Está en la página 1de 1

maldito

por Javier Vivanco 16-04-2018

Gente turbulenta, desaliñada, descuidada

no merecéis ser considerados de mi misma especie

Maricones, borrachos, drogadictos, enfermos mentales

la única manera de poder soportaros es encasillaros en la campiña de lo anómalo, lo


malformado

la cruz que lleváis es símbolo de lo que sois.

Tratáis de cambiar las cosas

Gente subversiva, rebelde, sediciosa.

Nos ocuparemos de daros el lugar que os corresponde en esta nuestra realidad


sostenida de irrealidades.

No quiero ser como vosotros que con la palabra me recordáis que somos lo mismo y eso
es algo que no puedo soportar.

Que seamos de la misma condición es algo que detesto, estáis malditos.

Vuestras palabras están llenas de veneno

que quiere perturbar nuestra inefable paz sostenida por la irrealidad que caracteriza
nuestra hipocresía.

Gente transgresora, fuera de lugar. No quiero que me recordéis que un día renuncié a
ser persona para convertirme en parodia de ser pensante.

Raros, opacos, turbios, solo vuestra presencia supone un insulto para mí.

Dejad que viva mi descafeinada vida en paz.

No quiero que me recordéis cuál es mi esencia.

Yo os maldigo. Yo, representante de la miseria espiritual humana.