Está en la página 1de 7

UNIVERSIDAD DE ORIENTE

NÚCLEO DE MONAGAS
ESCUELA DE INGENIERÍA DE PETRÓLEO
MATURÍN/ MONAGAS/ VENEZUELA

LOS VALORES DE LA BONDAD Y EL AMOR

REALIZADO POR:
ADRIANA SILVA C.I 28.049.722
OFELIA QUEZADA C.I 27.977.917

Maturín, Noviembre de 2018


¿Qué es la Bondad?

Es la manifestación de las mayores cualidades que pueden alcanzar un hombre y una mujer:
sentimientos nobles, inteligencia para comprender a los demás y capacidad de ayuda.
Sirviendo a los otros, llevan a la máxima altura su potencial como humanos.

La bondad perfecciona a la persona porque sabe dar y darse sin temor a verse defraudado,
transmitiendo aliento y entusiasmo a quienes lo rodean.

En ocasiones el concepto de bondad es confundido con el de debilidad. A nadie le gusta ser


“el buenito” de la oficina, de quien todo el mundo se aprovecha. Bondad es exactamente lo
contrario, es la fortaleza que tiene quien sabe controlar su carácter, sus pasiones y sus
arranques para convertirlos en mansedumbre.

La bondad es una inclinación natural a hacer el bien, con una profunda comprensión de las
personas y sus necesidades, siempre paciente y con ánimo equilibrado. Este valor, por
consiguiente, desarrolla en cada persona la disposición para agradar y complacer en justa
medida a todas las personas y en todo momento.

¿En qué momentos nos alejamos de una actitud bondadosa?

Es muy sencillo apreciarlo en las actitudes agresivas que se adoptan con los malos modales y la
manera de hablar, a veces con palabras altisonantes, con la razón de nuestra parte o sin ella; la
indiferencia que manifestamos ante las preocupaciones o inquietudes que tienen los demás,
juzgándolas de poca importancia o como producto de la falta de entendimiento y habilidad
para resolver problemas. ¡Qué equivocados estamos al considerarnos superiores! Al hacerlo,
nos convertimos en seres realmente incapaces de escuchar con interés y tratar con amabilidad
a todos los que acuden a nosotros buscando un consejo o una solución.

Equivocadamente, nuestro ego puede regocijarse cuando alguien comete un error a pesar de
las advertencias, casi saboreando aquellas palabras de: “no quiero decir te lo dije, pero… te lo
dije”, y nos empeñamos en poner “el dedo en la llaga”, insistiendo en demostrar lo sabios que
son nuestros consejos; seguramente todo esto sale sobrando, pues la persona ya tiene
suficiente con haber reconocido su error y quizá en ese momento esta afrontando las
consecuencias.

La bondad no se detiene a buscar las causas, sino a comprender las circunstancias que han
puesto a la persona en la situación actual, sin esperar explicaciones ni justificación y en
procurar el encontrar los medios para que no ocurra nuevamente. La bondad tiene tendencia a
ver lo bueno de los demás, no por haberlo comprobado, sino porque evita enjuiciar las
actitudes de los demás bajo su punto de vista, además de ser capaz de “sentir” de alguna
manera lo que otros sienten, haciéndose solidario al ofrecer soluciones .

Una persona con el ánimo de “exaltar” su bondad, puede subrayar constantemente “lo
bueno que ha sido”, “todo lo que ha hecho por su familia”, “cuánto se ha preocupado por los
demás” y eso por supuesto no es bondad. La bondad es generosa y no espera nada a cambio.
No necesitamos hacer propaganda de nuestra bondad, porque entonces pierde su valor y su
esencia. El hacernos pasar por incomprendidos a costa de mostrar lo malos e injustos que son
los demás, denota un gran egoísmo. La bondad no tiene medida, es desinteresada, por lo que
jamás espera retribución. Podemos añadir que nuestro actuar debe ir acompañado de un
verdadero deseo de servir, evitando hacer las cosas para quedar bien… para que se hable bien
de nosotros.

