Está en la página 1de 13

Revista de Psicología

Universidad de Chile
revpsico@uchile.cl
ISSN (Versión impresa): 0716-8039
CHILE

2004
Evelyn Lagos H. / Margarita Loubat O. / Elizabeth Muñoz A. / Paula Vera de la F.
ESTRATEGIAS DE AFRONTAMIENTO DE PADRES DE NIÑOS CON SECUELAS
DE QUEMADURAS VISIBLES
Revista de Psicología, , año/vol. XIII, número 002
Universidad de Chile
Santiago, Chile
pp. 51-62

Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal

Universidad Autónoma del Estado de México

http://redalyc.uaemex.mx
Estrategias de Afrontamiento de Padres de Niños con Secuelas de Quemaduras Visibles, Vol. XIII, Nº 2: Pág. 51-62. 2004

Estrategias de Afrontamiento de Padres de Niños con


Secuelas de Quemaduras Visibles

Coping Strategies Used by Parents of Children with


Visible Burn sequels

Evelyn Lagos H.*, Margarita Loubat O.**, Elizabeth Muñoz A.*, Paula Vera de la F.*

Resumen
La presente investigación tuvo por objeto relacionar las estrategias de afrontamien-
to de padres de niños quemados con los niveles de ansiedad presentados por sus
hijos. Para ello, se utilizó una metodología cuantitativa y un diseño de tipo descrip-
tivo–correlacional.
La muestra estuvo conformada por 49 niños (as) y sus padres que los acompañaban
en su tratamiento en COANIQUEM. Los instrumentos utilizados fueron el Inventa-
rio de Ansiedad Estado–rasgo para Niños de Spielberger y el Cuestionario de Mo-
dos de Afrontamiento de Lazarus y Folkman.
Los resultados señalan que las estrategias de afrontamiento Autocontrol, Reinter-
pretación positiva, Resolución planificada y Aceptación de la responsabilidad
correlacionan significativamente con bajos niveles de ansiedad en los niños quema-
dos.
Palabras claves: Niños quemados, Estrategias de afrontamiento y Ansiedad.

Abstract
This research was aimed at relating the coping strategies developed by parents of
children suffering from burn injuries and the levels of anxiety presented by the
children themselves. For this purpose, a quantitative methodology and a design of
the descriptive correlacional type were used.
The sample consisted of 49 children, and their accompanying parents, attending
treatment at COANIQUEM. The instruments used were Spielberger’s Inventory of
Anxiety State – feature for Children and the Lazarus and Folkman’s Ways of Coping
Questionnaire. The results indicate that the strategies coming of selfcontrol, Positive
Reinterpretation, Planned Resolution and Acceptance of Responsibility correlate
significantly with low levels of anxiety in burned children.
Key Words: Burned children, Coping Strategies and Anxiety.

* Psicólogas Universidad de Santiago de Chile.


** Psicóloga y Profesora Escuela de Psicología, Universidad de Santiago de Chile. E:mail mloubat@lauca.usach.cl.

51
Revista de Psicología de la Universidad de Chile

Introducción Castillo y Santander (1996), se refieren a


las reacciones de la familia y de los padres
Desde una perspectiva integral de salud del niño cuando se enfrentan a una quema-
se puede definir el accidente de quemadura dura, señalando diversas etapas de ajuste.
en niños como un evento que los afecta físi- Estas etapas se caracterizan en un primer
ca, psicológica y socialmente. En efecto, una momento por la desorganización, confusión
situación estresante como ésta produce una y angustia; posteriormente y en algunos ca-
serie de cambios en el aspecto físico que re- sos por fuertes sentimientos de culpa, en
percuten entre otros, en la autoimagen, au- otros por rabia e impotencia. Estos estados
toestima y en la interrelación. emocionales provocarían un bloqueo en las
habilidades parentales de acogida y entrega
Sabemos, que producto de las quemadu-
de afecto, como también en aquellas de con-
ras y sus consecuencias se genera en el me-
trol y guía de sus hijos.
nor miedo a la muerte, a la desfiguración y
al abandono; naturalmente esto influye en la Ya superada la crisis inicial, las autoras ci-
posible aparición de sintomatología ansiosa tadas señalan que surgen conflictos relacio-
y depresiva (Ramírez, 2001) y desde luego nales entre los padres, también entre padres
en el proceso de adaptación del niño a la e hijos y con el niño quemado en particular,
quemadura (Artz & Moncrief, 1972). debido a una fuerte tendencia a la sobrepro-
tección de éste. En otras ocasiones, se obser-
Estas reacciones emocionales negativas, si
van respuestas de negación y abandono ha-
bien están presentes durante toda la evolu-
cia este niño “difícil” y “distinto” por parte
ción de la lesión se intensifican en el período
de los padres, lo que se traduce en dificulta-
de resocialización posterior a la quemadura.
des en el cumplimiento del tratamiento.
Esto se produce –fundamentalmente– en el
curso de los dos primeros años después de En la etapa final, según Castillo y San-
ocurrido el accidente e influyen en ello, la tander, los padres ejercitarían nuevas formas
necesidad de usar prendas compresivas, el de relacionarse al interior de la familia e ini-
estrés emocional para adaptarse a los cam- ciarían una nueva organización, incorporan-
bios físicos y psicológicos, en ciertos casos la do el tratamiento del niño, apoyando su
cirugía reparadora y en fin, múltiples inter- reinserción social y avanzando hacia la acep-
venciones que tienen que ver con el trata- tación de la secuela.
miento y la rehabilitación en general.
(Bendlin, Linares, Benaim, 1993). Estas reacciones emocionales manifesta-
das por los padres, recientemente señaladas,
La presencia y manifestación de estas re- constituyen una de las principales fuentes de
acciones negativas en el niño, se ven cierta- estrés infantil. “Se ha observado, que aun-
mente influidas por la forma en que los pa- que los padres y familiares traten de ocultar
dres se adapten a esta situación estresante estos sentimientos a través de un relato ver-
(Capdeville & Medina, 1998), esto “debido a bal que minimiza la situación relacionada con
que ellos son el principal armazón para las el suceso estresante, es la actitud emocional
adaptaciones hechas por el niño” (Clapp, la que prevalece fundamentalmente e impre-
1979; Ross, 1978; Tylke, 1980 citado en siona mas al menor”. Esta influencia parental,
Ugalde, 1998). Consecuentemente a ello, generalmente se debe a que en los niños pe-
Breton, Valla y Lambert (1993, citado en queños resulta de capital importancia la va-
Hermosilla & Montt, 2001) postulan, que la loración que del suceso o la situación hagan
repuesta del niño al estresor se relaciona con los padres o criadores; una respuesta positi-
la respuesta de los padres a éste. va de éstos puede amortiguar el impacto
estresante sobre el niño; por el contrario, si

