Está en la página 1de 1

WINNIE MADIKIZELA MANDELA (1936 - 2018)

Por Mumia Abu-Jamal

Ella nació en 1936, con el nombre de Nomzamo Winifred Madikizela, pero el mundo
llegaría a conocer a esta bella mujer sudafricana como Winnie Mandela, esposa del líder
del Congreso Nacional Africano (ANC), Nelson Mandela.

Sus vidas y sus luchas por libertad, dignidad y liberación de la ignominia racista conocida
como el ‘apartheid’, llenaron una gran parte del siglo veinte. Él, Nelson, trabajaba bajo el
abrasador sol del apartheid, rompiendo piedras en la colonia penal, mientras ella, Winnie,
trabajaba bajo la vigilancia total del Estado blanco mientras criaba a sus hijos.
Aunque no es muy conocido por el público, su sufrimiento no solo incluía la separación de
su esposo, sino la cruel ley llamada “proscripción”, o la censura sudafricana que prohibió
sus palabras y tampoco permitió que ella citara las palabras de su esposo.
Winnie, una rebelde de toda la vida, ignoraba esa ley, y orgullosamente citaba a Nelson.
También sufría otro tipo de encierro. Ella fue desterrada en Bloemfontein, un distrito
blanco Afrikaaner, donde las únicas personas negras que veía eran las que trababan como
sirvientes o cocineras para las familias blancas.
Ella siguió resistiéndose al gobierno racista.
Cuando prohibieron al ANC, ella llevaba sus colores como tocado.
Y después de que Nelson se liberó y su matrimonio terminó, ella seguía siendo una
poderosa presencia en la vida sudafricana, amada por la gente pobre y desposeída de la
nación. Sabían en sus corazones que la lucha de Winnie era la suya.
En su libro, Parte de mi alma se fue con él (1984), Winnie Mandela escribió:
“Desde hace tiempo dejé de existir como una persona individual. Los ideales y objetivos
que represento son los ideales y objetivos de la gente de este país. No pueden olvidarse de
sus ideales. Mi ser privado no existe. Lo que me hagan a mí, lo harán a este pueblo”.
Hace varios años, en el funeral de Nelson, cuando su tercera esposa, Graca Machel
Mandela, lloraba su pérdida, ella recibió un abrazo y un beso de consuelo de su segunda
esposa, Winnie.
Nomzamo Winnie Mandela Madikizela, una de las grandes hasta el final. Una
revolucionaria de toda su vida.
¡Amadla!
Desde la nación encarcelada soy Mumia Abu-Jamal.
© ’18 maj
2 de abril de 2018