Está en la página 1de 9

¿En qué consiste la Economía Basada en

Recursos?
By RES on 3 mayo, 2016 in SOSTENIBILIDAD

Empleamos sin cuestionar desde hace miles de años, un modelo económico basado en la escasez y en el
dinero. La última crisis financiera y económica ha demostrado que este modelo está obsoleto, no refleja
nuestra realidad, y que además está arriesgando nuestra supervivencia al destruir el medioambiente,
provocar guerras, delincuencia, corrupción, pobreza, accidentes, abandono en la investigación científica,
entre las cuestiones más importantes.

Desde hace algún tiempo conocemos el Proyecto Venus, y aunque con ciertas limitaciones, incongruencias
y toques utópicos, es una opción que ofrece unos nuevos postulados para hacer las cosas de manera distinta.

¿Qué pasaría si no existiera el dinero pero conserváramos todos los recursos naturales, la tecnología y los
conocimientos científicos de la actualidad?

Es bajo esta premisa que surge la Economía Basada en Recursos, definida como aquella en la que no se
usa el dinero para resolver los problemas, sino los recursos disponibles. Para ello es necesario que todos
los recursos naturales, conocimientos y tecnologías en el mundo sean declarados patrimonio común de toda
la Humanidad.

Esta economía busca eliminar el mayor trabajo humano posible mediante la automatización, aprovechando
al máximo los avances científicos y tecnológicos. Así como proporcionarle a cada ser humano el más alto
nivel de vida posible, dándole acceso a todas sus necesidades, como vivienda, alimentación, salud,
educación, entretenimiento, participación… sin necesidad de pagar, endeudarse o trabajar.
Lo que importa es satisfacer las necesidades humanas, no obtener ganancias económicas

Aunque inicialmente os parezca un acercamiento utópico e imposible, simplemente es una forma distinta
(mejor, para sus creadores) de hacer las cosas. Difícil de realizar, ya que involucra a toda la población
mundial en la comprensión de la idea, pero no imposible si su difusión y entendimiento tiene éxito.

Para entender una Economía Basada en Recursos, hay que entender primero que el dinero es una invención
humana que surgió desde tiempos primitivos para intercambiar bienes y servicios que eran escasos y
requerían de trabajo humano.

Si un bien o servicio es abundante y no es producido o distribuido por el hombre, no tiene sentido ponerle
precio. Sería el caso del aire, la luz solar, la lluvia, y otros muchos recursos de valor incalculable.

Ahora bien, si la tecnología hace posible hoy en día producir más de lo que necesitamos, con muy poco
trabajo humano, el dinero pasa de ser una necesidad a ser un problema, como ocurre con el desempleo
tecnológico.

Las empresas, para ser más competitivas, contratan cada vez menos personal humano, reemplazándolo por
máquinas. En términos generales, las máquinas se averían menos, son más rápidas, más precisas y no
forman sindicatos. Sólo requieren algo de mantenimiento, y muy pocas personas pueden encargarse de
varias, a diferencia de los cientos de trabajos que éstas sustituyen. Y cada vez son más eficientes.
La energía es otro factor importante. En los inicios, los humanos usaban su propia fuerza, después la de
los animales, la del vapor, los combustibles fósiles … Actualmente las herramientas y artefactos son más
ecoeficientes y es posible hacer más cosas con menos energía, y además, ésta puede ser de origen
renovable.

Si bien aparecen nuevas formas de trabajo, son menos que las que desaparecen. Y no parece haber un nuevo
sector que dé empleo a miles de millones de personas. Antes era necesario que todas las personas trabajaran
para producir bienes y servicios. Ahora la tecnología permite generar abundancia con muy poco trabajo
humano. Los empleos ya no son una necesidad real, sino una necesidad ficticia para sostener una
economía monetaria basada en la escasez.

Según los ideólogos de la EBR, la tecnología no ha resuelto ya todos nuestros problemas porque el sistema
económico obstaculiza su aprovechamiento. Unas tecnologías son propiedad de empresas privadas que
buscan obtener ganancias, otras tienen que competir con sectores poderosos y obsoletos, otras no pueden
desarrollarse por falta de dinero, además de que los recursos naturales son propiedad de naciones o
empresas que los explotan para sí mismas.

Si todas las necesidades de la población estuviesen satisfechas, es decir, si no existieran los problemas, la
economía colapsaría. Pero el desempleo continúa creciendo y el sistema económico se vuelve cada vez
más inestable, con el riesgo de un colapso inminente, no sólo por el desempleo, sino por el agotamiento de
los recursos naturales y el deterioro ambiental.

Para obtener beneficios, las empresas necesitan vender constantemente. Eso es necesario para mantener la
economía funcionando. Pero eso significa también gastar más recursos, así como mantener una escasez real
o ficticia en distintos sentidos para elevar el precio de sus bienes o servicios.

Un método para lograrlo es destruyendo los excedentes. Si una cosecha es muy abundante, significa una
baja en los precios. Esto desanima al vendedor, que lo puede llevar a destruir parte de la cosecha para elevar
el precio.
Otra forma de aumentar las ventas es produciendo artículos desechables o diseñados con lo conocido como
obsolescencia programada. Un producto que dure toda la vida y sea actualizable evita que el consumidor
compre otro nuevo o gaste en reparaciones y eso detiene a la economía.

