Está en la página 1de 3

CLASIFICACION DE ACTIVOS FIJOS DEPRECIABLES Y NO DEPRECIABLES

BAJO NIIF

AUTORES:

Jennifer Barrera Triana

Nicole Julieth Fonseca Niño

Abstract

Lo que se quiere lograr en este documento es poder clasificar de los activos fijos “propiedad,

planta y equipo”, que sea para el lector una gran ayuda a la hora de poner en práctica estos

conocimientos adquiridos y así adquirirlos o fabricarlos por una empresa, para utilizarlos en el

desarrollo de su objeto social. La metodología que se utilizo fue bibliográfica. Y el resultado que

se quiere obtener es la contabilización de los activos, la determinación de su importe en libros y

los cargos por depreciación y perdidas por deterioro que deben reconocerse con relación a los

mismos.

Keywords

Activos, Agotamiento, Depreciación, Costos.

Marco Referencial

Propiedad, planta y equipo también denominados activos fijos, corresponden al grupo de activos

intangibles adquiridos o fabricados por la empresa, para utilizarlos en el desarrollo de su objeto

social.
Para ser considerados como tales, estos activos deben tener las siguientes características:

1. Que la empresa los utilice en forma permanente.

2. Que se posean para la producción de bienes o servicios.

3. Que no se adquieran con la intención de venderlos.

4. Que su vida útil sea mayor a un año.

Estos activos son: los terrenos, edificaciones, construcciones, maquinaria y equipo, equipo de

transporte, (vehículos), muebles y equipo de oficina, minas y canteras, yacimientos y

semovientes.

Todos los activos clasificados dentro del grupo de propiedad, planta y equipo deben

registrarse por su costo histórico, considerando además de su costo de adquisición los costos

directos e indirectos como intereses, gastos de nacionalización, fletes, seguros, impuestos,

corrección monetaria y diferencia en cambio causados hasta el momento en que el activo s

encuentre en condiciones de utilización.

Los intereses y la corrección monetaria solo forman parte del valor histórico, durante el

periodo de construcción o puesta en marcha. Una vez concluida esta etapa se consideran gastos

financieros.

El valor de las propiedades, planta y equipo recibidos en cambio, permuta, donación, dación

en pago o aportes de los socios, se determina por el valor convenido por las partes o mediante

avalúo.