Está en la página 1de 14

PERFIL DEL BUEN EMPLEADO

INTRODUCCIÓN

Este informe tiene como objetivo analizar los distintos aspectos que se identifican para poder convertirse en
un trabajador ideal, dicho con otras palabras El perfil del buen empleado

Ascender en el trabajo exige un esfuerzo diario que permita destacar sobre la media para así lograr la
confianza de los superiores. Obtener la confianza de nuestros superiores siempre ha sido necesario en el lugar
del trabajo. Pero hay muchas maneras de conseguirlo.

Si se quiere escalar peldaños en el trabajo, es necesario demostrar valía en todas las facetas laborales. El
esforzarse en las tareas únicamente cuando está presente, le inducirá a pensar que no se trabaja en su ausencia.
Así disminuyen las posibilidades de promoción.

El trabajador que está siempre mencionando sus éxitos es probable que alcance tan malos resultados como el
que resta valor a sus aciertos. La clave está en el equilibrio. Hay que saber venderse bien, pero con mesura y
aprovechar las oportunidades que se presenten.

CONSIDERACIONES PARA SER BUEN EMPLEADO

En el mundo laboral es importante estar siempre atento a los mensajes, deseos y necesidades de los superiores.
Nadie es tan necesario para ser irreemplazable. En cualquier momento puede aparecer otra persona que ocupe
nuestro puesto y ofrezca las mismas, e inclusive mayores prestaciones. Nada mejor para impedirlo que ser
eficaz. Lo importante no es solo hacer bien las cosas sino saber qué cosas hay que hacer. Un error bastante
frecuente es realizar buenos trabajos, pero inoportunos porque las prioridades empresariales en ese momento
sean otras.

CAUTELA COMO BASE

Un buen empleado tiene que ser cauto. Hay muchas reglas no escritas en el trabajo que hay que cumplir. Una
buena relación con los compañeros es la base para sentirse cómodo a la hora de trabajar. Los problemas
personales y los enfrentamientos generan enemigos personales. Además de los compañeros están los
superiores. En toda empresa hay una jerarquía que debe ser respetada. Hay que aprender cuál es el superior al
que hay que dirigirse en cada momento. Nunca hay que pasar por encima del jefe inmediato.

También hay que prestar atención a las reglas laborales. Asistir a los actos de empresa (cenas, comidas) o no
tratar asuntos personales desde la misma, pueden ser reglas que no figuren en ningún sitio y, sin embargo, ser
fundamentales. Es importante enterarse de qué cosas está mal visto en el lugar de trabajo. Además es nota de
buen gusto no criticar al anterior jefe o compañía donde se trabajó. Por muy mala experiencia que se tenga, es
conveniente ser prudente y guardarse las opiniones para uno mismo.

ACTITUD CORRECTA

El respeto hacia los demás es fundamental. La puntualidad también es importante. Llegar tarde a una cita
provoca en las personas el pensamiento de poca seriedad o valoración de su tiempo. Lo mismo ocurre cuando
demoran las respuestas a las llamadas telefónicas recibidas.

Cumplir lo que se promete se da por supuesto. Ofrecer un poco más es el primer peldaño para mejorar. Ello es
una muestra de eficacia. Es fundamental asumir más responsabilidades. Más vale tomar una decisión, aunque

1
sea equivocada que no hacerlo. Si se falla hay que reconocer el error y aprender de él, pues sólo es parte del
camino hacia el éxito.

EFICIENCIA Y EFICACIA

El término Eficiente y Eficaz son temas que causan muchos debates, análisis y son motivo de estudio y
reflexión en muchos países.

En términos generales, la Eficiencia se refiere a la relación entre esfuerzos y resultados. Si obtienes más
resultados de un esfuerzo determinado, habrá incrementado tu eficiencia. Asimismo, si puedes obtener el
mismo resultado con menos esfuerzo, habrás incrementado tu eficiencia. En otras palabras Eficiencia consiste
en realizar un trabajo o una actividad al menor costo posible y en el menor tiempo, sin desperdiciar recursos
económicos, materiales y humanos, pero a la vez implica calidad al realizar bien lo que se espera lograr.

