Está en la página 1de 57

Versión Traducida: Yasmín López Alzate

Jeffrey E. Young
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

TERAPIA COGNITIVA PARA


LOS TRASTORNOS DE PERSONALIDAD:
Un Enfoque Centrado En Esquemas.

Tercera Edición.
Versión Traducida:
Yasmín López Alzate

RESUMEN

Los trastornos de personalidad constituyen uno de los problemas


clínicos más resistentes que se le presentan a los terapeutas – y se
pueden evidenciar en la mayoría de los pacientes de la consulta
privada. Este libro aborda la terapia centrada en esquemas, una
aproximación integradora desarrollada por el autor para tratar a
pacientes caracterológicos, incluyendo aquellos con trastornos de
personalidad fronteriza, narcisista, evitativa, dependiente, obsesivo-
compulsiva, pasivo-agresiva e histriónica. Las técnicas del
tratamiento centrado en esquemas también han sido empleadas en la
prevención de recaídas cuando se abordan trastornos depresivos, de
ansiedad y abuso de sustancias, y en el tratamiento de abuso físico y
psicológico, trastornos alimenticios y dolor crónico. El modelo del
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

doctor Young es una integración pionera de la teoría cognitivo-


conductual con los enfoques de la gestalt, las relaciones objetales y
el psicoanállisis. Dicho modelo expande la terapia cognitivo-
conductual, enfatizando la relación terapéutica, la experiencia
afectiva y la discusión de experiencias vividas en épocas tempranas
de la vida. Además de presentar la justificación, la teoría y las
técnicas prácticas de la teoría cognitiva centrada en esquemas, esta
tercera edición incluye un caso ejemplar, así como las ediciones
revisadas del Cuestionario de Esquemas de Young ( Forma larga,
2nda edición), la Guía del Cliente y las listas de esquemas.
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

PARTE I. TERAPIA CENTRADA EN ESQUEMAS:


Justificación y Teoría.

JUSTIFICACIÓN.
Introducción.
Uno de los retos actuales de la terapia cognitiva, es desarrollar
estrategias efectivas de tratamiento, para trabajar con pacientes con
trastornos de personalidad crónicos.
La primera sección describirá siete características que los pacientes
deben tener para lograr buenos resultados desde el marco de una
terapia cognitiva de corta duración. “La terapia cognitiva de corta
duración”, se refiere a aquella que originalmente desarrollaron Beck
y sus colegas (1970) para el tratamiento de la depresión, y que
estipulaba un número de sesiones que oscilaba entre 16 y 20.
La sección continuará con la demostración de cómo los pacientes
con trastornos de personalidad y otros tipos de pacientes difíciles,
echan por tierra estas creencias básicas. La siguiente sección
discutirá la manera en que la terapia cognitiva de corta duración,
puede adaptarse y expandirse, para describir de una manera más
completa lo que observamos en pacientes con trastornos de
personalidad. Se expondrá brevemente una teoría clínica sobre los
esquemas. Las secciones finales describirán la adaptación a la que

Los nombres y las características de las personas, han sido modificados en todos los casos que
sirven de ejemplo, para proteger su privacidad.
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

están obligadas las terapias cognitivas de corta duración, si quieren


sobreponerse a los obstáculos que plantean los pacientes con
trastornos de personalidad. Este nuevo enfoque es denominado
“Terapia Centrada en Esquemas”.

Suposiciones en la Terapia Cognitiva de Corta Duración.


La terapia cognitiva de corta duración, tiene 7 creencias sobre los
pacientes:
1. Con poco entrenamiento, los pacientes pueden acceder a sus
sentimientos. En este tipo de terapia, suponemos que con
relativamente poco entrenamiento, podemos enseñar a los
pacientes a reportar sus sentimientos de ansiedad, tristeza, enojo,
culpa o cualquier otra emoción. Sin embargo, en pacientes con
trastornos de personalidad, esto parece no tener aplicación.
Muchos pacientes se sienten bloqueados y enajenados frente a sus
sentimientos; para ellos es necesario modificar el enfoque de la
terapia cognitiva de corta duración.
2. La segunda suposición, es que el paciente tiene acceso con poco
entrenamiento, a los pensamientos y a las imágenes. Muchos
pacientes con trastornos de personalidad, no pueden darnos un
reporte de sus pensamientos automáticos, o manifiestan no tener
imágenes. También para estos pacientes tenemos que desarrollar
nuevas estrategias.
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

3. Se supone que el paciente acude con problemas identificables, en


los cuales concentrarse. Algunos pacientes “difíciles” presentan
problemas vagos o difíciles de definir. Es posible que presenten
un malestar general, con respecto al cual son incapaces de
identificar desencadenantes concretos. Tenemos que modificar la
terapia cognitiva de corta duración, para trabajar con pacientes en
los que no hay problemas específicos que plantear.
4. La terapia cognitiva de corta duración supone que el paciente está
motivado a hacer las tareas asignadas y a aprender estrategias de
auto-control. Sin embargo, después de trabajar con muchos
pacientes con problemas de vieja data, encontramos que no tienen
la disposición o que son incapaces de hacer las tareas asignadas y
que además presentan una gran resistencia frente al aprendizaje
de estrategias de autocontrol. Estos pacientes parecen estar más
dispuestos a buscar apoyo en el terapeuta, que a aprender
estrategias de autoayuda.
5. La terapia cognitiva de corta duración cree que el paciente al cabo
de pocas sesiones, puede engancharse en una relación
colaborativa con el terapeuta. Sin embargo, con muchos pacientes
es casi imposible engancharlos en una relación de este tipo. La
relación terapeuta-paciente es tan problemática que los pacientes
se desgastan intentando que el terapeuta satisfaga sus necesidades
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

o están tan desenganchados y tienen una actitud tan hostil, que


son incapaces de hacer algún aporte en una relación colaborativa.
6. La sexta suposición es que las dificultades en la relación
terapéutica no son un foco de problemas importantes. Sin
embargo, en muchos pacientes con trastornos de personalidad, si
suponemos que los problemas en la relación terapéutica son
meros obstáculos que superar, de tal modo que lograremos
hacerlos con una terapia cognitiva de corta duración, estaremos
olvidando el núcleo central del problema. En muchos pacientes
con trastornos de personalidad, el núcleo de su problemática es
interpersonal y uno de los mejores espacios para observarla es
aquel que propicia la relación terapéutica. Con estos pacientes se
vuelve mucho más importante focalizar en la relación terapéutica;
desafortunadamente, la terapia cognitiva de corta duración tiene
poco que decir acerca de cómo trabajar a profundidad con la
relación terapéutica.
7. Una séptima suposición es que todas las cogniciones y modelos
conductuales pueden cambiarse a través del análisis empírico, del
discurso lógico, de la experimentación de pasos graduales y de la
práctica. En muchos pacientes crónicos, sus cogniciones y
patrones de conducta autoderrotistas son extremadamente
resistentes al cambio por la única vía de las técnicas de la terapia
cognitiva de corta duración. Dichos pacientes pueden manifestar
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

continuamente que entienden en un nivel intelectual lo que su


terapeuta muestra, pero a nivel emocional sus sentimientos,
conductas y creencias, permanecen inamovibles. Aún después de
meses de enfrentar tales creencias y patrones de conducta, no hay
usualmente ningún cambio o mejoría. Tales pacientes
generalmente confían poco en que se modificarán sus creencias o
patrones de conducta nucleares, insistiendo en que estas
cogniciones y conductas están demasiado introyectadas en este
punto de sus vidas como para cambiarlas.

