Está en la página 1de 2

Duodécima Estación

JESUS MUERE EN LA CRUZ


Yo siento una infinita, divina sinfonía de espíritu,
palpitante entorno a la cruz y la cruz destila para nosotros,
gota a gota, a través de los siglos, la sangre divina
derramada para cada alma humana. Desde la cruz Cristo
grita: ¡Tengo sed! terrible grito que no es de la carne, sino
que es grito de sed de almas. Y es por esta sed de almas
que Cristo muere.

Décimo tercera Estación


JESUS ES BAJADO DE LA CRUZ
Tú lo sabes, Virgen santa, que esta pobre obra es tuya: Tú
la has querido, y has querido servirte de nosotros ORACIÓN DE AMOR A JESÚS Y MARÍA
miserables, llamándonos misericordiosamente al altísimo San Luis Orione
privilegio de servir a Cristo en los pobres. Y nos diste “A ti, oh mi Señor Jesús,
hambre y sed de almas, de ardentísima caridad: Almas y Dios–Hombre, Salvador del Mundo,
almas. Crucificado Redentor nuestro,
toda nuestra adoración y nuestra pobre vida:
Décimo cuarta Estación a Ti, oh María, Virgen Inmaculada,
JESUS ES PUESTO EN EL SEPULCRO
Dejemos hacer al Señor sin afligirnos tanto humanamente.
Madre de Dios y nuestra,
Nuestro Señor nos quiere más que nosotros a él, y nuestra que has recibido de Jesús,
suerte está mejor en sus manos que en las nuestras. en adoración y amor inefable,
Estamos contentos de caer en tierra como caen las hojas y el primer llanto y luego el último respiro,
como caen las semillas: no es quien siembra, ni quien allá a los pies de la Cruz,
riega, sino quien da incremento y vida, es decir, el Señor donde nos fuiste dada por Cristo mismo
que lleva adelante y multiplicará en nosotros, vivos o solamente como Madre:
muertos, su caridad.
a Ti, oh María,
danos toda nuestra más grande veneración

