Está en la página 1de 2

c     ~


       
     
     

  
  ~         

     
     
 
     
    
            
       
    
           
   

   
       
   

El ¬  es una ideología y un movimiento político que surgió en la Europa de


entreguerras (1918-1939). El término proviene del italiano ¬  (µhaz, fasces¶), y éste a su
vez del latín ¬  (plural de ¬ ).

El proyecto político del fascismo es instaurar un corporativismo estatal totalitario y una


economía dirigista, mientras su base intelectual plantea una sumisión de la razón a la
voluntad y la acción, un nacionalismo fuertemente identitario con componentes victimistas
que conduce a la violencia contra los que se definen como enemigos por un eficaz aparato
de propaganda, un componente social interclasista, y una negación a ubicarse en el espectro
político (izquierdas o derechas), lo que no impide que habitualmente la historiografía y la
ciencia política sitúen al fascismo en la extrema derecha y le relacionen con la plutocracia,
identificándolo algunas veces como un capitalismo de Estado,[3] o bien lo identifique como
una variante chovinista del socialismo de Estado.

El  (De  ), entendido como organización social y economica, es una


asociación basada en la comunidad de los medios sociales de producción y los bienes
producidos mediante los mismos. A diferencia de lo que acontece en el socialismo, el
comunismo implica la abolición de la división del trabajo y por ende del dinero.

El Comunismo, entendido como movimiento socio-político, es un conjunto de corrientes y


agrupaciones cuyo principal objetivo histórico es -particularmente desde la adopción de la
doctrina marxista- la supresión revolucionaria de la sociedad capitalista en tanto última
forma de sociedad con clases, y el establecimiento de una sociedad socialista como paso
previo a la construcción gradual de una organización social comunista. Las doctrinas de las
diversas corrientes comunistas coinciden en la necesidad de suprimir la propiedad privada
(especialmente la de los medios de producción sociales) y en la emancipación del
proletariado como la primera clase oprimida sin economía propia, negación de toda posible
apropiación privada y por ende tendiente a desaparecer como clase en una comunidad
comunista

El   es un orden socioeconómico basado en la propiedad social de los medios de


producción, el control colectivo y planificado de la economía por parte de la sociedad como
un entero. También se define por socialista a toda teoría, doctrina o movimiento que aboga
por su implantación. El socialismo puede ser no-estatal (mediante la propiedad comunitaria
en un sentido amplio) o estatal (a través de la nacionalización y la planificación económica
de la producción).

En un sistema socialista, al establecerse la propiedad social (colectiva) de los medios de


producción, desaparece cualquier forma de propiedad privada de los bienes de capital y con
esta el capitalismo como forma de apropiación del trabajo asalariado, que supone en la
teoría marxista una forma de explotación por vía económica. Siendo el capitalismo la
última sociedad con clases dentro de la secuencia histórica de los modos de producción de
Karl Marx, esto comportaría a su vez la desaparición de las clases sociales que son
generadas por los diferentes orígenes del ingreso, dando así por superada la lucha de clases
y quedando únicamente la dialéctica, la lucha entre lo nuevo y lo viejo como motor
histórico en procura de la superación constante en espiral ascendente para el bienestar y la
felicidad de la raza humana.

Frecuentemente coexisten diferentes movimientos políticos que adoptan el título de


Socialismo: desde aquellos con vagas ideas de búsqueda del bien común e igualdad social,
hasta los proyectos reformistas de construcción progresiva de un Estado socialista en
términos marxistas, o las variantes pre y post-marxistas de socialismo (sean obreristas o
nacionalistas), o al intervencionismo, definiciones de socialismo o de sus métodos que
pueden variar drásticamente según varíen los interlocutores políticos y que algunas veces se
distancian en mayor o menor medida de su etimología: estatistas, nacionalistas, marxistas,
cooperativistas, corporativistas gremiales clásicos, corporativistas de Estado o fascistas,
socialistas de renta, socialistas de mercado, mutualistas, socialdemócratas modernos, etc

  .

Práctica de dominación empleada por las naciones o pueblos poderosos para ampliar y
mantener su control o influencia sobre naciones o pueblos más débiles; aunque algunos
especialistas suelen utilizar este término de forma más específica para referirse únicamente
a la expansión económica de los estados capitalistas, otros eruditos lo reservan para
caracterizar la expansión de Europa que tuvo lugar después de 1870. Aunque las voces
imperialismo y colonialismo tienen un significado similar y pueden aplicarse
indistintamente en algunas ocasiones, conviene establecer ciertas diferencias entre ellas. El
colonialismo, por lo general, implica un control político oficial que supone la anexión
territorial y la pérdida de la soberanía del país colonizado. El imperialismo, sin embargo,
tiene un sentido más amplio que remite al control o influencia ejercido sobre otra región,
sea o no de forma oficial y directa, e independientemente de que afecte al terreno
económico o político.