El ser bondadoso tampoco equivale a ser blando, condescendiente con la injusticia, o


indiferente ante lo que esta bien o esta mal en las actitudes y palabras de quienes nos rodean,
por el contrario, sigue siendo enérgico y exigente, sin dejar de ser comprensivo y amable. Del
mismo modo, jamás responde con insultos y desprecio ante quienes así lo tratan, por el
dominio que tiene sobre su persona, procura comportarse educadamente a pesar del
ambiente adverso.

La bondad, como hemos visto, va más allá que un simple ofrecimiento de cosas materiales en
condiciones precarias, para fomentar este valor en nuestra vida podemos considerar que
debemos:

– Sonreír siempre

– Evitar ser pesimistas: ver lo bueno y positivo de las personas y circunstancias

– Tratar a los demás como quisiéramos que nos trataran: con amabilidad, educación y respeto.

– Corresponder a la confianza y buena fe que se deposita en nosotros.

– Ante la necesidad de llamar fuertemente la atención (a los hijos, un subalterno, etc.), hacer a
un lado el disgusto, la molestia y el deseo de hacer sentir mal al interesado: buscar con nuestra
actitud su mejora y aprendizaje.

– Visitar a nuestros amigos: especialmente a los que están enfermos, los que sufren un fracaso
económico o aquellos que se ven afectados en sus relaciones familiares.

– Procurar dar ayuda a los menesterosos, sea con trabajo o económicamente.

– Servir desinteresadamente.

El valor de la bondad perfecciona a la persona que lo posee porque sus palabras están
cargadas de aliento y entusiasmo, facilitando la comunicación amable y sencilla; sabe dar y
darse sin temor a verse defraudado; y sobre todo, tiene la capacidad de comprender y ayudar
a los demás olvidándose de sí mismo.

LA BONDAD Y EL AMOR INCONDICIONAL

El amor incondicional es el que se ofrece sin esperar nada a cambio.

La bondad es una inclinación natural de hacer bien a otros, no tiene medida, es


desinteresada y no espera ser retribuida nunca, de ahí que podríamos decir que la bondad y el
amor incondicional son muy parecidos, pero yo diría que es mas fácil ser bondadoso que amar
incondicionalmente, porque nuestro ego niega muchas veces nuestra capacidad natural para
expresar Amor, el amor incondicional nos enseña a amarnos y aceptarnos tal como somos y a
la vez a amar a los demás y aceptarlos tal como son, pero eso es lo más difícil, ya que muchas
personas pueden llegar a aceptarse y amarase tal como son pero cuando pasan a hacer lo
mismo con el prójimo eso…. Eso es arena de otro costal.

“La verdadera esencia del ser humano es la bondad. Existen otras cualidades provenientes
de la educación y la sabiduría, pero, si uno quiere convertirse en verdadero ser humano y dar
un sentido a su existencia, es esencial tener un buen corazón” Con esta cita del XIV Dalai Lama
comienza Samsara.

La bondad hace todo lo básico y necesario para que la vida fluya de modo tranquilo, suave y
agradable. Pero el AMOR da un paso más adelante para transformar las cosas simples y
sencillas en especiales.

El Valor del Amor

El amor es tan complejo que solo haré una aproximación de lo que para mí significa, en cada
persona es diferente y solo puede ser entendido por aquel que lo experimenta. Es intangible
sin embargo proporciona fortaleza, paz, tranquilidad y bienestar. El amor lo puede todo, lo
resiste todo da perspectiva, esperanza y e infinito.

El amor es considerado como, sentimiento y es el valor más humano y sublime de todos


pues para que este sea cultivado se necesita el compendio de muchos otros, es universal y
debe ser compartido y procurado por todos, donde este siempre se tendera al bien.

