Está en la página 1de 9

4.2.2.

Marco legal y fiscal de los organismos local, nacional e


internacional de apoyo a la propiedad intelectual.

Capítulo 1 Parte 2 “La Propiedad Industrial”

Los derechos de propiedad industrial permanecen al ámbito de los derechos de


creación intelectual, pero a diferencia de los derechos de autor, se encuentran
específicamente referidos al campo de la industria y del comercio, y por ende, se
rigen por leyes diferentes. Las autoridades encargadas de aplicar dichas
disposiciones también son distintas, pues mientras la SEP se encarga del derecho
de autor, el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial se ocupa de los derechos
de propiedad industrial, que es un organismo descentralizado, con personalidad
jurídica y patrimonio propio (arts. 1 y 6 de la Ley de la Propiedad Industrial publicada
en el DOF dl 27 de Junio de 1991, con reformas publicadas en el DOF del 2 de
agosto de 1994 y artículo 1 de su Reglamento, publicado en el DOF del 23 de
noviembre de 1994).
NATURALEZA JURÍDICA

La propiedad industrial está formada por el conjunto de los derechos que sirven para
proteger a las personas físicas o morales que desean reservar sus creaciones
(patentes, modelos de utilidad, diseños industriales), distinguir sus productos o
servicios de otros de su misma especie o clase (marcas, denominaciones de
origen), proteger la originalidad de sus avisos comerciales, conservar la privacidad
de sus secretos industriales o comerciales, distinguir la identidad de sus
establecimientos comerciales respecto de otros dedicados al mismo giro, proteger
el procedimiento para la obtención de nuevas variedades vegetales y de
biotecnología, y que les proporcione también derecho a enajenar dichos bienes
inmateriales y a perseguir a los que infrinjan tales derechos ante las autoridades
competentes.
ANTECEDENTES

En México, la primera noticia que se tiene de una reglamentación en materia de


propiedad industrial la constituye la Ley sobre Derechos de Propiedad de los
Inventores o Perfeccionadores sobre algún ramo de la industria, del 7 de mayo de
1832.
En 1889 se comienza legalizar con sentido técnico en materia, con la Ley de Marcas
de Fabrica del 28 de noviembre de 1889.
El 7 de junio de 1890 se promulgo la Ley francesa de 1844, que sufrió algunas
reformas el 27 de Marzo de 1896.
El 25 de agosto de 1903, con una influencia del Convenio de Paris para la protección
de la propiedad de 1883, revisado en Bruselas en 1990, se publicó la Ley de Marcas
Industriales y de Comercio.
El 31 de diciembre de 1942 se expidió la Ley de la Propiedad Industrial. Que estuvo
vigente por 33 años dando una protección muy amplia a estos derechos. Se puede
considerar que fue una reglamentación acorde con la época y la tendencia
económico-política internacional, de ahí que haya durado tanto tiempo sin sufrir
modificaciones.
Esta ley fue abogada el 30 de diciembre de 1975, por la entrada en vigor, el 11 de
febrero de 1976, de la Ley de Inversiones y Marcas, debido a que esa década (1975-
1985) la corriente político-económica de nuestro país se inclinaba abiertamente
hacia la rectoría del Estado, con un amplio impulso a la inversión nacional y una
estricta regulación a la extranjera, como era la corriente internacional. Por
consecuencia varios países cayeron dentro de una espiral inflacionaria, el valor de
sus monedas se redujo y la población perdió el poder adquisitivo, hasta caer en una
crisis económica alarmante, en la que México no fue la excepción.
Debido a la mala experiencia con la política económica seguida en esos años, el 27
de junio de 1991 se publicó la Ley de Fomento y Protección de la Propiedad
Industrial, promulgada el 25 de junio del mismo año que, al igual que la Ley de 1942,
pero perfeccionada y acondicionada a la época moderna, vuelve a fomentar la
protección a la inversión extranjera y a los derechos de propiedad industrial,
aumentando entre otras cosas los plazos de vigencia de las patentes y la
introducción de los modelos de utilidad. Se facilita así la forma de acreditar el uso y
la explotación de patentes y marcas, al establecer la protección a los secretos
industriales, abrogando la legislación referente a regular la trasferencia de
tecnología.
El 13 de julio de 1994 fue aprobado el decreto por el que se reformo la Ley de
Fomento y Protección de la Propiedad Industrial de 1991, se expidió el 29 de julio
de 1994 y se publicó en el DOF el 2 de agosto de 1994. El nombre de la Ley vuelve
ser Ley de la Propiedad Industrial, nombre que conserva hasta la fecha.
SUJETO

