeridad

Considerando que la dirección de la investigación penal corresponde al Ministerio


Público, de quien son auxiliares las policías, corresponde a este órgano velar por la
corrección de los procedimientos en los que aquéllos intervengan, en cuanto deben
adecuar sus conductas a la ley y a las instrucciones que les entregue el fiscal del
caso. En tales condiciones, los funcionarios policiales tienen la obligación, atento lo
dispone el artículo 84 del Código Procesal Penal, de comunicar al Ministerio Público,
de inmediato y por la vía más rápida, las denuncias que reciban, sin que les sea
permitido realizar ninguna actuación de oficio, salvo las excepciones legales, desde
que carecen de facultades para ello (considerandos 7º y 8º).

Corte Suprema, 23/01/2012, Rol Nº 11513-2011, Cita online: CL/JUR/177/2012

2. Frente a la denuncia de un delito, la utilización de facultades autónomas por parte


del funcionario policial no obsta a la información que se debe entregar al
Ministerio Público
En lo tocante a la falta de comunicación de la denuncia al Ministerio Público por
parte de las policías en forma previa a su concurrencia al lugar aludido en ella, el
artículo 84 del Código Procesal Penal prescribe que "Recibida una denuncia, la
policía informará inmediatamente y por el medio más expedito al ministerio público.
Sin perjuicio de ello, procederá, cuando correspondiere, a realizar las actuaciones
previstas en el artículo precedente [artículo 83], respecto de las cuales se aplicará,
asimismo, la obligación de información inmediata". De esa manera, la norma
mencionada permite a las policías realizar en forma previa a informar al Ministerio
Público de la denuncia, las actuaciones enunciadas en el artículo 83 del Código
Procesal Penal, sin perjuicio de comunicar igualmente de éstas en forma inmediata
al fiscal una vez realizadas, todo ello, como ocurrió en el caso sub lite, pues el tenor
de la denuncia justificaba que los policías se trasladaran sin demora al predio en
cuestión, principalmente porque se indicó por el denunciante que los encartados
portaban armas al ingresar sin autorización al lugar, con el consiguiente riesgo para
la salud y vida de terceros. Así, aun cuando se compartiera que los funcionarios
policiales podrían haber comunicado la denuncia al Ministerio Público en el interín
de su traslado al lugar referido, tal posibilidad, de concretarse, en nada podría haber
alterado o impedido las actuaciones de carabineros tratadas en el considerando
anterior, pues dichos funcionarios tenían una obligación legal de concurrir a auxiliar
al denunciante y terceros que se hallaren en el lugar y, dado ese mandato legal,
debía ejecutarse con independencia de las diligencias investigativas anexas que el
Ministerio Público pudiera instruir. Por lo anterior, es que no se han realizado
actuaciones autónomas por los policías en contravención a la ley, sino precisamente
amparados en causal legal y, por ende, tampoco han infringido las disposiciones
legales y constitucionales que entregan al Ministerio Público, y no a las policías, la
dirección de la investigación (considerando 5º).

Corte Suprema, 18/08/2016, Rol Nº 43410-2016, Cita online: CL/JUR/5851/2016

ARTÍCULO 85

Control de identidad. Los funcionarios policiales señalados en el artículo 83


deberán, además, sin orden previa de los fiscales, solicitar la identificación de
cualquier persona en los casos fundados, en que, según las circunstancias,
estimaren que exista algún indicio de que ella hubiere cometido o intentado cometer
un crimen, simple delito o falta; de que se dispusiere a cometerlo; de que pudiere
suministrar informaciones útiles para la indagación de un crimen, simple delito o
falta; o en el caso de la persona que se encapuche o emboce para ocultar, dificultar
o disimular su identidad. El funcionario policial deberá otorgar a la persona
facilidades para encontrar y exhibir estos instrumentos. 21

Procederá también tal solicitud cuando los funcionarios policiales tengan algún
antecedente que les permita inferir que una determinada persona tiene alguna orden
de detención pendiente. 22

La identificación se realizará en el lugar en que la persona se encontrare, por


medio de documentos de identificación expedidos por la autoridad pública, como
cédula de identidad, licencia de conducir o pasaporte. El funcionario policial deberá
otorgar a la persona facilidades para encontrar y exhibir estos instrumentos. 23

Durante este procedimiento, sin necesidad de nuevo indicio, la policía podrá


proceder al registro de las vestimentas, equipaje o vehículo de la persona cuya
identidad se controla, y cotejar la existencia de las órdenes de detención que
pudieren afectarle. La policía procederá a la detención, sin necesidad de orden
judicial y en conformidad a lo dispuesto en el artículo 129, de quienes se sorprenda,
a propósito del registro, en alguna de las hipótesis del artículo 130, así como de
quienes al momento del cotejo registren orden de detención pendiente. 24

En caso de negativa de una persona a acreditar su identidad, o si habiendo


recibido las facilidades del caso no le fuere posible hacerlo, la policía la conducirá a
la unidad policial más cercana para fines de identificación. En dicha unidad se le
darán facilidades para procurar una identificación satisfactoria por otros medios
distintos de los ya mencionados, dejándola en libertad en caso de obtenerse dicho
resultado, previo cotejo de la existencia de órdenes de detención que pudieren
afectarle. Si no resultare posible acreditar su identidad, se le tomarán huellas
digitales, las que sólo podrán ser usadas para fines de identificación y, cumplido
dicho propósito, serán destruidas. 25

21 Este inciso fue modificado por las letras a) y b) del número 2 del artículo 2º de la Ley Nº 20.931, publicada en
el Diario Oficial de 5 de julio de 2016, en el sentido de reemplazar la frase "existen indicios" por la expresión
"exista algún indicio" y de eliminar la frase que sigue a la oración "disimular su identidad".
Con anterioridad fue sustituido por las letra a) del número 2 del artículo 2º de la Ley Nº 20.253, publicada en el
Diario Oficial de 14 de marzo de 2008.

22 Este inciso fue agregado por la letra c) del número 2 del artículo 2º de la Ley Nº 20.931, publicada en el Diario
Oficial de 5 de julio de 2016.
23 Este inciso fue agregado por la letra c) del número 2 del artículo 2º de la Ley Nº 20.931, publicada en el Diario

Oficial de 5 de julio de 2016.


24 Este inciso fue modificado por la letra d) del número 2 del artículo 2º de la Ley Nº 20.931, publicada en el

Diario Oficial de de 5 de julio de 2016 en el sentido de reemplazar la frase "sin necesidad de nuevos indicios"
por "sin necesidad de nuevo indicio".
Con anterioridad fue sustituido por la letra b) del número 2 del artículo 2º de la Ley Nº 20.253, publicada en el
Diario Oficial de 14 de marzo de 2008.
25 Este inciso fue modificado por la letra c) del número 2 del artículo 2º de la Ley Nº 20.253, publicada en el

Diario Oficial de 14 de marzo de 2008, en el sentido de intercalar, entre la palabra "resultado" y las expresiones
El conjunto de procedimientos detallados en los incisos precedentes no deberá
extenderse por un plazo superior a ocho horas, transcurridas las cuales la persona
que ha estado sujeta a ellos deberá ser puesta en libertad, salvo que existan indicios
de que ha ocultado su verdadera identidad o ha proporcionado una falsa, caso en
el cual se estará a lo dispuesto en el inciso siguiente. 26

Si la persona se niega a acreditar su identidad o se encuentra en la situación


indicada en el inciso anterior, se procederá a su detención como autora de la falta
prevista y sancionada en el Nº 5 del artículo 496 del Código Penal. El agente policial
deberá informar, de inmediato, de la detención al fiscal, quien podrá dejarla sin
efecto u ordenar que el detenido sea conducido ante el juez dentro de un plazo
máximo de veinticuatro horas, contado desde que la detención se hubiere
practicado. Si el fiscal nada manifestare, la policía deberá presentar al detenido ante
la autoridad judicial en el plazo indicado.27

Los procedimientos dirigidos a obtener la identidad de una persona en


conformidad a los incisos precedentes, deberán realizarse en la forma más expedita
posible, y el abuso en su ejercicio podrá ser constitutivo del delito previsto y
sancionado en el artículo 255 del Código Penal. 28

Si no pudiere lograrse la identificación por los documentos expedidos por la


autoridad pública, las policías podrán utilizar medios tecnológicos de identificación
para concluir con el procedimiento de identificación de que se trata. 29

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 3º, 5º, 9º, 83, 86, 122, 125, 129
y 130. Constitución Política: artículo 19 Nº 7. Código de Procedimiento Penal:
artículos 42 bis, 253, 260 bis, 263 y 266. Código Penal: artículo 496 Nº 5. Ley
Nº 20.253: artículo 3º.

"Si no resultare", sustituyendo el punto seguido (.) por una coma (,), lo siguiente: "previo cotejo de la existencia
de órdenes de detención que pudieren afectarle".
Con anterioridad fue sustituido por la letra b) del número 4 del artículo único de la Ley Nº 19.789, publicada en
el Diario Oficial de 30 de enero de 2002.

26Este inciso fue modificado por la letra d) del número 2 del artículo 2º de la Ley Nº 20.253, publicada en el
Diario Oficial de 14 de marzo de 2008, en el sentido de reemplazar las expresiones "seis horas" por "ocho
horas".
Con anterioridad fue sustituido por el número 2 del artículo 1º de la Ley Nº 19.942, publicada en el Diario Oficial
de 15 de abril de 2004

27 Este inciso fue agregado, por el artículo 1º, Nº 2, de la Ley Nº 19.942, publicada en el Diario Oficial de 15 de
abril de 2004.
28 Este inciso fue agregado, por el artículo 1º, Nº 2, de la Ley Nº 19.942, publicada en el Diario Oficial de 15 de

abril de 2004.
29 Este inciso fue incorporado por la letra e) del número 2 del artículo 2º de la Ley Nº 20.931, publicada en el

Diario Oficial de 5 de julio de 2017.


JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Interpretación de "indicio". Modificación de la Ley Nº 20.931

Que, en un primer orden, cabe recordar que el artículo 2º Nº 2 letra a) de la Ley


Nº 20.931 de 5 de julio de 2016, modificó el artículo 85 del Código Procesal Penal,
entre otros aspectos, reemplazando en el inciso primero la frase "existen indicios"
por la expresión "exista algún indicio". Tal modificación, al contrario de lo que en
una primera lectura podría considerarse, no conlleva necesariamente un retroceso
en la protección y garantía de la libertad personal que asegura el artículo 19 Nº 7
de la Constitución Política de la República, desde que su objeto no debe entenderse
como una disminución de los requisitos necesarios para la procedencia del control
de identidad, sino sólo como un cambio de enfoque en relación a los aspectos o
elementos a que deberá darse prioridad en la determinación de su procedencia. En
efecto, la ley transita de un enfoque que podría denominarse "aritmético",
requiriendo sólo una pluralidad de indicios, con independencia de la gravedad o
precariedad de éstos, a otro que podría calificarse como "sustantivo", en el que debe
atenderse prioritariamente más bien a la aptitud, entidad y objetividad de los hechos
y circunstancias conocidos o de que se da noticia a los policías, para dilucidar si se
trata o no de un indicio de que la persona a fiscalizar "hubiere cometido o intentado
cometer un crimen, simple delito o falta o de que se dispusiere a cometerlo" —o se
encuentre en alguno de los otros supuestos que trata la norma—, con abstracción
de si esos hechos y circunstancias constituyen uno o varios indicios, sino
únicamente a si los mismos justifican razonablemente la temporal restricción de la
libertad personal de quien es sometido al control, de modo que con ello se descarte
el uso arbitrario, antojadizo o discriminatorio de esta herramienta legal contra un
sector de la población. Si se reemplazó "indicios" (pluralidad) por "indicio", quiere
decir que el singular y único deberá poseer la necesaria vehemencia y fuerza que
sustituya a la antigua pluralidad. De esa manera —como se suele señalar en
relación a la valoración de la prueba testimonial—, ahora los indicios se pesan y no
se cuentan para determinar si se cumple el presupuestos legal de encontrarse ante
un "caso fundado", extremo medular que se mantiene después de la Ley Nº 20.931
para habilitar la realización de un control de identidad. Con esta interpretación de la
reseñada modificación legal, a juicio de esta Corte, se logra compatibilizar el claro
y conocido objetivo de la citada reforma de eliminar trabas innecesarias a la
oportuna y eficiente labor policial y, por otra parte, se conserva la adecuada
protección de la libertad personal de los ciudadanos reconocida en el artículo 19 Nº
7 de la Constitución Política de la República. Que, en este contexto, según asienta
el fallo en estudio, el indicio que habrían considerado los policías para controlar la
identidad del acusado consiste en la denuncia entregada por una transeúnte, que
no quiso identificarse, de que dos sujetos de determinadas características y
ubicados en un específico lugar —características y ubicación que coincidía con las
del acusado— "se hallaban merodeando domicilios con intención de efectuar algún
ilícito, algún robo en las viviendas del lugar". Desde luego, esta mera afirmación no
da cuenta de ningún elemento objetivo del cual pueda desprenderse algún indicio
de que el acusado y su acompañante intentaban o se disponían a cometer un delito,
sino sólo de la impresión o interpretación, subjetiva desde luego, de lo observado
por la denunciante, quien no expresa ni explica porqué atribuye a los sujetos la
"intención de efectuar algún ilícito" por el mero hecho de desplazarse por el sector
observando los domicilios, acto que, huelga señalar, podría responder a múltiples
justificaciones o razones diversas a la comisión de un delito —cabe consignar que,
según establece el fallo, los hechos ocurren a las 11 de la mañana y no en un horario
en que regularmente no transiten personas en la vía pública—, explicación que
debió ser requerida o indagada por los policías, aunque sea para conseguir una
respuesta breve y sencilla, a fin de evitar incurrir en una reacción estatal que
injustificada e innecesariamente afecte la libertad personal de la persona sometida
a control, todo ello, teniendo presente que no se trataba de un delito flagrante que
demandara una intervención inmediata de los agentes. De otro modo, se daría
cabida como motivo para este control a los meros prejuicios y suposiciones de los
particulares, quienes podrían requerir la restricción de la libertad de terceros por el
personal policial, simplemente por la desconfianza o temor que les genera el que
dicho tercero no sea una persona conocida de su sector o vecindario, su excéntrico
o mal vestir, o cualquier otro motivo que pueda calificarse como un mero prejuicio
y, por ende, discriminatorio, motivos que no pueden en caso alguno fundar la
actuación de agentes del Estado desde que ello vulneraría la garantía de igualdad
ante la ley reconocida en el artículo 19 Nº 2 de nuestra Carta Fundamental. Que,
así las cosas, por haberse sometido al acusado a un control de identidad sin el
concurso de un indicio objetivo de que estuviere cometiendo o intentare cometer un
delito, ni de ninguno de los otros supuestos previstos en el artículo 85 del Código
Procesal Penal que autorizan esa diligencia y, consecuentemente, permiten a la
policía el registro del imputado, ocurre que aquélla se desempeñó fuera de su marco
legal y de sus competencias, vulnerando el derecho del imputado a un
procedimiento justo y racional que debía desarrollarse con apego irrestricto a todos
los derechos y las garantías constitucionales que le reconoce el legislador, toda la
evidencia recogida en el procedimiento incoado respecto de Franco Andrés
Cifuentes Cesáreo resulta ser ilícita, al haber sido obtenida en un proceder al
margen de la ley. En este sentido, aunque los jueces de la instancia hayan afirmado
su convicción condenatoria en prueba producida en la audiencia, al emanar ella del
mismo procedimiento viciado no puede ser siquiera considerada, por cuanto su
origen está al margen de las prescripciones a las cuales la ley somete el actuar de
los auxiliares del Ministerio Público en la faena de investigación (considerandos 5º,
6º, 7º y 8º).
Corte Suprema, 22/06/2017, Rol Nº 19113-2017, Cita online: CL/JUR/4092/2017

2. El encapucharse o embozarse para ocultar, dificultar o disimular la identidad,


constituye un hecho que habilita para realizar el control de identidad, sin que sea
necesario indicios de la comisión o intento de comisión de un delito

Como ya lo ha declarado antes esta Corte, del tenor del artículo 85 del Código
Procesal Penal se desprende que "el encapucharse o embozarse para ocultar,
dificultar o disimular su identidad, constituye un hecho que habilita para realizar el
control de identidad de una persona, caso en el que no será necesario que se
presenten otras circunstancias que puedan considerarse indicios de la comisión o
intento de comisión de un delito" (SCS Rol Nº 52912-16 de 29 de septiembre de
2016). La conclusión anterior resulta consistente con el estudio de la historia del
establecimiento de la Ley Nº 20.253 de 14 de marzo de 2008, cuyo artículo 2º Nº 2
letra a) sustituyó el inciso primero del artículo 85, introduciendo con ello como nueva
circunstancia habilitante para el control de identidad el que una persona "se
encapuche o emboce para ocultar, dificultar o disimular su identidad", pues como
consta en el Segundo Informe de la Comisión de Constitución del Senado (Historia
de la Ley Nº 20.253, p. 238) el Senador Gómez justamente cuestionó que "de la
redacción de la disposición se desprende que, en este caso, no es necesario que
exista indicio alguno de que el controlado ha cometido un delito, se apresta a
cometerlo o puede suministrar información sobre algún hecho ilícito. La no exigencia
de indicios hace que el control de identidad proceda automáticamente", por lo que
solicitó votar separadamente esta modificación, siendo finalmente aprobada por la
Comisión. Fue así como el propósito de la incorporación de la causal de control de
identidad en estudio, fue refrendado en la Discusión en Sala en la Cámara de
Diputados, según se desprende de la lectura de las intervenciones del Diputado
Walker en cuanto señaló que "Se trata de individualizar a las personas que no dan
la cara y que, muchas veces, actúan cobardemente protagonizando actos
vandálicos" y respecto del cual, según consta en el Segundo Informe de Comisión
de Constitución del Senado, el profesor de Derecho Procesal, Julián López, estimó
que "parece obvio que una persona que anda encapuchada en la calle está dando
un indicio que da pie al control de identidad, y no parece plausible que las policías
hayan entendido este asunto de otra forma" (Historia de la Ley Nº 20.253, p. 217).

Que, por otra parte, el artículo 85 del Código Procesal Penal no demanda que el
uso de capucha para ocultar, dificultar o disimular la identidad, se efectúe "en un
contexto de disturbios públicos", lo que se colige atendido que la incorporación de
ese requisito que propuso el Senador Horvath fue rechazada, como se lee en el
Segundo Informe de la Comisión de Constitución del Senado (Historia de la Ley
Nº 20.253, p. 238). Así las cosas, en la situación de autos se presentaba un caso
fundado que justificaba controlar la identidad del imputado, siendo relevante que el
fallo estableció que el acusado trató de ocultar o disimular su identidad,
circunstancias objetivas contempladas en el artículo 85 del Código Procesal Penal,
que permiten descartar la arbitrariedad, abuso o sesgo en el actuar policial, objetivo
principal al demandarse por la ley la concurrencia de determinados presupuestos
para llevar a cabo el control de identidad (considerandos 10º, 11º y 12º).

Corte Suprema, 27/04/2017, Rol Nº 9167-2017, Cita online: CL/JUR/2426/2017

3. Simple hecho de caminar por vía pública no puede considerarse per se constituir
un caso fundado que permita al personal policial efectuar control de identidad

El simple hecho de caminar por una vía pública una persona, sin presentar signos
externos tales como, por ejemplo, daños o señales en sus ropas de haber
participado en un ilícito contra la vida o integridad de las personas o sin portar
elementos o efectos propios de un delito contra la propiedad, no puede considerarse
per se constituir un caso fundado que pueda permitir al personal policial estimar el
estar ante la existencia de indicios de que tal individuo cometió o intentó cometer un
crimen, simple delito o falta o que se disponía a cometerlo, máxime si, como
acontece en la especie, sólo se indicó que dicha persona caminaba en "actitudes
sospechosas" sin precisar en qué consistían o cuáles eran (considerando 6º).

Corte de Apelaciones de Puerto Montt, 24/06/2011, Rol Nº 116-2011,

Cita online: CL/JUR/10002/2011

4. Intento de eludir control policial constituye indicio fundado para control de


identidad

No cabe duda que en caso sub lite se está en presencia de indicios subsiguientes,
es decir, aquellos que se presentan con posterioridad a la comisión del delito, y los
que se han descrito precedentemente resultan ser indicios fundados de actividad
sospechosa, ulterior a la perpetración de un ilícito. En la especie, la circunstancia
precisa detallada y la actividad exteriorizada del imputado, de intentar evadir la
acción policial al imprimir el conductor del móvil mayor velocidad al vehículo que
pretendía ser fiscalizado por personal de carabineros y la comprobación por los
policías, in situ, de ciertas irregularidades que presentaban las placas patentes del
vehículo —el que posteriormente se comprobó que había sido robado— elementos
que imbricados constituyen a juicio de esta Corte datos fácticos suficientes que se
incardinan en una de las hipótesis que desarrolla el artículo 85 del Código Procesal
Penal, que legitiman la actuación de los policías respecto de la detención del
imputado. Adicionalmente debe tenerse en cuenta, los elementos y condiciones
existentes el día en que ocurrió la detención del imputado, todo lo cual al ponderarse
configuran los indicios necesarios para en primer término llevar a efecto el control
de identidad que permite el artículo 85 ya aludido, y luego su detención, pues el
conjunto de indicios concurrentes son complementarios, temporáneamente
conexos, y de distinta fuerza de convicción, pero que deben analizarse
conjuntamente en el entorno de la situación de hecho acaecida, habida cuenta sus
circunstancias específicas. En el caso sub iudice, satisfacen los datos fácticos
analizados el encuadre en los indicios fundados a que se refiere la ya citada
disposición del Código Adjetivo (considerandos 5º y 6º).

Corte de Apelaciones de San Miguel, 24/11/2011, Rol Nº 1475-2011,

Cita online: CL/JUR/9960/2011

En el mismo sentido:

— Corte de Apelaciones de San Miguel, 29/06/2012, Rol Nº 813-2012,

Cita online: CL/JUR/1240/2012

5. Control de identidad. Establecer identidad de determinado sujeto permite el


registro de vestimentas

El artículo 85 del Código Procesal Penal regula el denominado procedimiento de


"Control de Identidad", cuya finalidad es establecer con certeza la identificación de
un sujeto determinado, a fin de obtener con arreglo a derecho y por lo que éste
pueda proporcionar, antecedentes o medios probatorios ya para la indagación de
presuntos, pero específicos, hechos punibles, ya sobre la individualidad de las
personas que pudieron o se aprestaren a cometerlos, constituyendo una verdadera
medida de seguridad o resguardo, de antecedentes, pruebas o información, que
llega a su fin al establecerse la correspondiente identidad del sujeto. Durante este
procedimiento, añade la norma, la policía podrá proceder al registro de las
vestimentas, equipaje o vehículo de la persona cuya identidad se controla y cotejar
la existencia de las órdenes de detención que pudieren afectarle. Por último,
establece que se procederá a la detención, sin necesidad de orden judicial, de
quienes sorprenda, a propósito del registro, en alguna de las hipótesis de flagrancia
del artículo 130 del estatuto procesal penal así como de quienes al momento del
cotejo registren orden de detención pendiente (considerando 12º sentencia de la
Corte Suprema).

