Está en la página 1de 12

Alejandra Silva Ramos, Vale Mina

A00306352 | 2019-1
Derecho Comercial II

DEFINICIÓN DE LOS TÍTULOS VALORES Y SUS PRINCIPIOS RECTORES

CONCEPTO. ANÁLISIS DE SUS PRINCIPIOS. DIVISIÓN

1. Definición de Título valor

Los títulos-valores son documentos necesarios para legitimar el ejercicio del derecho
literal y autónomo que en ellos se incorpora.

ELEMENTOS DE LA DEFINICIÓN

Las nociones más importantes de la definición son éstas: a) título valor; b) documento;
c) incorporación; d) legitimación; e) literalidad; f) autonomía.

1.2.Título Valor

Nos parece bien elegida la acepción porque la primera connotación gramatical que de
ella se deriva es la de que es un valor, que tiene en sí y por sí, ese valor, como una joya,
como una cosa mueble mercantil.

1.3. Documento o título

La existencia de un documento, de un papel, en que se haga constar por escrito el


derecho a una prestación. El documento es necesario porque es condición del
nacimiento, conservación del derecho y de su disfrute. Sin él, no es posible hacer
efectivo el derecho en contra del obligado, ni transmitirlo a un tercero, ni darlo en
garantía. El derecho que está en el documento depende de la existencia de este. Si el
título se destruye, también el derecho.

1.4. La importancia de ser documento

Ley exige requisitos para que nazca a la vida jurídica, porque la certeza de los derechos
que consigna es un presupuesto indispensable de validez. Y en cuanto es documento, el
título-valor, es igualmente probatorio, constitutivo, dispositivo, de presentación y
requerible. No se construye, ni reconstruye, ni prueba un título-valor verbalmente ni por
un medio distinto al mismo título.

1.5. Documento probatorio

Con el título se puede probar una obligación o el contrato original sin que ello desvirtúe
sus demás atributos.

1.6. Documento constitutivo

El título valor se vincula a una relación llamada relación fundamental. El título valor es
un documento constitutivo de un derecho distinto del propio de la relación fundamental.
Y es que, para entender la situación del tercero, hay que concebir el título valor como
constitutivo de una declaración cartular autónoma de la relación fundamental.
"La redacción del título ejerce función constitutiva, lo que no impide que el título-valor
pueda tener eficacia probatoria; y por lo que hace a la relación fundamental, la
declaración cartular se rige por las cláusulas del propio título (literalidad)".

El documento constitutivo se caracteriza por poseer una aptitud genética, creativa,


inmediata, inicial, independiente y modificativa de la relación preexistente.

1.6.1. Documento constitutivo en el derecho común

a) Si alguien pretende demostrar que es heredero testamentario, la única prueba al


efecto sería estar en posesión de una escritura de testamento otorgado por el
causante. Ningún otro documento lo acreditaría como tal
b) Si se pretende probar el carácter de socio constituyente de una sociedad, el
documento que lo acredita sería una escritura pública en la cual aparezca como
socio de tal sociedad.

Basta con que el heredero y el socio en esa ocasión haga presentación de dichas
escrituras.

1.7. Documento dispositivo

Está relacionado con la facultad de poder disponer del título-valor y más que con la
mera facultad, con la necesidad de hacerlo para ejercer el derecho consignado en él o
para transmitirlo.

1.7.1. Documentos de presentación y requerible

Los doctrinantes son unánimes en cuanto que al vencimiento el tenedor debe presentarlo
al cobro como carga sustancial inexcusable, procediendo a exhibirlo físicamente al
deudor. Y el hecho de que sea requerible, significa a su vez que esa presentación debe
hacerse en el domicilio del deudor.

"El ejercicio del derecho consignado en un título valor requiere la exhibición del
mismo...". Es que la definición de la doctrina dice: "es un documento necesario para
ejercitar el derecho, porque, en tanto el título existe, el acreedor debe exhibirlo para
ejercitar cualquier derecho, tanto principal como accesorio, de lo que en él se contienen,
no pudiendo realizarse ninguna modificación en los efectos del título sin hacerlo constar
en el mismo".

Esa legitimación activa le corresponde al tenedor en sentido amplio en cuanto mediante


ella se procura la realización del derecho.

1.8. Principio rector de la incorporación

Expresa la conexión íntima, indisoluble, permanente, desde el nacimiento hasta su


muerte, entre el derecho y el título.

