Está en la página 1de 5

20

UNIV DIAG 2003;3(1):20-4

ARTÍCULOS DE REVISIÓN

HOSPITAL GENERAL DOCENTE “VLADIMIR ILICH LENIN”, HOLGUÍN

Infección por Helicobacter pylori y enfermedad ulcerosa


péptica
Dr. José Luis Gamboa Figueredo1

RESUMEN

Se hizo una revisión acerca de la microbiología, los métodos de detección y los mecanismos que utiliza Helicobacter pylori para
colonizar la mucosa gástrica, así como la relación con la enfermedad ulcerosa péptica. En la actualidad se reconoce a Helicobacter
pylori como el principal agente causal de la gastritis crónica, estimándose que entre 90 a 95 % de los pacientes con úlcera
duodenal y 60 a 70 % de aquellos con úlcera gástrica, están colonizados por este microorganismo. La relación causal de la
infección con la úlcera péptica viene apoyada por estudios epidemiológicos, que demuestran la alta prevalencia de la infección
en enfermos ulcerosos y por estudios clínicos que evidencian la drástica disminución de las recidivas y las complicaciones después
de la erradicación del microorganismo.

PALABRAS CLAVE: Helicobacter pylori, ulcera peptica/ etiología

SUMMARY

A review was made on the microbiology methods of detection and the mechanisms used by Helicobacter pylori for colonizing
the gastric mucous, as well as the relationship with the ulcerous peptic disease. At present, Helicobater pylori is reconozed as the
main agent that cause chronic gastritis. It is estimated that between 90 to 95 % of the patients with duodenal ulcer and the 60
to 70 % of the patients suffering from gastric ulcer are colonized by this microorganism. The causal relationship with the peptic
ulcer is supported by epidemiological studies that had proven the high prevalence of this infection in patients suffering from
ulcer. Clinical studies evidence the drastic reduction of the recurrence and the complications after the erradication of the
microorganism.

KEY WORDS: HELICOBACTER PYLORI, PEPTIC ULCER/ etiology

El descubrimiento de Helicobacter pylori causal de la gastritis crónica y un factor de


(H. pylori) por Robin Warren y Barry J. riesgo para el linfoma gástrico y el adenocar-
Marshall en 1983 y su implicación clínica en los cinoma. Según los estimados recientes, más de
desórdenes gastrointestinales, ha sido consi- 50 % de la población mundial está infectada, y
derado uno de los principales hallazgos de la entre 90 a 95 % de los pacientes con úlcera duo-
Gastroenterología. 1,2 En la actualidad se denal y 60 a 70 % de aquellos con úlcera gástrica
reconoce a H. pylori como el principal agente están colonizados por el microorganismo.3,4