Los cinco pacientes que se describen a continuación ilustran el modo


en que estas suposiciones son cuestionadas.
Sally era una estudiante de 20 anos, quien permaneció las 10
primeras sesiones sentada en un rincón, alejada del terapeuta. Sólo
respondía “sí”o “no” a las preguntas que se le formulaban. Cuando
el terapeuta le preguntaba acerca de lo que quería trabajar o lo que
sentía, decía que no sabía. Sally representaba grandes problemas
para la terapia cognitiva de corta duración. En primer lugar, el
hecho de que se sentara en una esquina, la hacía reacia a implicarse
en una relación colaborativa. En segundo lugar, su incapacidad para
establecer un problema o para describir sus sentimientos, dificultaba
ya fuera la posibilidad de concentrarse en un problema concreto o
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

bien la elicitación de emociones y pensamientos automáticos


asociados.
Sam era un fiscal de 45 anos que manifestaba no sentir o pensar en
nada. Decía sentirse entorpecido todo el tiempo, con varios síntomas
de ansiedad, pero no reportaba ningún pensamiento antes o durante
sus períodos de ansiedad y torpeza. Parecía muy controlado e
inteligente. Con este paciente también encontramos una gran
dificultad en llevar a cabo la terapia cognitiva de corta duración. El
paciente no reportó ningún pensamiento automático asociado a sus
síntomas de ansiedad y por lo tanto parecía no existir evento
desencadenante alguno.
Karl era un escritor de 40 anos que evitaba la mayoría de contactos
sociales porque temía sonar tonto frente a otras personas. No
realizaba las tareas asignadas para incrementar sus contactos
sociales, sin importar que tan leves fueran dichos contactos. Karl
presentaba un problema porque era incapaz o no tenía la disposición
para hacer las tareas asignadas, aun cuando lo crucial del problema
fuera su evitación social. Aunque era capaz de reportar sus
pensamientos y sentimientos, el hecho de que no estuviera dispuesto
a dar pasos aunque fuese mínimos para iniciar un contacto social,
hacía tambalear siempre a la terapia cognitiva de corta duración.
Kathleen era una estudiante universitaria de 21 anos que vivía en
casa de sus padres y se sentía permanentemente deprimida. No hacía
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

las tareas asignadas porque esperaba que el terapeuta estuviera día y


noche disponible para ella. Cada vez que este último sugería alguna
tarea, Kathleen se negaba a realizarla. Las interpretaba como una
muestra de la falta de voluntad del terapeuta para estar con ella
cuando lo necesitaba.
Mark era un hombre de 43 años que ingresó a terapia frustrado
porque no encontraba la mujer adecuada con quien casarse. Tras un
examen más cercano, se observó que el patrón de conducta de Mark
en las relaciones, era escabullirse cuando las mujeres expresaban un
gran afecto y amor hacia él. Permanecía indefinidamente con
mujeres ambivalentes o que lo rechazaban. Cuando se acercaba a
mujeres que lo amaban, las desestimaba preguntándose por qué
alguien que valiera la pena querría acercársele. Sus sentimientos de
inamabilidad demostraron ser completamente resistentes a los
intentos del terapeuta de involucrarlo en algún tipo de empirismo
colaborativo. La rigidez de sus cogniciones y conductas volvían
insatisfactoria la terapia cognitiva de corta duración. Mark era
incapaz de argumentar la razón de estas creencias, y se limitaba a
decir que “simplemente se sentía defectuoso”. Aun así, el carácter
disfuncional de sus cogniciones, emociones y conductas
permaneció.
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

Cada uno de estos cinco pacientes ilustra uno o más modos en los
cuales la terapia cognitiva de corta duración no se ajusta a las
necesidades y los problemas de ciertos pacientes. En la siguiente
sección se intentará explicar la razón de que con frecuencia a dichos
pacientes se les diagnostique trastornos de personalidad y el porqué
los pacientes crónicos y difíciles no responden a la terapia cognitiva
de corta duración.

Trastornos de Personalidad y Terapia Cognitiva.


Rigidez. La terapia cognitiva de corta duración supone una cierta
flexibilidad de parte de los pacientes, una suposición que no se
sostiene en la mayoría de los trastornos de personalidad.
Usualmente, la terapia cognitiva emplea una serie de estrategias
para ayudar al paciente a que vea la inexactitud o
disfuncionalidad de su manera de pensar. El terapeuta asume
que, con suficientes prácticas y ensayos, las cogniciones y los
patrones de conducta se flexibilizan lo suficiente como para ser
modificados a través del empirismo colaborativo.
Sin embargo, de acuerdo con el DSM-IV y en concordancia con
nuestra propia experiencia clínica, una de las características
primordiales de los trastornos de personalidad, es la existencia de
modelos inflexibles y generalizados que son duraderos ( DSM-IV p,
269). Millon (1981) refuerza este planteamiento enunciando la
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

inflexibilidad adaptativa y los círculos viciosos como dos de los


principales criterios para el diagnóstico de una patología de la
personalidad: “las estrategias alternativas que emplea el individuo
para relacionarse con los otros, alcanzar metas y enfrentar la
tensión, no sólo son pocas en número, sino que también son
llevadas a cabo de una manera rígida”(p.9).
Millon elabora ampliamente este proceso a través del cual los
pacientes con trastornos de personalidad generan ciclos viciosos de
secuencias auto-derrotistas:
Maniobras tales como limitaciones proteccionistas, distorsión
cognitiva y generalización de conductas, son procesos a través de los
cuales los individuos
restringen sus oportunidades de nuevos aprendizajes, malinterpretan
eventos esencialmente benignos, y provocan reacciones en los otros
que reactivan
problemáticas anteriores. (Millon,19811, p.9).

Continúa comparando los trastornos de personalidad con los


“trastornos sintomáticos”tales como la depresión:
Los patrones de personalidad están profundamente arraigados y
generalizados y es casi seguro que permanezcan sin ser
esencialmente modificados a lo largo períodos de tiempo... Los
trastornos sintomáticos tienen características clínicas bien
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

delineadas que son menos resistentes al cambio en comparación


con los enraizados rasgos de personalidad de los cuales provienen.
( Millon, 1981, p,10).

Evitación. La terapia cognitiva de corta duración asume que los


pacientes tienen un acceso relativamente libre a sus pensamientos y
sentimientos. En muchos trastornos de personalidad, sin embargo,
es frecuente la evitación y el bloqueo de pensamientos y
sentimientos, motivados por lo doloroso de su naturaleza. Esta
“evitación cognitiva” o “evitación afectiva” se puede explicar como
resultado de un condicionamiento aversivo: la ansiedad y la
depresión se han vuelto condicionados frente a los recuerdos y
asociaciones, conduciendo así a la evitación. Esta se vuelve una
estrategia crónica que puede entonces hacer fracasar un tratamiento
enmarcado en los límites de una terapia cognitiva breve.
El enfoque psicoanalítico tradicional considera que las defensas
como la represión( i.e. evitación)son más efectivas en los trastornos
de personalidad:
Las defensas de los pacientes con trastornos de personalidad han
sido la trama y el urdimbre de las historias de sus vidas y de sus
identidades personales. Sin embargo, a pesar de lo desadaptativas
que puedan ser sus defensas, representan soluciones homeostáticas
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

a problemas internos... Echar por tierra sus defensas evoca una


enorme ansiedad y depresión. ( Kaplan & Sadock, 1985, p.965).

Millon ( 1981)plantea que la “represión le impide al individuo el


“desaprendizaje”de sentimientos perturbadores o el aprendizaje de
maneras nuevas y potencialmente más constructivas para
afrontarlos”( p. 101).
Aunque los terapeutas cognitivos rechazan gran parte de la teoría
psicoanalítica, es innegable que muchos pacientes crónicos parecen
evitar de un modo activo, la consideración de sus más profundas
cogniciones y emociones. Independientemente de la manera en que
se explique este fenómeno, los terapeutas deben desarrollar
estrategias terapéuticas para vérselas con esta evitación, o de otro
modo se verán impedidos continuamente por los trastornos de
personalidad.

Dificultades Interpersonales. La tercera característica de los


pacientes con trastornos de personalidad la constituyen sus
relaciones interpersonales disfuncionales. De hecho, la mayoría de
las definiciones de los trastornos de personalidad del DSM-IV,
subrayan estas dificultades interpersonales, incluyendo trastornos
histriónicos, esquizoides, dependientes, paranoides, evitativos y
fronterizos.
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

En resumen, tres características de los trastornos de personalidad –


rigidez, evitación y dificultades interpersonales—dan lugar a una
considerable dificultad en la aplicación de la terapia cognitiva de
corta duración, tal y como se ilustró en los casos ejemplares ya
mencionados. La siguiente sección describe una teoría clínica
expandida que considera estos tres factores.

