Está en la página 1de 2

Análisis Insurrección

La insurrección de negros y zambos desarrollada en la serranía de Coro en 1795, y liderizada por José Leonardo
Chirinos, fue un acontecimiento que impactó política, social y económicamente a la sociedad colonial venezolana.
En efecto, Chirinos, un zambo, hijo de negro esclavo y de india, estaba al servicio de la familia Chirino,
posteriormente como jornalero y arrendatario en la hacienda de José Tellería, rico terrateniente, comerciante y
índico procurador de Coro, y dueño de la esposa e hijos de Chirino. Viajes de negocios de Tellería llevaron a
Chirino varias veces a Curazao y Haití, en donde éste último tuvo la oportunidad de instruirse y conocer sobre la
forma en que vivían los negros de la isla haitiana y enterarse de las revueltas que habían hecho para hacer valer
sus derechos y abolir la esclavitud. Por otra parte, era común en las haciendas las tertulias entre los vecinos sobre
los acontecimientos que culminaron en la Revolución Francesa y los postulados en los que se basó de libertad,
igualdad y fraternidad. Estos comentarios eran oídos por los esclavos que servían en las casas de sus amos, y junto
con un rumor que se corría desde hace varios años sobre la existencia de una Real Cédula que decretaba la libertad
de los esclavos, éste comentario aumentó la inquietud en esta población. Asimismo, Chirino estableció contacto
con el proceso que se vivía en Haití donde los negros esclavos se habían levantado contra los blancos y estaban
luchando con éxito para obtener su libertad.

De regreso a Venezuela se incorporó a un grupo de conjurados con las mismas ideas y el día 10 de mayo de 1795
estalló la insurrección, que establecía en su programa revolucionario la eliminación de la esclavitud e igualdad de
las clases sociales; supresión de los privilegios; y derogación de los impuestos de alcabala entre otros aspectos. En
términos generales, el objetivo de los insurrectos era tomar todas las haciendas de la zona, reclutar hombres,
asegurar el paso hacia Coro y después hacer entrada a esa ciudad. Luego de perpetrar el asesinato de algunos
blancos y saquear sus propiedades, se entregaron a la celebración demorando la toma de Coro, con lo cual dieron
tiempo a las autoridades de organizar la defensa. Los rebeldes fueron repelidos y muchos de ellos asesinados o
apresados. En cuanto a Chirino, perseguido por las autoridades, pudo escapar y refugiarse en la selva hasta que
traicionado por un conocido fue capturado por las autoridades en agosto de 1795. Trasladado a Caracas, la Real
Audiencia lo condenó a la horca, el 10 de diciembre de 1796, sentencia que se ejecutó en la plaza Mayor de esa
ciudad.

Análisis Conspiración
La rebelión conocida como "Gual y España" fue otro de los importantes antecedentes de los sucesos de 1810,
protagonizada por José María España y Manuel Gual, demostrando que, en esta región, nunca hubo conformidad
por los atropellos del Reino de España. Los líderes de esta rebelión fueron Manuel Gual, un capitán retirado de
la milicia de Caracas, y José María España, un militar de carrera que ejercía el cargo de teniente en Macuto
(actual estado Vargas). Estos hombres eran admiradores de la Revolución Francesa y partidarios de la forma de
gobierno republicana, es decir que no estaban de acuerdo con una monarquía donde sólo mandara un rey. En La
Guaira habían tenido contacto con gente de Europa y de las islas del Caribe que les daban información acerca de
los sucesos libertarios. Al cabo de unos días, España visitó a algunos compañeros que estaban presos por haberse
rebelado contra el Rey. El movimiento integra a pardos, esclavos y blancos. Mediante esto, se planea una
insurrección de civiles y militares contra el poder español, con la intención de desencadenar la “Revolución del
Pueblo Americano” y declarar la independencia. Esta conspiración fue delatada por el cura de la catedral, cuando
un capitán le confesó que había sido invitado a participar en el movimiento. A partir de ese momento la
represión fue amplia y cruel. La mayoría fueron ejecutados. Aspirando a una revolución profundamente social,
este movimiento contempló 3 grandes principios: la igualdad, la liberación y protección de los indígenas y la
abolición de la esclavitud. Además, habían ideado una bandera con los colores blanco, azul, amarillo y rojo que
representaba a las 4 etnias participativas: pardos, negros, blancos e indios y 4 estrellas blancas que eran las 4
provincias que formarían el estado: Caracas, Maracaibo, Cumaná y Guayana. Al final José María España fue
ejecutado en lo que hoy conocemos como Plaza Bolívar (antigua Playa Mayor), mientras que su esposa Josefa
Joaquina Sánchez, quien estaba presa bien cerca de ese sitio, pudo escuchar su ejecución. Por otra parte, Manuel
Gual intentó continuar con la lucha, pero murió envenenado fuera de Venezuela.