1
Especialista de I Grado en Gastroenterología.
21

MICROBIOLOGÍA Y MECANISMO DE Desde el punto de vista genético existe una


ACCIÓN DE H. PYLORI considerable diversidad de cepas de H. pylori.
Algunos serotipos se relacionan con ulcerogénesis
H. pylori es un bacilo espiralado, y otros menos patógenos con infección
gramnegativo y microaerofílico. Presenta de 4 a 6 asintomática, de acuerdo con su potencial para
flagelos unipolares o bipolares recubiertos por una producir enzimas vacuolizantes y elementos
vaina y ensanchados en su extremo distal de citotóxicos.16,17 De acuerdo con esto, existe una
diámetros entre 0,5 a 1,0 micras y de 2,5 a 4,5 proteína llamada “citoxina vacuolizante” que es
micras de longitud. Ingresa por la boca del tubo codificada por el gen VacA. Este gen está presente
digestivo y mediante los flagelos puede moverse en todas las cepas de H. pylori, pero solo 65 %
en un medio de gran viscosidad, hasta ubicarse en expresan la citotoxina. Particularmente, los
la superficie de la capa de mucus que recubre las pacientes con úlcera péptica están infectados con
células epiteliales de la mucosa gástrica, del cepas productoras de esta toxina.18
fundus y el antro pilórico preferiblemente, a donde
se adhiere por medio de adhesinas. También puede
colonizar al hospedero situándose entre las uniones EPIDEMIOLOGÍA DE LA INFECCIÓN Y
intercelulares.5-7 MECANISMO DE TRANSMISIÓN
H. pylori no posee capacidad invasiva pues
no se observa en forma intracelular, sin embargo, Los datos recopilados hasta la fecha indican que
es capaz de provocar daño epitelial debido H. pylori tiene una amplia distribución mundial y que
fundamentalmente a su batería enzimática. La entre 10 a 20 % de individuos son portadores.3,4
ureasa, una de sus principales enzimas, es Se considera que la infección es adquirida
imprescindible en el proceso de colonización de la durante la infancia y que entre las edades de 20 a
mucosa gástrica; hidroliza la urea en amonio y CO2, 40 años la mitad de la población mundial tiene en
esto proporciona un pH casi neutro a su alrededor, sus vías digestivas esta bacteria, aunque solo entre
que le permite evadir las propiedades bactericidas 10 a 20 % de los infectados desarrollan úlcera
del ácido clorhídrico.8 Las altas concentraciones duodenal o gástrica.4,19-21 Por lo tanto, la infección
de amonio alteran la biosíntesis del mucus gástrico, por H. pylori es un factor necesario pero no
y recientemente se ha planteado que puede suficiente para el desarrollo de la úlcera. Otros
proporcionar una energía adicional, la cual favorece factores involucrados son los genes de virulencia
la motilidad de los flagelos por la generación de un bacteriana, el estado socieconómico, el aporte
potencial de membrana. 9 Unido a esto, las pobre de agua y de mala calidad, la dieta y la
fosfolipasas hidrolizan las membranas celulares genética del huésped (antígenos HLA, antígenos
que liberan lisolecitinas, las cuales constituyen un eritrocitarios y fisiología del ácido gástrico).7,22
factor ulcerogénico. Por su parte, los tetrapéptidos La tasa de infección aumenta con la edad; así,
bacterianos ejercen un importante efecto mientras alrededor de 10 % de los individuos
quimiotáctico sobre eosinófilos y neutrófilos, lo cual menores de 30 años están infectados, esta cifra
facilita su reclutamiento y proliferación.10,11 Estas asciende a 60 % entre los mayores de 60 años.7
células al activarse provocan la liberación de Se plantea además, que existe una relación directa
citocinas, que posibilitan el desarrollo de una entre la edad y la prevalencia de la enfermedad
respuesta inflamatoria, la cual lesiona aún más la ulcerosa, que resulta mayor en los países en vías
mucosa mediante la liberación de mediadores de desarrollo que en los desarrollados.4, 23
inflamatorios como los metabolitos del ácido Los estudios epidemiológicos han demostrado
araquidónico, los radicales libres del oxígeno, y los además una fuerte correlación entre incidencia de
factores activadores de plaquetas, que junto con el cáncer gástrico y prevalencia de la infección por
microorganismo inducen la expresión de otros la bacteria, e indican que las personas infectadas
receptores para la liberación de interleucina 1, tienen entre 3 y 6 veces mayor probabilidad de
algunos factores de crecimiento celular y los desarrollar cáncer gástrico que quienes no lo
radicales libres oxidantes.12-15 están. 3,23,24
22

El mecanismo de transmisión de la infección En la actualidad, los factores de riesgo para el


se produce por vía orofecal o iatrogénica, a través desarrollo de la enfermedad ulcerosa péptica se
de un endoscopio o de pinzas de biopsias definen en el orden siguiente:29
contaminadas. Evidencias actuales sugieren que
el principal reservorio es el hombre, por estar 1. Infección por H. pylori.
restringida la infección a la mucosa gástrica 2. Tabaquismo.
humana.3,21 Los autores de este trabajo creen que 3. Consumo frecuente de bebidas alcohólicas.
sería útil comenzar a referirse a este proceso 4. Consumo de antiinflamatorios no esteroideos.
nosológico con un nombre que abarque los 5. Personalidad tipo A (elevado nivel de estrés).
acontecimientos que tienen lugar en su patogenia, 6. Tener parientes directos con historia de
pudiéndole llamar enfermedad ulcerosa péptica enfermedad ulcerosa.
bacteriana. 7. Insuficiencia renal.
8. Cirrosis hepática.

