Está en la página 1de 8

1ª semana: el óvulo, después de haber sido expulsado del ovario, pasa a la trompa de Falopio (conducto que

comunica el ovario con el útero), donde por las contracciones rítmicas de su capa muscular y por las
vellosidades que tiene la trompa, es conducido hacia el útero. En la parte más cercana al ovario se produce la
fecundación, es decir que un espermatozoide, de los millones que son depositados en el aparato genital
femenino durante la relación sexual, ha penetrado en el óvulo. Se inicia de esta manera el embarazo. El óvulo
fecundado por el espermatozoide da origen a otra célula llamada cigoto o célula huevo, que desciende hasta el
útero por la trompa. Durante este trayecto se produce la división del cigoto en 2,4, 6 partes hasta llegar a 16, a
este proceso se lo llama segmentación. Cuando se llega a16 células se forma una estructura sólida, llamada
mórula, por tener aspecto de mora. Han pasado 4 días desde la ovulación. En este estado llega al útero, donde
la mórula se va a modificar por la penetración de líquido de la cavidad uterina, que se ubica entre las células
formándose una cavidad, llamada blastocele, iniciándose el estado embrionario, en el día 5 posterior a la
ovulación. Quedó formado el blastocisto, el cual se implantará en la cavidad uterina, preparada por las
hormonas para la anidación, el 6º día después de la fecundación (día 21 desde el primer día de la última
menstruación). La nutrición de las células en esta primera semana de embarazo, se hace por la “difusión” de
sustancias secretadas en la trompa de Falopio y en el útero.

2ª semana: al final de esta semana, el futuro embrión está formado por dos esferas huecas, una ubicada en el
interior de la otra. La externa y más voluminosa, se llama saco coriónico. La interna incluye al llamado disco
embrionario, el cual está formado por dos capas de tejido, por esto se lo denomina disco embrionario
bilaminar. Las sustancias nutritivas siguen llegando por “difusión”, luego se establece la circulación primitiva
entre el embrión y la madre, entonces la sangre de ésta le provee los elementos para la nutrición.

3ª semana: el embrión mide 2mm. y la forma del futuro embrión sigue siendo un disco ovalado, pero ya posee
tres hojas de tejido (disco embrionario trilaminar).

4ª.semana (1º mes): el embrión mide 4mm de longitud; ésta se mide desde el extremo de la cabeza hasta el
talón. Cada día la longitud aumenta 1mm hasta el día 55 de gestación. Después crece 1,5mm diario.
Comienzan los esbozos de las extremidades, la boca y las mandíbulas son visibles.

5ª semana (1º mes): el largo del embrión es de 8 mm. La pared del cuerpo está formada por la epidermis y la
dermis. Aparecen más diferenciados los esbozos de los brazos y las piernas. En la parte anterior del cuerpo se
notan los esbozos de las glándulas mamarias. Las fositas auditivas (precursoras de los oídos internos) dejan de
verse desde el exterior, para convertirse en vesículas auditivas. El tubo neural está formado por cinco
vesículas, es decir que va completando su desarrollo. En esta semana aparecen las "gónadas primitivas",
aunque es imposible diagnosticar el sexo mediante la observación. En el corazón ya se pueden distinguir dos
aurículas y dos ventrículos.

6ª semana (1º mes): la cabeza ha crecido a un ritmo mayor que el resto del cuerpo. Se empiezan a formar los
párpados. Pueden reconocerse los brazos, los antebrazos y las manos, cuyos dedos están unidos por
membranas interdigitales. En los esbozos de los miembros inferiores se diferencian las regiones de los
muslos, las piernas y los pies. Han aparecido los esbozos de los dientes.

7ª semana (1º mes): La cabeza sigue siendo voluminosa en relación al cuerpo. Aparecen los esbozos de los
dedos de los pies y los de las manos. Los dedos han perdido las membranas interdigitales.Comienza a
diferenciarse el sexo corporal, completándose la diferenciación sexual en la novena semana.