El título físico, el documento material, da a quien lo posee el derecho de invocar el


cumplimiento de lo expresado en él, y solamente a su poseedor.

Diferencia que separa los títulos de crédito de los títulos ordinarios, incluso los
llamados constitutivos: En todos estos el documento es algo accesorio con relación al
derecho que menciona o que crea, y de ahí que la titularidad del crédito decida también
de la pertenencia del documento...". Pero, en los títulos valores el derecho sobre el
documento, decide de la pertenencia del derecho mencionado en el documento, y de que
la posibilidad de ejercitar el derecho depende de la conservación del mismo documento.

Para comprender el fenómeno de la incorporación, piensa ASQUINI que es de tener en


cuenta que la titularidad del derecho cartular está ligada al derecho de propiedad sobre
el título y circula con la propiedad del documento. Esto significa, añade, que el titular
del derecho "ex título" es el sujeto que deviene sucesivamente propietario del
documento.

1.9. Emanaciones jurídicas de la incorporación

a) Para ejercitar el derecho hay que presentar el título (art. 624)


b) Al momento de pagar el título el tenedor debe entregarlo al deudor para su
destrucción, salvo si el pago es parcial o solo de los derechos accesorios (art.
624)
c) La transmisión de los derechos contenidos en él se cumple con la entrega del
título (art. 628)
d) La reivindicación de las mercancías representadas en el título, o el producto de
su remate o la indemnización en caso de siniestro habrá de hacerse,
precisamente, reivindicando también el documento.
e) El secuestro de esas mercancías se hará también igualmente con el título (art.
629);
f) El endoso se hace en el título (art. 654);
g) La prenda se hace con desplazamiento del documento y su derecho se puede
perder con la destrucción de aquél (arts. 656, 659);
h) El embargo de acciones en sociedades anónimas o en comandita por acciones,
bonos, certificados nominativos de depósito, unidades de fondos mutuos, títulos
similares, efectos públicos nominativos y títulos-valores a la orden, se
comunicará al gerente, administrador o liquidador de la respectiva sociedad o
empresa o al representante administrativo de la entidad pública, para que tome
nota de él, de lo cual deberá dar cuenta al juzgado dentro de los tres días
siguientes, so pena de incurrir en multa de dos o cinco salarios mínimos
mensuales. El embargo se considerará perfeccionado desde la fecha de recibo de
oficio y a partir de ésta no podrá aceptarse ni autorizarse transferencia ni
gravamen alguno.

2. Una desafortunada interpretación de la Sala Penal de la Corte

Pero si de manera equivocada se califica como hurto la sustracción de unos papeles sin
mayor valor material porque el suyo superior correspondía al derecho incorporado, no
trasladado ni a los asaltan tes ni a sus determinadores quienes tendrían que recurrir a
otro acto de falsedad tal vez y de engaño para poder hacerlos efectivos, tendrá que
concluir la Sala en que la acción en tal sentido apenas apuntaba a uno de los conocidos
por la doctrina como delitos de bagatela ... (resalto).

2.1. El principio de la incorporación y el valor de las fotocopias de los títulos

Contrariando el principio de la incorporación y otros igualmente importantes que son


propios de los títulos-valores, se han dado decisiones judiciales que admiten las
fotocopias como aptas para obrar en ciertos procesos, cuando su naturaleza de ser
documento constitutivo, dispositivo y necesario para ejercer los derechos autónomos y
literales que en él se incorporan, hacen que con ellas la acción cambiaría no proceda ni
aun por la vía del pago voluntario y menos cuando se trata de hacerlas valer por un
proceso ejecutivo u ordinario, liquidación o concordato.

Sin pretender agotarlos todos, podrían darse estos argumentos:

1. El principio de la incorporación hace que no sea posible tener sobre un título-


valor dos derechos iguales incorporados: uno en el original y otro en la
fotocopia, pues obligaría al deudor a pagar dos veces o cuantas veces fuere el
original reproducido externamente en las fotocopias.
2. La definición del título-valor (art. 619) proclama la necesidad del título para
ejercer la acción cambiaría sin la cual no es posible reclamarla. Por eso el
artículo 624 pide la exhibición del mismo al deudor y su entrega cuando es
pagado para que se destruya o anule físicamente con el fin de que no siga
circulando, lo que no se obtendría si el pago se hiciera sobre fotocopias o si
haciéndose en el original, la fotocopia tuviera la virtud de incorporar el mismo
derecho que el original extinguido.
3. El título-valor es un bien mueble. Por esto también es imposible que una
fotocopia tenga el valor del original.
4. El título-valor es un documento constitutivo y dispositivo en cuanto que
constituye un derecho distinto de la relación fundamental por el hecho mismo de
su creación y en el que la declaración de voluntad de ese creador necesita
esencialmente el documento físico para su existencia, y fuera del cual esa
declaración de voluntad no existiría jurídicamente.

