Está en la página 1de 10

Resumen Psicopatología 2015 (cami)

Un trastorno de la personalidad es un patrón permanente e inflexible de experiencia interna


y comportamiento que se da en un sujeto y que poco tiene que ver con las expectativas culturales
de la sociedad en la que vive. El mismo es estable a lo largo del tiempo, teniendo inicio en la
adolescencia o principio de la adultez; y generando un malestar y perjuicio en el individuo.

Los trastornos de personalidad pueden sub categorizarse en tres grandes grupos según sus
características:

● GRUPO A (Paranoide, Esquizoide y Esquizotípico)


- Sujetos raros y excéntricos. Se puede decir que son casi psicóticos ya que son
vistos como “extraños” que no deliran.

● GRUPO B (Antisocial, Límite/Border, Histriónico y Narcisista)


- Sujetos dramáticos y emotivos, pero sobretodo emocionalmente inestables.

● GRUPO C (Evitación, Dependencia y Obsesivo-Compulsivo)


- Sujetos ansiosos o temerosos.

CARACTERÍSTICAS

En primer lugar, es importante entender que los rasgos de personalidad (formas de percibir,
relacionarse y pensar sobre el entorno y sobre uno mismo) únicamente constituyen trastornos de
personalidad cuando los mismos son inflexibles y desadaptativos y, causan malestar y deterioro
funcional subjetivo en el individuo.

Dicho patrón de personalidad genera malestar en el ámbito social, laboral y/o otras áreas
importantes de la actividad del individuo. A su vez, es estable y de larga duración.

Para poder establecer un diagnóstico preciso, es importante evaluar los patrones de


actividad del individuo a largo plazo, y las características de la personalidad detectadas han de
estar presentes desde el inicio de la edad adulta. Se debe evaluar la estabilidad de los rasgos, así
como también, verlos en diferentes situaciones afrontadas por el sujeto.

1
Resumen Psicopatología 2015 (cami)

TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD DEL GRUPO A

TRASTORNO PARANOIDE DE LA PERSONALIDAD

“Patrón de desconfianza y suspicacia general hacia los otros, de forma que las intenciones
de estos son interpretadas como maliciosas”

Los individuos con este trastorno dan por hecho que los demás se van a aprovechar de
ellos, los van a lastimar o los van a engañar, aunque no tengan prueba alguna que pueda apoyar
estas previsiones. Están preocupados todo el tiempo y, cualquier desviación que perciban en la
lealtad sirve como prueba de sus suposiciones.

Los sujetos con este trastorno son reacios a confiar o intimar con los demás porque tienen
miedo que la información brindada pueda ser utilizada en su contra. En las observaciones o hechos
más inocentes interpretan significados ocultos degradantes o amenazadores hacia su persona (ej.
puede interpretar un chiste de un compañero de trabajo como si fuera un ataque brusco y directo
hacia su persona).

A su vez, estas personas suelen guardar rencores y son incapaces de olvidar insultos,
injurias o desprecios de los cuales creen haber sido objeto. Contratacan con rapidez y reaccionan
con ira ante los ultrajes que perciben.

En el ámbito de pareja, los mismos suelen ser patológicamente celosos, sospechando a


menudo que su cónyuge o pareja les es infiel sin tener una justificación adecuada. Quieren
mantener un control total sobre las personas con las que tienen relaciones íntimas para evitar ser
traicionados y constantemente pueden hacer preguntas y cuestionar los movimientos, acciones,
intenciones y fidelidad.

Son personas con las que generalmente es difícil llevarse bien y suelen tener problemas en
las relaciones personales ya que están excesivamente atentos a las posibles amenazas y
aparentan ser fríos y no tener sentimientos de compasión con el resto. No confían en los demás,
por lo cual, tienen una excesiva necesidad de ser autosuficientes.

Son capaces de culpar a los demás de sus propios errores, atribuyendo malas intenciones a
los mismos que son proyecciones de sus propios miedos. También tienden a desarrollar
estereotipos negativos de los otros, en especial de los grupos que piensan distinto.

Pueden experimentar episodios psicóticos muy breves (duran minutos u horas) sobre todo
en respuesta al estrés. Es frecuente también el abuso o la dependencia del alcohol o de otras
sustancias.

Es importante tener en cuenta que puede manifestarse por primera vez en la infancia o la
adolescencia a través de actitudes y comportamientos solitarios, relaciones escasas con los
compañeros, bajo rendimientos escolar, pensamientos peculiares, entre otros. A su vez, es
diagnosticada con más frecuencia en hombres.