Sin embargo, en las organizaciones no basta con ser únicamente eficiente, las organizaciones modernas
buscan algo más que eso, y eso es la eficacia. Cuando un comando alcanza las metas u objetivos que le
impone la institución decimos que es eficaz. Entonces la eficacia se refiere a los resultados con relación a las
metas y cumplimiento de los objetivos organizacionales, por eso para ser eficaz debes priorizar las tareas y
realizar en orden de procedencia aquellas que contribuyen a alcanzar tus objetivos y metas previstas, por lo
que debes asegurarte que lo que hagas vale la pena y conduzca a un fin.

La eficiencia y eficacia se interrelacionan, pero la falta de eficacia no puede ser compensada con eficiencia,
por grande que sea ésta, ya que no hay nada más inútil que cumplir eficientemente algo que no tiene ningún
valor y que no contribuye en nada para la Organización. Por eso es necesario preguntarse si lo que se hace
vale la pena para algo. Es necesario precisar que en la actualidad las empresas particularmente organizaciones
del estado pasan por una serie de problemas: por falta de recursos, de igual forma, todas quieren ofrecer un
buen producto o servicio a bajo costo, por eso una vez definida nuestra meta, debemos buscar la forma de
realizarla eficientemente.

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

La cualidad clave del buen profesional radica en la inteligencia emocional. En los últimos años, lo que se ha
dado a conocer como inteligencia emocional se ha convertido en un elemento decisivo a la hora de evaluar la
capacidad directiva de un profesional, por delante incluso de su formación o de su experiencia laboral.

La inteligencia emocional hace referencia a aquellos aspectos individuales relacionado con el modo de
interactuar de la persona con todo lo que le rodea; estas son cualidades como: motivación, empatía,
autocontrol, astucia social, etc.

El profesor norteamericano Daniel Goleman, en su libro Inteligencia Emocional, explica razones por las
cuales personas con un elevado coeficiente intelectual fracasan, tanto en el ámbito profesional como en lo
personal, mientras que otras, teniendo un coeficiente mucho más discreto, triunfan en todas las facetas de su
vida.

A partir de cierto nivel de responsabilidad no solo es importante tener una buena formación técnica y ser
brillante en el ámbito de razonamiento mental, además es importante saber transmitir y vender las ideas, saber
conducirse en situaciones tensas y delicadas que impliquen negociación y, en definitiva saber dirigir en la
ambigüedad y en la indefinición.

TALENTO EN LAS ORGANIZACIONES

Talento se define como las dotes intelectuales que dan valor a un individuo. Así, el conjunto de estos valores

2
constituye el Capital Humano en una organización, sea cual fuere su tipo. Como todos los valores, el Capital
Humano, considerado como un activo intangible, puede medirse diferenciando entre el valor bursátil de la
compañía y su valor en libros.

Se ha bautizado a nuestra época como la Era del Talento, es decir, el tiempo en que el capital y la tecnología
ya no son suficientes para que una organización se mantenga vigente y sobreviva en el entorno globalizado de
hoy, sino que ahora es indispensable contar con capacidad de innovación y talento.

EL PERFIL PSICOLÓGICO

En cualquier proceso de selección la persona responsable de llevar a cabo este proceso, tendrá en cuenta, entre
otros, tres grandes parámetros antes de tomar una decisión con respecto a la idoneidad o no de una persona
para un determinado puesto. Estos son: Los Conocimientos, Las Aptitudes y Las Actitudes.

Para cada puesto de trabajo, profesión u oficio tendrán un mayor peso específico uno de estas tres variables.
Así, habrá trabajos en los que será indispensable tener grandes conocimientos de una materia determinada,
siendo menos importantes las aptitudes y actitudes. Este podría ser en caso de un especialista técnico en
cualquier rama de la ciencia o de la ingeniería.