52
Estrategias de Afrontamiento de Padres de Niños con Secuelas de Quemaduras Visibles, Vol. XIII, Nº 2: Pág. 51-62. 2004

el progenitor se muestra ansioso ante el acon- rectas orientadas a alterar la situación y sugie-
tecimiento, el niño fácilmente imitará la res- re un grado de hostilidad y toma de riesgo.
puesta emocional del adulto, con lo que au-
mentará la probabilidad de que éste al Distanciamiento: Se refiere a los esfuerzos
enfrentarse de nuevo a una situación simi- cognitivos por separarse y minimizar el sig-
lar, muestre respuesta de afrontamiento in- nificado de la situación, por ejemplo, olvi-
eficaces (Palomo del Blanco, 1995; Buendía dar, negarse a tomar en serio la situación,
& Mira, 1993). Además, sabemos que en la comportarse como si nada hubiese ocurrido.
vida de un niño, los padres funcionan como Autocontrol: Describe esfuerzos de regu-
un filtro protector que elabora las experien- larse a sí mismo en cuanto a sus sentimien-
cias haciéndoselas más tolerables al menor. tos y acciones, como por ejemplo, guardar
Es por ello que la forma en que ambos pa- los problemas para sí mismo y procurar no
dres afronten el accidente y posterior trata- precipitarse.
miento, resulta fundamental en la ayuda que
le puedan dar a su hijo a lo largo del mismo Búsqueda de Apoyo Social: Describe los esfuer-
(Palanca & Pedreira, 2002). Por lo tanto, frente zos para buscar información de apoyo, sopor-
a los accidentes de quemaduras no se puede te tangible y emocional en el entorno social.
separar la reacción de los padres y el afron-
tamiento de la familia, de la reacción del niño. Aceptación de la responsabilidad: La perso-
Es por ello que cuando un niño se quema, la na identifica su propio error en el problema
lesión que se provoca trasciende el daño y trata de corregir la situación (disculparse,
tisular afectando biopsicosocialmente al me- criticarse a sí mismo).
nor y su familia (Capdeville & Medina, 1998). Escape–evitación: Describe esfuerzos, de-
Esta afirmación obliga a buscar información seos y pensamientos de escapar o evitar la
para los equipos de salud a fin de tratar de situación (esperar que ocurra un milagro,
manera mas integral el daño provocado por tomar alcohol o drogas, etc).
el accidente e indudablemente, ello tiene que
ser tomado en consideración en la preven- Resolución Planificada de Problemas: Descri-
ción y en los proyectos terapéuticos curati- be deliberados esfuerzos orientados al pro-
vos de la lesión. blema para alterar la situación. Se aprecia un
enfoque analítico de resolver el problema
A todo lo anteriormente señalado hay que (establecer un plan de acción y seguirlo).
agregar que las reacciones de las personas ante
una situación estresante, en éste caso una que- Reevaluación Positiva: Describe esfuerzos de
madura, recibe el nombre de “Estrategias de crear significados positivos de la situación al
Afrontamiento”. Lazarus y Folkman (1986) enfocarse en el desarrollo personal. Además,
definen este concepto, como aquellos esfuer- posee una dimensión religiosa que orienta a
zos cognitivos y conductuales constantemen- una interpretación positiva del problema.
te cambiantes que se desarrollan para mane-
jar las demandas específicas externas y/o Apreciamos entonces, que los padres po-
internas que son evaluadas como excedentes seen una variada gama de posibilidades de
o desbordantes de la cultura del individuo. afrontamiento frente a un accidente de quema-
Estos mismos autores, proponen la siguiente dura y además hemos señalado, la influencia
taxonomía para clasificar el afrontamiento el que sus reacciones pueden tener sobre las con-
cual consta de 8 dimensiones: ductas y las emociones de sus hijos. Entonces,
es por todo lo expuesto que en esta investiga-
Confrontación: La cual describe acciones di- ción, nos hemos propuesto indagar sobre el
fenómeno de las estrategias de afrontamiento

53
Revista de Psicología de la Universidad de Chile

utilizadas por los padres, frente a las secuelas Fernández & Hernández, 1998; Sierra–Bra-
de quemaduras visibles de su hijos, que se en- vo, 1995).
cuentran en los tres primeros años del período
de rehabilitación en COANIQUEM. De esta El universo de este estudio corresponde a
manera, es que nos propusimos averiguar si niños(as) entre 6 y 9 años que se encuentran
existen relaciones entre las diversas formas de en los tres primeros años de tratamiento en el
afrontamiento parental y los niveles de ansie- Centro de Rehabilitación COANIQUEM y
dad manifestados por los niños quemados en- padres o tutores del niño que lo acompañan
tre 6 y 9 años de edad. en el proceso de rehabilitación.

