Está en la página 1de 22

UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL

DE LOS LLANOS OCCIDENTALES


“EZEQUIEL ZAMORA”
SECRETARIA DE ESTUDIOS A DISTANCIA
PROGRAMA DE DERECHO

GENERALIDADES DEL CONTRATO

PARTICIPANTE:
MILEYDY GIMENEZ C.I: 17.888.234.
JORGE MERECUANA C.I 8.236.747.
INDIRA CAICEDO C.I:14.413.897.
PEDRO VELASQUEZ C.I: 17.330.776.
MARIA MORLOY C.I: 17.890.119

Facilitadora: María Servanda Velásquez


San Carlos, 3 de Febrero del 2019.
INDICE:
INTRODUCCION
CONTENIDO
El Contrato.
 Concepto.
 Caracteres.
 Evolución histórica de la noción de contrato.
 Clasificación de los contratos.
 Diferencias entre contrato y convención.
 Teoría General del Contrato. Contenido. Caracteres.
Elementos esenciales a la existencia del contrato.
 La voluntad en la formación del contrato.
 Autonomía de la Voluntad.
o Efectos.
 El consentimiento.
 Excepciones.
 Voluntad real y voluntad declarada.
 Sistemas doctrinarios aplicables.
 El Silencio de las partes.
o El Objeto.
o Concepto.
o Clases.
 Noción de orden Público.
 Estipulaciones nulas por objeto ilícito.
 Prohibición de intereses usurarios.
 Prohibición de pactos sobre sucesión futura.
 La Causa.
 La ausencia de causa.
 La causa falsa.
 Ilicitud de la causa.
 La causa no expresa.
 Presunción de causa.
 La capacidad: Contractual y extracontractual.
 Casos específicos de incapacidad.
o Efectos.
 Vicios del Consentimiento:
o Error, Concepto. Clases. Efectos.
o Dolo, Concepto. Clases. Efectos.
o Violencia, Concepto. Clases. Efectos.
CONCLUSION.
BIBLIOGRAFIA
INTRODUCCION:
Trataremos de manera sucinta sobre los contratos, los cuales no son más
que un convenio entre una o varias personas por medio del cual se obligan con
respecto a una o varias otras a dar, hacer o no hacer una cosa, hablaremos también
sobre elementos esenciales a la existencia del contrato.

Otros de los temas tratados en el presente trabajo lo es el consentimiento que no


es más que el concierto de voluntades, así mismo abarcaremos los requisitos para
la validez de las convenciones, los vicios del consentimiento el error, el dolo, la
lesión; además hablaremos de la causa y la falta de la causa.

Se ha considerado elementos del contrato los mismos que se consideran


para todo acto jurídico en general. Estos elementos van agrupados de acuerdo al
papel que desempeñan en el acto o contrato. Así pues; hay elementos de la esencia
del contrato, que son los que deben presentarse siempre en ellos; hay elementos
naturales, que son los que ordinariamente están presentes en los contratos pero
que su falta no produce la degeneración del contrato; y hay elementos accidentales,
que son los que ocasionalmente esta presentes, solo si las partes así lo estipulan.

Para mayor comprensión hemos establecidos algunos ejemplos.


CONTRATO:
 DEFINICION DE CONTRATO: es un acuerdo legal, oral o escrito,
manifestado en común entre dos o más personas con capacidad jurídica (partes del
contrato), que se obligan en virtud del mismo, regulando sus relaciones a una
determinada finalidad o cosa, y a cuyo cumplimiento pueden compelerse de manera
recíproca, si el contrato es bilateral, o compelerse una parte a la otra, si el contrato
es unilateral. Es el contrato, en suma, un acuerdo de voluntades que genera
«derechos y obligaciones relativos», es decir, sólo para las partes contratantes y
sus causahabientes. Pero, además del acuerdo de voluntades, algunos contratos
exigen, para su perfección, otros hechos o actos de alcance jurídico, tales como
efectuar una determinada entrega (contratos reales), o exigen ser formalizados en
documento especial (contratos formales), de modo que, en esos casos especiales,
no basta con la sola voluntad. De todos modos, el contrato, en general, tiene una
connotación patrimonial, incluso parcialmente en aquellos celebrados en el marco
del derecho de familia, y es parte de la categoría más amplia de los negocios
jurídicos.
Es función elemental del contrato originar efectos jurídicos (es decir,
obligaciones exigibles), de modo que a aquella relación de sujetos que no derive en
efectos jurídicos no se le puede atribuir cualidad contractual.
El contrato es definido en el Código Civil venezolano C.C. (Art. 1133) como
“Una convención entre dos o más personas para constituir, reglar, transmitir,
modificar o extinguir entre ellas un vínculo jurídico”.

