Está en la página 1de 9

¿Cómo leer mas rápido?

Formas de agilizar la lectura para hacerla más eficiente.

Cuando uno aprende a hacer algo pareciera que nunca puede llegar a
realizarlo rápidamente. El tiempo se volvió, en estos últimos años, en un bien
muy preciado por todos los seres humanos. Siempre escasea.

Por eso también uno “pierde” tiempo al leer algo ya sea revistas, diarios,
lecturas en el trabajo, o inclusive el bombardeo de información que facilita
Internet.

La idea de esta nota es que usted aprenda a leer rápido. Ahorrar tiempo en la
lectura. Aunque esto no significa no prestar atención a lo que se está leyendo.
Todo lo contrario. Se trata de aprender a leer más rápido de lo que usted
acostumbra a hacerlo y poder retener todo en su memoria.

¿Cuándo comenzar?

Lo primero que hay que determinar es lo que usted está leyendo. Si es un


papel de negocios tendrá que leer cuidadosamente los artículos más
importantes y estar bien alerta a lo que está redactado en ellos.

Para comenzar

Primero, relájese: Una de las primeras cosas que debe recordar a la hora de
leer es relajarse. Si por ejemplo le presentan un informe de 300 páginas a
leer en un fin de semana, su primera reacción puede ser la de tensionarse,
como la mayoría de la gente. Pero ponerse de esa manera causará una mayor
demora en su mente, haciendo imposible que usted se concentre.

Trate de estar lo más relajado posible o su mente se centrará solamente en la


tarea más que en el contenido y la comprensión del material.

Si se trata de un libro entero que usted tiene que leer, primero chequee el
índice para ver su contenido, y lea las cubiertas del libro (sí, muchas veces
usted puede juzgar a un libro por su contratapa). Esto lo ayudará a comenzar
con el pie derecho.

Vuelo de exploración

· Explore cómo se presenta cada página y utilice las letras en negrilla o


los subtítulos para obtener una descripción de las ideas o los temas
planteados.

· Use una visión periférica, es decir no se centre solamente en el flujo


lógico del texto. Observe lo que usted está leyendo con un alcance visual a lo
largo y a lo ancho, como si usted mirara una imagen, más que un bloque de
texto. Utilice la misma visión que usa cuando conduce, mirando todo lo que
rodea al texto.

· Usando esta visión de aproximación a un texto hay varios métodos que


usted puede utilizar para leer una página:

1. Lea la página en “Z”.

2. Lea los párrafos en diagonal y preste atención a las palabras claves.

3. Lea en “U” bajando y subiendo por la página.

· Descubra el texto leyendo la primera oración de cada párrafo.

· Intente acelerar sus movimientos del ojo para tomar a su vez más de
una lectura, no estar fijo y centrado en una palabra.

· Utilice la ayuda de su dedo índice, moviéndolo levemente más rápido


que su velocidad de lectura. Cuando lee en Internet, mueva el scroll del
Mouse más rápido de lo que usted lee.

Lo que NO debe hacer

Leer en voz alta:

Contrariamente a la creencia popular, no se recomienda leer en voz alta o


aún susurrar palabras mientras se lee. Tratar de pronunciar bien las cosas
cuando se leen retarda su paso.

También sus ojos se mueven más rápido de lo que usted habla, así que la
lectura oral o aún más las palabras pronunciadas bajo su respiración pueden
atrasar la lectura.

Leer cada palabra linealmente:

Puesto que su mente trabaja más rápido que la voz interna que usted utiliza
para leer tiende a pagarse y usted comenzará a pensar en otras cosas. Por eso
tendrá que volver a releer.

La lectura en “Z” mantiene su mente desafiada, de modo que no consigue


perderse, forzándola a prestar atención en las palabras y conceptos que usted
lee.
Relectura:

Incluso si usted no entiende un concepto bien, generalmente se explica


completamente más adelante en el cuerpo del texto. Si usted se preocupa
porque no entiende lo que está leyendo, será imposible leer rápido y que el
resto del texto tenga sentido. Su mente estará más concentrada mientras más
preocupado esté usted.

