Está en la página 1de 58

Acerca de El hombre cooperativo

de Georges Lasserre

Serie cuadernos
Clásicos del cooperativismo

Universidad Cooperativa de Colombia


Sede Bogotá

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd 1 11/12/2009 10:40:56 a.m.


Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd 2 11/12/2009 10:40:56 a.m.
Acerca de El hombre cooperativo
de Georges Lasserre
Serie cuadernos
Clásicos del cooperativismo

Francisco Nahum Múnera Vásquez

Universidad Cooperativa de Colombia

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd 3 11/12/2009 10:40:56 a.m.


Múnera Vásquez, Francisco Nahum
Acerca de el hombre cooperativo de Georges Lasserre / Francisco Nahum Múnera Vásquez. -- Bogotá :
Editorial Universidad Cooperativa de Colombia, 2009.
58 p. ; 24 cm.
Incluye bibliografía.
ISBN 978-958-8325-63-7
1. Lasserre, Georges, 1902- - Crítica e interpretación
2. Cooperativismo 3. Cultura cooperativa I. Tít.
334 cd 21 ed.
A1242017
CEP-Banco de la República-Biblioteca Luis Ángel Arango

© Acerca de El hombre cooperativo de Georges Lasserre


Serie cuadernos Clásicos del cooperativismo
Francisco Nahum Múnera Vásquez
Universidad Cooperativa de Colombia
Editorial Universidad Cooperativa de Colombia (Educc)
Bogotá, 2009
______________________________________________________
Rector
César Augusto Pérez García

Consejo Editorial Universitario


Presidenta
Colombia Pérez Muñoz

Miembros asesores
Ligia González B., sede Medellín
Juan Carlos Pérez Soto, sede Bogotá
Alfonso Prieto García, sede Bucaramanga
Orlando Montenegro, sede Popayán
Iván Melo Delvasto, sede Ibagué
Carlos Cataño, sede Pereira

Directora
Luisa Fernanda Muñoz

Corrección de estilo
Marcela Garzón

Diseño de carátula
Miguel Ángel Muñoz

Diseño y armada electrónica


Emmanuel Olarte R.

Impresión
Teoría del Color
Medellín, Colombia
Carlos Mario Pérez L.
Gerente

ISBN: 958-8325-63-7
Impreso en Colombia
Printed in Colombia

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd 4 11/12/2009 10:40:56 a.m.


EQUIPO NACIONAL DE INDESCO

Dr. Rymel Serrano Uribe


Director Nacional de Indesco y miembro fundador de la Universidad Cooperativa de Colombia.
Luis Eduardo Arbeláez Naranjo
Coordinador de educación, asistencia técnica y consultoría de Indesco.
María Victoria Huertas de Mora
Coordinadora de relaciones interinstitucionales Indesco.
Juan Fernando Álvarez Rodríguez.
Coordinador de investigación Indesco.
Yolanda Janette Torres Ávila
Docente-investigadora de Indesco. Tutora virtual.
José Camilo Franco Nieto
Docente e investigador de Indesco.
William Ernesto Bolívar Salgado
Tutor virtual de Indesco.
Julio Noé Cely Martínez
Docente e investigador de Indesco.
Francisco Nahum Múnera Vásquez
Docente e investigador de Indesco.

APOYO

Yolanda Gaitán Moreno


Asesora unificación curricular del área institucional.
Mercedes Alba Camelo
Asesora unificación curricular del área institucional.

DIRECCIONES SECCIONALES INDESCO


Apartadó: Paola Andrea Bermúdez Agamez
Arauca: Elizabeth Garrido
Barrancabermeja: Arlenyz del Carmen Calderón Ibáñez
Bucaramanga: Martha Liliana Mosquera Zabala
Cali: Sidney Guevara Valencia
Cartago: Rubén Darío Cardona Valencia
El Espinal: Jairo Hernández Sánchez
Ibagué: Miguel Ángel Rivera González
Montería: Ángela María Flores Álvarez
Neiva: Carlos Augusto Castro Castro
Pasto: Carlos Arturo Hernández Sánchez
Pereira: Analida Díaz Orozco
Popayán: María Fernanda Vega
Villavicencio: María del Pilar Pineda

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd 5 11/12/2009 10:40:57 a.m.


Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd 6 11/12/2009 10:40:57 a.m.
CONTENIDO

Presentación ........................................................................................9

1. Semblanza del autor .....................................................................11

2. La publicación de la obra y su entorno......................................15

3. Apuntes acerca de EL HOMBRE COOPERATIVO ....................................27

4. Ideas, fuerza del pensamiento de Lasserre .................................39

A manera de conclusión ...................................................................47

Epílogo ...............................................................................................51

Bibliografía .......................................................................................55

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd 7 11/12/2009 10:40:57 a.m.


Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd 8 11/12/2009 10:40:57 a.m.
PRESENTACIÓN

Para la Universidad Cooperativa de Colombia y el Instituto de Economía So-


cial y Cooperativismo Indesco es un inmenso placer presentar a la comunidad
académica y cooperativa del país la serie de cuadernos “Clásicos del Coope-
rativismo”, con la cual se busca acompañar la publicación de cada obra que
tenga como objeto la presentación de autores considerados clásicos dentro del
cooperativismo.
Esta serie se inicia con un acercamiento al libro clásico El hombre cooperativo
de Georges Lasserre, obra que fue reeditada por la Universidad Cooperativa de
Colombia en convenio con la Editora Cooperativa Intercoop Ltda. de Argentina.
Así, en el presente cuaderno se pretende mostrar una semblanza del autor, dar
a conocer el contexto general que se vivía cuando se publicó la obra y exponer
un análisis sobre la vigencia de su pensamiento. Su realización fue hecha por el
profesor Francisco Nahum Múnera Vásquez, docente investigador de Indesco,
y tuvo como par académico al profesor Luis Eduardo Arbeláez Naranjo, quien
realizó la revisión de los textos e hizo las sugerencias y aportes necesarios para
que el trabajo cumpliera con su función académica. A los dos profesores es
menester reconocer y felicitar.
Expresamos también agradecimientos al doctor César Pérez García, Rector
Nacional de la Universidad Cooperativa de Colombia, cuyo apoyo ha hecho
posible la publicación del cuaderno; al profesor Julio Noé Cely Martínez,
quien realizó la revisión final del documento, así como, de manera especial, a la
maestra huilense Patricia Tafur Perdomo, Licenciada en Artes de la Universidad
Surcolombiana de Neiva, quien facilitó una muestra de su obra pictórica para
darle relieve artístico al trabajo.
Esperamos que este primer cuaderno y los que posteriormente formen parte
de la serie sean de beneficio para el insumo teórico, contribuyan a mejorar los
fundamentos conceptuales y conduzcan al análisis y a la reflexión sobre el que-
hacer cooperativo, un ejercicio tan necesario en las coyunturas actuales.
Rymel Serrano Uribe
Director Nacional Indesco

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd 9 11/12/2009 10:40:57 a.m.


Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd 10 11/12/2009 10:40:57 a.m.
1. SEMBLANZA DEL AUTOR

Desplazados 1

11

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec2:11 11/12/2009 10:40:57 a.m.


Acerca de EL HOMBRE COOPERATIVO de Georges Lasserre

Georges Lasserre1 (1902-1985)


Después de haber dedicado su tesis de doctorado al análisis de los obstáculos
al desarrollo de las cooperativas, Georges Lasserre consagró sus actividades
de militante, de investigador y de maestro a las organizaciones surgidas del
Movimiento Obrero, de los sindicatos y de las cooperativas; de allí se deriva
su interés orientado constantemente hacia la "empresa" como el lugar de la
confrontación y la transformación no solamente de aquellos que se reúnen
para trabajar, sino de sus relaciones con el conjunto de la economía,—en
especial con quienes son "destinatarios" de los productos de su trabajo,
vale decir, los consumidores— Esto explica porqué es posible encontrar en
su temprano Informe al Consejo Económico sobre la reforma de la empresa
(1950) uno de los mayores aportes a las reflexiones de su tiempo, antes de
seguir el curso de sus intervenciones alrededor de los trabajos de la Comisión
Sudreau sobre el mismo tema (1975), y con la seguridad de disponer de la
obra en preparación que coronaría este aspecto de su objetivo.

Los pioneros de Rochdale. Inspiradores del pensamiento de Lasserre. Fuente: ica.

Sin embargo, una clave de esta reflexión y de esta acción se manifiesta


también en un campo más específicamente cooperativo, en el cual su cons-
tante inquietud por poner en relación la ética obrera y el conocimiento

1
Uribe Garzón, C. (trad.) (1997). Archivos Internacionales de sociología de la cooperación
y del desarrollo. Suplemento de la revista Comunidad, enero-diciembre.

12

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec2:12 11/12/2009 10:40:57 a.m.