Es un sentimiento fuerte y sincero, es entusiasmo positivo, es una necesidad del ser humano,
todo mundo debe y merece sentir amor… El amor nos hace humanos virtuosos y nos aleja de
nuestra animalidad. Debe verse como un hermoso regalo el cual entregamos o recibimos,
jamás debemos considerarlo como una carga, en ocasiones podemos quejarnos de que no
somos correspondidos como esperamos o que se actué en reciprocidad a nuestras acciones o
sentimiento pues este siempre será un acto desinteresado… pero la realidad es que el amor
una vez que lo damos, debemos estar contentos y satisfechos con lo que entregamos, nosotros
ya no somos responsables de lo que la otra persona haga con dicho regalo. Aquel que no
recibe amor no debe pedirlo, ya que este debe ser entregado y no exigido como ya hemos
mencionado es un obsequio.

No se ama por obligación, se ama por convicción… con la seguridad y el compromiso de que
lo hacemos por el gusto de hacerlo por nosotros mismos y sin esperar nada a cambio.

El amor es pasión es un fuego intenso y cálido que abraza y no se consume, que calienta y
reconforta… Es ese calor de hogar, el abrazo de un hermano, la sonrisa de un hijo o el beso del
ser amado, es el mejor de los motivadores, es una fuerza creadora e inspiradora para grandes
obras y acciones, algo hecho con amor siempre estará bien intencionado. Es el mejor de los
remedios ya que cura a todos tanto al que lo recibe como al que lo da.

El núcleo del amor es la voluntad, la fuerza y la determinación, con la que luchamos por
aquello q amamos para enfrentar desafíos, superar barreras y derribar obstáculos. Tiene un
significado profundo pues se maneja en las dimensiones terrenales y espirituales ya que nos
permite tomar decisiones tomando en cuenta ambos mundos. La venganza, el engaño, los
sentimientos de culpa y el sufrimiento que podemos provocar a otros o a nosotros mismos son
decisiones que se apegan l ideal de la maldad o la malicia contraria al amor.

Tipos de Amor

 Amor propio “consciente”: Es conocerme y reconocerme como persona, desde mis


virtudes y defectos hasta aquello que me apasiona y disgusta, consiste en cuidarme,
realizar actividades que me procuren y me impulsen a ser mejor en aquello que me
gusta. Implica comer sano y a las horas que nos corresponde, hacer ejercicio para
mantener mi cuerpo sano y activo. Es saber que es lo que queremos hacer con nuestra
vida para después compartirnos con plenitud, ya que no podemos dar lo que no
tenemos, se puede decir que el amor propio es la columna de los otros tipos de amor.
 Amor a los padres “admiración y gratitud”: Padre no es aquel que engendra sino aquel
que educa. Digo con seguridad que tuve unos padres excepcionales que me dieron
todo su amor, comprensión y apoyo tanto como podían y como sabían hacerlo,
recuerdo a mi viejo con gran amor cariño, gratitud y admiración, se me viene a la
memoria la canción de “amor eterno” donde tengo muy grabado a mi papá llorando
por la ausencia de mi abuela… ahora cuando yo la escucho no puedo evitar acordarme
de mi él y me sucede lo mismo. También disfruto mucho de mi madre conversando
con ella para saber como esta y como le ha ido durante el día. De ambos aprendí
mucho y son parte importante de inspiración.

 Amor fraternal “crecer”: Es el amor entre hermanos, es distinto que el de los padres
pues en este se ven como iguales, te alientan a crecer y a mejorar de una manera más
dura, en algunos casos pueden hasta ser un poco conflictivos, no siempre te dan lo
que quieres sino te dan lo que necesitas para crecer, desde un jalón de orejas, un
consejo o la enseñanza de como se pueden realizar unas cosas según su experiencia,
pero la realidad es que siempre se apoyaran y se protegerán unos a otros y siempre se
encontrara la manera de ayudarse a mejorarse y crecer sin importar las decisiones y
caminos que se hayan tomado, como ya he dicho en otros post el mejor regalo que
me han dado mis padres es mi hermano al cual admiro y quiero profundamente.

