Está en la página 1de 8

TALLER DE ANALISIS DE IMAGEN

Antonio Campuzano Ruiz (*)

Planteamientos del taller


Se trataba de desarrollar un taller de análisis de imágenes publicitarias, en dos
sesiones, para un conjunto de profesores y profesoras en el contexto de unas jornadas.
Esto implicaba la dispersión propia de estos actos, la heterogeneidad de los participantes
y las dificultades que se derivan de una actuación puntual en la que no hay tiempo para
llegar a algún tipo de consenso sobre las dinámicas a establecer.
En un principio, se planteó para un máximo de 20 participantes, pero hubo que
abrirlo a más de 30 ante la acumulación de peticiones.

Objetivos
- Adquirir unas ideas generales sobre análisis de imagen.
- Aprender y practicar un método de análisis.
- Valorar la reflexión y el análisis como potenciadores de la actitud crítica ante los
medios y mensajes audiovisuales.

Contenidos
Conceptuales
- Imagen, realidad y representación.
- Aspectos técnicos de la imagen.
- Elementos formales (Luz-color, estructura-composición, punto de vista y textura).
- Los niveles del significado.

Procedimentales
- Distinción de niveles en el significado.
- Empleo de transparencias para en análisis de las fuentes de luz y la composición.
- Un método de análisis

Actitudinales
- Actitud crítica ante la imagen.
- Valorar el hábito de indagación en la imagen como defensa del consumidor frente a
las estrategias del márketing.

Metodología
La primera sesión se dedicó a establecer el marco conceptual y a una práctica sobre
los niveles del significado y la segunda a exponer un método de análisis, aplicarlo por
grupos a unos anuncios de revistas y hacer una puesta en común para ver los resultados
y las dificultades encontradas.

Desarrollo de las sesiones


Los contenidos que se exponen a continuación son el hilo conductor del taller. Se
pueden encontrar más desarrollados en "Tecnologías Audiovisuales y Educación. Una
visión desde la práctica".
Imagen, realidad y representación.
Un análisis destinado a desentrañar los significados de un documento audiovisual en
un contexto comunicativo ha de tener en cuenta tres dimensiones:

2
a) La psicológica
Un prejuicio contra el que hay que luchar es la creencia, bastante extendida, en la
comprensión inmediata de la imagen. La imagen suele ser mucho más compleja de lo
que parece y si se asocia con otras los significados se multiplican. Un paso importante
en este terreno es comprender que en algunas imágenes muy sencillas se puede captar la
totalidad de la información en poco tiempo, pero en la mayor parte de los casos
(prácticamente nunca en la imagen en movimiento) esto no es posible sino que requiere
cierta dedicación.

La percepción y el procesamiento de la información son fenómenos esenciales en la


elaboración y comprensión de una imagen. El espectador selecciona los aspectos que
considera más relevantes en función del contexto en que se encuentra y procesa la
información aplicando los esquemas conceptuales de que dispone.
Ante el exceso de información que reciben nuestros sentidos, estamos acostumbrados
a seleccionar de una manera defensiva e inconsciente, en una lectura "a primera vista",
que suele pasar por alto datos que pueden resultar esenciales por ser portadores de
mensajes de gran importancia. La publicidad utiliza con mucha frecuencia este
"coladero".
Hay que comenzar desactivando este mecanismo defensivo para poder realizar un buen
análisis. Esto se logra observando con detenimiento y comentando con otras personas lo
que ve cada uno, así se consigue relativizar la propia percepción.

b) La sociolingüística
La continua presencia de la imagen técnica en la vida cotidiana nos hace olvidar con
demasiada frecuencia la existencia de unos códigos de representación que permiten la
"traducción" de las tres dimensiones de la realidad a las dos del plano de la imagen. El
papel fundamental de la cultura en el establecimiento de estos códigos es algo que hay
que tener siempre presente, así como la gran influencia que ejerce el contexto en la
atribución de significados.

