Está en la página 1de 48

APUNTES DE DERECHO DE MINERÍA

1.- INDUSTRIA MINERA

La industria minera realiza fundamentalmente la labor cuyo fin es colocar a


disposición de las demás industrias básicas las materias primas minerales,
buscándolas y extrayéndolas de la corteza terrestre y del fondo marino. La
industria por su sentido etimológico siempre es una realización; la
extracción minera se lleva a cabo a través de lo que se ha venido en llamar
TECNOLOGÍA ANALÍTICA, esto es la distinción y separación de las
partes de la materia prima sobre la que opera. Si bien a la industria minera
le interesa saber la composición de los minerales que extrae, lo que le
interesa aún más es separar el material de escaso valor con el que es posible
aprovechar y una vez separado el mineral útil de toda la escoria y de toda
otra sustancia inútil o, incluso dañosa, tiene lugar la segunda fase de la
industria minera; el tratamiento del mineral, también llamado mineralurgia.

OBJETO:
El elemento constitutivo esencial de la industria minera es el yacimiento
minero natural, esto es, los minerales, lo que constituye, además, su objeto.
Los minerales son los compuestos inorgánicos que se presentan de un
modo natural en la parte sólida del universo, formando vetas, filones,
bolsas u otras formas geológicas que alternan con materiales inservibles;
las vetas de carbón por ej, tienen capas de rocas intercaladas. Los minerales
pueden hallarse también en la misma superficie terrestre, lo que supone
indudables ventajas para su explotación. pero en la mayoría de los casos o a
la larga, se tiene que recurrir al laboreo subterráneo mediante excavación
de pozos y galerías, que reciben propiamente el nombre de minas.
Desde un punto de vista técnico, suelen diferenciarse los conceptos de
yacimiento y mina, criterio que es útil a la hora de conceptuar
especialmente este última, desde el punto de vista jurídico.
yacimiento: sería simplemente una concentración de minerales, que por su
presentación, puede o no ofrecer interés para la industria extractiva, mina a
pesar de su etimología metal en bruto, es hoy para la geología las labores
superficiales o subterráneas realizadas para el reconocimiento o beneficio
de los minerales existentes o que se presumen que existen.
Para el profesor Samuel Lira Ovalle mina es “depósito natural de
sustancias minerales susceptibles de explotación económica”.
2.- DESARROLLO HISTÓRICO

El descubrimiento de los minerales y el desarrollo de las técnicas


para su aprovechamiento constituyen pieza fundamental en la historia de
las civilizaciones. En esta parte de la materia me interesa destacar algunos
datos de su desarrollo desde la Antigüedad hasta hoy.

a) Antigüedad
Lo que caracterizó a la península Ibérica en la antigüedad fue su
riqueza mineral, constituyéndose en la causa de continuas arribadas de
extranjeros. El descubrimiento de su riqueza dio lugar a formas de ella un
estado general de opinión semejante al que se formó de América, sobre el
mismo motivo, en tiempos posteriores. El laboreo de las minas y la técnica
de los metales se remontan a 2.000 a.c. aproximadamente atrayendo a
fenicios y griegos, antes de la vasta explotación practicada por los
bárquidas.

b) Conquista Romana
Aun cuando no se puede precisar si la conquista romana se debió a
razones económicas, estrechamente ligadas a la riqueza mineral, o si, por el
contrario, fue dirigida por razones de índole política o estratégica, de uno u
otro modo, la Península pasó a constituir una verdadera colonia de
explotación.
Si bien la historiografía actual nos proporciona amplias
informaciones sobre la minería hispana durante el período romano, podrían
bastar los textos clásicos para formarse una idea sobre ella.
Así, según Plinio, casi toda Hispania abundaba en yacimientos de
plomo, hierro, cobre, plata y oro.
Durante el período en que los romanos redujeron a Hispania a la
calidad de provincia, se realizó una intensa explotación minera, llegando en
un momento determinado a justificarse, para ella, una legislación especial.

c) Edad Media
Si bien muchas minas dejaron de producir luego de la irrupción
germana, conforme fue pacificándose la Península y con el advenimiento
de la etapa medieval, debió volver a explotarse la riqueza mineral, lo que
cada vez fue interesando más a los monarcas. Pero el desarrollo de la
minería en la Península no cobraría pleno auge, pese a las importantes
medidas de fomento que se dispusieron, por el serio debilitamiento que le
infligiría el descubrimiento de América.
d) Las Indias
A partir de ese momento, el fomento irá destinado fundamentalmente
a propiciar nuevas explotaciones en las riquisimas vetas de América,
panorama que no cambiará hasta comienzos del siglo XIX. Los españoles
desarrollaron en América una explotación minera tan intensa como la que
durante seis siglos en la Edad Antigua llevaron a cabo los romanos en
Hispania.

d) Época Contemporánea.
En Chile, ya como república, la minería tuvo un gran desarrollo a
finales del siglo XIX y a comienzos del XX; lo que no debe considerarse
un fenómeno aislado, ya que los cambios científicos de los últimos 200
años, junto con la aparición de la industria moderna, dieron paso en todo el
mundo a un crecimiento sin precedentes de la minería; así la mayoría de
las naciones industrializadas usaron los recursos naturales para respaldar su
desarrollo. Para Chile, donde la naturaleza ha sido tan pródiga en riqueza
naturales, la minería ha constituido una significativa fuente de progreso; si
antes llenó los cofres con que los conquistadores volvían triunfantes a la
Península, desde su independencia ha sido y es uno los principales
instrumentos de desarrollo para el país.

3.-FASES DE LA INDUSTRIA MINERA

La actividad del hombre encaminada al aprovechamiento de los


yacimientos mineros da origen a la industria minera, la cual comprende
cuatro etapas:

- Exploración: que consiste en la búsqueda de depósitos minerales. esta es


una de las fases más importantes y riesgosas de esta industria, y desde
antiguo nuestra legislación se ha preocupado de fomentarla al asegurar
como premio para el descubridor de algún yacimiento el derecho preferente
de manifestarlo.

-Reconocimiento: esta fase implica la ejecución de ciertos trabajos que


están destinados a determinar su posible condición de yacimiento mineral,
vinculado a su aptitud de ser explotado económicamente.
En esta fase, es necesario verificar las características geológicas del
lugar en que se ubica el yacimiento, la forma como se presenta, la pureza o
ley del mineral y su comportamiento metalúrgico.
-Explotación: esta consiste en la extracción de los minerales del
yacimiento por medio de diversas labores que adoptan nombre peculiares.

-Beneficio: Una vez extraído el mineral del suelo mismo, es necesario


separar de él las sustancias útiles de las que no son, operación que se
efectúa mediante el llamado beneficio de los minerales.

4.- FUNDAMENTOS CONSTITUCIONALES DEL DERECHO DE


MINERÍA.

El derecho de minería encuentra su fundamento legal en los


siguientes normas. En primer lugar en la Constitución Política de 1980 en
el art. 19 Nº24 incisos 6 al 10, en la LOC sobre concesiones mineras Ley
Nº18.097 de 1982 , el Código de Minería ley Nº18.248 de 1983 y el
reglamento del Código de Minería de 1987.

Análisis del art. 19 Nº24 incisos 6 al 10

1.- El inciso 6 se refiere al dominio del Estado sobre las minas y a las
limitaciones y obligaciones que se sujetan los predios superficiales en
cuyas entrañas se encuentran la riqueza mineral.
Dispone este inciso que “El Estado tiene el dominio absoluto, exclusivo,
inalienable e imprescriptible de todas las minas.... etc
A la luz de dicho precepto, se puede concluir que el dominio estatal
reviste las siguientes características:

a.- Es absoluto: es decir, está previsto de todas las características del


derecho de dominio y por lo tanto comprende las facultades de usar, gozar
y disponer de la cosa objeto de este derecho conforme a las doctrinas
clásicas del derecho civil.

b.- es imprescriptible, lo que significa que no puede perderse por


prescripción, porque otro posee la mina, ni aún por el goce inmemorial que
este tercero alegue.

c.- Es inalienable, es decir, el Estado no puede enajenar las minas.

d) Es exclusivo, es decir, que sólo el Estado es dueño de las minas, es un


dominio exclusivo y excluyente.
Además, la Constitución del año 1980 para referirse al dominio del
Estado sobre la minas, utiliza el verbo haber o tener en su modo indicativo
tiempo presente, el estado tiene. Esta forma verbal fue escogida
deliberadamente con el objeto de representar que el dominio que el estado
tiene sobre las riquezas mineras es permanente.

Por otro lado, este inciso señala que el dominio del estado sobre las
minas existe no obstante la propiedad de las personas naturales o jurídicas
sobre los terrenos en cuyas entrañas estén situadas las sustancias minerales.
Pero para facilitar tanto la exploración como la explotación de los
minerales, estos predios están sujetos a las limitaciones y obligaciones que
la ley señale

2.- inciso 7 dispone: “Corresponde a la LEY determinar que sustancias de


aquellas a que se refiere el inciso precedente, exceptuándose los
hidrocarburos líquidos o gaseosos, pueden ser objeto de concesiones de
exploración o de explotación. etc.”
Esta norma comienza indicando que corresponde a la ley determinar
qué sustancias de aquellas a que se refiere el inciso sexto, exceptuándose
los hidrocarburos líquidos y gaseosos, pueden ser objeto de concesiones de
exploración o de explotación.
Con relación a esto se debe analizar qué tipo de ley es la que debe
efectuar tal enumeración. Para responder esta interrogante hay que estudiar
todo el inc. 7, pues dicho inciso en su primera mitad se refiere en dos
oportunidades a una ley complementaria de su tenor.
Este inciso comienza disponiendo que corresponde a la ley
determinar y luego expresa que dichas concesiones... la que tendrá el
carácter de orgánica constitucional,
El tribunal constitucional sostuvo que tanto la ley que debía señalar
las sustancias concesibles como aquella llamada a regular las concesiones
mineras debía ser la misma ley y con el carácter de orgánica constitucional.
El mayor fundamento para sostener esta interpretación era que el vocablo
“dichas”, comunica el carácter de orgánica constitucional a la ley llamada a
establecer las sustancias minerales.

5.-PROPIEDAD DE LAS RIQUEZAS MINERALES.


Es común que la doctrina o los manuales, en general, al analizar, con
cualquier perspectiva o profundidad, el régimen jurídico de la minería y
refiriéndolo sólo al problema de la llamada “propiedad minera”, haga
mención a ciertos “sistemas” que se habrían adoptados por la diferentes
legislaciones a través de los tiempos, los cuales serían no solo diversos,
sino en muchos casos opuestos. De esta forma la respuesta que brinda la
doctrina a esta interrogante es una sencilla sistematización de las diferentes
fórmulas que a su manera de ver se han presentado en el tiempo.

a) Sistema fundiario: este sistema se basa en la unidad del suelo y


subsuelo, en virtud de lo cual se reconocerían en definitiva, al propietario
del suelo todas las sustancias minerales que guarda el subsuelo, operando
una verdadera accesión.

b) Sistemas de las regalías: Este sistema habría tenido su vigencia en la


época feudal, en que como consecuencia del dominio virtual, las minas
constituían una regalía más de los príncipes, entendiéndose durante tal
época por regalías todos aquellos derechos que los reyes se reservaban para
sí.

c) Sistemas de las res nullius: Este sistema concibiendo a los minerales en


una condición jurídica distinta del suelo, los considera, como una cosa de
nadie y el Estado como tutor de la riqueza pública, otorga derechos sobre
los yacimientos a las personas que reúnen las mejores condiciones para
llevar a cabo la explotación más conveniente para la colectividad.

d) Sistema de ocupación: este sistema considera las sustancias minerales


como cosa de nadie y atribuye su dominio al primer ocupante.

e) Sistema de dominio público: este sistema antes que un conjunto de


bienes lo que representa es un soporte jurídico de potestades; un título
jurídico de intervención del Estado sobre las minas, no la de un dueño
como lo conoce el derecho civil, sino la de un administrador que usa de las
potestades frente a los bienes como una forma de buscar que estos
cumplan con la finalidad pública que justifica su inclusión en tal categoría
y esas finalidades se logran precisamente a través del otorgamiento de
ciertos derecho reales administrativos en favor de los particulares para su
uso o aprovechamiento común o particular.