ASOCIACIÓN DE H. PYLORI CON LA En el caso de la infección por H. pylori, el


ENFERMEDAD ULCEROSA PÉPTICA microorganismo puede colonizar cualquier área del
estómago o duodeno asociada a la gastritis, aunque
La relación causal de la infección por H. pylori la zona más frecuente es el antro, que puede
con la úlcera péptica viene apoyada por 2 extenderse hacia el cuerpo gástrico en individuos
argumentos principales. En primer lugar, por de edad avanzada.6,30 El grado de infección de la
estudios epidemiológicos que demuestran la alta mucosa gástrica no es uniforme.16
prevalencia de la infección en enfermos ulcerosos Se conoce que la gastritis crónica antral difusa
y en segundo lugar, por estudios clínicos que de intensidad leve y moderada predomina en los
evidencian la drástica disminución de las recidivas pacientes con úlcera duodenal, mientras que la
y complicaciones tras la erradicación del gastritis crónica antral severa se asocia a úlceras
microorganismo.3,4,25 gástricas. En esta última, el daño más intenso sobre
La enfermedad ulcerosa péptica es una la mucosa gástrica provoca una disminución de los
patología muy frecuente, que por las lesiones factores defensivos, que favorece el desarrollo de
ocasionadas debido al exceso de secreción ácida la ulcerogénesis.16,17,31
en el estómago, produce un dolor característico y En la gastritis crónica antral un efecto llamativo
un elevado estrés en los individuos afectados.26 es la activación de polinucleares neutrófilos, que
Los síntomas más significativos son el dolor en el producen un profundo infiltrado inflamatorio de las
epigastrio, de aparición nocturna, que no se irradia áreas superficiales mucosas. La presencia de
y comienza entre los 30 y 40 min después de las mecanismos de lesión gástricos mediados por
comidas. El paciente puede presentar períodos de linfocitos T, es otro factor de importancia. Se ha
dolor durante semanas con períodos libres de comprobado que asociado a la infección por H.
síntomas. Este síntoma afecta a 66 % de los pylori, se produce un incremento pronunciado de
enfermos con úlcera duodenal y a 33 % de aquellos la población de linfocitos T CD4, muchos de los
con úlcera gástrica. Los episodios de dolor pueden cuales expresan en su superficie receptores para
persistir durante períodos de varios días a semanas interleuquina 2 (IL-2), acompañado de un aumento
o meses. Aunque los síntomas tienden a ser de expresión del complejo mayor de
recurrentes y episódicos, es frecuente que las histocompatibilidad (CMH) clase II. Proteínas
úlceras vuelvan a presentarse sin dolor.27,28 Cuando bacterianas pueden estimular también, directa o
se presentan datos como hematemesis, indirectamente, la proliferación y diferenciación de
evacuaciones negras o irradiación del dolor hacia la población CD4 ya estimulada.11,32 Todos estos
la espalda, deberá sospecharse alguna elementos, junto a la hipersecresión ácida, están
complicación como penetración o hemorragia de directamente implicados en la ulcerogénesis. Por
la úlcera.28 lo tanto, de acuerdo con el grado de intensidad y
23

persistencia de la respuesta inmunológica, se puede conservación de la muestra por tiempo indefinido.