Consideramos que este tema y en general La muestra es no probabilística (Baptista, et


el del tratamiento de la quemadura, ha sido al., 1998) y estuvo conformada por 49 niños(as)
poco estudiado y ha tenido escasa difusión en y sus respectivos padres y/o tutores (49) su-
el área de la Psicología, prevaleciendo el tra- mando un número total de 98 sujetos.
tamiento médico. No obstante, en la actuali- Los criterios de selección para la muestra
dad se reconoce que una quemadura no sólo infantil consideraron a niños (as) de entre 6 y 9
deja secuelas a nivel físico sino también a ni- años, con secuela en una zona visible (cara,
vel psicológico afectando además, al grupo cuello y extremidades) y que se encontraran
familiar del niño quemado y a su entorno so- dentro de los primeros 36 meses de rehabilita-
cial. Es en este sentido, que consideramos que ción. En cuanto a los criterios de selección para
la relevancia de la presente investigación ra- la muestra parental se consideraron al padre,
dicó en obtener información que pueda ser útil madre o tutor que se halla responsabilizado del
a los equipos interdisciplinarios que trabajan cuidado del niño (a) durante su tratamiento en
en los Centros de Salud donde se acoge al niño COANIQUEM.
quemado y su familia; útil a los profesionales
que se desempañan en los Centros de Reha-
Instrumentos
bilitación de Quemados a fin de que puedan
intervenir en los niños a través de sus padres Para realizar este estudio se utilizaron dos
y útil al trabajo del profesional psicólogo. En instrumentos de evaluación: Uno de ellos fue
definitiva, creemos que es relevante el buscar el Cuestionario de Modos de Afrontamiento
información a fin de fomentar en los padres (Lazarus & Folkman, 1986), el cual consta de
de niños quemados, estrategias relacionadas 66 ítems que se evalúan en una escala tipo
con bajos niveles de ansiedad, a objeto que likert de 4 posiciones, donde la persona se-
los menores puedan reducir los costos emo- ñala el grado de acuerdo a lo planteado en
cionales de la quemadura. Por último, consi- cada uno de los distintos ítems (Alamos, 1994
deramos que la información que se obtuvo en citado en Garfias, Godoy y Moncada, 2000).
ésta investigación, no sólo se puede utilizar
respecto de lo curativo, sino también en ac- Para esta aplicación, se utilizaron las mo-
ciones de promoción y educación respecto de dificaciones lingüísticas propuestas por
las reacciones de los mayores cuando un me- Garfias, et. al. (2000) para facilitar la com-
nor sufre este tipo de accidente. prensión de los ítems en la realidad nacio-
nal dado que este test no ha sido estandari-
Metodología zado en Chile.

El presente es un estudio que se enmarca El segundo instrumento utilizado fue el In-


dentro de la metodología cuantitativa. El di- ventario de Ansiedad Estado/Rasgo para ni-
seño es de carácter no experimental, trans- ños (STAIC), creado por Spielberger (1973) y
versal y descriptivo–correlacional (Baptista, adaptado a Chile por Cambriaso y Villaseca
(1992) Se puede aplicar individual o colectiva-

54
Estrategias de Afrontamiento de Padres de Niños con Secuelas de Quemaduras Visibles, Vol. XIII, Nº 2: Pág. 51-62. 2004

mente a niños de 9 a 15 años (o para niños Se aplicaron ambos instrumentos en una


