Está en la página 1de 4

LA ARCILLA Y LA DINAMICA DE LOS SUELOS

CONDICIONADA POR EL AGUA

Los suelos hidromorfos y los limites de la eficacia de un sistema de drenaje

Los suelos hidromorfos son suelos saturados de forma temporal o permanente por un
exceso de agua, están por lo tanto periódicamente privados de oxígeno durante un
período más o menos largo.

El drenaje es un medio excelente para eliminar el agua excendentaria. Sin embargo,


un drenaje se limita esencialmente, a la eliminación del “agua libre”, como por ej., las
zonas encharcadas.
Lamentablemente, existen numerosos suelos sometidos a una hidromorfia temporal,
sin que la técnica de drenaje sea eficaz, debido a que no hay “agua libre” ¿Cuántos
metros de tubos de drenaje han sido colocados en estos tipos de suelos sin que
eliminen el menor litro de agua?

La influencia de la hidromorfia sobre el suelo

La influencia de la hidromorfia sobre el suelo y la viña

En un suelo en equilibrio, el hierro se oxida (Fe+++) Las materias orgánicas se


transforman en humus, por que el medio está aireado. El hierro y el humus envuelven
las arcillas, formándose un complejo que confiere al suelo una estructura. En estas
condiciones, las estructuras son “grumosas”; siendo aquellas las que mejor dejan
circular el agua y el aire.
Cuando el medio es hidromorfo, el hierro se reduce (Fe++) Bajo esta forma, el hierro no
se combina más con las arcillas. Las materias orgánicas, en estos medios anaerobios
se transforman incompletamente no consiguiendo formar un humus estable. Se forman
ácidos orgánicos. Los ácidos orgánicos y el hierro reducido elaboran entonces un
complejo independiente de las arcillas. Las arcillas, no estando ya protegidas, son
lavadas constantemente hacia el interior del suelo. Al nivel del suelo, se observan
estructuras que se vuelven fragmentarias “angulosas” o “compactas” En este tipo de
estructuras, el agua y el aire del suelo no circulan normalmente y los fluidos se
estancan. Entonces, el medio se vuelve todavía más anaeróbico. Por lo tanto, las
materias orgánicas se descomponen aún menos bien. En este estado de
descomposición, las materias orgánicas liberan gases tóxicos. El conjunto de estas
condiciones: reducción del hierro, transformación incompleta de las materias
orgánicas, migración de las arcillas y producción de gas conducen, en este tipo de
suelos, a la degeneración de la vegetación.

La degradación de los suelos

En un medio sano, todos los mecanismos de la degradación están presentes, pero se


desarrollan muy lentamente. No ocurre lo mismo en un medio hidromorfo. Los
mecanismos de disolución, hidratación e hidrólisis se amplían y debido a ello, el suelo
se degrada mucho más deprisa.

La disolución

En un suelo calcáreo hidromorfo, por ejemplo, la destrucción del carbonato de calcio


(CaCO3) es una disolución.
En un primer momento, hay formación de ácido carbónico: H2O + CO2 ==> H2CO3
Después, alteración del carbonato de calcio por este ácido:
-
H2CO3 + CaCO3 ==> Ca++ (HCO3 )2
Esta alteración esta amplificada en los suelos fríos. Además. La humedad ralentiza
considerablemente el calentamiento del suelo.

La hidratación

Esta alteración está unida a la polaridad del agua. Una red cristalina presenta cargas
eléctricas en su periferia. Las moléculas de agua se orientan alrededor de la red
cristalina según una polaridad inversa. Ahora bien, una red cristalina no es estable,
contiene fisuras. Estas fisuras presentan en su interior polaridades diferentes.
Moléculas de agua pueden “forzar” el paso a la periferia de estas fisuras e infiltrarse en
el interior de la red. A este estado, no olvidemos que, por su polaridad las moléculas
de agua van a aumentar todavía la inestabilidad. Así, de próximo a cercano el agua
altera una red cristalina.