TEORÍA DE LOS ESQUEMAS.


Para permitir la conceptualización y el tratamiento más completo de
los pacientes con trastornos de personalidad, se proponen los
siguientes constructos teóricos como una ampliación del modelo de
terapia cognitiva de corta duración propuesto por Beck y sus colegas
( 1979):
1. Esquemas Maladaptativos Tempranos
2. Dominios de los Esquemas.
3. Mantenimiento de los Esquemas
4. Evitación de los Esquemas
5. Compensación de los Esquemas

Esta ampliación de términos ( que debe ser sometida a una


elaboración posterior), no tiene la intención de ser una teoría
comprensiva de psicopatología o de personalidad, sino más bien “un
heurístico clínico conveniente” ( Segal, 1988). La que ofrecemos es
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

una teoría de trabajo sencilla y comprensible para los pacientes que


los capacita a ellos y a los terapeutas para dialogar sobre fenómenos
de un nivel más profundo que aún no han sido incorporados en la
mayoría de terapias cognitivo-conductuales de corta duración. Los
constructos aquí propuestos no han sido probados empíricamente,
así que deben considerarse como especulativos. Además, aunque
frecuentemente le hablamos a los pacientes sobre los esquemas,
como si estos existieran en un nivel estructural y tuvieran vida
propia, lo hacemos solamente para facilitar la comunicación,
concientes de que esta es una explicación simplificada de un
constructo hipotético.

En algunos de sus primeros trabajos, Beck ( 1967) enfatizaba la


importancia de los esquemas en la depresión:
Un esquema es una estructura cognitiva para seleccionar, codificar
y evaluar los estímulos que llegan al organismo... Con base en la
matriz de esquemas, el individuo es capaz de orientarse en relación
al tiempo y al espacio y de categorizar e interpretar experiencias de
un modo significativo. ( p. 283).

Beck continúa enunciando una serie adicional de planteamientos


sobre los esquemas. Propone la hipótesis de que los esquemas
pueden estar relacionados con los temas repetitivos en las
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

asociaciones libres, en las imágenes y en los sueños. Se da cuenta de


que en un momento dado pueden estar inactivos y luego “activarse o
desactivarse rápidamente, como resultado de cambios en el tipo de
input que llega del ambiente”( 1967, p. 284).
Otra importante observación hecha por Beck sobre los esquemas es
que ellos sesgan nuestras interpretaciones de los eventos de una
forma consistente. En “psicopatología” estos sesgos se “reflejan en
las típicas malinterpretaciones, actitudes distorsionadas, premisas no
válidas y metas y expectativas realistas” ( 1967 p. 284).
Segal (1988) propuso la siguiente definición de esquemas:
“elementos organizados de reacciones y experiencias pasadas, que
forman un cuerpo relativamente cohesionado y persistente de
conocimiento capaz de guiar apreciaciones y percepciones
subsiguientes” ( p.147). Nuestro propio concepto de esquema es
consistente con esta definición y con la de Beck, pero es más
limitada y específica, tal y como se expondrá más adelante.
Segal prosigue contrastando varios modelos distintos de esquemas.
Estos modelos ofrecen distintas explicaciones con respecto a (a) la
relación entre estados de ánimo y constructos personales, y (b) la
interconexión de los constructos personales con el sistema del yo.
No intentaremos proporcionar una teoría alternativa de los
esquemas, ni nos adheriremos a alguno de los enfoques existentes.
En cambio, el propósito primordial de la teoría de los esquemas
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

presentada a continuación es el de proporcionar una orientación para


las intervenciones clínicas que se esbozan más adelante. Solamente
se incluye la teoría necesaria para guiar al terapeuta en el desarrollo
de conceptualizaciones prácticas que puedan ser explicadas a los
pacientes en términos sencillos y que conduzcan a unas estrategias
de intervención efectivas.

Esquemas Maladaptativos Tempranos. La terapia cognitiva de corta


duración se concentra primordialmente en tres niveles de fenómenos
cognitivos: pensamientos automáticos, distorsiones cognitivas y
creencias subyacentes. Nosotros proponemos un énfasis básico en el
nivel más profundo de la cognición, los Esquemas Maladaptativos
Tempranos ( EMS).
Los EMS se refieren a temas extremadamente estables y duraderos
que se desarrollan durante la infancia, se elaboran a lo largo de la
vida de un individuo y son significativamente disfuncionales. Estos
esquemas sirven como marcos para el procesamiento de experiencia
posterior. A nivel estructural, este concepto de esquema es similar al
“núcleo metafísico duro”de Lakatos:
Un núcleo metafísico duro, relativamente incuestionable...
identificado esencialmente en el auto-conocimiento tácito que ha
sido elaborado progresivamente en el curso del desarrollo y que...
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

constituye para los individuos una especie de visión general de sí


mismos. ( Citado por Guidano & Liotti, 1983,p.66).
Los esquemas maladaptativos tempranos presentan varias
características que los definen:
1. La mayoría de EMS son creencias y sentimientos incondicionales
acerca de uno mismo en relación con el ambiente. Los esquemas
son verdades a priori que están implícitas y se dan por sentado.
Guidano y Liotti plantean que “La irrefutabilidad de la estructura
profunda es por lo tanto... una necesidad. Para nosotros como
individuos, nuestro auto-conocimiento tácito es una parte
constitutiva de nosotros mismos; sin alternativas reales" ( 1983 p.
67).
Podemos contrastar los EMS’s con las creencias subyacentes. Estas
últimas le dan más posibilidad de éxito a un individuo. “Si puedo ser
perfecto, si puedo complacer a los demás todo el tiempo, si soy
amado, entonces soy valioso”. En contraste los esquemas,son
generalmente incondicionales y por lo tanto más rígidos. “No
importa lo que haga, soy incompetente, indigno de ser amado, feo;
me abandonarán; seré castigado”. Cuando el esquema es activado,
los individuos creen que pueden retrasar o esconder los resultados
inevitablemente malos como el rechazo o el castigo.
2.Los EMS’s son autoperpetuantes y por lo tanto mucho más
resistentes al cambio. Debido a que los esquema se desarrollan en
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

etapas tempranas de la vida, con frecuencia conforman el núcleo del


autoconcepto del individuo y su concepción del ambiente. Estos
esquemas son cómodos y familiares, y cuando son desafiados, el
individuo distorsiona la información para mantener su validez. La
amenaza de un cambio en los esquemas es demasiado
desestabilizadora para la organización cognitiva central. Por lo tanto
el individuo se engancha automáticamente en una serie de
maniobras cognitivas (descritas más adelante) para mantener el
esquema intacto.
Millon ( 1981) enuncia el mismo punto al referirse a los trastornos
de la personalidad:
Una vez que los individuos adquieren un sistema de expectativas,
responden con una alerta creciente a elementos similares en su
situación de vida... La importancia de las expectativas,
sensibilidades y hábitos linguísticos reside en que conducen a la
distorsión de las realidades objetivas. ( p. 102)
Guidano y Liotti ( 1983) enfatizan igualmente la naturaleza circular
de los esquemas:
La selección de datos de la realidad externa que sean coherentes
con la auto-imagen, obviamente confirma—de una manera
automática y circular—la identidad personal percibida.
Pensemos en una mujer joven que ha desarrollado una auto-imagen
según la cual es “intrínsecamente indigna de ser amada”... Debido
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