menores que tengan una capacidad de lectura única oportunidad y fueron administrados
y comprensión suficiente) (Echeverría, 1996). en duplas de investigadoras. El lugar de apli-
cación correspondió a distintas salas de aten-
El inventario consta de 40 elementos, dis- ción según disponibilidad de espacio y tiem-
tribuidos en dos escalas. Una mide Ansiedad po de COANIQUEM. Además, se aplicó al
Estado y otra escala mide Ansiedad Rasgo, padre/tutor una encuesta confeccionada por
siendo los ítems de la primera escala diseña- las autoras para obtener datos psicosociales
dos para medir estados transitorios de An- de caracterización de la muestra.
siedad. Por su parte, la escala Ansiedad Ras-
go, está diseñada para medir diferencias Finalmente, se procedió a realizar una re-
individuales, relativamente estables en la visión de fichas para obtener datos tales como:
predisposición a la ansiedad (Spielberger, extensión de la quemadura, grado de la que-
1973 citado en Cambriaso & Villaseca, 1992). madura, pronóstico, etc. Esta información fue
necesaria conseguir, dado que no todos los
El STAIC tiene un coeficiente de confiabi- padres/tutores manejaban los antecedentes
lidad alto (alfa de Cronbach) de 0.82–0.87 médicos referentes a la quemadura de su hijo.
para la escala Ansiedad Estado y 0.78 y 0.81
para la escala Ansiedad Rasgo. Así mismo Con todos los datos obtenidos se proce-
posee un coeficiente de validez concurrente dió a realizar análisis descriptivos y correla-
alto (0.75) con otras escalas de ansiedad como cionales mediante el programa computacio-
la Escala de Ansiedad Manifiesta Infantil nal SPSS versión 10.0.
(CMAS) y 0.63 con la General Anxiety Scale
(GASC) (Spielberger, 1973 citado en Resultados
Cambriaso & Villaseca, 1992). Descriptivos y correlacionales
La muestra infantil estuvo conformada
Procedimiento por 49 niños correspondiendo el 55,1% de los
menores al sexo femenino y el 44,9% al sexo
Para llevar a cabo el estudio, se solicitó al
masculino.
Departamento de Informática de COANI-
QUEM un listado de pacientes (niños) que Con respecto a las variables relacionadas
cumplieran los criterios de selección mencio- con la quemadura se puede observar que la
nados anteriormente. Este listado incluía las mayor parte de los niños (73,5%) presentó una
horas de controles médicos del año en curso quemadura de tipo AB o de espesor interme-
lo cual permitió acceder a los niños seleccio- dio; que el mayor número de niños (59,2%) se
nados cuando asistían a control médico du- encuentra en el primer año de tratamiento en
rante los meses de Enero y Febrero del 2003. COANIQUEM; y que casi el 80% de los meno-
Sin embargo, debido al elevado ausentismo res quedará con algún tipo de secuela (leve y/
a los controles médicos, se decidió implemen- o profunda) como consecuencia del accidente.
tar una nueva estrategia para contactar a la
La muestra parental, estuvo compuesta
muestra, invitando telefónicamente a los pa-
por 49 padres / tutores que acompañaron a
dres y sus hijos a participar en la investiga-
los menores durante su proceso de tratamien-
ción de acuerdo a su disponibilidad. Una vez
to en COANIQUEM.
realizado el primer contacto personal con los
padres/tutores y el niño(a), se les explicó el Con respecto a la descripción de las va-
estudio y se solicitó su consentimiento por riables del estudio, se puede señalar que la
escrito para participar en la investigación jun- variable Ansiedad Estado presenta una me-
to con su hijo. dia de 29,5 puntos y una desviación típica
de 5,3 puntos; y que la variable Ansiedad

55
Revista de Psicología de la Universidad de Chile

Rasgo presenta una media de 36 puntos y una vamente con los niveles de Ansiedad Estado
desviación típica de 6,4 puntos. (r: –0,311; p< 0,05), lo cual indica que a ma-
yor uso de esta estrategia, menores son los
En relación a las Estrategias de afronta-
niveles de ansiedad estado en los niños(as).
miento se puede observar que los padres ma-
nifestaron mayor uso de las estrategias Rein- La estrategia de afrontamiento Autocon-
terpretación positiva (‘x:18,1 ); Autocontrol trol se correlaciona negativamente con los ni-
(‘x:14,0 ) y Resolución planificada (‘x:13,5 ); veles de Ansiedad Rasgo (r: –0,288; p< 0,05),
siendo las menos utilizadas Aceptación de la lo cual mostraría que a mayor utilización de
responsabilidad (‘x:8,9 ); Confrontación (‘x:8,8 esta estrategia por parte de los padres/tuto-
) y Distanciamiento (‘x:7,3 ). res, los niños(as) mostrarían menores nive-
les de ansiedad rasgo.
Los resultados de la correlación entre las
estrategias de afrontamiento de los padres y La estrategia de afrontamiento Reinter-
los niveles de ansiedad en los niños mues- pretación positiva se correlaciona negativa-
tran que (ver Tabla 1): mente con los niveles de Ansiedad Rasgo (r:
–0,323; p< 0,05); lo que indica que a mayor
La estrategia de afrontamiento Resolución
uso de esta estrategia, menores los niveles
planificada se correlaciona negativamente
de ansiedad rasgo en los niños.
con los niveles de Ansiedad Rasgo (r: –0,422;
p< 0,01), lo cual indica que a mayor uso de Las estrategias de afrontamiento búsque-
esta estrategia de afrontamiento, menores los da de apoyo social, distanciamiento, confron-
niveles de ansiedad rasgo en los niños (as). tación y escape–evitación, tuvieron cierto
grado de correlación con la variable ansie-
La estrategia de afrontamiento Aceptación
dad, pero ésta no fue significativa.
de la responsabilidad se correlaciona negati-

Tabla 1. Correlaciones entre Estrategias de afrontamiento y Ansiedad E–R


Estado Rasgo
Confrontación Correlación de Pearson –,167 ,052
Sig. (bilateral) ,252 ,721
Distanciamiento Correlación de Pearson ,051 –,253
Sig. (bilateral) ,730 ,079
Autocontrol Correlación de Pearson –,162 –,288*
Sig. (bilateral) ,267 ,045
Búsqueda de apoyo Correlación de Pearson –,123 –,267
social Sig. (bilateral) ,401 ,063
Aceptación de la Correlación de Pearson –,311* –,070
responsabilidad Sig. (bilateral) ,030 ,631
Escape–evitación Correlación de Pearson ,191 ,005
Sig. (bilateral) ,189 ,973
Resolución Planificada Correlación de Pearson –,102 –,422**
Sig. (bilateral) ,484 ,003
Rinterpretación Positiva Correlación de Pearson –,138 –,323*
Sig. (bilateral) ,346 ,024
* La correlación es significativa al nivel 0,05 (bilateral).
** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral).