8ª semana (2º mes): el embrión mide aproximadamente 3cm. La cara adquiere aspecto humano. .Se pueden
ver los ojos, nariz y orejas. Loa párpados cubren los ojos. Los labios están divididos en sus segmentos .En los
brazos y las piernas se pueden distinguir sus segmentos definitivos, y los dedos están bien formados.
12ª semana (3º mes): el feto mide 9cm. y pesa entre 15 y 20 gramos. La cabeza disminuye su ritmo de
crecimiento, para estar más proporcionada respecto al cuerpo. Los brazos y piernas se alargan, separándose
los dedos de manos y pies. Comienzan a esbozarse las uñas. Aparece en el feto el reflejo de succión, que será
tan importante para su alimentación en la vida extrauterina. Abre y cierra la boca, lo que hará que trague
líquido amniótico, y esto le producirá hipo. Frunce la frente, patea, extiende los dedos de los pies, cierra las
manos y puede girar la cabeza. Todos estos movimientos no son percibidos por la madre, porque el feto es
todavía pequeño. La placenta, que permite la nutrición del feto por medio de nutrientes que le llegan desde la
sangre materna, adquiere forma redonda y en su parte central se inserta el cordón umbilical.

16ª semana (4º mes): la longitud fetal es de 16cm. y pesa de 100 a 120gramos.La cara tiene rasgos
individuales propios. Aparecen los esbozos de las glándulas sebáceas en la pared de los folículos pilosos. El
feto puede moverse dentro del líquido amniótico, curvando su cintura, rodando sobre sí mismo. Los
movimientos fetales pueden ser percibidos por la madre. Al final del 4º mes comienza a aparecer el lanugo,
que es un vello delicado, en la frente y en los brazos y piernas. La piel adquiere color rojo. Los órganos
genitales externos están diferenciados .El bebé oye ruidos que se originan en el organismo materno, puede
percibir la luz a través de las membranas de los ojos, que todavía permanecen sellados, y reacciona ante un
estímulo luminoso cuando se ilumina el abdomen de la embarazada.

20ª semana (5º mes): el feto pesa entre 280gramos y 350 gramos, aproximadamente el 10% del peso que
tendrá al nacer. El vello, llamado lanugo, se distribuye por casi toda la piel. Ésta se cubre de la vernix caseosa,
material graso que se forma al mezclarse el sebo (producido por las glándulas sebáceas) con las células
descamadas de la superficie cutánea. La función de la vermix es la de prevenir la aparición de escoriaciones
cutáneas, ya que se interpone entre la piel del bebé y el líquido amniótico. Comienzan a salir las uñas y los
pelos en la cabeza. El feto se pone el pulgar en la boca desarrollando más el reflejo de succión. Cuando la
madre descansa el bebé se mueve, porque no tiene presión externa, y a la inversa, cuando la madre se mueve
se acurruca para protegerse y no lastimarse.

24ª semana (6º mes): el feto mide 30cm. y pesa entre 700 gramos y 1Kg.La cara tiene las características de un
niño. La piel aparece arrugada, porque creció más rápido que el tejido subcutáneo. Tiene color rojizo porque
deja traslucir el color de los músculos y de la sangre que circula por los capilares superficiales. Se cae el
lanugo. Aparecen las pestañas en ambos párpados.

28ª semana (7º mes): el feto pesa entre 1000 gramos y 1300 gramos. Las arrugas de la piel comienzan a
desaparecer porque se deposita tejido graso debajo de la dermis. El cabello es más largo que los pelos del
resto del cuerpo. Los bordes de los párpados, que estaban unidos desde el tercer mes, se separan. Los
pulmones comienzan a adquirir movimientos respiratorios. El sistema nervioso central puede regular la
temperatura y los movimientos respiratorios, lo que tiene importancia en el caso de que se adelante el parto,
porque el bebé tendrá posibilidades de vivir. Generalmente se encuentra con la cabeza para abajo (posición
cefálica).

32ª semana (comienzo del 8º mes): la piel es rosada, sin arrugas. El bebé tiene aspecto redondeado porque se
desarrolla más la grasa subcutánea. La cara pierde el lanugo. Las uñas de las manos llegan al borde de los
dedos .Las pupilas pueden responder a los estímulos de la luz .La madre le transmite sus anticuerpos, que lo
protegerán de algunas infecciones hasta el 6º mes de vida extrauterina.

