Está en la página 1de 4

CAPÍTULO VII: MODELO SISTÉMICO DE EFICACIA.

En este capítulo se exponen los principios generales de la teoría general de


sistemas, y su aplicación al estudio de las organizaciones en la cuestión
concreta de la definición de un modelo sistémico de eficacia organizativa.

1. Carácter sistémico de las organizaciones


2. En propiedades atribuidas a los sistemas.
3. Definición de eficacia organizativa desde el punto de vista sistémico.
4. Valoración crítica del modelo sistémico de eficacia.
___________________________________________________________________________

o La obra homónima de Ludwig von Bertalanffy, publicada en 1968, suele


considerarse el texto fundador de esta nueva teoría.
o “la formulación de principios válidos para “sistemas” en general, sea cual
fuere la naturaleza de sus elementos componentes y las relaciones o
“fuerzas” reinantes entre ellos” (Bertalanffy 1968:37)
o La estrategia de la ciencia clásica, sin embargo, resulta inadecuada para
explicar el comportamiento de los sistemas abiertos (conjuntos de
elementos en interacción que realizan intercambios con su entorno) como
los organismos vivos, los individuos y la sociedad.
o la teoría general de sistemas nace de la necesidad de estudiar la
complejidad organizada.
o la teoría sistémica propone definir la organización como “un sistema
energético insumo - resultado, en que el energético proveniente del
resultado reactiva el sistema” (op. cit., p. 25). Más concretamente, la
organización como sistema abierto se caracterizará por desarrollar una
serie de actividades, algunas de ellas transacciones con el
o - Captación del insumo energético del sistema.
o - Transformación de la energía en el sistema.
o - Productos resultantes o resultado energético.
_____________________________________________________________________
o Cualquier sistema estará constituido por un número determinado de elementos
con definición individual. Cabe la posibilidad de que existan varios niveles de
complejidad, al ser dichos elementos también sistemas.
o Los objetivos del sistema: se postula que todo sistema tiene un objetivo hacia el
cual tienden los elementos del mismo.
o Las interacciones entre los elementos del sistema: el sistema no será tal si entre
los elementos del mismo no se producen interacciones, es decir, procesamientos e
intercambios de insumos energéticos y de flujos de información.

EL COMPORTAMIENTO DE LAS ORGANIZACIONES COMO SISTEMAS.

La teoría general de sistemas propone una serie de principios de comportamiento de los


sistemas abiertos, que modelizan su comportamiento independientemente de su carácter
de sistema biológico, físico u organizativo. A continuación, se exponen aquí en su
formulación original (Katz y Kahn 1966:28-35), realizando las convenientes
particularizaciones para el caso de la organización. Estas propiedades son de gran
importancia a la hora de definir la eficacia organizativa desde la perspectiva sistémica.

PROPIEDADES DE LOS SISTEMAS.


o Importación de energía.
o Procesamiento y obtención del resultado.
o Ciclos de acontecimientos.
o Entropía negativa (neguentropía).
o Insumos de información, realimentación negativa y el proceso de codificación.
o Homeóstasis dinámica.
o Diferenciación.
o Equifinalidad. FUENTE: Katz y Kahn (1966).