6.- CLASIFICACIÓN DE SUSTANCIAS MINERAS


Nuestra legislación agrupa a las sustancias minerales en dos
categorías:
a) Concesibles o denunciables.
b) No concesibles o reservadas.
La regla general en nuestra legislación minera es que todas las
sustancias del reino mineral son concesibles, cualquiera sea su naturaleza,
estos son susceptibles de ser objeto de concesión minera.
Sólo hacen excepción a la libre adquisición, las sustancias minerales
reservadas al estado y aquellas sobre las cuales no es posible constituir
derechos mineros, por no ser consideradas como tales por la ley. art. 3 inc,
2 LOC y 5 del Código.

-Sustancias concesibles: son todas aquellas sustancias metálicas y no


metálicas y en general toda sustancia fósil en cualquier forma en que
naturalmente se presente, incluidas las existentes en el subsuelo de las
aguas marítimas sometidas a la jurisdicción nacional que tengan acceso por
túneles desde tierra.

-Sustancias no concesibles: Tanto la Constitución Política como la LOC


art.3 inc. 4 han enumerado en forma taxativa los yacimientos y sustancias
minerales no concesibles. Por su parte el Código ha reiterado estas normas
en su artículo 7 señalando que no son concesibles:
a) Los hidrocarburos en estado líquido o gaseoso.
b) El litio.
c) Los yacimientos de cualquier especie existentes en las aguas marítimas
sometidas a la jurisdicción nacional, con excepción de aquellos que tengan
acceso por túneles desde tierra y
d) Los yacimientos de cualquier especie situados, en todo o parte en zonas
que conforme a la ley, se determine como de importancia para la seguridad
nacional con efectos mineros.

Existen ciertas sustancias inorgánicas que no son consideradas


sustancias minerales y por lo tanto se rigen por el derecho común:
a) arcillas superficiales: Las que fueron excluidas en atención a que
constituyen propiamente los suelos agrícolas. Ellas pertenecen al dueño del
predio superficial y su aprovechamiento se sujeta al derecho común.
b) Rocas, arenas y demás materiales aplicables directamente a la
construcción. y
c) Las salinas superficiales que no son yacimientos mineros que se extraen
del agua de mar.
Situación de los desmontes. escorias y relaves, art. 6 C.M

Se trata de acumulaciones de sustancias minerales que se forman


como resultado de la acción del hombre, esto es, no son depósitos naturales
de sustancias minerales concesibles pero pueden ser explotadas si, una vez
abandonadas por su dueño, se constituye una concesión minera sobre el
terreno franco y abierto en que se encuentran.
-Los demontes son desechos que extraídos del subsuelo junto con las
sustancias de buena ley mineral, se dejan de lado, por no contener
minerales o por contenerlos en cantidad tan baja que no se justifica su venta
o beneficio.
-Los relaves son cosas accesorias a una refinería, esto es, son residuos del
procedimiento de beneficio de minerales realizado mediante
procedimientos húmedos o líquidos, lo que se hace en las refinerías.
-Las escorias son cosas accesorias a las fundiciones, son los residuos del
procedimiento de beneficio en seco realizado en los hornos de las
fundiciones.

- Coexistencia en un mismo yacimiento de sustancias concesibles y no


concesibles. art. 9

Generalmente un yacimiento minero suele contener diversas


sustancias minerales que pueden revestir el carácter de concesibles y otras
de no concesibles. y otras que no son consideradas sustancias mineras, ello
no obsta a la constitución de una concesión minera respecto de las
sustancias concesibles, no autorizando al concesionario de poder apropiarse
de la sustancias no concesibles que tengan presencia significativa dentro
del producto minero apropiable imponiendo la obligación de comunicar tal
circunstancia al estado.
Esta situación se encuentra reglamentada en el art. 9 del C.M el que
impone la obligación a los productores mineros de comunicar al Estado
(Comisión Chilena de Energía Nuclear tratándose del litio y el Ministerio
de Minería tratándose de hidrocarburos líquidos y gaseosos) la existencia
de sustancia no concesibles que se encuentren con ocasión de la
exploración, explotación o beneficio de las sustancias procedentes de
pertenencias.

Derecho de primera opción de compra del Estado. art. 10 C.M


El valor estratégico del torio y el uranio ha llevado al legislador a
establecer en beneficio del estado el derecho de primera opción de compra
de los productos en que estas sustancias tenga presencia significativa.
Este derecho de primera opción de compra adopta diversas
modalidades, según la obtención sea esporádica o habitual:
a) obtención esporádica:
b) obtención habitual.

sanción por el incumplimiento de esta obligación

Su incumplimiento sujeta al productor al pago de una multa a


beneficio fiscal, hasta el valor de mercado de los productos de que se trate.

7.- FACULTAD DE INVESTIGAR

Es fácil comprender que la búsqueda de nuevos yacimientos y reservas


minerales es algo primordial para la industria extractiva. Esta búsqueda
puede realizarse previa la constitución de una concesión de exploración o
una de explotación, o sin ellas. En este último caso, esto es, cuando se
actúa sin obtener una concesión, el interesado se limita a ejercer una simple
facultad, común a todas las personas.
En este sentido, se ha entendido que la facultad de investigar es como su
nombre lo sugiere, una mera facultad, que no constituye un derecho
patrimonial ni tampoco exclusivo y se asemeja a la que reconoce el art. 609
del Código Civil.

8.-FACULTAD DE CATAR Y CAVAR. ART. 14 Y SGTES.

Es sabido que los yacimientos mineros se encuentran ocultos bajo el suelo,


de manera que es necesaria la búsqueda de los mismos a través de una serie
de trabajos de investigación y de otro tipo de labores que permitan al
interesado poder encontrarlos y explotarlos posteriormente.

Es preciso indicar que para ejercer este derecho que consagra la legislación
minera no es necesario por lo común, salvo las excepciones que luego
señalaremos de concesión especial alguna. Este derecho, es de una
naturaleza jurídica difícil de precisar, ya que en general es concedido a toda
persona, lo que nos puede llevar a la conclusión que no es real ni personal,
por cuanto no es exclusivo y no se tiene respecto de determinada persona.

a) REQUISITOS
Lo primero que debemos indicar que esta facultad no siempre se puede
ejercer libremente, aun cuando su objeto puedan ser bienes nacionales de
uso público, sino que en resguardo de otros intereses, ya sea publico o
privados, está sujeta al cumplimiento de ciertas condiciones o requisitos y
en otros casos, sencillamente su ejercicio está prohibido.

1.- El art. 14 establece que: Toda persona tiene la facultad de catar y cavar
en terrenos de cualquier dominio, en aquellas comprendidas en los límites
de una concesión minera ajena con el objeto de buscar sustancias
minerales”.
Vemos que esta facultad cesa jurídicamente ante la existencia de una
concesión minera ajena. Esto resulta obvio, pero no obstante ello la ley se
encarga de decirlo expresamente, pues la concesión ya sea de exploración o
de explotación por su carácter de exclusividad del derecho que otorga
impide toda otra concesión que no provenga de su titular, es una
consecuencia lógica del efecto normal de toda concesión sobre el dominio
público y especialmente de las concesiones mineras: conllevan la extinción
del aprovechamiento general del dominio cuando éste existía con
anterioridad.

2.- CATEO LIBRE


El art. 15 expresa que: Se podrá catar y cavar en terrenos”
Para que pueda operar esta facultad en terrenos ajenos es necesario que
concurran copulativamente los dos requisitos que establece la ley que estos
sean abiertos e incultos.
Efectivamente esta facultad podrá ejercerse sin trabas ante la
mayoría de los yacimientos mineros, pues normalmente en nuestro país
éstos se encuentran situados en terrenos cordilleranos los que obviamente
no son cultivables y no tienen cirros.

3.- CATEO REGLADO


Art. 15 inc.2 Estos son los terrenos cultivados y cerrados o abiertos
pero cultivados o en fin incultos que estén cerrados.
En estos terrenos es posible ejercer esta facultad ya no libremente
pero si cuando lo permita el dueño del terreno de su poseedor o tenedor
siempre que la autorización conste por escrito. Cuando el dueño sea la
nación o la Municipalidad deberá obtenerse del gobernador o del alcalde
que corresponda.
En caso de negativa de la persona o funcionario que debe dar el
permiso, la ley le da la posibilidad al interesado obtenerlo por vía judicial
mediante el procedimiento sumarísimo que establece el art. 235.
El permiso concedido por el juez fijará el número de personas que
podrá emplearse en la investigación y comprenderá las siguientes
obligaciones:
1.- Que la labores se efectúen siempre que no haya frutos pendientes.
2.- que el tiempo de investigación no exceda de 6 meses contados desde la
fecha del permiso.
3.- Que el solicitante indemnice el daño que cauce con la labores o con
ocasión de ellas.

CATEO PROHIBIDO
En algunas situaciones por razones de interés particular y público, en
ciertos lugares o terrenos está prohibido el ejercicio de la facultad de catar
y cavar, pero no es absoluta, puesto que determinadas personas o
autoridades pueden otorgar permiso para hacerlo, pero si ellas no lo
otorgan, el juez no puede suplir esa negativa y en tal evento no es posible
legalmente investigar en tales lugares.
Las prohibiciones que nos ocupan recaen sobre dos clases de terreno:
a) Los de interés particular que señala el art. 15, esto es, casas y sus
dependencias y terrenos plantados de vides o árboles frutales, en cuyo caso
solo el dueño puede otorgar el permiso para efectuar dichas labores.
Ahora si el dueño de ellos fuera la nación o la Municipalidad, este
permiso debe solicitarse del gobernador o del alcalde que corresponda.

b) Los de interés público que señala el art. 17 que establece la prohibición


de ejecutar labores mineras en ciertos lugares, a menos que se obtenga la
autorización de las autoridades respectivas.

9.-CAPACIDAD PARA ADQUIRIR DERECHOS MINEROS.

El derecho minero en cuanto a la capacidad sigue la regla general


contemplada en la legislación común, esto es, todo persona es capaz, así lo
establece el art. 22 del C.M. al señalar que “Toda persona puede hacer
manifestaciones o pedimentos y adquirir concesiones mineras en trámites o
constituidas o cuotas de ellas, o acciones en sociedades regidas por este
Código.
Es más la capacidad que se consagra va más allá, por cuanto
conforme al art. 24 tanto los menores adultos y los disipadores pueden por
sí mismos sin necesidad del consentimiento o autorización de sus
respectivos representantes legales pueden hacer manifestaciones y
pedimentos, considerándose a este respecto como plenamente capaces, pero
no están habilitados para continuar por sí mismos los trámites posteriores al
pedimento y manifestación sin la concurrencia o anuencia de su
representante legal.
Sin embargo, esta regla tiene ciertas excepciones, en el sentido que
existen ciertas incapacidades especiales o particulares que afectan a ciertas
personas que consisten en verdaderas prohibiciones que la ley ha impuesto
por razones de moralidad pública que comprometen el interés general en
razón de las funciones que desempeñan, y estos son:
Nº1. Funcionarios pode judicial

art.22 excepción inciso final.


Sin embargo, las personas mencionadas en el inciso anterior pueden
adquirir por sucesión por causa de muerte o en virtud de un título anterior
al hecho que da origen a la prohibición.