2
Resumen Psicopatología 2015 (cami)

TRASTORNO ESQUIZOIDE DE LA PERSONALIDAD

“Patrón general de distanciamiento de las relaciones sociales y de restricción de la


expresión emocional en el plano interpersonal”

Los sujetos con dicho trastorno no demuestran tener deseos de intimidad, parecen
indiferentes a las oportunidades de establecer relaciones personales y no parece que les satisfaga
demasiado formar parte de una familia o de un grupo social. Básicamente prefieren emplear el
tiempo en sí mismos, más que estar con otras personas (ej. escogen actividades solitarias o
aficiones que no requieran interacciones con otros).

Suele haber una reducción de la sensación de placer a partir de las experiencias


sensoriales, corporales o interpersonales. Estos individuos no tienen amigos íntimos o personas de
confianza, a excepción de algún familiar de primer grado. También parecen indiferentes a la
aprobación o a la crítica de los demás y no muestran preocupación alguna por lo que los demás
puedan pensar de ellos.

Rara vez experimentan emociones fuertes como ira o alegría, aunque tiene sentimientos de
desprecio, desagradables, al respecto de todo lo que se relaciona con las interacciones sociales.

Es importante tener en cuenta que puede manifestarse por primera vez en la infancia o la
adolescencia a través de actitudes y comportamientos solitarios, pobres relaciones con los
compañeros y bajo rendimientos escolar. Al ser diferentes al resto muchas veces pueden ser
sujetos de burlas. A su vez, es diagnosticada con más frecuencia en hombres.

Suelen reaccionar pasivamente ante las circunstancias adversas y tienen dificultades en


responder adecuadamente a los acontecimientos vitales importantes. Tal como comentamos con
anterioridad, estas personas tienen pocas amistades y es poco frecuente que salgan con alguien
(no suelen casarse).

Pueden experimentar episodios psicóticos muy breves (duran minutos u horas) sobre todo
en respuesta al estrés.

TRASTORNO ESQUIZOTÍPICO DE LA PERSONALIDAD

“Patrón general de déficit sociales e interpersonales caracterizados por un malestar agudo y


una capacidad reducida para las relaciones personales, así como por distorsiones
cognoscitivas o perceptivas y excentricidades del comportamiento.”

Los individuos con este trastorno suelen tener ideas de referencia (ej. interpretaciones
incorrectas de incidentes causales y acontecimientos externos como poseedores de un significado
especial). Es decir, estos sujetos no llegan a generar el delirio, pero si hacen interpretaciones
propias de los hechos (creencias mágicas).

3
Resumen Psicopatología 2015 (cami)

Pueden ser supersticiosos y estar preocupados por los fenómenos paranormales. Los
mismos pueden sentir que tienen poderes especiales para notar los hechos antes de que sucedan
o para leer los pensamientos de los demás, así como también, creer que tienen un control mágico
sobre los demás que puede ser utilizado directamente.

Suelen interactuar con los demás de una manera inapropiada, inflexible o constreñida.
Interpretan como problemáticas las relaciones interpersonales y no se encuentran cómodos
relacionándose con otras personas. Y aunque puedan expresar infelicidad debido a la falta de
relacionamiento, su comportamiento sugiere una falta de deseos de contactos intimos. Como
resultado de ello, acostumbran a tener pocos o ningún amigo/s o persona de confianza aparte de
los familiares de primer grado. Interactúan con otros cuando tienen que hacerlo pero prefieren
encerrarse en sí mismos porque sienten que ellos son diferentes a los demás y no encajan.

Unas de las características de este trastorno son la excentricidad y las rarezas presentadas.
Y, puede ser reflejo de una tormenta emocional transitoria, más que un trastorno de la personalidad
permanente.

Es importante tener en cuenta que puede manifestarse por primera vez en la infancia o la
adolescencia a través de actitudes y comportamientos solitarios, pobres relaciones con los
compañeros, bajo rendimientos escolar, pensamiento y lenguaje peculiares y fantasías extrañas.
Son vistos como excéntricos y raros, pudiendo atraer burlas de sus compañeros. A su vez, es
diagnosticada con más frecuencia en hombres.

TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD DEL GRUPO B

TRASTORNO ANTISOCIAL DE LA PERSONALIDAD

“Patrón general de desprecio y violación de los derechos de los demás (agresión a la gente
o animales, destrucción de la propiedad, fraudes, hurtos o violación grave de las normas.”