Existen otras posiciones en las que el seleccionador va a prestar el máximo de atención a las aptitudes,
teniendo menor importancia los conocimientos y/o las actitudes. Estas aptitudes podrán ser físicas, en el caso
de un electricista o bodeguero; o psicológica, como en el caso de un relacionador público. Finalmente existen
otros puntos básicos a la hora de elegir una persona no son sus conocimientos, (que los podrá ir adquiriendo a
lo largo del tiempo) o las aptitudes, (características netas que posee una persona para determinadas tareas)
sino sus actitudes para su trabajo, empresa y superiores. Este es el caso de situaciones de confianza, o de
aquellos deben mantener una colaboración estrecha con otro superior, como es el caso de las secretarias.

EL PERFIL IDEAL

Indudablemente no existe el trabajador ideal, por esto lo ideal es sólo una aproximación, un intento ante una
realidad, y hay que adaptarse a las necesidades concretas de un puesto de trabajo en particular.

Así, vamos a comentar cada una de las variables, teniendo en cuenta esta flexibilidad de la que antes
mencionábamos

CAPACIDAD DE DIVERSIFICACIÓN

Debe ser capaz de manejar múltiples tareas en un mismo tiempo. No debe centrarse en una única tarea y no
acometer otras hasta haber finalizado la que lleva entre manos. Eso le restaría muchas oportunidades, además
no todas las acciones que emprende acabarán con éxito. En suma, habrá que tener una visión en conjunto, y
buen criterio para saber cuando no merece la pena continuar con una operación y dedicar sus esfuerzos a
otras.

ESFUERZO

Todo trabajo exige esfuerzo y dedicación, pero un esfuerzo bien orientado. No hay que trabajar por trabajar,
sino que hay que volcarse a una tarea en función de una meta.

ENTUSIASMO Y AMBICIÓN

Se precisa un gran espíritu de superación y una gran necesidad de alcanzar los objetivos que se fijen. El
entusiasmo y la ambición no pueden desaparecer en ningún momento de su vida.

3
SEGURIDAD PERSONAL

Se debe tener seguridad y confianza en sí mismo.

NECESIDAD DE DIRIGIR

La primera autoridad sobre un empleado debe ser responsable y estar dispuesto a responsabilizarse de su
trabajo y del de los demás, si es necesario.

AGILIDAD EN LAS DECISIONES

Debe ser rápido en respuestas mentales. No puede ni debe mostrarse indeciso en ninguna circunstancia. Debe
ser decisorio que no es lo mismo que imprudente.

RAPIDEZ EN LA ACCIÓN

Esta característica puede asumir todos los valores de la variable en función del tipo de trabajo que se trate,
pero en ningún caso podrá llegarse a los extremos, ni perder la noción del tiempo, tampoco lanzarse en forma
violenta a la acción.

NECESIDADES DE DESTACAR

El trabajador debe saber venderse a sí mismo y lograr que se tenga en cuenta sus opiniones y sugerencias. En
consecuencia, no puede pasar inadvertido, pero tampoco tratar de ser centro de atención.

DEDICACIÓN A LAS RELACIONES SOCIALES

Debe procurar crear un buen ambiente en torno a él y mostrarse comunicativo a todos los niveles.

CAPACIDAD DE PLANIFICACIÓN

Saber planificar sus acciones, bien sea a corto, mediano, o largo plazo es indispensable. Esto se aplica a
cualquier puesto de trabajo y circunstancias particulares. Lo que nunca se debe hacer es actuar sin pensar.
Tampoco deberá ser un soñador eterno, sin llevar sus teorías a la práctica.

SÍNTESIS−ANÁLISIS

Hay que enfocar los problemas como un conjunto teniendo en cuenta la globalidad del mismo y sin dejar que
los pequeños detalles puedan desviarle de sus objetivos.

ORGANIZACIÓN Y MÉTODO

Se debe poseer una mentalidad flexible y anteponer la consecuencia de los objetivos a los métodos.

CONSERVADOR−INNOVADOR

Una actitud abierta ante el cambio es necesaria para ser un buen trabajador, ya que cada día aparecen nuevas
técnicas y elementos que facilitan las distintas labores.

CONTROL EMOCIONAL

El trabajador debe ser un hombre extravertido. Involucrarárse perfectamente con los problemas de su trabajo y

4
los vivirá como propios. Un control emocional muy alto o muy bajos sería considerado como negativos.