Importación de energía.
Para una organización, podemos traducir energía por dinero (empresa), satisfacción moral
(organizaciones no lucrativas) o reconocimiento legal (administración pública).
Procesamiento y obtención del resultado.
La actividad de los sistemas se caracteriza por procesar los insumos, de manera que
éstos se alteren de forma significativa dando lugar a un resultado:
Ciclos de acontecimientos
Es propio de los sistemas que los intercambios con el ambiente insumo -procesamiento -
resultado tengan carácter cíclico, dado que el resultado proporciona nuevas aportaciones
de energía que permiten repetir la secuencia de actividades:
Entropía negativa (neguentropía).
Como se ha visto anteriormente, la teoría de sistemas postula que un sistema cerrado (sin
intercambios con el ambiente) tiende al desorden - es decir a un aumento de entropía -,
por ser éste su estado de máxima probabilidad. y a su consecuente muerte o
desaparición. En los sistemas abiertos, sin embargo, no sólo tenemos entropía debido a
procesos irreversibles, sino también entrada de entropía que bien puede ser negativa
(aportar orden al sistema)
La “organización” del sistema requiere que la energía asociada a las salidas es inferior a
la asociada a los insumos. Dicho excedente energético se invierte en mantener el orden
del sistema, es decir, en reducir la entropía o generar entropía negativa. En las
organizaciones, este principio se adapta postulando que las organizaciones tienden a
captar un excedente de recursos del entorno que les asegure su supervivencia y
crecimiento (el organizational slack de Cyert y March 1963). Estos dos últimos conceptos -
supervivencia y crecimiento - serán fundamentales en la definición de eficacia
organizativa desde la perspectiva sistémica.
Insumos de información, realimentación negativa y el proceso de codificación.
Además de los insumos de energía, la teoría de sistemas abiertos reconoce la necesidad
de que el sistema capte del ambiente insumos de información para la organización del
mismo, puesto que dicha información reduce la entropía del sistema

Homeóstasis dinámica
En un sistema cada elemento interactúa con los restantes de forma que el conjunto de las
interacciones lleve al sistema a un determinado estado. Cuando este estado coincide con
los objetivos del sistema, diremos que está en equilibrio. En caso contrario, los sucesivos
ciclos de acontecimientos se irán sucediendo hasta que el sistema alcance el equilibrio.
Este proceso recibe el nombre de homeóstasis. Complementariamente, se observa como
característica común de los sistemas su tendencia al crecimiento, consecuencia de la
captación de insumos adicionales que aseguren su supervivencia. Este crecimiento se
caracteriza por ser más cuantitativo que cualitativo. Sin embargo, al alcanzar el sistema
determinado tamaño parece ser necesaria la existencia de subsistemas de apoyo de
carácter especializado cualitativamente diferentes: tal es el caso del subsistema de
planificación y control en el contexto organizativo.
Diferenciación
Según von Bertalanffy (1968:31 y ss.) los sistemas abiertos se caracterizan por dirigirse,
mediante las interacciones con el entorno en ciclos consecutivos de acontecimientos,
rumbo a la diferenciación y la elaboración. En particular, esto significará que las
organizaciones, así como los subsistemas que las componen, adoptarán diferentes
formas que les harán más eficientes para determinadas funciones, a coste de perder
equipotencialidad.
Equifinalidad
Según un resultado bien conocido en Termodinámica, en cualquier sistema cerrado, el
estado final está inequívocamente determinado por las condiciones iniciales, de modo que
si éstas se alteran, el estado final también cambiará. En los sistemas abiertos, sin
embargo, puede alcanzarse el mismo estado final partiendo de diferentes condiciones y
de distintos caminos (Bertalanffy 1968:40). En virtud de este principio, la teoría sistémica
de la organización contrapone a la idea del diseño de procedimientos optimizadores del
comportamiento organizativo, propia de la escuela racional, la idea de que diferentes
procedimientos permiten alcanzar un mismo estado final, por lo que no puede hablarse de
un procedimiento óptimo.

EL MODELO SISTÉMICO DE EFICACIA ORGANIZATIVA: CRITERIOS DE EFICACIA.

“Se ha definido la efectividad (sic.) organizacional como el grado en que aumentan todas
las formas de recuperación energética de la organización, lo cual queda determinado por
una combinación de la eficiencia de la organización como sistema y su éxito en obtener,
en condiciones ventajosas, los insumos que necesita”. Aunque la unidad de análisis más
frecuente es la organización, las dificultades que en ocasiones presenta el
establecimiento de las fronteras organizativas pueden llevar a evaluar la eficacia
organizativa desde diferentes niveles de análisis.