Semblanza del autor

del funcionamiento de la economía lo condujo, como a su maestro Charles


Gide, a dar una cierta preeminencia a los grupos de consumidores, al verlos
como instrumento de subordinación de las actividades de producción frente
a los intereses de los usuarios de los productos.
Otras obras de Lasserre2:
• (1924), Obstáculos al desarrollo de las cooperativas, París, Sirey.
• (1950), La reforma de la empresa. Informe al Consejo Económico, Diario
Oficial, colección “Estudios y Trabajo”, núm. 11.
• (1956), Cooperación contra Carteles y Trusts, la experiencia sueca (2ª ed.).
París: fncc.
• (1967), La cooperación (3ª ed.). París: Colección puf “Qué sé yo”.
• (1967), Significado económico y moral de las normas de Rochdale. Informe
introductorio al Coloquio de Heiligenstein sobre los principios cooperativos.
• (1975), ¿Reformar la empresa en 1975?, París, Cujas.
Lasserre hizo también parte de la llamada Escuela de Nimes, inspirada por
Charles Gide en 1885 y por sus amigos De Voyve y Auguste Fabre, y a la
que pertenecieron además Ernest Poisson y Bernard Lavergne, entre otros.
La Escuela nace teniendo como base un programa cooperativo desarrollado
por Gide en ocasión del iv Congreso de la Cooperación Francesa, realizado
en Lyon el 8 de septiembre de 1889, y que se opuso en su discurso a todas
las doctrinas existentes de la época: la economía clásica y el colectivismo
marxista, inspirado, además, en las ideas que en 1844 habían incitado en
Inglaterra el nacimiento de una de las primeras cooperativas de consumo:
Los Probos Pioneros de Rochdale, cuyo resultado fue el de colocar a las
cooperativas de consumo como la base para el desarrollo de un capitalismo
social.

2
Obras traducidas del francés por el Dr. Carlos Uribe Garzón.

13

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec2:13 11/12/2009 10:40:57 a.m.


Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec2:14 11/12/2009 10:40:57 a.m.
2. LA PUBLICACIÓN DE LA OBRA Y SU ENTORNO

A nuestra América

15

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec3:15 11/12/2009 10:40:57 a.m.


Acerca de EL HOMBRE COOPERATIVO de Georges Lasserre

El hombre cooperativo fue editado en el año 1980 por Intercoop, Editora


Cooperativa de la República Argentina, y recoge una serie de artículos que,
en un primer momento, fueron publicados por el autor en los números
184, 186, 187, 188, 189, 190 y 192 de la Revue des Études Coopératives,
publicación del Instituto Francés de la Cooperación.

"Las reglas fundamentales de Rochdale son la aplicación más importante de la


moral social cooperativa. La encarnan en los actos más decisivos de una empresa,
como la admisión de los miembros, la toma de las principales decisiones, y la
utilización de los beneficios." Sobre la moral.

Para ubicarnos en el entorno en que se gestó esta obra, El hombre coopera-


tivo, y así entender su alcance, es preciso detallar algunos acontecimientos
históricos, de significativa importancia, que se sucedieron durante la déca-
da de los años 70 en el ámbito mundial y en el país.
A continuación los reseñamos brevemente:1
1. El conflicto árabe-israelí y la etapa final de la guerra de Vietnam do-
minan la mayor parte de la vida política de esta época. El mercado
del petróleo se ve sacudido por las disposiciones de la Organización
de Países Exportadores de Petróleo que arrastra a los países indus-
trializados a una crisis en el sector energético y, por ende, a toda la
industria y la sociedad. Se da un bloqueo en el suministro del petróleo
y, por esa razón, ahora son las naciones productoras las que fijan los
precios del combustible.
2. El bloque comunista que la Unión de Repúblicas Socialistas Sovié-
ticas logró conformar durante varias décadas empieza a dar señales
de desintegración y la potencia soviética se distancia de la China
comunista, lo que trae consigo el debilitamiento de la influencia
comunista en el mundo. Se agrega además que, en esta década, se
avanzó en la distensión de la llamada Guerra Fría entre Estados
Unidos y la Unión Soviética, con la firma del acuerdo logrado en
la Conferencia de Helsinki (Finlandia) a lo largo de varias sesiones
celebradas entre el 3 de julio de 1973 y el 1 de agosto de 1975

1
Tomado de Wikipedia, Enciclopedia Libre.

16

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec3:16 11/12/2009 10:40:57 a.m.


La publicación de la obra y su entorno

3. A pesar de la crisis energética, los países occidentales del continente


europeo logran igualar el nivel de vida de Estados Unidos de Nor-
teamérica, y los países escandinavos consiguen el más alto equilibrio
económico social del mundo.
4. La Casa Blanca es escenario del escándalo Watergate, el cual produ-
jo la renuncia a su cargo del presidente Richard Nixon. Al mismo
tiempo, el intervencionismo del Gobierno de este país ayuda a ins-
taurar dictaduras militares afectas a Washington en varios países de
América Latina. Entre otros ejemplos, se presentaron los casos de
Chile y Argentina: en el primer país tuvo ocasión el derrocamiento
del presidente Salvador Allende, por parte del general Augusto Pi-
nochet, el 11 de septiembre de 1973; Allende había intentado esta-
blecer democráticamente un camino alternativo hacia el socialismo.
En Argentina, tras el golpe de estado del 24 de marzo de 1976, se
instauró la dictadura del general Jorge Rafael Videla.
5. En la esfera de lo económico, a pesar del desarrollo de la actividad
científica, técnica e industrial, en esta década se producen profun-
das caídas luego de 1973, cuando el modelo económico empieza a
agotarse y comienza a gestarse un nuevo modelo, luego del auge de
lo que los analistas llamaron “los treinta gloriosos” en referencia a
los treinta años de crecimiento y de pleno empleo de la postguerra.
(Mejía s.f., p. 16.)

Tabla 1. Tasas anuales de crecimiento económico (%)


AÑOS/
1960-1968 1968-1973 1973-1979 1979-1985
PAÍSES
Estados Unidos 4,4 3,2 2,4 2,5

Japón 10,4 8,4 3,6 4,0

Alemania Occidental 4,1 4,9 2,3 1,3

Francia 5,4 5,9 3,1 1,1

Gran Bretaña 3,1 3,2 1,5 1,2

OCDE 5,1 4,7 2,6 2,2

Fuente: Harvey (1998, p. 153).

17

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec3:17 11/12/2009 10:40:57 a.m.


Acerca de EL HOMBRE COOPERATIVO de Georges Lasserre

Aparte de los eventos mencionados, resumimos otros hechos de importancia


en la siguiente cronología:

1970
• 2 de febrero: fallece en Gales el matemático, pacifista y escritor bri-
tánico Bertrand Russell, premio Nobel de literatura en 1950.
• 24 de octubre: en Chile es proclamado Salvador Allende candidato
de la Unidad Popular, siendo el primer presidente marxista en la
historia de su país.

1971
• 11 de septiembre: fallece en Moscú el exgobernante ruso Nikita
Kruschev.
• Este año la República Popular China ingresa a la onu, provocando
así la exclusión de Taiwán de este organismo.

1972
• 5 de septiembre: en Munich, Alemania, se realizan los Juegos Olím-
picos. Un grupo extremista palestino denominado "Septiembre
negro" secuestra y asesina a once atletas israelíes, provocando con
ello consternación mundial.

1973
• 8 de abril: fallece en Francia el pintor español Pablo Picasso.
• 29 de marzo: tras diez años de guerra, Estados Unidos retira su
ejército de Vietnam.
• 11 de septiembre: en Chile es derrocado cruentamente el gobierno
de Salvador Allende mediante un golpe militar; el General Augusto
Pinochet toma el poder para gobernar durante los siguientes quince
años.
• 20 de diciembre: muere en España, en un atentado, el presidente
del gobierno de este país, Luis Carrero Blanco.

1974
• 9 de junio: muere en Madrid, España, el escritor guatemalteco Mi-
guel Ángel Asturias, premio Nobel de Literatura en 1967.

18

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec3:18 11/12/2009 10:40:57 a.m.


La publicación de la obra y su entorno

• 8 de agosto: el presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, dimite


de su cargo por el escándalo Watergate y es sucedido por Gerald
Ford.
• Para este año la población mundial asciende a 4 000 millones de
personas.

1975
• 4 de abril: Bill Gates funda la sociedad Microsoft, empresa dedicada
a la informática.
• 30 de octubre: en España concluye la dictadura de más de 36 años
del general Francisco Franco y se da inicio a la democracia; dos días
después es proclamado rey el príncipe Juan Carlos de Borbón y
Borbón, y nombrado como presidente del gobierno Adolfo Suárez,
quien decretó una amnistía política general, legalizó los partidos
políticos y convocó a elecciones. Las nuevas Cortes elaboraron la
constitución de 1978, la cual establece el parlamentarismo.
• 20 de noviembre: muere en España el dictador Francisco Franco.

1976
• 23 de marzo: entra en vigor el pacto internacional de derechos ci-
viles y políticos adoptado por la Asamblea General de las Naciones
Unidas, el cual incorpora casi todos los instrumentos internacionales
de derechos humanos proclamados en la Declaración Universal de
Derechos Humanos en1948.
• 24 de marzo: el ejército argentino, con el general Jorge Rafael Videla
al mando, da un golpe de estado y depone a la presidenta Isabel
Martínez de Perón.
• 1 de abril: en Estados Unidos es fundada la empresa de computadoras
Apple Computer Company.
• 9 de septiembre: fallece, a la edad de 82 años, Mao Zedong, presi-
dente del Partido Chino; tras su muerte, Deng Xiaoping surge como
líder de la China.
• 2 de noviembre: es elegido como presidente de Estados Unidos
Jimmy Carter.

19

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec3:19 11/12/2009 10:40:57 a.m.


Acerca de EL HOMBRE COOPERATIVO de Georges Lasserre

1977
• 7 de septiembre: el presidente Jimmy Carter firma un tratado con el
panameño Omar Torrijos en el que se acuerda ceder el control del
canal de Panamá a Panamá en el año 2000.
• 26 de octubre: la Organización Mundial de la Salud (oms) considera
esta fecha como el aniversario de la erradicación de la viruela.
• 25 de diciembre: fallece en Suiza Charles Chaplin, actor cómico
del cine mudo.