 CARACTERES: De la definición transcrita se pueden señalar los caracteres


más importantes, a saber:

 El contrato es una convención: El contrato constituye una especie


de convención, puesto que involucra el concurso de las voluntades de dos o más
personas conjugadas para la realización de un determinado efecto jurídico, que
puede consistir en la creación, regulación, transmisión, modificación o extinción de
un vínculo jurídico.
No es necesario que las manifestaciones de voluntad integrantes del contrato
sean idénticas, sino basta con que se conjuguen o complementen y coincidan en la
realización del efecto jurídico deseado. Así se explica cómo las partes de un
contrato, no obstante representar a menudo intereses contrapuestos puedan aunar
sus voluntades en la obtención de un efecto deseado por ambas.

Siendo una convención, no hay duda de que el contrato pertenece a los


negocios jurídicos bilaterales, caracterizados por la concurrencia de dos o más
manifestaciones de voluntad que al conjugarse producen determinados efectos para
todas las partes.

Dado que el Código Civil venezolano acoge, por decirlo así, un concepto bastante
amplio del contrato, es difícil llegar a establecer diferencias tajantes con la
convención. No obstante, las diferencias señaladas en relación con el contenido
eminentemente patrimonial de las relaciones jurídicas objeto del contrato, pueden
servir de criterio de distinción.

 El contrato regula relaciones o vínculos jurídicos de carácter


patrimonial, susceptibles de ser valorados desde un punto de vista
económico: Dentro del negocio jurídico, el contrato es el instrumento más apto y
frecuente utilizado por las personas para reglamentar sus relaciones económicas y
pecuniarias.

El carácter eminentemente patrimonial de los vínculos jurídicos objeto del


contrato es quizás el signo peculiar del mismo y lo que permite distinguirlo de la
convención propiamente dicha, reservada para las relaciones jurídicas de carácter
extrapatrimonial.

 El contrato produce efectos obligatorios para todas las partes:


Siendo el contrato el resultado de la libre manifestación de voluntad de las partes
contratantes e imperando en el Derecho Moderno el principio consensualista, es
obvio que sea de obligatorio cumplimiento para las partes, quienes así lo han
querido y consentido en limitar sus respectivas voluntades.
 El contrato es fuente de obligaciones: El contrato constituye una de
las principales fuentes de obligaciones quizás la que engendra mayor número de
relaciones obligatorias. No hay duda de que es una figura desencadenante de
derechos y deberes, de comportamientos y conductas.

 EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LA NOCIÓN DE CONTRATO: Los


críticos de esta visión han desarrollado un nuevo concepto de contrato, que se
inserta en lo que la doctrina ha denominado el “Nuevo derecho de los contratos”.
Esta evolución de la noción de contrato se estructura sobre la idea del propósito
práctico del negocio jurídico, desarrollada por el profesor Federico de Castro. En
efecto, Antonio Morales Moreno, siguiendo al profesor Federico de Castro, sostiene
que el negocio jurídico debe ser entendido, no simplemente como un mecanismo
de creación, modificación o extinción de relaciones jurídicas, aunque también le
cabe ese cometido, sino como algo más complejo y de más amplio alcance, esto
es, como un medio para organizar los particulares sus propios intereses. También
indica que la idea de obligación de los sistemas continentales, refleja una visión
parcial del fenómeno de las relaciones obligatorias, centrado en el concepto de
derecho subjetivo y en la conducta exigible al deudor. Así, el derecho de crédito es
concebido como el poder del acreedor sobre ciertas manifestaciones concretas de
la conducta del deudor (la prestación), lo que constituye un enfoque parcial de la
relación obligatoria, pues excluye la postura y el rol que le cabe al interés del
acreedor dentro de la obligación. Este nuevo planteamiento puede ser entendido
siguiendo dos pasos. El primer paso consiste en asumir como premisa fundamental
que el contrato es un instrumento con el que los sujetos regulan sus relaciones
jurídico-económicas, con la finalidad de conseguir sus particulares propósitos. De
esta manera, debe tomarse en consideración que, al obligarse una parte mediante
un contrato, lo hace con el objetivo de satisfacer a través de su ejecución,
determinados intereses. Por tanto, la tarea del ordenamiento jurídico es
privilegiarlos y poner a disposición de las partes los mecanismos para lograr su
plena satisfacción. De este modo, el contrato debe ser entendido como una
ordenación de cooperación, mediante la cual las partes disciplinan una determinada
situación con miras a satisfacer sus intereses, siendo su principal objetivo reglar un
conjunto de expectativas, riesgos y circunstancias de acuerdo con las previsiones
que han tenido en cuenta o que la ley ha establecido dispositivamente, para que
con ellas se obtenga el propósito que desean68. En este contexto, la prestación, en
cuanto objeto de la obligación, es un cauce que permite la realización de fines y de
intereses de tipo empírico o práctico; y la relación obligatoria un instrumento de
cooperación entre individuos, donde el deudor compromete su cooperación y
empeña su comportamiento para que el acreedor obtenga satisfacción en su
interés69. Sobre este punto, es necesario precisar qué se entiende por satisfacción
del interés de las partes. Una manera de concebir este punto, es la planteada por
Federico de Castro, quien relaciona el propósito práctico con lo que las partes
buscan satisfacer mediante el contrato en casos concretos. Así, lo que las impulsa
normalmente a la adquisición de una cosa y a dar un precio por ella no es tanto su
propia esencia o identidad sino la función o utilidad que de un modo mediato o
inmediato se espera obtener de ella.
Consideramos que la idea de propósito práctico que atiende a la función o
utilidad que las partes quieren ver satisfechas en un caso concreto por intermedio
del contrato constituye un elemento esclarecedor sobre lo que debe ser el interés
de las partes. Sin embargo, estimamos que dicha manera de concebir el interés
contractual debe ser delimitado, en el sentido de que el propósito que los
contratantes quieren ver satisfechos mediante el contrato debe atender
precisamente a lo que el contrato dispone y a la forma en que éste distribuye los
riesgos.

 CLASIFICACIÓN DE LOS CONTRATOS: los contratos según lo


establecido en normas del código civil se dividen en los siguientes tipos:
 Unilateral: los contratos unilaterales son aquellos en los cuales quien se
obliga es una parte, mientras que la otra no tiene obligación alguna, por
ejemplo, el contrato de préstamo de uso o comodato.
 Bilateral: en este tipo de contrato ambas partes se obligan, por ejemplo, en
un contrato de compraventa el vendedor se obliga a entregar la cosa y el
comprador a pagar el precio.
 Gratuito: cuando solo beneficia a una de las partes, por ejemplo el
contrato de donación.
 Oneroso: en este caso ambos contratantes obtienen un beneficio.
 Principal: un contrato es principal cuando no depende de otro para
existir, este es el caso del contrato de arrendamiento.
 Accesorio. Depende de otro para poder existir, contrato de prenda
que se da para garantizar el pago de un préstamo.
 Real: el contrato es real cuando se necesita para su validez la tradición
de la cosa.
 Solemne: cuando se requiere que se cumplan ciertas formalidades
establecidas en la ley.
 Consensual: cuando se perfecciona por el solo consentimiento de las
partes.
 Conmutativo: cuando una de las partes se obliga a hacer algo
equivalente a lo que la otra parte va a hacer.
 Aleatorio: cuando se trata de algo incierto que depende del azar.
Esta clasificación se encuentra desde el artículo 1496 del código civil hasta
1500 del código civil, pero la doctrina establece otra clase de contratos como los de
ejecución instantánea, que son aquellos que se ejecutan en solo momento, y los
tracto sucesivo cuyos efectos se prolongan en el tiempo como en el contrato de
arrendamiento por ejemplo
 DIFERENCIAS ENTRE CONTRATO Y CONVENCIÓN.
CONTRATO CONVENIO
SIGNIFICADO Consentimiento entre dos o Acuerdo entre las partes
más partes involucradas, que respecto a un tema en un
debe enmarcarse legalmente contexto que no requiere
para concretarse. legalidad.
MEDIO Escrito Oral o escrito.
ELEMENTOS  Convenio  Oferta