56
Estrategias de Afrontamiento de Padres de Niños con Secuelas de Quemaduras Visibles, Vol. XIII, Nº 2: Pág. 51-62. 2004

También se correlacionó la variable An- trándose que sólo la variable profundidad


siedad Estado–Rasgo con otras variables que (variable recodificada) se correlacionó signi-
están implicadas en el accidente de quema- ficativamente con la Ansiedad Rasgo. Dicha
dura y que podrían influir en los mayores o correlación fue positiva (r=0,33; p< 0,01), es
menores niveles de ansiedad, como son la decir, a mayor profundidad de la quemadu-
edad, la profundidad, el tiempo de trata- ra mayores los niveles de Ansiedad rasgo en
miento, el pronóstico y la extensión; encon- los niños (ver tabla 2).

Tabla 2. Correlaciones entre Ansiedad E–R y otras variables relacionadas con las quemaduras
A. Estado A. Rasgo
Edad Correlación de Pearson –,190 ,038
Sig. (unilateral) ,191 ,798
Profundidad Correlación de Pearson –,02 ,33*
Sig. (unilateral) ,859 ,018
Tiempo de tratamiento Correlación de Pearson –,13 –,11
Sig. (unilateral) ,34 ,43
Pronóstico Correlación de Pearson –,001 ,128
Sig. (bilateral) ,997 ,379
Extensión Correlación de Pearson –,063 ,248
Sig. (bilateral) ,669 ,086
** La correlación es significativa al nivel 0,01 (unilateral).

Discusión y Conclusiones dad estado. Este hecho, concuerda con lo


planteado por Ewert y Yachán (1986) quie-
Los resultados de este estudio muestran nes señalan que en el niño el accidente de
concordancia con lo propuesto por Lazarus quemadura no sólo deja secuelas a nivel físi-
y Folkman (1988, citado en Sandín, 1995) re- co sino que también a nivel psicológico. Una
ferente a las estrategias que se utilizan en el de estas secuelas psicológicas es la ansiedad
proceso de salud–enfermedad. Las estrate- la que puede permanecer en el tiempo si es
gias de afrontamiento mayormente utiliza- reforzada por el entorno social (como el co-
das por los padres son la Reinterpretación legio, estrategias de afrontamiento ineficaces
positiva, el Autocontrol y la Resolución pla- del padre o falta de información, etc.), lo cual
nificada, que justamente corresponden a las en vez de disminuir los niveles de ansiedad
tres estrategias que se correlacionan negati- rasgo los mantendría o aumentaría, estable-
vamente de forma significativa con los nive- ciéndose un patrón estable de respuesta fren-
les de ansiedad rasgo. Respecto a las otras te a los estresores.
estrategias, se ha observado que dependen
más del estresor mismo, de los recursos y li- El tema de la percepción de control, tam-
mitaciones que la persona tenga para afron- bién podría explicar el que los niveles de an-
tar la situación. siedad estado se reduzcan en el menor, debido
a factores como el aumento de la información
También se pudo observar, que los niños que se le entrega al niño de acuerdo a su nivel
en promedio presentaron niveles de ansie- de desarrollo, al apoyo emocional y al uso de
dad rasgo más altos que los niveles de ansie- estrategias eficaces por parte de los padres. Ello

57
Revista de Psicología de la Universidad de Chile

aumentaría la sensación de controlabilidad del de esta última debido a que los esfuerzos se
niño, disminuyendo así la respuesta emocio- centran en analizar una situación y planear
nal de ansiedad estado. También se ha obser- los pasos a seguir, caracterizando a esta estra-
vado que con el tiempo el niño se va habituan- tegia principalmente como cognitiva, reflexi-
do a algunos aspectos de la quemadura y su va y ausente de toma de riesgo y hostilidad.
tratamiento, lo cual posiblemente disminuye
la ansiedad estado frente a estas variables con- La tercera hipótesis señala que la Estrate-
textuales ya experimentadas. gia de Afrontamiento Distanciamiento se
correlacionará con altos niveles de ansiedad
Con respecto a la contrastación de hipóte- en los niños, no se comprobó debido a que la
sis, se puede señalar que el supuesto general estrategia distanciamiento no correlacionó
de esta investigación el cual postula que se significativamente con los niveles de ansie-
encontrarán diferencias en los niveles de an- dad en los menores. Esta estrategia se centra
siedad de los niños quemados según el tipo en la emoción y conlleva una minimización
de estrategia de afrontamiento utilizada por del significado de la situación por parte del
sus padres se cumple, dado que algunas es- padre que podría, por un lado, aumentar la
trategias de afrontamiento de los padres se ansiedad en el niño (al no ser una fuente de
relacionan significativamente con menores apoyo) y por otro lado, podría disminuirla
niveles de ansiedad en los niños quemado. (al restarle importancia a la situación a los
ojos del niño, éste podría creer que su pro-
Específicamente, con respecto a la prime- blema no es tan importante) por lo tanto esta
ra hipótesis que señala que la Estrategia Con- estrategia depende de otras variables, como
frontación se correlacionará con altos nive- por ejemplo, la independencia/dependencia
les de ansiedad en los niños, no se cumple del niño hacia sus padres, autoestima, pre-
debido a que no presenta una correlación sig- sencia apoyo en el entorno familiar, princi-
nificativa con el nivel de ansiedad en los ni- palmente.
ños. Esto último, se podría explicar dado que
el padre al evaluar que puede hacer algo con- La cuarta hipótesis que señala que la Es-
creto para solucionar el problema (Lazarus trategia de Afrontamiento Autocontrol, se
& Folkman, 1986), sentiría mayor control so- correlacionará con bajos niveles de ansiedad
bre la situación. Pero, al prevalecer en esta en los niños se comprueba parcialmente dado
estrategia una conducta hostil e impulsiva que esta estrategia sólo se correlaciona sig-
más que una reflexión o una planificación nificativamente con la ansiedad rasgo, no ob-
acerca de lo que se puede hacer, entorpece- servándose correlación con la ansiedad esta-
ría la posible ayuda que se le puede brindar do. Esto se podría explicar dado que el padre
a un hijo en estas circunstancias. al regular sus emociones y acciones no de-
muestra descontrol de éstas últimas, favore-
La segunda hipótesis que señala que la ciendo una actitud tranquila y calmada fren-
Estrategia de Afrontamiento Resolución Pla- te al acontecimiento independiente de las
nificada de Problemas se correlacionará con emociones que sienta por él. Este comporta-
bajos niveles de ansiedad en los niños, se cum- miento organizado en los padres actúa como
plió parcialmente dado que la estrategia Re- factor protector para el niño en su vivencia
solución planificada se correlacionó negativa- frente al accidente. Lo anterior, se puede re-
mente con niveles de ansiedad rasgo, sin lacionar con la hipótesis de “Crisis parental”
embargo, no se encontró una relación signifi- postulada por Bush y cols. (1988, citado en
cativa entre esta estrategia y ansiedad estado. Méndez & Ortigosa, 2000) quienes plantean
Lo anterior, podría ser explicado ya que si bien que los padres que presentan un comporta-
esta estrategia, al igual que la anterior se cen- miento desorganizado en situaciones estre-
tra en la solución del problema, se diferencia santes, tendrán hijos que desarrollarán me-