Corte Suprema, 31/12/2012, Rol Nº 8224-2012, Cita online: CL/JUR/2981/2012


6. Control de identidad respecto de quien no porta su cédula de identidad

En la especie, el sentenciado no portaba su cédula de identidad al momento de


efectuársele un control de identidad, por lo que se identificó con su nombre respecto
del cual existía una orden de detención pendiente, y si bien el control de identidad
puede realizarse en el lugar en que el sujeto se encontrare, por medio de
documentos de identificación expedidos por la autoridad pública, o en la unidad
policial más cercana en caso de negativa o imposibilidad de acreditarla, pudiendo
llegar a la toma de huellas digitales, fue la proximidad de su domicilio y la solicitud
del propio acusado la que llevó a los funcionarios policiales a la dirección señalada,
otorgándole facilidades para encontrar y exhibir este instrumento, de conformidad
con lo previsto en el artículo 85 inciso 1º párrafo final del Código Procesal Penal, de
modo que no se avizora cómo este objetivo secundario podría haber viciado el
procedimiento de control de identidad, si no eran excluyentes (considerando 8º de
la sentencia de la Corte Suprema)

Corte Suprema, 18/07/2916, Rol Nª 33265-2016, Cita online: CL/JUR/5070/2016

7. Hallazgo de una persona en el sitio indicado en una denuncia anónima, vistiendo


de forma común y sin realizar conductas propias del tráfico de drogas no
constituye un indicio suficiente para la realización del control de identidad

En la especie, los funcionarios policiales procedieron al control de identidad


cuestionado por la circunstancia de haber recibido una denuncia anónima al teléfono
celular del cuadrante, concurrir al lugar indicado y avistar a una persona que se
correspondía con las características dadas en el llamado, escenario que validaría el
procedimiento efectuado. Sin embargo, tal conclusión no resulta aceptable, ya que,
en lo atingente a la garantía constitucional del debido proceso, el cumplimiento de
la ley y el respeto a los derechos garantizados por la Constitución no conforman
aquello que los jueces están llamados a apreciar libremente, sino configuran
presupuestos de legitimidad para la emisión de cualquier pronunciamiento sobre el
caso sometido a su consideración. En este contexto, el hallazgo de una persona en
el sitio indicado en la denuncia, vistiendo de forma común y sin realizar conductas
propias del tráfico de drogas, no es un indicio en los términos del artículo 85 del
Código Procesal Penal, que, por lo demás, exige una pluralidad de ellos —
"indicios"—. De esta forma, sólo queda como fundamento de la realización de una
conducta delictiva la denuncia anónima que indica el sitio exacto en que se
encontraría una vendedora de sustancias estupefacientes, dato que, por su
singularidad, implica la inobservancia de las condiciones exigidas por la norma
prescrita para facultar un control de identidad realizado sin orden de fiscal
(considerando 6º de la sentencia de la Corte Suprema).
Corte Suprema, 19/07/2016, Rol: 28380-2016, Cita online: CL/JUR/5450/2016

Fallos en el mismo sentido:

— Corte Suprema, 2/05/2017, Rol Nº 9307-2017, Cita online: CL/JUR/2458/2017

— Corte Suprema, 17/04/2017, Rol Nº 7571-2017, Cita online:


CL/JUR/1784/2017

— Corte Suprema, 16/11/2016, Rol Nº 68838-2016,

Cita online: CL/JUR/8587/2016

— Corte Suprema, 24/10/2016, Rol Nº 65307-2016,

Cita online: CL/JUR/7240/2016

— Corte Suprema, 26/07/2016, Rol Nº 34826-2016,

Cita online: CL/JUR/5297/2016

— Corte Suprema, 16/08/2016, Rol Nº 40572-2016,

Cita online: CL/JUR/5849/2016

8. Denuncia anónima respecto a traslado de droga en bus constituye indicio


suficiente para la realización del control de identidad y el registro

En la especie, no ha quedado establecido de los antecedentes de la causa, que


la prueba que fuera excluida por el juzgado de garantía hubiese sido obtenida con
inobservancia de garantías fundamentales, estimándose por esta Corte que la
actuación de la policía al controlar la identidad del imputado y proceder
seguidamente a su registro y detención al ser sorprendido portando droga, se ajustó
a la normativa legal que rige la materia, especialmente a los artículos 84 y 85 del
Código Procesal Penal. En efecto, en la especie, existió en forma previa una
denuncia anónima a la policía que daba cuenta detalladamente que tres personas
que viajaban juntas en un bus de pasajeros transportaban droga, dos de los cuales
fueron completamente identificados por sus nombres y características y respecto
del tercero se proporcionó únicamente su nombre, indicándose incluso los asientos
que ellos ocupaban en el bus que los trasladaba, quienes se dirigían a la ciudad de
Los Ángeles. Estos antecedentes constituyen un indicio fundado que justifica la
orden de la fiscalía para que la policía actuara y procediera de la forma que lo hizo,
no mereciendo tal actuación reproche alguno en una situación que cabe calificar de
flagrancia. Por tanto, no resulta procedente excluir la prueba ofrecida por el
Ministerio Público, que se deriva o es consecuencia de la legítima intervención
policial, debiendo tenerse presente a mayor abundamiento que la detención del
imputado fue revisada en su oportunidad por el tribunal a quo, estimando que ella
se ajustó a derecho y no mereció reproche (considerandos 5º y 6º de la sentencia
de la Corte de Apelaciones)

Corte de Apelaciones de Concepción, 3/03/2017, Rol Nº 147-2017,

Cita online: CL/JUR/1210/2017

9. Comisión de una infracción de tránsito faculta a los funcionarios policiales para


efectuar un control de identidad

El actual texto del artículo 85 del Código Procesal Penal, respecto a la


autorización para efectuar control de identidad, requiere solamente la existencia de
un indicio de que la persona hubiese cometido o intentado cometer un crimen,
simple delito o falta, con lo cual, en el caso en concreto, donde el indicio fue la
infracción de tránsito en que incurrió el imputado, las actuaciones realizadas por los
funcionarios policiales se enmarcan dentro de las facultades legales que le fueran
conferidas. En las condiciones anotadas, la obtención de las evidencias que han
sido excluidas por el juez de garantía, han surgido de un procedimiento ajustado a
la normativa, en el que se respetaron las garantías fundamentales (considerandos
4º y 5º de la sentencia de la Corte de Apelaciones).

Corte de Apelaciones de San Miguel, 29/07/2016, Rol Nº 1483-2016,

Cita online: CL/JUR/5360/2016

10. Pluralidad de circunstancias que autorizan a los policías a realizar control de


identidad

La sentencia consignó a propósito de la situación que regula el artículo 85 del


Código Procesal Penal, que "...el proceder policial se inicia por los indicios relativos
a cuatro conductas distintas que emergen para el hechor sólo cuando es él quien
advierte la presencia policial. Ahí el acusado realiza cuatro acciones distintas, tanto
que cada una de ellas corresponde a un verbo distinto: tomar —la mochila que
estaba a su lado—, pararse —con la mochila que ya tomó—, caminar lenta o
rápidamente —con la mochila hacia detrás de un árbol— y esconder allí ese bolso.
Esta conducta mirada ex ante, esto es, colocándose en el lugar de los policías,
significaron en su conjunto conductas que les parecieron sospechosas y que en su
parecer justificaban el mentado control de identidad...", "...el hecho de ocultar detrás
de un árbol un bolso cuando se ve aparecer a la policía, constituye, junto a las
acciones anteriores desplegadas a tal fin —tomar el bolso, pararse porque estaba
sentado y dirigirse detrás del árbol con aquél—, son elementos objetivos suficientes
como para proceder al citado control de identidad". Por lo tanto, existió en el caso
de autos una pluralidad de circunstancias, esto es, indicios fundados que permitían
estimar que el imputado podía disponerse o bien estaba cometiendo un delito,
motivo por el que no se transgredió la norma del artículo 85 del Código Procesal
Penal ni garantía constitucional alguna, ya que la diligencia policial de excepción
consistente en el control de identidad y el registro del bolso que portaba ha de
tenerse, en dichas circunstancias, como racional y justa, fundada en condiciones
objetivas apreciadas por los funcionarios policiales que razonablemente permitían
sostener la posibilidad de corresponderse con un hecho delictivo que les permitía
proceder autónomamente, sin necesidad de orden judicial previa (considerandos 4º
y 8º de la sentencia de la Corte Suprema)

Corte Suprema, 17/08/2016, Rol Nº 41060-2016, Cita online: CL/JUR/5769/2016

11. Interceptación telefónica y control de identidad

La diligencia del artículo 85 del Código Procesal Penal permite a los funcionarios
policiales solicitar la identificación de cualquier persona en casos que, según las
circunstancias, estimaren que existen indicios de que hubiere cometido o intentado
cometer un crimen, simple delito o falta; o de que se dispusiere a cometerlo. En la
especie, cabe consignar que los indicios que justificaron, la práctica del control de
identidad, se configuran por: 1) una investigación previa que involucraba al imputado
en el delito de tráfico ilícito de estupefacientes; 2) interceptaciones telefónicas que
permitieron confirmar las gestiones para transportar la droga; y 3) que producto de
una de esas interceptaciones se estableció que el acusado transportaría en un
determinado vehículo droga desde una ciudad a otra y que llegaría un determinado
día. La información emanada de las interceptaciones telefónicas que dan cuenta del
traslado de una sustancia ilícita aparece como un antecedente suficiente para
justificar el recurso a la herramienta que el artículo 85 del Código Procesal Penal
entrega a las policías, lo que aunado al seguimiento ordenado por el Ministerio
Público del vehículo que era conducido por el acusado en compañía de otras
personas, hasta el punto de entrega de la droga prohibida, permite concluir la
existencia de mérito para dar curso al procedimiento que se cuestiona, cuyo
aquilatamiento queda entregado al personal actuante, sin perjuicio del control ex
post que corresponde a la judicatura (considerandos 10º y 11º de la sentencia de la
Corte Suprema).
Corte Suprema, 5/09/2016, Rol Nº 46489-2016, Cita online: CL/JUR/6172/2016

12. Sobre los indicios del artículo 85 del CPP

Los indicios a que alude el artículo 85 del Código Procesal Penal son aquellos
elementos objetivos que facultan a los policías para desarrollar las actuaciones que
comprende el control de identidad especificadas en esa misma norma —pedir o
conseguir la identificación y el registro de quien es objeto del control—, respecto de
una persona "determinada". Es decir, los indicios, cualesquiera que ellos sean,
deben presentarse respecto de personas determinadas, ya sea porque ellas
mismas son vistas por los policías realizando una acción u omisión que constituye
el indicio, o porque son sindicadas por otras personas —directa o presencialmente,
o por referencia a su nombre, apodos, rasgos, etc.— que reseñan los hechos que
aquéllos habrían ejecutado y que serían constitutivos del indicio, pues únicamente
sobre quienes recaigan dichos indicios, la policía podrá restringir transitoriamente
su libertad ambulatoria para llevar a cabo el control de identidad. Así, cuando se da
noticia por un tercero a los policías que un transeúnte porta un arma en la vía pública
y se describe a dicho transeúnte, esto último —la descripción— sólo corresponde al
medio indispensable para conectar o atribuir el indicio original —la imputación por
un denunciante anónimo del porte del arma en la vía pública— a una persona
determinada, pues sin dicha información sobre las características del denunciado,
en definitiva el control de identidad no podría concretarse en persona alguna. Nada
más repárese que las características físicas y de vestimenta del imputado,
aisladamente examinadas, en caso alguno podrían haber constituido un indicio de
la comisión de algún delito, y sólo adquieren relevancia porque permiten enlazar la
conducta denunciada a una persona precisa entre todas aquellas que transitaban
por el sector referido en la denuncia (considerando 5º de la sentencia de la Corte
Suprema)

Corte Suprema, 10/11/2016, Rol Nº 62131-2016, Cita online: CL/JUR/8849/2016

13. Ocultamiento de especie como hipótesis del artículo 85 CPP

El artículo 85 del Código Procesal Penal faculta a realizar el control de identidad


de cualquier persona en los casos fundados, en que, según las circunstancias,
estimaren que exista algún indicio de que ella hubiere cometido o intentado cometer
un crimen, simple delito o falta; de que se dispusiere a cometerlo. En este caso,
analizado el obrar de los funcionarios policiales, estos razonablemente y conforme
a su experiencia policial, pudieron estimar que aquello constituía un indicio de que
el imputado acababa de cometer el delito, pues tenía en su poder a la vista una
cartera de mujer la que intenta ocultar frente a la presencia policial, como se dijo, lo
que conforme a las máximas de la experiencia es lo que realiza una persona que
ha sustraído especies como aquélla. La existencia del indicio debe analizarse a la
luz de las circunstancias del caso y considerando la experiencia del que estima su
existencia, no siendo menor el hecho que este es el estándar exigido desde 2005,
pues antes de ese año se requería la existencia objetiva de indicios, lo que fue
modificado por el legislador rebajando el estándar respectivo. Por lo tanto, la
diligencia de control de identidad practicado al imputado, se realizó conforme lo
dispone el artículo 85 del Código ya citado y, en consecuencia, su posterior
detención, fundada en el hecho que el imputado fue encontrado con especies
provenientes del delito en tiempo inmediato a éste, lo que se verificó con la denuncia
que existió en el tiempo intermedio, se encuentra plenamente ajustada a la legalidad
vigente (considerandos 3º y 4º de la sentencia de la Corte de Apelaciones)

Corte de Apelaciones de Santiago, 20/02/2017, Rol Nº 322-2017,

Cita online: CL/JUR/577/2017

14. El control de identidad debe sostenerse en circunstancias verificables

El control de identidad debe sostenerse en circunstancias verificables, puesto que


sólo de esa manera es posible dotar de validez, a luz de los derechos de los
justiciables, a una actuación de carácter excepcional como la de la especie. En la
especie, descartados los indicios justificantes del control de identidad, tampoco es
posible considerar que en este caso haya existido una situación de flagrancia,
porque no se estaba visiblemente cometiendo un delito ni existía un grado de
certeza sobre si acababa de cometerse. En consecuencia, el actuar autónomo de
la policía excedió el marco legal, vulnerando el derecho del imputado a que el
procedimiento seguido en su contra se desarrolle con apego irrestricto a los
derechos y las garantías constitucionales que le reconoce el ordenamiento jurídico,
de modo que la evidencia recogida en el procedimiento incoado resulta ser ilícita.
Por ende, cuando el juez del fondo valoró en la sentencia antecedentes revestidos
de ilegalidad, se materializó la infracción a las garantías constitucionales que
aseguran el derecho a un debido proceso y a que la sentencia que se pronuncie por
el tribunal sea el resultado de una investigación y un procedimiento racionales y
justos (considerandos 10º a 12º de la sentencia de la Corte Suprema)

Corte Suprema, 26/04/2017, Rol Nº 8167-2017, Cita online: CL/JUR/2828/2017

CONTROL PREVENTIVO DE IDENTIDAD


LEY Nº 20.931, ARTÍCULO 12
1. Control preventivo de identidad sólo se puede aplicar a personas mayores de
18 años

De la relación de los hechos precedentemente efectuada, resulta evidente la


infracción al inciso 1º del artículo 12 de la Ley Nº 20.931, que regula la función de
los organismos estatales a quienes se faculta para la verificación de la identidad de
personas mayores de 18 años de edad en situaciones como la que se denuncia. En
efecto, dicha facultad que, ha sido denominada como control de identidad
preventivo, encuentra como sujetos pasivos de la acción estatal sólo a los mayores
de 18 años de edad, previniéndose expresamente en la misma regla que, en caso
de existir dudas respecto de la mayoría de edad, se entenderá siempre que la
persona es menor. Así las cosas, en el caso de marras no existe duda alguna que
la persona contra quien se dirigió la actuación fiscalizadora, es un adolescente que
se encuentra fuera del rango etario posible de ser controlada su identidad de forma
preventiva, lo que vicia el procedimiento de detención por flagrancia que
posteriormente se despliega, según se ha relatado por los intervinientes en la
audiencia de 17 de mayo ante el juez penal y en los escritos de esta acción de
amparo, por lo que no correspondía darle valor para fundar, por sí sola, la imposición
de una nueva medida cautelar, más intensa, que repercute en su libertad personal,
lo que basta para acoger el presente arbitrio constitucional (considerando 7º).

Corte de Apelaciones de Chillán, 26/05/2017, Rol Nº 562-2017,

Cita online: CL/JUR/6798/2017

2. Mutación del control preventivo de identidad a control de identidad del artículo 85


CPP. Diferenciación de estándar entre ambas regulaciones

En un primer orden de ideas, no resulta cuestionable el actuar de los agentes


policiales, cuando en un procedimiento de rutina en la Población Legua Emergencia
de la comuna de San Joaquín, realizan o intentan efectuar al imputado el control de
su identidad. Ello por lo que permite el artículo 12 de la Ley Nº 20.931 en los
siguientes términos: "En cumplimiento de las funciones de resguardo del orden y la
seguridad pública, y sin perjuicio de lo señalado en el artículo 85 del Código
Procesal Penal, los funcionarios policiales indicados en el artículo 83 del mismo
Código podrán verificar la identidad de cualquier persona mayor de 18 años en vías
públicas, en otros lugares públicos y en lugares privados de acceso al público, por
cualquier medio de identificación, tal como cédula de identidad, licencia de conducir,
pasaporte o tarjeta estudiantil o utilizando, el funcionario policial o la persona
requerida, cualquier dispositivo tecnológico idóneo para tal efecto, debiendo
siempre otorgarse las facilidades necesarias para su adecuado cumplimiento".
Que, enseguida, en lo que respecta a las actuaciones de los funcionarios, el
artículo 83 del Código Procesal señala: "Actuaciones de la policía sin orden previa.
Corresponderá a los funcionarios de Carabineros de Chile y de la Policía de
Investigaciones de Chile realizar las siguientes actuaciones, sin necesidad de recibir
previamente instrucciones particulares de los fiscales: b) Practicar la detención en
los casos de flagrancia, conforme a la ley; d) Identificar a los testigos y consignar
las declaraciones que éstos prestaren voluntariamente, tratándose de los casos a
que se alude en las letras b) y c) precedentes; e) Recibir las denuncias del público".
A su vez, el artículo 129 inciso segundo del mismo Código indica "Los agentes
policiales estarán obligados a detener a quienes sorprendieren in fraganti en la
comisión de un delito". Por su parte el artículo 85 del compendio citado, con la
modificación que introdujo la Ley Nº 20.931 explicita: "Los funcionarios policiales
señalados en el artículo 83 deberán, además, sin orden previa de los fiscales,
solicitar la identificación de cualquier persona en los casos fundados, en que, según
las circunstancias, estimaren que exista algún indicio de que ella hubiere cometido
o intentado cometer un crimen, simple delito o falta; de que se dispusiere a
cometerlo; de que pudiere suministrar informaciones útiles para la indagación de un
crimen, simple delito o falta; o en el caso de la persona que se encapuche o emboce
para ocultar, dificultar o disimular su identidad".

En consecuencia, se observa la legitimidad del actuar de la policía cuando al


realizar un patrullaje preventivo en la comuna de San Joaquín, en la vía pública
intenta, como se dijo, controlar a dos personas, y una de ellas, el imputado, se da a
la fuga dejando caer en la huida especies, para finalmente alcanzarle y detenerle;
pues se constató que dichos objetos eran un arma de fuego, municiones y un
chaleco antibalas, no contando con autorización para portar las dos primeras.

Que el fundamento de la detención es, sin duda, la advertencia de los policías de


una maniobra sospechosa del imputado. Según las circunstancias en ese momento
existentes, se estimó fundada la presencia de "algún indicio" en orden a que se
estaría cometiendo o intentando cometer un delito o se acabare de cometerlo, como
reza el artículo 85 del Código Procesal Penal (considerandos 3º, 4º, 5º y 6º).

Corte de Apelaciones de San Miguel, 2/06/2017, Rol Nº 1231-2017,

Cita online: CL/JUR/6794/2017


ARTÍCULO 86

Derechos de la persona sujeta a control de identidad. En cualquier caso que


hubiere sido necesario conducir a la unidad policial a la persona cuya identidad se
tratare de averiguar en virtud del artículo precedente, el funcionario que practicare
el traslado deberá informarle verbalmente de su derecho a que se comunique a su
familia o a la persona que indicare, de su permanencia en el cuartel policial. El
afectado no podrá ser ingresado a celdas o calabozos, ni mantenido en contacto
con personas detenidas.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículo 85. Constitución Política: artículo


19 Nº 7.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Menores sólo pueden declarar ante el fiscal con presencia de su defensor.


Además, se le debe permitir comunicarse con su familia

En cuanto al capítulo que el menor estaría o estaba cometiendo el delito de


abigeato o de receptación y en consecuencia podría configurarse la flagrancia,
basta citar el artículo 31 de la Ley Nº 20.084 —como lo manifestó la actora a fs. 60
y siguientes de autos—, para observar la inconsistencia de los alegatos del
demandado, pues esta situación (flagrancia) si efectivamente hubiera ocurrido
(situación como se señaló según mérito de autos no habían indicios para ello), se
debe en este caso poner al menor a disposición del juez de garantía de manera
directa y en el menor tiempo posible. El menor sólo puede declarar en presencia del
fiscal con la presencia de un defensor. A mayor abundamiento, tal como lo expone
la demandante a fs. 61 de autos, tampoco se dio cumplimiento (es este caso
considerando además, el Interés Superior del niño) al artículo 86 del Código de
Procesal Penal, pues en momento alguno se le informó el derecho a comunicarse
con su familia. Tanto es así que hubo de interponerse una acción de amparo
(considerando 8º).

Corte de Apelaciones de Temuco, 18/03/2015, Rol Nº 952-2014,

Cita online: CL/JUR/8820/2015


ARTÍCULO 87

Instrucciones generales. Sin perjuicio de las instrucciones particulares que el


fiscal impartiere en cada caso, el ministerio público regulará mediante instrucciones
generales la forma en que la policía cumplirá las funciones previstas en los artículos
83 y 85, así como la forma de proceder frente a hechos de los que tomare
conocimiento y respecto de los cuales los datos obtenidos fueren insuficientes para
estimar si son constitutivos de delito. Asimismo, podrá impartir instrucciones
generales relativas a la realización de diligencias inmediatas para la investigación
de determinados delitos.30

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 83, 85, 166, 172, 173, 174, 175
y 180. Constitución Política: artículo 83 y siguientes.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Manual de primeras diligencias del Ministerio Público da instrucciones generales


a las Policías para utilizar de manera adecuada sus facultades autónomas

El tribunal de primer grado ha sostenido una interpretación errada del artículo 83


ya citado, pues va contra lo establecido en el artículo 87 del mismo Código, que no
restringe la dictación de instrucciones generales para realizar diligencias inmediatas
en determinados delitos. Recordó que en noviembre de 2015 el fiscal nacional
entregó el Manual de Primeras Diligencias, dirigidas a las Policías, en que se
determinan las implicancias y forma de realizar las funciones del artículo 83 para
determinados delitos. Añadió que en la página 23 indica que la policía debe fijar
fotográficamente el sitio del suceso y luego lo repite, en el caso de los robos con
intimidación, en la página 41 letra d). Que, de acuerdo a lo establecido en el artículo
87 del Código Procesal Penal, el Ministerio Público efectivamente puede dictar
Instrucciones Generales a las policías, relativas a la realización de diligencias
inmediatas para la investigación de determinados delitos (...) (considerandos 4º y
5º).

Corte de Apelaciones de Concepción, 28/07/2017, Rol Nº 621-2017,

Cita online: CL/JUR/6999/2017

30Este artículo fue modificado por el número 8) del artículo 1º de la Ley Nº 20.074, publicada en el Diario Oficial
de 14 de noviembre de 2005, en el sentido de incorporar su oración final.
ARTÍCULO 87 BIS

Se considerará falta contra el buen servicio de los funcionarios policiales el


incumplimiento de las instrucciones impartidas por los fiscales a las policías, dando
lugar a las responsabilidades administrativas que correspondan, conforme lo
establecen los respectivos reglamentos31

ARTÍCULO 88

Solicitud de registros de actuaciones. El ministerio público podrá requerir en


cualquier momento los registros de las actuaciones de la policía.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 83, 85, 89, 90, 91, 180 y
siguientes y 228.