 Soporte legal  Aceptación

LEGALIDAD Es vinculante y se encuentra No crea ningún tipo de


sujeto a la legislación. compromiso legal.
CONTEXTO Normalmente se da en
Generalmente se realiza en
un contexto social o
los negocios y en el ambiente
familiar y en el ámbito
laboral.
educacional.

VALIDEZ Solo necesita de la


Debe ser de aceptación
aceptación mutua para
mutua dentro del marco legal
ser válido.
para tener validez.

 EJEMPLO  Contrato de trabajo.  Convenio entre

 Contrato de compra-venta. dos países.


 Convenio entre
 Contrato para establecer
universidades.
una asociación.
 Convenio entre
amigos.

 TEORÍA GENERAL DEL CONTRATO: Para iniciar el estudio de la


teoría general de los contratos, la mayoría de los autores recurre al análisis del
convenio en sentido amplio a que se refiere al artículo 1792 del Código Civil que
establece es el acuerdo de dos o más personas para crear, transferir, modificar o
extinguir derechos y obligaciones, el artículo 1793 del propio ordenamiento hace
hincapié en que los convenios que crean y transfieren derechos y obligaciones
toman el nombre de contratos, por lo tanto el convenio es el género y el contrato la
especie, así resulta que en sentido estricto el convenio sólo modifica y extingue
derechos y obligaciones. En cuanto a los elementos esenciales o de existencia, el
artículo 1794 señala como tales:
Consentimiento: Es la voluntad expresada de las partes para celebrarlo,
sabiendo de antemano que este puede ser expreso o tácito.
Objeto: Que debe ser analizado desde dos puntos de vista, el objeto propio
del contrato o material que necesariamente debe ser cierto, determinado,
determinable y estar dentro del comercio; el objeto, motivo o fin que deberá ser
física y jurídicamente posible, no atentando contra las normas jurídicas, ni las
buenas costumbres.
Solemnidad: Que aunque no hay artículo expreso que la señale, la doctrina
establece que es el conjunto de actos circunstanciados que deben revestir algunos
contratos y que la ley eleva a elemento de existencia.
En la teoría general de los contratos existe el principio de la autonomía de
la voluntad, es decir, aquellas posibilidades de que las partes puedan contratar
libremente y de la mejor manera que convengan, siempre y cuando no contravengan
normas jurídicas o de orden público, así como los principios generales del derecho.
Existen los contratos de adhesión en los que no se da la autonomía de la
voluntad como los que serían los de suministro de energía eléctrica, el de teléfono,
etcétera pues quien contrata sólo se adhiere a lo ya previamente establecido
(artículo 1796 del Código Civil).En cuanto a la formalidad el Código Civil en el
artículo 1832 establece el principio de que cada quien se obliga de la manera y
términos que aparezcan que quiso obligarse, principio que además la Suprema
Corte de Justicia de la Nación, al establecer el jurisprudencia definida que los
contratos deben interpretarse atendiendo a su literalidad, por lo tanto, resultan
obligados haciéndose la interpretación al pie de la letra. En síntesis, la formalidad
de los contratos para algunos es requisito de validez como sería el pre−contrato,
contrato preparatorio o promesa.

ELEMENTOS ESENCIALES A LA EXISTENCIA DEL CONTRATO.