Ahora sí, ¡comience!:

Siempre es importante ajustar su velocidad de lectura a lo que usted está


leyendo.
En Internet se diseña y se escribe con la idea de que sus lectores ponen un
poco menos de atención, así que el uso de remarcados, cuadros y subtítulos
son una ventaja, para conseguir el gancho de lo que la página quiere
transmitir.

Pero si usted está leyendo un documento más importante con términos que
desconoce (y por supuesto si tiene que firmarlo), tómese el tiempo necesario
para releerlo.

Técnicas para desarrollar un pensamiento creativo


Muchas veces, la solución a un problema está en su reverso. En esta nota, siete puntos
para conocer esta metodología de resolución de problemas

Como todos sabemos, el mundo está repleto de oposiciones, y por


supuesto, cualquier atributo, concepto o idea serían muy difíciles de entender, o
directamente de entrar en el sistema semiótico y tener sentido, sin su contrario.
¿O cómo definiría la belleza sin la fealdad, el día sin la noche?

El creativo Charles Thompson ha desarrollado algunas técnicas sobre como


aprovechar este modelo binario de oposiciones con el fin de aumentar nuestra
creatividad. Veamos su metodología y algunos de sus conceptos.

Lao-Tzu escribió el Tao te Ching para enfatizar la necesidad de que un líder


que intentaba ser exitoso, pudiera ver y entender las oposiciones por todas
partes. Dos conceptos formulados son especialmente importantes:

1. El líder sabio sabe cómo ser creativo. Para dirigir, el líder primero aprende a
seguir.

2. Para prosperar, el líder simplemente aprende a vivir. En ambos casos, es la


misma interacción la fuente de creatividad.

Todo comportamiento se compone de contrarios. Por eso, sería interesante que


aprendamos a ver las cosas desde atrás, dentro, fuera, y al revés.

La metodología

En orden de llevar todo esto a la práctica, se deberían tener en cuanta los


siguientes siete puntos:

1. Piense el problema al revés. Cambie una afirmación positiva por una


negativa, y viceversa.

2. Intente definir lo que no es.

3. Vea aquello que los demás no ven, para comenzar a resolverlo desde allí.

4. Utilice el método "que pasaría si…" como brújula.

5. Cambie la dirección o la ubicación de su perspectiva.

6. Piense lo que haría si está buscando el resultado opuesto

7. Torne la derrota en victoria o la victoria en derrota

Entendiendo cada punto

Vemos a que se refieren más concretamente cada uno de los puntos:

1. Cambiando la afirmación positiva en negativa

Por ejemplo, si se encuentra tratando con alguna persona que esté a cargo de
los Servicios al Cliente de una empresa, pero que no logra responderle
satisfactoriamente, hágase una lista completa de lo que podría hacer ese
servicio si fuera verdaderamente muy malo.
Posiblemente, se sorprenda agradablemente al ver algunas de las cosas que
en realidad se están haciendo bien, y pueda ser más conciliador con esta
persona, o bien esté seguro de sus razones y de la falta de un buen, servicio, lo
cual se podrá expresar mucho más claramente.

2. Descarte selectivo

Para no perder el tiempo en la búsqueda de soluciones, sepa primero cuales


son las cosas que no es necesario modificar, y consecuentemente ocuparse de
ellas. Entienda cual es la verdadera causa y descarte de sus pensamientos
aquellas que no necesitan ser tomadas en cuenta

3. Haciendo lo que nadie más hace

Por ejemplo, los japoneses introdujeron cambios trascendentales en los relojes,


al crear el reloj de cuarzo, que la industria suiza, pionera hasta ese momento
de la industria del reloj (a cuerda), jamás imaginó.