ARTÍCULO 89

Examen de vestimentas, equipaje o vehículos. Se podrá practicar el examen de


las vestimentas que llevare el detenido, del equipaje que portare o del vehículo que
condujere.32

Para practicar el examen de vestimentas, se comisionará a personas del mismo


sexo del imputado y se guardarán todas las consideraciones compatibles con la
correcta ejecución de la diligencia.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 4º, 5º, 83, 85, 125, 127, 128, 129,
130 y 154. Constitución Política: artículo 19 Nº 7.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Registro de vestimentas y vehículo en contexto de ley de tránsito

31 Este artículo fue incorporado por el número 3) del artículo 2º de la Ley Nº 20.931, publicada en el Diario Oficial
de 5 de julio de 2016.
32 Este inciso fue modificado por el número 4) del artículo 2º de la Ley Nº 20.931, publicada en el Diario Oficial

de 5 de julio de 2016, en el sentido de eliminar la frase, ", cuando existieren indicios que permitieren estimar
que oculta en ellos objetos importantes para la investigación".
Para dilucidar la existencia de la infracción de garantías que se reprocha a la
sentencia hay que analizar el procedimiento desde su génesis como un todo y no
dividirlo entre la flagrancia incuestionada del delito de manejo en estado de ebriedad
y los posteriores delitos de porte ilegal de arma y munición descubiertos. En ese
orden de ideas, el imputado estaba en carácter de detenido al constatar los
funcionarios policiales que conducía un vehículo motorizado en ebriedad manifiesta,
por lo tanto, si se buscan las razones del registro en el artículo 89 del Código
Procesal Penal probablemente lleve razón la denuncia formulada en el recurso
relativa a la falta de indicios que el detenido ocultaba elementos relevantes de la
investigación en el vehículo, puesto que la constatación del personal aprehensor de
signos evidentes de ebriedad y la prueba respiratoria intoxilyzer que se le practicó
hacían del todo innecesario el registro del móvil con el propósito aludido en la
disposición citada.

Sin perjuicio de lo señalado en el motivo anterior, hay que atender a lo que


manifestaron los propios aprehensores para explicar el motivo de la revisión,
quienes, según indica el recurrente declararon en juicio que el registro se efectuó
en virtud de las atribuciones que les entrega la Ley de Tránsito, en consecuencia
resulta indispensable en la resolución del presente recurso estudiar las
disposiciones pertinentes de la Ley Nº 18.290, las cuales permiten juzgar el actuar
policial en lo referente al registro del vehículo a la luz del debido proceso.

Que el D.F.L. Nº 1 de 1997 contiene el texto refundido de la Ley Nº 18.290 de


Tránsito, entre cuyas disposiciones establece el artículo 197 reglas para el
juzgamiento de los delitos que ella contempla, y entre otras señala en su inciso 9º
que podrá emplearse el procedimiento establecido en su artículo 7º inciso final, en
aquellos casos en que el resultado de la prueba respiratoria o de otra naturaleza
destinada a establecer la presencia de alcohol en el organismo del sujeto controlado
desprenda que se ha incurrido en estado de ebriedad, hipótesis cabalmente
aplicable en el caso sub lite donde los funcionarios policiales manifestaron —según
se lee en el motivo sexto de la sentencia— que se practicó al imputado la prueba
respiratoria intoxilyzer arrojando más de 2 puntos.

En ese contexto el personal de carabineros aprehensor estaba expresamente


autorizado por la ley para utilizar el procedimiento contemplado en el artículo 7º
inciso final de la Ley de Tránsito, el cual dice relación con el retiro de circulación del
vehículo involucrado en los hechos, tarea que por su propia naturaleza implica un
deber de responsabilidad del personal en la custodia e integridad del automóvil, el
cual en virtud de la norma en estudio pasa transitoriamente a su imperio, por lo cual
una acción de mínima diligencia obliga a registrar e inventariar el móvil y los objetos
que contiene en su interior, no para pesquisar eventuales delitos sino más bien para
fijar la responsabilidad que les corresponde en la debida custodia de las especies
que a consecuencia del delito y la detención del imputado pasan a su cargo.

Que en ese marco de acción la detección del arma y las municiones aparece
como un hallazgo inevitable, impensado o no previsible de que, por sí solo, a
consecuencia de la naturaleza restringida del porte y tenencia de las mismas,
alumbra o ilumina al personal aprehensor sobre la existencia de un nuevo delito, sin
que aquello constituya en ningún caso una infracción a la garantía constitucional del
debido proceso al no apreciarse falta alguna en el quehacer de los policías a cargo
de la detención, quienes no hicieron más que ajustarse a las prerrogativas que la
propia ley especial les entrega ante un caso de conducción en estado de ebriedad
y, en ese escenario, sorpresivamente se encuentran ante la posible comisión de un
nuevo delito que les resulta imposible desatender.

Por todo lo expresado, la actuación policial se ha llevado a cabo al amparo de lo


previsto en el artículo 197 inciso 9º en relación al artículo 7º de la Ley de Tránsito,
en lo relativo al registro del vehículo. En ese orden de ideas, yerra la recurrente al
tratar de construir una presunta irregularidad con afectación del debido proceso en
la falta de indicios a que alude el artículo 89 del Código Procesal Penal, en una
situación no regulada por dicha disposición, sino que por normas especiales
referidas a las infracciones a la Ley de Tránsito, dentro de las cuales precisamente
se encuentra el delito de manejo en estado de ebriedad que motivó el actuar policial
(considerandos 5º, 6º, 7º, 8º, 9º y 10º).

Corte Suprema, 30/01/2017, Rol Nº 95106-2016, Cita online: CL/JUR/1463/2016

ARTÍCULO 90

Levantamiento del cadáver. En los casos de muerte en la vía pública, y sin


perjuicio de las facultades que corresponden a los órganos encargados de la
persecución penal, la descripción a que se refiere el artículo 181 y la orden de
levantamiento del cadáver podrán ser realizadas por el jefe de la unidad policial
correspondiente, en forma personal o por intermedio de un funcionario de su
dependencia, quien dejará registro de lo obrado, en conformidad a las normas
generales de este Código.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 79, 80, 83, 180, 181, 201, 202 y
228. Código de Procedimiento Penal: artículos 112, 113, 121 y 122.
ARTÍCULO 91

Declaraciones del imputado ante la policía. La policía sólo podrá interrogar


autónomamente al imputado en presencia de su defensor. Si éste no estuviere
presente durante el interrogatorio, las preguntas se limitarán a constatar la identidad
del sujeto.

Si, en ausencia del defensor, el imputado manifestare su deseo de declarar, la


policía tomará las medidas necesarias para que declare inmediatamente ante el
fiscal. Si esto no fuere posible, la policía podrá consignar las declaraciones que se
allanare a prestar, bajo la responsabilidad y con la autorización del fiscal. El
defensor podrá incorporarse siempre y en cualquier momento a esta diligencia.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 8º, 93, 94, 98, 194, 195, 196, 326
y 331. Constitución Política: artículo 19 Nº 7.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Alude a sentido y alcance del artículo 91 del Código Procesal Penal

I. Constituye un derecho asegurado por la Constitución Política de la República,


el que toda decisión de un órgano que ejerza jurisdicción debe fundarse en un
proceso previo legalmente tramitado y que el artículo 19, Nº 3, inciso 5º, confiere al
legislador la misión de definir siempre las garantías de un procedimiento racional y
justo.

En este contexto, el artículo 91 del Código Procesal Penal dispone


"Declaraciones del imputado ante la policía. La policía sólo podrá interrogar
autónomamente al imputado en presencia de su defensor. Si éste no estuviere
presente durante el interrogatorio, las preguntas se limitarán a constatar la identidad
del sujeto".

De lo anterior queda de relieve la restricción de cualquier iniciativa consistente en


adquirir o incorporar en juicio pruebas de cargo obtenidas con inobservancia de la
ritualidad de que están revestidas, cercenando derechos establecidos y
garantizados por el legislador a los intervinientes.

Por lo que la intervención del policía no se ajustó a los requerimientos del artículo
91 del Código Procesal Penal, pues las declaraciones de los imputados que él
recibió, no fueron prestadas en presencia de su defensor, ni del fiscal, ni bajo
responsabilidad o con autorización de éste, lo que significó, en los hechos, la
producción de prueba de cargo por parte del acusador obtenida con inobservancia
de garantías fundamentales (considerandos 5º, 6º y 7º).

II. Cuando el tribunal decide valorar positivamente y fundar una decisión de


condena en el relato de un funcionario policial que ha recibido la declaración de los
imputados con prescindencia del tenor de la ley y con total desconocimiento de ésta,
no sólo excede los márgenes de lo legalmente permitido, sino que lo que hace, en
realidad, es suplir eventuales insuficiencias en la indagación y en la información
transmitida por el persecutor, lo que no puede ser tolerado.

La buena fe de un funcionario de Carabineros no suple el desconocimiento de la


legalidad de los procedimientos policiales ni legitima actuaciones que se desarrollen
en la creencia de estar amparadas en órdenes amplias de investigar, proscritas de
nuestro nuevo sistema procesal penal desde hace ya largo tiempo.

La declaración del imputado prestada sin atender las normas que la gobiernan no
puede ser utilizada para fundar una decisión que lo perjudique. Se trata de la
necesidad de extremar los recaudos formales para garantizar la libertad de la
decisión del imputado al prestar su declaración. Así, "La decisión judicial contraria
al interés del portador de la garantía no puede ser fundada en elementos de prueba
obtenidos mediante su inobservancia o con violación de las formas previstas en
resguardo de la garantía" (considerandos 12º y 13º).

Corte Suprema, 12/04/2010, Rol Nº 9521-2009, Cita online: CL/JUR/2241/2010

2. Condiciones específicas bajo las cuales los policías pueden tomar declaración al
imputado. Derecho a contar con un abogado desde los actos iniciales del
procedimiento

La policía puede interrogar al imputado en presencia del defensor. Si éste no está


y la persona aún quiere declarar, puede hacerlo en presencia del fiscal. Si esto
último no es posible, la policía podrá consignar las declaraciones que se allane a
prestar, bajo la responsabilidad y con la autorización del fiscal. Lo que garantizan la
Constitución y la ley es el derecho a guardar silencio y a tener defensa técnica, de
modo que lo que se debe asegurar es la debida comunicación de esas prerrogativas
al inculpado. Nada impide que éste, en conocimiento de esas facultades, renuncie
a ellas y consienta en declarar bajo determinadas condiciones. En la especie, de la
prueba rendida, lo expuesto en estrados y lo consignado en el fallo, no resulta
suficiente el reproche que a la defensa merece la actuación policial. Las
obligaciones que a los funcionarios y al fiscal impone la ley fueron obedecidas, en
el sentido de que el imputado, en pleno conocimiento de los derechos que le
asistían, de manera voluntaria se allana a prestar una declaración incriminatoria
(considerandos 12º y 13º).

Corte Suprema, 6/12/2010, Rol Nº 7193-201, Cita online: CL/JUR/17005/2010

3. Diferencia entre interrogar y declarar. Imputado que presta declaración


voluntariamente

Del examen del artículo 91 del Código Procesal Penal se colige que no es lo
mismo interrogar que declarar, dado que en aquella actuación el inculpado es objeto
de un cuestionamiento, en tanto que en la segunda voluntariamente se quiere
expresar algo. La regla general, en consecuencia, estriba en que el imputado no
puede ser interrogado sin su abogado presente, pero sí puede declarar si así lo
desea, en cuyo caso no se requiere la presencia del defensor sino la del fiscal o su
autorización para proceder, sin perjuicio que el profesional puede incorporarse
cuando lo desee. La jurisprudencia ha dicho que el derecho a contar con un
abogado desde los actos iniciales del procedimiento no conlleva la nulidad de todas
las actuaciones que se verifiquen en su ausencia, pues la misma ley regula los
casos precisos que acarrean ese efecto y aquellos otros en que, con la anuencia
del imputado, se puede prescindir de él. La Constitución y la ley garantizan el
derecho a guardar silencio y a tener defensa técnica, de modo que lo que se debe
asegurar es la debida comunicación de esas prerrogativas al inculpado; nada impide
que éste, en conocimiento de esas facultades, renuncie a ellas y consienta en
declarar bajo determinadas condiciones. En la especie, las actuaciones de la policía
se ajustaron a los artículos 19 Nº 3 inciso final de la Carta Fundamental, y 91 y 93
letra g) del Código Procesal Penal, pues el trayecto de los imputados al cuartel
policial fue voluntario, recorrido durante el cual uno de ellos narró a un policía haber
dado muerte a la víctima, adoptándose a partir de ese instante las medidas
conducentes para que dicho relato se prestara ante el fiscal, lo que efectivamente
sucedió, previa lectura de sus derechos a guardar silencio y a ser asistidos por un
abogado defensor, a lo que renunciaron expresamente (considerandos 7º a 9º de la
sentencia de la Corte Suprema).

Corte Suprema, 29/10/2012, Rol Nº 6219-2012, Cita online: CL/JUR/2394/2012

4. Importancia de la presencia del abogado defensor para validar cualquier


consentimiento que exprese el imputado

La jurisprudencia ha señalado que aquella norma "ciertamente se está refiriendo


a diligencias de investigación que, sin autorización judicial, pueden ser practicadas
previo consentimiento del imputado, como, por ejemplo, declaraciones voluntarias,
prácticas de exámenes corporales, pruebas caligráficas, entrada y registro de
lugares cerrados, pues sólo en la medida que se asegura al menor imputado una
correcta información de sus derechos y las consecuencias de su autorización, lo
que, evidentemente se logra con la presencia de un abogado defensor, puede
estimarse que su consentimiento resulta válido" —Duce Julio—. De este modo, la
declaración prestada, voluntariamente, por el adolescente ante la policía, en las
circunstancias antes anotadas, no incurre en inobservancia a garantías
constitucionales y, por ende, los referidos funcionarios pueden declarar en calidad
de testigos en el juicio correspondiente (considerando 6º de la sentencia de la Corte
de Apelaciones).

Corte de Apelaciones de Concepción, 17/02/2017, Rol Nº 113-2017,

Cita online: CL/JUR/569/2017

ARTÍCULO 92

Prohibición de informar. Los funcionarios policiales no podrán informar a los


medios de comunicación social acerca de la identidad de detenidos, imputados,
víctimas, testigos, ni de otras personas que se encontraren o pudieren resultar
vinculadas a la investigación de un hecho punible.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 1º, 4º, 36, 44, 182, 289 y 294.
Constitución Política: artículos 5º, y 19 Nº 4. Código de Procedimiento Penal:
artículos 42, 74 bis b, 78, 79 y 80.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. La prohibición de informar resulta imperativa para los agentes policiales de


acuerdo a lo previsto en el artículo 92 del Código Procesal Penal

El recurrente señala que se encuentra amenazada su integridad física y psíquica


por haber el recurrido publicado, en su portada y en un reportaje de página
completa, tanto su apodo y, además, se le indicó como la persona que entregó
detalles pormenorizados de cómo habrían sucedido los hechos en la investigación
de la causa en la cual se encuentra involucrado (considerando 1º sentencia Corte
de Apelaciones).
Conforme a los antecedentes aportados por las partes, se desprende que el
recurrente era menor de edad a la fecha en que ocurrieron los hechos a que se
refiere la investigación de autos, que fue declarado con discernimiento en los
mismos y que, por consiguiente, tiene la calidad de imputado e interviniente en la
investigación de que se trata (considerando 3º sentencia Corte de Apelaciones).

Por otro lado, corresponde establecer si en el presente caso los medios de


comunicación se encuentran inhibidos de efectuar la publicación que se objeta por
intermedio del presente recurso (considerando 4º sentencia Corte de Apelaciones).

Al respecto, encontrándose el proceso en cuestión en la etapa de investigación,


corresponde establecer si en la normativa del Código Procesal Penal, existen
disposiciones que impidan la divulgación de las noticias o publicaciones que puedan
afectar al recurrente de la manera que indica en su recurso (considerando 5º
sentencia Corte de Apelaciones).

Por de pronto, cabe analizar si las disposiciones del artículo 92 del Código
referido, denominada "Prohibición de informar" y del artículo 182 del mismo Código,
llamada "Secreto de las actuaciones de investigación", son aplicables al presente
caso (considerando 6º sentencia Corte de Apelaciones).

En cuanto a la primera de las disposiciones mencionadas, la prohibición de


informar le compete exclusivamente a los funcionarios policiales en su relación con
los medios de comunicación social y, en consecuencia, no es aplicable en la
especie, toda vez que no se ha demostrado que la publicación aparecida en la
prensa haya tenido su origen en una información emanada de los funcionarios
policiales (considerando 7º sentencia Corte de Apelaciones).

Respecto de la segunda de las disposiciones legales mencionadas, se refiere a


que las actuaciones de investigación realizadas por el Ministerio Público y por la
policía serán secretas para los terceros ajenos al procedimiento. De la inteligencia
de este precepto, se desprende que el ámbito de aplicación del mismo se encuentra
limitado a las actuaciones de investigación que puedan realizar las dos instituciones
ya mencionadas, en su relación con terceros ajenos al procedimiento y en estos
últimos no cabe considerar a los medios de comunicación y a la prensa en particular,
toda vez que la labor que les compete queda al margen del secreto ya referido. En
ese sentido, la mención que se hace a los terceros ajenos al procedimiento no es
posible extenderla a los profesionales de los medios de comunicación que ejercen
una actividad consagrada constitucionalmente, como es la libertad de emitir opinión
y la de informar, sin censura previa, en cualquier forma y por cualquier medio,
indicada en el artículo 19 Nº 12 de la Constitución Política de la República,
disposición constitucional que es ratificada por el artículo 1º de la Ley Nº 19.628,
sobre Libertades de Opinión e Información y Ejercicio del Periodismo, publicada en
el Diario Oficial el 29 de agosto de 1999, quedando en todo caso a resguardo las
posibles infracciones, delitos y responsabilidad en que pueden incurrir los medios
de comunicación, de acuerdo a la normativa que se indica en el Título V de la
mencionada ley (considerando 8º sentencia Corte de Apelaciones).

En relación con la última de las leyes mencionadas, esto es la Ley Nº 19.628,


cabe tener presente que la única limitación que plantea dicho cuerpo legal se
encuentra contenida en su artículo 33, en el sentido de que se prohíbe la
divulgación, por cualquier medio de comunicación social, de la identidad de menores
de edad que sean autores, cómplices, encubridores o testigos de delitos, cuyo no
es el caso de autos, por lo que a esta última data, no tenía la calidad de menor de
edad, siendo inaplicable, en consecuencia, la disposición del artículo 33 de la Ley
Nº 19.628 (considerando 9º sentencia Corte de Apelaciones).

Por consiguiente, no existiendo prohibición expresa en torno a la labor legítima


que le compete a los medios de comunicación, la publicación imputada a la recurrida
no incurre en la amenaza de la garantía constitucional invocada por el recurrente,
esto es, el derecho a la vida y a la protección física y psíquica del mismo
(considerando 10º sentencia Corte de Apelaciones).

A mayor abundamiento, tampoco consta de los antecedentes allegados al


presente recurso de protección que la publicación objeto del mismo haya causado
alguna amenaza a la integridad física o psíquica del recurrente, toda vez que al
revestir la calidad de imputado en un proceso penal, se encuentra en las mismas
condiciones que el resto de los intervinientes y si en los hechos invoca alguna
diferenciación con relación a tales personas, el camino lógico a seguir en cuanto a
las posibles amenazas a su seguridad, debe plantearlo ante los organismos
pertinentes, esto es, la Defensoría Penal Pública o la Unidad de Víctimas y Testigos
del Ministerio Público, y sin perjuicio de las demás acciones que eventualmente
podría ejercer en sede correspondiente (considerando 11º sentencia Corte de
Apelaciones).

Corte Suprema, 22/01/2004, Rol Nº 183-2004, Cita online: CL/JUR/1638/2004

Párrafo 4º El imputado
I.- Derechos y garantías del imputado

ARTÍCULO 93

Derechos y garantías del imputado. Todo imputado podrá hacer valer, hasta la
terminación del proceso, los derechos y garantías que le confieren las leyes.

En especial, tendrá derecho a:

a) Que se le informe de manera específica y clara acerca de los hechos que se


le imputaren y los derechos que le otorgan la Constitución y las leyes;

JURISPRUDENCIA RELACIONADA (ART. 93 LETRA A)

1. Consecuencias de la ausencia de la lectura de derechos

Se deben excluir como prueba los exámenes de paternidad a que se sometió el


imputado cuando figuraba en el proceso como testigo, porque no se le dio a conocer
los derechos y garantías que le asisten como imputado, si bien consintió en la
extracción de sangre para el examen de ADN (considerando 3º).

El informe pericial también debe ser excluido como prueba para ser rendida en el
juicio oral, por aplicación de la llamada "teoría de los frutos del árbol envenenado":
si el árbol está envenenado, su fruto necesariamente, también ha de estarlo, ya que
la prueba ilícita pudre, contamina o envenena a las derivadas de la misma fuente
probatoria (considerando 4º).

Corte de Apelaciones de La Serena, 12/11/2003, Rol Nº 565-2003,

Cita online: CL/JUR/1943/2003

2. Juez debe corroborar la comprensión de la información proporcionada al


imputado

Al no estar cierta la voluntad real del imputado, pese a la rectificación del


defensor, se ha vulnerado la letra a) del artículo 93 del Código Procesal Penal, en
relación con la letra b) del mismo artículo, desde que el deber de información al
imputado, importa también la certeza que debe tener el magistrado que aquel ha
comprendido tanto los hechos como los efectos de lo que él responda, lo que el
defensor hizo saber oportunamente al tribunal. De suerte que, al tenor del artículo
104 del Código precitado, el sentenciador debió ahondar en la materia y adquirir la
convicción de que el imputado, entendía los hechos y comprendía cabalmente los
efectos de la aceptación de responsabilidad, todo ello previo a continuar con la
dictación de la sentencia, lo que no hizo. Así las cosas, necesario es colegir que se
ha dictado sentencia condenatoria en contra del imputado, la que proviene de una
aceptación de responsabilidad controvertida y retractada por el defensor
(considerandos 13º y 14º de la sentencia de la Corte de Apelaciones)

Corte de Apelaciones de Santiago, 22/04/2016, Rol Nº 745-2016,

Cita online: CL/JUR/2700/2016

3. La falta de un acta separada sobre lectura de derechos no es suficiente para


establecer que se han incumplido garantías constitucionales

Respecto a la supuesta inobservancia del artículo 93 letra a) del Código Procesal


Penal, quedó constancia en la diligencia que se le dieron a conocer al imputado,
detalladamente los hechos que se imputan, las normas aplicables, así como el
derecho a guardar silencio, entre otras circunstancias. La falta de un acta separada
sobre lectura de derechos no es suficiente para establecer que se han incumplido
garantías constitucionales (considerando 4º de la sentencia de la Corte de
Apelaciones).

Corte de Apelaciones de Concepción, 25/11/2016, Rol Nº 919-2016,

Cita online: CL/JUR/8267/2016

4. Falta de tratamiento especial de analfabetos

El Código Procesal Penal no contempla ninguna norma que establezca un


tratamiento especial para las personas que no sepan leer ni escribir. Además,
consta que la policía le pidió a la encartada la referencia de alguna persona de su
confianza para presenciar la declaración y así dar transparencia a la misma, por lo
que se buscó a dicha persona, se le leyeron los derechos a la acusada en su
presencia y firmó al final del acta junto a la encartada, sin existir ninguna infracción
en dicho actuar por parte de las policías, siendo instruida específicamente sobre el
derecho que le asistía de declarar ante un defensor, cuya presencia, a diferencia de
lo que alega la defensa, no es un requisito de validez de dicha declaración, lo que
no fue solicitado por la acusada, no estando facultados los funcionarios de impedir
o limitar dicha declaración. No se demostró en el juicio por la defensa el
analfabetismo de la acusada, pero, por sobre ello, que tal circunstancia de por sí le
impidiera comprender los derechos que los policías le informaron, y ejercerlos en
consecuencia, sobre todo si antes de declarar se buscó a una persona de confianza
de la acusada para que estuviera presente en la declaración, quien, o a través de
quien, precisamente, podía solicitar absolver alguna duda sobre los derechos que
se le comunicaron (considerando 9º de la sentencia de nulidad).