El sujeto lo constituye toda aquella persona física o moral que sea titular,
causahabiente o usuario autorizado de un bien jurídico protegido como propiedad
industrial.
OBJETO

El objeto en la propiedad industrial lo constituye el bien jurídicamente tutelado que,


en todo caso, será siempre un bien inmaterial.
El bien jurídico protegido como propiedad industrial son las patentes, sean de
invención o de mejoras; los modelos de utilidad; los diseños industriales; las marcas,
sean simples o colectivas, de productos o de servicios; los nombres comerciales;
los avisos comerciales, también conocidos como eslóganes; el derecho que se tiene
al respeto de un secreto industrial o bien, el derecho a usar una denominación de
origen, la protección de las nuevas variedades vegetales y de la biotecnología.
LA PROPIEDAD INSDUSTRIAL EN NUESTRO DERECHO POSITIVO

El fundamento constitucional de la propiedad industrial lo encontramos en el artículo


28 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, cuando señala que
no constituyen monopolios los privilegios que por determinado tiempo se concedan
los autores y artistas para la producción de sus obras y los que para el uso exclusivo
de sus inventores se otorguen a los inventores y perfeccionistas de alguna mejora
(art. 28, séptimo párrafo).
Aun cuando este articulo distingue a los dos grupos de derechos intelectuales,
derechos de autor y derechos de propiedad industrial, lo referente a estos últimos
es muy limitado y ha sido completado por medio de leyes secundarias, pues hay
objetos de la propiedad industrial que no necesariamente son creaciones
intelectuales, como lo puede ser, por ejemplo, una denominación de origen, que es
el derecho a usar el nombre original de una región en un producto, como Tequila
para aguardiente de agave, Cognac para brandy de una, o Scotch para whisky, y
Bohemia o Murano para cristal. Tampoco todos los secretos industriales son
creaciones intelectuales, susceptibles de ser protegidos como patente o como
derechos de autor, pues en esta figura jurídica no solo caben formulas o
procedimientos, sino también listas de proveedores o clientes, estudios de
mercadotecnia, sistema de venta, etc., y tampoco todas las marcas o nombres
comerciales están formados por nombres o dibujos novedosos, pues existen
algunos que son de dominio público o de uso común para unos artículos y que, sin
embargo, pueden reservarse como propiedad exclusiva para otros artículos o
servicios respecto de los cuales no son genéticos o descriptivos.
De esta manera, tratándose de marcas o nombres comerciales, resulta que la
originalidad es diferente de la novedad, pues una denominación o un diseño pueden
ser original para distinguir determinados productos, servicios o establecimientos
comerciales, sin que se pueda decir que se trata de elementos novedosos.
De lo anterior, se infiere que, con base en una interpretación estricta de nuestra
Constitución, únicamente están reconocidos como excepciones al monopolio de los
derechos de autor y de los derechos de propiedad industrial relativos a inventos y
mejoras. Sería conveniente considerar alguna reforma a nuestra Carta Magna, para
ser congruentes con la práctica comercial y jurídica, pues nuestras leyes podrían
ser fácilmente atacadas por inconstitucionales, en vía de amparo, ante cualquier
contingencia, volviendo los litigios en esta materia lentos y costosos, lo que contraria
el compromiso contraído por México en la firma del Tratado de Libre Comercio, en
el sentido de que los países deben garantizar los derechos de propiedad industrial
y asegurarse de que las medidas destinadas a defender esos derechos no se
conviertan en obstáculos al comercio legítimo, por lo que debe entenderse que los
procedimientos para reprimir la competencia desleal no sean largos ni engorrosos
(art. 1701. TLC).
Como hemos visto a lo largo de este libro, la propiedad industrial se rige, como
fundamento en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, por el
Código de Comercio, en la parte conducente, la Ley de Fomento y Protección de la
Propiedad Industrial y su reglamento; de manera supletoria, el Código Federal de
Procedimientos Civiles y el Código Civil para el Distrito Federal, así como por los
tratados internacionales de los que México es firmante.