Un método más es haciéndole creer al consumidor que lo que tiene no es suficiente, mediante publicidad
constante y alentando la cultura del consumismo.

En nuestro actual modelo económico, el dinero es necesario cuando existe escasez y trabajo humano

En una EBR, sin la necesidad de obtener ganancias y sin la limitación del dinero, se podrían construir
ciudades en las que la mayor parte de las tareas estuviesen automatizadas.

Viviendas edificadas de múltiples formas en fábricas automatizadas, al igual que los automóviles. Los
sistemas de transporte diseñados para evitar accidentes. Energía renovable y local, así como los alimentos,
evitando malgastar recursos transportándolos de un país a otro. Bienes y productos fabricados con la
mayor calidad posible, totalmente compatibles y con un diseño sostenible que permita su actualización.
Esto no es utopía, es sentido común.

Para nuestros lectores ecointeligentes que todavía no conocían los postulados de la EBR, y para los que
deseen profundizar algo más, además del citado Proyecto Venus, es interesante visitar el sitio web The
Zeitgeist Movement.

Y tu ¿qué opinas? ¿utopía o cambio disruptivo?

¿Otros 3 minutos de lectura?


1. La sostenibilidad es chic
2. Ser sostenible ya no es una opción
3. La empresa del mañana será sostenible. O no será

https://www.ecointeligencia.com/2016/05/ebr-economia-basada-recursos/

Economía Sustentable
martes, 6 de octubre de 2015

Secuencia didáctica

 Fundamentación de la secuencia

La problemática descripta se encuentra inmersa en un contexto socioeconómico, político e institucional que


incrementa su complejidad y la potencialidad de conflictos diversos. La administración de los bienes escasos en la
economía es fundamental para el desarrollo sostenible. La economía se caracteriza por analizar la forma en que una
sociedad logra administrar los recursos con que cuenta para cubrir sus necesidades. Si pensamos que para lograr la
satisfacción de nuestras necesidades debe haber una máxima producción, un mayor consumo y una explotación
ilimitada de recursos, estamos equivocados. Hoy en día se está creando conciencia sobre la finitud de los recursos
naturales y se están tratando de solucionar los problemas ambientales. La idea de mejorar las condiciones de vida
del ser humano debe ir de la mano con una explotación racional del planeta. Las actividades económicas deben
desarrollarse dentro de un sistema natural que tiene sus propias leyes, por lo que debemos utilizar los recursos sin
modificar el funcionamiento de la naturaleza. Es necesario utilizar los recursos de una forma inteligente protegiendo
los ecosistemas.

 Contenido:

Administración de los bienes escasos. Desarrollo sustentable justo y equitativo. Consumo.

 Propósito didáctico:

- Proponer lectura sobre Publicidad y Consumo extraído del “Manual de educación de consumo sustentable” de
Consumers International.

- Los alumnos llevarán al colegio diarios, revistas, catálogos, etc. Trabajarán en grupo, recortando todos los
avisos publicitarios del material que hayan traído. Luego tendrán que separar los recortes en: avisos para mujeres,
avisos para hombres, avisos unisex y avisos para niños y jóvenes. Los avisos recortados se pegarán sobre un papel
fijado en la pared. Luego, los alumnos deberán reflexionar sobre determinadas preguntas respecto al por qué de esa
clasificación.

- Los alumnos deberán realizar una investigación sobre avisos publicitarios y población.

- Conversar con los alumnos respecto de la publicidad y la forma en que ella incide en nuestro consumo y la
relación que existe entre consumo y medioambiente: el consumo no sustentable ejerce una excesiva presión sobre la
naturaleza, provoca despilfarro de materias primas, y genera basura y contaminación.

 Objetivos de aprendizaje:

- Lograr que el alumno adquiera gradualmente mayor autonomía fomentando el pensamiento crítico como
ciudadano.

- Generar conciencia sobre la finitud de los recursos naturales y lograr que el alumno descubra de qué manera puede
contribuir al desarrollo sustentable.

- Que el alumno investigue sobre cómo su comunidad trabaja para la conservación de los recursos naturales.

- Relacionar a la administración de los bienes escasos con la realidad económica del país.

- Concientizar sobre el desarrollo sustentable justo y equitativo al ciudadano del país y su impacto en el mundo.

- Tomar de una manera responsable al Consumo y lo que se consume, con su correspondiente consecuencias a nivel
global.

- Conocer y reconocer lo cerca que esta la manera de ayudar a conservar nuestro medio ambiente, comenzando por
nuestro entorno más cercano.

Recursos naturales y desarrollo económico


artículo anterior

artículo siguiente

Los minerales resultan imprescindibles para muchas actividades cotidianas. Sería una irresponsabilidad dar
la espalda a algo de lo que disponemos y que, gracias a la evolución tecnológica, está al alcance de la mano,
incluso en ubicaciones a las que hace años era imposible acceder. Hoy podemos hacerlo con absoluto
compromiso ambiental y respeto por el entorno.