4. El método "que pasaría si…": la mejor guía

Se debe hacer una lista de pares de acciones opuestas, que podrían ser
aplicadas al problema. Sólo se debe preguntar a su mismo "que pasaría si
yo…" y conectar esta frase con cada uno de los pares de oposiciones. Como
ejemplo:

• Es personal/es general

• Se estira/se encoge

• Se congela/se derrite

•…

5. Desde otro ángulo

Cambie radicalmente la perspectiva, incluso mediante el cambio de posición


física. Aborde el problema caminando alrededor del mismo, o haciendo alguna
concepción diferente a las habituales.

6. Otro resultado para un mismo objetivo

Si, por ejemplo, quiere aumentar las ventas, piense sobre como podrían
disminuir las mismas. ¿Qué tendría que hacer para que suceda esto último? El
contrario a esta respuesta podría ser la solución.

7. No hay mal que por bien no venga…

Si algo sale mal, piense en de los aspectos positivos de la situación. Si se


reprobó un examen o salió mal una entrevista ¿Qué se sacó en positivo de
esto? ¡Que ahora ya sabe mejor como podrían desarrollarse otras situaciones
similares, y seguramente estará más preparado para las mismas!

Y ya que hablamos de aumentar la creatividad, ¿qué mejor que aprovechar


nuestro curso gratis de Visualización Creativa? Inscríbete ahora haciendo clic
aquí.

La importancia de la lectura es
incuestionable. Pero leer requiere
tiempo y no todos disponen de él.

La solución no es otra que practicar la lectura rapida. Leer más deprisa, sin
embargo, no sirve de nada si no se consigue comprender el texto.

La técnica de lectura que enseñamos habilita no solo a leer más rapidamente, sino
también de manera más inteligente.

Leer deprisa utilizando las técnicas adecuadas te permite leer más y memorizar mayor cantidad de contenido
en menos tiempo. Imagina por un momento que la semana que viene tienes que presentar un trabajo a tu
formador/a y que para hacerlo correctamente tienes que leer 3 libros. ¿No sería fantástico que además de
darte tiempo para leerlos los entendieras y así pudieras realizar un estupendo trabajo? Algunas de las
aptitudes necesarias para una buena lectura son:
Capacidad para leer y comprender a altas velocidades,
Capacidad para usar un ritmo variable en función de la finalidad y la dificultad,
Capacidad para comprender las ideas principales o los pensamientos centrales del material de lectura,
Capacidad para comprender y retener los detalles,
Buena retención general,
Capacidad para apreciar la organización del material,
Capacidad para leer de manera crítica y valorativa.
La lectura es una forma eficiente de aprender y la lectura eficiente es un factor importante para ser un
estudiante de calidad.
La lectura nos guía hacía la comprensión de algún tema, mientras leemos. Por lo
tanto, nos lleva a aprender. La lectura también nos apoya durante el repaso, por lo que es
una buena herramienta para recordar y reforzar lo que ya sabemos.

Por estos motivos, es importante que reconozcamos cuales son las técnicas o
estrategias de lectura que pueden ser útiles para nuestro estudio y nuestro desempeño
académico.
Todavía más importante es el desarrollarlas. Sólo con la práctica, las técnicas y estrategias de lectura se hacen
presentes en nuestro desarrollo estudiantil.
Entre estas estrategias destacan la lectura a diferentes velocidades y la técnica
EPL2R (SQ3R). Si sabemos utilizar estas estrategias en el momento y forma adecuados,
nuestro estudio será más eficaz.

LA VELOCIDAD DE LA LECTURA
OBJETIVOS
Leer en forma lenta o rápida tiene distintos propósitos de aprendizaje. Conocer la finalidad de esta estrategia
de lectura puede ayudarnos en nuestra tarea escolar y profesional.
Durante nuestros años universitarios nos topamos con dos trabajos importantes que
involucran la velocidad de la lectura:
1. La comprensión de un texto. Buscamos la comprensión cuando queremos interiorizar el mensaje que nos
trasmite algún documento.
2. La revisión superficial de un texto. Hacemos un “escaneo” o revisión superficial de un
documento cuando buscamos información preliminar en libros, revistas, periódicos, etc.
La velocidad de la lectura varía según el objetivo que queremos lograr. Es importante pues, que nos
preguntemos porqué estamos leyendo y para qué, partamos de ahí
para elegir la velocidad de lectura más conveniente.