 LA VOLUNTAD EN LA FORMACIÓN DEL CONTRATO: Parte de la


base de que la obligación contractual tiene por única fuente la voluntad de las partes
y su fuerza obligatoria no viene dada por la autoridad de la Ley, pues ésta se limita
a poner al servicio del acreedor los medios legales necesarios para que pueda lograr
la ejecución de la promesa que le ha hecho el deudor.

 AUTONOMÍA DE LA VOLUNTAD: es un principio básico del Derecho


contractual. El valor de este principio se aprecia en el hecho de considerarse como
una manifestación de la libertad del individuo, cuyo reconocimiento por la ley
positiva se impone, el cual se traduce en la posibilidad que tienen las personas de
regular libremente sus intereses, ejercitar los derechos subjetivos de los cuales son
titulares y concertar negocios jurídicos. Sin embargo, independientemente de ser
considerada como uno de los principios más importantes en el Derecho Civil y
específicamente en el Derecho de Contratos, no es admitida de forma absoluta, por
cuanto tiene restricciones previstas en la ley y otras que se desprenden de las
circunstancias o de las situaciones de hecho. Dichas restricciones se manifiestan
en forma de límites y limitaciones.
En la actualidad, este principio se encuentra en decadencia, lo cual se debe
a las restricciones que le son impuestas. La decadencia actual del mismo afecta al
contrato tanto en su formación como en los efectos jurídicos que produce y,
repercute de esta forma en la seguridad jurídica que ofrece el contrato a las partes
intervinientes.
Efectos.
 EL CONSENTIMIENTO: Se puede definir como consentimiento la
declaración de voluntad de las partes de realizar un acto jurídico. En el caso de los
contratos, el consentimiento ocurre cuando una oferta es aceptada y esa aceptación
es comunicada al oferente. Es decir, que para que haya consentimiento tiene que
haber una oferta (realizada por el oferente) y una aceptación (por el destinatario).

 EXCEPCIONES: La primera de ellas es la excepción de contrato no


cumplido (exceptio non adimpleti contractus), que surge cuando el acreedor exige
el cumplimiento sin haber cumplido ni ofrecido cumplir su prestación. En este caso
el deudor puede, mediante esta excepción, oponerse y rechazar la acción de
cumplimiento, siempre que se trate del incumplimiento de una obligación básica de
los contratantes, por lo que queda vetada frente obligaciones adicionales o
accesorias.

En cuanto a los efectos, la excepción enerva la reclamación hasta en tanto no se


realice la prestación de la contraparte, es decir, su aplicación provoca una mera
suspensión provisional del cumplimiento de la obligación, así lo establece, entre
otras, la sentencia del TS, Sala 1ª, de 12-2-2013.

 VOLUNTAD REAL Y VOLUNTAD DECLARADA:


 Voluntad real o interna: Es lo realmente querido por el contratante.
 Voluntad declarada: Es la voluntad que el contratante manifiesta en el
contrato.
Estas no son iguales porque se puede querer algo internamente, se puede
declarar algo que es distinto a lo que internamente se quiere, ósea que cuando se
tiene un consentimiento perfectamente manifestado es porque las dos voluntades
son iguales tanto la interna como la declarada ellas tienen que ser iguales para que
el consentimiento este perfectamente manifestado.

 SISTEMAS DOCTRINARIOS APLICABLES:

A. Sistema Volitivo. Debe prevalecer lo realmente querido por el sujeto.


a. Sacrificio de la seguridad jurídica.

b. Se trata de valores meta jurídicos, casi imposible de conocer.

B. Sistema Declarativo. En el terreno jurídico, lo único con abiertas


posibilidades de certeza, es la voluntad declarada.

a. Exceso formalismo.

b. Serían inútiles las nociones de error, dolo y violencia.

 EL SILENCIO DE LAS PARTES: En materia civil, en algunas


ocasiones se le da al silencio un valor de asentimiento, como en el caso de la tácita
reconducción en el contrato de arrendamiento: se interpreta la actitud pasiva del
arrendador ante el inquilino que continúa ocupando el inmueble, como una
manifestación de aceptación para que éste continúe ocupando el inmueble. Opera
la prórroga automática o tácita reconducción del contrato de arrendamiento.