a que cada vez que es abandonada, procesa los datos derivados de


la experiencia, con base en su autoimagen ( de tal manera que cada
vez se reafirme y se haga más estable), poco a poco su propia
“inamabilidad”se vuelve algo cierto y “demostrado”. ( p. 88-89).
3. Por definición, los EMS’s deben ser significativamente
disfuncionales y recurrentes. Nuestra hipótesis es que ellos pueden
conducir directa o indirectamente a malestares psicológicos como la
depresión o el pánico; a la soledad o a relaciones destructivas; a un
desempeño laboral inadecuado; a conductas adictivas frente al
alcohol, las drogas o la comida; o a trastornos psicosomáticos como
la úlcera o el insomnio.
4. Los EMS’s son generalmente activados por eventos del ambiente
que son relevantes para el esquema que están en juego. Por ejemplo,
cuando a un adulto con un esquema de Fracaso se le asigna una tarea
en la cual se vigilará su desempeño, el esquema se activa. Empiezan
a aparecer pensamientos tales como “No puedo manejar esto.
Fracasaré. Me comportaré como un tonto”. Generalmente estos
pensamientos van acompañados de un alto nivel de arousal afectivo,
en este caso de ansiedad. Dependiendo de las circunstancias y del
esquema en particular, el individuo pudiera experimentar otras
emociones tales como tristeza, vergüenza, culpa o ira.
5.Los EMS’s están generalmente mucho más estrechamente ligados
a altos niveles de afecto cuando están activados, que las creencias
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

subyacentes. Por ejemplo, cuando algunos pacientes descubren que


tienen la creencia de que “solamente las cosas realmente malas le
suceden a la gente mala”, es poco usual que rompan en llanto o
empiecen a temblar de ansiedad. Sin embargo, cuando los pacientes
identifican un esquema maladaptativo temprano, tal como el de
Defectuosidad / vergüenza, se presenta generalmente un alto nivel
de arousal afectivo.
6.Finalmente, los Esquemas Maladaptativos Tempranos parecen ser
el resultado del temperamento innato del niño, en interacción con
experiencias disfuncionales con los padres, hermanos y amigos,
durante los primeros anos de vida. Más que el producto de eventos
traumáticos aislados, la causa de la mayoría de los esquemas lo
constituyen probablemente patrones constantes de experiencias
nocivas diarias con los miembros de la familia y los amigos,
situación que fortalece el esquema de manera acumulativa. Por
ejemplo, cuando un niño es constantemente criticado por que su
rendimiento escolar no satisface los estándares parentales, se vuelve
propenso a desarrollar el esquema de Fracaso.

Millon ( 1981) enfatiza las influencias duraderas de las experiencias


tempranas negativas:
Las experiencias significativas de los primeros anos de vida, nunca
se repiten, pero sus efectos permanecen y dejan huella...son
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

almacenadas como recuerdos, una huella permanente y un estímulo


interno profundamente arraigado... Una vez almacenados, los
efectos del pasado son indelebles, incesantes e ineludibles...
Los restos del pasado hacen algo más que contribuir con su cuota al
presente...guían, modelan o distorsionan el carácter de los eventos
actuales. No solamente están siempre presentes, sino que operan de
manera gradual para transformar las nuevas experiencias de
acuerdo con el pasado. ( p. 101).

Se han identificado 18 Esquemas Maladaptativos Tempranos hasta


ahora. La mayoría de pacientes crónicos, presentan más de uno de
estos esquemas centrales. Además, cada esquema puede tener
muchas variaciones sobre el mismo tema. En la tabla 1 se ofrece una
lista con los 18 esquemas y su definición. Los esquemas se agrupan
en cinco dominios( que se describen en la siguiente sección),
correspondientes a las cinco necesidades evolutivas que según
nuestra hipótesis pueden no haberse satisfecho.

TABLA 1: ESQUEMAS MALADAPTATIVOS TEMPRANOS Y


SUS DOMINIOS ASOCIADOS.
( Revisado Nov. 1998)
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

DESCONEXIÓN Y RECHAZO

( La creencia de que las propias necesidades de seguridad,


estabilidad, cuidados, empatía, sentimientos compartidos,
aceptación y respeto, no serán satisfechas de un modo predecible.
El típico ambiente de la familia de origen está caracterizado por el
desapego, la frialdad, el rechazo, la inhibición, la soledad, el
abuso, la impredicción o las conductas explosivas)

1. Abandono/ Inestabilidad. La percepción de que aquellos que lo


rodean son inestables e indignos de confianza como para
prodigar apoyo y conexión. Implica la sensación de que los
otros significativos no podrán continuar proporcionado
apoyo emocional, conexión, fortaleza o protección, porque
son emocionalmente inestables e impredecibles ( e.g.
explosiones de ira), no confiables o su presencia es
irregular; porque morirán de manera inminente, o porque
abandonarán al paciente para favorecer a alguien mejor.

2. Desconfianza/ Abuso. La creencia de que los otros lo


lastimarán, se aprovecharán de él o lo harán víctima de
sus abusos, humillaciones, engaños, o mentiras.
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

Generalmente involucra la percepción de que el daño es


intencional o de que el resultado es de una negligencia
extrema e injustificada. Puede incluir la sensación de que
uno siempre termina siendo engañado o "recibiendo la peor
parte".

3. Deprivación Emocional. La creencia de que el deseo de lograr


un grado normal de apoyo emocional no será
adecuadamente satisfecho por los otros. Las tres principales
formas de deprivación son:

a. Deprivación de cuidados. Ausencia de atención, afecto,


calidez o compañía.

b. Deprivación de Empatía. Ausencia de comprensión,


escucha, apertura o de intercambio mutuo por parte de los
otros.

c. Deprivación de Protección. Ausencia de fortaleza, dirección


o guía.

4. Defectuosidad/ Vergüenza. El sentimiento de que uno es


defectuoso, malo, indeseado, inferior o incapaz en aspectos
importantes; o de que uno no sería digno de ser amado por
los otros significativos, si fuera puesto al descubierto. Puede
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

implicar hipersensibilidad a la crítica, el rechazo y la culpa;


autoconciencia, comparaciones, e inseguridad con respecto a
los demás; o una sensación de vergüenza por las fallas
propias. Estas fallas pueden ser privadas ( e.g. egoísmo,
impulsos irascibles, deseos sexuales inaceptables) o
públicas ( e.g. apariencia física indeseable, inadecuación
social).

5. Aislamiento Social/ Alienación. El sentimiento de que uno


está aislado del resto del mundo,es diferente de los demás
y/o no hace parte de ningún grupo o comunidad.

AUTONOMIA Y DESEMPEÑO DETERIORADOS

(Creencias sobre sí mismo y el ambiente que interfieren


con la percepción de la propia capacidad para separarse,
sobrevivir y funcionar independientemente o para
desempeñarse con éxito. El típico ambiente de la familia
de origen es excesivamente implicado a nivel afectivo
( deteriorando la confianza del niño), sobreprotector, o
incapaz de reforzar al niño en su desempeño competente
en contextos exteriores al de la familia).
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

6. Dependencia/ Incompetencia. La creencia de que uno es


incapaz de enfrentar las responsabilidades cotidianas de un
modo competente sin una cantidad considerable de ayuda
externa (e.g. cuidar de sí mismo, solucionar problemas
diarios, ejercitar el buen juicio, emprender nuevas tareas,
tomar buenas decisiones). Con frecuencia se presenta como
indefensión.

7. Vulnerabilidad al daño o a la enfermedad. Un temor


exagerado a que la catástrofe sobrevenga de un modo
inminente y en cualquier momento y a que uno sea incapaz
de impedirlo. Los temores se centran en uno o más de los
siguientes aspectos: (a) Catástrofes médicas, por ejemplo,
ataques cardíacos, SIDA; (b) Catástrofes emocionales, por
ejemplo volverse loco; (c) Catástrofes Externas, por ejemplo
fallas en elevadores, ser atacado por criminales, accidentes
aéreos, terremotos.

8. Atrapamiento Emocional / Yo Inmaduro. Una excesiva


implicación y cercanía emocional con uno o más otros
significativos( con frecuencia los padres) a expensas de una
individuación completa o de un desarrollo social normal. Con
frecuencia implica la creencia de que al menos uno de
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

los individuos ‘’atrapados’no puede sobrevivir o ser feliz sin


el apoyo constante de la otra persona. También puede incluir
sentimientos de fusión con otros o un sentido insuficiente de
la individualidad. Generalmente se experimenta como un
sentimiento de vacío y trastabilleo que no apunta a ningún
lado, o en casos extremos, que cuestiona la propia
existencia.