Corte Suprema, 13/03/2017, Rol Nº 2882-2017, Cita online: CL/JUR/849/2017

b) Ser asistido por un abogado desde los actos iniciales de la investigación;

JURISPRUDENCIA RELACIONADA (ART. 93 LETRA B)

1. Del deber del Estado de garantizar la defensa jurídica y de la posibilidad de


autorizar la defensa personal del enjuiciado, siempre que no le resulte perjudicial

La Constitución garantiza a todas las personas, en su artículo 19 Nº 3, el derecho


a defensa jurídica en la forma que la ley señale, obligándose el Estado a arbitrar los
medios para otorgar asesoramiento y defensa jurídica a quienes no puedan
procurárselo por sí mismos. Asimismo, los artículos 8º, 93 letra b) y 102 del Código
Procesal Penal consagran también este derecho, estableciéndolo a favor del
imputado desde la primera actuación del procedimiento y hasta la completa
ejecución de la sentencia, contemplándose la posibilidad de autorizar la defensa
personal del enjuiciado, si éste así lo solicita al juez, quien sólo la permitirá cuando
no perjudicare la eficacia de la defensa, pues, en caso contrario, le designará
defensor letrado, de lo que sigue que el derecho a ser oído por el tribunal no coincide
con el de ser defendido "eficazmente", razón por la cual el defensor ha de ser letrado
(considerandos 7º y 9º).

Corte Suprema, 13/08/2008, Rol Nº 3198-2008, Cita online: CL/JUR/6828/2008

Fallos en el mismo sentido:

— Corte Suprema, 26/11/2008, Rol Nº 6175-2008,

Cita online: CL/JUR/5247/2008

c) Solicitar de los fiscales diligencias de investigación destinadas a desvirtuar las


imputaciones que se le formularen;

JURISPRUDENCIA RELACIONADA (ART. 93 LETRA C)


1. Solicitud de diligencias a los fiscales a cargo de la investigación

Respecto de la primera causal, reseñada con el numeral 1 del motivo anterior, lo


cierto resulta ser que el inciso 2º del artículo 183 del Código Procesal Penal, permite
a la defensa del imputado solicitar todas aquellas diligencias que se consideren
pertinentes y útiles para el establecimiento de los hechos y, en caso de rechazo,
podrá reclamar ante la autoridad del Ministerio Público, para obtener un
pronunciamiento definitivo acerca de la procedencia de la diligencia; en igual
sentido, la letra c) del artículo 93 del igual cuerpo legal, permite la solicitud de
diligencias a los fiscales a cargo de la investigación (considerando 2º).

Corte de Apelaciones de Santiago, 6/01/2012, Rol Nº 2524-2011,

Cita online: CL/JUR/3635/2012

d) Solicitar directamente al juez que cite a una audiencia, a la cual podrá concurrir
con su abogado o sin él, con el fin de prestar declaración sobre los hechos materia
de la investigación;

e) Solicitar que se active la investigación y conocer su contenido, salvo en los


casos en que alguna parte de ella hubiere sido declarada secreta y sólo por el
tiempo que esa declaración se prolongare;

JURISPRUDENCIA RELACIONADA (ART. 93 LETRA E)

1. Derecho del imputado a conocer el contenido de la investigación. Secreto de la


investigación en el marco de los delitos de la Ley de Drogas

Atendiendo a la envergadura de los medios de acción con que cuenta el Ministerio


Público y en consideración al principio de presunción de inocencia, el legislador optó
por sistematizar los derechos y garantías del imputado en el Título IV del Libro I del
Código Procesal Penal, operando como base lo establecido en su artículo 93. La
letra e) de esta norma consagra el derecho del imputado a solicitar que se active la
investigación y conocer su contenido, el que tiene como norte el procurarle las
herramientas necesarias para ejercer su defensa en forma adecuada. Sin embargo,
este derecho admite ciertas limitaciones desde que la misma disposición, luego de
reconocerlo, prescribe "(...) salvo en los casos, en que alguna parte de ella hubiere
sido declarada secreta y sólo por el tiempo que esa declaración se prolongare (...)",
admitiendo de ese modo la posibilidad de que el fiscal mantenga la investigación en
secreto, prerrogativa que regula el artículo 182 del Código precitado, imponiendo el
deber de identificar las piezas que se mantendrán en esa condición y el plazo del
secreto. Esta regla general fue modificada, otorgando aún más facultades al ente
persecutor, en el caso de investigaciones por delito de tráfico de estupefacientes,
conforme al artículo 36 de la Ley de Drogas, disposición que se justifica en la
especial complejidad que revisten las investigaciones por los delitos tipificados en
este texto legal, en que las circunstancias en que se comete esta clase de ilícitos
revela que quienes participan de la investigación en alguna de las calidades
mencionadas en el referido artículo 36 — agentes encubiertos, agentes reveladores,
informantes, testigos, peritos y, en general, de quienes hayan cooperado
eficazmente en el procedimiento—, están más expuestos que en la generalidad de
los casos a sufrir represalias de parte de los malhechores que forman parte de la
red de comercio de estupefacientes, las que pueden llegar a afectar incluso su vida,
por lo que puestos en juego, por un lado, la posibilidad de acceso a los
intervinientes, frente a la necesidad de dotar de eficacia a las investigaciones
relativas al tráfico de drogas por otro, la ley ha optado por favorecer esta última,
reconociendo el derecho de la defensa a conocer el contenido íntegro de la
investigación, que se hace efectivo en la oportunidad procesal relativa al juicio oral,
en que tendrá de todos modos la posibilidad de conocer todos los antecedentes y
puede preparar su teoría del caso (considerandos 4º y 5º de la sentencia de la Corte
Suprema).

Corte Suprema, 26/02/2014, Rol Nº 556-2014, Cita online: CL/JUR/324/2014

2. Derecho del imputado a imponerse del contenido de la investigación

La obligación que pesa sobre el Ministerio Público de consignar todo cuanto


condujere a la comprobación del hecho y a la identidad de los partícipes en la
comisión de un hecho punible, en forma detallada, lo que se pormenoriza, entre
otras, en la obligación de hacer constar el estado de las personas, cosas o lugares
y la obligación de identificar a los testigos del hecho investigado y de consignar sus
declaraciones, tiene correlato en la consecuente obligación que la ley impone al
persecutor no sólo de individualizar a los testigos de cargo, sino de indicar, además,
aquellos puntos sobre los cuales recaerán sus declaraciones, junto con poner a
disposición de la defensa todos los antecedentes acumulados durante la
investigación. Tales deberes responden al derecho que tiene el inculpado a una
debida defensa, que se materializa no sólo en la asistencia letrada, sino también en
el derecho a conocer con detalle el hecho imputado y los elementos de cargo que
sirven para sustentarlo, desde que no basta con la mera indicación del nombre de
un testigo, aparecido además sólo en la acusación, puesto que en el caso concreto
se trata del nombre de una persona que no figura en parte alguna de la indagación.
El artículo 93 letra e) del Código Procesal Penal reconoce el derecho del imputado
a imponerse del contenido de la investigación, lo que resulta necesario no sólo para
la elaboración de la estrategia defensiva o la teoría del caso, sino para la
presentación adecuada a la audiencia de preparación del juicio, como asimismo
para el desarrollo de los contrainterrogatorios de los testigos de cargo, puesto que
no es posible pretender que la defensa esté en condiciones de elaborar una
estrategia defensiva o adoptar alguna decisión sobre aquélla, si no conoce todos
los elementos de cargo. El escenario que le muestra la investigación del fiscal y que
es la que recibe junto con la acusación —con el tiempo suficiente garantizado por
el legislador antes de la audiencia de preparación de juicio—, es el que le permite
discernir la mejor forma de enfrentar el juicio y defender los derechos del acusado
(considerando 8º de la sentencia de la Corte Suprema). Que se pueda rendir prueba
nueva no quiere decir que no sea necesario el registro previo de la declaración de
los testigos, porque se trata de una situación excepcional y, como tal, está aceptada
por el legislador como una que si bien puede producir sorpresa en la defensa y, con
ello, afectar los derechos del imputado, responde a casos reglados y que pueden
proceder a favor de cualquiera de los intervinientes (considerando 10º de la
sentencia de la Corte Suprema).

Corte Suprema, 5/09/2012, Rol Nº 5116-2012, Cita online: CL/JUR/1987/2012

Doctrina en sentido contrario:

— No es necesario que exista un acta escrita de los dichos de los testigos, su


omisión no vulnera el derecho a defensa.

Por lo pronto, efectivamente el artículo 227 del Código Procesal Penal impone el
deber de registrar las actuaciones de la investigación. Es cierto también que la
razón que sustenta ese imperativo es propiciar el derecho a defensa, adelantar el
descubrimiento de los medios de convicción de los que pueda servirse
eventualmente la parte acusadora y evitar el factor sorpresa. Sin embargo, ello
no puede llevar al extremo de exigir una virtual ejecución anticipada de la prueba
ni menos la formación de un expediente íntegro, porque hacerlo transformaría a
la audiencia de juicio en una reproducción de esas piezas escritas. Si, como
ocurre en la especie, en la carpeta investigativa constan las actuaciones
verificadas por el testigo; si en la acusación se precisan los hechos sobre los
cuales va a declarar esa persona, concordantes con tales actuaciones, entonces
significa que la defensa dispone de los elementos suficientes para preparar su
contra examen, en términos que pretender que exista —además— un acta escrita
de sus dichos, resulta un exceso (considerando 3º).

Corte de Apelaciones de Santiago, 3/05/2013, Rol Nº 925-2013,

Cita online: CL/JUR/956/2013


f) Solicitar el sobreseimiento definitivo de la causa y recurrir contra la resolución
que lo rechazare;

JURISPRUDENCIA RELACIONADA (ART. 93 LETRA F)

1. De la facultad del imputado de solicitar el sobreseimiento definitivo sin necesidad


de formalización previa

Sin perjuicio de lo anteriormente dicho, el artículo 93 del Código Procesal Penal,


da al imputado la facultad de solicitar el sobreseimiento definitivo, y dado que la
calidad de imputado le pertenece a contar de la primera actuación del
procedimiento, se está admitiendo que se puede pedir y decretar el sobreseimiento
definitivo sin necesidad de que exista formalización, puesto que las garantías
procesales penales se interpretan en favor del imputado y de manera restrictiva
(considerando 11º).

Corte Suprema, 18/01/2010, Rol Nº 4173-2009, Cita online: CL/JUR/11787/2010

En el mismo sentido:

— Corte de Apelaciones de Puerto Montt, 15/06/2011, Rol Nº 114-2011,

Cita online: CL/JUR/9721/2011

2. Resolución que rechaza solicitud de sobreseimiento definitivo es impugnable


mediante recurso de apelación

Conforme al mérito de los antecedentes y los obtenidos del sistema


computacional, consta que se ha impugnado la resolución que rechaza la solicitud
de sobreseimiento definitivo, y de conformidad a lo establecido en el artículo 93 letra
f) del Código Procesal Penal en relación al artículo 370 del mismo cuerpo legal, la
normativa consagra expresamente la impugnación de dicha resolución por vía de
apelación, motivo por el cual se procederá a acoger el recurso de hecho deducido
(considerando 2º sentencia Corte de Apelaciones).

Corte de Apelaciones de Santiago, 18/02/2014, Rol Nº 369-2014,

Cita online: CL/JUR/270/2014

3. Imputado no requiere cumplir requisito alguno para hacer efectivo su derecho de


solicitar sobreseimiento definitivo de la causa
Teniendo en consideración la petición concreta que se somete a conocimiento
del tribunal cual es que "se niegue lugar al sobreseimiento solicitado por el
imputado, sobre la base de no invocarse nuevos y distintos antecedentes a los que
fueron conocidos recientemente por el Juzgado de Garantía de Calama con fecha
12 de octubre de 2012 y confirmada por esta I. Corte de Apelaciones con fecha 9
de noviembre del año 2012 (...)" se debe tener presente que dentro de los derechos
y garantías que el artículo 93 del Código Procesal Penal reconoce al imputado está
el de "Solicitar el sobreseimiento definitivo de la causa y recurrir contra la resolución
que lo rechace" sin que en parte alguna exija que para hacer efectivo este derecho
deba cumplir con determinados requisitos o como lo plantea el recurrente deba
alegar hechos nuevos en relación con una anterior resolución que se pronunció
sobre un sobreseimiento, argumento que bastaría para desestimar la apelación
(considerando 6º sentencia Corte de Apelaciones).

Corte de Apelaciones de Antofagasta, 14/02/2013, Rol Nº 356-2012,

Cita online: CL/JUR/345/2013

4. Solicitud de sobreseimiento definitivo por abandono de la acción penal

La solicitud de audiencia para debatir el abandono de la acción penal presentada


por la defensa, fundada en el artículo 402 del Código Procesal Penal y en el
supuesto de no existir "constancia de la realización de gestiones útiles por parte de
la querellante", es suficiente para provocar la intervención del juez de garantía en el
conocimiento y resolución de la incidencia planteada por la defensa —solicitud de
sobreseimiento definitivo—, en tanto su marco jurídico y fáctico ha quedado
plenamente demarcado para zanjar la cuestión conforme al mérito del proceso, esto
es, determinar si el querellante realizó o no gestiones útiles en la causa dentro del
plazo de treinta días que fija la citada disposición, con independencia de si en su
solicitud de audiencia la defensa especificara o no entre qué fechas se mantuvo
inactivo el querellante, como también sin importar la oportunidad en que la defensa
haya solicitado la declaración de sobreseimiento definitivo, esto es, si lo hizo en la
audiencia inmediatamente siguiente de haberse completado el plazo de treinta días
de inactividad o en la posterior que se fijó para discutir el abandono de la acción —
como ocurrió en el caso de autos—. Entenderlo de otra forma importaría limitar el
derecho que acuerda a todo imputado el artículo 93 del Código Procesal Penal a
solicitar el sobreseimiento definitivo hasta la terminación del proceso. Así,
comprobado que en el proceso no se realizó ninguna gestión útil por el querellante
para dar curso al proceso por más de treinta días, corresponde hacer lugar a lo
solicitado por la defensa y declarar el abandono de la acción penal privada, por
concurrir los supuestos previstos en el artículo 402 del Código Procesal Penal,
decretando el sobreseimiento definitivo (considerandos 2º a 4º de la sentencia de la
Corte de Apelaciones)

Corte de Apelaciones de Concepción, 8/04/2016, Rol Nº 213-2016,

Cita online: CL/JUR/2231/2016

g) Guardar silencio o, en caso de consentir en prestar declaración, a no hacerlo


bajo juramento. Sin perjuicio de lo dispuesto en los artículos 91 y 102, al ser
informado el imputado del derecho que le asiste conforme a esta letra, respecto de
la primera declaración que preste ante el fiscal o la policía, según el caso, deberá
señalársele lo siguiente: ''Tiene derecho a guardar silencio. El ejercicio de este
derecho no le ocasionará ninguna consecuencia legal adversa; sin embargo, si
renuncia a él, todo lo que manifieste podrá ser usado en su contra". 33

JURISPRUDENCIA RELACIONADA (ART. 93 LETRA G)

1. Irretroactividad de la decisión del imputado de guardar silencio

Si el acusado prestó declaración autoinculpatoria ante la policía y también ante


peritos, libremente y sin ser obligado a ello, ha renunciado previamente a su derecho
de guardar silencio, por lo cual no puede sostenerse que quienes oyeron lícitamente
esa confesión no puedan dar su testimonio en el juicio oral. En efecto, si se
entendiera que no pueden declarar en el juicio como testigos, se estaría dando un
efecto retroactivo a la decisión posterior del imputado de guardar silencio durante el
juicio oral, lo que no resulta admisible (considerando 3º).

Corte de Apelaciones de Iquique, 2/05/2008, Rol Nº 36-2008,

Cita online: CL/JUR/5364/2008

Fallos en el mismo sentido:

— Corte de Apelaciones de Talca, 22/12/2003, Rol Nº 1185,

Cita online: CL/JUR/2314/2003

Doctrina en sentido contrario:

33Esta letra fue modificada por el número 2 del artículo único de la Ley Nº 20.592, publicada en el Diario Oficial
de 2 de junio de 2012, en el sentido de agregar sus oraciones finales.
— Dado que la declaración del imputado sólo se contempla en el nuevo proceso
penal como medio de defensa, y no como uno de autoincriminación, el testimonio
inculpatorio del imputado, ocurrido en la investigación, no puede considerarse
como medio de prueba, porque esta última sólo puede producirse ante el tribunal
del juicio. La misma, ocurrida durante la investigación, si aquél libremente
reconoce los hechos, podrá generar en el fiscal la convicción de haber ocurrido
el ilícito, pero no puede estimarse que éste posee una confesión y no lo liberará
de su obligación de investigar otras evidencias que existan al efecto. En otras
palabras, la declaración del imputado durante la investigación, no será nunca
medio de prueba: ni cuando la reciba la policía ni aunque sea espontánea.

La declaración del imputado está concebida por la ley como medio de defensa en
toda circunstancia, a fin de asegurar la vigencia de los derechos de defensa, al
silencio y a la no autoincriminación. Y en caso que la fiscalía llegara a utilizar
como prueba incriminatoria la declaración del imputado, haría uso de un medio
de prueba prohibido, que vulnera los derechos antedichos; lo mismo acontecería
si se usa la policía para que testimonie sobre la declaración inculpatoria del
imputado (considerandos 3º a 5º).

Corte de Apelaciones de Punta Arenas, 16/03/2009, Rol Nº 21-2009,

Cita online: CL/JUR/8407/2009

2. Imputado que renuncia al derecho a guardar silencio y al derecho a ser asistido


por abogado

El derecho a guardar silencio es renunciable, y si bien la presencia de un abogado


defensor tiene por finalidad garantizar que la declaración se prestó de manera
deliberada y consciente, esto es, que fue fruto de una decisión libre e informada, no
es la única forma como se puede demostrar aquello, pues su voluntad en el sentido
indicado puede ser aclarada en la audiencia de juicio por otras vías. La conclusión
anterior ha sido sostenida por el Máximo Tribunal incluso después de la modificación
introducida por las Leyes Nºs. 20.516 y 20.592, señalando al respecto que si bien
toda persona que sea detenida o indicada de cualquier forma como partícipe de un
delito, tiene derecho a designar a un abogado desde ese mismo momento, lo que
debe ser realizado de manera efectiva, sin que se pueda practicar ningún acto
procesal de la instrucción en que el imputado deba intervenir personalmente como
tampoco ninguno de los actos o diligencias definitivos e irreproducibles si el
abogado defensor no fue notificado previamente y asiste al mismo, lo cierto es que
tal afirmación tiene cabida salvo que el propio imputado asienta a que esos actos
se realicen sin la presencia del defensor. Esto es así por cuanto en el nuevo proceso
penal el imputado, esto es, la persona sindicada de cualquier forma como partícipe
de un hecho punible, es un sujeto procesal, que ya no sólo es objeto de la
investigación sino se encuentra dotado de derechos autónomos, tanto pasivos como
activos, situándose dentro de los primeros, el derecho a la información y a la no
autoincriminación, del cual surge la posibilidad de guardar silencio y, en los
segundos, se ubican, entre otros, la garantía de ser oído en cualquier etapa del
procedimiento, es decir, tener la posibilidad de hablar, sea para hacerse cargo de la
imputación en su contra, negarla, matizarla o entregar información adicional, como
lo sería la intervención de un partícipe, o incluso, para confesar la comisión del delito
(considerandos 4º y 5º de la sentencia de la Corte Suprema).

Corte Suprema, 20/02/2014, Rol Nº 65-2014, Cita online: CL/JUR/280/2014

h) No ser sometido a tortura ni a otros tratos crueles, inhumanos o degradantes,


e

i) No ser juzgado en ausencia, sin perjuicio de las responsabilidades que para él


derivaren de la situación de rebeldía.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 7º, 8º, 9º, 91, 94, 95, 98, 99, 100,
101, 102, 104, 132, 135, 180, 181, 182, 183, 184, 194, 195, 196, 250, 251 y 253.
Constitución Política: artículo 19 Nº 7. Código de Procedimiento Penal: artículos 67,
78, 79, 80, 278, 293, 318, 318 bis, 320, 323, 408, 409, 418, 589 a 610. Pacto
Internacional de Derechos Civiles y Políticos, Decreto Nº 778, 1989, Min.
Relaciones Exteriores, D.O. 29.04.1989: artículos 7º y 14 Nº 3. Convención
Americana sobre Derechos Humanos "Pacto de San José de Costa Rica", Decreto
Nº 873, 1991, Min. Relaciones Exteriores, D.O. 5.01.1991: artículos 5º Nº 2 y 8º
Nº 2.

ARTÍCULO 94

Imputado privado de libertad. El imputado privado de libertad tendrá, además, las


siguientes garantías y derechos:

a) A que se le exprese específica y claramente el motivo de su privación de


libertad y, salvo el caso de delito flagrante, a que se le exhiba la orden que la
dispusiere;
b) A que el funcionario a cargo del procedimiento de detención o de aprehensión
le informe de los derechos a que se refiere el inciso 2º del artículo 135;

c) A ser conducido sin demora ante el tribunal que hubiere ordenado su detención;

d) A solicitar del tribunal que le conceda la libertad;

e) A que el encargado de la guardia del recinto policial al cual fuere conducido


informe, en su presencia, al familiar o a la persona que le indicare, que ha sido
detenido o preso, el motivo de la detención o prisión y el lugar donde se encontrare;

f) A entrevistarse privadamente con su abogado de acuerdo al régimen del


establecimiento de detención, el que sólo contemplará las restricciones necesarias
para el mantenimiento del orden y la seguridad del recinto;

g) A tener, a sus expensas, las comodidades y ocupaciones compatibles con la


seguridad del recinto en que se encontrare, y

h) A recibir visitas y comunicarse por escrito o por cualquier otro medio, salvo lo
dispuesto en el artículo 151.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 7º, 8º, 9º, 93, 95, 96, 97, 102,
125, 129, 130, 131, 135, 136, 137, 144, 145, 146, 151, 154, 155 y 156. Constitución
Política: artículo 19 Nº 7. Código de Procedimiento Penal: artículos 67, 253, 260,
262, 263, 270 bis, 280, 281, 284, 292, 293, 294 y 295. Pacto Internacional de
Derechos Civiles y Políticos, Decreto Nº 778, 1989, Min. Relaciones Exteriores,
D.O. 29.04.1989: artículo 9º. Convención Americana sobre Derechos Humanos
"Pacto de San José de Costa Rica", Decreto Nº 873, 1991, Min. Relaciones
Exteriores, D.O. 5.01.1991: artículo 5º.

ARTÍCULO 95

Amparo ante el juez de garantía. Toda persona privada de libertad tendrá derecho
a ser conducida sin demora ante un juez de garantía, con el objeto de que examine
la legalidad de su privación de libertad y, en todo caso, para que examine las
condiciones en que se encontrare, constituyéndose, si fuere necesario, en el lugar
en que ella estuviere. El juez podrá ordenar la libertad del afectado o adoptar las
medidas que fueren procedentes.
El abogado de la persona privada de libertad, sus parientes o cualquier persona
en su nombre podrán siempre ocurrir ante el juez que conociere del caso o aquél
del lugar donde aquélla se encontrare, para solicitar que ordene que sea conducida
a su presencia y se ejerzan las facultades establecidas en el inciso anterior.

Con todo, si la privación de libertad hubiere sido ordenada por resolución judicial,
su legalidad sólo podrá impugnarse por los medios procesales que correspondan
ante el tribunal que la hubiere dictado, sin perjuicio de lo establecido en el artículo
21 de la Constitución Política de la República.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 5º, 85, 93, 94, 131, 352 y
siguientes. Constitución Política: artículos 19 Nº 7 y 21. Código de Procedimiento
Penal: artículos 42 bis, 306 a 317 bis. Pacto Internacional de Derechos Civiles y
Políticos, Decreto Nº 778, 1989, Min. Relaciones Exteriores, D.O. 29.04.1989:
artículo 9º, Nº 4. Convención Americana sobre Derechos Humanos "Pacto de San
José de Costa Rica", Decreto Nº 873, 1991, Min. Relaciones Exteriores, D.O.
5.01.1991: artículo 7º Nº 6.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Valor y alcance de la acción de amparo a favor de la persona privada de libertad

La acción de amparo, respecto a vigilar el cumplimiento de la Constitución y las


leyes en referencia a privación o amenaza de atentados contra la libertad personal
y la seguridad individual, es también un instrumento eficaz para el control de
resoluciones que emitan los tribunales de justicia que pongan en riesgo dichas
garantías. Al respecto, el artículo 95 del Código Procesal Penal, dispone: "si la
privación de libertad hubiere sido ordenada por resolución judicial, su legalidad sólo
podrá impugnarse por los medios procesales que correspondan ante el tribunal que
la hubiere dictado, sin perjuicio de lo establecido en el artículo 21 de la Constitución
Política de la República" (considerando 3º).