10.- LA CONCESIÓN EN EL DERECHO MINERO

En el derecho minero, la concesión ha sido y es la institución más


tradicional y persistente en su historia, la que, a través de diversas
terminologías, siempre ha sido, en esencia lo que hoy se llama como tal.
Es así como a través de esta institución, tanto los particulares como
el Estado han encontrado una forma eficaz para compatibilizar sus dos
intereses propios: el interés del particular de adquirir un derecho que le
permita explotar y satisfacer su deseo de obtener ventajas personales; y el
interés del estado de satisfacer el interés público permitiendo y
promoviendo la explotación de las riquezas naturales, sin que se produzca
un menoscabo al interés común.
La concesión, es un acto de aquellos que amplían los derechos de los
administrados, ya que esta expresión indica que la Administración entrega
una facultad o derecho al interesado, por lo tanto el concesionario, en su
virtud siempre adquiere un derecho EX NOVO, el que antes no formaba
parte de su patrimonio. De esta forma los elementos que integran la
concesión son:
a) el dominio público.
b) la creación de un derecho ex novo.
c) la intervención administrativa, ya sea en sede administrativa
propiamente tal o bien en sede judicial.
A este respecto podemos señalar que la legislación minera utiliza el
vocablo “concesión” para referirse a dos instituciones que desde nuestro
punto de vista son diferentes, pero por el otro son inseparables: por una
lado el derecho a explorar o bien explotar las sustancias minerales
susceptibles de aprovechamiento general y por otro el acto de autoridad en
cuya virtud se constituyen estos derechos.
Ambos conceptos se encuentran en la Constitución Política, así las
instituye como el derecho a explorar o explotar las sustancias que
legalmente sean susceptible de ello y por otro lado al decir que estas se
constituyen siempre por resolución judicial, en abierta alusión al acto del
cual emana el respectivo derecho y al carácter judicial de ese acto.

El acto de concesión
Podemos definir a la concesión como el acto de autoridad en cuya
virtud el Poder Judicial declara constituido, en favor de quien lo solicita y
cumple con los requisitos del caso, el derecho de investigar o bien el
derecho a extraer y apropiarse las sustancias minerales que la ley señala
como susceptibles de esos derechos.
Este acto de concesión reviste las siguientes características:
a) desde luego es un acto judicial y no administrativo
b) No es un acto discrecional de la autoridad, ni tampoco un acto intuito
personae, porqué está inserto en una resolución judicial que el tribunal está
obligado a expedir en favor de quien quiera que lo solicite y que cumpla
con los requisitos.
c) Este acto de concesión tampoco es revocable, ni precario el derecho que
confiere.

Concesión minera de exploración


Es un título en virtud del cual surge en favor del peticionario un
derecho real, inmueble y de duración limitada, que le confiere a su titular
en todo el ámbito de su extensión territorial, las facultades exclusivas de
investigar la existencia de sustancias minerales concesibles y de solicitar
una o más concesiones de explotación.

Concesión minera de explotación


Es un título en virtud del cual surge en favor del peticionario un
derecho real, inmueble y de duración indefinida, que otorga a su titular, en
todo el ámbito de su extensión territorial las facultades exclusivas y
excluyentes de investigar las sustancias minerales concesibles y de extraer
para sí todas esas sustancias haciéndose dueño de ellas en la medida que las
extraiga.

11.- Características de las concesiones mineras

1.- Se constituyen por resolución judicial, a través de un procedimiento no


contencioso seguido ante ellos sin intervención decisoria alguna de otra
autoridad o persona.

2.- Crea en favor del peticionario un derecho real, por cuanto es el titular,
es oponible al Estado y a cualquier persona y su objeto material está
compuesto por las sustancias minerales concesibles que existen dentro de
su extensión territorial.

3.- Para el Código son derecho inmuebles en razón de que las cosas
corporales que constituyen su objeto material, esto es, las sustancia
concesibles, antes de su extracción son inmuebles por naturaleza, sin
perjuicio de que al extraerse pasan a ser muebles por naturaleza.

4.- Son condicionales, porque están expuestas a perderse en favor de un


tercero, e incluso extinguirse, si se cumple la condición resolutoria
negativa: el desamparo.

5.- Son divisibles tanto física como intelectualmente.

6.- Son inembargables, a menos que obre alguna de las excepciones que la
misma ley contempla. art. 226

7.-Pueden ser adquiridas por cualquier persona, salvo algunas


expresamente exceptuadas y son transferibles por actos entre vivos,
transmisibles por causa de muerte y susceptible de hipoteca y otros
derechos reales y en general de todo acto o contrato.

8.- Se rigen por las mismas leyes civiles que los demás inmuebles.

9.- El dominio de su titular está amparado por la garantía constitucional del


derecho de propiedad.

10.- Son susceptibles de extinción por cualquiera de las causales a las que
la ley expresamente atribuye ese efecto.
12.- PROCEDIMIENTO DE CONSTITUCIÓN DE CONCESIÓN
MINERAS.

Antecedentes generales.
Una de las materias más importantes y complejas que aborda nuestra
legislación minera es el procedimiento de constitución de las concesiones,
esto es, el conjunto de preceptos que regulan la manera o la forma en que el
interesado debe actuar para obtener que se constituya en su favor una
concesión minera, ya sea de explotación o exploración. La importancia y
complejidad, se explican, en razón de que su finalidad es precisamente
CONSTITUIR LA CONCESIÓN, es decir, crear la cosa incorporal por
cuyo único intermedio se puede explorar con exclusividad o extrae y
apropiarse las sustancias minerales concesibles.
El legislador de 1983, se planteó tres objetivos fundamentales al
establecer este procedimiento:

1.- El primero fue agilizar y simplificar el procedimiento con el objeto de


hacerlo más expedito y económico para el interesado. Para lo anterior hizo
inaplicables a este procedimiento los arts. 92 y 823 del Código de
procedimiento Civil y dispuso que toda cuestión que se suscite durante la
tramitación debe substanciarse en juicio separado y sin suspender el curso
de aquellas.

2.- El legislador se propuso que el procedimiento de constitución de las


concesiones, otorgue la mayor seguridad jurídica posible a los terceros,
tomando como tales aquellos que están constituyendo simultáneamente sus
propias concesiones y aquellos que, habiéndolas ya constituidos pueden
resultar afectados más tarde por las concesiones que se están tramitando.

3.- Por último, el legislador apunto a desalentar la constitución de grandes


grupos de pertenencias con fines de simple exploración o de mera
especulación.

13.-CARACTERISTICAS DEL PROCEDIMIENTO DE


CONSTITUCIÓN DE CONCESIONES MINERAS

Este procedimiento de constitución de las concesiones mineras tiene las


siguientes características:
1.- Es de carácter judicial, ya que tanto la Constitución Política, como la
ley Orgánica disponen que las concesiones mineras se constituyen por
resolución judicial.

2.- El procedimiento es no contencioso, ya que así lo indica el artículo 34


inciso primero.

3.- Es un procedimiento escrito.

4.- Este procedimiento es de aplicación general en las materias a que se


refiere.

5.- Este procedimiento se rige, en primer término por las normas especiales
que la legislación minera establece al respecto. En subsidio se aplican las
normas que el Código de Procedimiento Civil contempla en general para
los actos no contenciosos.

6.- Por regla general, este procedimiento no es susceptible de acumulación,


ni de transformarse en contencioso por oposición de terceros, aunque éste
pudiera conforme a las reglas generales, tener la calidad de legítimo
contradictor; de manera que cualquier cuestión o controversia que se
suscite durante la tramitación, debe sustanciarse en juicio separado y sin
suspender el curso de ella.

7.- Este procedimiento está revestido de amplia publicidad, para brindar la


mayor seguridad jurídica posible a los terceros interesados.

8.- Incluye importantes aspectos técnicos, ya involucra la participación de


personas con conocimientos técnicos.

9.- Este procedimiento impone un papel activo, tanto al juez como al


propio interesado, quienes deben velar por la pronta constitución de la
concesión solicitada.

14.- PROCEDIMIENTO DE CONSTITUCIÓN DE CONCESIONES


DE EXPLORACIÓN.

Este procedimiento, considerado individualmente puede dividirse en:


a) El pedimento
b) trámites posteriores 1.-Solicitud de sentencia.
2.- Informe del Servicio.
c) Sentencia constitutiva de la concesión.

a) EL PEDIMENTO
Es un escrito por el cual el peticionario solicita del juez respectivo
que declare constituida en su favor una concesión minera de exploración,
en un terreno cuya ubicación indica por su punto medio.

Conforme al art. 43 el pedimento debe señalar:


1.- Si el peticionario es persona natural, su nombre, nacionalidad,
domicilio, profesión u oficio y estado civil. Si es persona jurídica, basta con
indicar su nombre, nacionalidad y domicilio.
Sin embargo, siempre que el pedimento se haga por alguien que a
cualquier título, esto es, como representante legal o convencional o como
agente oficioso, comparezca en nombre del peticionario, deben indicarse
además el nombre, nacionalidad, domicilio, la profesión u oficio y el estado
civil del que comparece.

2.- Las coordenadas geográficas o las coordenadas U.T.M. a elección del


interesado que corresponda a la ubicación del punto medio de la cara
superior de la concesión de exploración pedida.
El punto medio es aquel en que se cortan las diagonales del cuadrado
o del rectángulo que con arreglo al art. 46, encierra la superficie total que se
pide para la concesión.
Las coordenadas geográficas deben indicarse con precisión de
segundos( esto es, señalando los grados, minutos, y segundos tanto de su
latitud sur como de su longitud oeste) las coordenadas U.T.M. con
precisión de 10 metros (o sea indicando los kilómetros y centésimos de km.
que correspondan en dirección norte y dirección este)

3.- Nombre de la concesión que se solicita.

4.- La superficie expresada en hectáreas que se desea que comprenda la


cara superior de la concesión, la cual no puede exceder de 5000 metros.

En cada pedimento puede pedirse sólo una concesión de exploración.


Por supuesto que eso no impide que el mismo peticionario presente otros
pedimentos simultánea o posteriormente sobre áreas cercanas o vecinas,
pero cada uno se tramitará en forma separada.
DERECHOS Y OBLIGACIONES QUE EMANAN DE LA
PRESENTACIÓN DEL PEDIMENTO.

1.- El derecho de su titular para constituir concesión de exploración sobre


el terreno pedido.

2.- la facultad de ceder o transmitir los derechos emanados del pedimento.

OBLIGACIONES

1.- El tener que inscribir y publicar dentro de los plazos que establece el
Código

TRAMITACIÓN DEL PEDIMENTO EN EL JUZGADO.

Validez del pedimento que comprende terrenos ya pedidos


El hecho que el pedimento abarque terrenos pedidos con
anterioridad, no afecta a la validez de este pedimento, sin perjuicio de los
derechos preferentes a que haya lugar. El escrito de pedimento se presenta
ante el Juez de letras en Civil del territorio jurisdiccional en donde se
encuentre ubicado el Punto Medio de la cara superior de la concesión.

Examen del pedimento


Debido al papel activo que el Código le impone al juez durante la
tramitación de la constitución de la concesión, el juez debe examinar el
pedimento para determinar si cumplen con los requisitos del art. 43. De
este examen pueden resultar las siguientes alternativas:
a) Que cumpla con todos los requisitos. En este evento ordena la
inscripción y publicación del mismo.
b) Si no cumple con estos requisitos. El juez debe señalar
determinadamente sus defectos y ordenará que se subsanen dentro del
plazo de 8 días corridos contados desde la fecha de la resolución,
subsistiendo para todos los efectos legales la fecha de la presentación
primitiva, subsanados ordena inscribir y publicar.
c) Si los defectos no son subsanados dentro del plazo, se tendrá por no
hecho el pedimento, lo mismo sucede en el evento que se omita indicar las
coordenadas de punto medio.
Inscripción y Publicación
Para practicar la inscripción, el secretario debe dar copia autorizada
del pedimento, del día y hora de la presentación y de la resolución que
ordena inscribir y publicar.
La inscripción puede ser requerida por cualquier persona y consiste
en la transcripción integra de la copia autorizada en el registro de
descubrimiento del Conservador de Minas respectivo
Por su parte la publicación se hace por una sola vez en el Boletín
oficial de Minería.
Ambas deben efectuarse dentro del plazo fatal de 30 días, contados
desde la resolución que lo ordena.