producir una evolución de gastritis aguda–crónica Brinda un valor predictivo positivo entre 85 a 95 %
hasta una úlcera gastroduodenal.12,33 y negativo de 80 a 100 %.37 La tinción por
Por último se debe señalar que la enfermedad hematoxilina-eosina tiene la doble ventaja de que
ulcerosa es el resultado de un desequilibrio entre permite además de identificar las bacterias,
factores agresivos (ácido gástrico, pepsina, observar y estudiar las características inflamatorias
antiinflamatorios no esteriodeos, ASA, tóxicos, del tejido.
estrés emocional y H. pylori) y los denominados En años recientes han suscitado gran interés
factores causales endógenos, los cuales garantizan los métodos de diagnóstico molecular, entre ellos
la protección de la barrera mucosa.32,34,35 Estos la prueba de reacción en cadena de la polimerasa
últimos se dividen en: (PCR), dirigida a identificar el gen para la ureasa
o la fracción 16S del ARN ribosomal, así como el
– Factores preepiteliales: involucra la secreción de análisis de fragmentos de restricción. Tales métodos
mucus y bicarbonato. son muy sensibles e identifican con precisión al
– Factores epiteliales: barrera epitelial formada por microorganismo, tanto en la mucosa y el jugo gástrico,
las células epiteliales superficiales. como en la cavidad oral y la materia fecal.36
– Factores posepiteliales: incluyen el flujo sanguíneo
de la mucosa, las prostaglandinas, el factor de
crecimiento epidérmico (FCE) y componentes TRATAMIENTO DE LA INFECCIÓN
neurológicos y musculares. POR H. PYLORI
– Secreción anormal de ácido clorhídrico.
El tratamiento de la infección por H. pylori
consiste en la combinación durante 10 a 14 d de 2
DIAGNÓSTICO DE LA INFECCIÓN antibióticos efectivos como amoxicilina,
POR H. PYLORI tetraciclina, metronidazol, o claritromicina, con
ranitidina-bismuto, subsalicilato de bismuto o un
En la actualidad existen numerosos métodos inhibidor de la bomba de protones.38 La supresión
para diagnosticar la presencia de H. pylori, los ácida por antagonistas de los receptores de
cuales se han agrupado en 2 categorías: los métodos histamina tipo 2 o inhibidores de la bomba de
directos o invasivos (prueba de la ureasa, cultivo e protones, ayudan en el alivio de los síntomas
histología de muestras tomadas de la mucosa asociados a la úlcera (dolor abdominal, náuseas,
gástrica o duodenal) y los métodos indirectos o no etc.), ayudan a contrarrestar la inflamación de la
invasivos, a través de los cuales se realiza la mucosa, y pueden aumentar la eficacia de los
identificación de productos metabólicos de la antibióticos frente a H. pylori en la superficie de
bacteria o la detección de anticuerpos dirigidos la mucosa gástrica. 38,39 Existen múltiples
contra proteínas específicas de su envoltura. Entre combinaciones en el tratamiento. Las diferentes
estas pruebas se encuentran las serológicas sensibilidades según las regiones hacen que el
(aglutinación bacteriana, fijación de complemento, tratamiento de elección pueda variar de una parte
inmunofluorescencia indirecta, inmunoblot, del mundo a otra. Las tasas de erradicación están
ELISA) y la prueba de aliento o determinación de entre 64 y 94 %, en función del tratamiento usado.38
urea marcada con C13.36 La resistencia del microorganismo y el no
El estudio histológico y la tinción con cumplimiento del tratamiento por parte de los
hematoxilina y eosina o giemsa es una de las pacientes, suelen ser las 2 causas más frecuentes
pruebas más utilizadas por su simplicidad, rapidez de fracaso terapéutico. En líneas generales, las
y bajo costo. Es una prueba de una alta sensibilidad pautas con 3 fármacos presentan mejores tasas
(93-96 %) y especificidad (98-99 %) y constituye de erradicación que aquellas con 2. Los
una excelente vía para determinar la etiología de tratamientos más prolongados (14 d frente a 10 d)
la úlcera gástrica, a la vez que permite la muestran mejores tasas de erradicación.
24