El mundo vive en la actualidad una nueva edad de oro de los metales. El crecimiento de los países en vías de
desarrollo en los últimos siete años se sitúa entre un 6 y un 10 por ciento, lo que ha provocado un notable
aumento del consumo de materias primas que ha derivado, a veces, en situaciones de tensión entre oferta y
demanda.

Por otra parte, aunque en los países desarrollados no se dan tasas de crecimiento tan espectaculares como las
de economías emergentes, la demanda de metales ha encontrado nuevas aplicaciones, como las relacionadas
con la sanidad, con el desarrollo de nuevas tecnologías y procesos más sostenibles o con nuevas formas de
transporte como los vehículos eléctricos e híbridos que requieren para su fabricación el doble de cobre que
los vehículos convencionales.

RECURSOS NATURALES
Así, los recursos naturales juegan un papel relevante en el mercado mundial. Estos aportan valor tangible de
presente y de futuro, son parte de la “economía real”, en contraposición a otros modelos que han sido
referencia hasta hace poco, como las llamadas “economías burbuja”.

La minería se ha convertido en un sector en alza desde hace años, que va creciendo en importancia, y con
esta perspectiva las compañías mineras se están mostrando muy dinámicas, aumentando su capacidad de
producción a la vez que desarrollando en paralelo su compromiso con el desarrollo social de las
comunidades donde tienen lugar sus exploraciones y con cuidado por el medio ambiente. Actualmente hay
más de 30 proyectos de nuevas minas, o ampliación de las existentes en cobre y zinc, por ejemplo.

Los recursos naturales juegan un papel relevante en el mercado mundial. Estos aportan valor tangible de
presente y de futuro, son parte de la “economía real

Sin embargo no podemos obviar que la explotación de una mina demanda una alta inversión inicial, con
horizontes de tiempos largos e inciertos para su recuperación. La mayor parte de los nuevos descubrimientos
de yacimientos están en zonas del planeta difíciles y remotas, que plantean grandes retos regulatorios,
especialmente medioambientales, de infraestructuras y que pueden contar incluso con la oposición de las
comunidades autóctonas, lo que añade bastante complejidad a su explotación.

Además, un país sin una base legal sólida y segura va a condicionar negativamente cualquier inversión o
futuro desarrollo en el campo de los recursos naturales.

LA INDUSTRIALIZACIÓN COMO APORTE DE VALOR AÑADIDO Y RIQUEZA A UN PAÍS

Si retrocedemos en el tiempo, desde el origen del ser humano, éste ha tenido la necesidad de transformar los
elementos de la naturaleza para valerse de ellos; en sentido estricto ya existía la industria, pero es a finales
del siglo XVIII y durante el siglo XIX, cuando el proceso de transformación de los recursos de la naturaleza
sufre un cambio radical, conocido como revolución industrial.

Ésta se basa en la disminución del tiempo de trabajo necesario para transformar un recurso en un producto
útil, gracias a la utilización del modo de producción de la economía de libre mercado. Este modelo
económico adquiere entonces una nueva dimensión y la transformación de la naturaleza alcanza límites
insospechados.

Gracias a esta revolución, algunos núcleos poblacionales empiezan a especializarse en la producción


industrial, conformando lo que conocemos como regiones industriales.

La innovación es la clave para la supervivencia en un entorno globalizado y en continuo cambio. Y es clave


porque lasociedad demanda procesos sostenibles y respetuosos con el medio ambiente

Hoy sabemos que cuanto más industrializado está un país mejor funciona su economía; por eso, además de
garantizar el mantenimiento de la industria existente, hay que apostar por su crecimiento como salvaguarda
de futuro.

LA IMPORTANCIA DE LA INNOVACIÓN EN LA EXTRACCIÓN Y USO DE LOS RECURSOS


NATURALES
Atlantic Copper, empresa a la que represento, no es sólo la segunda mayor fundición y refinería de Europa,
sino una de las más eficientes del mundo, a la cabeza en eficiencia energética, productividad y seguridad.
Además somos el mayor productor de cobre y ácido sulfúrico de España y la primera empresa andaluza
exportadora.

Para alcanzar estos logros hay que innovar. La innovación es


la clave para la supervivencia en un entorno globalizado y en continuo cambio. Y es clave porque la
sociedad demanda procesos sostenibles y respetuosos con el medio ambiente; se compite a nivel mundial en
costes unitarios con otras fundiciones; siendo esencial mantener altos niveles de excelencia operativa:
seguridad, comportamiento ambiental, disponibilidad de las instalaciones, eficiencia de procesos. Una de las
definiciones de la innovación, es que es la aplicación del talento a la mejora de procesos y productos. Es por
ello por lo que innovación e industria no pueden separarse.

Pero además, hace falta una actitud positiva de las Administraciones hacia el hecho industrial. Como
comentaba al principio de estas líneas, sería irresponsable dejar de aprovechar y transformar nuestros
recursos naturales, empezando por el talento, mientras en otras partes del mundo se vuelcan para no perder la
oportunidad de atender una demanda que no para de crecer.