Corte Suprema, 7/05/2009, Rol Nº 2874-2009, Cita online: CL/JUR/9417/2009

Fallos en el mismo sentido:

— Corte Suprema, 8/09/2005, Rol Nº 4454-2005,

Cita online: CL/JUR/6516/2005

— Corte Suprema, 8/11/2004, Rol Nº 5082-2004,


Cita online: CL/JUR/2892/2004

— Corte Suprema, 25/02/2004, Rol Nº 759-2004,

Cita online: CL/JUR/4433/2004

2. Imposibilidad de aplicación de lo dispuesto en el artículo 95 por originarse la


privación de libertad en una medida cautelar previa a la sentencia

La privación de libertad en que se funda el amparo es consecuencia de una


medida cautelar dispuesta con anterioridad a la sentencia y no encontrándose en el
caso previsto en el artículo 95 del Código Procesal Penal, se debe declarar
inadmisible el recurso de amparo interpuesto y, en consecuencia, se debe prescindir
de emitir pronunciamiento respecto de la apelación (considerando único).

Corte Suprema, 27/05/2004, Rol Nº 2015-2004,

Cita online: CL/JUR/2760/2004

Fallo en el mismo sentido:

— Corte de Apelaciones de Valparaíso, 14/09/2004, Rol Nº 492-2004,

Cita online: CL/JUR/2205/2004

ARTÍCULO 96

Derechos de los abogados. Todo abogado tendrá derecho a requerir del


funcionario encargado de cualquier lugar de detención o prisión, la confirmación de
encontrarse privada de libertad una persona determinada en ese o en otro
establecimiento del mismo servicio y que se ubicare en la comuna.

En caso afirmativo y con el acuerdo del afectado, el abogado tendrá derecho a


conferenciar privadamente con él y, con su consentimiento, a recabar del encargado
del establecimiento la información consignada en la letra a) del artículo 94.

Si fuere requerido, el funcionario encargado deberá extender, en el acto, una


constancia de no encontrarse privada de libertad en el establecimiento la persona
por la que se hubiere consultado.
Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 7º, 8º, 93, 94, 97, 102, 104, 135,
136 y 137. Código Orgánico de Tribunales: artículo 520.

ARTÍCULO 97

Obligación de cumplimiento e información. El tribunal, los fiscales y los


funcionarios policiales dejarán constancia en los respectivos registros, conforme al
avance del procedimiento, de haber cumplido las normas legales que establecen
los derechos y garantías del imputado.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 4º, 7º a 10, 39, 40, 41, 44, 70,
91, 93 a 96, 98, 102, 104, 125, 126, 131, 132, 135, 136, 137, 139, 182, 194, 195,
196, 227, 228, 229, 232, 263, 265, 268, 278, 285, 286, 326, 327, 336, 352 y
siguientes. Constitución Política: artículo 19 Nº 7.

ARTÍCULO 98

Declaración del imputado como medio de defensa. Durante todo el procedimiento


y en cualquiera de sus etapas el imputado tendrá siempre derecho a prestar
declaración, como un medio de defenderse de la imputación que se le dirigiere.

La declaración judicial del imputado se prestará en audiencia a la cual podrán


concurrir los intervinientes en el procedimiento, quienes deberán ser citados al
efecto.

La declaración del imputado no podrá recibirse bajo juramento. El juez o, en su


caso, el presidente del tribunal, se limitará a exhortarlo a que diga la verdad y a que
responda con claridad y precisión las preguntas que se le formularen. Regirá,
correspondientemente, lo dispuesto en el artículo 326.

Si con ocasión de su declaración judicial, el imputado o su defensor solicitaren la


práctica de diligencias de investigación, el juez podrá recomendar al ministerio
público la realización de las mismas, cuando lo considerare necesario para el
ejercicio de la defensa y el respeto del principio de objetividad.
Si el imputado no supiere la lengua castellana o si fuere sordo o mudo, se
procederá a tomarle declaración de conformidad al artículo 291, incisos tercero y
cuarto.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 8º, 33, 91, 93, 102, 183, 184,
194, 195, 196, 291, 326 y 330. Constitución Política: artículo 5º, 19 Nº 7 letra f.
Código de Procedimiento Penal: artículos 214, 215, 318 a 324, 327, 329, 330, 332,
333, 334 y 336. Ley Nº 19.640, Ley Orgánica Constitucional del Ministerio Público:
artículo 3º.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Alcances de la declaración del imputado y su valor como manifestación del


derecho a defensa material

La declaración del imputado constituye la manifestación fundamental del derecho


a la defensa material, pues a través de ella tiene la posibilidad de hablar, de hacerse
cargo de la imputación en su contra, de negarla, matizarla, entregar información
adicional que modifique sus consecuencias, de evidenciar sus contradicciones
internas, de mostrar su falta de credibilidad, de plantear una versión alternativa que
también pueda ser creíble, en síntesis, de manifestarse como actor en el proceso y
hacer valer sus puntos de vista de un modo amplio (considerando 6º).

Corte de Apelaciones de Concepción, 22/08/2008, Rol Nº 275-2008,

Cita online: CL/JUR/5686/2008

II.- Imputado rebelde

ARTÍCULO 99

Causales de rebeldía. El imputado será declarado rebelde:

a) Cuando, decretada judicialmente su detención o prisión preventiva, no fuere


habido, o

b) Cuando, habiéndose formalizado la investigación en contra del que estuviere


en país extranjero, no fuere posible obtener su extradición.
Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 93, 100, 101, 125 a 128, 139 a
142, 229, 230, 323, 233, 431 a 439. Constitución Política: artículo 5º. Código de
Procedimiento Penal: artículos 372, 373, 589, 590, 591 y siguientes, 635 a 643.

ARTÍCULO 100

Declaración de rebeldía. La declaración de rebeldía del imputado será


pronunciada por el tribunal ante el que debiere comparecer.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 99 y 101. Código de


Procedimiento Penal: artículos 589, 590, 593, 594, 599, 603 y 604.

ARTÍCULO 101

Efectos de la rebeldía. Declarada la rebeldía, las resoluciones que se dictaren en


el procedimiento se tendrán por notificadas personalmente al rebelde en la misma
fecha en que se pronunciaren.

La investigación no se suspenderá por la declaración de rebeldía y el


procedimiento continuará hasta la realización de la audiencia de preparación del
juicio oral, en la cual se podrá sobreseer definitiva o temporalmente la causa de
acuerdo al mérito de lo obrado. Si la declaración de rebeldía se produjere durante
la etapa de juicio oral, el procedimiento se sobreseerá temporalmente, hasta que el
imputado compareciere o fuere habido.

El sobreseimiento afectará sólo al rebelde y el procedimiento continuará con


respecto a los imputados presentes.

El imputado que fuere habido pagará las costas causadas con su rebeldía, a
menos que justificare debidamente su ausencia.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 32, 45, 46, 93, 99, 100, 250, 252,
260, 362 y siguientes. Código de Procedimiento Penal: artículos 408, 409, 504, 589,
591, 594 a 598, 600, 601, 603, 605, 606, 680 y 682.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA
1. La declaración de rebeldía no obliga a que la investigación se suspenda.

En razón de lo expuesto no resulta correcto pretender extender cualquiera de los


efectos y actuaciones que derivan de la formalización de personas distintas del
imputado ausente, a este último, toda vez que ellas están previstas para los sujetos
presentes en el proceso, sin perjuicio de advertir que una interpretación como la
planteada en autos implicaría someter al ausente o renuente a comparecer a un
estatuto de extinción de su eventual responsabilidad penal que no está contemplado
en la ley, otorgándole un trato privilegiado en relación a aquellos que —forzada o
voluntariamente— se encuentran presentes para todos los actos propios de la
investigación, lo que no resulta admisible.

Que corrobora esta comprensión de las normas aplicables al caso, el estatuto


que contempla el Código Procesal Penal respecto del imputado rebelde, conforme
al cual el procedimiento no se suspende por la declaración de rebeldía y debe
continuar, afectando el sobreseimiento temporal que se dicte sólo al rebelde y no a
los imputados presentes. Tal regulación, entonces, demuestra que es
perfectamente posible que en una misma investigación coexistan declaraciones de
rebeldía e imputados presentes, de acuerdo a lo prescrito en el artículo 101 del
estatuto en comento que, además de prohibir la paralización del curso progresivo
del procedimiento, dispone que se debe avanzar hasta la audiencia de preparación
de juicio oral, oportunidad en la que se debe dictar el sobreseimiento temporal
respectivo y proceder conforme lo disponen los artículos 266 y siguientes respecto
de las personas que, previo a haber sido acusadas, han sido formalizadas, conforme
lo ordena el inciso final del artículo 259. De tal normativa, entonces, aparece como
desprovista de fundamentos la decisión de sobreseer definitivamente la causa
dirigida contra XX, por cuanto a su respecto no se habían hecho comunicaciones
de cargos y el procedimiento dirigido en su contra no implicaba una nueva causa,
sino la mantención de la misma dirigida en su contra y en la que debe continuarse
según corresponda.

De acuerdo a lo expresado, sólo resta concluir que en casos como el que se


revisa, el Ministerio Público se encuentra facultado para continuar con la
investigación en contra del imputado renuente a comparecer, con prescindencia de
lo que ha ocurrido respecto de las otras personas formalizadas en el curso del
procedimiento, sujeto sólo a los plazos de prescripción generales, toda vez que a la
persona de que se trata no se la ha formalizado (considerandos 5º, 6º y 7º).

Corte de Apelaciones de San Miguel, 20/04/2015, Rol Nº 573-2015,

Cita online: CL/JUR/8806/2015


2. Efectos de la declaración de rebeldía en la investigación penal

La declaración de rebeldía de este imputado no constituye motivo de discusión,


el que se sitúa, como se ha dicho, en el sobreseimiento, pues éste trae consigo la
suspensión del procedimiento, al menos respecto del rebelde, lo que estaría en
contra, dice, de la norma del artículo 101 del Código Procesal Penal, que prescribe
que sólo se suspenderá el procedimiento cuando se llegue a la etapa de preparación
del juicio oral, que sería el momento procesal oportuno para dictar el
sobreseimiento; mientras que el tribunal a quo aplicó lisa y llanamente el artículo
252, letra b), del mismo Código que dispone que se dictará sobreseimiento temporal
"Cuando el imputado no compareciere al procedimiento y fuere declarado
rebelde,...".

Que la aparente antinomia normativa que se plantea en el acápite anterior, no es


tal, desde que el artículo 101 del Código Procesal Penal es de carácter especial, en
cuanto ordena que, no obstante la rebeldía, la investigación no se suspenderá
producida ella y que el procedimiento continuará hasta la audiencia preparatoria, en
la cual se podrá sobreseer definitiva o temporalmente, acorde al mérito de autos; lo
que obliga a dar preferencia a dicho precepto, al menos en los casos en que puede
tener aplicación —como sucede en la especie—, sin que se pueda, en tales casos,
dársela de inmediato al artículo 252 ya citado.

Además, el apelante insta porque se le permita formalizar en ausencia al


imputado, lo que no puede aceptarse, desde que todo el contexto normativo
procesal penal discurre sobre la base de que tal trámite debe contar con la presencia
del imputado; siendo el único caso en que se permite lo contrario aquel en que se
lo hace para fines de extradición, lo que se corresponde con las exigencias propias
de este procedimiento de alcance internacional (considerandos 2º, 3º y 4º).

Corte de Apelaciones de Santiago, 12/08/2010, Rol Nº 1378-2010,

Cita online: CL/JUR/4950/2010

3. La declaración de rebeldía de la imputada obliga al juez de garantía a dictar


sobreseimiento temporal

La declaración de rebeldía de la imputada obliga al juez de garantía a dictar


sobreseimiento temporal conforme al artículo 252 letra b), como consecuencia de la
facultad ejercida por el Ministerio Público. No es óbice para esta conclusión lo
prescrito en el artículo 101 del Código Procesal Penal, pues de su texto se infiere
que los imputados pueden ser varios y sólo uno o más están rebeldes. En el caso
sub lite, hay una imputada solamente por lo que se aplica el artículo 249, operando
la audiencia especial de sobreseimiento y no la que se realiza para preparar el juicio
oral (considerando 4º).

A mayor abundamiento, uno de los pilares básicos del sistema procesal penal es
que todo imputado tiene el derecho a ser oído, cuestión que en la especie no ha
ocurrido por su declaración de rebeldía (considerando 5º).

Corte de Apelaciones de Santiago, 25/03/2008, Rol Nº 347-2008,

Cita online: CL/JUR/844/2008

Párrafo 5º La defensa

ARTÍCULO 102

Derecho a designar libremente a un defensor. Desde la primera actuación del


procedimiento y hasta la completa ejecución de la sentencia que se dictare, el
imputado tendrá derecho a designar libremente uno o más defensores de su
confianza. Si no lo tuviere, el juez procederá a hacerlo, en los términos que señale
la ley respectiva. En todo caso, la designación del defensor deberá tener lugar antes
de la realización de la primera audiencia a que fuere citado el imputado. 34

Si el imputado se encontrare privado de libertad, cualquier persona podrá


proponer para aquél un defensor determinado, o bien solicitar se le nombre uno.
Conocerá de dicha petición el juez de garantía competente o aquél correspondiente
al lugar en que el imputado se encontrare.

El juez dispondrá la comparecencia del imputado a su presencia, con el objeto de


que acepte la designación del defensor.

Si el imputado prefiriere defenderse personalmente, el tribunal lo autorizará sólo


cuando ello no perjudicare la eficacia de la defensa; en caso contrario, le designará

34Este inciso fue modificado por el número 3 del artículo único de la Ley Nº 20.592, publicada en el Diario Oficial
de 2 de junio de 2012, en el sentido de suprimir la frase: "el ministerio público solicitará que se le nombre un
defensor penal público, o bien".
defensor letrado, sin perjuicio del derecho del imputado a formular planteamientos
y alegaciones por sí mismo, según lo dispuesto en el artículo 8º.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 7º, 8º, 93, 98, 103, 104, 105, 106,
107, 132, 159, 232, 268, 286, 326, 327, 338 y 374. Constitución Política: artículo 19
Nº 3. Código de Procedimiento Penal: artículos 67, 278 y 448. Pacto Internacional
de Derechos Civiles y Políticos, Decreto Nº 778, 1989, Min. Relaciones Exteriores,
D.O. 29.04.1989: artículo 14 Nº 3. Convención Americana sobre Derechos
Humanos "Pacto de San José de Costa Rica", Decreto Nº 873, 1991, Min.
Relaciones Exteriores, D.O. 5.01.1991: artículo 8º Nº 2, letras d) y e). Ley Nº 19.718,
que crea la Defensoría Penal Pública, D.O. 16.02.01. D.F.L. Nº 4: artículo 1º.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Una vez que el tribunal autoriza la defensa personal del imputado, el juez
adquiere la obligación de velar por que ésta sea eficiente

Como ya se resolvió con anterioridad, en el proceso rol Nº 4060-12 de esta Corte


Suprema, en la Comisión de Estudios de la Nueva Constitución, al discutirse sobre
los alcances del derecho a defensa, en la sesión Nº 399, en la que intervino el Sr.
XX este sostuvo que no existía la intención de deformar la profesión o dignificar la
carrera universitaria de abogado, "sino de reforzar la protección de los derechos,
para que esta protección sea defendida adecuada y eficazmente por quien debe
prepararse para ello, porque no considera posible esa debida protección si el
desarrollo de la defensa no es llevado por quien sea apto para esa labor, por lo cual
dicho precepto cuenta con su aceptación" (Los Derechos Constitucionales, Enrique
Evans de la Cuadra, Tomo II Pág. 168) (SCS 13.08.2008, Rol Nº 3198-08). Este
principio ha sido recogido también por el actual Código Procesal Penal en sus
artículos 8º, 93 b) y 102, entre otros, donde se establece el derecho del imputado a
ser defendido por un letrado desde la primera actuación del procedimiento dirigido
en su contra, o desde los actos iniciales de la investigación —como reza el artículo
93 b) citado—; en tanto, el artículo 102, prescribe que la defensa del imputado es
obligatoria desde la primera actuación del procedimiento y hasta la completa
ejecución de la sentencia. Al acusado le asiste el derecho de nombrar uno o más
defensores de su confianza y a su falta, se le asignará un defensor público,
designación que en todo caso deberá tener lugar antes de la realización de la
primera audiencia a que fuera citado el imputado. Por su parte, en la Ley Nº 18.120,
se establece que sólo pueden comparecer ante un tribunal o autoridad quienes
tengan la calidad de abogados y se encuentren habilitados para el ejercicio
profesional, los procuradores del número, los estudiantes inscritos actualmente en
tercero, cuarto o quinto año de las Escuelas de Derecho de las Facultades de
Ciencias Jurídicas y Sociales de alguna de las universidades autorizadas o los
egresados de esas mismas escuelas hasta tres años después de haber rendido los
exámenes correspondientes. También pueden serlo, los postulantes de las
Corporaciones de Asistencia Judicial, que corresponden a quienes se encuentran
haciendo su práctica profesional, con miras a la obtención de su título. Sin embargo,
para la representación en los Juzgados de Garantía y en los Tribunales Orales en
lo Penal, la ley ordena que si la parte no puede proveerse de un abogado de su
confianza, éste le será procurado por el Estado, a través de la Defensoría Penal
Pública, de modo que en el nuevo sistema de reforma procesal penal, sólo puede
actuar en representación de los intereses de un acusado, quien ya tiene la calidad
de abogado habilitado para el ejercicio de la profesión. Al respecto, la Ley Nº 19.718,
que creó la Defensoría Penal Pública, estableció como requisitos para los
defensores públicos, el tener título de abogado; y en el artículo 527 del Código
Orgánico de Tribunales, se indica de modo expreso que "Las defensas orales ante
cualquier tribunal de la República, sólo podrán hacerse por un abogado habilitado
para el ejercicio de la profesión". En consecuencia, la obligación que la Constitución
Política impone al Estado de arbitrar los medios para otorgar asesoramiento y
defensa jurídica a quienes no puedan procurárselos por sí mismos, le impone un
alto estándar cuando está referido a los procesos penales como el de autos, puesto
que en el caso, no se trata de una defensa que pueda asumir un estudiante o un
egresado, sino única y exclusivamente un abogado habilitado.

Que si bien es cierto en el inciso final del mismo artículo 102 del Código de
Procedimiento Penal, se contempla la posibilidad de autorizar la defensa personal
del imputado, si éste lo pide al juez, aquél sólo puede permitirla "cuando ello no
perjudicare la eficacia de la defensa", de modo que en caso contrario, le designará
un defensor letrado. De esta última disposición y las citadas más arriba puede
extraerse que si el acusado ha elegido dentro de la esfera de sus atribuciones
personales, representarse a sí mismo, ello está limitado por la "eficacia" de su
intervención, tal como lo exige la norma y si el juez advierte que no se satisface tal
eficacia, debe impedirle seguir su propia opción, en aras de su protección. En el otro
extremo, si el imputado elige ser representado por un abogado, es preciso que el
sujeto elegido —sea del sistema privado o del público— sea efectivamente un
letrado. Como aparece evidente en el caso de autos, el imputado XX no eligió
defenderse personalmente, sino que confió su defensa en una supuesta abogada,
quien ejercía labores licitadas para la Defensoría Penal Pública, sin contar con título
habilitante para dicha función, terminando condenada. De este modo, la situación
que se produjo fue que el Estado no pudo dar cumplimiento a su obligación de
arbitrar los medios para otorgar asesoramiento y defensa jurídica a quien no podía
procurárselos, desde que en la base de la situación en estudio se produjo una
irregularidad que condujo a error a todos los intervinientes y que derivó que el
acusado simplemente no contó con defensor letrado que representara sus
intereses, vulnerándose sus derechos constitucionales (considerandos 6º y 7º).

Corte Suprema, 16/10/2013, Rol Nº 6131-2013, Cita online: CL/JUR/2293/2013

Fallo en el mismo sentido:

— Corte Suprema, 14/10/2013, Rol N° 6068-2013,

Cita Online: CL/JUR/2274/2013

2. Presentación de nuevo abogado defensor como maniobra dilatoria

En la especie es posible advertir que el acusado siempre estuvo en condiciones


de contar con la defensa penal de un abogado particular de su confianza. No puede
ser aceptable —por el principio de buena fe procesal— que a una audiencia de
juicio, debidamente calendarizada con la anticipación que el caso justificaba y de
cuya fecha de realización estaba en conocimiento el acusado y su defensor del
momento, se haya presentado un nuevo abogado para asumir la defensa del
acusado, sosteniendo en el momento de inicio de la audiencia que necesita contar
con tiempo suficiente para tomar conocimiento de los antecedentes de la causa.
Dicha actitud constituye una evidente maniobra dilatoria para el inicio del juicio,
máxime si existían otros acusados en la causa que igualmente tenían el legítimo
derecho a ser juzgados precisamente en la oportunidad que estaba dispuesta por
el tribunal, que resultaban perjudicados con dicha forma de proceder. No obstante
ello, el ejercicio del derecho de defensa del acusado fue ejercido efectivamente
durante el desarrollo del juicio oral por el abogado de la defensoría penal pública,
quien previamente había tenido el tiempo necesario para tomar conocimiento de los
antecedentes y, por lo mismo, estaba en condiciones adecuadas de asumir su
representación, no quedando el acusado en situación de indefensión. Así las cosas,
el imputado no ha sido privado de su derecho a designar libremente un defensor de
confianza, tal como lo indican los artículos 8º y 102 del Código Procesal Penal,
desde la primera actuación del procedimiento, resultando evidente que no puede
permitirse un abuso en el ejercicio de tal derecho como ha ocurrido en la especie.
De aceptarse lo anterior significa tolerar una dilación injustificada e indebida en el
procedimiento en perjuicio de la pronta administración de justicia y del derecho que
asiste a los otros acusados para ser juzgados dentro de un plazo razonable y en el
menor tiempo posible (considerandos 5º a 7º de la sentencia de la Corte de
Apelaciones). Por lo demás, no existe norma legal que obligue al juez a suspender
el procedimiento cada vez que alguno de los intervinientes cambie al letrado
encargado de la defensa de sus intereses, ya que, de entenderlo así, supondría
aceptar que los intervinientes tienen la posibilidad de paralizar la tramitación del
juicio oral en lo penal, indefinidamente, mediante la fórmula de cambiar el abogado
encargado de su defensa en cada una de las audiencias que forman parte del
procedimiento. Conforme a las reflexiones anteriormente señaladas, no resultan
infringidos en la situación en estudio los artículos 19 Nº 3 de la Constitución ni
tampoco las normas de la Convención Americana sobre Derechos Humanos ni del
Pacto sobre Derechos Civiles y Políticos (considerandos 7º y 8º de la sentencia de
la Corte de Apelaciones).

Corte de Apelaciones de Concepción, 16/09/2016, Rol Nº 667-2016,

Cita online: CL/JUR/7426/2016

3. Declaración voluntaria del imputado ante la policía no requiere presencia de su


defensor

Que conforme a lo que se ha expresado, el tema de fondo que debe resolver esta
Corte dice relación con el derecho del imputado a la no autoincriminación, y dicho
de una forma positiva, su renuncia al derecho a guardar silencio y sus condiciones;
y el derecho a contar con defensa técnica en sede policial, sin perjuicio de decidir,
previamente, el aspecto formal relativo a la pertinencia de excluir prueba temática
dentro de los medios de prueba ofrecidos por el Ministerio Público en la audiencia
preparatoria del juicio oral (considerando 4º).