58
Estrategias de Afrontamiento de Padres de Niños con Secuelas de Quemaduras Visibles, Vol. XIII, Nº 2: Pág. 51-62. 2004

canismos de ansiedad ante el estresor en vez una relación de apoyo con el niño, lo que po-
de conductas adecuadas de afrontamiento, dría explicar que en esta investigación se ha-
es decir, el padre al no manifestar desorgani- llan encontrado datos que indican una corre-
zación en sus acciones contribuye a dismi- lación negativa con la ansiedad estado, sin
nuir los niveles de ansiedad en el niño. embargo, si estos sentimientos de culpa lle-
van a los padres a consentir y sobreproteger
Así mismo, el hecho de que el padre se en extremo a su niño se dificultará la adapta-
involucre en adquirir conocimientos respec- ción de su hijo a la secuela de quemadura.
to a la enfermedad de su hijo y logre estable-
cer una adecuada perspectiva de ésta, con- La sexta hipótesis no se cumple debido a
tribuirá a que el menor maneje una visión que la estrategia Escape–evitación no se
realista de su enfermedad y logre una mejor correlaciona significativamente con los nive-
adaptación a su tratamiento permitiéndole les de ansiedad. Lo anterior confirma lo plan-
la expresión verbal de temores y dudas; de teado por Lazarus y Folkman (1988), quie-
esta manera los padres logran contener nes plantean que este tipo de estrategia no
emocionalmente a sus hijos lo cual repercute tiene una asociación clara con los resultados
en un mejor manejo de la ansiedad. relacionados al proceso de salud–enferme-
dad, dado que los autores postulan que esta
La quinta hipótesis no se cumple debido estrategia dependería de factores contextua-
a que la estrategia Aceptación de la respon- les y transaccionales. Desde este punto de
sabilidad no se correlaciona positivamente vista, si consideramos que el accidente de
con los niveles de ansiedad, sin embargo, se quemadura es un acontecimiento de tipo irre-
correlaciona negativamente con ansiedad versible donde no se puede cambiar la situa-
estado, o sea, que a mayor utilización de esta ción, el sujeto puede afrontar el problema
estrategia menores serán los niveles de an- evitando o escapando. Si esto ocurre, el pa-
siedad estado. Respecto a la ansiedad rasgo, dre no asumiría los sentimientos negativos
no se encontró una correlación significativa que la situación le genera, debido a que se
entre ella y la estrategia de Aceptación de la aleja del estresor para reducir la ansiedad,
responsabilidad. sin embargo, si la utilización de esta estrate-
Respecto a esta estrategia, se cree que el gia se rigidiza, no se podría realizar la elabo-
padre al identificar su propio error en el pro- ración de la experiencia vivida.
blema acepta su responsabilidad en el acci- La séptima hipótesis se comprueba par-
dente de su hijo, pudiendo experimentar sen- cialmente, dado que la estrategia Reinterpre-
timientos de culpa. Lo anterior concuerda tación positiva se correlaciona positivamen-
con lo propuesto por Bendlin, et. al. (1993) te con los niveles de ansiedad rasgo, es decir,
quienes postulan que una de las causas prin- que a mayor utilización de esta estrategia
cipales de estrés emocional para los padres menores serán los niveles de ansiedad rasgo
y otros miembros de la familia es el senti- en los niños. En cuanto a la ansiedad estado,
miento de culpabilidad, se hayan visto en- no correlacionó significativamente con esta
vueltos directamente en el accidente o no. estrategia. Esta forma de afrontamiento crea
Los sentimientos de culpa de los padres se significados positivos de una situación al en-
agravarían al observar el sufrimiento de su focarse en el desarrollo personal y posee una
niño y la impotencia para mitigarlo, además dimensión religiosa que orienta a una inter-
del conocimiento de que quedarán cicatrices pretación positiva del problema. En la pre-
permanentes (Bendlin, et. al. 1993). El padre sente investigación el 98% de la muestra se
para mitigar estos sentimientos puede acer- adscribía a alguna creencia religiosa lo que
carse emocionalmente a su hijo favoreciendo concuerda con la alta utilización de esta es-

59
Revista de Psicología de la Universidad de Chile

trategia. Si se toma en cuenta que la idiosin- autores postulan que esta estrategia suele es-
crasia chilena valida la fe y la creencia reli- tar influida por factores contextuales y
giosa (Garfias et. al. 2000), es posible que esto transaccionales lo que hace que no haya una
halla orientado a los encuestados hacia esta asociación clara entre esta estrategia y el pro-
tendencia. ceso de salud enfermedad de las personas.