MARCO TEMPORAL: EFICACIA ORGANIZATIVA EN EL LARGO


PLAZO.
En el largo plazo y a lo largo de diferentes ciclos insumo – producto, la organización
puede ser capaz de obtener un excedente de energía. Este excedente de energía, en el
contexto organizativo, puede ser definido de diferentes maneras según la organización a
evaluar:

· Para organizaciones con finalidad lucrativa, el excedente de energía se materializa en


ganancias acumuladas en la empresa a través de un beneficio económico susceptible de
ser distribuido entre los propietarios.
· Para organizaciones no lucrativas, el excedente energético se materializa en
reconocimiento legal o satisfacción psicológica de los miembros de la organización.

CARACTERÍSTICAS DE LOS CRITERIOS DE EFICACIA DEL


MODELO SISTÉMICO

Según el modelo económico, una organización es eficaz en la medida en que cumple los
objetivos que para ello fijan los propietarios de la organización, usualmente formulados
por la comunidad científica como la obtención del beneficio máximo, o la maximización del
valor de la organización en el mercado. En el modelo sistémico, en cambio, se postula
que la organización como sistema posee unos objetivos propios, tanto a corto plazo –
captación de recursos del entorno y uso de los mismos de manera eficiente – como a
largo plazo – supervivencia y crecimiento –.
Según el modelo económico, una organización es eficaz en la medida en que cumple los
objetivos que para ello fijan los propietarios de la organización, usualmente formulados
por la comunidad científica como la obtención del beneficio máximo, o la maximización del
valor de la organización en el mercado.
En el modelo sistémico, en cambio, se postula que la organización como sistema posee
unos objetivos propios, tanto a corto plazo – captación de recursos del entorno y uso de
los mismos de manera eficiente – como a largo plazo – supervivencia y crecimiento –.

VALORACIÓN CRÍTICA DEL MODELO SISTÉMICO DE EFICACIA.

A partir de la síntesis realizada sobre la concepción sistémica de la eficacia, cabe realizar


la siguiente valoración crítica:
· Un punto fuerte de esta concepción de eficacia es que se fundamenta en un modelo de
organización de gran aceptación en la comunidad científica, como es del modelo de la
organización como sistema. De este modo, se cuenta con un modelo de definición de
eficacia muy elaborado – de hecho, la teoría sistémica es la primera en abordar
conscientemente la modelización de la eficacia organizativa, según la bibliografía
consultada –, que se inserta en un corpus teórico bien definido.
· Otro punto fuerte es que, tal como se ha indicado, la concepción sistémica de eficacia
es particularmente operativa a la hora de evaluar organizaciones en las que se juzga que
no tiene sentido, o pasa claramente a un segundo plano, la obtención de un beneficio
económico, y en las que además los resultados de las acciones de la organización son
difícilmente evaluables por agentes externos a la misma. Tal es el caso de las
organizaciones profesionales – resultado difícilmente evaluable – sin finalidad lucrativa –
beneficio económico de importancia secundaria –.
· Entre los puntos débiles, destacar uno que está en la propia raíz de la concepción
sistémica: para el modelo sistémico de organización, ésta es una entidad con finalidad
propia, que parece tener objetivos propios, independientes de la motivación y
necesidades de sus miembros.
Fundamentarse en la concepción sistémica exclusivamente a la hora de evaluar la
eficacia puede llevar a evaluar positivamente organizaciones que tienden a perpetuarse a
sí mismas, a veces en contra de los intereses, motivaciones y necesidades de los
diferentes grupos de interés.
· Finalmente, otro punto débil de la concepción sistémica es la falta de prescripciones
acerca de cómo las organizaciones pueden ser eficaces, según define la teoría. Este
hecho se concreta en la naturaleza de los predictores de eficacia en la concepción
sistémica. En cualquier caso, los criterios de eficacia organizativa a corto plazo –
eficiencia y habilidad para obtener recursos – podrían ser considerados como predictores
de la consecución de criterios de eficacia a largo plazo – supervivencia y crecimiento de la
organización –.