Es del sabio argot popular de que quien calla, otorga. Sin embargo, en el
ámbito jurídico, salvo la excepción arrendaticia anotada, la regla general es quien
calla, calla, no otorga, simplemente calla.

Concepto: El silencio en un acto jurídico conlleva a un conflicto, ya que para


unos autores el silencio no tiene ningún valor jurídico, de ésta figura no se puede
deducir una voluntad, una aceptación ni siquiera el rechazo.

Sin embargo, como todo, el silencio tiene una excepción y logra tener vida
jurídica, dependerá de las partes o cuando la ley misma le asigne un valor. De aquí
se desprende la importancia del tema, para saber cuándo, es decir, en qué momento
la ley le da ese valor.

Puede ocurrir que una persona, enfrentada a un hecho determinado, adopte


lo que se llama una conducta omisiva, constituida por hechos negativos. Es decir,
no formula una declaración ni ejecuta una conducta concluyente, limitándose a
guardar silencio.
 NOCIÓN DE ORDEN PÚBLICO: Son aquellas disposiciones que
regulan situaciones de carácter no patrimonial. Son de orden público aquellas que
regulan intereses generales mientras que no lo son las que regulan intereses
individuales. Es aquella referida a los valores y principios fundamentales sobre los
cuales descansa la organización de la sociedad, se refiere al orden jurídico que
debe existir ente los diversos valores y principios que rigen cada institución en
particular.
 ESTIPULACIONES NULAS POR OBJETO ILÍCITO

 Los referidos a contratos usurarios y interés usurario.


 Los Pactos sobre sucesión futura.

 PROHIBICIÓN DE INTERESES USURARIOS:


 Art. 1.746 C.C ( Regulación Civil).

 Están exceptuados la materia bancaria (Ley del Banco Central) y mercantil


(C.Com Art. 108, 414 y 529).
 Siendo accesorio al contrato no produce la nulidad total; el juez debe reducir
los intereses hasta el tope legal para restablecer la situación jurídica
infringida.

 PROHIBICIÓN DE PACTOS SOBRE SUCESIÓN FUTURA:

 Son aquellos que tienen por objeto establecer estipulaciones sobre la


herencia o sucesión de una persona viva.
 La prohibición en Roma tenía su fundamento en el llamado Votum mortis o
deseo de muerte.
 Pueden ser de tres tipos:
 a) Pactos de institución.
o Los pactos de institución, son aquellos mediante los cuales una
persona conviene con otra en dejarle toda su herencia, o dejársela a
un tercero, o ambas convienen en instituirse recíprocamente como
herederos. 835 y 917 C.C. Se justifica en la necesidad de proteger la
libertad de disponer de su propia sucesión que es por esencia
revocable.
 b) Pactos de renuncia.
o Pactos de renuncia, son aquellos mediante los cuales una persona
renuncia a la sucesión de una persona viva. Art. 1.022 y 1.156 C.C.
 c) Pactos de disposición.
o Pactos de disposición, aquellos a través de los cuales una persona se
compromete a enajenar los derechos que pueda tener sobre una
sucesión futura.

 LA CAUSA:

 En todo contrato las partes tienen una razón o fin que los lleva a celebrar el
negocio jurídico. Esta razón o fin es la causa.
 Es un elemento esencial a la existencia del contrato y, conforme al numeral 3°
del 1141 C.C. debe ser lícita.
 No existe definición unívoca ni universal de Causa. Es uno de los conceptos
más controvertidos en todos los ámbitos del Derecho, hasta el punto de que
existen consumados doctrinarios que niegan su existencia.
 El primer inconveniente es determinar si la referencia es a la causa del contrato
o de la obligación.