AGRESIVIDAD

El trabajador deberá adoptar una actitud firme y tenaz a la hora de defender a su organización, pero sin caer en
la obstinación. Una argumentación lógica y razonada dará más frutos que una exposición apasionada.

DEPENDENCIA DEL SUPERIOR

El trabajador debe estar motivado por su tarea y trabajar porque le guste lo que está haciendo y no porque lo
controlen o incentiven. Debe consultar con su superior cuando tenga dudas o no sepa como actuar, pero en
ningún caso debe existir una dependencia que le obligue a no hacer nada hasta que lo decida el jefe.

OTRAS CUALIDADES QUE DEBE CUMPLIR EL TRABAJADOR

Hasta ahora hemos visto las aptitudes y actitudes que debe tener cualquier persona para trabajar. Sin embargo,
hay otras cualidades que debe reunir para que su trabajo resulte desarrollado con la máxima garantía de éxito.

APARIENCIA

Una buena persona es importante. En ningún momento deberá despertar su rechazo. No debe ser un figurín
pero sí ir vestirse de modo adecuado a la circunstancia, ambiente.

SALUD

Se debe contar de una salud compatible con la labor desarrollada.

MODALES

El trabajador deberá ser una persona correcta, educada y saber comportarse en cualquier situación.

EXPRESIÓN

Es conveniente que no tenga defectos de pronunciación o de dicción. Deberá expresarse con soltura y
seguridad.

BUEN EMPLEADO

No es difícil progresar en el trabajo si reúne las características que más se aprecian en el lugar de trabajo. Las
cualidades de la mayor parte de los superiores aprecian más de sus empleados son:

EDUCACIÓN

Siempre apreciará tu deseo de continuar superándote, aprendiendo y perfeccionando.

PARTICIPACIÓN

Debes demostrar entusiasmo real por tu trabajo, es un requisito importante pues en la empresa ya sea en
cualquier nivel de organización se requiere de mucha colaboración y participación sobretodo en lo que tiene
relación con el trabajo en equipo; de hay que nos referimos a la creación de sinergia es decir el todo es mas
que la suma de las partes.

5
RESPONSABILIDAD

Responsabilizarse de todo lo que se realiza, todo buen trabajador lleva implícita esta cualidad para tener un
buen funcionamiento y retroalimentación para lograr el compromiso y la seriedad por parte de nuestros
compañeros y superiores

RESPETO

Respeto a los demás y así mismo, el individuo que se auto respeta y sabe respetar a los otros, eleva la calidad
de vida de ambos pues sabe recibir opiniones, se considera ser humano y conquista la simpatía de sus
superiores conquista la simpatía de sus superiores.

CREATIVIDAD

La capacidad de crear nuevas ideas, proyectos para beneficio de la empresa.

LOGROS

Se debe demostrar a la empresa que se mejora el trabajo día a día.

REACCIÓN ANTE LOS RETOS

Aceptar nuevas responsabilidades es responder positivamente a los retos.

Ética: Ser correctos y actuar en el marco de los principios individuales y sociales, que yacen en el ambiente
interno y externo a la organización.

PERFIL DEL TRABAJADOR CHILENO

En la empresa se debe reconocer al individuo como un ser humano, y no sólo como un cargo más dentro
de ella. Dentro de la organización se pueden abrir puertas para un mejor desarrollo de las capacidades,
aptitudes y talentos, para así llevar a la práctica, nuevas formas de concretar las tareas, readaptándose
a las nuevas demandas exigidas.

Hoy en día el perfil del trabajador humano, se relaciona mayormente con las habilidades y características
personales, que con sus conocimientos y experiencias. Los valores y principios fundamentales de los seres
humanos, estoy escritos en su yo más interno y son generalmente mucho más complicados de modificar.

CARACTERÍSTICAS POSITIVAS

1.− El chileno es un trabajador apreciado por los empresarios, sobre todo por aquellos a quienes les ha tocado
supervisar faenas, en otros países no desarrollados.

2.− El trabajador chileno posee gran capacidad para trabajar sostenidamente en condiciones difíciles, lo que se
presenta como una situación bastante generalizada en una nación que vive principalmente de la explotación de
sus recursos naturales.