Para que se pueda establecer el diagnóstico, el sujeto ha de tener al menos 18 años y tener
historia de algunos síntomas de un trastorno disocial antes de los 15 años. Dicho trastorno implica
un patrón repetitivo y persistente de comportamiento en el que se violan los derechos básicos de
los demás o las principales reglas o normas sociales apropiadas para la edad.

Dentro de los actos pueden verse: agresión a la gente o a los animales, destrucción de la
propiedad, fraudes o hurtos, violación grave de las normas, etc. Estos sujetos no logran adaptarse
a las normas sociales en lo que respecta al comportamiento legal. Desprecian los deseos,
derechos o sentimientos de los demás y, frecuentemente engañan y manipulan con tal de
conseguir provecho o placer personal.

Las decisiones son tomadas sin pensar, sin prevenir nada, y sin tener en cuenta las
consecuencias para uno mismo o para los demás, lo que puede ocasionar cambios repentinos de
trabajo, de lugar de residencia o de amistades, entre otros. También tienden a ser continua y
extremadamente irresponsables. A su vez, tienen poco remordimiento por las consecuencias de

4
Resumen Psicopatología 2015 (cami)

sus actos, dando justificaciones superficiales por haber ofendido, maltratado o robado a alguien (ej.
“la vida es dura” o “de todas formas le hubiese ocurrido”). Terminan culpando a sus víctimas por ser
tontos, débiles o por merecer su mala suerte.

Frecuentemente carecen de empatía y tienden a ser insensibles, cínicos y a menospreciar


los sentimientos, derechos y penalidades de los demás. Los mismos pueden no ser autosuficientes,
empobrecerse e incluso llegar a vivir en la calle o pasar años en prisión. Tienen más probabilidades
que la población general de morir prematuramente por causas violentas (ej. suicidio, accidentes,
homicidios).

Como factores que aumentan la probabilidad de adquirir dicho trastorno se encuentran el


haber sido maltratado o abandonado en la infancia, que los padres hayan tenido un
comportamiento inestable o variable o haya habido una inconsistencia por parte de los mismos al
momento del disciplinamiento.

Dicho trastorno se encuentra asociado a personas que se encuentran con un bajo status
socioeconómico y al medio urbano. Y, es mucho más frecuente en hombres que en mujeres.

El curso del mismo es crónico, pero puede remitir o hacerse menos manifiesto a medida
que la persona se va haciendo mayor, especialmente en la cuarta década de vida. Y por último,
mediante varios estudios, se ha podido comprobar que tanto los factores genéticos como los
ambientales constituyen un riesgo para el surgimiento del mismo.

¿Cuando se diagnostica?

El trastorno antisocial de la personalidad solo se debe diagnosticar cuando estos rasgos


sean inflexibles, desadaptativos y persistentes, y cuando provoquen deterioro funcional significativo
o malestar subjetivo.

TRASTORNO LÍMITE/BORDER DE LA PERSONALIDAD

“Patrón general de inestabilidad en las relaciones interpersonales, la autoimagen y la


afectividad, y una notable impulsividad.”

Dentro de dicho trastorno podemos encontrar personas que están atravesadas por el
sufrimiento. Las mismas se sintieron defraudadas en algún momento de sus vidas, y es por ello que
han perdido la confianza.

Los individuos que se encuentran dentro de esta categoría realizan frenéticos esfuerzos
para evitar el abandono real o imaginario. Tienen grandes temores de ser abandonados y una ira
inapropiada incluso ante una separación que en realidad es por un tiempo limitado o cuando se
producen cambios inevitables en los planes (ej. cuando el analista anuncia el final de la sesión).
Creen que ese abandono significa el “ser malos”. Son intolerantes a la soledad, necesitando
siempre estar acompañados por otros.

5
Resumen Psicopatología 2015 (cami)

Sus frenéticos esfuerzos para evitar el abandono pueden incluir actos impulsivos como los
comportamientos de automutilación o suicidas a fin de llamar la atención.

Tienen intentos o amenazas suicidas recurrentes y, son los motivos por los que estos
sujetos acuden en busca de tratamiento. Se llega al trasfondo de que estos actos destructivos
suelen estar precipitados por los temores a la separación o al rechazo, o por la expectativa de tener
que asumir una mayor responsabilidad.

Se aburren con facilidad y siempre están buscando algo para hacer. Cambian también
rápidamente de idealizar a los demás a devaluarlos, pensando que no les prestan suficiente
atención, no les dan demasiado o no “están” lo suficiente.