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 22. Konturek PC, Bielanski W, Konturek SJ, Hahn EG.
Helicobacter pylori associated gastric pathology. J Physiol
Pharmacol 1999Dec;50(5):695-710.
1. Warren JR, Marshall BJ. Unidentified curved bacilli on gastric 23. McManus TJ. Helicobacter pylori: an emerging infectious
epithelium in active chronic gastritis. Lancet 1983;1:1273- disease. Nurse Practitioner 2000;25(8):42-6.
5. Medline. 24. Ernst PB, Gold BD The disease spectrum of Helicobacter
2. Marshall BJ. Helicobacter pylori. Am J Gastroenterology pylori: the immunopathogenesis of gastroduodenal ulcer and
1994,89:30-3. gastric cancer. Annu Rev Microbiol 2000;54:615-40.
3. Feldman RA, Eccersley AJ, Hardie JM. Epidemiology of 25. Williams MP, Pounder RE. Helicobacter pylori: from the
Helicobacter pylori: acquisition, transmission, population benign to the malignant. Am J Gastroenterol
prevalence and disease-to-infection ratio. Br Med Bull 1999Nov;94(11Suppl):S11-S16.
1998;54:39-53. 26. Konturek PC, Bielanski W, Konturek SJ. Hahn EG.
4. Kuipers EJ, Thijs JC. The prevalence of Helicobacter pylori Helicobacter pylori associated gastric pathology.J Physiol
in ulcer desease. Aliment Pharmacol Ther 1995;9:59. Pharmacol 1999Dec;50(5):695-710.1.
5. Yoshiyama H, Nakazawa T. Unique mechanism of 27. Schubert TT, Schubert AB, C Ma. Symptoms, gastritis, and
Helicobacter pylori for colonizing the gastric mucus. Microb Helicobacter pylori in patients referred for endoscopy.
Infect 2000;2:55-60. Medline. Gastrointest Endosc 1992;38:357-60.
6. Cilley RE, Brigton UK. The significancia of Helicobacter 28. Graham DY, Hepps KS, Ramírez JM, Lew GM, Saeed ZA.
pylori colonization of stomach. Semin Pediatric Surg Treatment of Helicobacter pylori reduces the rate of
1995;4:221-7. rebleeding in pectic ulcer disease. Scand J Gastroenterol
7. Go MF, Crowe SE. Virulence and pathogenicity of 1993;28:939-42.
Helicobacter pylori. Gastroenterol Clin North Am 2000 29. Peterson WL Helicobacter pilory and peptic ulcer disease. N
Sep;29(3):649-70. England J Med 1991;324:1045-8.
8. Tsuda M. Essential role of Helicobacter pylori urease in 30. Ando T, Kusugami K, Ohsuga M, Shinoda M, Sakakibara M,
gastric colonization: definite proof using a urease-negative Saito H, Fukatsu A, Ichiyama S, Otha M. Interleukin-8
mutant constructed by gene replacement. Eur J Gastroenterol activity correlates with histological severity in helicobacter
Hepatol 1994;6:49-52. pylory - asociated antral gastritis. Am J Gastroenterol
9. Meyer Rosberg K. et al. The effect of environmental pH on 1996;91(6):1150-6.
the proton motive force of Helicobacter pylori. 31. Sipponen P, Varis K, Fräki O, Korri UM, Seppäla K, Siurala
Gastroenterol 1996;111:886-900. Medline. M. Cumulative 10 year risk of symptomatic duodenal and
10. Ibraghimov A, Pappo J. The immune response against gastric ulcer in patients with or without chronic gastritis. A
Helicobacter pylori – a direct linkage to the development of clinical follow-up study of 454 patients. Scand J Gastroenterol
gastroduodenal disease. Microb Infect 2000;2:1073-7. 1990;25:966-73.