 Amor de pareja “compartir”: No debemos confundir con enamoramiento, ya que este


ciega y no deja ver defectos, es la ilusión de que todo es perfecto y de que nada puede
salir mal, no permite errores, es ingenuo pero a su vez necesario, pues es el primer
paso para llegar al amor. En una pareja representa compartir alegrías y penas, es
aceptar lo bueno con lo malo, es hacer equipo para convertirse en un solo ser aunque
cada uno independiente, es tenerse la confianza para salir delante de cualquier
problema. Se puede decir que es la sinergia entre dos personas e implica comprensión,
apoyo, comunicación, perdón, camaradería entre muchas otras. Hay que cultivarlo,
protegerlo para que este sea más fuerte y así disfrutar de él en plenitud. El amor
implica comprender, servir, dar, compartir, querer, respetar y convivir.

 Amor a los hijos “protector”: Como hay amor a los padres también existe el amor por
los hijos, es totalmente sincero y desinteresado, los padres tienen como fundamento
el cuidar querer y procurar a sus hijos dándoles un hogar donde no les falte nada, se
les alimenta y desarrolla no solo con comida y objetos sino con su tiempo, guía,
orientación, lecciones… es dar cariño, implica divertirse juntos y disfrutar sus
progresos desde los más sencillos como su primera palabra o sus primeros pasos,
hasta sus logros mas trascendentales como una graduación, matrimonio o la llegada
de nietos. Amar es educar y corregir es decir establecer límites.

 Amor divino “trascendencia”: El amor a dios… cualquiera que este sea, implica
espiritualidad y devoción, si es parte de una religión corresponde a seguir las reglas
establecidas para estar en paz y en comunidad con nuestro dios. Es tener fe y
convicción plena por aquello que creemos, es someternos gustosos a las encomiendas
de nuestro dios o espiritualidad.

 Amistad: Es aquel amor que se tiene a las personas que no son de nuestra familia pero
se quieren como si pertenecieran a esta, le dedicaremos un es blog individual para
profundizar con este valor.

 Amor platónico “las ideas”: Es un amor que se tiene de los pensamientos, surge con
las imágenes mentales que nos creamos de una persona o cosa donde le damos
importancia a las ideas que tenemos de algo, puede ser desde una obra de arte,
aunque también se malinterpreta al considerarlo como el amor no correspondido,
aunque en realidad es apreciar aquello que imaginamos con respecto a algo.

 Amor al trabajo “actividad”: No existe nada más placentero que dedicarnos a aquello
que amamos, este tipo de amor se presenta cuando tenemos una actividad o
pasatiempo a la cual le dedicamos atención y practica, ya que nos motiva a
mejorarnos, si nos gusta el deporte sentiremos un placer tremendo al machacarnos el
cuerpo. Puedo decir que el ser humano tiene la obligación de buscar hacer aquello
que ama siempre que se le presente la oportunidad, de ese modo será una persona
plena y realizada con las acciones que se hagan.
El amor nos da el poder para: admitir nuestros sentimientos; cumplir nuestros sueños y tocar
las estrellas del firmamento.

El amor nos da valor para: Cambiar nuestro ser; modificar nuestra existencia; dar la vida por
aquello que amamos; luchar por nuestros sueños pero sobre todo mejorarnos y superar
nuestros límites, nos da la fuerza para: sonreír en momentos difíciles; disculparnos y pedir
perdón cuando nos equivocamos o comentemos algún error, a su vez de perdonar aquellos a
quienes amamos; respetar y comprender a nuestros seres queridos.

Resulta contradictorio que se diga que se ama profundamente a alguien, sin expresar dicho
amor, y es que a veces no estamos dispuestos a aceptar a la otra persona si no es como
nosotros esperamos o nos gustaría que fuera. Si rechazamos al otro desgastamos la relación y
produce desconfianza. En algunas ocasiones decimos y hacemos cosas que hieren y lastiman a
nuestro ser amado, lo anterior también sucede a la inversa. Con amor se aceptan los defectos,
se perdonan los errores, se superan los momentos difíciles, se sigue adelante. Cuando no
aceptamos en su totalidad, estaremos constantemente rechazando y tarde que temprano
termina por afectarnos. Aceptar significa transformar positivamente para una persona ya que
se estará dispuesta al mejoramiento o al cambio.

Con amor el tiempo transcurre de manera instantánea… nos hace falta tiempo para gozar esos
momento maravillosos.