Se tiende a considerar la imagen técnica como una representación "natural" de la


realidad. La fotografía informativa de prensa suele interpretarse como reflejo fiel de la
verdad, pero generalmente contiene más opinión que los artículos ya que los grandes
medios reciben numerosas imágenes de cualquier acontecimiento y eligen las que mejor
expresan sus propias interpretaciones. Hace ya mucho tiempo que se ha demostrado que
la fotografía tiene más de interpretación que de realidad, por ello la actitud crítica ante
la imagen es una de las herramientas imprescindibles para construir la propia libertad.

c) La técnica
Es fundamental valorar la influencia de los medios técnicos y la intención implícita
en su elección. Leonardo da Vinci se esforzó en demostrar que se "diseña" con la cabeza
y que la mano es un mero instrumento de la cual los útiles no son más que
prolongaciones.
Es evidente que el significado de una fotografía puede depender del objetivo elegido, o
queuna ligera manipulación electrónica en la banda visual o sonora de una imagen
puede invertir el sentido de su mensaje.

Los niveles del significado

La aplicación inconsciente de nuestros conocimientos a la comprensión de la imagen,


resulta un instrumento práctico para la vida diaria, pero puede entorpecer el análisis ya
que resulta excesivamente precipitado para una profundización. Desactivar nuestros
"prejuicios" puede favorecer la "objetivación". Para ello pueden ser útiles los "niveles
del significado"

(Erwin Panofsky, 1962) adaptados a las imágenes actuales y a nuestras necesidades.

a) Significados primarios o naturales.


El primer nivel sería el de reconocimiento de formas, colores, objetos, gestos,
movimientos ... Un tipo de descripción que podría ser común a todas las personas
cualquiera que fuese su etnia, religión, nivel cultural, etc. En una imagen de la Virgen se
reconocería una mujer o en el "Cristo crucificado" de Velázquez un hombre
semidesnudo clavado en unos maderos y posiblemente muerto. Debería ser lo más
objetivo posible.

3
b) Significados secundarios o convencionales.
En este nivel los significados son de carácter inteligible y consciente y de procedencia
cultural. Son datos que se extraen de una imagen gracias a unos conocimientos previos
de tipo cultural. Reconocimientos como el de una autoridad por su uniforme, el de una
bandera, el nombre de un santo por sus atributos ... requieren pertenecer a un grupo
social determinado o haber estudiado su cultura. Aquí serían reconocibles la Virgen y el
Cristo incluso con apellidos, la Purísima de Murillo, la Macarena, el Cristo de
Velázquez, etc.

c) El contenido.
Serían los significados que les atribuyen o las ideas que representan para un grupo
social determinado. Poseen una gran carga connotativa y pueden ser muy diferentes e
incluso opuestos para grupos diferentes de personas. Ante una imagen religiosa se
puede sentir devoción, sentimientos estéticos, odio, etc.
El contexto en que se presenta la imagen es fundamental en este sentido ya que no
se lee de igual manera una misma imagen religiosa si está en un templo, en un museo o
en una revista contracultural.
Dentro de estos niveles del significado se pueden establecer grados de profundización.
La denotación sería máxima en el primer nivel y descendería en el segundo y el tercero
y la connotación, por el contrario, sería mínima en el primario y aumentaría en el
secundario y en el contenido.
Para verificar las dificultades en la comprensión y aplicación de estos niveles, se
visionó un cortometraje de tres minutos, con dos personajes y gran carga simbólica,
y se procedió, por grupos, a analizar los tres niveles. Posteriormente se realizó la
puesta en común aclarando las dudas que surgieron.
¿Para qué un método de análisis?