Tasa de pedimento
Por cada pedimento debe pagarse una tasa a beneficio fiscal, y se
funda en el deseo de darle una mayor seriedad a este trámite. ella se
expresa en centésimos de unidad tributaria mensual y se calcula por
hectárea completa pedida.
La tasa se paga por una sola vez, dentro del plazo de 30 días
siguientes a la fecha de presentación del pedimento y se puede realizar en
cualquier banco.

Naturaleza del pedimento.


El pedimento constituye derecho real e inmueble (art. 54). Estos
derechos pueden ejercitarse en todo el ámbito del terreno pedido, sin
relación a personas determinadas, tiene carácter de temporal, en cuanto es
el resultado de la primera etapa del procedimiento de constitución de la
concesión de exploración y obliga a continuar con el trámite del caso, es
susceptible de posesión inscrita, está sujeto al régimen especial de
inscripción establecido en el art. 99 y 100.

TRAMITES POSTERIORES AL PEDIMENTO

Están regulados en los artículos 55 a 58.

1.- Solicitud de sentencia.


Dentro del plazo de 90 días contados desde la fecha de la resolución
del Tribunal que ordenó inscribir y publicar el pedimento, el
peticionario(os) debe presentarse en el expediente de constitución de la
concesión a solicitar que se dicte sentencia constitutiva de la misma en su
favor, en esta solicitud se puede abarcar todo o parte del terreno pedido,
pero en ningún caso terrenos situados fuera de éste, so pena que el Juez no
declare constituida la concesión o de que el acto de concesión quede
viciado de nulidad (art. 95 Nº5).
Dado que al inscribirse un pedimento formulado en común por varias
personas se da origen a una SOCIEDAD LEGAL MINERA art. 173.
La solicitud debe contener las siguientes menciones:
- las coordenadas UTM de cada uno de los vértices de la cara superior de la
concesión, relacionando a lo menos uno de esos vértices en rumbo y
distancia con el punto medio señalado en el pedimento
- debe designar el abogado patrocinante y conferirse mandato judicial.

Con la solicitud deben acompañarse los siguientes documentos:


a) Comprobante de haberse pagado la tasa del pedimento art.51
b) Comprobante de haberse pagado la patente proporcional establecida en
el art. 144.
c) Copia autorizada del Conservador de Minas respectivo de la inscripción
del pedimento.
d) ejemplar del Boletín Oficial de Minería en que se haya publicado la
inscripción.
e) Un plano en el que se señalen la configuración de la concesión, las
coordenadas de cada uno de los vértices de ella y la relación en rumbo y
distancia del mismo vértice- ligado en el escrito de solicitud- con el punto
medio del pedimento.

TRAMITACIÓN DE LA SOLICITUD
El Juez debe analizar la solicitud de sentencia y los antecedentes
acompañados a ella. De este examen puede concluir lo siguiente:
1.- Que la solicitud y los antecedentes se hallan conforme en cuyo caso
ordena que se remitan al SERNAGEOMIN para su informe.
2.- Si del examen aparece que se ha dejado de cumplir cualquiera de los
requisitos cuya omisión o retardo acarrea la caducidad de los derechos
emanados del pedimento, el juez debe desechar de plano la solicitud de
sentencia y ordenar que se cancele la inscripción de aquel, oficiando al
Conservador respectivo.
3.- Si aparece que se han cometido algunos errores, deberá señalarlos
determinadamente y conceder un plazo de 8 días para que el interesado los
subsane. Si estos errores se corrigen oportunamente, el juez debe ordenar
que el expediente se remita al Servicio para su informe, en caso contrario,
debe desechar de plano la solicitud de sentencia y ordenar que se cancele la
inscripción del pedimento oficiando al Conservador.
EL INFORME DEL SERVICIO.
El Servicio debe informar al tribunal acerca de los aspectos técnicos
relacionados con la solicitud de sentencia y con el plano acompañado a la
solicitud, en especial, está obligado a informar si se ajustan a la ley la
forma, dimensiones y orientación de la cara superior de la concesión
solicitada y si está comprendida dentro del terreno pedido. art. 57
Conforme al principio establecido en el art. 5 de L.O.C. y del art. 34
inciso 1 del Código el informe del servicio no tiene carácter decisorio. Para
algunos y de acuerdo al art. 82 del Código, aplicado en este caso por
extensión el informe tampoco obliga necesariamente al juez, a menos que
en él se demuestre a satisfacción del mismo juez que se produce la
situación prevista en el inciso final de dicho precepto, esto es “El juez no
podrá en caso alguno, declarar constituida la pertenencia”

TRAMITES POSTERIORES AL INFORME


ART. 57
Si el informe es favorable debe dictar sentencia declarando
constituida la concesión de exploración, dentro del plazo que establece 57.
Si el informe contiene observaciones, le juez ordenará ponerlo en
conocimiento del solicitante. Dentro de los 30 días siguientes a la fecha de
la resolución respectiva, el interesado deberá conformar la solicitud, el
plano o ambos a las observaciones del Servicio o bien objetar
fundadamente dichas observaciones.
Transcurrido el plazo indicado, el juez dictará sentencia, para lo cual
dispondrá de 60 días so pena de incurrir en falta o abuso. Si el juez no lo
hace dentro de los 15 días sgtes, el solicitante debe pedir la Corte de
Apelaciones que sancione dicha falta o abuso y fije al juez un breve plazo
para dictarla.

LIMITACIONES A LOS EFECTOS DE LA SENTENCIA


Como contrapartida de su política de impedir las oposiciones a la
constitución de la concesión para explorar, en defensa de los terceros
interesados, el legislador dispuso que la sentencia constitutiva de dicha
concesión no afecta: art. 58

15.- PROCEDIMIENTO DE CONSTITUCIÓN DE UNA


CONCESIÓN DE EXPLOTACIÓN
1.- MANIFESTACIÓN.

Definición: Es un escrito en virtud del cual un particular solicita al tribunal


competente que se constituya en su favor una concesión de exploración.

Requisitos de la manifestación
art.44

Examen que debe realizar el juez. art 49

tasa de la manifestación art. 51

2.- TRAMITES POSTERIORES A LA MANIFESTACIÓN


art. 59 a 85 del Código

Los trámites posteriores a la manifestación, conforman la segunda


etapa en este procedimiento, y esta etapa la vamos a dividir en 6 fases.

1.-a fase: LA SOLICITUD DE MENSURA


Dentro del plazo que medie entre los 200 y 220 días contados desde
la presentación de la manifestación al Juzgado, el manifestante(os) cuando
sean varios, debe solicitar en el mismo expediente, la mensura de su o sus
pertenencias y esta solicitud puede abarcar todo o parte del terreno
manifestado, pero en ningún caso terrenos situados fuera de éste, bajo pena
que el juez no declare constituida la concesión o de que el acto de
concesión quede viciado de nulidad. art. 95 Nº5

La razón de establecer este plazo tan breve para pedir la mensura es


para disminuir drásticamente la posibilidad de que un manifestante
posterior solicite mensura antes que otro anterior y se suscite de esta forma
un conflicto de preferencias entre ambos.
Para los efectos de la ubicación en el terreno, la solicitud debe
indicar las coordenadas U.T.M. de cada uno de los vértices del perímetro
de la cara superior de la pertenencia o del grupo de pertenencias
relacionando uno de esos vértices en rumbo y distancia con el punto de
interés señalado en la manifestación.
La solicitud debe designar al ingeniero o perito que practicará la
mensura e indicar el largo y ancho de la pertenencia o de cada una de ellas.
Además el nombre de las pertenencias conocidas que existan en la
vecindad y en lo posible el nombre de sus dueños.
Se debe designar al abogado patrocinante y otorgarse mandato
judicial.
Por último, en caso que la manifestación se hace en uso del derecho
que otorga una concesión de exploración es conveniente que en dicha
solicitud se haga presente al juez su obligación de dejar constancia a que
alude el art. 60.

Se deben acompañar a la solicitud los documentos mencionados en el


art. 59

Tramitación de la solicitud. art. 60


El juez debe examinar la solicitud como los antecedentes
acompañados a ella y de dicho examen puede concluir:
a) Que la solicitud y los antecedentes se encuentran conforme, en cuyo caso
mandará publicar la solicitud y en dicha resolución debe dejar testimonio
de la fecha en que se haya presentado la manifestación al juzgado. o que se
tenga por presentada.
b) Si nota defectos u omisiones susceptibles de ser subsanados, debe
señalarlos determinadamente y ordenar que se corrijan dentro del plazo de
8 días. Si ello no se produce debe desechar la solicitud y ordenar que se
cancele la inscripción de la manifestación
c) En cambio, si del examen aparece que se ha dejado de cumplir
cualquiera de los requisitos cuya omisión o retardo acarrea la caducidad de
los derechos, el juez debe desechar de plano la solicitud y ordenar que se
cancele la inscripción.

Publicación de la solicitud.
Para efectuar la publicación el Secretario debe dar copia autorizada
de la solicitud y de la resolución que dispone publicarla.
Esta debe hacerse dentro del plazo de 30 días contados desde la fecha
de la resolución que así lo dispuso.

2a fase: OPOSICIONES A LA SOLICITUD DE MENSURA. ART. 61


Producto de la presentación de una manifestación, el interesado
impone desde luego un límite a sus pretensiones, ya que estas no podrán
exceder del terreno manifestado, las que viene a preciar aún más con la
solicitud de mensura.
Estas pretensiones son puestas en conocimiento de los terceros
mediante la publicación de dicha solicitud. de tal forma que quienes tengan
ciertos derechos anteriores sobre el mismo terreno pueden y en general
deben accionar judicialmente en defensa de los mismos.
Estas acciones de oposición a la solicitud de mensura pueden ser de
ejercicio obligatorio o de ejercicio facultativo. las primeras son aquellas
cuyo titular está obligado a entablar, so pena de perder la preferencia o los
derechos de que se trate. la segunda es aquella cuyo ejercicio es potestativo
para su titular, por cuanto si éste no la deduce podrá interponer más tarde la
respectiva acción de nulidad del acto de concesión. art.66

Causales de oposición obligatoria.


a) art. 61 Nº1
Esta disposición contempla dos situaciones:
En cualquiera de las situaciones ya indicadas, la oposición formulada por el
tercero será rechazada de PLANO por el Juez si:
a) No se funda en un pedimento cuya fecha de presentación haya sido
anterior.
b) Si no se acompaña a ella copia auténtica (autorizada) del pedimento y
en su caso también de la solicitud de sentencia o de la sentencia
constitutiva o de la resolución que haya acogido la prórroga del plazo de la
concesión
c) Si no se acompaña a ella un croquis, firmado por un ingeniero o perito
de aquellos a que se refiere el art. 71 que represente la colisión de los
derechos y pretensiones de ambas partes en el terreno.
Si el interesado no deduce la acción de oposición, perderá los
derechos emanados de su pedimento o de su concesión de exploración,
respecto de los terrenos sobre los cuales se llegue a constituir pertenencia
por el tercero que debió haber sido demandado (art.65 inc. 2)

B) ART. 61 nº2
El derecho preferente para mensurar que se tiene en virtud de una
MANIFESTACIÓN (vigente) cuya fecha de presentación haya sido o se
tenga por anterior a la fecha en que haya sido o se tenga por presentada la
manifestación del tercero que pretende mensurar.
La acción basada en el derecho preferente para mensurar es
obligatoria para el manifestante anterior o que se tenga por anterior, cuando
el manifestante posterior ha solicitado mensura ANTES que él, en las
demás situaciones es facultativa.
Dicha oposición será rechazada de plano:
a) Si no se funda en una manifestación cuya fecha de presentación haya
sido o se tenga por anterior.
b) Si no viene acompañada de copia auténtica de la manifestación en que se
funda.
c) Si no se acompaña a ella un croquis firmado por un ingeniero o perito (
de aquellos a que se refiere el art. 71) que represente la colisión de las
pretensiones de ambas partes.
En el caso que la acción de oposición obligatoria no se deduzca
oportunamente su titular pierde la preferencia para mensurar en beneficio
del manifestante posterior al cual debió demandar.
Sin embargo, cuando la acción de oposición basada en el derecho
preferente para mensurar no es obligatoria sino facultativa, su falta de
ejercicio no amenaza los derechos de su titular sino en cuanto el
manifestante posterior constituya pertenencia sobre el terreno en que
también constituya pertenencia el manifestante anterior. En esta situación,
este último deberá deducir la acción de nulidad del Nº6 del art. 95 dentro
del plazo establecido en el art. 96.
El titular de la acción de oposición obligatoria basada en el derecho
preferente para mensurar, obligado a accionar contra la solicitud de
mensura presentada antes por el demandado, puede encontrarse en las
siguientes situaciones:

1.- El titular de la acción no ha solicitado mensura. (art. 62 inc.


