Está en la página 1de 3

Autoestima.

1. Definición:
La autoestima es el reconocimiento de la persona misma de sus capacidades y
habilidades para afrontar los desafíos de la vida en cualquier ámbito. El buscar la
aprobación personal, familiar y social de la propia persona y sus actos. Y asimismo,
buscar el derecho a ser felices (Branden, 1993). Se dice que una persona que tiene
autoestima o con alta autoestima, es una persona que se considera que vale la
pena, y tiene una evaluación positiva de sí misma. Una autoestima alta, es esencial
para tener una buena salud emocional. Si la persona tiene una evaluación negativa
de sí misma, entonces puede decirse que tiene una baja autoestima, lo que puede
repercutir tanto física como emocionalmente en el individuo. Generalmente las
personas con mucha autoestima suelen tener confianza, orgullo, respeto y
autocrítica positiva de sí mismas. Las personas con baja autoestima tienden a ser
inseguras, insatisfechas consigo mismas y teniendo autocríticas negativas (Coon y
Mitterer, 2010).

2. Autoestima en Hombres y Mujeres:


Ya que en la adolescencia se forma la personalidad, en esta etapa se generan
cambios físicos y psicológicos. Estos factores van a influenciar en gran manera en
la autoestima que tenga el individuo dependiendo su género. Los hombres, tienden
a tener una alta autoestima gracias a sus cambios físicos como el incremento de
estatura y masa muscular, que los ayudará a desempeñarse mejor en distintas
actividades. Las mujeres al contrario, tienden a desarrollar una baja autoestima en
gran parte, debido a los cambios físicos que su organismo sufre como la
menstruación y el incremento de grasa en sus cuerpos (Goñi y cols., 2003). Se llevó
a cabo una investigación en 1,038 estudiantes de secundaria de entre 15 y 18 años
de Valencia. El objetivo de la investigación era conocer la relación que tiene la
autoestima con las conductas beneficiosas y de riesgo para la salud. Los resultados
concluyeron, para ambos sexos, que aquellos que percibían su comportamiento
como adecuado, consumían menos tabaco, alcohol, y alimentos insanos. Y aquellos
con baja autoestima y mayor necesidad de aceptación, eran más propensos a
consumirlos (Pastor y cols., 2006).
3. Correlación de Autoestima y Autoconcepto: El Autoconcepto está formado por
las ideas, percepciones, historias y sentimientos en tanto de quién es uno mismo.
La Autoestima, como ya se mencionó anteriormente, es el valor que se considera
uno mismo hacia su persona. Comúnmente se confunde uno con otro, pero en
realidad, el autoconcepto influye en la autoestima, ya que la imagen que percibamos
de nosotros mismos influenciará en gran medida en el valor que le demos (Coon y
Mitterer, 2010).

4. Obstáculos para el crecimiento del Autoestima: Los factores familiares


usualmente son los grandes motivos para tener una buena o mala autoestima. Los
padres pueden crear obstáculos para el crecimiento de autoestima de su hijo
cuando:
 Transmiten que el niño no es suficiente.
 Le ridiculizan o humillan.
 Educan al niño sin ninguna norma, sin una estructura de apoyo, o con normas
contradictorias.
 Transmiten que sus pensamientos o sentimientos no tienen valor o
importancia, etc.

Conclusión:
Cuando se tiene una clara idea de qué es la autoestima, y asimismo del
autoconcepto, se puede comprender mucho mejor cuál es la diferencia entre ambas,
y así, cuando se tiene la idea clara de qué es cada una podemos identificar mucho
mejor la raíz de una baja autoestima a veces generada por el mal autoconcepto que
tenemos sobre nosotros mismos.
Bibliografía:
Branden, N. (1993). El poder de la autoestima. Cómo potenciar este importante recurso
psicológico. PAIDÓS: Barcelona.
Coon, D. y Mitterer, J. (2010). Introducción a la Psicología. (Duodécima edición). CENGAGE
Learning: México.
Goñi, A. Esnaola, I. Ruiz, S. Rodríguez, A. y Zulaika, L. (2003). Autoconcepto físico y
desarrollo personal: perspectivas de investigación. Revista de Psicodidáctica.15-
16:7-62.
Pastor, Y. Balaguer, I. y García-Mérita, M. (2006). Relaciones entre el autoconcepto y el
estilo de vida saludable en la adolescencia media: un modelo exploratorio.
Psicothema. 18(1):18-24.