Está en la página 1de 2

Las aleaciones de zinc se han utilizado durante siglos —piezas de latón datadas en 1000-

1500 a. C. se han encontrado en Canaán y otros objetos con contenidos de hasta el 87%
de zinc han aparecido en la antigua región de Transilvania— sin embargo, por su bajo
punto de fusión y reactividad química el metal tiende a evaporarse por lo que la verdadera
naturaleza del metal no fue comprendida por los antiguos.
Se sabe que la fabricación de latón era conocida por los romanos hacia
30 a. C. Plinio y Dioscórides describen la obtención de aurichalcum (latón) por el
procedimiento de calentar en un crisol una mezcla de cadmia (calamina) con cobre; el
latón obtenido posteriormente era fundido o forjado para fabricar objetos.
La fundición y extracción de zinc impuro se llevó a cabo hacia el año 1000 en la India —en
la obra Rasarnava (c. 1200) de autor desconocido se describe el procedimiento— y
posteriormente en China y a finales del siglo XIV los indios conocían ya la existencia del
zinc como metal distinto de los siete conocidos en la Antigüedad, el octavo metal. En
1597 Andreas Libavius describe una «peculiar clase de estaño» que había sido preparada
en la India y llegó a sus manos en pequeña cantidad a través de un amigo; de sus
descripciones se deduce que se trataba del zinc aunque no llegó a reconocerlo como el
metal procedente de la calamina.
En occidente, hacia 1248, Alberto Magno describe la fabricación de latón en Europa, y en
el siglo XVI ya se conocía la existencia del metal. Georgius Agricola(1490-1555) observó
en 1546 que podía rascarse un metal blanco condensado de las paredes de los hornos en
los que se fundían minerales de zinc; añadiendo en sus notas que un metal similar
denominado zincum se producía en Silesia.3 Paracelso fue el primero en sugerir que
el zincum era un nuevo metal y que sus propiedades diferían de las de los metales
conocidos sin dar, no obstante, ninguna indicación sobre su origen; en los escritos
de Basilio Valentino se encuentran también menciones del zincum. A pesar de ello, en
tratados posteriores las frecuentes referencias al zinc, con sus distintos nombres, se
refieren generalmente al mineral no al metal libre y en ocasiones se confunde con
el bismuto.
Johann Kunkel en 1677 y poco más tarde Stahl en 1702 indican que al preparar el latón
con el cobre y la calamina esta última se reduce previamente al estado de metal libre, el
zinc, que fue aislado por el químico Anton von Swab en 1742 y por Andreas Marggraf en
1746, cuyo exhaustivo y metódico trabajo Sobre el método de extracción del cinc de su
mineral verdadero, la calamina cimentó la metalurgia del zinc y su reputación como
descubridor del metal.
En 1743 se fundó en Bristol el primer establecimiento para la fundición del metal a escala
industrial pero su procedimiento quedó en secreto por lo que hubo que esperar 70 años
hasta que Daniel Dony desarrollara un procedimiento industrial para la extracción del metal
y se estableciera la primera fábrica en el continente europeo.
Tras el desarrollo de la técnica de flotación del sulfuro de zinc se desplazó a la calamina
como mena principal. El método de flotación es hoy día empleado en la obtención de
varios metales.

El sodio metálico se emplea en síntesis orgánica como agente reductor. Es además


componente del cloruro de sodio necesario para la vida. Otros usos son:

• En aleaciones antifricción (oro).


• En la fabricación de desodorantes (en combinación con ácidos grasos).
• En la purificación de metales fundidos.
• La aleación Na K, es un material empleado para la transferencia de calor además de
desecante para disolventes orgánicos y como reductor. A temperatura ambiente es
líquida. El sodio también se emplea como refrigerante.
• Aleado con plomo se emplea en la fabricación de aditivos antidetonantes para las
gasolinas.
• Se emplea también en la fabricación de células fotoeléctricas.
• Iluminación mediante lámparas de vapor de sodio.
• Los óxidos Na2O generados por combustión controlada con oxígeno se utilizan para
intercambiar el dióxido de carbono por oxígeno y regenerar así el aire en espacios
cerrados (p. ej. en submarinos).
• El sodio metálico también se emplea en los laboratorios en la desecación de
disolventes
• El sodio es relativamente abundante en las estrellas, detectándose su presencia a
través de la línea D del espectro solar, situada aproximadamente en el amarillo. La
corteza terrestre contiene aproximadamente un 2,6 % de sodio, lo que lo convierte
en el sexto elemento más abundante, y el más abundante de los metales alcalinos.
• Actualmente se obtiene por electrólisis de cloruro sódico fundido (proceso Downs),
procedimiento más económico que el anteriormente usado, la electrólisis del
hidróxido de sodio (proceso Castner-Kellner). Es el metal alcalino más barato. Hoy
en día se produce principalmente por las compañías Métaux Spéciaux, en
Pomblière St Marcel, Francia, y por Chemours, en Niagara Falls, Estados Unidos.
• El compuesto más abundante de sodio es el cloruro sódico o sal común, aunque
también se encuentra presente en diversos minerales como halita y zeolitas, etc.