9. Fracaso. La creencia de que uno ha fracasado o fracasará


inevitablemente, o de que se es inherentemente inadecuado
con respecto a sus amigos,, en áreas de logro ( educación,
carrera, deportes, etc. ) Con frecuencia involucra la creencia
de que uno es estúpido, inepto, falto de talento , ignorante,
de bajo status, menos exitoso que otros y otras creencias de
la misma naturaleza.

LÍMITES INSUFICIENTES

( Deficiencia en los límites internos, responsabilidad hacia


otros u orientación hacia metas a largo plazo. Conduce a
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

una dificultad para respetar los derechos de los demás,


cooperar con ellos, hacer compromisos o fijar y alcanzar
objetivos personales realistas. El típico ambiente de la
familia de origen está caracterizado por la permisividad, el
exceso de indulgencia, la falta de dirección o fomenta una
sensación de superioridad – y no por una confrontación,
disciplina y unos límites apropiados, con relación a la
asunción de responsabilidades, la cooperación recíproca y
el establecimiento de metas. En algunos casos, el niño
puede no haber sido obligado a soportar niveles normales
de incomodidad o puede no haber recibido una supervisión,
dirección o instrucción adecuadas).

10. Derecho/ Grandiosidad. La creencia de que uno es


superior a los demás; de que tiene derechos y privilegios
especiales; o de que no está obligado por las reglas de
reciprocidad que guían la interacción social normal. Con
frecuencia implica la insistencia en que uno debe ser capaz de
hacer o tener lo que desee, sin importar los límites reales, lo
consensualmente razonable o las implicaciones que ello tenga
para los demás; o una concentración exagerada en la
superioridad ( e.g. estar entre los más exitosos, famosos o
ricos)- para conseguir poder y control ( no fundamentalmente
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

para ganar atención o aprobación). Algunas veces incluye


una competitividad excesiva o la dominación de los demás:
afirmar el propio poder, imponiendo un punto de vista o
manipulando la conducta de los demás, de acuerdo con los
propios deseos, sin empatía o reconocimiento por las
necesidades y sentimientos ajenos.

11. Autocontrol/ Autodisciplina Insuficientes. Se expresa en


la dificultad generalizada o la negación a ejercer un
autocontrol y una tolerancia a la frustración suficientes como
para lograr las propias metas, o a limitar la expresión
excesiva de las emociones y los impulsos. En su expresión
moderada, toma la forma de un énfasis exagerado en la
evitación de la incomodidad: evitando el dolor, el conflicto, la
confrontación, la responsabilidad o el esfuerzo excesivo a
expensas de la realización personal, el compromiso o la
integridad.

ORIENTACIÓN HACIA LOS OTROS


Versión Traducida: Yasmín López Alzate

( Una concentración excesiva en los deseos, sentimientos y


respuestas de los demás, a expensas de las propias
necesidades—para ganar amor y aprobación, mantener el
sentido propio de conexión, o evitar la retaliación.
Generalmente involucra supresión y falta de conciencia de
la ira y las inclinaciones naturales propias. El típico
ambiente familiar de origen está basado en la aceptación
condicional: los niños deben suprimir aspectos
importantes de sí mismos para ganar amor, atención y
aprobación. En muchas de tales familias, las necesidades y
los deseos de los padres – o la aceptación y el estatus social
—se valoran más que las necesidades y los sentimientos de
los niños).

12. Subyugación. Sujeción excesiva al control de los


demás, porque uno se siente obligado, generalmente para
evitar reacciones de ira, retaliación o abandono. Las dos
principales formas de subyugación son: (a) Subyugación de
necesidades. Supresión de las preferencias, decisiones y
deseos propios y (b) Subyugación de emociones. Supresión
de la experiencia emocional, especialmente de la ira.
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

Usualmente involucra la percepción de que los propios


deseos, opiniones y sentimientos no son válidos o
importantes para los demás. Frecuentemente se presenta en
la forma de una sumisión excesiva acompañada de
hipersensibilidad hacia los sentimientos no expresados.
Generalmente conduce a un incremento de la ira,
manifestada en síntomas desadaptativos (e.g. conducta
pasivo-agresiva, explosiones incontroladas de enojo,
síntomas psicosomáticos, supresión del afecto, ‘acting-
out’, abuso de sustancias).

13. Auto sacrificio. Concentración excesiva y voluntaria en la


satisfacción de las necesidades de los demás, en situaciones
cotidianas, a expensas de la propia satisfacción. Las razones
más comunes que se dan para asumir estas conductas son,
evitar causar dolor a los demás, y sentirse egoísta y
culpable por ello, o mantener la conexión con aquellas
personas que se perciben como necesarias. Con frecuencia se
origina a partir de una aguda sensibilidad al dolor de los
demás. Algunas veces conduce a la sensación de que las
propias necesidades no se están satisfaciendo
adecuadamente y al resentimiento hacia aquellos que se
tiene bajo su cuidado. ( Coincide con el concepto de co-
dependencia)
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

14. Búsqueda de Aprobación/ Búsqueda de


Reconocimiento. Énfasis excesivo en la obtención de la
aprobación, el reconocimiento o la atención de los demás o
en encajar, en detrimento de un sentido yoico seguro y
genuino. El sentimiento de autoestima depende básicamente
de las reacciones de los demás, más que de las propias
inclinaciones naturales. Algunas veces incluye una
concentración excesiva en el estatus, la apariencia, la
aceptación social, el dinero o el logro—como medios de
ganar aprobación, admiración o atención ( no
primordialmente para obtener poder o control). Con
frecuencia, desemboca en elecciones insatisfactorias o no
genuinas relacionadas con aspectos importantes; o en una
hipersensibilidad al rechazo.

SOBREVIGILANCIA E INHIBICIÓN

( Énfasis excesivo en la supresión de los propios


sentimientos, impulsos y elecciones espontáneos o en el
acatamiento de reglas y expectativas rígidas introyectadas,
acerca del desempeño y la conducta ética—con frecuencia
sacrificando la felicidad, la autoexpresión, la tranquilidad,
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

las relaciones cercanas o la salud. El típico ambiente de la


familia de origen es severo, demandante, y algunas veces
punitivo: el desempeño, el deber, el perfeccionismo, el
seguimiento de reglas, el ocultamiento de las emociones y
la evitación de los errores, se imponen al placer, al disfrute
y a la dispersión. Generalmente hay una corriente
subyacente de pesimismo y preocupación – que las cosas
podrían estropearse si uno no es los suficientemente
vigilante y cuidadoso en todo momento).

15. Negatividad/ Pesimismo. Una concentración generalizada


y permanente en los aspectos negativos de la vida ( dolor,
muerte, pérdida, desilusión, conflicto, culpabilidad,
resentimiento, problemas no resueltos, errores potenciales,
traición, cosas que podrían ir mal etc.), mientras se
minimizan o se ignoran los aspectos positivos u optimistas.
Generalmente incluye una creencia exagerada – en un amplio
rango de situaciones laborales, financieras o interpersonales
—en que eventualmente las cosas saldrán mal, o en que los
aspectos de la propia vida que parecen estar yendo bien, no
lo harán más. Usualmente implica un temor poco común a
cometer errores que podrían llevar al colapso financiero, la
pérdida, la humillación o el atrapamiento en una mala
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

situación. A causa de la exageración de los posibles resultados


negativos, estos pacientes se caracterizan con frecuencia por
una indecisión, vigilancia y queja crónicas.

16. Inhibición Emocional. La inhibición excesiva de acciones


y sentimientos y de una comunicación espontánea—
generalmente para evitar la desaprobación de los demás.
Sentimientos de vergüenza o la pérdida del control de
impulsos. Las áreas más comunes de inhibición implican:
(a) Inhibición de la ira y de la agresión (b) Inhibición de los
impulsos positivos( e.g. disfrute, afecto, juego, excitación
sexual); (c) Dificultad para expresar libremente sentimientos
de vulnerabilidad o comunicar a otros los sentimientos y las
necesidades propias; o (d) Énfasis excesivo en la
racionalización , con desprecio de las emociones.