Que en consecuencia, en el caso de la especie hubo una renuncia voluntaria, en


los términos analizados, del derecho del imputado a guardar silencio, sin que fuere
legalmente necesaria la defensa técnica en sede policial, en que los funcionarios
policiales que recibieron su declaración no actuaron autónomamente en la forma
prevista en el artículo 91 del Código Procesal Penal, hipótesis en que sí se exige la
presencia del defensor, sino que lo hicieron por delegación del aludido fiscal
conforme a la normativa vigente (considerando 22º).

Corte de Apelaciones de Talca, 12/03/2012, Rol Nº 69-2012,

Cita online: CL/JUR/628/2012


ARTÍCULO 103

Efectos de la ausencia del defensor. La ausencia del defensor en cualquier


actuación en que la ley exigiere expresamente su participación acarreará la nulidad
de la misma, sin perjuicio de lo señalado en el artículo 286.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 91, 102, 132, 159 a 165, 237,
269, 286, 287 y 372.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. La presencia del fiscal y del defensor del imputado, durante la audiencia de


preparación del juicio oral, constituyen requisitos de validez de la misma

Al igual que el artículo 19 Nº 26 de la Constitución Política prohíbe la afectación


en su esencia de las garantías establecidas a favor de los ciudadanos, el artículo
103 del Código Procesal Penal sanciona con nulidad aquellas actuaciones en las
que la ley exigiere expresamente la participación del defensor si éste estuviera
ausente, sin perjuicio de lo prevenido en el artículo 286, que instituye, asimismo, la
presencia del abogado defensor durante toda la audiencia del juicio oral, como un
requisito de validez de la misma. En idéntica forma, el artículo 269 del Código
Procesal Penal señala que la presencia del fiscal y del defensor del imputado,
durante la audiencia de preparación del juicio oral, constituyen requisitos de validez
de la misma; previendo la declaración de abandono del defensor que no comparece
y la obligación de designar uno de oficio, oportunidad en la que, además, deberá
suspenderse la audiencia a objeto de permitir al defensor designado interiorizarse
del caso. En la situación en estudio, el recurrente ha alegado de manera expresa
que se vio impedido de ejercer las facultades que le otorga el artículo 263 del Código
Procesal Penal, de modo que se vio afectado en sus derechos desde la víspera de
la audiencia preparatoria del juicio oral, que es justamente hasta donde se solicita
la invalidación. Sobre el punto, el concepto de abogado que proporciona la ley, es
el de "personas revestidas por la autoridad competente de la facultad de defender
ante los Tribunales de Justicia los derechos de las partes litigantes" (artículo 520
del Código Orgánico de Tribunales). Es decir, de las múltiples funciones que en la
sociedad moderna cumple la profesión jurídica, la ley enfatiza la del abogado ante
la Administración de Justicia en representación de las partes en conflicto, sean estos
individuales o colectivos. Asimismo, el otorgamiento del título de abogado y con ello
la admisión al ejercicio de la profesión en la modalidad antes referida, por el pleno
de la Corte Suprema en audiencia pública previa comprobación que ésta hace del
cumplimiento de los requisitos legales —artículos 521, 522, 523 y 526 del Código
Orgánico de Tribunales—, es garantía ciudadana y presunción del mínimo de
competencia profesional, es decir, conocimiento legal y destrezas necesarias para
la representación de intereses ante los Tribunales de Justicia. De modo que quien
aparenta la condición de abogado sin serlo ante los órganos jurisdiccionales,
profundiza el carácter sustancial y trascendente de la infracción que sustenta la
nulidad planteada. A lo que se agregan infracciones a normas sobre garantías al
debido proceso y al derecho a defensa letrada contenidas en el Pacto Internacional
de Derechos Civiles y Políticos —artículo 14.3.d—, y la Convención Americana de
Derechos Humanos —artículo 8.2 d) y e)—, las que revisten carácter interno de
acuerdo a lo dispuesto en el artículo 5º de la Constitución Política de la República,
reflexión que se formula sin perjuicio de las causas penales que se sustancian
actualmente por los posibles ilícitos de ese orden cometidos con ocasión de estos
hechos (considerando 8º).

Corte Suprema, 16/10/2013, Rol Nº 6131-2013, Cita online: CL/JUR/2293/2013

2. La defensa de un abogado no habilitado para el ejercicio de la profesión infringe


el derecho a defensa, y sus efectos son los mismos de la ausencia de defensor.

(...) Sobre el punto, el concepto de abogado que proporciona la ley, es el de


"personas revestidas por la autoridad competente de la facultad de defender ante
los Tribunales de Justicia los derechos de las partes litigantes" (art. 520 del Código
Orgánico de Tribunales), es decir, de las múltiples funciones que en la sociedad
moderna cumple la profesión jurídica, la ley enfatiza la del abogado ante la
Administración de Justicia en representación de las partes en conflicto.

Asimismo, el otorgamiento del título de abogado y con ello la admisión al ejercicio


de la profesión por el Pleno de la Corte Suprema en audiencia pública, previa
comprobación que el licenciado hace del cumplimiento de los requisitos legales —
artículos 521, 522, 523 y 526 del Código Orgánico de Tribunales—, es garantía
ciudadana y presunción del mínimo de competencia profesional, es decir,
conocimiento legal y destrezas necesarias para la representación de intereses ante
los Tribunales de Justicia. De modo que quien aparenta la condición de abogado
sin serlo ante los órganos jurisdiccionales profundiza el carácter sustancial y
trascendente de la infracción que sustenta la nulidad planteada. A ello se agregan
infracciones a las normas sobre garantías al debido proceso y al derecho a defensa
letrada contenidas en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos —
artículo 14.3.d—, y la Convención Americana de Derechos Humanos —artículo 8.2
d) y e)—, las que revisten carácter interno de acuerdo a lo dispuesto en el artículo
5º de la Constitución Política de la República (considerando 9º).

Corte Suprema, 14/10/2013, Rol Nº 6068-2013,


Cita online: CL/JUR/2274/2013

3. Consecuencias de la ausencia de defensor en las actuaciones en que la ley exige


expresamente su participación

Que al igual que el artículo 19 Nº 26 de la Constitución Política prohíbe la


afectación en su esencia de las garantías establecidas a favor de los ciudadanos,
el artículo 103 del Código Procesal Penal, sanciona con nulidad, aquellas
actuaciones en las que la ley exigiere expresamente la participación del defensor si
este estuviera ausente, sin perjuicio de lo prevenido en el artículo 286, que instituye,
asimismo, la presencia del abogado defensor durante toda la audiencia del juicio
oral, como un requisito de validez de la misma (considerando 14º).

Que en idéntica forma, el artículo 269 del Código Procesal Penal, señala que la
presencia del fiscal y del defensor del imputado, durante la audiencia de preparación
del juicio oral, constituyen requisitos de validez de la misma; previendo la
declaración de abandono del defensor que no comparece y la obligación de
designar uno de oficio, oportunidad en la que, además, deberá suspenderse la
audiencia a objeto de permitir al defensor designado, interiorizarse del caso
(considerando 15º).

Corte Suprema, 26/11/2008, Rol Nº 6175-2008,

Cita online: CL/JUR/5247/2008

Fallo en el mismo sentido:

— Corte Suprema, 13/08/2008, Rol Nº 3198-2008,

Cita online: CL/JUR/6828/2008

ARTÍCULO 103 BIS

Sanciones al defensor que no asistiere o abandonare la audiencia


injustificadamente. La ausencia injustificada del defensor a la audiencia del juicio
oral, a la de preparación del mismo o del procedimiento abreviado, como asimismo
a cualquiera de las sesiones de éstas, si se desarrollaren en varias, se sancionará
con la suspensión del ejercicio de la profesión, la que no podrá ser inferior a quince
ni superior a sesenta días. En idéntica sanción incurrirá el defensor que abandonare
injustificadamente alguna de las mencionadas audiencias, mientras éstas se
estuvieren desarrollando.

El tribunal impondrá la sanción después de escuchar al afectado y recibir la


prueba que ofreciere, si la estimare procedente. 35

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. La presencia del defensor penal de un adolescente resulta indispensable en


cualquier actuación investigativa que exceda de la mera acreditación de su
identidad

Que un tercer aspecto cuestionado por vía principal, lo constituye ahora la


contravención al artículo 19 Nº 3 de la Constitución, en relación a los artículos 31
de la Ley Nº 20.204 y 103 del Código Procesal Penal, en cuanto al reconocimiento
practicado al adolescente. El afectado al momento de la detención del imputado se
habría trasladado al lugar de la aprehensión y allí mismo le reconoció cuando estaba
al interior de un vehículo policial. Pues bien —se afirma—, no siendo controvertido
la calidad de menor de edad de iniciales E. F. V. al momento de su detención policial,
lo cierto es que la realización de la diligencia de reconocimiento expresamente
admitida por la víctima y los Carabineros, en las condiciones antes referidas, resulta
completamente ilegal, por violar abiertamente las reglas contenidas en el artículo 31
de la Ley Nº 20.084 y 103 del Código Procesal Penal, normas de la que se colige,
de una manera expresa y manifiesta, que la presencia del defensor penal de un
adolescente resulta indispensable en cualquier actuación investigativa que exceda
de la mera acreditación de su identidad —lo que ya había ocurrido en la especie a
partir del control de identidad realizado previamente—, por lo que la ausencia del
letrado en dicha actuación acarrea la invalidez de dicha diligencia, ya que así lo
exige expresamente la ley adjetiva por manifestarse, como consecuencia causal de
la violación de la normal, la vulneración de la garantía constitucional de derecho al
debido proceso, en su arista de defensa jurídica por impedir la debida intervención
del letrado, contemplada en el artículo 19 Nº 3 inciso segundo de la carta
fundamental, así como de la garantía judicial establecida en el artículo 40 de la
Convención Internacional de los Derechos del Niño (considerando 4º).

Corte de Apelaciones de San Miguel, 29/06/2010, Rol Nº 688-2010,

Cita online: CL/JUR/17828/2010

35Este artículo fue incorporado por el número 2) del artículo único de la Ley Nº 21.004, publicada en el Diario
Oficial de 29 de marzo de 2017.
ARTÍCULO 104

Derechos y facultades del defensor. El defensor podrá ejercer todos los derechos
y facultades que la ley reconoce al imputado, a menos que expresamente se
reservare su ejercicio a este último en forma personal.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 7º, 8º, 91, 93, 94, 95, 98, 102,
268 y 326.

ARTÍCULO 105

Defensa de varios imputados en un mismo proceso. La defensa de varios


imputados podrá ser asumida por un defensor común, a condición de que las
diversas posiciones que cada uno de ellos sustentare no fueren incompatibles entre
sí.

Si el tribunal advirtiere una situación de incompatibilidad la hará presente a los


afectados y les otorgará un plazo para que la resuelvan o para que designen los
defensores que se requirieren a fin de evitar la incompatibilidad de que se tratare.
Si, vencido el plazo, la situación de incompatibilidad no hubiere sido resuelta o no
hubieren sido designados el o los defensores necesarios, el mismo tribunal
determinará los imputados que debieren considerarse sin defensor y procederá a
efectuar los nombramientos que correspondieren.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 8º, 10, 93 y 102.

ARTÍCULO 106

Renuncia o abandono de la defensa. La renuncia formal del defensor no lo


liberará de su deber de realizar todos los actos inmediatos y urgentes que fueren
necesarios para impedir la indefensión del imputado.

Sin perjuicio de lo anterior, no podrá ser presentada la mencionada renuncia del


abogado defensor dentro de los diez días previos a la realización de la audiencia de
juicio oral, como tampoco dentro de los siete días previos a la realización de la
audiencia de preparación de juicio.36

El abogado defensor que renunciare a su cargo en los plazos señalados en el


inciso anterior, o abandonare o dejare de asistir injustificadamente a las audiencias
mencionadas en el artículo 103 bis, será sancionado con la suspensión del ejercicio
de la profesión en los términos previstos en el citado precepto. 37

En el caso de renuncia del defensor o en cualquier situación de abandono de


hecho de la defensa, el tribunal deberá designar de oficio un defensor penal público
que la asuma, a menos que el imputado se procurare antes un defensor de su
confianza. Con todo, tan pronto este defensor hubiere aceptado el cargo, cesará en
sus funciones el designado por el tribunal38

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 102, 103, 107, 269, 286, 287,
389, 396 inciso 2º.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Hipótesis de abandono de defensa

Conforme a todo lo antes expresado esta Corte estima que en la especie se ha


configurado la hipótesis prevista en el inciso segundo del artículo 106 del Código
Procesal Penal, debiendo considerarse que sólo en este estadio procesal pudo
advertir los yerros, inconsistencias e inexactitudes contenidos en el libelo recursivo,
circunstancias estas que devienen en carencia efectiva de una defensa letrada,
siendo procedente declarar el abandono de hecho de la defensa del sentenciado,
debiendo procederse de conformidad con lo dispuesto en el artículo antes referido.

Que atendido lo resuelto y de conformidad con lo dispuesto en los artículos 159,


160 y 163 del Código Procesal Penal se declara la nulidad de todo lo actuado en
esta causa a partir de la dictación de la sentencia, retrotrayéndose la causa al
estado de notificarse válidamente el fallo de veinticuatro de diciembre de dos mil
dieciséis al defensor penal público que designe el Sr. Defensor Regional, sin
perjuicio de las facultades del sentenciado de nombrar a otro abogado de su
confianza conforme a lo dispuesto en el artículo 106 antes indicado, desde que
existe una vulneración al derecho de defensa establecido en el Código Procesal

36 Este inciso fue agregado por el número 3) del artículo único de la Ley Nº 21.004, publicada en el Diario Oficial
de 29 de marzo de 2017.
37 Este inciso fue agregado por el número 3) del artículo único de la Ley Nº 21.004, publicada en el Diario Oficial

de 29 de marzo de 2017.
38 Este inciso fue modificado por el número 3) del artículo único de la Ley Nº 21.004, publicada en el Diario

Oficial de 29 de marzo de 2017, pasando de inciso segundo a ser el nuevo inciso cuarto.
Penal, especialmente en sus artículos 8º y 93 letra b), disposiciones que
particularizan legalmente la garantía constitucional establecida en el artículo 19 Nº
3 de la Carta Fundamental. Por estas consideraciones y citas legales colacionadas,
se declara el abandono de hecho de la defensa del sentenciado XX y se ordena
oficiar al Sr. Defensor Penal Público Regional a fin que en el plazo más breve
designe un representante para el referido penado, designación que deber poner en
conocimiento del tribunal a quo. Asimismo, y a consecuencia del abandono de la
defensa decidido, se declara la nulidad de todo lo actuado en esta causa con
posterioridad a la dictación de la sentencia, retrotrayéndose la causa al estado de
notificarse válidamente el fallo de veinticuatro de diciembre de dos mil dieciséis al
defensor penal público Sr. Defensor Regional, sin perjuicio de las facultades del
sentenciado de designar otro abogado de su confianza conforme a lo dispuesto en
el artículo 106 antes indicado (considerandos 5º y 6º).

Corte de Apelaciones de Valparaíso, 15/02/2017, Rol Nº 134-2017,

Cita online: CL/JUR/6787/2017

ARTÍCULO 107

Designación posterior. La designación de un defensor penal público no afectará


el derecho del imputado a elegir posteriormente otro de su confianza; pero la
sustitución no producirá efectos hasta que el defensor designado aceptare el
mandato y fijare domicilio.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 102, 106, 269 y 286.

Párrafo 6º La víctima

ARTÍCULO 108

Concepto. Para los efectos de este Código, se considera víctima al ofendido por
el delito.
En los delitos cuya consecuencia fuere la muerte del ofendido y en los casos en
que éste no pudiere ejercer los derechos que en este Código se le otorgan, se
considerará víctima:

a) al cónyuge o al conviviente civil y a los hijos;39

b) a los ascendientes;

c) al conviviente;

d) a los hermanos, y

e) al adoptado o adoptante.

Para los efectos de su intervención en el procedimiento, la enumeración


precedente constituye un orden de prelación, de manera que la intervención de una
o más personas pertenecientes a una categoría excluye a las comprendidas en las
categorías siguientes.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 6º, 54, 55, 59, 61, 78, 92, 109,
110, 111, 155, 157, 167, 170, 173, 197, 237, 238, 239, 240, 241, 248, 258, 261 y
273. Constitución Política: artículo 83 y siguientes. Código de Procedimiento Penal:
artículo 7º.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. La expresión ofendido debe entenderse como asimilada al concepto de víctima

El inciso segundo del artículo 83 de la Constitución legitima al ofendido como


titular de la acción penal, disponiendo que "el ofendido por el delito y las demás
personas que determine la ley, podrán ejercer igualmente la acción penal". En tal
sentido, la expresión ofendido, debe entenderse como asimilada al concepto de
víctima, en razón de que el artículo 108 del Código Procesal Penal, entrega un
concepto de víctima, señalando que para tales efectos, "se considera víctima al
ofendido por el delito", agregando que "en los delitos cuya consecuencia fuere la
muerte del ofendido y en los casos en que éste no pudiere ejercer los derechos que
en este Código se le otorgan, se considerará víctima a) al cónyuge y los hijos; b) a
los ascendientes; c) al conviviente; d) a los hermanos y e) al adoptado o adoptante".
Concepción que se ve reafirmada por el artículo 111, del mismo cuerpo legal, que

39 Esta letra fue modificada por numeral i) del artículo 40 de la Ley Nº 20.830, publicada en el Diario Oficial de
21 de abril de 2015, en el sentido de intercalar a continuación de la voz "cónyuge", la expresión "o al conviviente
civil".
al referirse al querellante expone que "la querella podrá ser interpuesta por la
víctima, su representante legal o su heredero testamentario".

Tribunal Constitucional, 29/06/2017, Rol Nº 3123-2016,

Cita online: CL/JUR/7002/2017

2. La idea de intervenciones múltiples como querellantes, más que estar autorizadas


tienden a ser restringidas

En estos autos, la juez de primera instancia niega admitir la querella a tramitación,


dando como fundamento el artículo 108 del CPP, en relación al artículo 111 del
mismo cuerpo normativo, indicando que la acción penal pública y quien representa
a la sociedad es el Ministerio Público, quien recibió la noticia del ilícito en base a
una denuncia de la Fundación XX, y que posteriormente se querelló en estos autos.
La idea de intervenciones múltiples como querellantes, más que estar autorizadas
tiende a ser restringidas dado los objetivos del Sistema Procesal Penal, en donde
el imputado es el sujeto principal del sistema. Termina indicando que la naturaleza
jurídica de un animal es la del artículo 567 del Código Civil, indicando que tendría
legitimación el dueño a quien se le produzca daño en la cosa, es decir, su dueño.

Que esta Corte, al analizar esta apelación y resolución impugnada, comparte la


opinión del tribunal de primera instancia, en el sentido que la legitimación activa no
es de manera ampliada, tal como se establece en el Código Procesal Penal, artículo
108 y siguientes. Ello dado que en la especie existe un Querellante (Fundación XX),
que fue denunciante primigeniamente, quien activó el Sistema Procesal Penal, con
la investigación del hecho que podría revestir caracteres de delito y sus autores.
Esta investigación se ha llevado adelante, por lo que no puede haber vulneración
constitucional alguna, al inhibir que otra persona jurídica presente una diferente
querella, por los mismos hechos y en contra de las mismas personas
(considerandos 2º y 3º).

Corte de Apelaciones de San Miguel, 24/10/2016, Rol Nº 2155-2016,

Cita online: CL/JUR/10228/2016

3. Representación de víctima menor de edad

En el caso de autos, desde la época de los hechos ocurridos en un tiempo


indeterminado entre el 22 de septiembre de 2007 al 29 de junio de 2008, no siendo
controvertido que el delito imputado es abuso sexual y que la víctima M. Y. L. T,
tenía cuatro años a la época de los mismos, resulta que ninguna prescripción
comenzó a correr en contra o a favor de nadie, en mérito de la norma recién citada.

Que la situación cambia desde el momento en que se efectuó la denuncia por la


madre en su calidad de representante de la niña afectada, no como un tercero,
según se pretende por la alegación de la defensa en estrados. Esto, porque según
dispone el artículo 108 del Código Procesal Penal al definir quiénes son "víctimas"
señala: "Concepto. Para los efectos de éste Código, se considera víctima al
ofendido por el delito. En los delitos cuya consecuencia fuere la muerte del ofendido
y en los casos en que éste no pudiere ejercer los derechos que en este Código se
le otorgan, se considerará víctima... letra b) a los ascendientes". Resulta obvio que
en el caso de autos, una niña de cuatro años no podía ejercer sus derechos como
víctima a la época de ocurrencia de los hechos, y sólo al develarse aquellos años
después —lo que es frecuente en este tipo de delitos— la madre en representación
de la niña realiza la denuncia respectiva, lo que acontece el 1 de octubre de 2013
según afirma la propia recurrente. Precisamente en ese momento entonces, cesa la
suspensión de la prescripción de la acción penal y habiéndose formalizado el 25 de
julio de 2015 al imputado que a la época de los hechos era adolescente, resulta que
el término de dos años que contempla el artículo 5º de la Ley Nº 20.084, no había
transcurrido para decretar el sobreseimiento definitivo impetrado (considerandos 4º
y 5º).

Corte de Apelaciones de Concepción, 22/01/2016, Rol Nº 21-2016,

Cita online: CL/JUR/693/2016

4. El concepto de víctima del artículo 108 incluye a las personas jurídicas.

Que, el artículo 108 del Código Procesal Penal designa como "víctima" al
"ofendido por el delito", sin limitar dicha calidad únicamente a las personas
naturales, por lo que es perfectamente factible que una persona jurídica detente el
carácter de tal. Enseguida, el artículo 109 del mismo Código le concede a la víctima
una serie de derechos, entre los cuales se encuentra el de "presentar querella",
según reza la letra b) de la disposición en comento, norma que cabe relacionar con
lo preceptuado en el inciso 1º del artículo 111, donde se señala que la querella
puede ser interpuesta tanto por la víctima propiamente tal, como por su
representante legal o su heredero testamentario (considerando 4º).

Corte de Apelaciones de Santiago, 10/05/2013, Rol Nº 798-2013,

Cita online: CL/JUR/1005/2013


ARTÍCULO 109

Derechos de la víctima. La víctima podrá intervenir en el procedimiento penal


conforme a lo establecido en este Código, y tendrá, entre otros, los siguientes
derechos:

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Derecho a defensa que le asiste a la víctima

Como se expresa en el recurso, se habían ordenado dos audiencias previas para


la preparación del juicio y su realización, en las que tales propósitos no se pudieron
cumplir debido a la no comparecencia del acusado, de modo que éste tuvo que ser
citado en los términos del artículo 33 del Código Procesal Penal. Esa norma expresa
que el imputado, que citado no compareciere injustificadamente a la audiencia de
que se trata, puede ser detenido o sometido a prisión preventiva hasta la realización
de la actuación respectiva. Siendo éste el caso que se verificó en autos, por alguna
razón no explicitada en el proceso, el imputado fue detenido y puesto a disposición
del tribunal, el que decidió llevar adelante en el tiempo inmediato la audiencia que
se había postergado ya en dos ocasiones, única y exclusivamente por la negligencia
del imputado y para estos efectos sólo se convocó a la Defensoría Penal Pública y
al Ministerio Público, ignorándose a la víctima que, con toda razón, ha sentido
burlados sus derechos, porque no sólo se la excluyó ilegítimamente de concurrir a
una audiencia a la que debió ser citada, sino que, además, se conmutó de inmediato
al imputado la multa impuesta, contra toda razón legal, según se dirá más adelante
(considerando 6º).

Que la exclusión anotada constituye una infracción a la garantía del debido


proceso legal y, en particular, al derecho a defensa que le asiste a la víctima, tanto
como al derecho que aquélla tiene de ser escuchada y de formular las alegaciones
y producir las pruebas que sean del caso, de modo que, en la especie, se ha
incurrido en la causal que describe el artículo 373 letra a) del Código Procesal Penal,
por lo que tanto el juicio oral, como la sentencia recaída en aquél, habrán de ser
anulados (considerando 7º).