1)
En esta situación, el titular debe pedir en el mismo escrito de
oposición y con arreglo a lo dispuesto en los inc. 2 y 3 del art. 59 la
mensura de su pertenencia.
El objeto de esta obligación es que las dos parte del juicio de
oposición tengan precisadas sus respectivas pretensiones y de esta forma
esté claramente determinado el terreno cuya mensura preferente disputan.
Por su parte el juez debe examinar tanto la solicitud de mensura del
opositor como los antecedentes acompañados a ella y si ambos están
conformes mandará publicarla.
Si de este examen, aparece que se ha dejado de cumplir algún
requisito debe proceder según sea el caso de acuerdo a lo dispuesto en el
art. 60. La resolución que ordena publicar la solicitud de mensura del
opositor debe disponer, también que una copia de ella y los documentos
sean enviados al Sernageomin, junto con copia de iguales antecedentes
relativos al demandado. Esta diligencia tiene por objeto habilitar al Servicio
para cautelar los intereses de las partes del juicio de oposición conforme al
art. 80 inc.1 y 83

2.- El titular de la acción ya ha pedido su mensura. art. 63


En este evento, el titular de la acción debe pedir en el mismo escrito
de oposición, que se ordene la acumulación de su expediente al del
demandado. Esto tiene por objeto facilitar al juez el análisis y comparación
de las respectiva pretensiones de las partes.
El juez debe ordenar la publicación de la solicitud de mensura del
opositor, si ella no ha sido efectuada y disponer la remisión al Servicio de
copia autorizada de la solicitud y de los documentos acompañados a ella
junto con copia de iguales antecedentes relativos al demandado.

Oposición facultativa

El manifestante de fecha anterior o que se tenga por anterior tal la


fecha en que haya sido o se tenga por presentada la manifestación de un
tercero que pretende mensurar, da origen a una acción facultativa de
oposición cuando la solicitud de mensura de este tercero ha sido presentada
DESPUÉS que lo ha sido la solicitud de mensura del titular de la acción.
El ejercicio de la acción contra el manifestante de fecha posterior
queda librado a la voluntad del manifestante anterior, ya que su inactividad
no lo perjudica necesariamente, por cuanto siempre podrá disponer de la
acción de nulidad del acto de concesión, si el manifestante posterior llega a
constituir pertenencia contraviniendo en su perjuicio lo dispuesto en el art.
95 Nº5 y 6.
Si se opone, en ese escrito debe pedir la acumulación, debiendo
cumplir con lo dispuesto en el art. 63.
En este mismo caso, el manifestante anterior puede optar por hacer
presente en el expediente del posterior, su calidad de tal respecto de todo o
parte de los terrenos cubiertos por la solicitud de mensura de este último.

16.-TRAMITACIÓN DE LAS OPOSICIONES.

Art. 64 Ambas clases de oposiciones deben ser presentadas por


escrito el mismo expediente en que se haya solicitado la mensura contra la
cual se dirige la oposición.
Tomando en consideración que al opositor se le tiene por
demandante en el juicio de oposición, en dicho escrito debe cumplir con los
requisitos del art. 254 del C.P.C., cuidando de exponer claramente los
hechos y fundamentos de derecho en que se apoya y las peticiones que se
formulan.
Esta oposición se tramita conforme al procedimiento establecido en
el art. 233, que corresponde al juicio sumario.
Por su parte la única defensa admisible por parte del demandado será
la de que su solicitud de mensura no abarca los terrenos comprendidos en
el pedimento, en la concesión de exploración o en la solicitud de mensura
en que se funda la acción de oposición (art. 68).
La sentencia definitiva que resuelve la oposición es apelable en
ambos efectos y respecto de la cual proceden los restantes recursos.

17.-EFECTOS DE LA SENTENCIA EN ESTE JUICIO DE


OPOSICION.

Sus efectos difieren tanto del resultado como de la causal invocada.


a) Si la sentencia rechaza la acción entablada, el demandado podrá
mensurar el terreno que había abarcado su solicitud de mensura, debiendo
proceder conforme al art. 71. En este evento el manifestante anterior que
ejerció alguna de las acciones de oposición obligatoria o facultativa y que
hubiese sido rechazada no puede hacer valer más tarde la acción de
nulidad del art. 95 Nº6 o 7 no porque exista cosa juzgada, que no la hay,
sino porque lo que se discutiría en el juicio de nulidad sería, en la practica
enteramente semejante a la materia ya resuelta en el juicio de oposición

b) Si la sentencia acoge una demanda de oposición basada en el Nº1 del art.


61, debe declarar que el demandado vencido no podrá mensurar dentro del
perímetro del pedimento o del de la concesión de exploración o dentro del
perímetro de la parte en que ésta no haya sido renunciada.

c) La sentencia que acoge la demanda de oposición fundada en el Nº2 de


dicho artículo, debe reconocer el derecho preferente del primer
manifestante (opositor) a mensurar su pertenencia, en la forma indicada en
la respectiva solicitud de mensura y en cuanto no afecte a ese derecho
preferente, debe reconocer, el derecho de la parte vencida a mensurar con
arreglo a su propia solicitud, pero respetando íntegramente el derecho
preferente de la parte vencedora.

18.-CURSO PROGRESIVO DE LOS AUTOS. ART. 70

Con el objeto de instar por la pronta constitución de la pertenencia el


art. 70 impone al interesado la obligación de no paralizar por más de tres
meses la tramitación de la gestión o de los juicios a que ella hubiere dado
lugar.
Sin embargo esta obligación se aplica únicamente a:
a) Los juicios de oposición a la solicitud de mensura que menciona el art.
61 y
b) A la constitución de su respectiva pertenencia por parte de cada uno de
los que haya obtenido el reconocimiento de algún derecho a mensurar en la
sentencia de un juicio de oposición en la causal alegada haya sido la del
Nº2 del art., 61.
No se aplica por tanto a la gestión de constitución de una pertenencia
contra cuya solicitud de mensura no se ha deducido oposición. En este caso
y conforme al art. 78 el manifestante de tal pertenencia tiene la obligación
de entregar al juez el acta y plano de mensura dentro del plazo de 15 meses
contado desde la fecha de la presentación de su manifestación al juzgado.

El art. 70 distingue en esta materia dos situaciones:


1.- art. 70 inc.1. obligación de las partes de no paralizar el juicio de
oposición a la mensura por más de tres meses.
Conforme al tenor literal del art. 70
2.- art. 70 inc. 2 y 3.

En cualquiera de estas dos situaciones es preciso tener presente lo


siguiente:
1.- El plazo de 3 meses se cuenta desde mi opinión desde la fecha de la
última gestión útil de alguna de las partes o del interesado, aunque ella sea
anterior a la fecha en que el juicio o la gestión de constitución quedaron
paralizadas.
2.- El plazo no se suspende en caso alguno durante los feriados. ya que el
art., 236 permite la suspensión de un plazo de días, pero como este es de
meses debe regirse por el art. 50 C.C.
3.- Las diligencias que interrumpen el plazo son las útiles, y dicha
calificación es una cuestión que le corresponde en forma privativa al juez..
4.- Cualquier persona puede solicitar que se declare la caducidad, sin que
sea necesario que acredite algún interés.
5.- La solicitud de caducidad no se tramita como un incidente ordinario
(dando traslado al afectado) sino que el juez resuelve sobre ella con el
mérito del certificado del secretario.
6.- Mientras no se pida la declaración de caducidad, puede en cualquier
tiempo continuarse con la tramitación, pero el derecho de solicitarla por
una paralización ya producida subsiste hasta que quede ejecutoriada la
sentencia que ponga término al juicio o se dicte la sentencia constitutiva de
la pertenencia según sea el caso.
7.- La naturaleza de la sentencia que se pronuncia respecto de la caducidad
es interlocutoria, contra ella proceden los mismos recursos que una
sentencia definitiva.
18.- MENSURA Y SU ACTA Y PLANO.
Es una operación privada de carácter técnico y que consiste en al
ubicación en el terreno de los vértices de la cara superior de la pertenencia
o grupo de pertenencias.

Época que en que debe ejecutarse la mensura.


Se debe distinguir si se ha deducido oposición.
- Si no se ha deducido oposición debe realizarse una vez vencido el plazo
para deducirla, si esta no se hubiere presentado.
- Si se ha deducido una vez que ejecutoriada la sentencia que rechace la
oposición que se haya formulado o la que determine la ubicación de las
pertenencias de la parte o partes a quienes haya reconocido el derecho a
mensurar.
El legislador ha establecido una presunción de derecho que fija como
fecha de la ejecución de la operación de mensura la misma fecha en que se
presentó la correspondiente solicitud de mensura, presunción de derecho
que tiene aplicación en todos los casos de superposición de pertenencias y
en especial en lo que toca al ejercicio de la acción de nulidad por la
existencia de esa superposición.

Quien la ejecuta.
La mensura la llevará a efecto cualquier ingeniero civil de minas que
escoja el interesado o un perito elegido por éste entre las personas que
anualmente designe el presidente de la república.

19.- NULIDAD DEL ACTO DE CONCESIÓN

Una vez que se ha dictado la sentencia constitutiva de la concesión,


quedan saneados los vicios procesales y las caducidades en que se pueda
haber incurrido en la tramitación.
Hemos indicado, que ejecutoriada la sentencia, el acto de concesión
que ella lleva en sí queda revestido de cierta apariencia de legalidad que
rodea a los actos de autoridad. Dicha apariencia se ve confirmada y
afianzada una vez que se publica el extracto de sentencia y que esta última
con el acta de mensura cuando ello proceda es inscrita en el respectivo
Registro del Conservador de Minas.
Sin embargo, esta apariencia en algunos casos no responde a una
realidad, y esto sucede cuando el acto de concesión adolece de algún vicio
que lo haga susceptible de nulidad.
Las causales de nulidad están establecidas en el art. 95, del Código
actual el que innovó respecto de las causales establecidas en el anterior
Código del año 1932.
Para dicho objeto, el legislador del año 1983 estableció lo siguiente:
a) Refundió en un solo precepto como causales de nulidad del acto de
concesión, pero llamándolas causales de nulidad de la concesión, alguna
que anteriormente habrían dado origen a la nulidad de la operación de
mensura y otras que sobre la base del antiguo art. 34 habrían provocado la
llamada nulidad de la concesión.
b) Confirió a la enumeración de las causales de nulidad del acto de
concesión el carácter de taxativo o excluyente.
c) Precisó el concepto de interés actual determinando con claridad cuando
una persona está legitimada para interponer la acción de nulidad y
d) Modificó el plazo de la prescripción extintiva de esa acción, fijándolo en
4 años.