Puede existir una alteración de la identidad por una notable y persistente inestabilidad en la
autoimagen. Si bien lo habitual es que su autoimagen está basada en ser perverso o desgraciado,
a veces los individuos con este trastorno tienen también el sentimiento de que no existen en
absoluto.

A su vez, al momento de estar logrando un objetivo, no lo consiguen debido a una


infravaloración de ellos mismos (ej. dejan sus estudios justo antes de graduarse). Se pueden sentir
mucho seguros y acompañados con objetos transitorios (ej. perro) que con relaciones
interpersonales.

Como factores que aumentan la probabilidad de adquirir dicho trastorno se encuentran los
malos tratos físicos y sexuales en la infancia, la negligencia en su cuidado, los conflictos hostiles y
la pérdida temprano o la separación parental. El mismo es diagnosticado con más frecuencia en
mujeres.

TRASTORNO HISTRIÓNICO DE LA PERSONALIDAD

“Patrón general de emotividad generalizada y excesiva, y el comportamiento de


búsqueda de atención.”

Estos sujetos no están cómodos o se sienten despreciados cuando no son el centro de


atención. Siempre hacen el papel de ser el “alma de la fiesta” y cuando no logran ser el centro,
pueden hacer algo más dramático (inventar historias o hacer un drama) para atraer la atención
sobre sí mismos.

Desde el punto de vista sexual suelen ser inapropiadamente provocadores y seductores, no


solo con las personas con las que el sujeto tiene interés sexual, ni con lo que es adecuado para el
entorno social, sino que con todo el mundo. Utilizan permanentemente su aspecto físico para llamar
la atención.

Se caracterizan también por la automatización, la teatralidad y una expresión exagerada de


la emoción. Pueden molestar a sus amigos y conocidos con sus demostraciones emotivas en
público (ej. abrazando demasiado a gente que conocen poco). No obstante, sus emociones se
encienden y apagan con demasiada rapidez como para ser consideradas como profundas.

6
Resumen Psicopatología 2015 (cami)

Son altamente sugestionables, es decir, sus opiniones y sentimientos son fácilmente


influenciados por los demás y por las modas del momento. Acostumbran también a considerar las
relaciones más íntimas de lo que son en realidad, describiendo casi cualquier conocido como “mi
querido amigo”. Es precisamente por ello que pueden tener dificultades para alcanzar la intimidad
emocional en las relaciones románticas o sexuales.

Pueden apartar a sus amigos con sus demandas de atención constante. Se entristecen y
enfadan cuando no son el centro de atención. Y, si bien es frecuente que empiecen un trabajo o
hagan proyectos con mucho entusiasmo, su interés se desvanece rápidamente. Pueden descuidar
relaciones de largo plazo por dedicarle exaltación únicamente a las nuevas relaciones.

Tienen un riesgo elevado de amenazas de suicidio con el fin de llamar la atención y


coaccionar mejor a quienes se ocupan de ellos. Las personas son exageradas con sus emociones
y no es característico de ellos implicarse en comportamiento antisociales. Por último, esperan ser
visto como frágiles o dependientes para lograr llamar la atención.

TRASTORNO NARCISISTA DE LA PERSONALIDAD

“Patrón general de grandiosidad, necesidad de admiración y falta de empatía.”

Estos sujetos tienen un gran sentido de autoimportancia. Es habitual en ellos el sobrevalorar


sus capacidades y exagerar sus conocimientos y cualidades, con lo que frecuentemente dan la
impresión de ser jactanciosos y presuntuosos. Pueden asumir alegremente que otros otorguen un
valor exagerado a sus actos y sorprenderse cuando no reciben las alabanzas que esperan y que
creen merecer.

Creen que son superiores, especiales o únicos y esperan que los demás les reconozcan
como tales. Piensan que solo les pueden comprender o sólo pueden relacionarse con otras
personas que son especiales o de alto status. Generalmente demandan una admiración excesiva, y
se preocupan por si están haciendo las cosas bien y por cómo son vistos por los demás. Se
sorprenden realmente si los demás no envidian lo que ellos poseen.

Esperan constantemente ser atendidos y están confundidos o furiosos si ello no ocurre.


También esperan que se les de todo lo que desean o crean necesitar, sin importarles lo que pueda
representar a los demás.

