Está en la página 1de 5

Lección 7 de liderazgo y trabajo en equipo:

EL EQUIPO Y SU REALIDAD
(1Tes. 5:12-1512 Hermanos, les rogamos que tengan respeto a los que trabajan
entre ustedes, los dirigen en las cosas del Señor y los amonestan. 13 Deben
estimarlos y amarlos mucho, por el trabajo que hacen. Vivan en paz unos con otros.
14 También les encargamos, hermanos, que reprendan a los indisciplinados,
que animen a los que están desanimados, que ayuden a los débiles y que
tengan paciencia con todos.
15 Tengan cuidado de que ninguno pague a otro mal por mal. Al contrario,

procuren hacer siempre el bien, tanto entre ustedes mismos como a todo el
mundo.)

2.1 La iglesia debe también incluir en su tarea cuatro actividades


¿cuáles?
2.2 ¿Qué significa “amonestéis a los ociosos”?¿qué quiere decir
“ocioso”?
2.3 ¿Cómo se comportan las personas de poco ánimo?
Respuesta:
2.1 Primeramente les pide que reconozcan a los que trabajan en la iglesia,
pero
aquí convoca a toda la iglesia para que haga cuatro actividades pastorales:
(1) Amonestar (2) Alentar (3) Sostener y (4) Tener paciencia con todos.
2.2 Se dice que una persona está ociosa cuando está sin hacer nada.
Ociosidad
es “el vicio de no trabajar; es perder el tiempo o gastarlo inútilmente:” En
griego se emplea la palabra ataktouV (atáktous) que significa también
“perezoso// estar fuera de orden”. Otras versiones traducen el texto de esta
manera: “Por favor, hermanos, llamen la atención a los inactivos” (NBE)
“que
amonestéis a los que viven desconcertados” (BJ) “que amonestéis a los
revoltosos” (Nacar Colunga) “Les rogamos que reprendan a los que no
hacen
nada” (LA)
2.3 Las personas que tienen poco ánimo son las que sufrieron alguna
decepción
o fueron maltratadas, y en consecuencia no quieren o no se animan a
involucrarse en una actividad, ya sea por temor de otros o de sí mismos. Por
eso necesitan un empujón. Es preciso animar a los oligoyucouV
(oligopsijous)
“desalentados, desanimados, tímidos, pusilánimes”
A. No todos quieren formar parte del equipo.

Nota: (1) No quieren modificar su cómoda rutina… (2) No quieren conquistar


(porque esto implica trabajar)… (3) No quieren ajustar cambios en su vida, están
conformes…

Cuatro “Si” Condicionales que Hacen que la Vida valga la pena

1-La vida vale la pena si se aprende: la vida de por si nos exige a que maduremos y
aprendamos, el problema es que muchas veces somos muy negligentes para analizar y sacar
provecho de las experiencia o sucesos en nuestra vida.

Necesitamos aprender de todo aquello que salió bien para repetirlo y de todas aquellas cosas que
salieron mal para mejorarlas o corregirlas. Si en los últimos 5 años no te ha ido muy bien te sugiero
que cambies el plan.

Muchas veces no hay nada de malo con nosotros mismos sino que, como dice Jim, aceptamos el
cuento equivocado, la fórmula equivocada. Porque es fácil terminar siendo una buena persona pero
pobre y fracasada si se aceptamos el plan equivocado.

Otra manera de aprender proviene de la fórmula E.D.O. (Experiencias De Otros). Si alguien escribió
un libro en el cual resume las experiencias más importantes de sus últimos 10 años y tú puedes leerlo
en 10 días ¿No sería eso una ventaja?

La respuesta es que si, pero solamente si lo lees.

También es necesario recalcar que el aprendizaje es un proceso que nunca termina, debemos estar
constantemente aprendiendo para estar actualizados y mejorando en todos los aspectos que sea
posible.

2-La vida vale la pena si se practica: una vez adquirimos el conocimiento y vamos mejorando
nuestras decisiones tenemos que hacer algo con lo que aprendemos. No podemos pasarnos la vida
estudiando para nunca aplicar. Necesitamos llevar esos conocimientos a la práctica para que
verdaderamente las cosas empiecen a mejorar.

3-La vida vale la pena si se queda: si realmente quieres lograr tu superación


personal necesitas aprender a perseverar. Necesitas quedarte en aquello que emprendiste hasta ver
los resultados, son muchos los que abandonan a las primeras dificultades y así pierden muchas
oportunidades de lograr el éxito.

Si te caíste vuelve a levantarte y sigue avanzando hasta lograr tus sueños. Nada bueno se ha
construido sin perseverancia, ya que los éxitos que aparecen de la noche a la mañana a menudo,
con la misma velocidad, desaparecen.