3.− Existen sectores de trabajo más profesionalizados que otros, los que sienten que pueden cambiar de
trabajo con mayor soltura y, por lo tanto, tienen mayores aportes que hacer a la empresa.

4.− Se detecta actualmente una mayor capacidad para trabajar en equipo, pues se plantea que con un buen
liderazgo, el empresario puede darle mayor formación a su gente y lograr comprometerla con un proyecto de

6
trabajo. El trabajador chileno se caracteriza por su colaboración ante su equipo de trabajo.

5.− El trabajador chileno puede responder positivamente ante el incentivo.

6.− El trabajador nacional, busca oportunidades. No espera que se le dé todo gratis. Es emprendedor.

7.− Se identifica con su empresa, lo que se demuestra en el respeto que este sostiene por las estructuras y
normas internas.

8.− Existe lealtad por parte de los trabajadores hacia su jefe, a sus compañeros y a la empresa, así como a su
propia familia y país.

9.− El trabajador chileno es creativo si se le da la oportunidad, lo que exige la administración moderna (ser un
empresario dentro de su trabajo).

10.− El trabajador chileno acepta largas jornadas laborales. Según cifras de la dirección del trabajo, cerca del
37% del universo labora más de 48 horas semanales.

11.− Los trabajadores valoran la capacitación, como una forma de movilidad laboral, y como una forma de
disminuir la incertidumbre e inestabilidad. También valoran la capacitación como herramienta útil para el uso
de nuevas tecnologías.

12.− El trabajador chileno posee la capacidad de negociar y defender sus intereses.

CARACTERÍSTICAS NEGATIVAS

1.− Alto absentismo, abuso de licencias médicas. En este sentido no demuestra responsabilidad ni madurez.

2.− Las largas jornadas laborales a las que están sometidos los chilenos, no están relacionadas con mayores
índices de productividad en la empresa nacional.

3.− Los trabajadores obedecen y no cuestionan las decisiones del supervisor. Existe falta de agresividad para
tomar decisiones y asumir responsabilidades. Existe poca capacidad de análisis.

4.− Existe poca flexibilidad. El trabajador no está dispuesto a realizar un trabajo que no se encuentra
específicamente definido dentro de sus responsabilidades.

5.− El nivel de conflicto es alto en las empresas nacionales, la colaboración entre trabajadores y empresarios,
es baja y la imagen mutua es negativa.

6.− Los trabajadores no tienen empatía. Velan sólo por sus intereses.

7.− Son personas muy dedicadas y dispuestas a aprender nuevas labores, pero en ocasiones deben repetir mas
de una vez sus obligaciones, por no realizarlos. Son poco meticulosos en los resultados de su gestión.

8.− No poseen pensamiento estratégico. Son poco capaces de adaptar el trabajo individual en pro de la misión
empresarial.

9.− Los trabajadores chilenos poseen poco respeto hacia los plazos convenidos.

10.− Los trabajadores jóvenes son poco constantes, no tienen hábitos. No poseen una cultura laboral, en
general.

7
PERFIL DEL TRABAJADOR MODERNO

VALORES

1.− Respetar a los otros y a sí mismo: El individuo que se auto respeta y sabe respetar a los otros, eleva la
calidad de vida de ambos, pues sabe recibir opiniones, se considera ser humano, se siente digno y esto en
conjunto se transmite al medio, creándose una vida interior rica.

2.− Empatía: Saber escuchar y ser comprensivo. Saber ponerse en el lugar de los demás. Tratar de buscar
soluciones a los problemas que se les presenten a sus compañeros de trabajo en las labores diarias.

3.− Autocrítica y análisis: Es el reconocer los aciertos y enmendar errores. Analizar el por qué se originaron
los errores y cuál es su repercusión. Es una facultad que un individuo moderno e innovador debe poseer.

4.− Elevada autoestima: Es luchar contra la frustración de un mercado consumista, poseer fuerzas, sentir que
se aporta a la sociedad, y que ésta lo necesita. Facultad que no debe faltar en las personas innovadoras sujetas
a continuos cambios.