Un método debe servir para facilitar la incursión en los significados de la imagen,


ayudar a detectar las intenciones y los recursos (lingüísticos y técnicos) utilizados por el
creador y proporcionar un mayor gozo estético por la eficacia en el acercamiento a la
obra. También puede ser un instrumento para la autoformación. El aprendizaje en este
campo suele ser autodidacta o, al menos, poco sistemático lo que produce lagunas e
inseguridades en algunos aspectos. Si el método enumera ordenadamente los parámetros
con los que se analiza, el usuario podrá detectar sus puntos débiles y tratar de
superarlos.
La práctica continuada con una herramienta (un método es básicamente una
herramienta), sirve de entrenamiento para mejorar su uso, aumenta su eficacia y genera
habilidades que pueden aplicarse a otras. El uso de un buen método para el análisis de
imagen puede mejorar la rapidez y profundidad en los análisis, y puede, al mismo
tiempo, potenciar capacidades de análisis transferibles a otras materias.
Exposición del método Se basa en la clasificación de todos los conocimientos, acciones,
decisiones, signos, mensajes, técnicas, etc. que concurren en una imagen y que son
percibidos en un contexto determinado (la exhibición, que es desde el que se hace el
análisis), en tres niveles: técnico, formal y del significado.

El nivel técnico.
En este nivel son importantes los conocimientos específicos sobre tecnologías
audiovisuales. Es conveniente saber algo sobre fotografía (objetivos, obturación, tipos
de película ...), iluminación, etc. Los conocimientos básicos sobre esta materia se
puedenencontrar muy bien explicados, incluso con actividades, en "La fotografía paso a
paso" de Langford. Encontramos aquí dos tipos de elementos:

a) Los materiales: cámara y accesorios, iluminación, película, laboratorio, soporte


4físico, etc.

b) Las técnicas: Procesos, habilidades, conocimientos, etc. que aplica el autor o el


productor para realizar la obra.
Es importante prestar atención a temas como el de la distorsión en la representación
del espacio que producen los angulares o los teleobjetivos, los juegos con la
profundidad de campo, los efectos de estudio o laboratorio, etc.

En la imagen técnica, que se genera por medios mecánicos, fotoquímicos,


electromagnéticos, electrónicos, etc., frente a la imagen plástica tradicional basada en el
lápiz, el pincel, el buril ..., que se produce directamente por la mano del creador en
contacto con la materia; es importante reconocer que las características técnicas
influyenpoderosamente en los aspectos formales.
El nivel formal
Se trataría de identificar los elementos formales más relevantes y de estudiar su función
visual en la imagen concreta. Para ello, posiblemente nos sea suficiente con agrupar
todos los elementos que se quieran considerar en cuatro bloques:
a) Luz y color
En ambos casos se trata de radiaciones de una determinada longitud de onda que
producen en el ojo una sensación de color que define formas, espacios y texturas.
b) Estructura y composición
Aquí se verían los aspectos estructurales de la imagen: estructura, líneas de fuerza,
espacio, equilibrio, movimiento, escalas, tensión, etc., contenidos tradicionales del área
de Expresión Plástica

El encuadre, elemento importante de la composición, es fundamental en la imagen


técnica ya que, generalmente, los medios de comunicación suelen modificar el encuadre
original para adaptarlo a sus necesidades de maquetación y de esta manera puede
alterarse sensiblemente la composición y de paso el significado. Por ejemplo, un recorte
lateral puede dejar en el centro de la imagen al personaje que se quiere resaltar, aunque
el fotógrafo no lo haya decidido así. De la misma manera, un recorte del encuadre
original puede descontextualizar suficientemente el motivo como para poder atribuirle
un sentido diferente.

c) El punto de vista
El lugar que ocupa la cámara es el que se ha elegido para captar la realidad y, por
tanto, implica una relación con ella, colocarla por encima o por debajo del objeto que se
capta puede suponer empequeñecerlo o magnificarlo. Es el punto de vista elegido por el
creador y da pistas sobre sus intenciones.