"...Verdades que el artículo 253 del C. de P.C. concede valor probatorio a las copias de
los documentos en los casos del artículo 254, ib. Pero es que, en este caso, se trata de
documentos simplemente probatorios y desde ese punto de vista la copia, en los casos
previstos en la última de estas disposiciones, tiene el mismo mérito probatorio que el
original.

"Lo que no sucede con los títulos-valores que son, antes que todo, documentos
constitutivos y dispositivos, que no admiten su reproducción para efectos de hacerlos
valer como tales, porque ello conduciría al absurdo antes dicho".

5. tratándose de títulos-valores, la prueba sumaria es el título mismo. La forma


como se produzca es indiferente lo mismo que si se controvierte o no, dado que
de suyo el documento no es sólo prueba sumaria, sino plena y única prueba de la
existencia del mismo.

2.2. Excepciones al principio de la necesidad del título.

Sin embargo, hay casos de excepción en que no se requiere la exhibición del título para
ejercitar los derechos, como cuando el título se extravía o destruye y se ha pedido su
cancelación, pues quien obtuvo ésta podrá legitimarse con la copia de la sentencia para
exigir las prestaciones derivadas del título.

2.3. Documento necesario


Porque para hacer valer ese derecho incorporado, es preciso que exista el título y que se
presente, porque es necesario.

2.4. Legitimación. Principio rector.

La legitimación activa consiste "en la posibilidad de que se ejercite el derecho por el


tenedor, aún cuando no sea en realidad el titular jurídico del derecho conforme a las
normas del derecho común; equivale, por consiguiente, a un abandono de cualquier
investigación que pudiera realizarse sobre la pertenencia del derecho".

¿Pero dónde reside esa posibilidad que autoriza a quien sin ser dueño del derecho
pueda, sin embargo, exigir la prestación? Indudablemente en el artículo 647 que
considera tenedor legítimo del título a quien lo posea conforme a su ley de circulación.

2.5. Legitimación activa y pasiva

Doble significación de la legitimación:

1- Por el lado activo, el derecho del tenedor de reclamar lo incorporado en el título.


La objeción fundamental que se le formula a esta teoría es que, eventualmente,
se le atribuye al ladrón el derecho de crédito.
2- Por el lado pasivo, la obligación o facultad del deudor de no pagar sino a quien
exhiba el documento que se está poseyendo de acuerdo a reglas propias de su
circulación. Un pago así es solutorio.

2.6. Teorías sobre la tenencia, posesión, titularidad del derecho y dominio del título
valor.

Hay otras teorías como la de que el derecho de crédito compete ejercerlo

a) al detentador. Llega a considerar como dueño de la prestación al hurtador o a


quien lo halló, al depositario, al mandatario al cobro, al acreedor prendario, al
usufructuario, etc.

b) o al poseedor legítimo de buena fe. No obstante presumirse que todo tenedor


es de buena fe, el elemento subjetivo que involucra ese concepto repugna al
principio de la materialidad simple y llana de la posesión conforme a las leyes de
la circulación, que es la que exige la ley.

c) o al propietario del título. se le puede criticar diciendo que el derecho sobre


el título puede ser diferente al derecho que incorpora el título, no obstante, el
uno estar dentro del otro en un "consorcio indisoluble". Diferencia entre
posesión material y posesión formal.

“Todo el procedimiento de reivindicación de los títulos-valores se basa en el


reconocimiento legal de dos titularidades en contradicción. Unas veces triunfa la
titularidad sobre el documento (propiedad formal); otras, la titularidad sobre el derecho
(propiedad material)”.
La ley prevé procedimientos tendientes a asegurar a quien haya sido víctima del
extravío o del hurto, robo o destrucción de un título-valor nominativo o a la orden, el
rescate de él o el reconocimiento de los derechos en él incorporados1.