17. Estándares Implacables / Hipercrítica. La


creencia subyacente en que uno debe esforzarse por alcanzar
estándares muy altos de conducta y desempeño, generalmente
para evitar la crítica. Desemboca en sentimientos de presión o
en dificultad para desacelerar el ritmo de vida, y en una
actitud hipercrítica hacia uno mismo y hacia los demás.
Debe involucrar un deterioro significativo en el placer, la
diversión, la salud, la autoestima, la sensación de logro o las
relaciones satisfactorias. Los estándares implacables
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

adquieren generalmente la forma de (a) Perfeccionismo,


atención desmedida en los detalles o subestimación del buen
desempeño propio, (b) Reglas rígidas y "deberías" no
realistas en muchas áreas de la vida, incluyendo altos
preceptos morales, éticos, culturales o religiosos; o (c)
Preocupación por el tiempo y la eficiencia, de tal modo que
ellos permitan alcanzar metas más altas.

18. Condena. La creencia de que las personas deberían ser


castigadas con dureza por cometer errores. Implica una
tendencia a ser de mal carácter, intolerante, punitivo e
impaciente con aquellas personas (incluyendo uno mismo) que
no comparten los propios estándares o expectativas.
Generalmente incluye una dificultad para perdonar los errores
propios o ajenos, ya que se rehúsa a tener en consideración
circunstancias atenuantes, el potencial humano hacia el error o
a ser empático con los sentimientos de los demás.

DOMINIOS ESQUEMÁTICOS Y ORÍGENES DE LOS ESQUEMAS

Al considerar los orígenes de los esquemas, hemos observado cinco


tareas evolutivas básicas que creemos el niño debe cumplir para
desarrollarse de un modo saludable. Cuando algunas de estas tareas
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

no se lleva a cabo, hipotetizamos que el paciente tendrá dificultades


de funcionamiento en uno o más de los dominios esquemáticos: (a)
Desconexión y Rechazo, (b) Autonomía y desempeño Deteriorados,
(c) Límites Insuficientes, (d) Orientación hacia otros y (e) Sobre
vigilancia e Inhibición. Cuando los esquemas se generan en la
infancia, bloquean al niño en uno o más de estos dominios.

Biología y Carácter. Antes de discutir los dominios del individuo,


debe tenerse en cuenta que la biología y el temperamento
desempeñan, sin lugar a dudas, un papel en el desarrollo de algunos
de estos esquemas. Por ejemplo, un niño que por naturaleza es
especialmente ansioso, puede tener más dificultad en pasar de la
dependencia a la autonomía. Igualmente, un niño de disposición
tímida puede estar más propenso a desarrollar el esquema de
Aislamiento Social. La capacidad del niño para llevar a cabo cada
una de las tareas evolutivas que se describen más adelante, puede
estar determinada en parte por su carácter innato, en interacción con
los estilos parentales o las influencias sociales a los que está
expuesto. Sin embargo para el desarrollo de esta sección,
asumiremos que el niño no presenta ningún rasgo biológico
excepcional que pudiera interferir con el logro de cada tarea. Por lo
tanto se enfatizará en los roles que los padres, hermanos y amigos,
desempeñan en el desarrollo de los EMTs.
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

Desconexión y Rechazo. Conexión es la sensación de que uno está


conectado con otras personas de un modo estable, duradero y
confiable. Una forma de conexión implica la intimidad: lazos
emocionales estrechos con los demás. Una segunda forma de
conexión, implica la integración social: un sentido de pertenencia y
adecuación a un grupo de amigos, familia y comunidad. La
integración social se promueve cuando los individuos creen que
tienen habilidades sociales y que son socialmente deseables, y
cuando se sienten similares a otras personas. La aceptación
involucra la sensación de que uno es digno de ser amado, aceptado y
deseado por los demás y que es merecedor de su atención, amor y
respeto. Los niños que no logran esta aceptación, experimentan el
rechazo.
Para desarrollar un sentido de conexión, los niños necesitan amor y
cuidados confiables, así como unas figuras parentales de las que se
pueda depender. Esto los hace sentir protegidos. Los niños también
necesitan la empatía de sus padres para con sus necesidades. Ello
genera la sensación de ser entendidos. Necesitan un ambiente
familiar seguro, en el que no se presente una cantidad excesiva de
peleas. Necesitan que se les prodigue afecto de una manera
equitativa, con respecto a sus hermanos y hermanas. Los padres
deben motivarlos para que socialicen con otros niños. Finalmente,
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

para desarrollar un sentido de conexión, necesitan tener experiencias


sociales exitosas con sus iguales, a nivel individual y grupal, a lo
largo de su infancia y adolescencia.
Para desarrollar un sentido de aceptación, en vez de rechazo, los
niños necesitan el amor y el respeto de sus padres y hermanos, así
como la aceptación social de sus iguales.
Cuando no tienen esta clase de ambiente seguro que proporcione
amor, empatía, atención, respeto, aceptación y experiencias sociales
positivas, los niños están propensos a desarrollar esquemas
relacionados con: Desconexión / Rechazo, Abandono / Inestabilidad,
Desconfianza / Abuso, Deprivación Emocional, Defectuosidad /
Vergüenza y Aislamiento Social / Alienación.
Los niños están propensos a desarrollar estos esquemas cuando no
reciben suficiente amor, afecto, respeto, aceptación o atención de sus
padres. Ello puede suceder cuando estos últimos mueren o dejan
definitivamente la casa, o cuando los niños son dejados solos con
frecuencia, durante sus primeros anos. El rechazo se desarrolla
cuando son repetidamente criticados por los padres, excluidos por
sus compañeros, o se les hace sentir que no son deseados. También
cuando carecen de cualidades consideradas altamente deseables para
resultar atractivo frente al sexo opuesto, o cuando no tienen intereses
considerados tradicionalmente apropiados para un sexo en particular.
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

Finalmente puede surgir cuando los niños son víctimas del abuso, el
engaño o la mentira, por parte de sus padres o iguales.

Autonomía y desempeño Deteriorados. La autonomía es la


sensación de que uno es capaz de funcionar independientemente en
el mundo, sin el apoyo constante de los demás. Los individuos
autónomos establecen un sentido de identidad individual y aprenden
a separarse de los padres y a sobrevivir en el contexto externo a la
familia. Tienen un sentido de integridad y control sobre ellos
mismos, a nivel físico, mental y psicológico. Finalmente, las
personas autónomas creen que su ambiente es relativamente seguro
y no son hipervigilantes a la amenaza. El desempeño se refiere a la
capacidad para desempeñarse de un modo adecuado en el estudio y
el trabajo.
Para desarrollar un sentido de sí mismos como seres competentes y
autónomos, los niños necesitan motivación para funcionar de un
modo independiente y desempeñarse en el estudio, sin la ayuda
excesiva de los padres. Necesitan la certeza de que son individuos
saludables, vigorosos y competentes, y de que el mundo es un lugar
relativamente seguro. Finalmente, se les debe asignar
responsabilidades que puedan realizar por sí mismos y hacerles
sentir que sus juicios y decisiones son válidos. Cuando los padres no
proporcionan un ambiente que propicie la autonomía, los niños
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

pueden desarrollar uno de los cuatro esquemas relacionados con la


autonomía y el desempeño. Estos incluyen, Dependencia /
Incompetencia, Vulnerabilidad al daño y a la enfermedad,
Atropamiento Emocional / Yo inmaduro y Fracaso.
Estos últimos se generan cuando los padres sobreprotegen a sus
hijos, por ejemplo, previniéndoles continuamente contra riesgos y
peligros exagerados. Los problemas de autonomía pueden generarse
cuando los niños observan a sus padres preocuparse continua e
innecesariamente, o cuando no se les asigna la suficiente
responsabilidad. Muchos padres intervienen inclusive cuando sus
hijos están teniendo las más mínimas dificultades. El extremo
opuesto también puede conducir a problemas con la dependencia:
cuando los niños rara vez reciben ayuda para hacer algo y se les da
poca instrucción o dirección. Parece que ambos extremos –hacer
todo por ellos o proporcionarles poca guianza—puede conducir a
problemas de autonomía.

