Está en la página 1de 4

Cómo se forman los huracanes?

Los huracanes son las tormentas más grandes y violentas de la Tierra. Las personas llaman a estas
tormentas con distintos nombres como tifones o ciclones según el lugar donde se producen. El
término científico para todas estas tormentas es ciclón tropical. Sólo los ciclones tropicales que se
forman sobre el Océano Atlántico y el Océano Pacífico oriental se llaman "huracanes".

Como sea que se les llamen, todos los ciclones tropicales se forman de la misma manera.

Los ciclones tropicales son como motores gigantes que usan aire cálido y húmedo como
combustible. Por eso se forman sólo sobre océanos de agua templada, cerca del ecuador. El aire
cálido y húmedo sobre los océanos se eleva desde cerca de la superficie. Como el aire se mueve
hacia arriba y se aleja de la superficie, queda menos aire cerca de la superficie. Otra forma de decir
lo mismo es que el aire cálido se eleva causando un área de menor presión de aire cerca del
océano.

El aire con mayor presión de las áreas circundantes llena el área de baja presión. Luego, este
"nuevo" aire se torna cálido y h&aucute;medo y también se eleva. En la medida en que el aire
cálido continúa subiendo, el aire circundante gira para ocupar su lugar. Cuando el aire cálido y
húmedo se eleva y se enfría, el agua en el aire forma nubes. Todo el sistema de nubes y aire gira y
crece, alimentado por el calor del océano y el agua que se evapora de la superficie.

Las tormentas que se forman al norte del ecuador giran en sentido contrario a las manecillas del
reloj. Las tormentas al sur del ecuador, giran en el sentido de las manecillas del reloj. Esta
diferencia se debe a que la Tierra gira sobre su eje.

Al girar el sistema de tormenta cada vez más rápido, se forma un ojo en el centro. En el ojo todo es
muy tranquilo y claro, con una presión de aire muy baja. El aire de presión alta superior baja hacia
el interior del ojo.
Origen de la miopía

La miopía presenta un componente genético claro, transmitiéndose de forma dominante de


padres miopes a hijos; no obstante, esta alteración de la visión puede aparecer en personas
carentes de historial de miopía familiar, así el origen puede ser:

Patológico: determinadas enfermedades pueden desencadenar de forma temporal


(pseudomiopía) o definitiva la aparición de miopía. Es el caso de ciertos tipos de cataratas (pérdida
de transparencia del cristalino que altera el proceso de refracción del rayo de luz), queratoconos
(alteración anatómica de la córnea por la cual esta es más delgada y protuberante hacia fuera, lo
que altera el proceso de refracción de los rayos de luz), diabetes tipo 2, etcétera.

Medioambiental: no se encuentra plenamente demostrada una relación directa entre la aparición


de esta afección y el desempeño de labores que exijan la cercanía constante al ojo del objeto a
tratar durante toda la etapa de desarrollo del niño.

Tóxico: el consumo de determinadas sustancias puede provocar alteraciones pasajeras o


definitivas en el proceso de visión.

Miopía

Un ojo miope es incapaz de enfocar correctamente los objetos lejanos, que se ven borrosos y poco
definidos. Además de gafas y lentes de contacto, existen otros medios para corregir este defecto
visual.

ORIGEN DEL CÁNCER

El origen del cáncer ocurre cuando las células normales se transforman en cancerígenas, es decir,
adquieren la capacidad de multiplicarse descontroladamente e invadir tejidos y otros órganos.

¿CÓMO APARECE EL CÁNCER?

El proceso de aparición del cáncer se denomina carcinogénesis. La carcinogénesis dura años y pasa
por diferentes fases. Las sustancias responsables de producir esta transformación se llaman
agentes carcinógenos. Un ejemplo de ellos son las radiaciones ultravioleta del sol, el asbesto o el
virus del papiloma humano.
La primera fase comienza cuando estos agentes actúan sobre la célula alterando su material
genético (mutación). Una primera mutación no es suficiente para que se genere un cáncer, pero es
el inicio del proceso. La condición indispensable es que la célula alterada sea capaz de dividirse.
Como resultado, las células dañadas comienzan a multiplicarse a una velocidad ligeramente
superior a la normal, transmitiendo a sus descendientes la mutación. A esto se le llama fase de
iniciación tumoral y las células involucradas en esta fase se llaman células iniciadas. La alteración
producida es irreversible, pero insuficiente para desarrollar el cáncer.

Robótica

La robótica es la rama de la ingeniería mecatrónica, de la ingeniería eléctrica, de la ingeniería


mecánica, de la ingeniería biomédica, y de las ciencias de la computación, que se ocupa del diseño,
construcción, operación, estructura, manufactura, y aplicación de los robots.

La robótica combina diversas disciplinas como son: la mecánica, la electrónica, la informática, la


inteligencia artificial, la ingeniería de control y la física.3 Otras áreas importantes en robótica son
el álgebra, los autómatas programables, la animatrónica y las máquinas de estados.

El término robot se popularizó con el éxito de la obra R.U.R. (Robots Universales Rossum), escrita
por Karel Čapek en 1920. En la traducción al inglés de dicha obra la palabra checa robota, que
significa trabajos forzados o trabajador, fue traducida al inglés como robot.

Política

Política (del latín polīticus, y este del griego antiguo πολιτικός politikós, masculino de πολιτική
politikḗ, que significa «de, para o relacionado con los ciudadanos») es el proceso de tomar
decisiones que se aplican a todos los miembros de un grupo. También es el arte, doctrina u
opinión referente al gobierno de los Estados.1 La ciencia política constituye una rama de las
ciencias sociales que se ocupa de la actividad en virtud de la cual una sociedad libre, compuesta
por personas libres, resuelve los problemas que le plantea su convivencia colectiva. Es un
quehacer ordenado al bien común.

Es la ciencia social que estudia el poder público o del Estado. Promoviendo la participación
ciudadana al poseer la capacidad de distribuir y ejecutar el poder según sea necesario para
garantizar el bien común en la sociedad