20.-NATURALEZA DE LA NULIDAD

La nulidad del acto de concesión es absoluta y puede ser solicitada


por cualquiera que tenga un interés actual en ello y no admite ratificación.
Sin embargo esta nulidad no puede de manera alguna ser declarada
de oficio por el juez, ni ser solicitada por el Ministerio Público.
El procedimiento por el que se tramita la nulidad es el sumario
El dueño de la pertenencia o de la concesión para explorar no puede
solicitar la nulidad de su concesión, fundado en alguna de las causales
contempladas por la ley.
Por su parte hemos indicado que cualquiera que tenga interés, puede
solicitar la nulidad de una concesión. Conforme al testimonio de la Y
Comisión Legislativa que trato el tema, el interés consiste en la necesidad
de hacer cesar los efectos del acto nulo, para hacer desaparecer la lesión
patrimonial efectiva que está experimentando quien pretende ejercer la
acción de nulidad. Además dicho interés debe ser actual, esto significa que
él debió haber existido al momento en que se produjo el vicio en que se
fundamenta la acción de nulidad y además subsiste a la fecha en que se
interpone la acción.
Respecto de la oportunidad para ejercer la acción, ella puede
interponerse desde el momento en que queda ejecutoriada la sentencia
constitutiva que lleva en sí el acto de concesión y queda con ello
constituida la concesión que será afectada por la nulidad.
Las acciones de nulidad, con excepción de la causal del Nº8 del
art.95 se extinguen por prescripción en un plazo de 4 años contados desde
la fecha de publicación del extracto de la sentencia constitutiva.
La acción del Nº8 se extingue si debiendo deducir oposición a la
mensura del Nº1 del art. 61 el concesionario de exploración no lo hace.
Transcurrido el plazo de 4 años indicado no puede impugnarse la
publicación del extracto de la sentencia constitutiva ni la inscripción de
dicha sentencia.
Cumplida la prescripción, la concesión queda saneada de todo vicio
y además se entiende que la sentencia y su inscripción han producido
siempre los efectos que para cada una de estas, señala el art. 91.

21.-ALCANCES DE LA NULIDAD
Se ha dicho que cuando se mensuren dos o más pertenencias, debe
efectuarse una sola operación de mensura, no obstante que cada una de
ellas tiene y conserva su propia individualidad, ya que podemos realizar
respecto de ella todos los actos jurídicos que se desee.
De esta forma, aun cuando se haya mensurado varias pertenencias en
una sola operación, la declaración de nulidad del acto de concesión afecta
únicamente a aquella o aquellas a cuyo respecto se haya podido cometer un
vicio que provoque su nulidad.
Los efectos de la nulidad dependen de la causal invocada.
- En los casos del Nº 1 y 3 a 8 aquel concesionario que fue demandado y
vencido en el juicio de nulidad tiene derecho a corregir la solicitud de
sentencia y el plano de la concesión de exploración afectada o bien el acta y
plano de mensura de la pertenencia (s) afectadas, pero siempre que los
fundamentos de hecho de la sentencia lo permitan.
Ahora bien al efectuar las correcciones el demandado vencido debe
cumplir con dos requisitos:
a) No puede de manera alguna contrariar la sentencia de nulidad y
b) Debe respetar el perímetro de la cara superior de la concesión de
exploración indicado en la solicitud de sentencia, o en su caso, el perímetro
de la cara superior de la pertenencia mensurada.

- Este derecho de corregir no existe, cuando la causal invocada es la del


Nº2, esto es por haberse cometido fraude o dolo en la mensura. la razón de
esto, fue que el legislador quiso sancionar fuertemente al demandado
vencido, privándolo tanto de la pertenencia afectada como de la posibilidad
de practicar corrección y constituir una nueva pertenencia.
22.-EFECTOS ESPECIALES DE LA SENTENCIA QUE DECLARA
PRESCRITAS CIERTAS ACCIONES DE NULIDAD

Si se ejercitan la acciones de nulidad del acto de concesión por las


causales de los Nº6 y 7 estos es, por la existencia de superposición de
pertenencias y la sentencia que se dicte declara la prescripción de la acción
de nulidad, debe también dicha resolución declarar extinguida la
pertenencia afectada por la superposición y a cuyo respecto operó la
prescripción extintiva de dicha acción por no haberse ejercitado dentro de
plazo. art. 95 inciso 3
La prescripción referida no provocará la extinción de la concesión
del titular de la acción prescrita en la parte no superpuesta y se aplica en
este caso lo previsto en el art. 98. En este caso, entonces en la medida que
no se contraríe la sentencia y se respeten el perímetro, la forma,
orientación, cabida o lados de su cara superior, subsistirá, la concesión en
la parte no superpuesta, debiendo darse cumplimiento a lo dispuesto en el
art. 98.

23.-LAS DEMASÍAS
ART. 31 Y SIGUIENTES
Se entiende por demasía el terreno encerrado por tres o más
pertenencias constituidas en que no sea posible constituir otra de la forma y
cabida mínima indicadas en el art. 28 normas esta última que es
complementada por el art. 8 del Reglamento.

24.-LAS INTERNACIONES

Se ha dicho que las concesiones mineras tienen la forma de un


sólido, dentro del cual el minero está autorizado para conducir todos los
trabajos necesarios de exploración y explotación, no pudiendo hacerlo más
allá de los límites de su concesión, como asimismo penetrar con sus labores
en una concesión minera ajena.
En este último caso existe una internación que implica no sólo
responsabilidades civiles, sino también en ciertos casos incluso criminales.

Definición: La internación es en general, un hecho ilícito que consiste en


penetrar con labores mineras en concesión ajena. Para que exista
internación, es necesario que la concesión internada esté ya constituida; en
cambio, en principio es indiferente que a su vez las labores del internante
de una concesión o de un terreno franco.
La internación se encuentra expresamente prohibida art. 139 inc.1 y
las responsabilidades que ella origina son diferentes dependiendo si ha
existido buena o mala fe de parte del internante.

a) Si ha estado de buena fe su responsabilidad es solo civil y consiste en la


obligación de pagar el valor líquido de los minerales que haya retirado y en
la de indemnizar los perjuicios causados. Si los minerales están todavía
poder del internante, el afectado puede optar por exigir su restitución,
pagando los costos de extracción y además demandar la indemnización de
perjuicios.

b) Si ha estado de mala fe, el pago del valor de los minerales retirados o su


restitución, debe hacerse sin deducción alguna, sin perjuicio además de la
responsabilidad penal del internante, responsable del hurto o robo.
La mala fe se presume en dos casos:
1.- Cuando la internación excede de 10 metros medidos
perpendicularmente desde el plano vertical que limita la concesión
internada.
2.- Cuando el internante se haya opuesto a la vista pedida judicialmente o
dificultado la ya decretada.

Derecho de visita.
El titular de una concesión tiene como medida de defensa impetrar
del juez competente, el derecho de visitar labores mineras que pudieren
afectar sus derechos.
Es así como el Código dispone que aquel minero que sospeche
internación o que tema inundación o derrumbe, por el mal estado de las
labores de la concesión contigua o próxima o por el desarrollo de los
trabajos que en ella se efectúan, tiene derecho a visitarla, asesorado por un
perito.
Si el concesionario se niega o dificulta el ejercicio de este derecho, el
juez puede autorizar la visita, sin más trámite que la celebración de un
comparendo que se lleva a efecto con la parte que asista y sólo es apelable
la resolución que deniegue la visita.
El interesado puede solicitar al juez como medidas prejudiciales o
precautorias, que orden fijar sellos, suspender provisionalmente las labores
a que se refiere el denuncio o tomar las demás disposiciones de seguridad a
que haya lugar, para ello el juez debe oír el informe del perito que se
designe.
25.- SERVIDUMBRES MINERAS ART. 120 Y SIGUIENTES

Las servidumbres que regula la LOC y el Código son legales, sin


perjuicio de que puedan constituirse por acuerdo de los interesados, en
cuyo caso el titular del predio sirviente está obligado a tolerarlas aun contra
su voluntad.

Definición: “Las servidumbres mineras legales son los gravámenes que se


constituyen en virtud de ley sobre un predio superficial en utilidad de una
concesión minera, de un establecimiento de beneficio o del ejercicio de la
facultad de catar y cavar; o sobre una concesión minera, en utilidad de
otra o de un establecimiento de beneficio”.

Clasificación.

1.- Atendiendo sus señales de existencia en aparentes o inaparentes.


2.- En razón de su ejercicio continua o discontinua.

Fundamento Jurídico.
Su fundamento jurídico está en los incisos 6 y 7 del art. 19 de la
Constitución Política.
La finalidad de las servidumbres es sólo económica y se encuentra
estrechamente vinculada a la finalidad y destino propio del predio
dominante en cuya utilidad se constituyen.
Estas servidumbres son derechos y gravámenes reales, inmuebles,
accesorios e indivisibles, pero no son perpetuas e inmutables, sino por el
contrario son transitorias y modificables, esto producto de la temporalidad
y los cambios de intensidad inherentes a muchas actividades mineras.

Predios Dominantes.
En esta clase de servidumbres el concepto de predio dominante cobra
una gran amplitud.

1.- Las concesiones mineras ya constituida de exploración o de


explotación. arts. 8 LOC y 109 y 120 C.M.

2.- Los establecimientos de beneficio de minerales. art. 121 entendiéndose


por tales aquellos cuya finalidad es realizar una o más operaciones de
concentración, fundición y refinación u otras similares de sustancias y
productos minerales.

3.- La facultad de catar y cavar art. 19 sea que esta se ejercite antes de
iniciarse la constitución de una concesión o de inscribir el respectivo
pedimento o manifestación.

Predios Sirvientes.-

1.- Los predios superficiales, entre los cuales se comprenden no sólo


aquellos abarcados por el predio dominante de que se trate, sino todos los
demás vecinos o distantes que se requieran para cumplir los fines propios
de la respectiva servidumbre.

2.- Las concesiones mineras ya constituidas de exploración o de


explotación.

Constitución

1.- En el evento de existir acuerdo entre las partes, tanto la


constitución, como su ejercicio y las indemnizaciones se determina por
dicho acuerdo el que debe constar por escritura pública.
2.- Si no existe acuerdo, la constitución, ejercicio e indemnizaciones
se determinan por resolución judicial. en procedimiento sumarísimo.
En todo caso mientras se tramita el juicio de constitución, el juez
puede autorizar al solicitante para hacer uso desde luego de las
servidumbres pedidas, siempre que rinda caución suficiente para responder
de las indemnizaciones a que pueda estar obligado. art. 125

Oponibilidad.
Para que ellas sean oponibles a terceros deben inscribirse en el
Registro de Hipotecas y Gravámenes del Conservador de Bienes Raíces si
el predio sirviente es un predio superficial o del de Minas si es una
concesión.

Indemnizaciones.-
Junto con reconocer el derecho a imponer las servidumbres, se
preocupó de asegurar las indemnizaciones de todo perjuicio que se cause
con ocasión de ellas. Para ello se dispuso que deben constituirse previa
determinación del monto de la indemnización por todo perjuicio que se
cause al dueño de los terrenos o al de la concesión sirviente, en su caso o
cualquier otra persona. Ella puede pagarse por una sola vez o en forma
periódica.
Si existe acuerdo, la indemnización, la forma de pago deben ser
determinada en la misma escritura en que se convenga su constitución y
ejercicio. Si no hay acuerdo su determinación. forma de pago en materia
de la resolución judicial.

Servidumbres legales sobre predios superficiales.

a) La de ocupación en toda extensión necesaria por canchas y depósitos.


b) Las establecidas en beneficio de las empresas concesionarias de
servicios eléctricos.
c) La de tránsito y de ser ocupados por caminos etc. 120 Nº3

Servidumbres legales sobre concesiones mineras.

a) La de que en provecho de otra concesión o de un establecimiento de


beneficio se utilice alguna de las servidumbres mineras que se haya
constituido en favor de la concesión sirviente.
b) En general cualquier gravamen que sirva a otra concesión o a un
establecimiento de beneficio, pero siempre sin impedir o dificultar
considerablemente la exploración de la concesión sirviente para explorar o
en su caso la exploración o la explotación de la pertenencia sirviente.
c) La de que se atraviese la concesión sirviente por socavones destinados a
dar o facilitar ventilación, desagüe o acceso a otras concesiones mineras o a
un establecimiento de beneficio.
d) La de que un camino construido para la concesión sirviente sea utilizado
por otras concesiones mineras o por un establecimiento de beneficio.