Generalmente estos sujetos carecen de empatía y tienen dificultades para reconocer los
deseos, las experiencias subjetivas y los sentimientos de los demás. Pueden asumir que los otros
están totalmente interesados en su bienestar. Cuando se reconocen las necesidades, los deseos o
los sentimientos de los demás es probable que sean visto con menosprecio como signos de
debilidad o vulnerabilidad. De todas formas, quienes se relacionan con sujetos con un trastorno
narcisista de la personalidad es típico que lleguen a una frialdad emocional y una falta de interés
recíproco.

7
Resumen Psicopatología 2015 (cami)

Las críticas pueden obsesionar a estos sujetos y hacer que se sientan humillados,
degradados, hundidos y vacíos. Aunque la ambición y la confianza en ocasiones dan lugar a logros
importantes, el rendimiento puede estar trastornado por la intolerancia a las críticas y a las
frustraciones. Igualmente son más propensos a creer que han alcanzado la perfección.

Estos rasgos narcisistas son especialmente frecuentes en adolescentes y no indican


necesariamente que el sujeto vaya a presentar en el futuro trastorno narcisista de la personalidad.
En su gran mayoría son hombres los que presentan este trastorno.

TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD DEL GRUPO C

TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD POR EVITACIÓN

“Patrón general de inhibición social, unos sentimientos de inadecuación y una


hipersensibilidad a la evaluación negativa.”

Estos sujetos evitan los trabajos o actividades que impliquen el contacto interpersonal
importante, porque tienen miedo de las críticas, la desaprobación o el rechazo. Puede también
declinar las ofertas de ascenso laboral por las nuevas responsabilidades que ocasionarían,
pudiendo generar nuevas críticas de sus compañeros.

La intimidad personal suele ser muy difícil para ellos, aunque son capaces de establecer
relaciones íntimas cuando hay seguridad de una aceptación acrítica. Pueden actuar con represión,
tener dificultades para hablar de sí mismos y tener sentimientos íntimos de temor a ser
comprometidos, ridiculizados o avergonzados.

Tienden a ser tímidos, callados, inhibidos o “invisibles” por temor a que la atención vaya a
comportar la humillación o el rechazo. Normalmente son reacios a asumir riesgos personales o a
involucrarse en nuevas actividades, ya que esto puede ponerlos en aprietos. Es por ello que los
mayores problemas son presentados en la actividad social y laboral.

Desean tener afecto y aceptación y pueden tener fantasías sobre relaciones idealizadas con
otros, y sufren profundamente su soledad.

Este trastorno se diagnostica a menudo junto con el trastorno de personalidad por


dependencia porque los sujetos con trastorno de la personalidad por evitación acaban estando muy
ligados y siendo muy dependientes de las personas de quienes son amigos. También suele
diagnosticarse asociado al trastorno límite.

Pueden ser tan frecuente tanto en hombres como en mujeres y, dicho comportamiento
suele comenzar en la niñez, con vergüenza, aislamiento y temor a los extraños o a las situaciones
nuevas que puedan presentarse.

8
Resumen Psicopatología 2015 (cami)

TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD POR DEPENDENCIA

“Patrón general de necesidad general y excesiva de que se ocupen de uno, que ocasiona
un comportamiento de sumisión y adhesión, y temores por separación.”

Los pensamientos de estos sujetos surgen de la percepción de uno mismo como incapaz de
funcionar adecuadamente sin la ayuda de los demás. Estas personas tienen grandes dificultades
para tomar las decisiones cotidianas (ej. qué color de remera ponerse), si no cuentan con un
excesivo aconsejamiento y reafirmación por parte de los demás. Tienden entonces a ser pasivos y,
a permitir que los demás (frecuentemente una única persona) tomen las iniciativas y asuman la
responsabilidad en los principales momentos de sus vidas.

Suelen tener dificultades para expresar el desacuerdo con los demás, sobre todo con
aquellos de quienes dependen, porque tienen miedo de perder su apoyo o su aprobación. Se
sienten tan incapaces de funcionar solos que se mostrarán de acuerdo con cosas que piensan que
son erróneas antes de arriesgarse a perder la ayuda de aquellos de quienes esperan que les
dirijan.

Les es difícil iniciar proyectos o hacer cosas con independencia. Les falta confianza en sí
mismos y creen que necesitan ayuda para empezar y llevar a cabo las tareas. Esperarán a que los
demás empiecen a hacer las cosas, ya que por regla general sienten que lo harán mejor que ellos.
Se ven a sí mismos como ineptos y necesitados de ayuda constante. Pueden funcionar
adecuadamente si se les da la seguridad de que alguien mas les está supervisando y les aprueba.