1978
• 25 de julio: se anuncia en el Reino Unido el primer nacimiento
humano (Louise Brown) por fecundación in vitro; se le conocerá
como bebé probeta.
• 6 de agosto: fallece el papa Pablo vi (Giovanni Battista Montini).
• 28 de septiembre: fallece el papa Juan Pablo i (Albino Luciani), tan
sólo 33 días después de asumir el cargo; lo sucedió Juan Pablo ii
(Karol Wojtila), de origen polaco y primer Papa no italiano elegido
en más de cuatro siglos.

1979
• 16 de enero: el sha Reza Pahlevi abandonó Irán tras meses de re-
vueltas populares y protestas contra la monarquía, lo que llevó a la
victoria de la oposición laica y religiosa capitalizada por el ayatolá
Rujola Jomeini.
• 1 de abril: se celebran en España las primeras elecciones municipales
libres después de la guerra civil, finalizada el 1 de abril de 1939.
• 11 de abril: el dictador ugandés Idí Amín Dada, responsable de la
muerte de más de 300 000 personas, es derrotado y huye de Kam-
pala.
• 3 de mayo: en el Reino Unido, Margaret Thatcher, del Partido Con-
servador Británico, es elegida Primer Ministro y se convierte en la
primera mujer en Europa que ocupa este cargo.
• 17 de julio: en Nicaragua, el dictador Anastasio Somoza abandona
el país tras su derrocamiento por parte de los sandinistas, quienes,
al resultar victoriosos, se integran a una Junta de Reconstrucción
Nacional.

20

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec3:20 11/12/2009 10:40:57 a.m.


La publicación de la obra y su entorno

• 25 de diciembre: la Unión Soviética invade Afganistán.


• Este año la empresa sueca Ericson desarrolla el primer teléfono
portátil.
Para el cooperativismo mundial, en esta década se destacan como hechos
importantes los siguientes: la celebración de dos congresos de la Alianza
Cooperativa Internacional (aci), a saber: xxv Congreso (Varsovia, 1972), en
el cual el tema de la paz fue fundamental dado el problema de tensión que
se vivía entre los países de la órbita socialista y la órbita capitalista; el xxvi
Congreso (París, 1976), en el cual se abordó la temática de la cooperación
entre cooperativas. Además, entre el 13 y el 16 de octubre de 1980, se celebró
el xxvii Congreso en la ciudad de Moscú, evento en el que se trató la crisis
ideológica de las cooperativas y en el que fue presentado el documento Las
cooperativas en el año 2000, por el profesor A. F. Laidlaw. Este estudio no
tuvo, según su autor, el propósito de “predecir con exactitud las condiciones
y el ambiente dentro de los cuales deberán las cooperativas llevar a cabo sus
actividades en el año 2000” (Laidlaw, 1987, p. 11).

El poder de decisión que la cooperación le atribuye a la persona y no al dinero, le


permite expresar su satisfacción (que es demasiado compleja para que se la pueda
cuantificar directamente) o sus críticas y orientar consecuentemente la acción de
su empresa. Acerca de la cooperación.

Laidlaw, al hacer referencia al mundo en que vivimos, nos ubica en el contex-


to general y plantea: “Para la opinión más generalizada de la actualidad, en
1980 el mundo se halla en el umbral de una época agitada y peligrosa”.
Más adelante agrega:
Al momento de escribir estas líneas, en comienzo de 1980, continua sin
atenuantes el descenso general de la economía, que se observa tanto en el
aumento del desempleo y la caída de la producción como en el deterioro
de las ciudades más importantes, el peso creciente de las deudas pública e
interna, la inflación desbocada, las desmedidas tasas de interés y las fugas
del oro. Solamente algunas pocas áreas o regiones dotadas de abundantes
recursos, especialmente de energía, han podido librarse de la embestida
de la recesión, pero, aún así, no han podido evitar algunos de sus aspectos
sombríos. Durante todo este tiempo, los gobiernos han estado buscando
donde hacer economías y las primeras víctimas de los recortes presupues-
tales han sido las sumas o partidas destinadas a las necesidades humanas y

21

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec3:21 11/12/2009 10:40:57 a.m.


Acerca de EL HOMBRE COOPERATIVO de Georges Lasserre

sociales, especialmente la vivienda, la educación, los servicios de salud y la


ayuda internacional, así se hayan aumentado los presupuestos destinados a
la defensa y a los armamentos.
En síntesis, las perspectivas para la década del 80 de ninguna manera son
brillantes. El mundo puede estar acercándose al peor colapso económico
en los últimos cincuenta años (Laidlaw, 1987, p. 32).
La población mundial estimada en 1980 era de 4 300 millones de habitan-
tes, de los cuales había 100 millones desempleados y, según estimativos de
la fao, cerca de 500 millones de personas gravemente desnutridas en los
países en vía de desarrollo; además de ello, se presentaron enormes proble-
mas ambientales y altas concentraciones de población en las ciudades. Esta
situación, según el profesor Laidlaw, repercutía en las cooperativas.

El tipo de hombre que se buscaba en el siglo xix era el obrero dócil, sobrio,
honesto, capaz o muy trabajador, dotado de “buen carácter”, resignado a
su suerte. Acerca del hombre del siglo XIX.

Para el caso colombiano, los efectos de la crisis económica mundial se sienten


profundamente en esta década, agregando a esto el cambio hacia un nuevo
modelo económico, como lo reseña Libardo González:
Lo que nos importa, para el caso de Colombia, es señalar que desde 1970,
con la intromisión de la escuela de Chicago, en la vocería de Edgard Shaw
y Ronald Mckinnon, se comenzaron las acciones tendientes a “reorganizar”
la economía colombiana, que abandonaba en ese entonces la política de
la cepal, de sustitución de importaciones, y se orientaba hacia los nuevos
rumbos de la economía de mercado (González, 1982, p. 134).

Se sientan así, en esta década para el país, las bases que permitieron la im-
plementación del modelo económico neoliberal:
Los gobiernos colombianos se han remitido, simplemente a colocar los
cimientos de este nuevo orden económico, en primer lugar con la creación
de la Unidad de Poder Adquisitivo Constante upac en el gobierno de Misael
Pastrana (1970-1974); la elevación de las tasas de interés y la reducción de la
base tributaria con Alfonso López Michelsen (1974-1978); la apertura a los
capitales extranjeros y la profundización de la liberación de importaciones
en el gobierno de Julio Cesar Turbay Ayala (1978-1982) (González, 1982,
p. 134).

22

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec3:22 11/12/2009 10:40:57 a.m.


La publicación de la obra y su entorno

A estos hechos se suman el que el país todavía no despertaba de la fantasía


por la llegada de la televisión a color en 1979; el fortalecimiento del narco-
tráfico; el inicio de la discusión sobre una Ley de Amnistía para los grupos
alzados en armas; la aparición en el mercado del diskette 3,5 pulgadas,
producido por Sony.
En el caso del cooperativismo en Colombia, para la década de los 80,
se encontraban vigentes los Decretos 1598 de 1963 y 2059 de 1968; la
vigilancia e inspección estaba a cargo de la Superintendencia Nacional de
Cooperativas, y el sector cooperativo estaba integrado a través de Ascoop y
del Consejo Cooperativo Colombiano, creado este último en el año 1979
y reconocido jurídicamente en febrero de 1980 mediante resolución 0183,
lo que hizo posible que fuera el germen de integración para que en el año
1981 se transformara en lo que hoy se denomina la Confederación de Coo-
perativas de Colombia, Confecoop, un organismo de tercer grado.

Los hombres y las mujeres de la pretendida “sociedad de consumo”, mimados


y condicionados por la comercialización, le temen a la responsabilidad en
la que solo ven un sometimiento y se sienten poco inclinados a la sociedad
porque crea obligaciones. Temen el esfuerzo y se vuelven pasivos y esclavos
de sus necesidades individuales que se han sobredimensionado. La coope-
ración no los atrae mucho. Acerca del retroceso de la moral cooperativa.

Existían, además, cuatro organizaciones cooperativas de carácter supe-


rior que desarrollaban actividad financiera y atendían las necesidades del
cooperativismo: la Unión Cooperativa Nacional del Crédito, Uconal; el
Instituto Nacional de Financiamiento y Desarrollo Cooperativo de Colom-
bia, Financiacoop; la Central Cooperativa de Crédito y Desarrollo Social,
Coopdesarrollo; y la Central Cooperativa Financiera para la Promoción
Social, Coopcentral. Dentro de la educación del sector jugaba un papel
importante la Universidad Cooperativa Indesco.
El profesor Mario Arango Jaramillo (2005) reseña, como importantes
durante esta década, los siguientes hechos:

Año 1974. Revista Cooperativismo y Desarrollo


Bajo la dirección de Francisco Rodríguez Vargas, en diciembre se publica
el primer número de la revista Cooperativismo y Desarrollo, cuyo objetivo

23

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec3:23 11/12/2009 10:40:57 a.m.


Acerca de EL HOMBRE COOPERATIVO de Georges Lasserre

era ser un órgano de expresión del Instituto de Economía Social y Coo-


perativismo (Indesco). Esta publicación aún es editada por la Universidad
Cooperativa de Colombia.

La solidaridad se experimenta más dificultosamente en las cooperativas


multitudinarias, agrícolas o de consumidores, donde no es posible conocer
sino a una pequeña parte de los asociados; de tal forma, el lazo es más bien
abstracto. Por ello es bueno estructurar en su seno pequeños grupos, equipos
de trabajo por ejemplo, o secciones locales apoyadas en las relaciones de
vecindad. Sobre la solidaridad.

Año 1975. Segundo Congreso Nacional de Cooperativas


Realizado en la ciudad de Bogotá y promovido por Francisco Luis Jiménez.