36ª semana (final del 8º mes): el bebé mide 45cm y pesa entre 2200 y 2500 gramos. El cabello es más largo y
grueso. La piel pierde totalmente el lanugo.

38ª semana (9º mes): mide 50 cm. La piel conserva la vernix caseosa. El feto ya alcanzó la madurez pulmonar
que le permitirá respirar cuando salga del útero materno, y lo mismo ocurre con todo su organismo. El bebé
ya está preparado para el parto, hecho que le permitirá iniciar el vínculo con su madre fuera del vientre
materno.
La siguiente lista describe cambios específicos que ocurren en el útero:

• Semana 3 de gestación (desarrollo embrionario); semana 5 del embarazo


o El cerebro, el corazón y la médula espinal comienzan a desarrollarse.
o El tubo digestivo comienza a desarrollarse.
• Semanas 4 a 5 de gestación; semanas 6 a 7 del embarazo
o Las yemas o brotes de brazos y piernas se vuelven visibles.
o El cerebro se transforma en 5 áreas y algunos nervios craneales son
visibles.
o Comienza el desarrollo de las estructuras del ojo y del oído.
o Se forma tejido que se ha de convertir en las vértebras y algunos otros
huesos.
o El corazón continúa desarrollándose y ahora late a un ritmo regular.
o La sangre rudimentaria se desplaza a través de los vasos mayores.
• Semana 6 de gestación; semana 8 del embarazo
o Los brazos y las piernas se han alargado y se pueden distinguir las áreas
de los pies y de las manos.
o Las manos y los pies tienen dedos (dígitos), pero pueden aún estar
adheridos por membranas.
o El cerebro continúa formándose.
o Los pulmones comienzan a formarse.
• Semana 7 de gestación; semana 9 del embarazo
o Se forman los pezones y folículos pilosos.
o Los codos y los dedos de los pies son visibles.
o Todos los órganos esenciales se han comenzado a formar.
• Semana 8 de gestación; semana 10 del embarazo
o Los párpados están más desarrollados.
o Las características externas del oído comienzan a tomar su forma final.
o Continúa el desarrollo de las características faciales.
o Los intestinos rotan.

El final de la octava semana marca el final del "período embrionario" y el comienzo del
"período fetal".

• Semanas 9 a 12 de gestación; semanas 11 a 14 del embarazo


o Los párpados se cierran y no se vuelven a abrir casi hasta la semana 28.
o La cara está bien formada.
o Las extremidades son largas y delgadas.
o Los genitales aparecen bien diferenciados.
o Los glóbulos rojos se producen en el hígado.
o El tamaño de la cabeza corresponde casi a la mitad del tamaño del bebé.
o El bebé puede empuñar los dedos.
o Aparecen los brotes dentarios para los dientes del bebé.
• Semanas 13 a 16 de gestación; semanas 15 a 18 del embarazo
o La piel es casi transparente.
o Se desarrolla un vello fino en la cabeza denominado lanugo.
o El meconiomeconio se produce en el tracto intestinal.
o Se ha desarrollado más tejido muscular y óseo, y los huesos se vuelven
más duros.
o El bebé comienza a hacer movimientos activos.
o El hígado y el páncreas producen secreciones líquidas.
o El bebé hace movimientos de succión con la boca.
• Semanas 17 a 19 de gestación; semanas 19 a 21 del embarazo
o El bebé puede oír.
o El bebé efectúa más movimientos.
o La madre puede sentir una agitación en la parte baja del abdomen.
• Semana 20 de gestación; semana 22 del embarazo
o El lanugo cubre todo el cuerpo.
o Aparecen las cejas y las pestañas.
o Aparecen las uñas en pies y manos.
o El bebé está más activo y tiene mayor desarrollo muscular.
o La madre puede sentir al bebé moviéndose.
o Los latidos cardíacos fetales se pueden escuchar con un estetoscopio.
• Semanas 21 a 23 de gestación; semanas 23 a 25 del embarazo
o La médula ósea comienza a producir células sanguíneas.
o Se desarrollan las vías respiratorias bajas de los pulmones del bebé, pero
aún no producen agente tensioactivo (una sustancia que permite que los
alvéolos se abran para el intercambio gaseoso).
o El bebé empieza a almacenar grasa.
• Semana 24 de gestación; semana 26 del embarazo
o Las cejas y las pestañas están bien formadas.
o Todas las partes del ojo están desarrolladas.
o El feto presenta el reflejo prensil y de sobresalto.
o Se comienzan a formar las huellas de la piel plantar y de la piel palmar.
o Se forman los alvéolos pulmonares.