Puesto que confían en los demás para solucionar sus problemas, frecuentemente no
aprenden las habilidades necesarias para la vida independiente, lo que perpetúa la dependencia.
Pueden hacer sacrificios extraordinarios o tolerar malos tratos verbales, físicos o sexuales.

Cuando termina una relación importante (ej. amante o muere el familiar directo que se hacía
cargo de él) inmediatamente buscan otra relación que pueda proporcionarles el cuidado y el apoyo
que necesitan. Se ven a sí mismos como dependientes del consejos y la ayuda de otra persona
importante, y le preocupa ser abandonados por la misma con temores excesivos y no realistas. Se
caracterizan básicamente por el pesimismo y la inseguridad en sí mismos y, tienden a minimizar al
máximo sus capacidades y valores, refiriéndose a sí mismos como “estúpidos”.

Puede predisponer a desarrollar este trastorno que el sujeto haya presentado una
enfermedad médica crónica o un trastorno de ansiedad por separación en la infancia o la
adolescencia. Se da por igual en hombres y en mujeres.

TRASTORNO OBSESIVO - COMPULSIVO DE LA PERS.

“Patrón general de preocupación por el orden, el perfeccionismo y el control mental e


interpersonal, a expensas de la flexibilidad, la espontaneidad y la eficiencia.”

9
Resumen Psicopatología 2015 (cami)

Estos sujetos intentan mantener la sensación de control mediante una atención esmerada
de las reglas, los detalles triviales, los protocolos, las listas, los horarios o las formalidades hasta el
punto de perder de vista el objetivo principal de la actividad. Son excesivamente cuidadosos y
propensos a las repeticiones, a prestar una atención extraordinaria a los detalles y a comprobar
repetidamente los posibles errores.

El perfeccionismo y los altos niveles de rendimiento que se autoimpone causan a estos


sujetos una disfunción y un malestar significativos. Pueden estar tan interesados en llevar a cabo
con absoluta perfección cualquier detalle de un proyecto, que esté no se acabe nunca.

Muestran una excesiva dedicación al trabajo y a la productividad, con exclusión de las


actividades de ocio y las amistades. Van posponiendo una actividad placentera, como son unas
vacaciones, de manera que nunca la llegan a realizar. Y, cuando dedican algún tiempo a las
actividades de ocio o a las vacaciones, se sienten muy incómodos. También se toman las aficiones
o las actividades recreativas como tareas serias que exigen una cuidadosa organización y un duro
esfuerzo para hacerlas bien. Lo que importa es que la ejecución sea perfecta. De esta manera,
estos sujetos convierten el juego en una tarea estructurada.

Pueden forzarse a sí mismos y a los demás a seguir unos principios morales rígidos y unas
normas de comportamiento muy estrictas. También son críticos despiadados de sus propios
errores.

Son reacios a delegar tareas o trabajo en otros e insisten obstinada e irrazonablemente en


que todo se haga a su manera y en que la gente se adapte a su forma de hacer las cosas. También
pueden ser tacaños o avaros y, llevar un nivel de vida muy inferior al que pueden permitirse debido
a su creencia de que los gastos tienen que controlarse mucho para prevenir catástrofes futuras.

Estas personas planifican meticulosamente cualquier detalle y, son reacios a considerar la


posibilidad de un cambio. A su vez, tienen tantas dificultades para decidir qué tareas son prioritarias
o cual es la mejor forma de hacer alguna cosa concreta, que puede ser que nunca empiecen a
hacer nada. Se enojan ante situaciones que no pueden manejar, si bien no lo expresan
abiertamente (ej. si el servicio del bar es malo no se quejan, sino que dejan menos propina).

Expresan afecto de forma muy controlada y se sienten muy incómodos en presencia de


otras personas emocionalmente expresivas. Sus relaciones cotidianas son serias y formales y,
pueden estar serios en situaciones en las que los demás ríen y están contentos. Se contienen
cautelosamente hasta estar seguros de que lo que van a decir es perfecto. Es frecuente que les
cueste expresar sentimientos de ternura y es raro que hagan halagos.

TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD NO ESPECIFICADO

Presencia de características de más de un trastorno específico de la personalidad que no


cumplen con los criterios completos para ningún trastorno de personalidad (personalidad
mixta) pero que, en conjunto, provocan malestar clínicamente significativo o deterioro en
una o más áreas importantes de la actividad del individuo.

10