Año 1976. Liga Cooperativa Colombiana


El superintendente nacional de cooperativas, Marco Tulio Rodríguez,
promueve la Liga Cooperativa Colombiana como organismo de segundo
grado. Infortunadamente, tuvo corta vida.
Bajo el gobierno de Alfonso López Michelsen se impulsa en el país un am-
bicioso programa de fomento cooperativo.

Año 1978. Creación de Comuna


El 28 de junio, un grupo de estudiantes, docentes y directivos de la Univer-
sidad Cooperativa Indesco constituyeron en Medellín, con radio de acción
nacional, la Cooperativa Multiactiva Universitaria Nacional (Comuna).
De acuerdo con el diagnóstico del cooperativismo, preparado en el año
1981 para el Plan Nacional de Desarrollo Cooperativo, se encuentran los
siguientes datos estadísticos (1979), que contrastan con los resultados del
sector cooperativo colombiano para el año 2008, tomados del Sistema de In-
formación de la Confederación Colombiana de Cooperativas, Confecoop:

24

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec3:24 11/12/2009 10:40:57 a.m.


La publicación de la obra y su entorno

Tabla 2. Evolución sector cooperativo y solidario 1979-2008

1979
2008
(Departamento Nacional de
(Confeecop, 2009)
Planeación, 1983)
No. de organizaciones 2 988 10 055
Cooperativas 2 135 7 833
Fondos de empleados 517 1 972
Asociaciones mutuales 252 250
Grupos precooperativos 84 -
No. de asociados 116 100 5 453 930
Participación en el PIB 0,08% 5,09%
Personal ocupado por las organi-
92 000 135 698
zaciones
Ingresos 9 238 millones 24,0 billones
Activos 15 787 millones 23,3 billones
Patrimonio 7 704 millones 8,9 billones
Pasivo 8 083 millones 14,4 billones
Excedentes N.D. 481 218 millones

25

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec3:25 11/12/2009 10:40:57 a.m.


Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec3:26 11/12/2009 10:40:57 a.m.
3. APUNTES ACERCA DE EL HOMBRE COOPERATIVO

Bañista

27

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec4:27 11/12/2009 10:40:57 a.m.


Acerca de EL HOMBRE COOPERATIVO de Georges Lasserre

Cuando se trata de abordar una obra para un comentario o reflexión, peli-


grosamente se puede caer en el reduccionismo porque ésta, bien sea literaria
o artística, encierra magia y emociones en cada palabra, en cada frase, en
cada párrafo, en cada pincelada, en cada nota musical o en el florero puesto
en una esquina de la escena; no obstante, al atrevernos a hacer un corto
comentario sobre la obra El hombre cooperativo, de Georges Lasserre, in-
tentamos destacar elementos que son relevantes y hacemos un esfuerzo por
no caer en la simplicidad, tarea que resulta difícil, ya que el contenido en sí
encierra mucha riqueza conceptual de análisis y proposición, y un valor de
vigencia inmenso para el cooperativismo y para los estudiosos del tema.

El sentido de la fraternidad y de la solidaridad humanas tiene una importan-


cia fundamental siendo instintivo en los débiles y desheredados que sienten
que todos necesitan de los demás y entienden con facilidad que hay muchas
cosas que el individuo no puede llevar a cabo solo. Sobre la solidaridad.

En principio, podemos afirmar que el texto está escrito en un lenguaje


sencillo, conceptualmente fácil de entender y asimilar por cualquier lector,
pero, al mismo tiempo, con mucha profundidad: cada término encierra
una reflexión conceptual exquisita que da la sensación de que el tiempo se
hubiera detenido, pues mantiene gran vigencia; además, parte de preguntas
a las cuales da respuesta, pero a la vez deja en el aire algunos interrogantes,
quizá para atrapar al lector o generar inquietudes para su consideración.

Apunte primero
Como se dijo en páginas anteriores, el texto original fue publicado en el
año 1980 por Intercoop, Editora Cooperativa de la República Argentina;
consta de 117 páginas y siete capítulos, publicados por el autor en un pri-
mer momento en forma de artículos en la Revue des Études Coopératives,
publicación del Instituto Francés de la Cooperación, y fueron desarrollados
como sigue:

28

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec4:28 11/12/2009 10:40:57 a.m.


Apuntes acerca de El hombre cooperativo

• Capítulo i El sector cooperativo frente al problema humano


• Capítulo ii Las morales de clase y la moral cooperativa
• Capítulo iii Vida cooperativa y moral cooperativa
• Capítulo iv Espíritu cooperativo y eficiencia cooperativa
• Capítulo v En busca del hombre cooperativo
• Capítulo vi La formación del hombre cooperativo
• Capítulo vii Hacia el hombre cooperativo: ¿Quién? ¿Cómo?
El prólogo, muy acertado por cierto, fue escrito por Adolfo Garda, presidente
de la Segunda Cooperativa Ltda. de Seguros Generales de Argentina, en el
que se destaca la vigencia de los planteamientos del libro para la crisis del
momento y la carencia de los valores:
Toda época de crisis —y la nuestra, sin lugar a dudas, lo es— se caracteriza
por la fractura de valores vigentes y la búsqueda anhelante de otros, nuevos,
capaces de reemplazarlos. Hoy asistimos a la destrucción de un sinnúmero
de valores, pero es también evidente que no hemos conseguido encontrar
los que habrán de sucederlos. Todos los hombres y mujeres que tienen
conciencia de la importancia de esta brecha entre los valores que ya no
son reconocidos, y aquéllos que deberán asumir su lugar, deben realizar un
esfuerzo para apresurar el advenimiento ordenado de esos renovados valores
(Lasserre, 2008, p. 3).

Apunte segundo
En un primer momento, el texto hace una reflexión que se extiende por
todo el libro, que confronta permanentemente el capitalismo como sistema
económico deshumanizante, y ve a la cooperación como una manera humana
de desarrollar un sistema económico y social; en este sentido, establece una
primera contradicción entre el capitalismo y lo humano, la cual enfrenta
dos polos: “en el sector capitalista, todo parte del dinero y todo vuelve al
dinero; la cooperación, promueve lo humano” (Lasserre, 2008, p. 6).

29

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec4:29 11/12/2009 10:40:57 a.m.


Acerca de EL HOMBRE COOPERATIVO de Georges Lasserre

El movimiento cooperativo nació de dos fuentes. Una sublevación contra


la miseria obrera o campesina, o por lo menos la necesidad, la presencia
de la necesidad. Fue básicamente el interés personal el que contribuyó a
llevar a esos hombres hacia esa acción colectiva ya que sentían la debilidad
para negociar de quienes están solos frente al comerciante, al patrón, al
prestamista, al usurero. Sobre la génesis del movimiento cooperativo.

Aquí intenta develar la inmensidad del ser humano, que se vuelve pequeña
y frágil cuando empiezan a confluir factores de explotación, poder, dinero,
mercantilismo:
El tipo de hombre y más todavía de mujer y ahora también de niño que se
forma sistemáticamente es una “máquina de desear” (Ruskin) que cree en
la felicidad por medio de las compras, esclava de la moda, que compra con
los ojos cerrados, un despilfarrador que tira las cosas antes de que estén gas-
tadas, un ser pasivo que le teme al esfuerzo. Es casi también una alienación
(Lasserre, 2008, pp. 12-13).
Pero, a la vez, descubre un potencial inmenso, fuerte y creativo en la
cooperación:
La cooperación, por el contrario, parte de las necesidades de los hombres,
trabajadores o consumidores, y no considerándolos poseedores. Dichas
necesidades son complejas e implican aspectos que van más allá de su base
material. El trabajador desea, además de ganar dinero, una seguridad de
empleo, un ambiente de camaradería en su lugar de trabajo, una posibilidad
para desarrollar en él su personalidad, una vejez asegurada (Lasserre, 2008,
p. 13).

Claro está que la moral cooperativa no puede atribuirse algunos de los


elementos de la moral burguesa como lo son el prestigio del dinero, la
justificación sin límite de la ganancia, la consideración social para los más
afortunados, la atribución del poder en función del dinero, el absolutismo
de la propiedad que llega a ser sagrado. Sobre la moral cooperativa.

Y añade, además: “El sector cooperativo está por lo tanto obligado a mejorar
por sí mismo esa calidad humana”. De entrada, plantea el reto de construir
desde la cooperativa unas relaciones sociales humanas que busquen una
buena calidad de vida, y nos insta al cumplimiento de la misión perenne de
las cooperativas.

30

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec4:30 11/12/2009 10:40:58 a.m.


Apuntes acerca de El hombre cooperativo

Además, hace una exaltación rica y poéticamente elaborada, sobre la prepon-


derancia necesaria de lo humano en la cooperativa como factor importante
y fundamental para el constructo del desarrollo de relaciones sociales de
producción, que aventajan la práctica capitalista de explotación:
Sin embargo, esa superioridad sobre el capitalismo tiene una contrapartida
y hasta podría decirse un precio, ya que al humanizar a la empresa y al hacer
intervenir, sin duda alguna, los aspectos hermosos de la naturaleza humana
también se introducen los menos bellos. Con lo humano se introduce lo
“demasiado humano” y de ello resulta una constatación que es de importancia
fundamental, a saber, que el éxito de una cooperativa depende más del factor
humano que el de una empresa capitalista (Lasserre, 2008, p. 14).

El militante cooperativo es ante todo un hombre que tiene convicciones,


que adhiere al mensaje cooperativo fundamental y que conoce la superio-
ridad de la empresa cooperativa con relación al capitalismo y al estatismo.
Finalmente, no siempre tiene en forma muy clara y explícita el sentido de
la dignidad humana, el de la solidaridad, el de la justicia. Muchos esperan
una transformación social por la extensión y hasta la generalización de las
estructuras cooperativas. Estos elementos en lo que hace a su forma y a su
importancia respectiva pueden variar mucho de un hombre a otro. Sobre el
cooperativista como militante.