4-La vida vale la pena si le importa: en ocasiones debemos luchar para ser indolentes antes
las cosas que verdaderamente importan en la vida. Porque es fácil dejar pasar el día sin hacer algo
productivo, es fácil descuidar nuestra superación personal y también lo es perder el interés por
nuestras relaciones para que mejoren.

Por eso la vida está dispuesta a darte lo mejor solo si demuestras que ciertos valores (tu tiempo, tu
relaciones, tu crecimiento personal y espiritual) verdaderamente te importan.

Y esto lo puedes hacer haciendo algo por las personas, haciendo que tu día sea importante logrando
dar un paso más hacia tus metas y logrando tu superación personal, mejorando alguna de tus
habilidades o aprendiendo nuevos conocimientos.

Hay una creencia generalizada de que para tener éxito debemos tener un auto último modelo, una
gran mansión, una gran cuenta bancaria etc. Sin embargo los hombres que poseen todas estas cosas
pero pasan sus vidas trabajando sin tener tiempo para disfrutar se convierten en personas pobres.

La vida es corta, la vida es tiempo y es lo que hagas con ella, no tus posesiones materiales, lo que te
va a dar el regalo de la felicidad. Lo único que tenemos que lograr es convertirnos en personas
capaces de saber administrar nuestros recursos lo suficientemente bien para hacer que la vida
valga la pena.

B. No todos pueden decir que sí

(Lucas 9:57-62 57 Mientras iban de camino, un hombre le dijo a Jesús:


—Señor, deseo seguirte a dondequiera que vayas.
58
Jesús le contestó:
—Las zorras tienen cuevas y las aves tienen nidos; pero el Hijo del
hombre no tiene donde recostar la cabeza.
59
Jesús le dijo a otro:
—Sígueme.
Pero él respondió:
—Señor, déjame ir primero a enterrar a mi padre.
60
Jesús le contestó:
—Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú ve y anuncia el
reino de Dios.
61
Otro le dijo:
—Señor, quiero seguirte, pero primero déjame ir a despedirme de los
de mi casa.
62
Jesús le contestó:
—El que pone la mano en el arado y sigue mirando atrás, no sirve para
el reino de Dios.).

Nota: (1) Porque tienen otras prioridades… (2) Porque no hay intención de
transformar ciertas áreas personales: responsabilidad, unidad, sometimiento,
tolerancia, etc.

3.1 ¿Qué quiso decir Jesús con su respuesta? Respuesta. 3.1 Para interpretar
correctamente la respuesta de Jesús, debemos considerar primeramente lo que dijo
este escriba: Sus palabras: “Señor, te seguiré adondequiera que vayas”
probablemente no fueron calculadas ni pensadas. Fue la reacción de un momento de
entusiasmo. Por eso Jesús lo confronta con otra realidad, la realidad de la falta de un
lugar propio, de una cama, de un techo, del calor de un hogar, porque “El Hijo del
Hombre no tiene donde recostar su cabeza”. Recordemos que Jesús nació en un
establo prestado y cuando murió fue sepultado en una tumba ajena. Muchas veces,
seguir a Jesús puede significar muchas incomodidades, la falta de recursos y enormes
privaciones. Porque a veces la gente abrió sus casas y dio lo mejor a los seguidores de
Jesús, pero otras veces las cerró, dejándolos a la intemperie. Es como si Jesús le
preguntara “¿Estás realmente decidido a seguirme hasta en el total desamparo?”

C. El equipo requiere un pastoreo primario

Nota: El líder debe pastorear primeramente el equipo (labor que luego multiplicaran
ellos), pues es el modelo bíblico, por ej:

1. Moisés pastoreaba primeramente a los líderes y éstos atendían al pueblo.

2. Jesús pastoreaba primeramente a los discípulos y éstos a las


multitudes, veamos un ej. Marcos 4:1-2 Otra vez comenzó Jesús a enseñar a
la orilla del lago. Como se reunió una gran multitud, Jesús subió a una barca
que había en el lago, y se sentó, mientras la gente se quedaba en la
orilla. 2 Entonces se puso a enseñarles muchas cosas por medio de
parábolas., Marcos 33-34 33 De esta manera les enseñaba Jesús el mensaje,
por medio de muchas parábolas como éstas, según podían entender. 34 Pero
no les decía nada sin parábolas, aunque a sus discípulos se lo explicaba todo
aparte. (otro ejemplo lo vemos cuando Jesús hace el milagro de los panes y
son sus discípulos quienes reparten a la multitud).