2.7.Legitimación pasiva

El deudor debe hacer un buen pago para liberarse de su obligación. Hoy, para
legitimarse por pasiva, se deben tener presentes algunas reglas, según se trate de títulos-
valores al portador, a la orden, o nominativos.

Si es al portador, la fuerza de legitimación máxima que esta clase de documentos


posee, hace que el pago realizado por B, a quienquiera que porte el título, lo descargue.

Si es a la orden se necesita: l) Que X porte el título; 2) Que se identifique con su


nombre, o como endosatario de D con un documento, 3) Que se verifique por el deudor
que entre el beneficiario C y el tenedor X hay una cadena ininterrumpida de endosos
que conecte formalmente a estas dos personas. Es una conexión formal solamente, vale
decir, una aparente vinculación entre el beneficiario y el poseedor, sin que se requiera la
identificación física ni jurídica de esos endosos, que bien pueden ser realizados por
firmas falsificadas o simuladas o de personas desaparecidas, en cuyo caso al deudor le
sería imposible legitimarse correctamente para pagar. Ésta es la doctrina de los artículos
661 y 662. Pero si quien cobra es C, no hay problema alguno de legitimación, porque se
sabe que es el beneficiario, dueño y tenedor.

2.8. Endoso en blanco y legitimación


Cuando se trata de endosos especiales es fácil establecer la conexión entre beneficiario
y tenedor porque cada endosante va indicando, bajo su firma, la persona a quien ha de
pagársele, de tal suerte que una firma extraña en el documento se identificaría
fácilmente, o se notaría el vacío de la que falta, más en tratándose de títulos valores a la
orden que se endosaran en blanco, la legitimación no es tan fácil porque allí no se señala
la persona del endosatario.
Los endosos en blanco legitiman al primer endosatario que aparezca.
La palabra endosatario tiene una significación estrictamente cambiaría en el sentido de
que no es el simple tenedor, porque en los títulos a la orden que se endosan en blanco
es preciso convertir el último endoso en especial o colocar el nombre del tenedor o

1
Art. 802 y 803 C. co
de un tercero, para ejercer el derecho. La legitimación corresponde a quien se
identifique como endosatario de cualquiera que haya sido endosante en blanco, para
obviar las dificultades que se ofrecen en un título que ha padecido varios endosos de esa
naturaleza, sin guardar un orden en la presentación formal.
Si es título nominativo (certificados de depósito, bono de prenda), se exige aún más:
1. Posesión formal por parte del tenedor
2. Identificación de éste porque su nombre aparece, aún cuando el documento haya
circulado, tanto en el título como endosatario de su anterior endosante, como el el
libro que lleva el creador del título.
3. Cadena ininterrumpida de endosos o transferencias que conecten al tenedor con
el beneficiario.
4. Inscripción del tenedero en el libro de registro del creador.

2.1. Legitimación incompleta en los títulos nominativos


En estos títulos "sólo será reconocido como tenedor legítimo quien figure a la vez en el
texto del documento y en el registro de éste". Sin embargo, hay dos situaciones que toca
distinguir: a) El endoso sin inscripción, frente al creador; b) El endoso sin inscripción,
frente al endosante y terceros.
"La transferencia de un título nominativo por endoso, dará derecho[1] al adquiriente
para obtener la inscripción". Es decir, que si hay transferencia por endoso.
- La circulación incompleta, sin registro, da acciones cambiarías incompletas,
hasta el endosante;
- La circulación completa, con registro, da acciones completas, esto es, hasta el
otorgante.
Serán aplicables a los títulos nominativos las disposiciones relativas a los títulos a la
orden, que son los que circulan a través del endoso.
3. Negociación en Bolsa. Ley de circulación y legitimación
ARTÍCULO 406. NEGOCIACIÓN DE ACCIONES NOMINATIVAS. La enajenación
de las acciones nominativas podrá hacerse por el simple acuerdo de las partes; más para que
produzca efecto respecto de la sociedad y de terceros, será necesaria su inscripción en el
libro de registro de acciones, mediante orden escrita del enajenante. Esta orden podrá darse
en forma de endoso hecho sobre el título respectivo.
Para hacer la nueva inscripción y expedir el título al adquirente, será menester la previa
cancelación de los títulos expedidos al tradente. C. co

