Está en la página 1de 4

México, pionero en realidad virtual aplicada en Medicina

El uso de escenarios creados por computadora para atender


enfermedades psicológicas o ayudar a disminuir el dolor se encuentra en
franco desarrollo. México es una de las naciones pioneras en uso
de realidad virtual aplicada en Medicina que ya reporta exitosos
resultados.

En la actualidad es común escuchar comentarios sobre Nano medicina


(creación de moléculas y máquinas diseñadas a nivel atómico), Medicina
Nuclear, trasplantes de órganos, microcirugía de miembros atrofiados y
manipulación de genes. Cierto, el avance de la medicina es vertiginoso y
tal parece que llegará el momento en que nuestra capacidad de asombro
será una cualidad o virtud en desuso.

Dentro de este contexto surge la aplicación de una nueva técnica, basada


en la realidad virtual, que sirve para que los pacientes disminuyan sus
niveles de ansiedad al momento de someterse a un estudio invasivo (que
requiere la introducción de instrumental o equipo médico al cuerpo), o a
una cirugía ambulatoria (sin hospitalización) en la que se aplique
anestesia local.

Y es que hacer que el enfermo mantenga la calma y la ecuanimidad


redunda automáticamente en la estabilización de la presión arterial y de
las frecuencias cardiaca y respiratoria, que comúnmente se elevan ante el
estrés que desencadenan los procedimientos descritos.

Al frente de este proyecto se encuentra el Dr. José Luis Mosso Vázquez,


quien durante gran parte de su vida ha participado activamente en
programas de cirugías asistidas por computadora y en el desarrollo de
herramientas robóticas aplicadas a la medicina, disciplinas que surgieron
a finales del decenio 1980-1990 y que posibilitan, por ejemplo, que se
realicen intervenciones quirúrgicas a distancia.

De hecho, el especialista fue pionero en las llamadas tele cirugías


o intervenciones quirúrgicas a distancia. Sin ir más lejos, en el 2002
asesoró desde la Ciudad de México a un grupo de médicos en Tuxtla
Gutiérrez, Chiapas, para la realización de dos colecistectomías
(extracciones de vesícula biliar) con ayuda de un brazo robótico,
llamado Tonathiu, que fue creado por el Dr. Arturo Minor y el propio
Mosso.
Anestesia a la carta, gracias a realidad virtual aplicada en
Medicina
Como si se tratará de un juego y no de un procedimiento médico, el
paciente que se somete a la realidad virtual puede elegir entre “visitar” un
paisaje boscoso, una montaña nevada o un atardecer frente al mar
mientras se le practica endoscopía gastrointestinal (introducción de un
tubo para revisar laringe, esófago, estómago y la primera porción del
intestino).

La revolucionaria técnica también ha mostrado su eficacia mientras una


futura madre permanece en la sala de labor o se encuentra en trabajo de
parto, o bien, al realizar colposcopía (examen de la zona vaginal y cuello
uterino por medio de un microscopio modificado o colposcopio).

Otras áreas en que ha sido probada con éxito son operaciones de cesárea
(nacimiento del bebé a través de incisión abdominal quirúrgica), bloqueo
peridural (aplicación de anestesia local en la raíz de los troncos nerviosos
que llegan hacia la médula espinal, de modo que se interrumpe la
sensibilidad de la mitad inferior del cuerpo.) y terapia posquirúrgica o
intensiva (cuidados críticos a enfermos graves) de cirugía de corazón y
trasplante renal.

El Dr. Mosso trabaja con material donado por el Virtual Reality Medical
Center de San Diego, California (Estados Unidos), y hasta el momento ha
atendido a aproximadamente 500 pacientes que han aceptado formar
parte de diversos protocolos clínicos.

La experiencia ha sido exitosa, de tal suerte que en el caso de las cirugías


ambulatorias se han reducido el consumo de anestesia hasta en 20%,
comenta el especialista, quien deja en claro que el tratamiento virtual
puede ser recibido por cualquier tipo de paciente, siempre y cuando tenga
buena visión, desee cooperar y no presente disfunciones
cardiovasculares, respiratorias y metabólicas.

Al final, los efectos positivos de esta aplicación tecnológica se pueden


resumir así: disminuye la dosis de anestesia y de dolor, así como las
molestias viscerales en los pacientes, lo que se traduce en mejor calidad
en la atención médica, asevera el Dr. Mosso Vázquez.

