Está en la página 1de 1

9 de Julio: DÍA DE LA DECLARACIÓN DE LA INDEPENDENCIA

En tiempos de Bicentenarios…

Los revolucionarios de 1810 habían la Plata se había dividido y ya no existía como tal.
planteado varios objetivos a lograr: “inventar” una Por esta razón, en Tucumán sólo hubo
nueva nación, declarar la independencia del representantes de una parte de las que se
Estado español y de su monarquía y fundar un denominaron “Provincias Unidas del Sud” o
nuevo Estado a partir de una constitución. “Provincias Unidas del Río de la Plata”. Córdoba
En los comienzos del siglo XIX, se produjeron envió dos diputados, Eugenio Pérez Bulnes y
revoluciones y declaraciones de independencia en Gerónimo Salguero de Cabrera.
toda Hispanoamérica, en parte aprovechando la Finalmente, el 9 de julio se firma el Acta de
transitoria imposibilidad de España de reprimir Independencia y diez días más tarde se modifica la
estos movimientos, por la guerra europea en la fórmula de juramento añadiéndole “... y toda otra
que se encontraba comprometida. dominación extranjera" al texto que decía
Sin embargo, a partir de 1814 la situación en “independiente del rey Fernando VII, sus
Europa comenzó a complicar los proyectos sucesores y metrópoli”. De esta manera, aunque
revolucionarios americanos: el rey Fernando VII las condiciones del contexto nacional e
recuperó su soberanía y regresó a España; en internacional no eran favorables, se tomó una
1815, el emperador Napoleón fue derrotado en decisión trascendente para nuestra historia,
Waterloo y el Congreso de Viena restableció el dando paulatino cumplimiento a los objetivos
llamado “Antiguo Régimen”, que consistía en planteados desde los inicios del proceso
tratar que Europa y América volvieran a ser como revolucionario e independentista.
antes de la Revolución Francesa de 1789. Si bien
no lo consiguieron, durante más de una década se
promovieron nuevas guerras para derrotar a los
revolucionarios americanos y recuperar las
colonias sublevadas.
A comienzos de 1816, todas las revoluciones
habían sido vencidas militarmente y sólo los
territorios del antiguo Virreinato del Río de la Plata
habían conservado su autonomía, aunque aún no
se había declarado la independencia.
Por su parte, los gobiernos nacionales -desde
Buenos Aires- habían adoptado diversas
estrategias para demorar la declaración de
independencia, intentando sostener la
ambigüedad de enfrentar en el campo de batalla a
los realistas, establecer los símbolos de la nueva
Nación y, al mismo tiempo, reconocer a Fernando
VII como rey. Esta situación tuvo altos costos
políticos debido a las disidencias internas,
reflejadas en las situaciones de violencia que
caracterizaron a nuestro país durante varias
décadas.
La respuesta de las autoridades de Buenos
Aires fue convocar a un Congreso en la ciudad de
Tucumán, que se inauguró el 24 de marzo de 1816.
En ese momento, el antiguo Virreinato del Río de