La ley de circulación que rige las formas de negociación de los títulos valores -la entrega
manual en los al portador, el endoso acompañado de la entrega en los a la orden y el
endoso, o la carta de traspaso, entrega e inscripción en los nominativos- está
íntimamente unida al fenómeno de la legitimación.
En los títulos valores al portador la legitimación alcanza su mayor expresión, por lo
cual han sido llamados títulos con legitimación real, porque es como si ellos circularan
exhibiendo esa legitimación que llevan a cuestas, en tanto que a los nominativos y a la
orden se les denomina títulos con legitimación formal, con mayor razón al primero,
puesto que ha llegado a discutirse por la doctrina si debiera hablarse en ellos de
legitimación, porque su propia naturaleza hace que se conozca desde un principio a
quién pertenecen, desapareciendo por consiguiente la simple presunción legitimadora
para convertirse en incuestionable realidad.
2.1. Conflicto entre legitimación y buena fe
3.1.1 Legitimación y buena fe
Dentro del ámbito de la simple presunción de buena fe, podría decirse que el tema es
elástico y que la prueba tiene un grado variable de eficacia que debe medirse en cada
caso para saber si se paga o no se paga al poseedor de mala fe.
Cuando se habla concretamente sobre ciertos títulos valores adquiridos de buena fe
exenta de culpa, buena fe que en ellos se presume (art. 835), la situación cambia
fundamentalmente porque el poseedor viene amparado por un derecho indiscutible.
Ejemplos:
ARTÍCULO 622. LLENO DE ESPACIOS EN BLANCO Y TÍTULOS EN
BLANCO - VALIDEZ.
Si un título de esta clase es negociado, después de llenado, a favor de un tenedor de
buena fe exenta de culpa, será válido y efectivo para dicho tenedor y éste podrá hacerlo
valer como si se hubiera llenado de acuerdo con las autorizaciones dadas.
ARTÍCULO 773. ACEPTACIÓN DE LA FACTURA. Una vez que la factura sea
aceptada por el comprador o beneficiario del servicio, se considerará, frente a terceros
de buena fe exenta de culpa que el contrato que le dio origen ha sido debidamente
ejecutado en la forma estipulada en el título.

33. 33. Literalidad. Principio rector. Concepto y ejemplo. Formalismo cambiario.