LENTO: LECTURA PARA ESTUDIAR


La velocidad más lenta al leer se utiliza para estudiar. Cuando estudiamos, queremos
percatarnos de cada detalle. Asimismo, cuando leemos lentamente podemos percibir esos
detalles. De esta forma, al leer detenidamente, recibimos una mayor cantidad de
información y una mayor calidad de ella, que enriquece esta actividad y también nuestro
conocimiento.

NORMAL: LECTURA PERSONAL


Cuando leemos con una velocidad estable, comúnmente es cuando leemos por recreación.
Al estar involucrado el interés y la expectativa por lo que pueda pasar, la lectura personal se convierte en un
momento donde se quisiera ir de prisa en algunos momentos y detenerse a fragmentar detalles en otro. Por
esto, durante la lectura personal llevamos un ritmo normal y flexible.

RÁPIDO: LECTURA RÁPIDA


La lectura más veloz la realizamos cuando tenemos prisa. Leemos rápidamente cuando
nuestro propósito no es tomar cada detalle, sino por el contrario, retener una idea general del texto.
Esta situación la encontramos cuando hojeamos un texto para revisar
superficialmente su contenido, sobre todo si es mucha la información que queremos
explorar. También leemos rápido si queremos obtener una visión general del documento y, de igual forma
cuando intentamos trabajar rápido.
Un ejemplo de ello es durante una investigación en la biblioteca. Existen ocasiones
en que tenemos muchas fuentes de información que pueden ser útiles para nuestro trabajo, pero no sabemos
cual de todas contiene la información más pertinente. La lectura rápida nos permite “escanear” libros,
revistas, etc. para verificar si los datos que incluye son de nuestro interés.

Métodos de lectura rápida


Para desarrollar una lectura veloz es necesario conseguir un movimiento adecuado de los
ojos, ampliar el vocabulario y aumentar la velocidad de comprensión con una lectura
inteligente. Todo esto puede lograrse con la puesta en práctica.
Para poder leer rápidamente, se pueden utilizar diversos métodos o técnicas. A
continuación se presentan algunas formas de lectura veloz, según June Crawford.
- Lectura en columnas. Nuestro ojo puede enfocar a la vez, 25 letras y espacios en
blanco. Lo cual significa que somos capaces de ver una sola línea en una sola vez. Para
lograr esto, debemos elevar nuestra vista ligeramente por encima de la línea impresa. La
comprensión de la lectura con este método es elevada, sólo que es necesario practicarlo
con frecuencia para desarrollar la amplitud del ojo.
- Lectura de palabras claves. Con este método leemos saltando palabras a lo largo del
texto. Esto nos ayuda a comprender la idea principal del texto que revisamos. El uso de
las palabras clave no se recomienda para estudiar, sin embargo, es muy útil para buscar
información específica dentro de un documento determinado.
- Revisión superficial. Para este método se requiere utilizar habilidades organizativas. Se
hace una lectura preliminar leyendo el título del material, el primer párrafo, el subtítulo
y el último párrafo.
- Lectura de la primera oración. Comúnmente, la idea principal de un párrafo se
encuentra en la primera oración. Para obtener una idea general de un documento,
podemos leer las ideas principales, o las primeras oraciones de cada párrafo. Al unir la
información de estas ideas, estaremos reconociendo la idea principal del material.
- Lectura rápida. Esta técnica consta en leer lo más rápido posible sin importar lo que
leemos inicialmente. Al principio la comprensión es mínima y los ojos terminan
cansados, pero mientras se va practicando, los ojos adquieren velocidad de movimiento
y la comprensión va siendo mayor.
La clave para que estos métodos sean eficientes es utilizarlos. Sólo la práctica común de los mismos nos llevará
a una lectura veloz adecuada para nuestras necesidades.