Medline. 32. Enfermedad por Helicobacter pylori 2001. URL: //
11. Hansen PGo M, Varming K, Andersen L, Genta R, Graham www.helicobacterspain.com/images/correoweb.gif.
D, Nielsen H. Proinflammatory activation of neutrophils 33. Anand BS, Graham DY. Ulcer and gastritis. Endoscopy 1999
and monocytes by Helicobacter pylori in patients with Feb;31(2):215-25.
different clinical presentations. Infect Immun 34. Gyires K. Some of the factors that may mediate or modify
1999;31:3171-4. Medline. the gastrointestinal mucosal damage induced by non-steroidal
12. Rautelin H, Sipponen P, Seppala K, Sarna S, Danielsson D, anti-inflammatory drugs. Agents Actions 1994;41:73-9.
Kosunen T. Gastric inflammation and neutrophil-activating 35. Veldhuyzen van Zanten SOJ. Helicobacter pylori and NSAID´s:
and cytotoxin-producing Helicobacter pylori strains. Scand A meta-analysis on interactions of acute gastroduodenal
J Gastroenterol 1996;92:639-42. Medline. injury, gastric and duodenal ulcers and upper gastrointestinal
13. Suerbaum S, Josenhans C. Virulence factors of Helicobacter symptoms. En: Hunt RH, Tytgat GNJ (Eds.). Helicobacter
pylori: implications for vaccine development. Molecular pylori. Basic mechanism to clinical cure. Dordrecht,
Med Today 1999;5:32-9. Medline. Netherlands: Kluwer Academic;1994. p.449-57.
14. Saunders CS. H. pylori infection: simplifying management. 36. Vaira D, Holton J, Menegatti M. Review article: invasive and
Patient Care 1999;(20):118-34. noninvasive tests for Helicobacter pylori infection. Alimenty
15. Cover TL, Blaser MJ. Helicobacter pylori infection. Pharmacol Therapeu 2000;14(suppl 3):13-22.
Advances internal medicine. St Luois, Mosby 1996;VI: 37. Manes G, Balzano A, Iaquinto G. Accuracy of the stool
85-177. antigen test in the diagnosis of Helicobacter pylori infection
16. Peura DA. Helicobacter pylori and ulcerogenesis. Am J Med before treatment and in patients on omeprazole therapy.
1996 May 20; 100(5A):19S-25S. Aliment Pharmacol Therapeu 2001;15(1):73-9.
17. Blaser MJ. Helicobacter pylori phenotipes associated with 38. Horn J. The proton-pump inhibitors: similarities and
pectic ulceration. Scand J Gastroenterol 1994;24(suppl differences. Clin Ther 2000 Mar;22(3):266-80.
205):1-5. 39. NIH consensus development panel on Helicobacter pylori in
18. Cover Tl, Tummuru MK, Cao P, Thompson SA, Blaser MJ. peptic ulcer disease. JAMA 1994;272:65-7.
Divergence of genetic sequences for the vacuolating
cytotoxin among Helicobacter pylori strains. J Biol Chem
1994;269(14):10566-73. Recibido: 12 de marzo de 2003. Aprobado: 29 de abril de 2003.
19. Sipponen P. Helicobacter pylori gastritis-epidemiology. J
Gastroenterol 1997 Apr;32(2):273-7.
20. Parsonnet J. The incidence of Helicobacter pylori infection. DR . JOSÉ L UIS GAMBOA F IGUEREDO . Hospital General Docente
Aliment Pharmacol Ther 1995;9:45-51. Medline “Vladimir Ilich Lenin”, Holguín. Avenida Lenin s/n, Holguín.
21. Brown LM. Helicobacter pylori: epidemiology and routes of CP 80100. Teléf: (53)24-462011. Correo electrónico:
transmission. Epidemiol Rev 2000;22(2):283-97. hlenin@infomed.sld.cu