La literalidad mide la extensión y la profundidad de los derechos y de las obligaciones
cartulares. El título-valor vale por lo que dice textualmente y en cuando lo diga
conforme a unas normas cambiarias, una cosa es la literalidad y otra el formalismo
(art.626). Se dice que lo no escrito no obliga ni confiere derechos.
El carácter literal de la letra, revela fielmente lo que vale y vale únicamente cuanto
revela.
Sobre ella se fundamentan muchas excepciones que consagra el art 784, como las que se
apoyan en el hecho de no haber sido el demandado quien suscribió el título, la relativa a
la no negociabilidad del título, lo ateniente a el pago parcial o total cuando consta en el
dcto. La excepción de las defensas personales o causales que no pueden no estar insertas
en el título para que puedan oponerse, la mayor parte de ellas, deben estar escritas para
ofrecer debida protección al tercero.
Es decir, el texto es una guía para quien desconoce los términos de creación del dcto y
las convenciones extracartulares entre partes inmediatas. Aunque la literalidad no es
incompatible con la causalidad, porque puede ser característica de estos títulos causales.
No obstante, si en el texto del título se hace referencia, como sucede en los títulos
causales,a una reglamentación contractual o legal, o de ambos tipos, destinada a influir
en la relación cartular, ello no implica que ese título no pueda considerarse literal, ya
que la literalidad no debe confundirse con la abstracción (un título puede ser literal e
incompleto) y no excluye la causalidad.
EJEMPLO:
Si A gira una letra por 1.000 a cargo de B, quien al aceptarla lo hace por 200, se darían
2 obligaciones literalmente diferentes frente a C; del girador por 800 de inmediato y del
aceptante por 200 al vencimiento.
Atendiendo las circunstancias dentro de las que se produce la firma de cada uno. El
tenor literal de la obligación del girador es de 1000. No obstante, el beneficiario apenas
tiene contra él la parte no aceptada. Todo porque el Artículo 867 permite aceptarla por
cantidad menor a la expresada en el giro y porque el artículo 782 dispone en su primer
numeral que mediante acción cambiaria el último tenedor puede reclamar el importe del
título, de la parte no aceptada o no pagada. Solo si el aceptante no paga, puede el
tenedor ejercitar la acción contra el girador por los otros 200 en regreso.
En este caso, el girador responde por la suma de su giro, o sea, por 1000.
34. LITERALIDAD, FORMALISMO Y TIPICIDAD.
Se suele confundir la literalidad con el formalismo, pero son lo mismo. El formalismo
hace parte de la literalidad, pero no es ella o toda ella. El concepto de literalidad es más
amplio y como principio rector. El título-valor nace conforme a unas cláusulas literales,
algunas de ellas de estricto valor formal, sin las cuales el instrumento no surgiría al
mundo cambiario.
Otras cláusulas, de la naturaleza, tienen carácter cambiario y cuando no se plasman en el
instrumento a ley las suple, más escritas hacen parte de la literalidad. La literalidad
comprende la parte externa, el formalismo atañe a la estructura interna, las dos figuras
se complementan.
La literalidad para que adquiera relevancia cambiaria, tiene que manifestarse en forma
cambiaria, porque no todo lo escrito es un título-valor, goza de ésta naturaleza como si
pretendiera demandar en acción cambiaria, una cifra integrada con la suma principal
incorporada y la de una cláusula penal o de horarios de abogado pactados.
El formalismo, mira la estructura interna del título valor, los requisitos formales
generales, mención del -dcho incorporado y firma del creador- y los específicos que la
ley exige para cada tipo en particular. Por lo cual es válido afirmar que el formalismo
hace parte de la literalidad pero no necesariamente toda literalidad es formalismo. Es
decir, concurre el rigor formal y la teralidad en un carácter esquemático. Sin embargo,
ambos no son expresión de la misma exigencia.
En efecto, mientras la forma atañe a la estructura interna de la declaración contenida en
el dcto, para tener valor cambiario debe reproducir la forma. En cambio, la literalidad
constituye una nota externa de la declaración cartular, siendo el reflejo de una regla
dictada en tutela de la circulación del título
Si lo que se pretende es crear un cheque, el librador tendrá que observar rigurosamente
la fórmila contenida en los artículos que concretan las cláusulas sencillas y
esquematizadas, los requisitos de esencia o forma:
a) Librado en formulario de cheque o chequera a cargo de un banco,}
b) Mencionar un dcho incorporado
c) Estar firmado por el librador
d) Contener un orden incondicional de pagar una determina suma de dinero
e) Expresar el nombre del banco librado
f) Indicar que debe ser pagadero a la orden o al portador.
Ésta sería la única forma de materializar la orden de pago en un cheque y ninguna otra
podrá sustituirla, pues el rigor formal impone sujetarse a ella. El formalismo de la
escritura, de la mención de los elementos esenciales señalados para cada especie de dcto
y la contextualidad –aceptación,endosos,avales- concerniente a un determinado título-
valor deben ser contenidos en el instrumento que incluye la declaración principal del
librador.
Esto es lo que condiciona la validez del título. Es la tipicidad que pregona el artículo