• Semanas 25 a 28 de gestación; semanas 27 a 30 del embarazo


o Se presenta desarrollo rápido del cerebro.
o El sistema nervioso está lo suficientemente desarrollado para controlar
algunas funciones corporales.
o Los párpados se abren y se cierran.
o El sistema respiratorio, aunque inmaduro, se ha desarrollado al punto de
permitir el intercambio gaseoso.
• Semanas 29 a 32 de gestación; semanas 31 a 34 del embarazo
o Se presenta un aumento rápido en la cantidad de grasa corporal.
o Se presentan movimientos respiratorios rítmicos, pero los pulmones no
están totalmente maduros.
o Los huesos están completamente desarrollados, pero aún son blandos y
flexibles.
o El cuerpo del bebé comienza a almacenar hierro, calcio y fósforo.
• Semana 36 de gestación; semana 38 del embarazo
o El lanugo comienza a desaparecer.
o Se presenta un aumento en la grasa corporal.
o Las uñas de las manos alcanzan las puntas de los dedos.
• Semanas 37 a 40 de gestación; semanas 39 a 42 del embarazo
o El lanugo desaparece excepto en la parte superior de los brazos y en los
hombros.
o Las uñas de las manos se extienden más allá de las puntas de los dedos.
o Se presentan pequeñas yemas o brotes mamarios en ambos sexos.
o El cabello de la cabeza ahora es más grueso y áspero.
Semana 1: La duración del embarazo se calcula desde el primer día de la última regla. El óvulo sale del ovario a mitad del ciclo
menstrual (por lo general, alrededor del día catorce). Los espermatozoides nadan hacia el óvulo y lo alcanzanen la parte exterior de
una de las trompas de falopio. Cuando un espermatozoide logra entrar en el óvulo, la superficie de éste cambia para que no entren
más, y el óvulo fecundado comienza a descender por la trompa. Seis días después de la fecundación, se habrá convertido en un
conjunto de células que se deposita en la pared interna del útero.

Semana 3: Aquí los 23 cromosomas del óvulo se han unido a los 23 cromosomas del espermatozoide. Se establece el sexo de
su bebé y sus características físicas y mentales. Es posible que la madre note pequeños cambios, por ejemplo en el sabor de los
alimentos, en una mayor sensibilidad en los pechos o en la sensación de náusea.

Semana 4: El óvulo fertilizado entra en el útero y se implanta. Comienza la diferenciación y formación de la placenta, el
embrión y las células de la membrana y líquido amniótico. El corazón del bebé late 65 veces por minuto. Esta etapa es crítica para
el bebé. La madre debe tener mucho cuidado con lo que ingiere, porque en esta etapa se pueden dar la mayoría de
malformaciones.

Semana 5 a la 8
En la quinta semana, se está formando la médula espinal y el cerebro. El cerebro continúa desarrollándose hasta que el niño tiene
18 meses de vida. También se le empiezan a formar las orejas. En la madre, se “atrasa” la menstruación y comienza a pensar que
podría estar embarazada. Sus senos están ligeramente hinchados y adoloridos.

Semana 6. La cabeza y el tronco están formándose. Las células del cerebro crecen rápidamente. Son visibles los brotes de las
futuras piernas y brazos. Empieza a formarse la boca y las raíces de los dientes. Su bebé es del tamaño de un frijol. Madre: Podría
comenzar a tener achaques, mucho sueño y ganas de orinar con frecuencia. ¡La prueba de embarazo sale positiva!