Capítulo 6 “Antecedentes legislativos internacionales del derecho


de autor”
Como hemos visto el derecho del autor se ha identificado internacionalmente como
una rama del derecho intelectual y ha dado origen a varias convenciones
internacionales.
El primer país que estableció la protección de los derechos de autor fue Inglaterra
en 1709, donde el Estatuto de la reina Ana integro una ley (para el fomento de la
cultura mediante el otorgamiento de los autores o compradores de la propiedad de
los ejemplares de los libros impresos durante periodos determinados). Otro país fue
Francia, que en su primera Constitución Republicana del 3 de septiembre de 1791,
estableció que:
Los autores de toda clase de escritos, los compositores de música, los pintores y
dibujantes que posean pinturas y dibujos grabados, gozaran de por vida del derecho
exclusivo de venderlos, de hacerlos vender, de distribuir sus obras en todo el
territorio de la Republica y de determinar a quién pertenecen, en todo o en parte.
CONVENIO DE BERNA

El desarrollo de legislaciones nacionales en el siglo XIX en Europa y América sobre


este asunto, no resolvió el problema de la piratería editorial y literatura internacional.
Tan solo el 9 de septiembre de 1886 se celebró en Berna la 1 Conferencia
Internacional sobre los derechos de autores, que elaboro la primera Convención
sobre la Protección de la Propiedad Artística y Literaria, llamada la Convención de
Berna, y creo la Unión Internacional para la Protección de obras Literarias y
Artísticas; la convención fue modificada o ampliada en 1896 en París, en 1908 en
Berlín, en 1928 en Roma, 1948 en Bruselas, en 1961 en Roma, en y 1949 en P1967
en Estocolmo (México, DOF del 20 de diciembre de 1968) y en París el 24 de julio
de 1971, publicado en México en el Diario Oficial de la Federación (DOF) del 24 de
enero de 1975.
En el Sistema Internacional de la Sociedad de Naciones, el Instituto de Cooperación
Intelectual patrocinó el Convenio de Berna de 1929, y el de las Naciones Unidad la
UNESCO, la cual creo en 1947 un comité de Expertos de la UNESCO en Derechos
de Autor. Después de tres reuniones del comité, en 1947 en París, y en 1950 en
Washington, fue convocada la Conferencia Intergubernamental de derechos de
autor, que se celebró a mediados de 1952 en Ginebra, y aprobó la Convención
Universal de Copyright y estableció el Comité Intergubernamental de Derechos de
Autor.
La convención entro en vigor a partir del 16 de septiembre de 1956. Asegura a los
ciudadanos de otros Estados, participantes en la Convención, sobre la base del
principio de reciprocidad la misma protección de los derechos de autor que a los
suyos propios. De los Estados del Continente Americano, solo Brasil y Canadá se
adhirieron a la Convención de Berna de 1889.
En cambio de las Convenciones Regionales de autor interamericanas sobre obras
literarias, científicas y artísticas elaboradas y firmadas en Montevideo (1889),
México (1902), Rio de Janeiro (1906), Buenos Aires (1910), La Habana (1928) y
Washington (1946), ninguna resulto eficaz. En 1973 pertenecían 64 Estados a la
Convención de Ginebra de 1952 y, a partir del 1 de enero de 1974, la URSS. La
revista consagrada a los derechos de autor es Interauteur, documentación continua
de la UNESCO a partir de 1956; Copyright Law and Treaties of the world. A partir
de enero de 1974, el centro de información de la UNESCO sobre los derechos de
autor publica el Bulletin du Centre Internationale de Information sur le droit d´auteur.
CONVENCION UNIVERSAL DE LOS DERECHOS DE AUTOR