Límites Insuficientes. El término Límites Realistas, se refiere a la


capacidad para disciplinarse a sí mismo, controlar impulsos y tomar
en consideración las necesidades de los demás, de un modo y en un
grado adecuados. Es importante que los niños desarrollen un sentido
de límites. Esto se logra de un modo más óptimo, proporcionando un
ambiente que no sea demasiado permisivo. Unos límites realistas a
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

sus conductas, son saludables para los niños, ya que pueden


aprender autocontrol y consideración hacia los demás. Los esquemas
de Derecho / Grandiosidad y Autodisciplina / Autocontrol
Insuficientes, se generan cuando los padres son demasiado
indulgentes con sus hijos; los premian de un modo poco usual por
sus logros, les permiten hacer todo lo que quieran sin tener en cuenta
las necesidades de los demás; no les enseñan que las relaciones
implican reciprocidad e intercambio; y no los orientan para vérselas
con el fracaso y la frustración. Es posible que se les haya dicho que
son especiales y en consecuencia se les establezcan pocos límites.

Orientación hacia los otros. Es importante para un desarrollo


saludable que los niños aprendan a expresar sus propias necesidades
y emociones, sin experimentar un temor indebido, ya sea a sentirse
culpables o al desquite. Para desarrollar un sentido saludable de
orientación hacia sí mismo, los niños necesitan padres que los
motiven a expresar de un modo apropiado sus propias necesidades y
a actuar en concordancia con su satisfacción, sin restricción, castigo
o supresión de su apoyo.
En las familias que propician una orientación poco saludable hacia
los otros, los niños aprenden a privilegiar de un modo excesivo los
deseos, sentimientos y respuestas de los demás, en detrimento de sus
propias y legítimas necesidades. Hacen esto para ganar el amor y la
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

aprobación de sus padres, para mantener la conexión y evitar la


retaliación. Los niños con estas características, generalmente
suprimen la conciencia y la expresión de sus sentimientos de enojo y
sus ‘inclinaciones naturales", incluyendo intereses y talentos.
Pueden volverse muy adeptos a actuar en conformidad con las
expectativas de los demás.
Los padres que proporcionan una aceptación condicional, propician
problemas en este dominio: los niños aprenden a suprimir aspectos
importantes de sí mismos. Con frecuencia, los padres valoran más
sus propias necesidades emocionales y deseos, que las necesidades y
sentimientos de sus hijos. Este patrón desemboca en la generación
de esquemas tales como: Subyugación / Auto sacrificio y
Aprobación / Búsqueda de Reconocimiento.

Hipervigilancia e Inhibición. Los niños necesitan motivación para


expresar de un modo espontáneo sus sentimientos, impulsos y
elecciones. No es saludable para ellos estar constantemente
vigilantes frente a la posibilidad de cometer errores o de no cumplir
con reglas y expectativas rígidas. Cuando se les enseña la sobre
vigilancia y la inhibición, se hace con frecuencia a costa de su
felicidad, autoexpresión, dispersión, placer, intimidad o salud.
Los padres que crean problemas en este dominio, son con frecuencia
inflexibles, estrictos o punitivos. Enfatizan demasiado en el
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

desempeño, el deber, el perfeccionismo, el acatamiento de reglas y


la evitación de errores. La vida puede volverse lúgubre,
predominando la preocupación y el pesimismo. Algunos de los
problemas de este dominio se desarrollan cuando a los niños se les
pide hacer más de lo que razonablemente pueden, y se les enseña
que no importa lo que logren, nunca es suficiente. Estos padres dan
mayor prioridad al logro que a la felicidad. Los niños creen que la
única manera de ganar el amor de dichos padres es teniendo logros
extremadamente altos. Los padres con este tipo de conductas,
pueden generar cualquiera de los esquemas de este dominio:
Negatividad / Pesimismo, Inhibición Emocional, Estándares
Implacables / Hipercrítica y Castigo.
En resumen, los niños tienen cinco tareas básicas por desarrollar:
Conexión y Aceptación, Autonomía y desempeño, Límites Realistas,
Orientación hacia sí mismo y Autoexpresión , y Espontaneidad y
Placer. Cuando el ambiente social y los padres son óptimos, se logra
un desarrollo saludable en las cinco áreas. Cuando esto no sucede
(i.e. ni el ambiente social ni los padres son óptimos) los niños están
propensos a desarrollar EMTs en uno o más de estos dominios
esquemáticos. Dichos esquemas persisten luego durante toda la vida
del individuo y se convierten en principios que organizan el
funcionamiento cognitivo, emocional, interpersonal y conductual del
paciente.
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

PROCESOS ESQUEMÁTICOS

Hemos identificado tres procesos esquemáticos básicos:


conservación, evitación y compensación. Estos procesos explican el
funcionamiento de los esquemas en el individuo. Explican de qué
modo los esquemas son conservados y evitados y como algunas
veces los pacientes se adaptan a ellos por sobre compensación.
Estos procesos pueden llevarse a cabo en el área cognitiva, el
dominio afectivo y en el funcionamiento conductual a largo plazo.

Conservación del Esquema. Antes enfatizamos en que para


muchos pacientes, los EMTs constituyen el fundamento de sus
autoconceptos. Los EMTs son centrales para la organización de la
personalidad. La conservación del esquema se refiere a los procesos
a través de los cuales se refuerzan los EMTs. Incluyen tanto
distorsiones cognitivas como patrones de conducta autoderrotistas.
Los procesos de conservación esquemática aportan el elemento de
rigidez, tan típico de los trastornos de personalidad.
A nivel cognitivo, la conservación del esquema se logra resaltando o
exagerando información que lo confirma, y negando o minimizando
información que lo contradice. Muchos de estos procesos ya han
sido descritos por Beck como distorsiones cognitivas (Beck 1967).
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

Algunas de las distorsiones más comunes son la magnificación, la


minimización, la abstracción selectiva y la sobre generalización.
Cuando los terapeutas empiezan a cuestionar o a retar estos
esquemas, se enfrentan con una enorme resistencia. Usualmente, el
paciente intenta de un modo activo, demostrarle al terapeuta que el
esquema es cierto. La información se distorsiona para mantenerlo
intacto.
A nivel conductual, la conservación esquemática se logra a través de
patrones conductuales autoderrotistas. Estos patrones conductuales
guiados por los esquemas, pueden haber sido útil en su ambiente
familiar infantil. Posteriormente, fuera del contexto familiar, se
vuelven autoderrotistas y terminan por reforzar los esquemas del
paciente.
Por ejemplo, una mujer con un esquema de subyugación, puede
elegir continuamente como pareja hombres dominantes. De este
modo adopta un rol subordinado, cómodo y familiar, al tiempo que
refuerza la visión que tiene de sí misma como subyugada. La
selección de parejas maladaptativas, es uno de los mecanismos más
comunes que emplea la conservación esquemática.
El proceso de conservación hace que el paciente se sienta
desesperanzado con respecto a la modificación de sus esquemas,
incluso, después de haber aprendido a monitorearlos y a
reconocerlos. Los EMTs, parecen tan íntimamente ligados a la visión
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

que tienen de sí mismos, que muchos pacientes no conciben su


modificación, no importa cuán motivados estén. Para resumir, los
filtros cognitivos y las conductas autoderrotistas son los mecanismos
básicos del proceso de conservación. Ambos sirven para perpetuar
los esquemas, haciéndolos cada vez más inflexibles.