 LA AUSENCIA DE CAUSA.
Existen varias situaciones previas a considerar:

 a) En los contratos bilaterales se establece la nulidad por ausencia de causa


por ejemplo:
 *Art. 1.485 C.C .
 *Art. 1.479 C.C.
 Esto explica, la inexistencia de la obligación pues el contrato es
inexistente.
 b) En el contrato de sociedad Art. 1.673, Ord 2° C.C.
 c) En las liberalidades, hay ausencia de causa en el caso del Art 1.450 C.C.
 d) En caso de arrendamiento Art. 1.588 C.C.
 e) En el caso de los contratos conmutativos o aleatorios:
 * Art. 1794 C.C. Contrato de renta vitalicia.
 * Art. 583 C.Com. “Es nulo el seguro si al tiempo del contrato no existe la
persona cuya vida es asegurada, aun cuando las partes ignoren su
fallecimiento”.
 *Art. 552, ord 4° C.Com. “Son nulos los seguros que tengan por objeto:…
4º Las cosas que han corrido ya el riesgo, háyanse salvado o perecido”.

 LA CAUSA FALSA:

 1.- Causa errónea: Se da cuando el deudor cree en la existencia de una causa


que no existe en la realidad. Ejemplo: el conductor que se cree culpable e
indemniza.
 2.- Causa Simulada: Las partes dan a su contrato una causa aparente, distinta
de la causa verdadera. A diferencia de la anterior, La causa simulada no trae
consigo necesariamente la nulidad del contrato.

 ILICITUD DE LA CAUSA:

 Causa Contraria al orden público o a las buenas costumbres.


 De tal modo que contratos que contienen objetos lícitos tienen por fin inmediato
una causa ilícita.
 En este caso hemos de referirnos a la noción subjetiva de la causa. Ejemplo.
Aquel que arrienda un inmueble para constituir una casa de citas.
 Algunos autores consideran que la ilicitud debe ser común a los intereses de
ambas partes; otros piensan que sólo basta que uno de ellos conozca la ilicitud
de la causa.
 La jurisprudencia francesa ha declarado nulos aquellos contratos tendientes a
relajar las normas sobre comunidad conyugal, la venta de un prostíbulo

 LA CAUSA NO EXPRESA:

 Art. 1.158 C.C:”El contrato es válido aunque la causa no se exprese.


 La causa se presume que existe mientras no se pruebe lo contrario”.
 De tal modo que aunque no conste la causa del contrato, esta es presumida
por el legislador y eso no quiere decir que se trate de un contrato sin causa.
Esto son llamados contratos abstractos.

 PRESUNCIÓN DE CAUSA:

 La presunción es iuris tamtum, por tanto admite prueba en contrario. Pero a


quien le corresponde probar que la causa es ilícita, falsa o inexistente?
 AL DEUDOR , A QUIEN DEMANDARÁN EL CUMPLIMIENTO DE LA
OBLIGACIÓN

 LA CAPACIDAD: CONTRACTUAL Y EXTRACONTRACTUAL.

Capacidad negocial o contractual: Medida de la aptitud de un sujeto de


derecho para realizar en nombre propio negocios jurídicos válidos. Es elemento
esencial para la validez de todo contrato (1142,1°). Es necesario para que el
contrato produzca efectos jurídicos. Su inexistencia acarrea la anulabilidad del
contrato. La posterior nulidad dependerá de la declaratoria judicial.
Características:
1- La capacidad es la regla y la incapacidad la excepción. De aquí se deriva que:
o A-La incapacidad debe estar señalada expresamente en la ley (1143).
o B-La incapacidad es de interpretación restrictiva.
o C-La carga de la prueba de la incapacidad corresponde a quien la
alegue.
 2-Las normas sobre incapacidad son de orden público (orden público
negativo).
 3-Las normas sobre incapacidad son en beneficio y protección de los
incapaces.
 4-La nulidad sólo pueden pedirla los incapaces (1145), excepto que se trate
de la interdicción por condena penal (es de orden público y conlleva
necesariamente el sometimiento a tutela (408).
 5-La incapacidad contractual produce la anulabilidad del contrato

Capacidad extracontractual: Entra en juego el “discernimiento” (1186). El incapaz


responde por sus actos ilícitos cuando actúa con discernimiento,
independientemente de su edad o estado mental. El juez puede, en estos casos,
acordar indemnización del daño, pese a la incapacidad.