Vía Crucis
y el amor más dulce de hijos amantísimos.
¿Oh, cómo podríamos adorar a Jesús
y no tener una mirada,
un latido de amor por su Madre?
A Ti, entonces, oh Jesús, la adoración
y los latidos del corazón,
con
Para ganar la indulgencia concedida al rezo del Viacrucis,
por las intenciones del Papa.
hecho altar y holocausto:
a Ti, oh María,
san Luis Orione
Padrenuestro, Avemaría y Gloria el más alto culto de veneración y de amor,
un culto todo especial,
como corresponde a la Madre de Dios.” Iglesia del Salvador de Toledo
ESPAÑA
FORMA EXTRAORDINARIA DEL RITO ROMANO
EJERCICIO DEL SANTO VIACRUCIS Cuarta Estación Octava Estación
Por la señal… JESUS ENCUENTRA A SU MADRE JESÚS CONSUELA
Acto de contrición: Señor mío Jesucristo Ahora baja y ven pronto a nosotros, Madre, acuérdate A LAS MUJERES DE JERUSALEN
Virgen Madre de Dios, mientras estás en la presencia No saber ver ni amar en el mundo más que las almas de
Al principio de cada estación se puede decir: del Señor, de hablarle e implorarle por ésta humilde nuestros hermanos. Almas de pequeños, almas de
V/. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos
R/. Que por tu santa Cruz redimiste al mundo.
Congregación que es tuya, que es de la Divina pobres, almas de sufrientes: Cristo las ama a todas ,
Y al final de cada estación: Providencia nacida a los pies del crucifijo en la gran Cristo murió por todas, Cristo las quiere salvar a todas
V/. Señor, pequé. semana del “todo se ha cumplido”. entre sus brazos y en su corazón traspasado.
R/. Tened piedad y misericordia de mí y de todos los
pecadores. Quinta Estación Novena Estación
V/. Bendita y alabada sea la Pasión y Muerte de nuestro EL CIRENEO AYUDA A JESÚS JESUS CAE EN TIERRA POR TERCERA VEZ
Señor Jesucristo A LLEVAR LA CRUZ Quiero hacer que los surcos lleguen a ser luminosos de
R/. Y los Dolores de su Santísima Madre al pie de la cruz. Quisiera hacerme alimento espiritual para todos mis Dios, hacerme un hombre bueno entre mis hermanos,
____________________________________________
hermanos que tienen hambre y sed de verdad y de bajar, extender siempre las manos para recoger las
Para ganar las indulgencias del Vía Crucis es necesario
levantarse y arrodillarse en cada estación.
Dios, quisiera vestir de Dios a los desnudos, dar la luz debilidades y miserias y ponerlas sobre el altar, para
de Dios a los ciegos y a los ávidos de mayor luz, y abrir que en Dios lleguen a ser las fuerzas de Dios y
Primera Estación los corazones, quisiera hacerme el loco de Cristo y grandeza de Dios. Tener una gran piedad para con
JESUS ES CONDENADO A MUERTE vivir y morir de la locura de la caridad por mis todos. La caridad tiene hambre de acción, la caridad no
Cristo no tenía soldados, nunca quizá quiso tenerlos. hermanos. tiene que ser ociosa. Nosotros morimos en Dios y
No derramó la sangre de ninguno, no quemó la casa de vivimos en Dios.
ninguno, no quiso grabar su nombre en la roca de los Sexta Estación
montes, pero sí en el corazón de los hombres. LA VERONICA ENJUGA EL ROSTRO A JESUS Décima Estación
Multiplicó el pan, pero no para sí mismo, sino para los A cada palabra nuestra debe ser un soplo de cielo JESUS ES DESPOJADO DE SUS VESTIDURAS
demás. No hizo llorar a nadie, lloró él por todos y lloró abierto: todos deben sentir la llama que arde en nuestro Sufriente, levantado, bajado, útil para algo e inútil para
sangre. corazón y en la luz de nuestro fuego interior encontrar a todos, yo te adoraré siempre y seré siempre tuyo, mi
Dios, a Cristo. Nuestra devoción no nos debe dejar Dios. Ninguno me alejará de ti. En las alegrías y en los
Segunda Estación fríos ni aburridos porque debe ser verdaderamente toda dolores, como las flores del desierto, errante como el
JESÚS LLEVA LA CRUZ A CUESTAS viva y llena de Cristo. Seguir los pasos de Jesús hasta pájaro sin nido, siempre, siempre Señor y amor
Escribiré mi vida con lágrimas y con sangre. Que la el calvario y subir después con él a la cruz o a los pies suavísimo de mi alma, saldrá de los labios la palabra de
injusticia de los hombres no debilite la confianza plena de la cruz morir de amor con él y para él, servir en los aquella que me diste como Madre: Hágase en mí según
en la bondad de Dios. Palabras siempre encendidas en hombres al hijo del hombre. su palabra.
mi corazón: sufrir, rezar, amar, crucificarse, adorar.
Luz y paz de corazón. Subiré mi calvario como manso Séptima Estación Undécima Estación
cordero. Siempre apostolado y martirio, martirio y JESUS CAE EN TIERRA POR SEGUNDA VEZ JESUS ES CLAVADO EN LA CRUZ
apostolado. No se dejen asustar por las debilidades o los pocos El, que había guardado la espada de Pedro en la vaina,
frutos: ¡Estén unidos en la caridad de Jesucristo! que no había derramado sangre de nadie, quiso dar toda
Tercera Estación Nuestra vida estará llena de dificultades y espinas… su sangre divina y su vida por los hombres sin
JESÚS CAE BAJO EL PESO DE CRUZ pero no duden: Dios está con ustedes si se mantienen distinción: verdadero rey de paz: Dios Padre redentor
Que yo viva siempre del amor de Jesús y de los humildes y con Dios. Tomen esta carga con fe, con de todos. Quiso morir con los brazos abiertos, entre el
hombres, apremiado e identificado con el amor de viva fe y confianza en el Señor. cielo y la tierra, llamando a todos a su corazón abierto,
nuestro Señor crucificado: que la cruz sea toda mi desgarrado, deseando abrazar a todos.
riqueza y alegría. Porque a Jesús se lo ama en la cruz y
crucificado con él.