Ejemplo de hidratación: la hematita que se transforma en limonita:

Hematita Goetita Stilpnosiderita Limonita

Fe2O3 + H2O ==> Fe2O3 H2O + H2O ==> Fe2O3 2H2O + H2O ==> Fe2O3 3 H2O

Precisemos que la limonita es un trazador indicando la hidromorfia temporal.

La hidrólisis

Las arcillas, en sentido mineralógico, son filosilicatos de alumina. En la escala


nanométrica, se presentan bajo la forma de hojitas apiladas las una sobre las otras, un
poco como piezas de pastelería: los milhojas. Estas hojitas están unidas entre ellas
por uniones más o menos fuertes según el tipo de arcilla.
En el caso que tratamos, la alteración es una combinación entre hidratación
(penetración de las moléculas de agua entre las hojitas de arcilla) y los fenómenos de
sustitución de elementos componentes de la red cristalina. En un primer momento, las
moléculas de agua son capaces de separar las hojitas de arcilla. Así fragilizan la red
cristalina. Como la red está desequilibrada, se van a producir una serie de
sustituciones en el seno de las hojitas, entre átomos como el silicio (Si4+) que son
“cazados” de la red y reemplazados por un (Al3+) Existen igualmente sustituciones
entre el aluminio (Al3+) y el Magnesio (Mg2+) Todas estas sustituciones entrañan una
diferencia de potencial eléctrico y la arcilla se convierte en electronegativa. En la
periferia de las arcillas se forman películas de moléculas de agua. Estas moléculas
polarizadas se orientan según la polaridad de la arcilla que se ha convertido en
electronegativa y el polo positivo de la molécula de agua. Se observa igualmente la
presencia de cationes en la solución intersticial, rodean las arcillas en capas de más y
más débiles a medida de que se aleja de la arcilla.
A muy largo plazo, todos estos mecanismos tienden a la transformación de las arcillas
seguido de su destrucción. Ahora bien, si las estructuras se destruyen, el medio se
vuelve todavía más hidromorfo.

Felizmente, la evolución de las técnicas y de las investigaciones permiten apercibir


soluciones interesantes, para estos medios.
Las fuerzas termodinámicas
La ascensión del agua a través del suelo no depende del solo efecto de la capilaridad.
Ciertamente, la capilaridad participa en este mecanismo, pero en una proporción débil,
ya que no es la única causa. Los fenómenos de electroósmosis y de electrofiltración
tienen un protagonismo primordial. Su origen físico lo tienen a escala nanométrica.
Estos fenómenos se generalizan en el intercambio de las partículas de arcilla y de la
solución intersticial, donde se forman capas iónicas.

La electroósmosis
La electroósmosis es una diferencia de potencial eléctrico provoca un desplazamiento
del líquido intersticial del ánodo hacia el cátodo en razón de la no uniformidad de la
distribución de los cationes y de los aniones.

La electrofiltración
Recíprocamente, la aplicación de un gradiente de potencial hídrico hace que el agua
arrastre en su circulación partículas cargadas, lo que da nacimiento a una corriente
eléctrica. Se trata de la electrofiltración.
De esta forma, en un suelo existen fuerzas termodinámicas: gradientes (Relación de la
diferencia de presión barométrica entre dos puntos) de potencial hídrico, de potencial
eléctrico y de potencial químico provocan flujos de soluciones, de electrones y de
iones. La diferencia de tensión eléctrica es generalmente muy débil, se trata de
milivoltios.
Utilización de mezcla termo-electro-mecánica
El procedimiento de electroósmosis es utilizado en geotécnica para la estabilización
provisional de las pendientes en fase de aplanar y también en la rehabilitación de los
estanques de decantación en las canteras de los lodos de dragado y del lavado de los
granulados. Un equipo de investigadores ha realizado un dispositivo experimental para
muestras de lodos de lavado. La fracción arcillosa de este lodo es una bentonita. Por
consiguiente, este lodo es muy activo ya que la bentonita posee una gran capacidad
de intercambio, El porcentaje en agua ponderal inicial es alrededor del 40%.
El dispositivo experimental empleado esta constituido por:
- dos tipos de células paralelopipédicas con electrodos,
- tensiómetros (capturadores de la presión interticial),
- pHmetros, electrodos de medición de la caída de la tensión en la muestra,
- pares térmicos y una bomba peristáltica para recuperar el agua desplazada hacia el
cátodo por la electroósmosis.
El ensayo ha permitido constatar que la muestra en cuestión es “electroosmosable” La
aparición del agua en el cátodo es prácticamente inmediata después del
establecimiento de la corriente eléctrica. El ensayo esta controlado imponiendo una
intensidad eléctrica alrededor de 50 mA, lo que corresponde a un gradiente alrededor
de 1 V/cm
Estos resultados demuestran la eficacia del método. Además, a escala mundial varios
centros de investigación exploran estos campos.