 VICIOS DEL CONSENTIMIENTO:

 Error: Es una idea inexacta que se forma un contratante sobre uno de


los elemento del contrato, en el que podemos creer que un hecho que es falso es
verdadero y viceversa.

Implica el defecto de concordancia entre la voluntad verdadera, la voluntad


interna y la voluntad declarada lo que crea un desequilibrio en el contrato. La
doctrina distingue los errores que excluyen el consentimiento, aquellos que lo vician
y los que jurídicamente resultan irrelevantes.

 Dolo: Es la maniobra empleada por una persona con el propósito de


engañar a otra y determinarla a otorgar un acto jurídico. Este engaño es cometido
en la conclusión de los actos jurídicos.
El dolo es un error provocado, donde queda evidenciado que sin ellos los
contratantes no hubiesen contratado la otra parte y en este caso es causa de nulidad
por haberse utilizado este medio. El dolo no se presume: debe probarse, según el
Art.1116 del Código Civil.

Es precisó que este haya sido cometido por uno de los contratantes en
contra del otro para que sea probado por aquel que lo alega y en este todos
los medios de pruebas son admisibles para probarlo.

El dolo debe de ser grave, determinante y que se haya cometido.

Se clasifica en incidental: que es aquel que sin determinar a una persona a


que otorgué un acto jurídico, la lleva a aceptar condiciones más onerosas y en dolo
principal: que es aquel que viciando la voluntad de una persona la determina a
otorgar un acto jurídico.

 Violencia: Es la compulsión ejercida sobre una persona para


determinarla a realizar un acto y que vicia su consentimiento. Esta es exterior,
cuando consiste en impresiones físicas sobre el cuerpo, violencia física y la violencia
moral que es una presión sicológica ante el temor inmediato de un daño serio a sí
mismo o a más personas obligándola a pactar forzando su voluntad.

Hay violencia cuando esta es de tal naturaleza, que haga impresión en


sujeto de sano juicio provocándole temor de exponer su persona o su fortuna, a un
mal considerable y presente, según el Art. 1112 del código civil. Esta es causa de
nulidad del contrato cuando se haya ejercido en la persona del contratante o su
cónyuge, descendientes o ascendientes de aquél, según el Art. 1113 de código civil.

El Art. 1114 expresa que; El temor respetuoso hacia los padres u otros
ascendientes, sin que hayan mediado verdaderos actos de violencia, no basta por
si solo para anular el contrato.
CONCLUSION:

Una vez finalizado este trabajo podemos comprender que el contrato es un


acuerdo de voluntades que crea o transmite derechos y obligaciones a las partes
que lo suscriben. Es decir, es un tipo de acto jurídico en el que intervienen dos o
más personas y está destinado a crear derechos y generar obligaciones.

Después de un contenido analizado y muy exhaustivo de los contratos se


llega a la conclusión de que resulta de gran importancia para los estudiosos de las
Ciencias Jurídicas el conocer de manera completa y profunda todo lo relativo a los
contratos, ya que ellos constituyen la base de toda una gama de actuaciones
jurídicas que se presenta en la práctica y en el que hacer jurídico del abogado,
porque los tribunales civiles están repletos de decisiones fundamentadas ya en la
teoría de las obligaciones, cumplimiento de contrato, ejecución de contratos,
violación de contratos, nulidades de actos de ventas, radiaciones de hipotecas.

El abogado que desconoce las fuentes, las características, los efectos y las
formas de extinción de las obligaciones tendría una gran laguna para el ejercicio de
profesión por ante los tribunales civiles.
BIBLIOGRAFÍA
 Código Civil de la República Dominicana, Cuarta Edición, Editora
DALIS, Moca República Dominicana. 2010.
 Mazeud, Henry, León Y Jean. Lecciones de Derecho Civil, Parte 2
Volumen I. Ediciones Jurídicas Europa- América, Buenos Aires.
 Josserand, Louis, Derecho Civil, Tomo 2 Volumen I, Ediciones
Jurídicas Europa-América, Bosch y cía. Editores Buenos Aires.
 Capitant, Henri, Vocabulario Jurídico, Ediciones Desalma, Buenos
Aires.