Esta estrategia al cambiar el significado Por otro lado, también se correlacionó la


de una situación negativa a una visión posi- variable ansiedad con otras variables para
tiva también mitiga los efectos de la situa- ver si éstas tenían algún grado de relación
ción estresante dado que busca obtener algo con la ansiedad estado–rasgo. En primer lu-
beneficioso de la experiencia, transmitiéndo- gar, se analizó la relación entre ansiedad y
la así hacia el niño. Esta influencia parental, edad del grupo de niños no encontrándose
según Palomo del Blanco (1995), se debe a una correlación significativa entre ambas, sin
que en general en los niños resulta de capital embargo se puede observar una leve asocia-
importancia la valoración que del suceso ción negativa, es decir, que a mayor edad de
hagan los padres; una respuesta positiva de los niños menores niveles de ansiedad esta-
éstos puede amortiguar el impacto estresante do. Lo anterior se apoya en los planteamien-
sobre el niño, por el contrario si el progeni- tos de Méndez y Ortigosa (2000), quienes
tor se muestra ansioso ante el acontecimien- señalan que el conocimiento y la experiencia
to el niño fácilmente imitará la respuesta a la que tiene acceso el niño mayor contribu-
emocional del adulto. ye a mitigar la ansiedad.

También se puede señalar que al otorgar- En segundo lugar, se estudió la relación


le el padre una significación positiva a la ex- entre ansiedad y profundidad de la quema-
periencia estresante de la quemadura, se tie- dura, encontrándose una correlación signifi-
ne una vivencia más esperanzadora con cativa (positiva) entre profundidad y ansie-
respecto al tratamiento y al pronóstico de la dad rasgo, es decir, que a mayor profundidad
quemadura, aumentando la confianza y la de la quemadura mayores niveles de ansie-
seguridad en los resultados del tratamiento, dad rasgo. Esto se puede explicar dado que
por lo tanto disminuyendo la incertidumbre una quemadura de mayor profundidad de-
que tenga el padre. jaría secuelas físicas más severas, lo que in-
fluiría en el autoconcepto y en la forma que
La octava hipótesis no se comprueba, dado el niño se relacione con los demás, pudiendo
que la Búsqueda de apoyo social no se presentar temor a la reacción que los otros
correlaciona significativamente con los nive- tengan de él, miedo al rechazo y a las múlti-
les de ansiedad en los niños. Sin embargo en ples agresiones del medio particular y gene-
los resultados del estudio se observa una ten- ral lo que según Ewertz y Yachán (1984) fa-
dencia a correlacionar esta estrategia negati- vorecería la aparición de mayores niveles de
vamente con los niveles de ansiedad rasgo, es ansiedad.
decir que a mayor uso de búsqueda de apoyo
social menores serán los niveles de ansiedad. Otra explicación que podría influir en la
Esto se apoya en lo postulado por Lazarus y relación ansiedad/profundidad es la que
Folkman (1986) quienes señalan que la bús- hace referencia al tema del dolor. Según
queda de apoyo social actúa como factor pro- Ramírez (2001), el dolor experimentado por
tector para prevenir experiencias dañinas o los pacientes quemados favorece la aparición
amenazantes así como para proporcionar re- de ansiedad por lo que se podría decir que
cursos valiosos para el manejo de la situación, las quemaduras que producen mayor dolor
dando información, contención emocional, y (quemaduras tipo AB o intermedias) aumen-
apoyo instrumental. Sin embargo, los mismos tarían los niveles de ansiedad en el niño.

60
Estrategias de Afrontamiento de Padres de Niños con Secuelas de Quemaduras Visibles, Vol. XIII, Nº 2: Pág. 51-62. 2004

En tercer lugar, se correlacionó la variable dura puede convertirlo en un ser dependien-