Servidumbre de socavón
Es aquella que tiene por objeto dar o facilitar ventilación, acceso o
desagüe a la concesión o establecimiento de beneficio dominantes por
medio de labores mineras que comienzan en la concesión sirviente o la
atraviesan en todo o parte. art. 127 inc.1 y 128.
De existir acuerdo entre las partes ella se constituye por escritura
pública, de no ser así de constituye por resolución judicial en
procedimiento sumarísimo 235 el que ofrece las siguientes
particularidades:
1.- El juez debe nombrar un perito para que informe si la obra es posible y
útil, si se puede llevar el socavón por otro lado sin incurrir en gastos
excesivamente mayores y si no se inhabilita o dificulta considerablemente
la exploración o la explotación de la concesión por donde se le intenta
llevar.
2.- El perito debe acompañar a su informe un plano que determine el rumbo
y amplitud, que a su juicio debe darse al socavón dentro de la concesión
sirviente.
3.- cada uno de los interesados puede designar un perito para que informe
también al juez sobre la materia art. 129, los cuales tendrán el plazo de 8
días (hábiles art. 236) para presentar su informe, contado desde que el
nombrado por el juez entregue el suyo y transcurrido este plazo el juez
puede dictar sentencia aunque aquellos no hayan presentado sus informes.
4.- En el caso que el juez acoja la demanda y autoriza la construcción del
socavón, en la misma sentencia debe fijar el rumbo que éste ha de seguir y
el máximo de amplitud que pude dársele dentro de los límites de la
concesión sirviente. Si el fallo se aparta del informe del perito nombrado
por el juez, éste debe ordenar la confección de un nuevo plano en que se
indiquen el rumbo y amplitud fijados en la sentencia.

Obligaciones del socavonero.


a) Abstenerse dentro de la concesión sirviente de variar el rumbo o la
amplitud fijados al socavón, a menos que obtenga una nueva servidumbre
en igual procedimiento.
b) Respetar el derecho que asiste al dueño de la concesión sirviente a visitar
el socavón cuando lo estime conveniente, el que podrá ocurrir al juez
cuando ello no sea posible.
c) Indemnizar los perjuicios causados por al titular de la concesión
sirviente, y si éste lo solicita rendir caución suficiente antes de empezar la
obra.
d) Indemnizarlo en los gastos y perjuicio que irrogue el cumplimiento de la
obligación de abstenerse de tocar las fortificaciones del socavón y de
arrancar minerales en desmedro de la seguridad del mismo.
e) Abstenerse de explotar sustancias minerales que encuentre en concesión
ajena, art 136.

Obligaciones titular concesión sirviente


a) Permitir la construcción del socavón, con el rumbo y la amplitud fijados
de acuerdo con su contraparte o en la sentencia respectiva.
b) Abstenerse de tocar las fortificaciones y arrancar minerales.
c) Pagar al socavonero, si la concesión es de explotación, los gastos de
extracción de las sustancias minerales que aquel tenga que extraer dentro
de la amplitud del socavón en la concesión a menos que se niegue a
recibirlas, en cuyo caso el socavonero las adquirirá.

Servidumbre de utilización de camino.


Es aquella que tiene por objeto permitir que el camino construido por
una concesión (sirviente) sea utilizado también por otras concesiones o
establecimiento de beneficios (dominantes).
El titular de la concesión sirviente absorbe por su cuenta los gastos
de construcción del camino afectado y las indemnizaciones que derivan de
las servidumbres de tránsito y de ocupación que eventualmente ha debido
imponer para construirlo.
Los costos de reparación y conservación del camino afectado deben
repartirse entre el predio y los predios dominantes a prorrata del uso que
cada uno de ellos haga. Para ello los interesados deben nombrare una junta
que anualmente fijará la cuota con que se debe contribuir. Cualquier
dificultad se resuelve por el juez.

Socavón que desagua concesión ajena

art. 137. Este precepto se refiere al caso en que un socavón desagüe


una concesión ajena con utilidad para ésta, evento en el cual no existe una
servidumbre sino solamente una situación de hecho que genera efectos
jurídicos.

Procedimiento de constitución de servidumbres mineras

art. 235 del Código de Minería, establece


El artículo 235 del Código de Minería dispone un procedimiento
sumarísimo para el ejercicio de ciertas acciones y derechos regulados por la
legislación minera. Entre éstas se encuentran todas las cuestiones relativas
a la constitución, ejercicio y terminación de las servidumbres mineras; sus
indemnizaciones y las cauciones que procedieren. Ello constituye una clara
demostración que esta normativa pretende evitar demoras innecesarias en el
inicio de las faenas mineras.
Conforme al artículo 121 del citado Código, las servidumbres que afectan a
los predios superficiales no sólo pueden constituirse en favor de una
concesión minera sino que también podrán imponerse a favor de los
establecimientos de beneficio de minerales.
El procedimiento sumarísimo se inicia con la presentación de la demanda
escrita, la que debe cumplir con los requisitos del artículo 254 del Código
de Procedimiento Civil.
Una vez deducida, el tribunal citará a las partes a una audiencia del quinto
día hábil después de la última notificación.
Esta audiencia se celebrará con sólo el que asista y tendrá tres objetos:
a) El demandante, titular de la concesión minera o dueño del
establecimiento de beneficio de minerales, ratificará su demanda;
b) El demandado, dueño del predio superficial, contestará la demanda, lo
que normalmente hace acompañando minuta escrita; y
c) Las partes rendirán sus pruebas.
La rendición de la prueba por las partes se ajusta a las reglas comunes del
Código de Procedimiento Civil, pudiendo utilizarse al efecto cualquiera de
los medios probatorios establecidos en dicho cuerpo legal. En el caso de la
prueba testimonial, la parte interesada en rendirla deberá presentar, antes de
las 12 horas del día anterior al de la audiencia, una lista de los testigos de
que piense valerse.
Un medio de prueba ampliamente utilizado es el Informe de Peritos, lo que
al momento de fallar permite al juez contar con una opinión experta en un
tema fundamental como es la determinación de las indemnizaciones que
deberá pagarse al dueño del terreno superficial. El perito se nombrará en la
misma audiencia por las partes, y a falta de acuerdo, por el juez en
subsidio. El juez debe fijar un plazo al perito para que presente su informe.
ería para la constitución de
ineras.
La sentencia definitiva deberá dictarse dentro del plazo de quinto día
contado desde la fecha de la realización de la audiencia, o de la
presentación del informe del perito, si así se hubiese solicitado en la
audiencia. Con la sola excepción de la sentencia definitiva, todas las
resoluciones que se dicten durante el juicio son inapelables.
Una copia de la sentencia debe inscribirse en el Registro de Hipotecas y
Gravámenes del Conservador de Bienes Raíces si el predio sirviente es un
predio superficial o en el Registro de Hipotecas y Gravámenes del
Conservador de Minas si se trata de una concesión minera. Asimismo, la
tradición del derecho de servidumbre se hará por escritura pública y se
inscribirá según lo indicado anteriormente.
Es importante señalar que el legislador expresamente ha dispuesto que las
normas supletorias al procedimiento en comento son aquellas relativas al
procedimiento sumario.
En la legislación minera este procedimiento es de aplicación general y
supletorio ya que debe seguirse en todos aquellos juicios en que se ventilen
derechos especialmente regidos por el Código de Minería o que recaigan
sobre el pedimento, manifestación, concesión de exploración o pertenencia
y que, como en el caso de las servidumbres mineras, no tengan señalado
otro procedimiento distinto.

26.- RÉGIMEN DE AMPARO DE LAS CONCESIONES

Es una institución tradicional y exclusiva de la legislación minera.

Definición: La obligación que la ley impone al titular de derechos


mineros, con el objeto de mantenerlos vigentes y dentro de su patrimonio.
Si el minero incumple esta obligación se produce el desamparo, que
consiste en un hecho futuro e incierto de carácter negativo que puede
provocar la transferencia de tales derechos a un tercero e incluso su
extinción.

Los sistemas de amparos más conocidos son el del trabajo, el de


inversión o producidos mínimas y el de la patente o canon.

El amparo por la patente consiste en la obligación de pagar


periódicamente al Estado una cantidad de dinero que la ley fija en atención
a la clase de sustancias, a la naturaleza de los derecho mineros y a la
extensión cubierta por estos.

27.-EL AMPARO EN NUESTRA LEGISLACIÓN.

Tanto la Constitución Política, como la LOC y el Código de se


refieren a este régimen. La Constitución indica, que le régimen de amparo
debe ser establecido por la LOC correspondiente y tender directa o
indirectamente a obtener el cumplimiento de la obligación del dueño de la
concesión en orden a desarrollar la actividad necesaria para satisfacer el
interés público que justifica su otorgamiento.
La LOC por su parte establece que el régimen de amparo a que alude
la Constitución consiste en el pago anual y anticipado de una patente a
beneficio fiscal en la forma y monto que determine el Código.
A su vez el Código establece la el comienzo de la obligación de
amparo, el monto de la patente, la persona obligada a su pago, la época y
lugar de pago.
La obligación de amparo comienza al momento de solicitar sentencia
constitutiva de la concesión de exploración o bien al solicitarse la mensura
de la pertenencia, es aquí donde debe pagarse la primera patente llamada
también proporcional.

Quién paga la patente.


Esta obligación recae sobre el concesionario, es decir, sobre el
propietario de la concesión en trámite o constituida.

Época del pago.


Debe ser pagada antes de presentar la solicitud de que se trate,
cuando se trata de la primera patente y antes del mes de Marzo de cada año
en los demás casos. Si dicho pago no se efectúa en la época fijada por el
Código debe iniciarse el procedimiento judicial para sacar la concesión a
remate público.
No obstante lo dicho, la patente anual puede ser pagada después del
mes de Marzo en los siguientes casos:
a) Antes que el Tesorero general haya dado cumplimiento al trámite de
enviar al Tribunal que corresponda la nómina de las concesiones cuya
patente no haya sido pagada, la que debe efectuarse durante los meses de
Abril, Mayo y Junio. En dicho lapso, el monto de la patente no sufre
recargo alguno.
b) Entre el momento en que el tesorero efectúa el envío de la nómina y el
momento del remate. En este lapso el dueño de la concesión, puede evitar
el remate eliminándola, pagando el doble del valor adeudado.

Lugar de pago
El pago debe efectuarse en cualquier banco o institución sin importar
el lugar.

Que ocurre si no se paga la patente.(Procedimiento ejecutivo)


En este evento se pone en marcha el procedimiento de cobro de la
patente, que es judicial contencioso, de carácter ejecutivo que tiene por
objeto obtener el cumplimiento forzado de esta obligación, en el cual no
existen cuaderno propiamente ejecutivo ni embargo.
Conforme al art. 146 este procedimiento se inicia cuando el Tesorero
envía al tribunal competente la nómina de la concesiones cuyas patentes no
han sido pagadas,. Dicho envío debe efectuarse antes del 1 de Julio de cada
año, en el cual debe individualizarse el nombre y su ubicación, el dueño
que figura en el rol respectivo, y el monto de lo adeudado.
Este es un procedimiento ejecutivo o de ejecución de naturaleza
especialísima, puesto que no existe la separación de cuaderno ejecutivo y
de apremio, sino uno solo y además no se efectúa el trámite de embargo de
la concesión. Por otra parte, la posibilidad de oponer excepciones a la
ejecución es muy limitada, porque la única excepción que la ley admite es
el pago de la obligación.
Recibida la nómina, el juez señalará día y hora para el remate y
ordenará que dicha resolución y la nómina sean publicadas en dos días
distintos en el Boletín oficial de minería. El remate no puede efectuarse
antes de los 30 días (hábiles conforme art. 236) siguientes a la fecha del
último aviso.
Las concesiones deben ser rematadas en un sólo lote , cuando estén
comprendidas en el mismo número en el rol correspondiente.

Omisiones u errores en la nómina.