d) La textura de la imagen

Que es la del soporte (no de lo representado, cuya textura se expresa por la


iluminación y el color) y puede ser determinante en el significado. No es lo mismo una
fotografía revelada sobre papel de copia normal que sobre cualquier otra materia. Existe
gran diferencia entre la imagen rodada en película y la grabada en video, o entre la
rodadaen 35 mm y la rodada en 16 mm y luego hinchada a 35 mm., truco que se suele
emplear para simular escenas documentales. Aquí entrarían los efectos de "grano", la
"definición", etc. También se incluirían las tramas, digitalización, etc.
Para efectuar el análisis de este nivel es muy útil el empleo de transparencias
superpuestas, que permiten estudiar la estructura compositiva, el color, etc. Para ello, si
la imagen tiene un tamaño aproximado a DINA4 (formato de algunas revistas y
suplementos dominicales), se calcan a una transparencia los contornos de las figuras
más importantes
5con el fin de que sirvan de referencia al superponer otros acetatos con los esquemas
que se quieran presentar (ver el ejemplo). Si la imagen es más grande o más pequeña se
puede hacer una fotocopia del tamaño adecuado utilizando el zoom y luego calcar al
acetato. Si el análisis se va a presentar a toda la clase, es conveniente hacer una
diapositiva de la imagen con el fin de que esté visible todo el tiempo. Si el grupo es
pequeño puede bastar con la hoja de la revista o dos o tres ejemplares si se dispone de
ellos. Si se trata de un anuncio es bastante fácil conseguirlos.
El nivel del significado.
Aquí se deberían tener en cuenta tres conjuntos de significados:
a) Los que están en la imagen
Serían los significados que se pueden extraer de la información visual explícita de
la imagen, para lo cual aplicaríamos los tres niveles expresados anteriormente: primario,
secundario y del contenido.
b) Los que no están
Los significados por omisión. La imagen es una parte seleccionada de la realidad y,
en ocasiones, significa más por lo que trata de ocultar que por lo que muestra. Aquí
juegan
un papel fundamental el encuadre y el punto de vista. Puede resultar interesante
preguntarse qué otras cosas podrían estar si se hubiese tomado la imagen con otro
objetivo
o desde otro lugar.
Es típico de la información gráfica de prensa al retratar una manifestación elegir un
punto de vista adecuado a los intereses de la empresa. Si se hace en contrapicado no se
podrá saber cuánta gente había, si se hace en gran picado se puede captar mejor la
totalidad, si se hace en oblicuo se pueden disimular los claros, etc.
c) Los que están aunque no lo parece
A veces hay objetos, personas, etc. enmascarados en la complejidad de la imagen
de tal forma que no son visibles sino tras una exploración cuidadosa. Aquí juega un
papel
importante la selección de la información visual que hace el cerebro en situaciones de
cierta
precipitación: imágenes que se ven hojeando una revista, al pasar frente a una valla
publicitaria, etc. Esta información es muy probable que llegue al cerebro, pero no se
procesa
de forma consciente, por eso suele ser utilizada por la publicidad.
Estos significados que se tratan de ocultar pueden ser lo mismo visuales que
ideológicos. En ocasiones pueden ser involuntarios o casuales, pero nunca se puede
esperar
esto de la publicidad cuyas imágenes son estudiadas y elaboradas con gran detenimiento
y muchas veces experimentadas antes de salir al gran público. En todo caso, siempre se
puede preguntar a quién favorecen.
En este terreno se encuentra la publicidad subliminal que, aunque está prohibida,
Eduardo G. Matilla (1990) demuestra que se sigue empleando en nuestro país.
El contexto.
El contexto en que se exhibe la obra puede tener una importancia fundamental para su
significado. Una imagen no significa lo mismo en un museo que en una valla
publicitaria o
en un muro. El medio (televisión, cine, revistas, fotografías, periódicos ....), el lugar
(hogar,
aula, calle, ...), el contexto sociopolítico, los pies de foto, sonidos, otras imágenes que
pueden estar en su proximidad espacial o temporal, etc. crean un ambiente en el que la
