Está en la página 1de 1

Mi último blues

Hace calor.

Ya son más de 10 horas trabajando ininterrumpidamente en la plantación.

El sonido del látigo restallando en la espalda de mi compañero me recuerda una vez más que
no hay descanso en mi condición.

Recuerdo mi tierra,

la tierra de donde fui arrebatado.

Mi canción de melancolía me ayuda a soportar este yugo

mi esclavitud, el sol abrasador, mis manos ensangrentadas…

Con ella puedo ahuyentar el látigo hiriente

y echar lejos de mi la impotencia de ser sometido por la codicia de unos pocos

ahora tengo fuerzas para pensar en la libertad.

el sol que me abrasa se convierte en luz de fe con mi canto del recuerdo

las cadencias de mi triste melodía me llevan en volandas hasta el catre

Ese catre que, al ser alcanzado, ya hace mucho se ha convertido en el símbolo triunfal de mi
depravada existencia.

con mi canción me acerco a ti, mi amada

y con nostalgia recuerdo nuestro mejores tiempos.

Esa misma tonada que me recuerda quien soy y me ayuda a llegar una vez más al catre.

el yugo de la esclavitud no apagará mi canto

pues mi blues resonará para siempre.