Semana 7. El corazón del bebé está envuelto dentro del tronco del bebé. Ya los brazos y piernas son mucho más evidentes y la
médula espinal está casi completa. El bebé mide un centímetro de largo. En la madre, se pueden producir cambios radicales en el
humor. Debe asistir a una cita con el gineco-obstreta, quien le pedirá varios exámenes y, posiblemente, le recetará vitaminas
prenatales.

Semana 8. Se comienzan a formar los ojos, la parte externa del a oreja y los dedos de pies y manos. Mide 2.5 centímetros de
largo, los huecos de la nariz aparecen. La madre siente asco de ciertas comidas y olores. Posiblemente observe la formación de
pequeños granos en los pezones.

Semana 9 a la12
En la novena semana, el bebé ya se llama “feto”. Comienza a moverse, pero la madre todavía no está consciente de dichos
movimientos. Se forman las rodillas. Durante este período se forman todos los órganos principales, como los pulmones, los riñones
y el hígado. También comienzan a desarrollarse los huesos. La madre observa sensibilidad en sus encías y su cutis es más o
menos grasoso de lo normal. Circula más agua en la sangre y ella comienza a sentirse “gorda”.

Semana 10. Inicia el funcionamiento de la placenta. La cabeza es la mitad del tamaño del bebé. Los riñones ya producen orina y
se pasa al líquido amniótico que rodea al bebé y que lo protege de los golpes que pueden causar choques y caídas. La madre
siente la necesidad de usar un brasier que dé más soporte. Podría tener mucho sueño. Se distrae fácilmente por pensar en ser
mamá.

Semana 11. Se está formando el cuello del bebé. Sus músculos controlan más los movimientos. Los párpados se forman, pero
están cerrados. Mide 5 centímetros. Los brazos están bien proporcionados. En tanto, la madre se marea si se pone de pie muy
bruscamente. Casi termina el primer trimestre, lo cual agrada mucho a la madre pues significa que una etapa crítica de desarrollo ha
concluido sin complicaciones.

Semana 12. El bebé es del tamaño de un huevo pequeño, pesa 15 gramos. Los ojos están bien separados y la cabeza se
redondea. Además, los oídos ahora están a ambos lados de la cabeza. Al terminar el primer trimestre, el feto empieza a parecerse a
un bebé humano. En la madre, podrían disminuír las náuseas y el cansancio, un poco. Aumenta el apetito. Se nota algo de
crecimiento del útero.

Semana 13 a 27
Aquí comienza la segunda fase del embarazo y es este período intermedio del embarazo el que suele ser el más agradable. Por lo
general, disminuyen el cansancio y las náuseas, el cuerpo de la madre comienza a crecer y a redondearse. Muchas parejas
consideran que pueden empezar a hacer planes para su hijo, ahora que el embarazo se ha afianzado; ya que cerca del 90 por
ciento de abortos se da en las primeras 13 semanas de gestación. En la décima tercer semana, el bebé está formado –ya parece un
niño, sólo que en miniatura– y se puede identificar el sexo; aunque no se tendrá certeza con un examen de ultrasonido, hasta las
24-26 semanas de embarazo. Se observa un movimiento semejante al de la respiración; aunque no lo es en realidad, puesto que
los pulmones no se expanden ni funcionan hasta después del parto. El cerebro rudimentario del bebé ya puede transmitir mensajes.
La madre podría soñar que sabe el sexo de su bebé.

Semana 14. El bebé empieza a tener pelo en la cabeza y las cejas, los latidos del corazón se escuchan con el monitor doptone.
El feto bebe líquido amniótico y ya lo orina. Las cuerdas vocales se forman. El cordón umbilical se une al abdomen. En la madre, su
útero tiene el tamaño de una toronja. Las deficiencias dietéticas más comunes son hierro y ácido fólico.

Semana 15. El pelo del bebé ya tiene un color visible. Mide alrededor de 15 centímetros de largo y pesa 120 gramos. El feto
cabría en una taza de café. Tiene un reflejo débil de succionar. En esta etapa, el corazón de la madre podría latir aceleradamente y
se siente acalorada. Si va a viajar largas distancias en carro, pare con frecuencia, estire las piernas y tome líquido.