Lasserre deja entrever que el modelo basado en la cooperación ha perma-


necido vigente históricamente y el fracaso de las cooperativas ha obedecido
a actitudes humanas:
La cooperativa está mucho más expuesta a las fallas en la calidad humana y
a sus efectos. En materia de deshonestidad, por ejemplo, puede ocurrir que
una riqueza colectiva sea menos celosamente custodiada que una riqueza
individual. Los conflictos entre las personas que en una empresa capitalista
se resuelven con rapidez y en forma discreta, mediante el arbitraje o el poder
del dinero, pueden ampliarse y perdurar en nuestras pequeñas democracias
donde pueden existir rivalidades por el poder o la promoción. Estas desho-
nestidades, esos conflictos se sienten mucho más y son estigmas que afectan
la confianza […]
Cuando se analizan las dificultades y los fracasos de las cooperativas a efectos
de extraer enseñanzas de ellos, se observa que casi nunca fueron fruto de la
naturaleza cooperativa propia a esas empresas. Su causa, en la mayoría de

31

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec4:31 11/12/2009 10:40:58 a.m.


Acerca de EL HOMBRE COOPERATIVO de Georges Lasserre

los casos fue sicológica o moral; fue la calidad humana la que no estuvo a
la altura de la situación o del pensar cooperativo (Lasserre, 2008, p. 14).

Apunte tercero
Otro elemento fundamental del libro y que introduce componentes im-
portantes para el análisis, hace referencia al grupo como eje central de la
cooperación y, a su vez, para decirlo de alguna forma, de la necesidad del
establecimiento de pactos que lleven a la práctica de unas buenas relaciones
humanas entre las personas que interactúan, que generen confianza, pero
también
[…] a conservar y elevar la moral expresada en términos de las costumbres,
es decir la moral que predomina en la conciencia colectiva de la masa, la
que inspira los juicios éticos que se imponen a veces muy sólidamente, otras
muy débilmente, mediante las pautas sociales y el conformismo (Lasserre,
2008, p. 17).

El respeto de la persona humana, es evidente en toda cooperativa que funciona


correctamente en lo que se refiere a las relaciones con sus asociados. Ellos no
son reducidos al rol de instrumentos utilizados para aumentar las ganancias y
a quienes se trata con desparpajo cuando conviene, como hacen las empresas
lucrativas. El esfuerzo por satisfacer sus necesidades frecuentemente complejas
las consideraciones por la persona son visibles, y nacen del poder supremo que
les otorga la democracia cooperativa. Como contrapartida, puede constatarse
también la gran confianza que con mucha frecuencia otorgan los asociados a
su cooperativa. Sobre la dignidad humana.

Le otorga la mayor significancia a la moral como formadora y constructora


de un tipo de hombre:

Pero para que un grupo, “natural” como la familia o la nación, o voluntario


como las asociaciones y las empresas, pueda brindar a sus miembros los
servicios que estos esperan de él, es necesario que funcione bien y para ello
que obtenga de ellos un comportamiento determinado, una cierta disciplina,
una cierta subordinación del interés personal al interés colectivo. Es necesario
que sus miembros asuman responsabilidades, se sientan ciudadanos, mili-

32

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec4:32 11/12/2009 10:40:58 a.m.


Apuntes acerca de El hombre cooperativo

tantes y, a veces que lleguen hasta la abnegación, el heroísmo o el sacrificio


en momentos difíciles.

Para lograr ese comportamiento el grupo elabora y afirma una moral que
declara loables los actos que son útiles o fortifican al grupo y nocivos los
que le producen perjuicios. De este modo esa moral plantea un tipo deter-
minado de hombre un modelo humano que es el que más le conviene al
grupo (Lasserre, 2008, p. 16).
Entendido el cooperativismo como una “ideología”, desarrolla de manera
clara una reflexión acerca de la misma, llevándola casi al nivel de necesaria
e imprescindible para la identidad de los grupos y esperanzadora para el
futuro:
Para reforzar su influencia psicológica, las ideologías tienden a anunciar
la victoria del grupo, la llegada de tiempos mejores, tratando de crear una
esperanza que se transforma en un poderoso factor de motivación que lleva
a los miembros a aceptar los esfuerzos que deben hacerse, al igual que la
abnegación y los sacrificios que aceptan de buen grado. Las ideologías abren
perspectivas para el futuro, hacen promesas, y hasta elaboran mitos y utopías
(Lasserre, 2008, p. 18).

A veces sienten la tentación de utilizar métodos recomendados por los pro-


fesores de administración eficaces para nutrir la ganancia de las empresas
capitalistas, pero contrarios al espíritu y a la finalidad de las empresas coope-
rativas. Acerca de la administración en las cooperativas.

Con respecto a la moral, Lasserre vuelve a la contradicción inicial capitalis-


mo-cooperación, al afirmar que existen grandes diferencias entre lo que es
la moral capitalista burguesa y la moral de la cooperación; en una palabra,
nos introduce en la discusión marxista de la "moral de clases" en la que se
establece ese tipo de diferencias. Con ello advierte, para el año 1974, un
retroceso en la moral cooperativa:
Los hombres y las mujeres de la pretendida “sociedad de consumo”, mimados
y condicionados por la comercialización, le temen a la responsabilidad en
la que sólo ven un sometimiento y se sienten poco inclinados a la sociedad
porque crea obligaciones. Temen el esfuerzo y se vuelven pasivos y esclavos de
sus necesidades individuales que se han sobredimensionado. La cooperación
no los atrae mucho (Lasserre, 2008, pp. 40-41).

33

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec4:33 11/12/2009 10:40:58 a.m.


Acerca de EL HOMBRE COOPERATIVO de Georges Lasserre

En este punto cabe preguntarse, según el enfoque de Lasserre y observando


las dimensiones que ha tomado el capitalismo con el advenimiento de la
globalización, ¿hasta dónde la moral cooperativa se ha afianzado hoy?

La dirección cooperativa no debe ser un calco de la capitalista porque la


finalidad de la empresa cooperativa no puede ni debe ser idéntica a la de las
empresas con fines de lucro. Sobre la administración cooperativa.

Más allá de las respuestas que pueda tener la pregunta, Lasserre introduce
algunas premisas que permiten considerar la consolidación de la moral de
la cooperación y desarrolla elementos importantes sobre la misma frente al
quehacer económico:
La moral cooperativa no sólo implica respeto por el hombre y buenas rela-
ciones humanas. También supone una moral de la buena administración y es
necesario conciliar, combinar todos esos elementos. Es cierto que la calidad
humana de las personas, la calidad de las relaciones humanas constituye para
las empresas factores de éxito. […] Otros elementos, en cambio, tienen por
objeto asegurar el éxito económico de las empresas cooperativas es lo que
denominamos la moral de la buena administración (Lasserre, 2008, p. 67).

Apunte cuarto
Además de muchos elementos conceptuales valiosos, el texto nos arroja pistas
importantes y necesarias con relación al perfil, los parámetros de conducta,
las acciones o prácticas de vida, las actitudes y aptitudes morales, éticas,
sociales y espirituales que deben reunir las personas para garantizar una ac-
ción cooperadora eficiente y eficaz, que sirva para generar transformaciones
sociales y crear condiciones de vida dignas, con justicia, todo lo cual parte
de la consideración de que la clave de la cooperación de las cooperativas está
en las personas. En este sentido, Lasserre tiene un mérito valioso porque
aporta aspectos importantes, desde su concepción teórica, que le permiten
llegar al nodo filosófico del problema, a la pregunta platónica por el ser
y, como un mago, saca dentro de sus mangas la carta precisa: aquella que
contrapone el homo cooperativus al homo economicus.

34

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec4:34 11/12/2009 10:40:58 a.m.


Apuntes acerca de El hombre cooperativo

Para sobrevivir, muchas cooperativas se han visto obligadas por los progresos
de la ciencia de la administración a contratar directivos y altos ejecutivos
extraños a la idea y al espíritu cooperativo lo cual crea una situación peligrosa
por lo que sólo debería ser una solución transitoria.
Además las grandes cooperativas, en especial, no están exentas de la tecnocracia
ni del fenómeno que John Galbraith llamó “tecnoestructura” (se trata de la
tendencia, en la práctica, a ir dejando el poder, de la Asamblea general y hasta
del Consejo de administración en manos de dirigentes, ejecutivos superiores
y a veces hasta de nivel medio, quienes los utilizan para atribuirse ventajas
excesivas a expensas de los socios). Acerca de la administración cooperativa.

El homo economicus, según Benjamín Ramírez (1989), es:


Una representación abstracta ideada por los economistas clásicos que explica
los motivos que impulsan al hombre en su realidad a la realización de sus
actividades económicas, y que, desde luego, también explica la constitución
de un orden económico basado en un comportamiento de este tipo (Ramírez,
1989, p. 131).

Ramírez (1989) retoma las características que, según Heller Wolfgang, tiene
el comportamiento de este homo economicus, las cuales se sintetizan así:
1. El homo economicus actúa exclusivamente movido por el interés personal,
es decir, en él predomina la tendencia a alcanzar la máxima satisfacción o
bienestar con el mínimo de esfuerzo.
2. El homo economicus no conoce ningún móvil extraeconómico. Su conducta
no puede ser movida por otro tipo de estímulos distintos a los económicos,
no puede estar originada por ejemplo, en el altruismo o en la justicia.
3. El homo economicus actúa siempre en forma racional. Siempre decide por
alternativas que le ofrecen mayores ventajas económicas. No se espera que
actúe espontáneamente.
4. El homo economicus actúa en forma mecánica, idéntica a la de un robot,
sólo movido por el interés personal. Cualquier otra actuación no cabe en
él, pierde su libertad de actuar.
5. El homo economicus actúa sin tener en cuenta las circunstancias del medio,
por ejemplo del espacio, del tiempo, sino que busca adaptarse siempre a la
realidad presente. Si cambian las circunstancias que determinan su manera
de actuar racional, como un robot calcula nuevamente las alternativas que
mayores ventajas le proporcionan.