5.− Equilibrio emocional: Ante la eventualidad debe existir en sí la tranquilidad y el actuar en forma normal.
Todo individuo debe poseer este rasgo, pues los desafíos impuestos por los cambios, son demasiado duros.
Aunque no es fácil detectar este factor, no se debe dejar de lado.

6.− Honestidad, Honradez, Lealtad: Estos tres conceptos bien radicados en la sociedad, en las organizaciones
son básicos. Se necesita cada uno de ellos para saber creer y confiar en los demás. Siendo así, la empresa pone
en manos de los trabajadores, información y tareas importantes, por lo tanto se crea una relación laboral
transparente.

7.− Ser Emprendedor: Con todos los cambios que se producen aceleradamente, los individuos no se pueden
quedar atrás, necesitan de energía, vitalidad y, sobre todo, deseos de surgir por la vía sana.

8.− Perseverancia: La persona que consigue lo que ha deseado, no debe limitar sus capacidades, debe tener
valentía y espíritu de superación, así se mantendrá en el tiempo.

9.− Ética: Ser correctos y actuar en el marco de los principios individuales y sociales, que yacen en el
ambiente interno y externo a la organización.

10.− Colaboración y Cooperación: Es un requisito importante, pues en la empresa, ya sea en cualquier nivel
de la organización, se requiere de mucha colaboración y cooperación, sobre todo cuando se habla de trabajo
en equipo.

11.− Puntualidad y Responsabilidad: Todo trabajo lleva implícito estas dos cualidades, para lograr un buen
funcionamiento y una buena retroalimentación, y con esto lograr el compromiso y la seriedad por parte de
todo el personal.

12.− Responsabilidad y Madurez: Dirigido principalmente a todos los trabajadores a distancia, los cuales no
serán controlados periódicamente sino que serán evaluados por sus resultados.

13.− Comprometido con la Atención al Cliente: En la empresa moderna, el cliente es considerado un elemento
perteneciente a la organización, quien busca satisfacer sus necesidades a través de la obtención de bienes y
servicios que ésta produce. El individuo debe adquirir un compromiso real con su atención.

HABILIDADES Y DESTREZAS

8
1.− Gran capacidad de Análisis: Dentro del ámbito de las tareas que debe desempeñar, al momento de utilizar
o desechar la información requerida para el cumplimiento de ellas, sobre todo cuando se trabaja sin
supervisión directa.

2.− Pensamiento Estratégico: Tener siempre presente, cuales son los objetivos y misiones empresariales.
Adaptar el trabajo individual en pro de la visión y misión empresarial. Transmitir visión a los demás.

3.− Capacidad de Gestión: Entender que el concepto de Gestión va más allá del concepto Administración. Se
debe abandonar posturas mecanicistas; adoptar posturas orgánicas y sistémicas.

4.− Interactuar con otras Culturas de Sistemas de Valores: Aprender a interrelacionarse con otras culturas
existentes dentro de la misma empresa. Interactuar con personas pertenecientes a otros departamentos. Alentar
la ayuda mutua entre los distintos subsistemas organizacionales, en pro de objetivos de interés común.

5.− Apertura: Saber Trabajar en Interrelación con los demás Profesionales de la Empresa: Comerciales,
juristas, ingenieros, responsables de marketing, etc., capacidad para trabajar en equipo, en torno a un grupo de
proyectos o círculos de calidad. También se refiere a vivir las realidades existentes más allá del propio ser.

6.− Capacidad para Trabajar en Equipo: Trabajar en equipo ayuda a obtener soluciones más integrales, y por
lo tanto, permanentes para el problema o desafío que se emprende, y además permite a los individuos
integrantes del equipo, comprender las necesidades y restricciones que enfrentan otras áreas de la empresa.

7.− Inspirar y Motivar: Ser capaz de transmitir positivismo y optimismo a los demás. Ayuda mutua para
realizar el trabajo y alivianar la carga laboral. Ser capaz de crear desafíos y estímulos.

8.− Estimular el Compromiso: Ser comprometido y estimular el compromiso de los demás con el trabajo, con
la visión, misión, objetivos grupales y empresariales.