Semana 16. El cuerpo del feto está cubierto de pelo fino llamado “lanugo”. Se forman las uñas de los dedos de las manos y de
los pies. El bebé es del tamaño del puño de su madre. Es recomendable que en este período, si la madre usa medias panty, utilice
las de tipo maternal que tienen algodón en el calzón para evitar exceso de sudoración.

Semana 17. A partir del quinto mes, el bebé continuará creciendo y definiendo sus características. Cuenta ya con uñas y huellas
digitales tanto en pies como en manos. La madre podría estar transpirando más de lo acostumbrado. Podría sentir congestión nasal.
El útero se acerca al nivel del ombligo.

Semana 18. El bebé ya podría estar chupándose el pulgar y tragando pequeñas cantidades de líquido amniótico, lo cual es
normal. Su tamaño puede ser de 20 centímetros y pesa alrededor de 300 gramos. La madre no debe preocuparse si experimenta
secreciones vaginales, a menos que sufra picazón o éstas tengan un fuerte y desagradable olor.

Semana 19. Se empieza a formar sobre la piel del bebé una sustancia sebácea llamada vernix que le protege del líquido. Aquí,
es posible que la madre ya sienta movimientos de su bebé, pues éste dispone de espacio de sobra para moverse; aunque a veces
resulta difícil tener la plena seguridad de que se trata del feto, porque es una sensación mínima y bastante extraña, como si tuviera
mariposas o burbujas en el estómago. La madre podría necesitar más almohadas para ponerse cómoda en la noche.

Semana 20. El bebé puede medir 23-25 centímetros, ha alcanzado la mitad del tamaño que tendrá añ nacer. En la madre, podría
sobresalir su ombligo. Los senos se sienten pesados. Se identifica más con su nueva apariencia de embarazada.

Semana 21. El feto pesa menos de una libra y se mueve libremente dentro del líquido amniótico dando vueltas. La pareja o los
otros hijos quizá perciban estos movimientos si ponen la mano sobre la piel desnuda del vientre de la madre. La madre podría sufrir
de acidez, sobre todo en la noche, antes de acostarse. Una posible solución consiste en comer poco y con mayor frecuencia. La
embarazada debe aumentar por lo menos medio kilo por semana de ahora en adelante.

Semana 22. El feto alterna en forma marcada los períodos de sueño y actividad. Se mueve más en la noche, generalmente. El
bebé empieza a reaccionar a las influencias externas y tal vez lo note más activo si toma un baño o escucha música ligera. La
madre debe cuidar bien su dentadura y visitar al dentista en esta etapa. Además, este es un mes de mucho aumento de peso.
Podría volverse olvidadiza.

Semana 23. El reflejo del bebé de agarrar, cerrando la mano, es más fuerte. Mide 30 centímetros de largo. La madre podría sentir
estiramiento de los ligamentos que conectan el útero con la pelvis y la columna. Se recomienda que haga sus movimientos más
lentamente. Aquí es donde la madre trata de distinguir –si cuando el bebé se mueve– es la manita, codo o rodilla lo que sobresale.

Semana 24. El bebé podrá reaccionar ante ruidos fuertes o cierta música. Mide 33 centímetros y pesa aproximadamente 750
gramos. El útero de la madre haa llegado al nivel del ombligo. Se siente vital y con energía.

Semana 25. Comienzan a endurecerse los huesos del bebé, un proceso que continuará durante 16 años más. El bebé ya
responde al dolor. La madre se despertará con calambres en la parte inferior de las piernas. Es el momento ideal de matricularse en
un curso prenatal.

Semana 26. Se engrosa la piel del bebé. El meconio se empieza a formar en los intestinos y se evacuará en los primeros días de
vida extrauterina. En esta etapa, se recomienda a la madre una buena alimentación y evitar las dietas; además del consumo de
productos y jugos naturales. El volumen sanguíneo ha aumentado en un 30%.