La electroósmosis pasiva

Como se soluciona el problema del agua excedente en suelos hidromorfos: Después


de haber realizado un peritaje del suelo mediante las observaciones in situ y los
análisis apropiados, se fabrica un corrector de campo y se instala siguiendo una
metodología especialmente adaptada a cada tipo de suelo.

Desde la instalación del sistema se produce una modificación del campo


electromagnético. Simultáneamente, el movimiento ascendente del agua queda
parado. Al crear un campo electromagnético en el suelo y la viña, convertimos en
pasivos los fenómenos de electroósmosis y de electrofiltración.

El efecto de la electroósmosis y de la electrofiltración sobre el suelo y la


viña

Volvemos a tomar el ejemplo del suelo hidromorfo en el cual el movimiento


ascendente del agua está parado por la aplicación de un corrector. La ascensión del
agua está limitada, el medio va a airearse. El hierro ferroso va a convertirse en férrico.
Las materias orgánicas van a descomponerse en humus ya que el medio está aireado.
El humus va a volver a proporcionar una estructura al suelo. El suelo reencuentra una
estructura. El agua, por gravedad, y sobre todo el aire va a circular.

Referencias Bibliográficas:

J.-L. Aurault, T. Strzelecki: On the electro-osmotic flow in saturated porous media, Int.
J. Engrg. Sci. 19 (1981) 915-928
T. Lemaire, C. Moyone, D. Stemmelen, M.A. Murad: Electro-chemo-mechanical
coupling in swelling clays derived by homogenization: electrovisions effects and
Osanger’s relation, in J.L. Auriault, et al. (Eds). Proceedings of the Second Biot
Conférences on Poromechanics, Balkema, 2002, pp. 489-494.
O. Storeman, B. Jonsson, Electro-osmosis: velocity profiles in different geometries with
both temporal and spatial resolution, J. Phys. Chem. 105 (23) (1996)
K. Beddiar: Sur certains aspects de couplages dans les milieux poreux électrisé,
Application à l’électro-osmose dans les argiles, Thèse de Doctorat de l’Ecole nationale
des Ponts et Chaussées, 2001
J.C. Bénet: Contribution à l’étude thermodynamique des milieux poreux non saturés
avec changement de phase. Thèse de doctorat d’Etat de l’Université de Scienses et
techniques du Landoc. Académie de Monpellier, 1981.
L. Casagrande: Electro-osmosis stabilization of soils, J. Boston Soc. Civ. Engrg. 39 (1)
(1949) 51-83.

Estudio realizado por:

- Gabinete de Estudio de Suelos: Hervé Detomasi – Rue Ravel 14 – 1096 Cully CH


Tel. +41 21 799 46 53 – Fax +41 21 799 46 54 – http://www.detomasi.ch
- Procédé Humi-Stop: Claude Saccaro – Case postale 3148 – 2001 Neuchâtel CH
Tel. & Fax +41 32 724 30 66 – http://www.humi-stop.ch