35

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec4:35 11/12/2009 10:40:58 a.m.


Acerca de EL HOMBRE COOPERATIVO de Georges Lasserre

6. El actuar del homo economicus trascurre siempre en un mercado de libre


competencia.
En cambio, el homo cooperativus es apenas una abstracción de lo que podría
ser la creación de un hombre moralmente bueno a través de la cooperación
(pp. 131-132, 134).

La finalidad de la empresa capitalista es un máximo de beneficio para el capital


y la búsqueda de ese tipo de eficiencia lleva, a menudo, a utilizar medios más
o menos inmorales o contrarios al interés general. La o las finalidades de una
cooperativa son muy diferentes; por consiguiente, medir su eficiencia eco-
nómica con los mismos criterios y cifras que la empresa capitalista, es decir,
mediante la rentabilidad, constituye un error grave de apreciación. Lo único
que puede compararse directamente es la eficiencia de las técnicas materiales.
Acerca de la eficiencia.

Para Lasserre:
El hombre cooperativo es un hombre que está animado por el espíritu
cooperativo. […] Es un hombre honesto, que respeta la personalidad del
prójimo y la igualdad en la dignidad de todos. Obra en conformidad con
la justicia y la solidaridad y tiene sentido de la responsabilidad en general y
de las responsabilidades particulares que asume (Lasserre, 2008, p. 77).

Lasserre (2008) estructura lo que él denomina “Pequeña antología del hombre


cooperativo”, en la que se descubren cualidades en los órdenes personal, grupal,
moral y económico. En esa búsqueda nos remite a los Pioneros de Rochdale, a
varios autores e inclusive a almanaques:
Se trató de definirlo y encontramos de él, en un viejo almanaque coopera-
tivo inglés un retrato que no ha perdido actualidad: hombres incorruptibles;
hombres que la riqueza no puede seducir; hombres igualmente honestos en
las grandes como en las pequeñas cosas; hombres activos, hombres que no
se dejan desanimar por los fracasos; hombres que no tienen dos líneas de
conducta: una para sus asuntos personales, otra para las cuestiones públi-
cas; hombres cuyas preocupaciones van más allá de su bienestar personal;
hombres que mantienen su palabra y son fieles a sus amigos en las alegrías
y en las penas (p. 79).

En síntesis, en esa búsqueda de las características especiales que presenta


la cooperación por el acto casi religioso y humano de la solidaridad, por la

36

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec4:36 11/12/2009 10:40:58 a.m.


Apuntes acerca de El hombre cooperativo

equilibrada comunión entre lo económico y lo social, el homo economicus


que ha creado el capitalismo durante toda su existencia no se acerca al
tipo de hombre que necesita la cooperativa, y Lasserre lo dice con Roger
Ramaeker:
Se trata del hombre total, del hombre que hay que rescatar del aislamiento y
del egoísmo, del hombre a quien hay que llevar a descubrir la vida, una vida
para ser vivida en conjunto, en la comunidad. Una comunidad que no oprime
sino que libera en la medida en que quienes la integran se conducen no como
súbditos ni como amos sino como cooperativistas (Lasserre, 2008, p. 87).

Finalmente, Lasserre define los elementos que deben constituir la formación


del hombre cooperativo, y resalta tres de ellos:
1. La doctrina.
2. La práctica de la vida cooperativa.
3. El contagio de los cooperativistas convencidos y dedicados a su
causa.
El hombre cooperativo es un texto que, independientemente de la forma
neoliberal del capitalismo actual, todavía mantiene vigente la propuesta de
"hombre nuevo", y reafirma la necesidad de precisar más de él. Es un texto
que hay que leer y asimilar porque, en medio del desierto del capitalismo,
la cooperación y la práctica cooperativa constituyen un oasis al que hay que
acudir para beber agua fresca.

37

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec4:37 11/12/2009 10:40:58 a.m.


Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec4:38 11/12/2009 10:40:58 a.m.
4. IDEAS, FUERZA DEL PENSAMIENTO DE LASSERRE

Desplazados 2

39

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec6:39 11/12/2009 10:40:58 a.m.


Acerca de EL HOMBRE COOPERATIVO de Georges Lasserre

Parte de lo que caracteriza a cualquier autor es la fuerza y el sentimiento


que le imprime a sus ideas, bien sea porque orientan, sugieren preguntas o
crean incertidumbres, estemos de acuerdo o no con él, bien por afinidad
con sus conceptos o por divergencia ideológica, y es el ejercicio de la lectura
el que nos permite entender a dónde nos quiere llevar el autor, ya por la
magnificencia del rigor y la calidad conceptual, o por la simpleza de lo que
no trasciende y se queda en lo insulso, lo superficial; en este sentido, las
reflexiones del profesor Georges Lasserre, amén de la claridad y su espíritu
orientador, se convierten en un valioso aporte para la construcción del hom-
bre cooperativo que queremos: por ello es necesario y casi imprescindible
que se reseñen en este cuaderno, de manera suelta, algunos de sus apreciables
conceptos como una forma de acercarnos a su obra.

Acerca del sector cooperativo frente al problema


humano
• El poder de decisión que la cooperación le atribuye a la persona y
no al dinero, le permite expresar su satisfacción (que es demasiado
compleja para que se la pueda cuantificar directamente) o sus críticas
y orientar consecuentemente la acción de su empresa.
• Los conflictos entre las personas que en una empresa capitalista se
resuelven con rapidez y en forma discreta, mediante el arbitraje o el
poder del dinero, pueden ampliarse y perdurar en nuestras peque-
ñas democracias donde puede existir rivalidades por el poder o la
promoción. Estas deshonestidades, esos conflictos se sienten mucho
más y son estigmas que afectan la confianza.
• Las estructuras de poder egoísta y brutal viven muy bien sin nece-
sidad de cualidades morales. En cambio, cualquier estructura que
anhela ser humana, justa, fraterna, tiene, necesariamente, engranajes
delicados y frágiles.
• El grupo, para unirse más y estimular a sus miembros cultiva acti-
tudes afectivas como el entusiasmo por el grupo, vida, sus objetivos;
veneración hacia sus pioneros, sus héroes, sus jefes; reprobación
hacia sus adversarios y quizá más aún hacia sus miembros infieles,
sus “renegados’’ o ‘’traidores’’ que de ser necesario se inventan, ya
que está probado que los hombres se unen con más facilidad contra
alguien que en pro de una causa.

40

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec6:40 11/12/2009 10:40:58 a.m.


Ideas, fuerza del pensamiento de Lasserre

• También hay que hacer notar que cuanto más pequeño es un grupo
cada uno de sus miembros percibe tanto mejor la influencia del
comportamiento de cada uno y, en particular, la del suyo propio
sobre el buen funcionamiento de ese grupo.
• Cuando el comportamiento de algunos miembros del grupo, en
especial el de los jefes, contradice los valores morales y los principios
del grupo, sus miembros resultan afectados y pierden la confianza
que tenían en la sinceridad de esos asociados o de esos jefes, cosa
que es normal (Lasserre, 2008, pp. 11-24).

Acerca de las morales de clases y la moral cooperativa


• El movimiento cooperativo nació de dos fuentes. Una sublevación
contra la miseria obrera o campesina, o por lo menos la necesidad,
la presencia de la necesidad. Fue básicamente el interés personal el
que contribuyó a llevar a esos hombres hacia esa acción colectiva ya
que sentían la debilidad para negociar de quienes están solos frente
al comerciante, al patrón, al prestamista, al usurero.
• Pero era también una sublevación contra la inmoralidad en los
negocios, la injusticia económica y social del capitalismo, es decir,
contra la explotación.
• El primero de esos valores es el respeto debido a la persona huma-
na, el sentido de la dignidad, en todos sus aspectos, aún en los más
humildes.
• Un hombre se hace acreedor a la estima sobre todo por su dedicación
a la tarea, su habilidad profesional, la calidad y utilidad de su trabajo.
El gran orgullo, el punto de honor es poder decir “Me gano la vida
con mi trabajo”.
• El sentido de la fraternidad y de la solidaridad humana tiene una
importancia fundamental siendo instintivo en los débiles y deshe-
redados que sienten que todos necesitan de los demás y entienden
con facilidad que hay muchas cosas que el individuo no puede llevar
a cabo solo.
• La norma de “a cada uno según sus necesidades” va todavía más lejos.
Es una síntesis de la solidaridad y de la justicia y busca afanosamente la
corrección de los efectos de las desigualdades naturales o engendradas
por las estructuras sociales.

41

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec6:41 11/12/2009 10:40:58 a.m.


Acerca de EL HOMBRE COOPERATIVO de Georges Lasserre

• Claro está que la moral cooperativa no puede atribuirse algunos de los


elementos de la moral burguesa como lo son el prestigio del dinero,
la justificación sin límite de la ganancia, la consideración social para
los más afortunados, la atribución del poder en función del dinero,
el absolutismo de la propiedad que llega a ser sagrado.
• En esta empresa aplicamos los principios que deseamos ver triunfar
en la sociedad, a saber, libertad y posibilidad de realización para
las personas, solidaridad, justicia en la distribución de la riqueza,
democracia en la toma de decisiones.
• Los hombres y las mujeres de la pretendida “sociedad de consumo”,
mimados y condicionados por la comercialización, le temen a la
responsabilidad en la que solo ven un sometimiento y se sienten
poco inclinados a la sociedad porque crea obligaciones. Temen el
esfuerzo y se vuelven pasivos y esclavos de sus necesidades indivi-
duales que se han sobredimensionado. La cooperación no los atrae
mucho (Lasserre, 2008, pp. 25-44).