Fue firmada en Bruselas el 6 de septiembre de 1952, y publicada el 6 de junio de


1957 en el DOF, posteriormente fue revisada en París el 24 de julio de 1971, y
publicada en el DOF del 9 de marzo de 1976, entro en vigor el 10 de julio de 1974,
después de su ratificación por 113 Estados, que también introdujeron la obligación
de proteger los derechos exclusivos de la reproducción de una obra por medios
audiovisuales – cine, teatro, radio y televisión – (DOF del 9 de marzo de 1976).
CONVENCIÓN INTERNACIONAL SOBRE LA PROTECCION A LOS
ARTISTAS, INTERPRETES O EJECUTORES DE FONOGRAMAS Y LOS
ORGANISMOS DE RADIODIFUSIÓN

Firmada en roma el 26 de octubre de 1961 y publicada en el DOF del 27 de mayo


de 1964.
CONVENIO PARA LA PROTECCION DE LOS PRODUCTORES DE
FONOGRAMAS CONTRA LA REPRODUCCIÓN NO AUTORIZADA DE SUS
FONOGRAMAS

Hecho en Ginebra el 29 de octubre de 1971 y publicado en el DOF del 8 de febrero


de 1974.
TRATADO DE OMPI SOBRE INTERPRETACIÓN O EJECUCIÓN Y
FONOGRAMAS DEL 20 DE DICIEMBRE DE 1996

Este tratado fue adoptado por la Conferencia Diplomática sobre Cuestiones de


Derechos de Autor y Derechos Conexos del 20 de diciembre de 1996 con objetivo
de desarrollar y mantener la protección de los derechos de los autores sobre sus
obras literarias y artísticas de la manera más eficaz y uniforme posible.
CONVENCIONES REGIONALES SOBRE DERECHOS DE AUTOR

Convención sobre la Propiedad Literaria y Artística del 11 de agosto de


1910

Firmada en la cuarta conferencia Intergubernamental Americana, celebrada en


Buenos Aires, Argentina, publicado en el DOF del 23 de abril de 1963.

Convención Interamericana sobre el Derecho de Autor en obras literarias,


científicas y artísticas del 22 de junio de 1946

Firmada en la conferencia Interamericana de Expertos para la protección de los


Derechos de Autor, Unión Panamericana, celebrada en Washington, publicada en
el DOF del 24 de octubre de 1947.
INSTRUMENTOS BILATERALES DE LOS QUE MEXICO ES FIRMANTE

Convenio con España sobre propiedad literaria, artística y científica, publicado en el


DOF del 4 de mayo de 1925.
Convenio con Francia para la protección de los derechos de autor de las obras
musicales del 17 de octubre de 951. Publicado en el DOF del 30 de noviembre de
1956.
Convenio con Alemania Federal del 4 de noviembre de 1954. Publicado en el DOF
del 26 de agosto de 1956.
Convenio con Dinamarca para la protección mutua de las obras de sus autores,
compositores y artistas, del 1 de julio de 1995. Publicado en el DOF del 26 de agosto
de 1955.
ORGANIZANIZACIONES INTERGUBERNAMENTALES RELACIONADAS
CON DERECHOS DE AUTOR Y REGISTRADAS EN LAS NACIONES
UNIDAS.