Corte Suprema, 4/01/2012, Rol Nº 10478-2011,

Cita online: CL/JUR/3508/2012


a) Solicitar medidas de protección frente a probables hostigamientos, amenazas
o atentados en contra suya o de su familia;

b) Presentar querella;

JURISPRUDENCIA RELACIONADA (ART. 109 LETRA A)

1. No es obligatoria la comparecencia de la víctima como testigo en el juicio oral

Es importante tener presente que no es obligatoria la comparecencia de la víctima


como testigo en el juicio oral, porque conforme al artículo 109 del Código Procesal
Penal, la víctima podrá (y no deberá) intervenir en el procedimiento penal,
enfatizando dicha norma el carácter facultativo de su intervención. Asimismo,
respecto del Ministerio Público no existe precepto alguno que le imponga la
obligación de hacer comparecer a la víctima como testigo de cargo. La no
comparecencia de la víctima, no significa que el Ministerio Público esté impedido de
construir un caso exitoso, pues dada la variedad de medios probatorios que la ley
pone a su alcance, siempre contará con la posibilidad de acreditar legalmente los
hechos que a su juicio le permitirán sostener los cargos (considerando 13).

Corte de Apelaciones de Concepción, Rol Nº 817-2016

JURISPRUDENCIA RELACIONADA (ART. 109 LETRA B)

1. Regulación legal de la presentación de querella en el juicio simplificado

Que, por el contrario, del artículo 396 del mismo Código, según el cual el juicio
simplificado comenzará con la lectura del requerimiento del fiscal y de la querella si
la hubiere, es posible inferir que en este tipo de procedimiento es posible interponer
querella, conclusión refrendada con lo dispuesto por la letra b) del artículo 109 del
Código Procesal Penal que establece, entre los derechos de la víctima, que ésta
podrá intervenir en el procedimiento penal conforme a las normas de ese código y
presentar querella, sin hacer distinción alguna respecto del tipo de procedimiento
(considerando 4º).

Corte de Apelaciones de Puerto Montt, 10/01/2017, Rol Nº 572-2016,

Cita online: CL/JUR/6806/2017

2. La ley no limita ni prohíbe la presentación de querella en el juicio simplificado


El artículo 396 del Código Procesal Penal, en lo que viene al caso dispone que:
"El juicio simplificado comenzará dándose lectura al requerimiento del fiscal y a la
querella, si la hubiere. En seguida se oirá a los comparecientes y se recibirá la
prueba, tras lo cual se preguntará al imputado si tuviere algo que agregar. Con su
nueva declaración o sin ella, el juez pronunciará su decisión de absolución o
condena, y fijará una nueva audiencia, para dentro de los cinco días próximos, para
dar a conocer el texto escrito de la sentencia". Como puede apreciarse, el artículo
antes citado, contempla la posibilidad que se dé lectura a la querella si la hubiere,
es decir, admite esta disposición legal la posibilidad de deducir querella, aun en el
evento de que se está frente a un delito flagrante y el tribunal proceda de acuerdo
al artículo 393 bis. La ley no limita su intervención en el procedimiento simplificado
(considerando 5º) Es del caso tener presente, además, que en estricta relación con
lo reseñado precedentemente, el artículo 19 numeral 3º inciso 1º de la Constitución
Política de la República dispone, que la Constitución asegura a todas las personas,
la igual protección de la ley en el ejercicio de sus derechos Por otra parte, conforme
lo dispone el artículo 109 del Código Procesal Penal, las víctimas tiene, entre otros,
el siguiente derecho: Presentar querella (considerando 6º).

Corte de Apelaciones de Chillán, 12/12/2011, Rol Nº 254-2011,

Cita online: CL/JUR/9978/2011.

3. Legitimación de las personas jurídicas para interponer querellas

El artículo 108 del Código Procesal Penal designa como "víctima" al "ofendido por
el delito", sin limitar dicha calidad únicamente a las personas naturales, por lo que
es perfectamente factible que una persona jurídica detente el carácter de tal.
Enseguida, el artículo 109 del mismo Código le concede a la víctima una serie de
derechos, entre los cuales se encuentra el de "presentar querella", según reza la
letra b) de la disposición en comento, norma que cabe relacionar con lo preceptuado
en el inciso 1º del artículo 111, donde se señala que la querella puede ser
interpuesta tanto por la víctima propiamente tal, como por su representante legal o
su heredero testamentario (considerando 4º).

Corte de Apelaciones de Santiago, 10/05/2013, Rol Nº 798-2013,

Cita online: CL/JUR/1005/2013

c) Ejercer contra el imputado acciones tendientes a perseguir las


responsabilidades civiles provenientes del hecho punible;
d) Ser oída, si lo solicitare, por el fiscal antes de que éste pidiere o se resolviere
la suspensión del procedimiento o su terminación anticipada;

e) Ser oída, si lo solicitare, por el tribunal antes de pronunciarse acerca del


sobreseimiento temporal o definitivo u otra resolución que pusiere término a la
causa, y

JURISPRUDENCIA RELACIONADA (ART. 109 LETRA E)

1. Oportunidad procesal para que la víctima solicite ser oída por el pronunciamiento
del tribunal acerca del sobreseimiento temporal o definitivo

Las normas que se indican como conculcadas, el querellante dice que se


desconoció el artículo 109 del Código Procesal Penal, que en su literal e) establece
el derecho de la víctima a ser oída, si lo solicitare, por el tribunal antes de
pronunciarse acerca del sobreseimiento temporal o definitivo u otra resolución que
pusiera término a la litis.

Aun cuando el edicto, naturalmente, pondría fin al pleito, no parece ser aquello
uno de los supuestos que contiene esa regla, sin perjuicio que ella fija como
requisito que la víctima debe solicitar ser oída y ello no se cumple en el juicio oral,
con la simple solicitud formulada por el abogado ante el mismo Tribunal Oral, sino
que debió ser propuesto ante el Juzgado de Garantía en la audiencia de preparación
de juicio respectivo. (...) (considerando 6º).

Corte Suprema, 7/04/2010, Rol Nº 9341-2009,

Cita online: CL/JUR/11820/2010

f) Impugnar el sobreseimiento temporal o definitivo o la sentencia absolutoria, aun


cuando no hubiere intervenido en el procedimiento.

Los derechos precedentemente señalados no podrán ser ejercidos por quien


fuere imputado del delito respectivo, sin perjuicio de los derechos que le
correspondieren en esa calidad.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 6º, 53, 54, 55, 59, 61, 69, 78, 83,
92, 108, 110, 111, 155, 157, 167, 170, 173, 189, 197, 237, 238, 239, 240, 241, 248,
249, 258, 261, 273 y 352 y siguientes, 400 y 408. Constitución Política: artículo 83
y siguientes. Ley Nº 19.640, Ley Orgánica Constitucional del Ministerio Público:
artículos 1º y 20 f).
ARTÍCULO 110

Información a personas que no hubieren intervenido en el procedimiento. En los


casos a que se refiere el inciso 2º del artículo 108, si ninguna de las personas
enunciadas en ese precepto hubiere intervenido en el procedimiento, el ministerio
público informará sus resultados al cónyuge del ofendido por el delito o, en su
defecto, a alguno de los hijos u otra de esas personas.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 108 y 109.

Párrafo 7º El querellante

ARTÍCULO 111

Querellante. La querella podrá ser interpuesta por la víctima, su representante


legal o su heredero testamentario.

También se podrá querellar cualquier persona capaz de parecer en juicio


domiciliada en la provincia, respecto de hechos punibles cometidos en la misma que
constituyeren delitos terroristas, o delitos cometidos por un funcionario público que
afectaren derechos de las personas garantizados por la Constitución o contra la
probidad pública.

Los órganos y servicios públicos sólo podrán interponer querella cuando sus
respectivas leyes orgánicas les otorguen expresamente las potestades
correspondientes.40

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 6º, 12, 53, 54, 55, 109 letra b,
112 a 120, 172, 175, 257, 258, 261, 400 y siguientes. Código de Procedimiento
Penal: artículos 10, 11, 15, 16, 17, 18, 20, 81, 84, 93, 94, 95, 98, 100, 101, 102, 102

40 Esta letra fue modificada por numeral i) del artículo 40 de la Ley Nº 20.830, publicada en el Diario Oficial de
21 de abril de 2015, en el sentido de intercalar a continuación de la voz "cónyuge", la expresión "o al conviviente
civil".
bis, 104, 105, 107, 425, 572 y siguientes. D.F.L. Nº 7.912, de 1927, del Ministerio
del Interior: artículo 3º letra a).

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Legitimación del Intendente para querellarse en el proceso penal

Que, la declaración de inadmisibilidad de la querella se fundó por parte del


tribunal de primera instancia en que, de conformidad a lo dispuesto en el artículo
111 del Código Procesal Penal, en relación con la Ley Nº 19.175 y Ley Nº 20.285,
y artículo 3º letras a) y b) del D.F.L. Nº 7.912, no existían antecedentes que
permitieran acreditar la legitimación activa de la parte querellante, razón por la cual,
acogió la excepción de falta de legitimación activa de dicha parte y en consecuencia
no dio lugar a la querella presentada por el abogado Sr. Maldonado Soto en contra
de Emilio Neira Zurita, por el delito de Maltrato de Obra a Funcionario de la Policía
de Investigaciones de Chile con resultado de lesiones graves. 2º Que, el apelante
funda su recurso sosteniendo que el tribunal a quo incurre en un error que le causa
agravio porque no ponderó correctamente la legislación invocada y normas de
derecho público que facultan a la autoridad Regional para deducir querella ante la
ocurrencia de los hechos que dieron origen a esta causa. Señala que el marco
normativo que legitiman el accionar de la autoridad Regional y le permiten cumplir
con el mandato legal de resguardar el orden y la seguridad pública, interviniendo
como querellante está dado por la Ley Nº 19.175 Orgánica Constitucional sobre
Gobiernos y Administración Regional en cuyo artículo 2º letra b) dispone que:
"Corresponderá al intendente, en su calidad de representante del Presidente de la
República en la Región: b) Velar porque en el territorio de su jurisdicción se respete
la tranquilidad, orden público y resguardo de las personas y bienes", lo que se
corrobora en el artículo 3º del D.F.L. Nº 7.912 del Ministerio del Interior que
encomienda a la Intendencia entablar querellas criminales en los casos de
alteración del orden y la seguridad pública; y, en el mismo sentido el artículo 14 letra
d) de la Ley Nº 20.502 que faculta a los Intendentes para implementar las medidas
que sean necesarias con el objeto de prevenir o disminuir la delincuencia, indicando
que del conjunto de estas normas se desprende la facultad de la autoridad Regional
para interponer querellas respecto de aquellos delitos que afecten el orden público.
3º Que, el Decreto con Fuerza de Ley Nº 7912 que organiza las Secretarías de
Estado señala en su artículo 3: "Corresponde al Ministerio del Interior y Seguridad
Pública: a) Todo lo relativo al Gobierno Político y Local del territorio y al
mantenimiento de la seguridad, tranquilidad y orden públicos; Para los efectos
señalados en el párrafo anterior de esta letra, y sin perjuicio de lo dispuesto en el
artículo 111 del Código Procesal Penal, y de las demás facultades otorgadas por
leyes especiales, el Ministro del Interior y Seguridad Pública, los Intendentes y
Gobernadores, según corresponda, podrán deducir querella: a) cuando el o los
hechos que revistan caracteres de delito hubieren alterado el orden público,
impidiendo o perturbando gravemente la regularidad de las actividades
empresariales, laborales, educacionales o sociales o el funcionamiento de los
servicios públicos o esenciales para la comunidad, o bien impidiendo o limitando
severamente a un grupo de personas el legítimo goce o ejercicio de uno o más
derechos, libertades o garantías reconocidos por la Constitución Política de la
República; b) cuando el o los hechos que revistan caracteres de delito, considerados
en conjunto con otros similares y próximos en el tiempo, hubieren afectado la
seguridad pública, generando en toda la población o en un sector de ella el temor
de ser víctima de delitos de la misma especie. En caso alguno podrán considerarse
comprendidos en esta letra las faltas, los cuasidelitos, los delitos de acción privada,
ni los incluidos en los Párrafos 2 y 3 del Título III; Párrafos 5, 7, y 8 del Título IV;
Párrafos 2 bis, 3, 5 y 7 del Título VI; todos los del Título VII, salvo los del Párrafo 5
y 6; los de los Párrafos 2, 4, 6 y 7 del Título VIII; los de los Párrafos 7 y 8 del Título
IX, y los del Título X, todos del Libro Segundo del Código Penal." Acorde con lo
anterior, el inciso 3º del artículo 111 del Código Procesal Penal, dispone que "Los
órganos y servicios públicos sólo podrán interponer querella cuando sus respectivas
leyes orgánicas les otorguen expresamente las potestades correspondientes." 4º
Que en la especie, los delitos por los cuales se formalizó la investigación por el
Ministerio Público, fueron homicidio frustrado de funcionario de la Policía de
Investigaciones de Chile en el ejercicio de sus funciones, contemplado en el artículo
17 del DL Nº 2460 de la Ley Orgánica Constitucional de la Policía de
Investigaciones, delito de daños simples previsto en el artículo 487 del Código Penal
en grado de desarrollo de consumado, y el delito consumado de amenazas en
contra de funcionario de la Policía de Investigaciones, contemplado en el artículo 17
quater del D.L. Nº 2460. 5º Que, conforme los antecedentes de la querella, los
hechos que dieron origen a esta causa ocurrieron el día 2 de febrero de 2017,
alrededor de las 20:30 horas, cuando funcionarios de Investigaciones se
encontraban realizando labores a raíz de un foco de incendio en el sector Millaneco
y una vez extinguido el fuego, y en el momento en que los funcionarios se retiraban
del lugar, recibieron un piedrazo lanzado desde el interior del domicilio del imputado,
que destruyó el un vidrio del vehículo policial, motivo por el cual, personal de
Investigaciones ingresan a la casa de Neira Zurita quien portaba un hacha con la
que lesionó al Inspector Julián Vera causándole herida y fractura en su brazo
izquierdo, y en el momento en que el imputado levanta nuevamente el hacha para
volver a lesionar al Inspector Vera, fue reducido por otro de los funcionarios quien
debió hacer uso de su arma de servicio. 6º Que, del tenor de la querella, y no
obstante que en ésta no se precisa, la legitimación activa que invoca por parte de la
autoridad Regional se funda en la circunstancia de atribuirle a los hechos el carácter
de constitutivos de "alteraciones graves a la seguridad y el orden público". Que si
bien la ley no proporciona un concepto acerca de lo que debe entenderse por "orden
público", al tenor de lo dispuesto en el artículo 20 del Código Civil, "Las palabras de
la ley se entenderán en su sentido natural y obvio, según el uso general de las
mismas palabras; pero cuando el legislador las haya definido expresamente para
ciertas materias, se les dará en éstas su significado legal". De este modo, al no
existir un concepto legal específico, la expresión "orden público" se debe entender
en su sentido natural y obvio, comprensivo de seguridad y tranquilidad de las
personas en el ámbito de aquellos lugares de tránsito o acceso público, quedando
por ende excluidos los lugares considerados de propiedad privada como lo es el
domicilio particular de las personas, y que es donde habrían ocurrido los hechos
materia de esta investigación. Que, además, se debe también tener presente que la
sola circunstancia de que los delitos que se investigan en estos autos hayan
afectado a un funcionario de la Policía de Investigaciones de Chile, no es suficiente
para estimar que hubiesen alterado el orden público "impidiendo o perturbando
gravemente la regularidad de las actividades empresariales, laborales,
educacionales o sociales o el funcionamiento de los servicios públicos o esenciales
para la comunidad, o bien impidiendo o limitando severamente a un grupo de
personas el legítimo goce o ejercicio de uno o más derechos, libertades o garantías
reconocidos por la Constitución Política de la República", o bien, "que estos hechos
hubieren afectado la seguridad pública, generando en toda la población o en un
sector de ella el temor de ser víctima de delitos de la misma especie", más aún
cuando el querellante no aportó ningún antecedente tendiente a demostrar que
efectivamente estos hechos provocaron alguno de estos efectos en la población, en
los términos referidos en el artículo 2, letra a) o incluso letra b) de la Ley Nº 19.175,
y que legitimen la intervención de la Intendencia Regional como querellante, toda
vez que, sin desconocer las facultades que la Ley y la Constitución Política de la
República le otorgan a la autoridad Regional, el ejercicio de tales facultades se
circunscribe a los casos o situaciones expresamente señalados en los cuerpos
legales citados. Por estas consideraciones y disposiciones legales citadas, se
confirma la resolución dictada con fecha 2 de febrero del presente año por el
Juzgado de Letras y Garantía de Lebu que declaró inadmisible la querella
presentada por el abogado don XX, en representación del Intendente Regional del
Bío Bío don XX, en contra de XX. Regístrese, notifíquese y léase en la audiencia
fijada al efecto el día de hoy. Redacción de la Ministro suplente doña Viviana
Alexandra Iza Miranda. No firma el fiscal judicial señor Hernán Rodríguez Cuevas,
no obstante haber concurrido a la vista del recurso y al acuerdo del mismo, por
encontrarse con permiso. Rol Ingreso Reforma Procesal Penal Nº 121-2017
(considerando 1º).

Corte de Apelaciones de Concepción, Rol Nº 121-2017


2. Casos en que una municipalidad puede actuar como querellante, y casos en los
que no posee tal facultad

Que lo prevenido en el inciso tercero del artículo 111 del Código Procesal Penal,
en el parecer de esta Corte, no es óbice para que la Ilustre Municipalidad de Zapallar
pueda ser querellante en esta causa, por cuando su legítimo interés no solamente
se basa en su condición de posible víctima de los supuestos delitos cometidos sus
propios concejales en el ejercicio de sus funciones conforme el inciso primero de la
referida norma, sino porque acorde con lo prevenido en el inciso segundo del
artículo 28 de la Ley Nº 18.695, Orgánica Constitucional de Municipalidades,
corresponde a la unidad encargada de la asesoría jurídica de la municipalidad,
iniciar y asumir su defensa, a requerimiento del alcalde, en todos aquellos juicios en
que la municipalidad "sea parte o tenga interés", pudiendo comprenderse también
la asesoría o defensa de la comunidad cuando sea procedente y el alcalde así lo
determine. De esta forma la Municipalidad está autorizada legalmente para actuar
como parte en "todos" aquellos juicios en que ella tenga interés, lo que naturalmente
incluye su actuación como querellante en los juicios penales. En efecto, resultando
meridiano el interés de la municipalidad en que los miembros de su Concejo
procedan de conformidad a la legalidad en el ejercicio de las funciones que la ley
les impone, se hace claro que ella sí está autorizada para perseguir criminalmente
los eventuales delitos de perjurio y negociación incompatible que estos miembros
puedan haber cometido al cumplir o para cumplir las obligaciones que el cargo
concejil les impone, por lo que no parece posible entender que se configura a su
respecto un caso en que la querellante requiera de otra autorización legal o
constitucional en los términos de la letra d) del artículo 264 del Código de
Procedimiento Penal.

Que, en este sentido, en varias ocasiones se ha resuelto por la jurisprudencia


penal que los municipios, representados por su alcalde, pueden actuar como
querellantes en los procesos penales en los que ellas tengan interés o por hechos
que hayan tenido relevancia o gravedad en la comuna, sin perjuicio de la
intervención de otros actores. Así, por ejemplo, Corte de Apelaciones de Santiago,
26 de julio de 2007, Ilustre Municipalidad de Providencia con NN, Rol Nº 1445/2007,
CL/JUR/5646/2007, 36836; Corte de Apelaciones de Santiago, 22 de enero de
2010, Municipalidad de Las Condes contra Nanuelpna Mellado, Gustavo y Otros,
Rol Nº 57/2010,
CL/JUR/780/2010 y Corte de Apelaciones de Valdivia, 20 de marzo de 2008,
Municipalidad de Valdivia y Ministerio Público con Andrés Segundo Muñoz Soto,
Rol Nº 87/2008, CL/JUR/5750/2008, 38582 (considerandos 6º y 7º).

Corte de Apelaciones de Valparaíso, 4/03/2015, Rol Nº 199-2015,


Cita online: CL/JUR/8824/2015

3. Casos en que una municipalidad puede actuar como querellante, y casos en los
que no posee tal facultad

Que el artículo 111 del Código Procesal Penal establece quiénes pueden ser
querellantes en un procedimiento penal.

En el inciso 1º señala que puede serlo la víctima; en el inciso 2º cualquier persona


siempre que se trate de delitos terroristas o delitos cometidos por funcionarios
públicos que afecten derechos garantidos por la Constitución Política de la
República o contra la probidad pública; y en el inciso 3º y final, pueden hacerlo: Los
órganos y servicios públicos sólo podrán interponer querella cuando sus respectivas
leyes orgánicas les otorguen expresamente las potestades correspondientes
(considerando 1º).

Que la querellante, la Municipalidad de Las Condes, en estos antecedentes no


es personalmente ofendida, de modo que no puede considerarse como víctima.

Tampoco se está en presencia de un delito terrorista o alguno cometido por


funcionario público que afecte un derecho garantizado por la constitución o contra
la probidad (considerando 2º).

Que en lo que dice relación con la última hipótesis, cabe analizar si esta tiene
conferidas expresamente estas potestades en su ley orgánica.

A este efecto el inciso 2º del artículo 1º de la Ley Nº 18.695 Ley Orgánica de


Municipalidades, dispone que: Las municipalidades son corporaciones autónomas
de derecho público, con personalidad jurídica y patrimonio propio, cuya finalidad es
satisfacer las necesidades de la comunidad local y asegurar su participación en el
progreso económico, social y cultural de las respectivas comunas.

A su vez el inciso 2º del artículo 28 de la citada ley señala: Podrá, asimismo,


iniciar y asumir la defensa, a requerimiento del alcalde, en todos aquellos juicios en
que la municipalidad sea parte o tenga interés, pudiendo comprenderse también la
asesoría o defensa de la comunidad cuando sea procedente y el alcalde así lo
determine (considerando 3º).

Que del análisis de dichas normas aparece claramente que la municipalidad


podrá actuar como querellante en los casos en que esta sea personalmente
ofendida, de donde nace su interés directo en el asunto, pero no así cuando se trata
de representar los derechos de alguno de sus vecinos, puesto que en ese caso
estos tienen pleno derecho de querellarse por sí mismos, y no aparece que se
desprenda de las normas transcritas, que han sido expresamente citadas por la
recurrente, que la ley les otorgue expresamente la potestad de querellarse
(considerando 4º).

Corte de Apelaciones de Santiago, 17/06/2008, Rol Nº 1104-2008,

Cita online: CL/JUR/2688/2008

Fallos en el mismo sentido:

— Corte de Apelaciones de Valdivia, 20/03/2008, Rol Nº 87-2008,

Cita online: CL/JUR/5750/2008

— Corte de Apelaciones de Santiago, 26/07/2007, Rol Nº 1445-2007,

Cita online: CL/JUR/5646/2007

4. Alude a legitimidad para presentar querella

Que el artículo 111 del Código Procesal Penal establece en su inciso 3º, que los
órganos y servicios públicos sólo podrán interponer querella cuando sus respectivas
leyes orgánicas les otorguen expresamente las potestades correspondientes
(considerando 1º).

Que el artículo 2º letra b) de la Ley Nº 19.175 prescribe que corresponderá al


Intendente en su calidad de representante del Presidente de la República en la
Región velar por que se respete la tranquilidad y el orden público de la región y a
su vez la letra h) de la misma norma establece que le corresponde también efectuar
denuncias o presentar requerimientos a los tribunales de justicia conforme a las
disposiciones legales pertinente. Por su parte, el D.F.L. Nº 7.912 de 1927 del
Ministerio del Interior faculta al Ministro del Interior, a los Intendentes y
Gobernadores, según lo dispone el artículo 3º letra b), para deducir querella cuando
el o los hechos que revistan caracteres de delito, considerados con otros similares
y próximos en el tiempo, hubieren afectado la seguridad pública generando en toda
la población o en un sector de ella el temor de ser víctima de delitos de la misma
especie (considerando 2º).