Vida cooperativa y moral cooperativa


• Más allá de su utilidad económica, la razón de ser última del mo-
vimiento cooperativo es instaurar entre los hombres un cierto tipo
de relaciones, no puede limitarse a perseguir la abundancia y el
bienestar.
• Los cooperativistas deben crear, vivir, convertirse ellos mismos en
demostraciones visibles de la expresión de las finalidades morales
de la cooperación.
• Y si el movimiento cooperativo fracasara y desapareciera, sería ne-
cesario continuar luchando y militando, con otros medios, por ese
mismo ideal.
• Hay cooperativas que podríamos llamar “minimalistas”, que observan
las reglas de Rochdale estrictamente en la medida necesaria para evitar
ser llamadas falsas cooperativas.
• Lo que es cierto, es que cuanto más allá se va en la dirección comuni-
taria, más exige el éxito el concurso de personas de cualidades morales
—lealtad, trabajo, altruismo— muy elevadas.
• El sector cooperativo traicionaría su misión y empañaría su imagen si
exportara y volcara sobre los demás, explotándolos u oprimiéndolos,

42

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec6:42 11/12/2009 10:40:58 a.m.


Ideas, fuerza del pensamiento de Lasserre

todo aquello que desea eliminar de su seno, o si se negara a asociarse


a otros esfuerzos que tienden a lo mismo que él preconiza.
• La mayor parte de los éxitos de las cooperativas obreras de producción
se han debido a la calidad de su trabajo, a la conciencia profesional
de los cooperadores y al clima humano vinculado a la emancipación
de los trabajadores que dichas cooperativas realizan.
• La solidaridad se experimenta más dificultosamente en las cooperativas
multitudinarias, agrícolas o de consumidores, donde no es posible
conocer sino a una pequeña parte de los asociados; de tal forma, el
lazo es más bien abstracto. Por ello es bueno estructurar en su seno
pequeños grupos, equipos de trabajo por ejemplo, o secciones locales
apoyadas en las relaciones de vecindad (Lasserre, 2008, pp. 45-65).

Espíritu cooperativo y eficiencia económica


• La responsabilidad es un factor de dignidad humana y de colaboración
confiada, un factor de buenas relaciones humanas. Es por ello que
se la podría colocar también entre la primera categoría de elementos
integrantes de la moral cooperativa.
• Hoy en día, cada vez más las cooperativas recurren a directivos que
han hecho sólidos estudios en administración de empresas, hecho que
contribuye a solucionar esta debilidad de las cooperativas pero que trae
aparejado otro problema cual es la falta de preparación que no todos
asimilan después de su ingreso al servicio de esas sociedades.
• A veces sienten la tentación de utilizar métodos recomendados por
los profesores de administración eficaces para nutrir la ganancia de
las empresas capitalistas, pero contrarios al espíritu y a la finalidad de
las empresas cooperativas.
• La dirección cooperativa no debe ser un calco de la capitalista porque
la finalidad de la empresa cooperativa no puede ni debe ser idéntica
a la de las empresas con fines de lucro (Lasserre, 2008, pp. 67-75).

En busca del hombre cooperativo


• La solución cooperativa sólo alcanzará su plena medida si una can-
tidad suficiente de hombres del sector cooperativo alcanza la calidad
humana necesaria. Hay que evitar constituir “cooperativas” sin coo-
perativistas.

43

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec6:43 11/12/2009 10:40:58 a.m.


Acerca de EL HOMBRE COOPERATIVO de Georges Lasserre

• El hombre cooperativo es sencillamente un hombre al que anima


el espíritu cooperativo. Es el tipo de hombre que más se necesita y
que más se adecua al éxito económico y humano de las empresas
cooperativas y a una eventual economía cooperativizada.
• En efecto, las palabras altisonantes como libertad, fraternidad, jus-
ticia, etc., cansan pronto mientras que no cansa ver hombres verda-
deramente libres, realmente fraternales, verdaderamente justos.
• El hombre cooperativo, consciente de que todos tienen, a pesar de
sus capacidades diferentes, igual dignidad inherente a la persona
humana, se dirige a todos sin complejos de superioridad ni de infe-
rioridad. Evita en especial el autoritarismo, la humillación para sus
subordinados.
• El hombre cooperativo es un hombre solidario. Trata de promover
sus intereses personales mediante la acción común que también
aprovecha a los demás. Acepta el mejorar su suerte más despacio que
si lo hiciera solo pero, al mismo tiempo que los demás.
• El cooperativista no debe vacilar en pensar por sí mismo, libremente,
y dar su opinión aunque sea divergente.
• El sentido de la responsabilidad implica, en el hombre cooperativo,
obligaciones menos pesadas pero cotidianas, a saber, el comporta-
miento necesario para la eficiencia de la cooperativa.
• Vayamos todavía más lejos. El hombre cooperativo perfecto debe
tener el sentido del interés general en el más amplio sentido de la
palabra: interés nacional, interés por la comunidad mundial. Y, en
particular, frente a los problemas futuros de los cuales nuestra época
está comenzando a tomar conciencia de la necesidad de proteger
los recursos naturales y la habitabilidad del planeta (Lasserre, 2008,
pp. 77-87).

La formación del hombre cooperativo


• Digamos, ante todo, que como las cualidades que hacen a un buen
cooperativista son las mismas que hacen a un buen ciudadano en
una democracia, es el Estado el que debiera procurar esa formación.
Pero “el mundo capitalista forma patrones y asalariados ya que éstos
son los tipos humanos que necesita” y no forma cooperativistas.

44

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec6:44 11/12/2009 10:40:58 a.m.


Ideas, fuerza del pensamiento de Lasserre

• Todo hombre que desea su propia realización, adquiere fácilmente la


conciencia del hecho de que un factor importante para su calidad de
vida, por ende para su felicidad, reside en la calidad de las relaciones
humanas en las que interviene.
• Cuando nació el movimiento cooperativo, en la época de la peor
miseria del proletariado, cuando los trabajadores hubieron aprendido
en carne propia la vanidad de la rebelión, se volcaron hacia la idea de
la asociación y depositaron en ella todas sus esperanzas, pero sin tener
aún una idea muy clara del tipo de asociación que debían fundar.
• El principio rochdaleano, pero no esencial, de la neutralidad política
y religiosa puede y debe ser concebido en otra forma que no sea
un silencio respecto de las diferencias de convicciones por temor a
choques y divisiones.
• La mejor motivación superior, la más digna de ser divulgada y cul-
tivada, la mejor forma de “fe cooperativa” si se quiere denominar
así, es una confianza absoluta depositada, no en las organizaciones
cooperativas, ni siquiera en las normas cooperativas, ya que sólo son
medios, sino en las finalidades de donde derivan esas normas y que
deben servir a las organizaciones, a saber, el respeto por la persona
humana, la solidaridad, la justicia, la responsabilidad (Lasserre,
2008, pp. 89-101).

Hacia el hombre cooperativo: ¿Quién? ¿Cómo?


• Las grandes cooperativas multitudinarias, agrícolas o de consumo,
presentan una contradicción: para ser económicamente eficientes
tienen que conseguir socios en forma masiva y para que puedan en-
carar los valores humanos y sociales de la cooperación sus miembros
debieran ser verdaderos cooperativistas y por lo tanto una élite.
• La dirección de empresas cooperativas no debe ser idéntica a la ca-
pitalista ya que ni la finalidad económica de la empresa ni la escala
de valores y, por ende, las prioridades son las mismas.
• No busquemos más, como quiere inculcarnos el capitalismo, una
felicidad cuantitativa fundada en el tener que tan rápidamente
decepciona, sino una felicidad cualitativa en el ser y, mejor aun, en
el amar.
• Confiemos en el hombre pero no creyéndolo naturalmente bueno.

45

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec6:45 11/12/2009 10:40:58 a.m.


Acerca de EL HOMBRE COOPERATIVO de Georges Lasserre

• Cualquier hombre puede cambiar, aun el que ha caído más bajo.


Es algo que he vivido y que he visto vivir a muchos. La revolución
personal es posible y es hoy en día que puede apoyarse la confianza
en el hombre.
• Cuando se está en conflicto con alguien, cosa que es inevitable, no
nos resignemos a esta situación nociva. Ser el primero en reconocer
sus errores, el primero en tender la mano, buscar juntos la solución
más justa (Lasserre, 2008, pp. 103-116).

46

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec6:46 11/12/2009 10:40:58 a.m.


A MANERA DE CONCLUSIÓN

Dialéctica de la vida

47

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec7:47 11/12/2009 10:40:58 a.m.


Acerca de EL HOMBRE COOPERATIVO de Georges Lasserre

Es preciso iniciar esta conclusión, en momentos en que el mundo vive una


de las más profundas crisis de valores que haya dado cuenta la historia, obser-
vando un aparte del informe acerca de los Objetivos de desarrollo del milenio
2008 (Naciones Unidas, 2008):
Junto con los éxitos alcanzados hay diversos objetivos y metas que es probable
que no se alcancen, a menos que se adopten medidas adicionales, reforzadas
o correctivas de manera urgente:

• Es muy poco probable que se pueda lograr la meta de reducir a la mitad


la proporción de personas del África subsahariana que vive con menos de
un dólar por día.