Semana 27. Los párpados se ha abierto, percibe luz y diferencia olores. El bebé está feliz en este mundo materno. Ya terminó el
segundo trimestre. Si aparecen várices en las piernas de la madre, se recomienda que no permanezca mucho tiempo de pie y eleve
las piernas para descansar durante el día.

Semana 28 a la 40
En la semana número 28, ya le podría dar hipo al bebé; la madre lo siente como espasmos rítmicos en el abdomen. Mide 35
centímetros de largo y pesa 2.5 libras. En la madre, puede salirle calostro por los pezones. Se siente más torpe y olvidadiza.

Semana 29. La tercera fase del embarazo se cuenta a partir de la semana 29. El bebé tiene patrones establecidos de sueño y
actividad. Suele estar muy activo entre las 8 y las 11 de la noche. Puede diferenciar entre la luz y la oscuridad por la pared
abdominal. La madre podría sentir presión o dolor en las costillas o sobre su diafragmma. Se siente llena después de comer,
aunque sea poco.

Semana 30. El bebé ha alcanzado dos tercios del tamaño que tendrá al nacer. Puede diferenciar entre sabores dulces o ácidos.
Puede patear con gran fuerza. Aquí la madre podría estar consciente de las contracciones de práctica. Se recomienda que cuando
el abdomen de la embarazada se endurezca, la madre se relaje y respire lentamente con cada una.

Semana 31. El feto puede sonreír y bostezar, pesa aproximadamente 1.8 kilogramos. Practica su reflejo de succionar con su
dedo pulgar. La madre puede sentir que se le acaba el aire al subir gradas. Se despierta varias veces en la noche para ir al baño.
Comienza a sentir más calor.

Semana 32. El bebé forma grasa para poder mantener su temperatura corporal al nacer. En tanto, la madre –por el calor o por
permanecer mucho tiempo de pie– se le hinchan los tobillos. Los huesos pélvicos, e incluso la espalda, podrían dolerle. Se
recomienda mantener siempre una buena postura.

Semana 33. El canal digestivo y sus pulmones están casi listos. La piel no está tan arrugada y roja. Se prepara para su vida
extrauterina almacenando hierro en su hígado. La madre podría estar sufriendo de estreñimiento debido a la lentitud del movimiento
intestinal.

Semana 34. El bebé percibe el sol cuando su mamá está asoleándose. Mide unos 40 centímetros de largo y pesa 2.5 kilogramos.
El cerebro crece notablemente.

Semana 35. El bebé se ubica en la posición probable de parto. La madre siente dolores en la columna y la ingle. Se siente
optimista por conocer la cara de su bebé, pero también preocupada por la labor de parto.

Semana 36. El bebé está terminando de desarrollar sus pulmones. Mide 45 centímetros y pesa 2.7 kilogramos. La madre puede
sentir aumentos repentinos en su nivel de energía. Está por iniciar la incapacidad en su lugar de trabajo.

Semana 37. El bebé pesa casi los tres kilogramos. Si nace en este momento, no sería considerado prematuro. En tanto, la madre
duerme mal debido a la presión sobre los huesos pélvicos. Es posible que sienta dolores de ovarios.

Semana 38. El bebé está casi listo. El líquido amniótico ha aumentado de una sola gota a un litro, ahora empieza a disminuír por
falta de espacio. En la madre, hay más flujo vaginal y deseos de orinar. Siente más contracciones que de costumbre, el cuello del
útero madura y, tal vez, su bebé ya está encajado.

Semana 39. El bebé crece a ritmo acelerado, aumentando 15 gramos por día. Mide entre 50 y 52 centímetros y pesa de 3.2 a 3.6
kilogramos. A la madre, tal vez se le afloje la panza. Se recomienda que practique sus respiraciones de relajación y que vaya
teniendo lista la maleta.

Semana 40. La cabeza del bebé está bien encajada en la pelvis. Sus movimientos ya perdieron fuerza, pero nunca cesan. La
madre está aburrida del embarazo y se pregunta cuándo será el día. De aquí en adelante, el momento del parto se acerca y se debe
estar preparado. La madre no debe preocuparse si pasa varios días de la fecha señalada.