Está en la página 1de 7

Implantación del Plan Estratégico

La capacidad de gestionar la estrategia, es el proceso de planear, organizar, dirigir y controlar los esfuerzos de los miembros
de la Entidad a través de esquemas básicos y prácticos, que permitan la suficiente flexibilidad para adaptarse o anticiparse
a los eventos del entorno, con el fin de generar ventajas que le garanticen permanecer y crecer exitosamente. La planificación
es previa a las otras funciones ya que es imposible organizar, gestionar y controlar con eficacia y eficiencia sin disponer de
unos Planes adecuados que los informen.
Con la administración de la estrategia, mediante el Plan de Gestión, el camino trazado y el cómo recorrerlo está planteado
en sólidas bases edificadas con estudios apropiados del entorno y de los recursos con los cuales puede contar la Entidad.
Las acciones de los directivos de la Entidad no se dejarán a la improvisación del momento para fijar rumbos o para solucionar
problemas coyunturales.
El esfuerzo en torno a la elaboración del Plan Estratégico se basa fundamentalmente en la participación de las personas
implicadas en el ámbito de aplicación del propio Plan en torno a los diferentes apartados. Sin embargo, si pensamos a nivel
individual, el esfuerzo, a lo largo de todo el proceso de elaboración del Plan, debería centrarse en los siguientes aspectos:
• recoger información de manera efectiva,
• desarrollar y explorar alternativas estratégicas,
• pensar en las implicaciones futuras de las decisiones presentes.
La elaboración e implementación de un Plan Estratégico, puede aportar a la Entidad beneficios, como: 1. Proporcionar una
visión “estratégica “a la hora de pensar y actuar, lo cual se traduce en:
• Recogida sistemática de información interna y externa,
• Prestar atención al aprendizaje de la Entidad,
• Aclarar la dirección futura de la Entidad,
• Establecer las prioridades para la acción.
Implantación del Plan Estratégico. Si ya hemos definido y validado una nueva estrategia ganadora, ya es hora de ponerla en
marcha sin más pérdida de tiempo. La implantación de un Plan Estratégico se puede hacer con los siguientes pasos (no
todos son imprescindibles), según las preferencias de los clientes asesorados.
Visualizar la misión, visión y valores.

Estos conceptos siguen siendo muy potentes para alinear la organización en la misma dirección, si son creados por el equipo.
El aspecto diferencial de nuestra metodología colaborativa es que intentamos que florezca en base a las historias y a las
imágenes visuales. Buscamos compartir la inspiración y la fuerza colectiva para contagiar la pasión sobre el nuevo proyecto.

CANVAS 2 del nuevo modelo de negocio.

Si se quiere, se puede actualizar el modelo de negocio a la nueva estrategia definida. Este rápido ejercicio ayuda a constatar
cómo se ha mejorado el enfoque del negocio y configura los elementos más relevantes
Indicadores claves (KPIs).

Con la participación de todos los departamentos, o implicados según el tamaño de la empresa, hay que determinar cuáles
son los indicadores más importantes del negocio. Son aquellas métricas que nos harán saber si vamos por el buen camino
que previamente nos habíamos trazado. Normalmente son indicadores por cascada, más detallados en niveles inferiores y
más generales en niveles superiores. Es común pensar que son indicadores financieros, cuando en realidad, el estado
económico depende de que se consigan los indicadores de negocio, derivados del plan de negocio.
Depende de que se consigan los indicadores de negocio, derivados del plan de negocio.
Es un debate muy enriquecedor que conviene concentrarse en las pocas métricas que sean el origen de las actuaciones en
lugar de las consecuencias. En esta fase hay que recopilar la información histórica disponible para establecer los valores
actuales de base

Objetivos concretos.
En este apartado nos concentramos en planificar, para cada objetivo, de manera muy sintética, los recursos necesarios para
conseguirlo (económicos, humanos, formación, etc.), los plazos de tiempo y el responsable de su ejecución. A nivel de la
formulación de un plan estratégico conviene adaptarse a la realidad y tamaño de cada empresa. En general es preferible
hacer algo sencillo, que todo el mundo entienda y realice, que no un complejo sistema que no se utilice y que suponga un
sobre esfuerzo inútil.

Planes de acción.

En este apartado nos concentramos en planificar, para cada objetivo, de manera muy sintética, los recursos necesarios para
conseguirlo (económicos, humanos, formación, etc.), los plazos de tiempo y el responsable de su ejecución. A nivel de la
formulación de un plan estratégico conviene adaptarse a la realidad y tamaño de cada empresa. En general es preferible
hacer algo sencillo, que todo el mundo entienda y realice, que no un complejo sistema que no se utilice y que suponga un
sobre esfuerzo inútil.

Plan económico-financiero.
Los planes de acción comportan unos costes que hay que contemplar adecuadamente. Asimismo, la consecución de los
nuevos objetivos aportará mayores facturaciones en el futuro. Todas las hipótesis económicas deberán estar reflejadas en
varias hojas de cálculo de cuenta de explotación por ámbitos de responsabilidad, así como una extrapolación de los balances
futuros. Toda empresa tiene que se rentable para ser sostenible económicamente para satisfacer las necesidades de todos
los colaboradores implicados.

Comunicación interna.

El proceso de redefinición estratégica debe implicar, de una manera u otra, a toda la empresa. Aunque también es cierto que
ciertos niveles de la organización tendrán más implicación que otros. Por ello es muy importante mantener informada a toda
la empresa de los avances y de la solución final adoptada. Sólo una comunicación efectiva desde los inicios del proceso
garantiza el éxito interno en la implantación de la estrategia.

Comunicación externa.
El nuevo modelo de negocio tiene que expandirse por los mercados seleccionados y entre todos los “stakeholders”
implicados. Os ayudamos a estructurar y brillar en vuestras presentaciones de PowerPoint, a vuestras exposiciones dibujando
en la pizarra, en las documentaciones externas y a comunicar con pasión en las conferencias públicas.

Redes sociales.

Damos soporte en el concepto y estructura de una nueva web y aconsejamos cómo redactar en un blog. Os ayudamos a
implantar toda la estrategia y operativa del marketing digital por las diferentes redes sociales (linkedin, twitter, facebook,
google plus, wordpress y otras).

Seguimiento del Plan Estratégico.


De nada sirve un montón de papeles, documentos, comunicaciones y reuniones si al final todo queda en un cajón del director.
Ayudamos a las empresas a realizar puntualmente sus sesiones trimestrales de seguimiento del plan estratégico para que
sea un elemento vivo de la organización y que ayude a hacer crecer la empresa de manera sostenida en el tiempo.
Aquí es dónde todo toma su sentido. Desde la estrategia inicial se busca un nuevo modelo de negocio diferente que se
implanta con toda la implicación del equipo. Los resultados económicos ascendentes vendrán por la capacidad del equipo de
mantener a lo largo del tiempo su motivación por conseguir los objetivos colectivos consensuados.