Está en la página 1de 3

ASIGNATURA: Metodología de la Investigación Educacional

CODIGO: EBA-029

SESIÓN Nº 2

I.- Tema: Ser y Desfondamiento (Unidad Temática I).

II.- Objetivos de la sesión:

1.- Introducir una nota antropológica acerca del individuo y su ‘tránsito’ a lo cultural.

III.- Despliegue de Contenidos.

1.- El devenir del ser humano.

Según diversas disciplinas científicas (entre ellas la biología, paleontología, etc.), y


apoyados en un conjunto de teorías (como la de la evolución de las especies, en biología, o
la del Big Bang, en física), se calcula que hace 180 millones de años, cuando aún
dominaban los reptiles el planeta, aparecieron los primeros mamíferos sobre la Tierra,
luego, posteriormente, aparecen los primates, hace unos 65 millones de años. Los primeros
de ellos eran unos pequeños seres que empezaron a vivir en los árboles en lugar de
permanecer en el suelo, como la mayoría de los mamíferos. Entre las especies que
pertenecen a los primates están, además del ser humano, los simios, monos y marsupiales.
Durante su desarrollo evolutivo, estos primates se hicieron de ciertos rasgos especiales:
buena visión, manos con las que se pueden sujetar firmemente objetos y un cerebro
relativamente grande. Según algunos estudiosos, el último ancestro común entre el ser
humano y el chimpancé, nuestro ‘primo’ evolutivo más cercano, existió hace 6 ó 7 millones
de años. Después de esta separación apareció el primer homínido, el llamado
Australopithecus que surge hace unos 4 millones de años, este homínido, se supone que,
posteriormente, dio lugar al Homo habilis, el primer especímen del género Homo, al que
pertenecemos los seres humanos modernos. El Homo sapiens sapiens, que es la especie a la

1
cual pertenecemos los seres humanos modernos, tiene su aparición hace unos 50 mil ó 40
mil años atrás antes de Nuestra Era.

Luego ocurre un hecho significativo , pues aparecen las primeras culturas humanas,
en una fecha que se ha consensuado en unos 10 mil años atrás , cuando aparecen las
primeras culturas humanas y es alrededor de esa época o antes que el humano penetra en
Norteamérica desde Asia. Una de las ‘pruebas’ de la diferenciación cultural de individuo,
en tiempos pretéritos, son las pinturas rupestres, de las más conocidas están en cuevas de
Lascaux en el sur de Francia, conocida como la "Cámara de los Toros" (o rotonda).

2
2.- La ruptura entre el individuo y su medio, como antecedente del desfondamiento.

Qué fue lo que ocurrió en la evolución del hombre, que afectó no sólo a su aspecto
físico, sino que también afectó su condición de existencia. Algunas teorías, tratando de
explicar o comprender esta diferencia, indican que la condición existencial del individuo,
del sujeto humano, es la de ser un ser desfondado, debido a que ha perdido su base dada por
naturaleza. Dicha base natural es lo que comúnmente se le ha llamado instinto, que es una
forma de reacción ‘no razonada’ frente a un estímulo externo. Al perder esta base, la cual le
imposibilita de poseer puntos de referencia estables y compartidos dados de manera natural,
es que el hombre ha constituido una cultura, un fondo cultural, el cual le permite orientarse
en la sociedad que le ha tocado vivir. Dicha cultura, evidentemente, le ha antecedido
temporalmente, así cuando un individuo nace, lo hace al interior de una cultura, la cual
establece una serie de puntos de referencias, tales como un determinado lenguaje,
tradiciones, costumbres, instituciones, etc.

En términos teóricos se admiten dos hipótesis en torno al desfondamiento humano:

a.- Hipótesis ‘fuerte’: Pérdida del instinto, del plan de la naturaleza, pérdida de puntos de
referencia dados por la naturaleza.

b.- Hipótesis ‘débil’: Contención reflexiva (represión) del instinto, construcción de puntos
de referencia, interpretación de puntos de referencia.

La diferencia que se plantea entre las dos hipótesis, tiene que ver con que en la
segunda en ‘instinto’, o un tipo de reacción ‘no razonada’, no se ha perdido, pero se ha
reprimido convenientemente de acuerdo a las convenciones sociales, dadas por el sistema
de normas sociales imperantes en cada sociedad en particular.