TÉCNICA EPL2R (SQ3R)


La técnica SQ3R se le atribuye a Francis Pleasant Robinson en 1946. Es una de las técnicas más comunes en
Estados Unidos por su eficacia.
Esta técnica está considerada como un medio de estudio que nos permite la comprensión de la información. El
desarrollo de esta técnica nos permite disminuir el tiempo de estudio y aumentar la habilidad para
comprender la información esencial.
Para llevar a cabo la comprensión de un texto al leer, es necesario relacionar los conocimientos nuevos con los
conocimientos previos y clasificar y recordar de forma
sistemática los nuevos conocimientos.
La técnica EPL2R pretende lograr ese nivel de comprensión que nos permitirá llegar
a un estudio inteligente.
SQ3R engloba: Survey, Question, Read, Recite, Review. En español se conoce como EPL2R que significa:
E: examinar o explorar
P: preguntar
L: leer
R: recitar
R: repasar

Esta técnica se desarrolla de la siguiente manera:


1. Examinar o explorar. Dedicar no más de 10 minutos a dar un vistazo por encima para
poder proporcionar un panorama general:
- Leer el título de cada capítulo.
- Leer subtítulos.
- Ver diagramas, gráficos o imágenes.
- Leer superficialmente la introducción y la conclusión.
- Observar preguntas o actividades de estudio.

2. Preguntar. Leer con el propósito de responder alguna pregunta: ¿quién?, ¿qué?, ¿cómo?, ¿cuándo? y/o
¿dónde? Esta parte obliga a pensar y a organizar los conocimientos que se adquirieron con la exploración.

3. Leer. Leer teniendo en mente las preguntas desarrolladas y regresar después para
subrayar, resaltar y/o marcar el material. Para marcar la información se puede:
- Subrayar después de leer.
- Numerar información.
- Utilizar líneas verticales para marcar puntos principales de varios renglones.
- Marcar con asteriscos cosas importantes.
- Escribir frases de recordatorio (preguntas o resúmenes).
- Escribir definiciones o poner ejemplos entre paréntesis para poder ubicar la
información.
- Encerrar puntos principales en círculos o recuadros.
- Resaltar utilizando marcatexto.
- Utilizar signos de puntuación para llamar nuestra atención a algo importante.
- Practicar.
4. Recitar. Contestar las preguntas antes formuladas utilizando como guía lo marcado en
el paso anterior y repetir las respuestas en voz alta. Se pueden escribir notas de estudio
breves.
Para reconocer cuando hemos recitado lo suficiente, podemos tomar en cuenta lo
siguiente:
- Si somos capaces de establecer la idea principal debajo de cada título y subtítulo.
- Si podemos hacer un resumen del texto sin verlo.
- Si se han solucionado los errores más significativos para comprender.
La recitación puede considerarse un método anticuado, pero esto no significa que se
debe repetir palabras por palabra. Debemos evitar memorizar algo aisladamente como
una unidad sin sentido.

5. Repasar. Repasar la información como último paso para entender el material. Aquí se
puede:
- Releer cada título.
- Repasar el material subrayado y resaltado.
- Responder a las preguntas formuladas. CONSEJOS ÚTILES PARA LA LECTURA
Para mejorar la velocidad de la lectura y la comprensión, se recomienda:
- Mejorar el vocabulario consultando frecuentemente el diccionario y haciendo fichas de
las nuevas palabras que se aprenden.
- No leer más rápido de lo que la comprensión permite. Lo importante es comprender.
- Practicar la lectura durante tres o cuatro semanas intentando mejorar la comprensión y la rapidez durante
15 minutos cada día.