Asociación Literaria y Artística Intergubernamental. Fundada en 1878, con sede en


Paris, Estatuto consulta. (II) de la UNESCO.
Comité intergubernamental de Derecho de Autor. Fundado en 1952, bajo la egida
de la UNESCO, con sede en Paris.
Confederación interamericana de la Sociedad de Autores y Compositores. Fundada
en 1973, con sede en La Habana.
Confederación Intergubernamental de Sociedades de Autores y Compositores.
Fundada en 1926, con sede en Paris.
Unión Intergubernamental para la protección de las Obras Literaria y Artísticas,
fundada en 1886, con sede en Ginebra. Reúne más de 50 países. Dirige la
Organización Mundial de la Propiedad Industrial, Literaria y Artística (OMPI-WIPO),
en conexión con la UNESCO; su publicación es: Droit D’auteur.
El registro de la Propiedad Intelectual o Industrial delante del marco legal y fiscal de
un organismo es una herramienta muy importante para que los emprendedores o
las PYMES puedan contar con una fuente de ingresos, durante años, que les
permita capitalizarse y ser competitivos en una economía global como la de hoy y
ocupar, además, un nicho de mercado; pero de igual manera siempre enfocándose
en la protección de exclusividad del proyecto a lo largo de su desarrollo y este no
pueda ser plagiado.
Ventajas
● Permite a las personas conocer tu propiedad intelectual o industrial depende
sea el caso.
● Las propiedades intelectuales o industriales se encuentran protegidas de
terceros.
● El registro de las propiedades facilitan la comercialización.
● Ser titular o inventor de una propiedad intelectual o industrial tiene un
especial valor y reconocimiento curricular y académico.
● El registro de las propiedades te permite tener un efecto disuasorio frente a
competidores.
● Te otorgan una ventaja competitiva.
Desventajas
● Pueden volverse el nombre de tu propiedad intelectual o industrial de uso
común o genérico
● Dado sea el caso se pueden desarrollar atributos negativos
● En algunas ocasiones no se sabe con exactitud quien posee o manipula tu
propiedad intelectual o industrial.
El Instituto Nacional del Derecho de Autor

La Dirección General del Derecho de Autor fue el órgano de la SEP encargado de


aplicar la Ley Federal de Derechos de Autor, y tuvo como objetivo proteger el
derecho de autor y contribuir a salvaguardar el acervo cultural de la nación.
Entre sus funciones también tenía, además, la atribución de intervenir en los
conflictos que se suscitasen entre autores, sociedades de autores y usuarios de las
obras, así como la de intervenir en la elaboración y expedición de tarifas que
regularan el pago del derecho de autor y de los derechos conexos.
Las funciones de este instituto son (art. 209, LFDA):

I. Proteger y fomentar el derecho de


autor.
II. Promover la creación de obras literarias y artísticas.

III. Llevar el Registro Público del Derecho de Autor.

IV. Mantener actualizado su acervo histórico.

V. Promover la cooperación internacional y el intercambio con instituciones


encargadas del registro y protección del derecho de autor y derechos
conexos.

Organización mundial de la propiedad intelectual (OMPI)

La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual es un organismo especializado


del sistema de Organizaciones de las Naciones Unidas, dedicado a garantizar la
protección de los derechos de los creadores y los propietarios de propiedad
intelectual a escala mundial y por tanto asegurar que se reconozca y recompense a
los inventores y autores por sus creaciones intelectuales. Gracias a la creación de
un marco estable para la comercialización de los productos de la propiedad
intelectual, la OMPI agiliza asimismo el comercio internacional. Su sede desde
1978, se encuentra en Ginebra, Suiza.
Centro de arbitraje y mediación de la OMPI

Es una dependencia administrativa de la oficina internacional de la OMPI. La


Asamblea General de la OMPI aprobó la creación del centro en septiembre de 1993
y entro en funcionamiento en octubre de 1994, en Ginebra, Suiza.
El centro desempeña dos funciones principales: la administración de
procedimientos y la prestación de servicios vinculados a la mediación y al arbitraje
en materia de la propiedad intelectual. El Centro de Arbitraje de la OMPI administra
varios procedimientos que representan alternativas al litigio ante tribunales, para
resolver las controversias comerciales internacionales en materia de propiedad
intelectual.
Artículos que amparan al innovador

Artículo 28 de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos.


LEYES DE PROTECCION
Artículo 7°
LEY FEDERAL DEL DERECHO DE AUTOR
Artículo 13, 14 y 30