imagen que se analiza adquiere su sentido.
Conclusiones globalizadas.
Sería la última etapa del método: una síntesis en la que se recogen los elementos más
6
importantes de los niveles anteriores y su interrelación. Al elaborarla debería
perseguirse
una cierta objetividad, para lo cual es conveniente confrontar los resultados propios con
los
de otras personas; pero siempre teniendo en cuenta que encontraremos un conjunto de
significados asumibles por un grupo amplio de espectadores (denotación), junto a un
abanico más o menos abierto de significados en los que las opiniones serán discrepantes
(connotación) y que el creador juega tanto con unas como con las otras.
Los signos escritos
En muchas imágenes, sobre todo en la publicidad, además de los texto de
acompañamiento, se incluyen palabras o textos escritos intregrados en la propia imagen.
En este método se deben contemplar en una doble perspectiva:
- Como signos gráficos, cuya forma, color, situación, etc. influyen en la composición
y por tanto deben de tenerse en cuenta en el nivel formal.
- Como signos lingüísticos verbales cuyo significado interacciona con los signos
icónicos, en el nivel correspondiente.
Además de las palabras habrá que tener en cuenta otros signos como interrogaciones,
puntos suspensivos, exclamaciones, etc.
Si el texto es de acompañamiento, por ejemplo el pie de foto, lo que habrá que
estudiar será la interacción imagen/texto como dos elementos diferenciados que no se
suman, sino que se combinan para crear nuevos significados.
Tras la exposición, ilustrada con los ejemplos necesarios, se aplicó brevemente el
método a una imagen publicitaria y a continuación se hicieron grupos y se
repartieron anuncios de revistas para su análisis, junto con acetatos y rotuladores
para el análisis formal. Finalmente se hizo la puesta en común en la que los
protavoces de cada grupo fueron exponiendo los resultados de su análisis.
Conclusiones
En el aprendizaje de este método es fundamental ponerlo en práctica para ver las
dificultades y detectar los errores o lagunas en la comprensión. Para ello, se requiere un
mínimo de dos horas y media: ochenta minutos para la exposición y el ejemplo,
cuarenta
para la práctica en grupo y treinta para la puesta en común.
Pero esta metodología funciona bien con un máximo de 20 participantes, de manera
que se puedan formar cuatro o cinco grupos de 4-6 personas, en cuyo caso se debe
limitar
su exposición en la puesta en común a 6-8 minutos por grupo. Para ello, los portavoces
deben tomar notas durante el trabajo con el fin de no enrrollarse en la exposición.
Si los grupos son más numerosos la discusión interna no funciona bien (sobre todo
si se desconcocen entre sí) y el trabajo se ralentiza. Si se hacen más grupos, se alarga la
puesta en común y puede llegar a resultar aburrida.
En esta ocasión, al ser un grupo tan numeroso, se intentó subdividir los grupos
dedicando un subgrupo al análisis de los niveles técnico y formal y el otro al del
significado,
tratando de montar una puesta en común interna antes de la general. No resultó porque
esto hubiese requerido un tiempo mayor. Por ello, algunos grupos no realizaron el
análisis
completo.
Este método es bueno para profesorado y puede funcionar, según sus opiniones, con
alumnos a partir de Secundaria.
Bibliografía
Obras citadas:
Campuzano Ruiz, Antonio (1992) Tecnologías Audiovisuales y Educación. Una visión
desde
la práctica. Ediciones AKAL, Madrid.
7
García Matilla, Eduardo (1990). Subliminal: escrito en nuestro cerebro. Ed. Bitácora.
Madrid.
Panofsky, Erwin. (1962) Estudios sobre iconología. (Studies in Iconology, 1962).
Alianza
Editorial. Madrid, 1972.
Obras que contienen otros métodos de análisis:
Alonso, Manuel y Matilla, Luis. (1990) Imágenes en acción. Ediciones AKAL, Madrid.
Aparici, Roberto y García Matilla, Agustín (1987) Lectura de imágenes. Ediciones de
La
Torre, Madrid.
Buera, Mariano y otros (1990) Aproximación a un método de lectura de imagen fija.
Edita
P.N.T.I.C. del M.E.C. Madrid.
(*) Antonio Campuzano Ruiz. acampuza@roble.pntic.mec.es