• Se considera que aproximadamente la cuarta parte de la totalidad de los


niños de países en desarrollo tienen insuficiencia ponderal y corren riesgo
de que su futuro se vea comprometido por los efectos a largo plazo de la
subnutrición.

• Aproximadamente 2 500 millones de personas, casi la mitad de la población


del mundo en desarrollo, vive sin servicios de saneamiento mejorados.

• Más de un tercio de la creciente población urbana de los países en desarrollo


vive en tugurios (p. 3).

Agregamos algunos apartes del informe presentado por la Organización


Internacional del Trabajo (oit):
[…] cifra en 20 millones el número de empleos que se perderán entre enero
de 2008 y diciembre de 2009 en todo el mundo a consecuencia de la crisis. El
número de pobres (aquellos que sobreviven con menos de dos dólares diarios)
llegará en 2009 a los 1 920 millones, 400 millones más que antes del inicio
de esta crisis. Además, en dos décadas la brecha que separa a los más ricos de
los más pobres se ha abierto un 70% (gara, 2008).

Dichos informes nos dan cuenta de una realidad cruel, que muestra la miseria,
hasta donde puede llegar la humanidad, por posturas de ambición desmedi-
da, por una inequitativa distribución de la riqueza; pero somos los hombres
quienes a través de la cooperación, de la cooperativización de la sociedad y
llenos de motivaciones especiales, estamos llamados a transformarla. Siguiendo
a Lasserre:

48

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec7:48 11/12/2009 10:40:58 a.m.


A manera de conclusión

Felizmente para la cooperación el tipo de motivaciones que debe suscitar


responde a aspiraciones profundas. Todo hombre que desea su propia
realización, adquiere fácilmente la conciencia del hecho de que un factor
importante para su calidad de vida, por ende para su felicidad, reside en
la calidad de las relaciones humanas en las que interviene. Esto lo aprende
sufriendo ya que es sufriendo él mismo o viendo sufrir a otros por una
injusticia, una opresión, por su soledad en los momentos cruciales, que
descubre el valor de la justicia, la libertad, la solidaridad (Lasserre, 2008).

Ahora bien, es necesario plantear que el profesor Georges Lasserre escribe


su obra con un espíritu de militante: la escribe para obreros y campesinos
en un contexto histórico diferente al que vivimos hoy; sin embargo, es in-
dudable que son los hombres y las mujeres, situados en cualquier estadio de
la historia, quienes le dan la esencia al cooperativismo. En este sentido, una
cooperativa es, trasciende y genera cambios profundos en su comunidad y,
por qué no decirlo, en la sociedad, por la acción que los hombres y mujeres
ejerzan, una acción que, al decir de Lasserre: “va acompañada de una doc-
trina, una práctica de vida cooperativa y un contagio de convencimiento y
dedicación a su causa” (2008, p. 113).
Se puede decir que la obra de Lasserre tiene vigencia y su pensamiento
cobra actualidad en nuestro presente, un momento en el que las condiciones
materiales de existencia de la humanidad se caracterizan cada día más por
la falta de solidaridad, la irracionalidad, la violencia demencial y la pobreza
extrema, situaciones éstas que precisan del hombre cooperativo de Lasserre,
un hombre con posturas humanizantes, preñado de amor y ternura, con
profundo apego por la vida y la naturaleza, distanciado del determinismo
del hombre económico, que realiza acciones de un alto valor solidario y, por
último, que orienta sus actos de vida hacia la acción cooperativa, puesto que,
cuando el hombre cooperativo, en sus actos, se aleja de la acción cooperativa,
de la práctica cooperativa, en la búsqueda de la felicidad y el bienestar de sus
congéneres, cae en un profundo estado de soledad, que lo arrastra al mercado
como una veleta sin rumbo, adentrada en un mar embravecido. Así, cuando
ese hombre se mira en el espejo del capitalismo, desde luego deja traslucir
una imagen a su semejanza, en la que afloran posiciones individualistas de
un desmedido poder, además de la obnubilación por el dinero: es esa la
imagen que va a proyectar en su accionar a la cooperativa.

49

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec7:49 11/12/2009 10:40:58 a.m.


Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec7:50 11/12/2009 10:40:58 a.m.
EPÍLOGO

El Ladrón

51

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec8:51 11/12/2009 10:40:59 a.m.


Acerca de EL HOMBRE COOPERATIVO de Georges Lasserre

Cuenta la leyenda que Europa se debatía entre el hambre y la pobreza, y


no era para menos: las máquinas estaban desplazando paulatinamente las
manos laboriosas de hombres y mujeres, quienes rudimentariamente en
talleres artesanales, a golpe de sudor, habían sobrevivido a malos tiempos de
crisis. Los cambios se sucedían apresuradamente y daban paso a un nuevo
orden económico y social, de opulencia y grandes carencias.
Los dioses, al enterarse del caos reinante en la Tierra, después de analizar
la problemática día y noche, durante grandes jornadas cósmicas, llegaron
a la sabia conclusión de que sólo con la cooperación y la solidaridad los
habitantes del planeta encontrarían la felicidad, la solución a sus necesi-
dades y la realización de grandes transformaciones sobre la base del bien
común; pero para ello tenían que organizarse, ser más humanos. Llenos de
ilusiones enviaron a la diosa Iris a la Tierra con mensaje de urgencia para
la humanidad; en el camino ella se encontró con un grupo de tejedores de
lana de la ciudad de Rochdale, quienes entusiastamente la recibieron y, con
ella, al mensaje de los dioses. Después de analizarlo, de mucho estudiar su
propuesta, de consultarla con la historia, se dieron a la tarea de hacer reali-
dad sus sueños y crearon una sociedad cooperativa la cual fundamentaron
con principios y valores.
La idea se fue extendiendo por todo el mundo y se juntaron millones de
personas a su alrededor, lo que tiene muy contentos a los dioses; pero lo que
todavía ellos no han podido entender hasta hoy es el porqué la felicidad ha
sido tan esquiva a los seres humanos, y la cooperación y la solidaridad han
sido tan frágiles en un mundo que sufre tantas penurias.

52

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec8:52 11/12/2009 10:40:59 a.m.


BIBLIOGRAFÍA

Añoranzas

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec8:53 11/12/2009 10:40:59 a.m.


Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec8:54 11/12/2009 10:40:59 a.m.
Arango, M. (2000), Economía Solidaria. Una alternativa económica y social, Me-
dellín, Coimpresos, Fondo Editorial Cooperativo.
__ (2005), Manual de cooperativismo y economía solidaria, Medellín, Universidad
Cooperativa de Colombia.
Colombia, Departamento Nacional de Planeación (1982), Plan Nacional de De-
sarrollo Cooperativo, Bogotá.
Congreso General del Sector Cooperativo (1982), Memorias del primer Congreso
Nacional General del Sector Cooperativo en Colombia. Por una Economía Popular
y Solidaria, Bogotá, Confederación de Cooperativas de Colombia.
Esping-Andersen, G. (2000), Fundamentos sociales de las economías postindustriales,
Barcelona, Ariel.
gara (2008), “Las sangrantes cifras de la crisis” [en línea], disponible en: http://
www.gara.net/paperezkoa/20081021/102446/es/Las-sangrantes-cifras-crisis,
recuperado: 16 de junio de 2009.
González, L. (1982), La coyuntura económica colombiana, Universidad y Coope-
rativismo, (2), p. 134-139.
Harvey, D. (1998), La condición de la postmodernidad: investigación sobre los orígenes
del cambio cultural, Buenos Aires, Amorrortu.
International Co-operative Alliance [ICA]. “Co-operative History” [en línea],
disponible en: http://www.ica.coop/coop/history.html
Lasserre, G. (2008), El hombre cooperativo, Bogotá, Universidad Cooperativa de
Colombia, Educc.
Laidlaw, A. F. (1987), Cooperativas en el año 2000, Bogotá, Fondo Editorial
Cooperativo.
Mejía, C. (s.f.). “Trabajo y tecnología en la fase actual de desarrollo del capitalismo”
[en línea], disponible en: http://socioeconomia.univalle.edu.co/nuevo/public/
index.php?seccion=DOCUMENTOS&download=1&documento=64, recu-
perado: 16 de julio de 2008.
Naciones Unidas (2008), Objetivos de desarrollo del Milenio. Informe 2008, Nueva
York, Naciones Unidas.
Ramírez, B. (1989), Teoría y doctrina de la cooperación, Bogotá, Escuela de Admi-
nistración Cooperativa Esacoop.
Sector Cooperativo Colombiano (2007), Resultado de un compromiso con la comu-
nidad, Bogotá, Confecoop.
Sistema de información Confecoop (2009), Sigcoop, Superfinanciera, Supervigilan-
cia, Superservicios, Saludcoop, Bogotá, Gestar Salud.
Wikipedia, “1970” [en línea], disponible en: http://es.wikipedia.org/wiki/
A%C3%B1os_1970, recuperado: 16 de julio de 2008.

55

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec5:55 11/12/2009 10:40:59 a.m.


Acerca de EL HOMBRE COOPERATIVO de Georges Lasserre

La estabilidad y el éxito de cualquier país no será seguro


hasta que sean capaces de difundir los beneficios de manera
más equitativa. La obscena riqueza de unos pocos no pue-
de ser a expensas de los hambrientos y los indigentes.
Reverendo Desmond M. Tutu
Arzobispo pacifista sudafricano
Premio Nobel de la Paz 1984

56

Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec5:56 11/12/2009 10:40:59 a.m.


Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec5:57 11/12/2009 10:40:59 a.m.
Hombre cooperativo final 12 dic 09.indd Sec5:58 11/12/2009 10:40:59 a.m.

También podría gustarte