Está en la página 1de 4

El hombre empezará a Siempre estará en

pensar en inmortalidad, búsqueda del


felicidad y divinidad paso a seguir

Luego de vencer los problemas


terrenales, iniciará el pensamiento
hacia el hombre como un dios

Sin pobreza, El hombre debe estar


enfermedad y en constante evolución
violencia

Su desarrollo se basa Siempre estará en


en la solución de sus búsqueda del paso a
problemas seguir

El hombre debe estar en


constante evolución

Para cumplir con las Sus necesidades


condiciones de su entorno están en cambio
y su sociedad constante
LA HUMANIDAD Y SU NECESIDAD DE EVOLUCIONAR

A lo largo de la historia de la humanidad, se han visto muchos episodios de cambio en ella, y con
cambio me refiero a que ha venido evolucionando de manera constante y rápida.

Haciendo un análisis a esto, se concluye que para la humanidad es necesaria la evolución, es


necesario cambiar su estructura, pensamiento y forma de modo en que van cambiando sus
necesidades, es decir que para que se siga prolongando la existencia humana, debe seguir
teniendo alteraciones para que sea capaz de superar cada adversidad del ambiente en que vive y
de su propia sociedad.

Tomando como base la historia humana y recordando sus inicios, nos damos cuenta que el
hombre siempre ha estado expuesto a problemáticas que lo han hecho cambiar, pero el episodio
más importante, complicado y extenso que se ha tenido, se presenta en tres partes: la pobreza, la
enfermedad y la violencia. Estas tres problemáticas nos han azotado siglo tras siglo, regalando
tragedia, catástrofe y sembrando el terror en todos con la gran incógnita de si algún día esto
tendría fin.

Todos los intentos que se hacían fallaban y se repetía la historia, dejando como única alternativa
un gran cambio en general, para buscar diferentes resultados, lo primero y más importante que ha
evolucionado es el pensamiento del hombre, ya que dos de las tres problemáticas que nos azotan
fueron creadas por nosotros mismos.

La evolución que tuvo el hombre en su cabeza fue prácticamente una frase que abarcaba dos
opciones: “sigo pensando igual esperando a que del cielo me caiga la solución o empiezo a buscar
por mis medios e intento construir la solución”. Definitivamente todos pensaríamos que era lo
más lógico de pensar, pero eso es ahora, que también ha evolucionado nuestra cultura,
anteriormente se pensaba que la solución a todo era: “pedir a un ser supremo y esperar a que él
quisiera hacer algo” cosa que era equivocada debido a que si las personas fueran creyentes o no,
también debían poner de su parte, para conseguir cambio verdadero.

Con el cambio que consiguió el hombre para sí mismo, ha disminuido en grandes cantidades estas
problemáticas, ya que es ilógico pensar que algo que nos ha causado caos por cientos de años se
erradique en poco tiempo, pero si ha sido posible reducirlo al mínimo. Si comparamos con la
actualidad, con cada avance que se ha conseguido y todo su desarrollo hemos obtenido ventaja a
las enfermedades, conciencia con respecto a la violencia y solidaridad para la pobreza, con lo que
podría concluir que el desarrollo humano se basa en superar cada adversidad que se es
presentada y se muestra como bache en el camino. Y si, para la humanidad podemos hablar de un
camino, ya que ambiciosamente siempre estamos buscando más, el paso siguiente y hacia que
debemos evolucionar.

Si pensamos un poco hacia adelante, que el hombre sea capaz de exterminar las problemáticas
que siempre lo han azotado, las preguntas que vienen a nuestras mentes son: ¿Y ahora qué? ¿Cuál
es el paso a seguir? ¿Con que debemos luchar? Muchos piensan que luego de los problemas
terrenales, el hombre buscará algo más allá, y el paso a seguir seria encaminar a la humanidad en
un proceso de divinidad. Suena atrevido pensar en esto, pero mirando de nuevo hacia atrás, lo
que el hombre siempre ha buscado es extender la cantidad de vida y vivirla con plenitud, cosa que
no sorprendería, será que con la atención librada de la pobreza, las enfermedades y la violencia,
nos concentremos ahora en buscar inmortalidad, felicidad y divinidad. Ya que estamos amarrados
a la evolución constante.