Está en la página 1de 2

Para Hegel el tema central de la filosofía es el infinito y su relación con lo finito.

La
relación entre lo infinito y lo finito no puede ser la de reconocer a lo finito una realidad
puesta al lado de lo infinito como ocurre cuando se dice que lo finito ha sido causado
por lo infinito, porque entonces se da a lo finito un valor propio o independiente . Una
existencia propia. Y en este caso lo infinito no es un verdadero infinito , puesto que
carece de la peculiar y propia realidad de lo finito.

El verdadero infinito es aquel que anula a lo finito y lo reconoce dentro de sí ,


haciendo así efectiva su infinitud, el infinito es pues la totalidad, el todo único e infinito.(
Cf. Enciclopedia I Lógica nº 95 ) Lo infinito negando lo finito no deja subsistente más que
lo infinito.

Esta noción del infinito es pronto llamado el Absoluto, un Absoluto que es


concebido como totalidad; la realidad del universo como un todo. Esta realidad que
abarca todo lo real es también vida.

Pero si el Absoluto es la totalidad de lo real se está afirmando la teoría de


Spinoza que afirma que el Absoluto es la sustancia infinita. A ello responde Hegel
diciendo : ” En mi modo de ver , deberá justificarse mediante la exposición del sistema
mismo de que lo verdadero no se exprese meramente como sustancia, sino también
como sujeto”. ( Fenomenología del Esp. Prefa . 2,1º p. 15-16 ).

La afirmación de que el Absoluto debe pensarse como sujeto implica que el


objeto del conocimiento es el mismo Absoluto que se piensa a sí mismo, el Absoluto
es pensamiento que se piensa a sí mismo.

Esto es igual que decir que el Absoluto es Espíritu.

” El que la sustancia , dice Hegel, es esencialmente sujeto se expresa en la


representación que enuncia lo absoluto como espíritu, el concepto más elevado de
todos y que pertenece a la época moderna y a su religión ” ( Fen. Pref. p.19).

Hegel suele llamar también al Absoluto Dios. Pero el Dios de Hegel nada tiene que
ver con el Dios del teísmo, dado que la consideración de Dios como un ser
trascendente sería la destrucción de su sistema . “La vida íntima del espíritu , el
pensamiento , el yo, o bien la totalidad concreta de los seres , que no es otra cosa que
Dios “

Ya en su obra ” El espíritu del cristianismo y su destino” , tal como dijimos


hablando del pensamiento del joven Hegel, había criticado hasta con furia, la
concepción judeo-cristiana de un Dios transcendente , distinto y separado de la
naturaleza , al hablar ahora de Dios en su sistema, recalca la idea de la inmanencia del
Absoluto o de Dios.

Dios o el Absoluto es la totalidad del ser que se expresa a sí mismo en dos


momentos de su vida en la objetividad de la naturaleza y retorna a sí mismo en la
conciencia humana como espíritu, Dios o el Absoluto no es un sujeto o pensamiento ya
constituido sino en proceso a través de las sucesiones fases del devenir.

Es este el momento de preguntarse si la idea que de Dios aparece en Hegel es


sencillamente un puro panteísmo, más bien habría que calificarlo como pan-enteismo
puesto que los seres comprendidos en la totalidad no pierden incorporados a esa
totalidad su realidad , alcanzando, sin embargo, tal realidad por el hecho de estar
necesariamente en Dios o en el Absoluto.

Podría también preguntarse si el sistema Hegeliano contiene en germen el


ateismo; algo hay de eso cuando la izquierda hegeliana fundamentó su ateismo y la
naturaleza de la religión en la doctrina de Hegel, puesto que de igual modo que el
infinito de Hegel supuso necesariamente para constituirse la destrucción de lo finito,
bien podría suprimirse el infinito real para afirmar sólo la realidad de lo finito relegando
a lo infinito a la pura idealidad.