El art. 147 inciso penúltimo dispone que: “las omisiones o errores en
que la tesorería..............
Puede suceder que la nómina que remita la tesorería, incluya una
pertenencia por error que se encuentra con sus patentes al día. ¿Que sucede
en este caso?
La ley permite accionar a cualquier persona, sin que tenga un interés
directo en el asunto, para solicitar al juez que está conociendo de la gestión
del desamparo o remate de las pertenencias, para que se excluya a una
determinada concesión del listado de concesiones con sus patentes impagas
y en estado de remate.

¿Que acciones puede intentar el titular de una concesión que ha sido


sacada a remate y que se encuentra con el pago de sus patentes al día?
En este caso el titular puede intentar una acción reivindicatoria
dirigida en contra de la persona que haya adquirido la concesión para que
sea condenado a restituírsela. Así la ha sostenido la Excma. Corte Suprema
que señaló que: “procede la acción reivindicatoria contra el que subastó la
concesión si se establece que el anterior dueño pagó la respectiva patente
en los plazos fijados por la ley y que en consecuencia no caducó la
concesión minera ni cesaron sus derechos de dueño. La circunstancia de
aparecer en Tesorería el ingreso correspondiente al pago de la patente en
una fecha posterior a la del recibo, extendido con rigurosa sujeción a la
ley, no quita a éste su carácter de auténtico en cuanto al hecho de haberse
otorgado y a su fecha”.
Además puede intentar la acción de protección, por verse afectado en
su derecho de propiedad sobre la concesión minera. y éste deberá ser
dirigido en contra de la Tesorería, por haber incluido indebidamente una
concesión en la nómina de las concesiones sus patentes impagas, siendo
que se encontraba con sus patentes al día.
Podrá el titular de la concesión intentar una demanda de
indemnización de perjuicios dirigida en contra del Fisco a raíz del error
cometido por la Tesorería en el envío de la nómina al tribunal respectivo

Situaciones que pueden producirse al momento del remate.


a) Que la concesión sea eliminada de la subasta.
b) Que no haya postor por la concesión.
c) Que el remate se efectúe y se adjudique la concesión.

a) Esta situación de produce cuando paga la patente antes del remate


mismo, pero pagando el doble del valor.

b) Si no hay postores, el juez debe declarar franco el terreno y ordenar


cancelar las correspondientes inscripciones en el Conservador de Minas.

c) Si se efectúa el remate y se adjudica la concesión, el que remata esta


obligado a enterar el precio de la subasta dentro del plazo de 8 días
contados desde la fecha del remate, si éste no entera el pago dentro del
plazo señalado, la adjudicación queda sin efecto por el solo ministerio de la
ley y el juez debe hacer efectiva la caución a beneficio fiscal y ordenar que
las concesiones sean sacadas nuevamente a remate.
La escritura pública de adjudicación debe inscribirse en el registro
que corresponda.
La concesión minera subastada pasará a su nuevo dueño con todos
los gravámenes inscritos que le afecten (art.154)

28.-CONTRATOS MINEROS

La actividad minera como todo que hacer económico impone la


necesidad de ejecutar los más diversos actos y contratos, los que por regla
general están sujetos a las normas del derecho común, salvo en cuanto ellas
aparezcan modificadas por el Código.
Como todos los contratos, los que concierne a la actividad minera
pueden ser clasificados desde distintos puntos de vista. pero por se más
descriptivo de esta actividad, normalmente se divide con un criterio
económico-jurídico de la siguiente forma:
1.- Contratos preparatorios: cuyo finalidad consiste en preparar o
condicionar la celebración o perfeccionamiento de otro posterior, de
carácter definitivo. Ej: la promesa bilateral de compraventa, la promesa
unilateral de venta y la opción unilateral de compra.

2.- Contratos de disposición: cuya finalidad es enajenar a título oneroso


concesiones mineras o bien sustancias minerales. Ej. de los primeros
compraventa y permuta de concesiones. ej. de los segundos compraventa
minerales extraídos y de minerales in situ.

3.- Contratos de asociación: cuyo finalidad es agrupar a personas a fin de


reunir los medios necesarios para explorar y explotar sustancias minerales.
Ej. sociedades mineras.

4.- Contratos de créditos: a través de los cuales se obtienen préstamos


para la actividad minera. el único regido por la ley minera es el avío.

5.- Contratos de garantía: tienen por objeto caucionar el cumplimiento de


obligaciones. Hipoteca y prenda.

28.1.- CONTRATOS PREPARATORIOS

Promesa (bilateral) de compraventa minera.


Es un contrato en que ambas partes se obligan a celebrar en el futuro
un contrato de compraventa de alguno de los derechos a que se refiere el
art.169.
El efecto fundamental de este contrato es una obligación de hacer,
que consiste en la celebración del contrato definitivo. la que además es
personal y pesa sobre ambas partes.
Si la promesa otorgada por escritura pública se inscribe en el registro
de procede se generan los siguientes efectos especiales:
a) Toda persona a quien se transfiera a cualquier título la cosa objeto de la
promesa, estará obligada a celebrar la compraventa en los mismos términos
en que lo habría estado el promitente vendedor. art. 169 inc.2
b) Si estando pendiente la promesa y sin el consentimiento expreso del
promitente comprador se ejecuta un acto o celebrar contrato que limita o
afecta la tenencia, posesión o la propiedad de la cosa prometida, ese acto o
contrato quedará resuelto ipso facto una vez celebrada la compraventa
prometida.
Promesa unilateral de venta minera.
Es aquella en que sólo el promitente vendedor se obliga a celebrar en
el futuro un contrato de compraventa de alguno de los derechos
establecidos en el art. 169, siendo facultativo para el promitente comprador
celebrar o no el definitivo.
El gran efecto de este tipo de contrato es el derecho del promitente
comprador a escoger entre la celebración y no celebración de la
compraventa definitiva y la obligación del promitente vendedor en orden a
cuidar de la cosa prometida y a no disponer de ella mientras su contraparte
no haga su elección.

Opción de compra minera .


Es un contrato preparatorio en que el oferente propone al
beneficiario, de manera unilateral e irrevocable, un contrato definitivo que
especifica en todas sus partes y que se perfeccionará sin más trámite en el
evento que el beneficiario opte en tiempo y forma por aceptarlo.
En este contrato el beneficiario no hace otra cosa que tomar nota de
ella y se reserva la facultad de aceptarla o rechazarla dentro de un
determinado lapso de tiempo que previamente ha estipulado con el
oferente. Si acepta la compraventa queda perfeccionada sin necesidad de
que exista una nueva manifestación de voluntad por parte del oferente.

Requisitos.
1.- Especificar en todos sus elementos y modalidades la compraventa.
2.- Establecer el derecho del beneficiario en aceptar o rechazar la oferta.
3.- Establecer un plazo o condición o una combinación de ambos, dentro
del cual debe la oferta se mantendrá vigente e irrevocable.
4.- Debe constar en escritura pública a la que concurran ambas partes.

28.2.- CONTRATOS DE DISPOSICIÓN

1.- Compraventa de minerales extraídos.

2.- Arrendamiento de pertenencias.

3.- El Pirquen
Es un contrato en una persona llamada pirquinero explota por su
cuenta y para sí todo o parte de una pertenencia ajena, con la obligación de
pagar a su titular un porcentaje de los minerales extraídos o su valor.
Naturaleza Jurídica
a) Una forma especial de sociedad minera.
b) Otros contrato sui generis.
c) La Dirección del Trabajo por su parte dictaminó que constituía contrato
de trabajo cuando existía una relación de subordinación entre el pirquinero
y dueño de la mina.
d) Una forma de arrendamiento.

4.- Compraventa y permuta de minerales in situ.


es un contrato en que el titular de una pertenencia se obliga a dar una
cantidad determinada o determinable de sustancias minerales que al
celebrarse el contrato todavía están in situ y el comprador a pagarla en
dinero y a extraer esas sustancias por su cuenta y riesgo.
Es un contrato bilateral, principal, oneroso y de tracto sucesivo o de
ejecución diferida, consensual y nominado. Además es título de mera
tenencia y título translaticio de dominio respecto de las sustancias
minerales vendidas.
Si aplicamos el art. 1813 del C.C. este contrato sobre las sustancias
minerales in situ cuya existencia ignoramos, pero se espera que exista y que
puedan ser extraídas puede asumir dos formas:
a) Condicional: en cuyo caso es conmutativo y queda subordinado a la
condición suspensiva doble de que el mineral exista y pueda ser extraído .
b) Puro y simple en cuyo caso el contrato es aleatorio porque se vende lisa
y llanamente la suerte.
Por otro lado entendemos que la tradición de las sustancia mineral se
produce en el momento de su extracción, es decir, en el momento en que
son separadas del depósito del que forman parte.

5.- Usufructo de pertenencia.


Es un derecho real que consiste en la facultad de usar y gozar una
pertenencia, con cargo de restituirla a su dueño.

Forma de constitución
1.- Por un acto voluntario del constituyente.
2.- Por disposición de la ley.
3.- Por sentencia judicial. Ej. al fijar una pensión alimenticia.
4.- Por prescripción adquisitiva.

28.3 SOCIEDADES MINERAS.

1. Sociedades legales mineras.


Es una institución típica y exclusiva del derecho minero.

Naturaleza Jurídica.
Es un cuasicontrato, por cuanto ella nace por el solo ministerio de la
ley y sin necesidad de estipulación, cuando ocurre alguno de los hechos
contemplados en el art. 173. Sin perjuicio de su origen, la sociedad legal
minera constituye una sociedad propiamente tal, aunque especial y forma
una persona jurídica

Características
Es una sociedad de capital, ya que en ella no interesa las persona de
los socios, sino únicamente su aporte al fondo social. De esta forma los
socios pueden transferir libremente sus acciones y no responden
personalmente de las obligaciones que la sociedad pueda contraer con
terceros.
El nombre está determinado por la propia ley, la que indica que ella
toma el nombre de la concesión con mención del asiento minero en el que
se encuentre.
El domicilio es el de la ciudad en donde se encuentre inscrita la
concesión cuyo nombre se incluye en el de la sociedad.
El patrimonio debe incluir a lo menos una concesión de exploración
o de explotación, sin ella no se concibe la existencia de la sociedad que
nace precisamente para evitar la copropiedad de la concesión.

Derechos, Obligaciones y responsabilidades de los socios.

1.- Los socios tienen derecho a:


a) Tomar parte en la dirección de la sociedad, participando con voz y voto
en las juntas de socios, en las cuales debe tratarse y resolverse todo negocio
concerniente a la sociedad.
b) Tomar parte en la distribución de los beneficios o productos.
c) Tomar parte en su oportunidad, en la designación del árbitro liquidador
de la comunidad.

2.- Sociedad contractual minera.-


Esta sociedad se forma y se prueba por escritura pública, inscrita en
extracto en el Registro de propiedad del Conservador de Minas del
domicilio social.
La escritura debe contener las menciones contempladas en el art. 201
y en ella cada socio responde con todos sus bienes del pago o
incumplimiento del aporte a que se obligó en el contrato social.
3.- Contrato de Avío
Es aquel en virtud del cual una persona, el aviado se obliga a dar o
hacer algo en beneficio de la explotación de una pertenencia para pagarse
solamente con sus productos o con una cuota de ella.

Clasificación
1.- Puede ser legal, que el caso en que la ley otorga el derecho al aviador
convencional para tomar la pertenencia bajo su administración y seguir
aviándola cuando a pesar de haber cumplido su obligación, la pertenencia
ha quedado en descubierto, es decir, no produce ni siquiera lo suficiente
para atender a su laboreo.
2.- Convencional que es el contrato propiamente tal.
3.- Judicial, se produce cuando el juez autoriza a cualquier acreedor
ejecutante del minero para tomar la pertenencia en avío bajo su
administración y pagarse preferentemente, tanto de las cantidades que
invierta en el avío y sus intereses corrientes como de su crédito primitivo,
cuando el acreedor ejecutante no ha podido pagarse con los minerales.

Obligaciones del aviador y minero.-


1.- Del aviador consiste en dar o hacer algo en beneficio de la explotación
de una pertenencia.