Que conforme la normativa legal citada, cabe determinar si los hechos materia de
la querella en alzada, pueden encuadrarse dentro de la hipótesis recién aludida. En
este sentido, resulta ser un hecho público y notorio que los acontecimientos que
dieron origen a la presente investigación causaron una gran conmoción pública a
toda la comunidad de Valdivia y de esta Región, considerando la forma de comisión
de los mismos y la circunstancia de tratarse de víctimas menores de edad,
generando sin duda una situación de inseguridad en la población, por lo que el
accionar de la Intendencia Regional se encuentra amparado en la norma legal antes
citada, debiendo por lo mismo acogerse a tramitación la presente querella
(considerando 3º).

Corte de Apelaciones de Valdivia, 20/03/2008, Rol Nº 91-2008,

Cita online: CL/JUR/5751/2008

5. Servicio de Vivienda y Urbanización no está facultado para interponer querellas

De acuerdo a las normas constitucionales y legales transcritas, resulta


incuestionable que el Servicio de Vivienda y Urbanización, como órgano de la
Administración del Estado, única, exclusiva y solamente puede ejercer la acción
penal mediante la interposición de una querella, si su ley orgánica le otorga
expresamente la facultad para él (considerando 12º). Revisado el D.S. 355 de 1976,
que reglamenta los Servicios de Vivienda y Urbanización, no hay disposición alguna
que faculte a dicho organismo para ejercer la acción penal mediante la interposición
de la querella que se refieren los antecedentes de esta causa (considerando 13º).
En las facultades genéricas señaladas en el artículo 36 del D.S. Nº 355 de Vivienda
y Urbanismo, no puede entenderse comprendidas la de accionar, esto es, realizar
actos de disposición del derecho material como demandar o querellarse porque ello
requiere siempre de mención expresa, lo que como ya se dijo no aparece en el D.S.
antes mencionado. Por el contrario, esa facultad la tiene el Consejo de Defensa del
Estado en el artículo 3º numeral 4 de su Ley Orgánica Constitucional, en que se le
otorga expresamente, entre sus funciones específicas, ejercer la acción penal,
tratándose de delitos que pudieran acarrear perjuicios económicas para el Fisco en
organismos del Estado (considerando 14º).

Corte de Apelaciones de San Miguel, 28/05/2012, Rol Nº 632-2012,

Cita online: CL/JUR/4510/2012

6. Personas habilitadas para querellarse en representación de la víctima

Que, en la gestión que antecede a esta cuestión de inaplicabilidad, los requirentes


son los parientes más próximos de la víctima del homicidio investigado y herederos
abintestato por representación. Sin embargo, no son considerados víctimas en la
enumeración anteriormente citada y tampoco pueden querellarse, atendido que la
disposición del artículo 111, inciso 1º, del Código Procesal Penal habilita la acción
sólo al heredero testamentario;

Que la limitación antedicha no aparece, en principio, revestida de algún


fundamento plausible. En efecto, no se advierte la razón que radique en una clase
de heredero —el testamentario— la habilidad para el ejercicio de la acción penal.

La historia del establecimiento de la ley no proporciona, tampoco, mayores


antecedentes al respecto.

Así, en el Mensaje (art. 135) se considera víctima al heredero testamentario,


siguiendo el orden de prelación indicado en el precepto. En el Senado, se excluyó
al heredero testamentario como víctima, fundamentándose (segundo informe de la
Comisión) en la relación meramente patrimonial de esta persona con el
directamente ofendido por el delito, dejándose constancia que "ello no obsta a que
pueda deducir querella, situación que se previó incorporándolo en el inciso 1º del
artículo referido al querellante, como uno de los titulares de la acción". Y en la misma
Cámara se aprobó el artículo 111, conforme al cual "la querella podrá ser interpuesta
por la víctima, su representante legal o su heredero testamentario".

Que la distinción efectuada por el legislador carece de razonabilidad y no se


encuentra vinculada a algún fin lícito que la justifique, constituyéndose en una
diferencia arbitraria que contraría el principio de igualdad ante la ley y que restringe
severamente el ejercicio de la acción penal a quien naturalmente le es atribuible.

Que la condición de querellante no es intrascendente para el pleno ejercicio de la


acción criminal. Así, no sólo colabora con la investigación, mediante la expresión de
las diligencias cuya práctica solicita, sino que puede forzar la acusación e, incluso,
acusar particularmente, variando la calificación de los hechos, la participación del
acusado o la pena solicitada.

La intervención del querellante en el proceso no es secundaria, accidental o


subordinada. Representa el interés de la víctima directa o del ofendido, que debe
ser protegido y no limitado.

Por ende, la disposición constitucional afectada por el precepto legal reprochado


es el artículo 83, inciso 2º, de la Constitución, y así se declarará.

Tribunal Constitucional, 11/12/2012, Rol Nº 2203-2012,

Cita online: CL/JUR/2897/2012


ARTÍCULO 112

Oportunidad para presentar la querella. La querella podrá presentarse en


cualquier momento, mientras el fiscal no declarare cerrada la investigación.

Admitida a tramitación, el juez la remitirá al ministerio público y el querellante


podrá hacer uso de los derechos que le confiere el artículo 261.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 111, 113 a 117 y 261. Código de
Procedimiento Penal: artículos 47, 93, 94, 95, 102, 102 bis, 401 y 425.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Efectos de la admisión a tramitación de la querella

(...) El respectivo libelo se presenta ante el juez de Garantía y, admitido a


tramitación por éste, el querellante queda facultado, según lo dispone el artículo
112, para hacer uso de los derechos que le confiere el artículo 261, entre los que
figuran, el de adherir a la acusación del Ministerio Público o acusar particularmente,
el de ofrecer prueba para sustentar su acusación y el de deducir demanda civil,
cuando procediere.(...) (considerando 15º).

Corte Suprema, 19/02/2004, Rol Nº 5362-2003, Cita online: CL/JUR/4408/2004

2. Por el solo hecho de formular el Ministerio Público el requerimiento, no puede


estimarse cerrada la investigación, ni tampoco las víctimas queden
imposibilitadas de presentar su querella

Que el artículo 112 del Código Procesal Penal establece que la oportunidad para
presentar la querella es en cualquier momento mientras el fiscal no declare cerrada
la investigación.

Que, en la especie, constituye un hecho pacífico que el Ministerio Público no


declaró cerrada la investigación, y que sólo presentó requerimiento y solicitó la
aplicación de procedimiento simplificado, en conformidad a lo dispuesto en el
artículo 390 del Código Procesal Penal.

Que, a juicio de estos juzgadores, tales actuaciones procesales no pueden ser


equiparables al cierre de la investigación e impedir la intervención de las víctimas
mediante la interposición de querella, teniendo presente que ni las normas del título
primero del libro cuarto del Código Procesal Penal ni sus artículos 247 y 248 que se
refieren al cierre de la investigación, a la facultad de la fiscalía para solicitar el
sobreseimiento, formular acusación o comunicar su decisión de no perseverar,
disponen que la presentación del requerimiento equivale al cierre de la
investigación.

Que, por el contrario, del artículo 396 del mismo Código, según el cual el juicio
simplificado comenzará con la lectura del requerimiento del fiscal y de la querella si
la hubiere, es posible inferir que en este tipo de procedimiento es posible interponer
querella, conclusión refrendada con lo dispuesto por la letra b) del artículo 109 del
Código Procesal Penal que establece, entre los derechos de la víctima, que ésta
podrá intervenir en el procedimiento penal conforme a las normas de ese código y
presentar querella, sin hacer distinción alguna respecto del tipo de procedimiento.

Que en consecuencia, dado que por el solo hecho de formular el Ministerio


Público el requerimiento, no puede estimarse cerrada la investigación y menos que
las víctimas queden imposibilitadas de presentar su querella para ser tenidas como
intervinientes interesados en el juicio, no puede sino entenderse que la interposición
de querella por la parte recurrente Marine Harvest S.A. se ha realizado dentro de
plazo, motivo suficiente para revocar la decisión impugnada (considerandos 1º a
5º).

Corte de Apelaciones de Puerto Montt, 10/01/2017, Rol Nº 572-2016,

Cita online CL/JUR/6806/2017

3. Se puede presentar querella después de efectuado el requerimiento en el juicio


simplificado

Que el artículo 112 del Código Procesal Penal señala que la querella puede
presentarse en cualquier momento mientras el fiscal no cierre la investigación.

En la especie no hay cierre de la investigación debido a que el procedimiento


aplicable es el simplificado; de la disposición 390 del código citado no resulta
aplicable lo dispuesto en el artículo 247 del mismo, tanto más cuando el ente
persecutor puede, recibida la denuncia de inmediato solicitar la citación a audiencia
(considerando 2º).

Que por consiguiente no existiendo cierre de la investigación, no habiendo norma


que lo impida y no siendo perjudicial para el Ministerio Público, resulta admisible
interponer una querella aun cuando se haya hecho el requerimiento, estando
pendiente la audiencia correspondiente (considerando 3º).

Corte de Apelaciones de Talca, 28/02/2012, Rol Nº 42-2012,

Cita online: CL/JUR/4946/2012

4. Se puede presentar querella después de efectuado el requerimiento en juicio


simplificado

Que no puede estimarse cerrada la investigación y menos que la víctima quede


imposibilitada de presentar su querella para ser tenida como interviniente interesada
en el juicio.

Que según el artículo 389 del Código Procesal Penal, el procedimiento


simplificado se regirá por las normas de este Título (Libro Cuarto, Título Primero),
ni en lo que este no proveyere supletoriamente por las normas del Libro Tercero del
Código, en cuanto se adecuen a su brevedad y simpleza y así el artículo 112 del
Código establece que la oportunidad para presentar la querella es en cualquier
momento mientras el fiscal no declare cerrada la investigación.

En el caso que nos ocupa, el Ministerio Púbico no había declarado cerrada la


investigación, sólo había presentado un requerimiento y había solicitado aplicación
de procedimiento simplificado, actuaciones procesales que no son equiparables y
sinónimas (considerando 4º).

Corte de Apelaciones de San Miguel, 8/05/2012, Rol Nº 494-2012,

Cita online CL/JUR/5592/2012

ARTÍCULO 113

Requisitos de la querella. Toda querella criminal deberá presentarse por escrito


ante el juez de garantía y deberá contener:

a) La designación del tribunal ante el cual se entablare;

b) El nombre, apellido, profesión u oficio y domicilio del querellante;


c) El nombre, apellido, profesión u oficio y residencia del querellado, o una
designación clara de su persona, si el querellante ignorare aquellas circunstancias.
Si se ignoraren dichas determinaciones, siempre se podrá deducir querella para que
se proceda a la investigación del delito y al castigo de el o de los culpables;

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Interposición de querella en procedimiento por delito de acción penal privada

Que el artículo 400 del Código Procesal Penal prescribe que el procedimiento por
delito de acción privada comenzará sólo con la interposición de la querella por la
persona habilitada para promover la acción penal, ante el juez de garantía
competente, y que este escrito deberá cumplir con los requisitos de los artículos 113
y 261 del mismo código, en lo que no fuere contrario al Título II que contiene ese
procedimiento.

El citado artículo 400 admite entonces que la querella no debe cumplir con todos
los requisitos previstos en los artículos 113 y 261 del Código Procesal Penal, sino
sólo aquellos que no contraríen el Título II del Libro IV que trata el procedimiento
por delito de acción privada. Pues bien, entre las normas de dicho título se incluye
el artículo 405, el que dispone que en lo que no proveyere el título en comento, el
procedimiento por delito de acción privada se regirá por las normas del Título I del
mismo Libro IV, esto es, del procedimiento simplificado. De esa forma, dadas las
escasas normas que conforman el Título II, la reglamentación del procedimiento de
acción penal privada viene dada en su base principal por las normas del
procedimiento simplificado con las modificaciones que introducen las disposiciones
especiales de ese Título II (considerando 5º).

Corte Suprema, 26/01/2016, Rol Nº 37635-2015, Cita online: CL/JUR/677/2016

2. Requisitos de la querella en relación a la relación de los hechos del caso

Que en lo que se refiere al primer argumento de la apelación, esto es no haber


dado cumplimiento la querella a lo exigido en la letra d) del artículo 113 del Código
Procesal Penal, estima esta Corte que la exposición que se contiene en el otrosí de
la presentación del recurrente, de fecha seis de noviembre pasado, sí cumple con
esas exigencias, pues se hace un relato de los hechos que configurarían cada ilícito
por separado, la época probable en que esos hechos habrían acontecido, indicando
en cada caso la participación que el querellante atribuye a cada uno de los
querellados.
Por ende, no procede declarar la inadmisibilidad de la querella por la causal
establecida en la letra b) del citado artículo 114 del citado cuerpo legal
(considerando 3º).

Corte de Apelaciones de Santiago, 9/12/2014, Rol Nº 3271-2014,

Cita online: CL/JUR/9389/2014

3. Obligaciones del querellante asimilables a las del Ministerio Público

Estas exigencias, que por imperativo constitucional integran el debido proceso,


no han sido respetadas por los jueces al aceptar la producción de prueba por la
parte acusadora particular que la defensa no estuvo en condiciones de controvertir.
Tal es el caso de la testigo María Tornero Gómez, respecto de quien no existe
registro en la investigación, previo a su testimonio en juicio, que la defensa haya
conocido y podido controvertir, bien en el contrainterrogatorio o por medio de la
producción de prueba de desacreditación o descargo. Lo propio acontece con los
relatos de las psicólogas del CAVAS, XX y XX, intervinientes en terapias
reparatorias verificadas respecto de las supuestas víctimas que la defensa no
estuvo en condiciones de conocer, pues al momento de su realización no fueron
estimadas por el Ministerio Público como diligencias de investigación y, no obstante
ello, fueron incorporadas por la querellante al juicio dentro de la prueba de cargo.
Nadie ignora el derecho que le asiste a esta última parte para incorporar evidencia
incriminatoria, pero ello debe hacerse en los mismos términos que lo puede realizar
el ministerio público, de modo que se incorpore como corresponde en la carpeta de
investigación, ya que de esta manera se lo exige la letra e) del artículo 113 del
Código Procesal Penal, cuando se indica que el querellante deberá expresar, en su
querella, las diligencias cuya práctica se solicitare al fiscal (considerando 16º).

Corte Suprema, 17/06/2013, Rol Nº 2866-2013, Cita online: CL/JUR/4089/2013

JURISPRUDENCIA RELACIONADA (ART. 113 LETRA C)

4. Si se ignora quiénes son los eventualmente responsables de la comisión del delito


se debe interponer querella en contra de quienes resulten responsables y el
tribunal debe acoger a tramitación

Que, por otra parte, el artículo 53 inciso 2º del Código Procesal Penal faculta a
las personas que determine la ley a ejercer la acción penal adicionalmente al
Ministerio Público; el artículo 111 permite presentar una querella a la víctima, su
representante legal o su heredero testamentario; la querella puede presentarse en
cualquier momento mientras el fiscal no declare cerrada la investigación, y que, de
acuerdo con el artículo 113 letra c) del mismo cuerpo legal la querella debe contener
"el nombre, apellido, profesión u oficio y residencia del querellado, o una
designación clara de su persona, si el querellante ignorare aquellas circunstancias.
Si se ignoraren dichas determinaciones, siempre se podrá deducir querella para que
se proceda a la investigación del delito y al castigo de el o de los culpables". Por
otra parte, es el artículo 114 del Código Procesal Penal el que menciona las
hipótesis de inadmisibilidad de una querella, ninguno de cuyos supuestos se aplica
a una situación como la que se encuentra discutida en esta instancia (considerando
3º). En el caso sub lite no se ha discutido por parte del Ministerio Público que hay
una investigación abierta en Chile y que ella, según sus dichos, probablemente
terminará con una decisión de no perseverar, lo que no implica que a la fecha se
encuentre vigente el plazo al que se refiere el artículo 112 del Código Procesal Penal
y, por otra parte, tampoco se ha concluido que los hechos investigados sean de
aquellos que no hagan aplicable lo dispuesto en el artículo 6º Nº 6 del Código
Orgánico de Tribunales, motivo por el que el recurso será acogido en todas sus
partes (considerando 4º).

Corte de Apelaciones de Santiago, 9/01/2012, Rol Nº 2776-2011,

Cita online: CL/JUR/3636/2012

d) La relación circunstanciada del hecho, con expresión del lugar, año, mes, día
y hora en que se hubiere ejecutado, si se supieren;

JURISPRUDENCIA RELACIONADA (ART. 113 LETRA D)

5. Contenido de la querella para efectos de admisibilidad de la misma

Lo anterior resulta concordante con el artículo 113 letra d) del Código


mencionado, al decir que la querella debe contener la relación circunstanciada del
hecho, con expresión del lugar, año, mes, días y hora en que se hubiere ejecutado,
si se supieren, pues a ello ha de atenerse el tribunal para examinar la admisibilidad
que impone el artículo 114 letra c), de manera que si el hecho descrito en el libelo
no corresponde a alguno que sea ilícito, el tribunal no dará curso a la querella, pero
no es labor del juez de garantía revisar si está comprobada o no la comisión del
delito que se manifiesta, ya que corresponde al Ministerio Público investigar los
antecedentes. (...) (considerando 8º).

Corte Suprema, 16/12/2008, Rol Nº 6268-2008,

Cita online: CL/JUR/6939/2008


e) La expresión de las diligencias cuya práctica se solicitare al ministerio público,
y

f) La firma del querellante o la de otra persona a su ruego, si no supiere o no


pudiere firmar.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 56, 112, 114, 115, 116, 117, 254,
424 y siguientes. Código de Procedimiento Penal: artículos 28, 94, 95, 98, 99, 100,
101, 102, 623 y siguientes. Código de Procedimiento Civil: artículo 254.

ARTÍCULO 114

Inadmisibilidad de la querella. La querella no será admitida a tramitación por el


juez de garantía:

a) Cuando fuere presentada extemporáneamente, de acuerdo a lo establecido en


el artículo 112;

b) Cuando, habiéndose otorgado por el juez de garantía un plazo de tres días


para subsanar los defectos que presentare por falta de alguno de los requisitos
señalados en el artículo 113, el querellante no realizare las modificaciones
pertinentes dentro de dicho plazo;

c) Cuando los hechos expuestos en ella no fueren constitutivos de delito;

d) Cuando de los antecedentes contenidos en ella apareciere de manifiesto que


la responsabilidad penal del imputado se encuentra extinguida. En este caso, la
declaración de inadmisibilidad se realizará previa citación del ministerio público, y

e) Cuando se dedujere por persona no autorizada por la ley.

Concordancias: Código Procesal Penal: artículos 69, 112, 113, 115, 116, 117, 250,
256, 264. Código de Procedimiento Penal: artículos 94, 95, 98, 107, 408, 433 y 546
Nº 4. Código de Procedimiento Civil: artículos 69 y 256.

JURISPRUDENCIA RELACIONADA

1. Naturaleza jurídica de la resolución que rechaza a tramitación una querella


Que la resolución que admite o rechaza a tramitación una querella es un decreto
y no una sentencia interlocutoria y, además, como se aprecia del artículo 114 del
Código Procesal Penal, entre las razones por las cuales puede ser declarada
inadmisible una querella, no se contempla aquélla por la que, en definitiva, se
absolvió a la querellada de autos (considerando 20º).

Corte Suprema, 4/06/2008, Rol Nº 1736-2008, Cita online: CL/JUR/6757/2008

2. Examen de admisibilidad de la querella que debe efectuar el tribunal es


meramente formal

Que, a este respecto, es del caso tener presente que el estudio que debe efectuar
el Tribunal de Garantía, al pronunciarse sobre la admisibilidad de la querella
deducida, es de carácter formal, toda vez que debe relacionar los hechos expuestos
en la querella con alguno de los tipos penales propuestos o contenidos en el
ordenamiento jurídico, de suerte tal que si se produce su coincidencia, deberá darse
curso al procedimiento criminal correspondiente (considerando 5º).

Corte de Apelaciones de San Miguel, 14/08/2012, Rol Nº 1019-2012,

Cita online: CL/JUR/4578/2012

3. Interpretación restrictiva del artículo 114

El artículo 114 del Código Procesal Penal reglamenta los casos en que el juzgado
de garantía puede declarar inadmisible una querella. Se trata de cinco casos,
ninguno de los cuales se refiere a la circunstancia de haberse presentado denuncia
en otra fiscalía. Siendo la inadmisibilidad una limitación al ejercicio de la acción
penal, debe interpretarse en forma restrictiva, es decir, declararla sólo en los casos
y circunstancia que la ley prescribe. Por tanto, no encontrándose la presentación de
la denuncia en la Fiscalía de otra comuna entre las causales de inadmisibilidad de
la querella del artículo 114, corresponde revocar lo resuelto por el juez de garantía
y admitirla a tramitación. Lo anterior es sin perjuicio de lo que en su momento se
resuelva acerca de la competencia para conocer del delito investigado, conforme lo
prescribe las reglas que determinan la competencia en materia criminal entre
tribunales de igual jerarquía, que reglamenta el Párrafo 5º del Título VII del Código
Orgánico de Tribunales (considerando 3º de la sentencia de la Corte de
Apelaciones).

Corte de Apelaciones de Talca, 12/02/2016, Rol Nº 22-2016,

Cita online: CL/JUR/2051/2016


4. Estándar para la interposición de la querella con relación a los hechos descritos
como delictivos

Que en cuanto a la primera causal esgrimida y que corresponde a una supuesta


violación de las normas del debido proceso, cabe advertir que ella, en síntesis, se
reduce a que según la defensa se habría aceptado a tramitación una querella sin
que se cumplieran los requisitos del artículo 114 del Código Procesal Penal, lo que
ocurrió al declararse admisible ésta en circunstancias que los hechos allí expuestos
no eran constitutivos de delito por no haberse acompañado los documentos
ofrecidos por la querellante los cheques, como tampoco la certificación o constancia
de haberse realizado la gestión civil preparatoria y el no pago de los mismos. De
ese modo, se habría dado curso a un procedimiento que nunca debió ser tramitado.
Octavo: Que si bien es efectivo que el artículo 114 del código del ramo dispone, en
su literal c), que la querella no será admitida a tramitación cuando los hechos
expuestos en ella no fueren constitutivos de delito, es lo cierto que ello no importa,
como se pretende, que en ese momento deba acreditarse ante el juez de Garantía
o el Ministerio Público, según corresponda, la comisión del hecho punible
denunciado, sino que basta que la querella contenga la descripción de un hecho
que revista caracteres de delito para que después, durante la investigación, se
establezcan los extremos legales que la figura penal exige. Lo anterior es
concordante con la exigencia que prevé el ordinal d) del artículo 113 del Código
Procesal al decir que la querella debe contener "La relación circunstanciada del
hecho, con expresión del lugar, año, mes día y hora en que se hubiere ejecutado,
si se supieren". A esa simple circunstancia se atiene el tribunal para el examen de
admisibilidad que le impone el artículo 114 letra c) antes citado y, así, si el hecho
descrito en el libelo no corresponde a alguno que sea ilícito, el tribunal no dará curso
a la querella, pero no es labor del juez de Garantía revisar si está comprobada o no
la comisión del delito que se manifiesta, pues corresponde al Ministerio Público
investigar los antecedentes, sin que sea preciso tampoco que se acredite ante ese
ente persecutor, con la presentación de la querella, la existencia del ilícito. Es cierto,
sin embargo, como alega el recurrente, que para dar inicio a la investigación la ley
exige entregar al Ministerio Público los cheques protestados y la constancia de la
notificación de no haberse consignado los fondos suficientes en el plazo señalado
en el artículo 22 de la misma ley, de modo que sería efectivo que la formalización
se realizó antes de dar inicio a la investigación. No obstante, no aparece de estos
antecedentes que ello haya sido expresamente alegado en su oportunidad por la
recurrente, toda vez que los argumentos de la defensa se circunscribieron a la
nulidad de lo obrado, por haberse admitido a tramitación una querella que, en su
concepto, no reunía los requisitos legales, sin que el reclamo se refiriera a la
formalización previa a la investigación, cuestión que, en todo caso, tampoco
aparece como una infracción sustancial al debido proceso que tiene garantizado la
imputada. El procedimiento ya se había inic