La Clínica de Especialidades Alberto Pisanty Ovadía, localizada en


Tacubaya, Ciudad de México, y perteneciente al Instituto de Seguridad y
Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), ha sido una
de las sedes elegidas para desarrollar este programa experimental; los
voluntarios acceden a la realidad virtual mientras se les practica una
endoscopia.

El Dr. Norberto Alejandro Ruiz Molina, director del nosocomio citado,


explica que este programa permite que los pacientes olviden su
preocupación, disminuyan su ansiedad y esquiven el dolor.

Habitualmente, explica el especialista, “cuando realizamos una


endoscopia (estudio que consiste en introducir por la boca un tubo que
mide 1.20 metros) tenemos la necesidad de aplicar en el enfermo
anestesia en la garganta para disminuir el dolor o los movimientos reflejos
que provoca tener un tubo en el esófago, pero muchos pacientes no lo
toleran y debemos aplicar medicamentos por vía intravenosa”.

El enfermo sedado “cae en un estado de sueño y el anestesiólogo debe


vigilar su oxigenación mientras el médico endoscopista realiza el estudio,
mismo que tarda en realizarse entre 10 y 15 minutos”.

Por otra parte, el paciente que permanece despierto puede entrar en


tensión cuando escucha que el médico pide una pinza. “Le da taquicardia,
se eleva su presión arterial, suda, se angustia y entra en estrés, ya que
siente y escucha los movimientos del instrumental en su interior”.

El objetivo de la realidad virtual aplicada en Medicina consiste, pues, “en


crearle ‘otra realidad’ a la persona intervenida, en mostrarle imágenes
agradables, con sonido y con la posibilidad de interactuar y ser parte del
paisaje que ha elegido; hemos notado que de esta manera desaparecen
los signos citados y disminuye o desaparece la sedación”, asevera.

Menos ansiedad en el futuro cercano


El Dr. Ruíz Molina afirma que, sin lugar a dudas, los pacientes han tenido
un grado de satisfacción importante. Hasta el momento en esta clínica se
ha aplicado la realidad virtual principalmente en endoscopias, que son
estudios rápidos, calculados y rutinarios, pero la técnica se quiere ampliar
a procedimientos quirúrgicos en que se requiere anestesia local.

Los objetivos a la vista son vasectomía (esterilización masculina),


circuncisión (extirpación quirúrgica del prepucio del pene) y hernias
umbilical o inguinal (cuando parte de un órgano, generalmente uno de los
intestinos, sobresale a través del ombligo o la ingle, respectivamente), que
son operaciones en que se requiere bloqueo peridural o local y en las que
muchas veces el paciente se preocupa.

La clínica del ISSSTE Alberto Pisanty Ovadía es la única que aplica este
procedimiento, dice con orgullo su director, quien establece que “si
nosotros logramos hacer 100 estudios de endoscopias, y en ellos tenemos
90% de satisfacción, entonces habría muchas posibilidades de aplicar la
realidad virtual todos los días en esta área; después vendría la siguiente
fase que consistiría en ver su utilidad en otros procedimientos invasivos”,
concluye.

Para tomar en cuenta:

En rigor, las primeras aplicaciones de la realidad virtual para usos


médicos se dieron en el ejército de Estados Unidos, cuando se utilizó para
diagnosticar trastornos emocionales de los veteranos de la guerra en
Vietnam.

De manera paralela, la directora de The Virtual Reality Medical Center, en


San Diego, ha utilizado esta técnica para atender trastornos como fobias y
obesidad, así como conductuales tanto en adultos como en niños. No en
balde, los expertos prevén que la realidad virtual será una de las formas
de terapia psicológica que más van a crecer en los próximos 10 años.

México es pionero en el uso de la realidad virtual para usos quirúrgicos;


en ninguna otra nación se aplica esta técnica, por lo que nuestro país ha
recibido la primera certificación de Cibercirugía en el mundo.

Cirugías asistidas por computadora, intervenciones quirúrgicas a distancia


(telecirugías) y ahora realidad virtual aplicada en Medicina, son
innovaciones tecnológicas pensadas para mejorar la salud de los
pacientes, ¡ahora, ya lo sabes!