Evitación del Esquema. Ya se ha enfatizado en la importancia de la


evitación como característica de los trastornos de personalidad.
Reiterémoslo, cuando se activan los EMTs, el individuo experimenta
generalmente un alto nivel de afectos, como la ira intensa, ansiedad,
tristeza o culpa. Esta intensidad emocional es generalmente
desagradable, por lo tanto, el individuo genera procesos automáticos
o voluntarios para evitar, ya sea la activación del esquema, o la
vivencia del afecto asociado a él. Estos procesos pueden ser
explicados como un condicionamiento aversivo.
Hemos observado distintos tipos de evitación esquemática. Algunos
de ellos involucran la evitación cognitiva. Este tipo de evitación se
refiere a intentos automáticos o voluntarios, de bloquear
pensamientos o imágenes que pudieran desencadenar el esquema.
Por ejemplo cuando a algunos pacientes se les pide recordar un
evento que active un esquema, responden: "No quiero pensar en eso"
o "Lo olvidé", y si se les pide visualizar la situación, pudieran cerrar
los ojos y decir, "Todo lo que veo es una pantalla en blanco".
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

Algunos de estos procesos de evitación cognitiva, tienen


coincidencias con el concepto psicoanalítico de mecanismo de
defensa. Podemos nombrar como ejemplos, la represión, la
supresión y la negación. Otra estrategia para la evitación cognitiva,
es la despersonalización, un proceso por el cual los paciente se
sustraen psicológicamente a la situación desencadenante del
esquema. Con frecuencia, la conducta compulsiva puede tener la
misma función de distracción, evitando la concentración del
pensamiento en eventos de la vida potencialmente perturbadores,
que pudieran desencadenar un esquema.
Un segundo tipo de proceso de evitación esquemática, es la
evitación afectiva. Esta se refiere a los intentos automáticos o
voluntarios de bloquear sentimientos activados por los esquemas.
Por ejemplo, algunos pacientes fronterizos han reportado que se
desconectan del insoportable dolor provocado por el esquema.
Sin embargo, con más frecuencia observamos pacientes que parecen
haber aprendido procesos automáticos de aplanamiento emocional.
Dichos pacientes rara vez sienten ira, tristeza o ansiedad extremas,
ni siquiera en situaciones que seguramente provocarían estas
emociones en la mayoría de las personas. Este proceso puede darse
aún en ausencia de la evitación cognitiva. En otras palabras ante la
presencia de un evento desestabilizador, algunos pacientes son
capaces de reportar a cabalidad sus cogniciones, mientras niegan la
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

vivencia de las emociones que normalmente acompañarían estos


pensamientos.
El resultado de este proceso, parece ser que los pacientes evitativos
experimentan más emociones crónicas ( y difusas) y síntomas
psicosomáticos, en comparación con paciente no evitativos que
experimentan un mayor número de emociones más intensas y
precisas que pasan rápidamente, seguidas por períodos de afecto
normal.
El tipo final de evitación es la evitación conductual. Tiene que ver
con la tendencia de muchos pacientes a evitar circunstancias o
situaciones de la vida real que pudieran desencadenar esquemas
dolorosos. En su forma más extrema se presenta como aislamiento
social, agorafobia, o incapacidad para intentar realizar cualquier tipo
de carrera productiva o de enfrentar responsabilidades familiares.
Consideremos como ejemplo de una forma de evitación conductual
menos severa, a un paciente con el esquema de fracaso. Este
paciente supone a priori que fracasará en cualquier tarea del trabajo.
Con base en esta premisa, evita comprometerse en una carrera más
exigente y no busca ascensos o aumentos en su trabajo. Al no
emprender retos, evita el dolor de lo que anticipa, será un fracaso
inevitable; sin embargo, manteniendo su status quo en el trabajo,
también refuerza la visión que tiene de sí mismo como
incompetente. De este modo, las conductas evitativas, protegen a los
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

individuos de comprometerse en situaciones que pudieran


desencadenar esquemas tempranos, aun cuando este proceso sea
inherentemente autoderrotista, y nunca cuestione la validez del
esquema en sí.
En resumen, los tres principales tipos de evitación esquemática –
Cognitiva, Afectiva y Conductual—permiten al paciente escapar al
dolor asociado a los EMTs. Sin embargo el precio que deben pagar
por ello es: (a)Talvez nunca se saque a la luz y se cuestione el
esquema y (b) Se excluyen las experiencias que podrían retar la
validez de dicho esquema.

Compensación del Esquema. Proceso que sobrecompensa los


EMTs. Hemos observado que muchos pacientes adoptan estilos
cognitivos o conductuales que parecen ser lo opuesto a lo
pudiéramos predecir, a partir del conocimiento de sus esquemas
tempranos(los analistas discuten la noción de formación reactiva,
asociada a este concepto). Por ejemplo: algunos pacientes que de
niños experimentaron Deprivación Emocional significativa, siendo
adultos, se comportan de un modo narcisista. Su aparente sentido de
grandiosidad, opaca la deprivación subyacente. La compensación
esquemática es, hasta cierto punto, funcional. Por ejemplo, en vez de
comportarse de un modo que refuerce la sensación de deprivación,
algunos pacientes se esfuerzan en satisfacer estas necesidades.
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

Desafortunadamente, con frecuencia, estos intentos se exceden y


terminan por producir un resultado contrario al deseado. El paciente
narcisista puede terminar alejando a sus amigos, esposa y colegas,
retrocediendo nuevamente a un estado de deprivación. El paciente
contradependiente, puede rechazar toda ayuda proveniente de los
otros, y terminar volviéndose excesivamente confiado en sí mismo –
incapaz de pedir ayuda, aun en aquellas circunstancias en que es
necesario y apropiado. O el paciente con un esquema de
Dependencia/ Incompetencia, puede negar vehementemente la
validez de cualquier crítica – y de ese modo, nunca recibir el
beneficio de una retroalimentación constructiva, que pudiera
conducir a una mayor competencia o éxito.
Los procesos de compensación esquemática, pueden considerarse
como intentos parcialmente exitosos de los pacientes, para
cuestionar sus esquemas. Desafortunadamente, la compensación
esquemática, involucra casi siempre, la incapacidad de reconocer la
vulnerabilidad subyacente, y por lo tanto, no prepara al paciente para
el intenso dolor emocional que se desataría, si llegara a fallar este
mecanismo e irrumpiera el esquema. Además las conductas guiadas
por los esquemas, que sobrecompensan, pueden irrespetar los
derechos de los demás, y en última instancia, acarrear consecuencias
graves en la vida real.
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

La tabla 2 resalta las distinciones entre los tres principales tipos de


conductas motivadas por los esquemas: conductas de conservación,
de compensación y de evitación. Para cada esquema, la tabla
proporciona un ejemplo de cada proceso y uno de conducta
adaptativa no motivada por esquemas, y que por lo tanto, es típica
de individuos que no presentan el esquema en cuestión.
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

TABLA 2: EJEMPLOS ILUSTRATIVOS DE PROCESOS CONDUCTUALES GUIADOS POR


ESQUEMAS

CONDUCTA DE
ESQUEMA CONDUCTA DE CONDUCTA DE CONDUCTA
CONSERVACIÓN
TEMPRANO COMPENSACIÓN EVITACIÓN ADAPTATIVA
ESQUEMÁTICA
ESQUEMÁTICA ESQUEMÁTICA

Dependencia / Confía Hace el trabajo sin Aplaza la Hace el trabajo y pide


Incompetencia completamente en los ninguna ayuda, ni realización del ayuda si es
otros para hacer siquiera cuando trabajo. necesario.
el trabajo. es necesario.
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

Deprivación Escoge una pareja que Es extremadamente Evita totalmente la Tiene una relación
Emocional no está exigente con su intimidad. estrecha, en la que se
disponible. pareja. da y recibe por partes
iguales.

Complace a los No hace nada que Pospone la Encuentra un


Subyugación demás, no se los demás acción. equilibrio entre sus
preocupa por sí deseen. propias necesidades y
mismo. las de los demás.

No se involucra No admite los Aplaza o rechaza Hace bien el proyecto


Fracaso completamente en un errores cuando se los el proyecto. y acepta los
proyecto, lo señala. consejos válidos.
estropea.
Versión Traducida: Yasmín López Alzate

Defectuosidad / Elige una pareja muy Demanda constante Evita relaciones Tiene relaciones
Vergüenza crítica. aprobación cercanas. cercanas en donde
y admiración. ambos miembros
pueden expresar sus
fortalezas y
debilidades.

Asiste a actividades Ataca a los Evita totalmente Participa


Aislamiento grupales, pero se miembros del grupo los grupos. completamente de las
Social / mantiene al por sus valores. actividades grupales
Alienación margen.
Versión Traducida: Yasmín López Alzate
Versión Traducida: Yasmín López Alzate