620:
35. LA LITERALIDAD NO ES NOTA PRIVATIVA DE LOS TÍTULOS-VALORES
En cuanto a la controversia de si la literalidad es nota privativa de los títulos-valores, es
característica también de otros dctos, como el título de crédito con el alcance de
presunción, la ley presume la existencia del dcho. se condiciona por el texto que consta
en el dcto mismo.
Ej: La acción de una sociedad anónima puede ser contradicha por la escritura
constitutiva de la sociedad, es un elemento extraño al título, y como la misma letra de
cambio siendo el título valor más completo, puede ser objeto, en alguna de las cláusulas
de rechazo o anulaciones legales, como cuando dice ser pagada en abonos, hecho
prohibido por la ley.
36.LA RELATIVIDAD DE LA LITERALIDAD.
La literalidad no es ppo incontrovertible. Puede ser motivo de excepción causal y es
dable que entre partes que intervinieron en los actos de creación –Relación causal-
pueden discutirse sus cláusulas para ampliarlas, restringirlas, modificarlas, etc.
La presunción de ser ciertas las cláusulas, es simplemente legal, solo que en virtud de la
abstracción, frente a terceros de buena fe, cobran valor definitivo en cuanto son
inoponibles los convenios extracartulares que pretendan modificarlas.
37. LA AUTONOMÍA.PRINCIPIO RECTOR.CONCEPTO
La autonomía puede mirarse desde dos ángulos: como activa y como pasiva. En ambos
casos es uno de los ppos rectores de los títulos-valores de más denso contenido y
prolijas aplicaciones.
La Autonomía pasiva, que emerge de la obligaciones
propias,independientes,individualizadas de quienes firman y nada más. Art 627:
Todo suscriptor de un título-valor se obligará autónomamente. Las circunstancias que
invaliden la obligación de alguno o algunos de los signatarios, no afectarán las
obligaciones de los demás.
Art 657 CÓDIGO DE COMERCIO:
El endosante contraerá obligación autónoma frente a todos los tenedores posteriores a
él; pero podrá liberarse de su obligación cambiaria, mediante la cláusula "sin mi
responsabilidad" u otra equivalente, agregada al endoso.
Art 636:OBLIGACIONES AVALISTA
El avalista quedará obligado en los términos que corresponderían formalmente al
avalado y su obligación será válida aún cuando la de este último no lo sea.
Art 678:RESPONSABILIDAD DEL GIRADOR DE UNA LETRA DE CAMBIO
El girador será responsable de la aceptación y del pago de la letra. Toda cláusula que
lo exima de esta responsabilidad, se tendrá por no escrita.
ART 689: EFECTOS DE LA ACEPTACIÓN DE LA LETRA DE CAMBIO
La aceptación convierte al aceptante en principal obligado. El aceptante quedará
obligado cambiariamente aún con el girador; y carecerá de acción cambiaria contra
éste y contra los demás signatarios de la letra, salvo en el caso previsto en el artículo
639.
Un aval de obligación de sociedad cuyo representante excedió sus atribuciones. El
vínculo obligacional cambiario se funda en una promesa unilateral dirigida al público,
lo que predica es la autonomía pasiva pues ella resulta cambiariamente independiente de
las otras obligaciones de los demás firmante.
LA AUTONOMÍA ACTIVA. Por este aspecto, la autonomía emerge de la propia
definición del título valor art 619. Es la facultad de recibir y poder ejercer un dcho
cartular originario y no derivado del endosante.
‘’Se dice que el derecho es autónomo, porque el poseedor de buena fe ejercita un dcho
propio, que no puede ser restringido ni destruido en virtud de las relaciones existentes
entre poseedor y deudor’’-

Al titular del derecho mencionado en el dcto dice, al suscribir el título,el deudor contrae
la obligación de pagar la deuda, no aquella persona determinada sino a quienquiera que
sea propietario de dcto. El crédito pertenece, en vía autónoma, a cada propietario
sucesivo del título, sin sustituirse en el derecho del titular precedente.
La autonomía, es un ppo que se ha tratado de explicar de muchas maneras. Todo
poseedor o endosatario, para ser más exactos,del título,lo es en forma originaria en
virtud de un derecho cartular transferido absolutamente desligado del negocio
subyacente y de cuantas relaciones pudieron existir entre todos los propietarios o
tenedores anteriores del título entre sí, o con el deudor principal. Todo deudor lo es
independientemente de los demás en virtud de su firma que no alcanza a ser influida por
las de otros, en cualquier grado que aparezcan firmando.
DERECHO DERIVADO:
Si el dcho no es autónomo,es derivado quiere decir que le viene de su antecesor con sus
vicios y cargado con las excepciones oponibles a su Tradente. Ejemplo, el derecho de
quien posee el título cedido ya sea por dcto o separado,o endosado después del
vencimiento. O quien lo adquiere por herencia en este caso el título ejecutivo lo integran
los dos dctos; cartilla de hijuela o sentencia de remate y título valor.
EMANACIONES NATURALES DE LA AUTONOMÍA:
Por el lado activo, sería la validez de un endoso de quien no es dueño del título, y lo
adquiere de buena fe. Por el aspecto pasivo, la validez de firmas de un título donde hay
otras formas inválidas, cuando las obligaciones en el título sean ineficaces o
inexistentes(falsificada).
CASO: La firma del girador A se ha falsificadomla del aceotante B, menor es de un
incapaz, el beneficiario es C endosó por el ejercicio de la violencia, E,robó el título a D
falsificanda,