ansiedad con el tiempo de tratamiento que lle- te (Artz & Moncrief, 1972).
va el niño en COANIQUEM, no encontrán-
dose correlaciones significativas entre estas Si bien esta investigación tomó un solo
variables. Sin embargo, se puede observar una polo de la relación padre–hijo (se midieron los
ligera disminución de la ansiedad a medida niveles de ansiedad a la luz de las estrategias
que transcurre el tiempo de tratamiento. La utilizadas por el padre) no quiere decir que
literatura informa que los primeros dos años esta relación sea unidireccional. En este senti-
de tratamiento son los más difíciles, dado que do, García (2002) postula que es común pen-
comienza el período de resocialización en el sar en la influencia de los padres sobre la psi-
cual aparecen las dificultades de interacción cología del hijo, pero se subestiman los efectos
social, la tendencia al aislamiento y la confron- que produce éste sobre sus progenitores. De
tación del niño de su nueva imagen física con acuerdo a esto, las influencias se pueden pre-
el entorno social (Castillo y Santander, 1996). sentar en ambos sentidos, lo cual podría ser
Pero a medida que el niño comienza a reasu- el objetivo de una futura investigación.
mir sus actividades normales puede adaptar-
se a los cambios ocurridos y tiene mayor pro- Referencias
babilidad de recuperar las funciones previas
Artz, C & Moncrief, J. (1972). Tratado de que-
al accidente de quemadura.
maduras. México: Nueva Editorial Intera-
En cuarto lugar, se correlacionó la varia- mericana.
ble ansiedad con pronóstico de la secuela de
Baptista, P., Fernández, C.& Hernández, R.
quemadura no encontrándose una correla-
(1998). Metodología de la investigación.
ción significativa entre ambas variables. Es
(2ª Ed.). México: Ed. Mc Graw–Hill
importante señalar, que según lo observado
en las entrevistas, las expectativas de los pa- Bendlin, L., Linares, M. & Benaim, D. (1993).
dres respecto al pronóstico de sus hijos eran Tratado de quemaduras. Cap. 43: Rehabili-
positivas por lo cual éste más que una fuen- tación psicosocial y vocacional. México:
te de ansiedad fue una fuente esperanzadora Ed. Interamericana–Mc Graw Hill
lo cual coincide con una de las estrategias
más utilizadas como es la reinterpretación Buendía, J. & Mira, J. (1993). Eventos vitales,
positiva y que a su vez se correlaciona con afrontamiento y desarrollo: un estudio sobre
bajos niveles de ansiedad. el estrés infantil. Murcia: Universidad de
Murcia.
Finalmente, se correlacionó la variable
ansiedad con extensión de la quemadura no Cambriaso, C.& Villaseca M., (1992). Adap-
encontrándose tampoco una correlación sig- tación y estandarización del Inventario de An-
nificativa entre ambas. No obstante, se pue- siedad Estado–Rasgo, para niños de 9 a 12
de apreciar una tendencia a correlacionar años (STAIC) de la provincia de Santiago.
positivamente, o sea, que a mayor extensión Tesis para optar al título de Licenciado
de la quemadura mayores serían los niveles en Psicología, Universidad Diego porta-
de ansiedad rasgo, lo que puede deberse a les, Santiago–Chile
que frente a un incremento de la extensión
aumentaría el impacto de la quemadura para Capdeville, M.& Medina, B. (1998). Diseño,
el niño y su entorno social. En este sentido, aplicación y evaluación de un programa de
diversos autores proponen que sufrir cual- intervención psicológica dirigido a padres de
quier quemadura, excepto las más insignifi- niños quemados. Tesis para optar al grado
cantes, es un acontecimiento traumático en de licenciado en psicología. Universidad
la vida de un niño debido a que una quema- Central, Santiago de Chile.

61
Revista de Psicología de la Universidad de Chile

Castillo, C.& Santander, D. (1996). Propues- Méndez, F. & Ortigosa, J. (2000). Hospitaliza-
ta de un modelo de atención psicológica ción infantil: Repercusiones psicológicas, teoría
al niño quemado. Revista Terapia Psicoló- y práctica. Madrid: Ed. Biblioteca Nueva.
gica, N° 26, Año XIV, Vol. VI (2).
Palanca, I & Pedreira, J. (2002). Psiconcología
Echeverría, E. (1996). Trastornos de Ansiedad Pediátrica. Extraído el 29 de marzo, 2003
en la infancia. Madrid: Ed. Pirámides. de <www.psiquiatria.com/psiquiatria/
revista/79/7351/?++interactivo>
Ewertz, M., & Yachán, M. (1984). Aspectos
Psicosociales del niño quemado.Revista Tera- Palomo del Blanco, M. (1995). El niño hospi-
pia Psicológica. Vol. 3, Nº 4, pág. 91–94. talizado, características, evaluación y trata-
miento. Madrid: Ed. Pirámide
García, J., (2002). La familia en el desarrollo
psicológico del niño. Revista Mexicana de Ramírez, J. (2001). Las reacciones emocionales
Puericultura y Pediatría, Nº 55, Vol. 10, pp. del paciente quemado. Extraído el 10 de
26–36. mayo, 2002, de <http://pp.terra.com.mx
/~inaq/doc1.html>
Garfias, X., Godoy, J. & Mondaca, H. (2000).
Estudio comparativo de estrategias de afron- Sandín, B. (1995). Manual de Psicopatología.
tamiento entre mujeres con cáncer de mama Madrid: Ed. Mc Graw–Hill.
y mujeres sanas. Tesis para optar al título
de Psicólogo. Universidad de Santiago de Sierra–Bravo, R. (1995). Técnicas de Investi-
Chile. gación Social: Teoría y Ejercicios. Madrid:
Ed. Paraninfo.
Hermosilla, W., Montt, M. (2001). Trastorno
de estrés post–traumático en niños. Re- Ugalde, I. (1998). Accidentes por quemaduras
vista Chilena de NeuroPsiquiatría, Vol. 39, en niños. Extraído el 10 de mayo , 2002 de
pp. 110–120. < www.unam.mx/rompan/49/rf49
rep.html>
Lazarus, R.& Folkman, S. (1986). Estrés y pro-
cesos cognitivos. Barcelona: Ed. Martínez
Roca.

Fecha Recepción Artículo: 5 de Agosto de 2004


Fecha Evaluación Final: 21 de Octubre de 2004

62