9.− Crear Sinergia: Comprender que El Todo, es siempre superior a la suma de las partes. Alentar el trabajo
en equipo o en red, y así obtener mejores resultados de la interacción grupal.

10.− Buen Comunicador: Disponer de una cierta aptitud para la comunicación activa y poseer la capacidad y
la disposición para establecer una comunicación fluida y permanente.

11.− Lidiar con Conflictos: Aprender a enfrentar conflictos (personales, grupales) Aprender a tratar con gente
conflictiva, y convertir el conflicto grupal en una discusión de la cual se obtengan resultados positivos y
productivos. Colaborar en la suavización de roces entre individuos, alentar el diálogo.

12.− Ejercer Liderazgo: Auto−liderazgo (auto−motivación, auto−dirección, autocontrol) Capacidad para


evaluar rápidamente situaciones, tomar iniciativa y con facilidad de adaptación. El trabajo es cada vez más
responsable de sus horarios, de su modo de trabajo, de su relación con la empresa y de su función.

Liderazgo Grupal: Ser líderes dentro del grupo. Deseos de participar e interactuar con los demás, y así obtener
mejores resultados.

13.− Adaptación al Cambio: Poseer espíritu pro−activo. Perder el temor al cambio. Ser partícipes activos de
programas de desarrollo organizacional. Poseer flexibilidad. Este es un requisito fundamental para quienes
enfrentan distintos, ambientes, horarios, etc.

14.− Inspirar Confianza: El orden, la disciplina, el compromiso, entre otros caracterizan al trabajador que
inspira confianza y respeto a los demás.

9
15.− Autonomía: Al realizar labores en un lugar geográfico distinto al de la organización y sin supervisión
directa.

16.− Negociar: Capacidad de llegar a acuerdos justos y benéficos, para la persona propia y para los demás.

17.− Asertivo: Tomar las decisiones correctas ante hechos puntuales y difíciles de resolver, que se presenten.

18.− Síntesis y Planeamiento: Ser directo, no evadir responsabilidades. Ser partícipes activos del
planeamiento de objetivos y estrategias empresariales.

19.− Intuición: Capacidad para intuir posibles fallas o falencias en el lugar de trabajo. Habilidad para
descubrir alteraciones en la información, entornos desagradables de trabajo y buscarle una solución a aquello.

20.− Actuar Bajo Presión: Evitar el decaimiento ante excesos de trabajo y plazos establecidos. Poseer
equilibrio emocional. Capacidad para trabajar largas jornadas laborales.

CONOCIMIENTOS

1.− Evaluar Riesgos: Porque para tomar decisiones y actuar en forma rápida y correcta, se debe evaluar en
forma clara y precisa las acciones a seguir.

2.− Descomponer Objetivos: Para alcanzar un objetivo global, se debe poseer un conocimiento cabal de éste,
para descomponer aquel en objetivos específicos, ya sea individual o grupal, para la unidad a la que se
pertenece, etc.

3.− Monitorear Logros y Presupuestos: Visualizar que a través de las personas y de la tecnología existente en
la empresa, se logren los objetivos esperados, sin excederse del capital que se posee para llevar a cabo las
tareas.

4.− Saber Negociar: Poseer conocimiento sobre negociación individual y colectiva. Sobre todo ahora que el
trabajador posee más derechos laborales.

5.− Saber Utilizar la Tecnología: La empresa moderna ha desarrollado tecnología de punta y necesita personal
capacitado para utilizarla.

6.− Con una Nueva Formación: En el futuro ya no habrá dos épocas, la del estudio y la del trabajo, sino una
unidad en acción. En este sentido la empresa debe favorecer a las personas, para que construyan su diseño de
proyecto formativo (capacitación, plan de carrera) Se necesita de parte del individuo, espíritu de superación y
ganas de aprender nuevas cosas.

7.− Amplia Visión de los Objetivos Empresariales: Ya que el trabajador moderno participa plenamente en la
toma de decisiones de la empresa, debe tener claros los objetivos de ésta

para ser asertivo en un momento determinado.

8.− Poli−funcionalidad: Este es uno de los rasgos que el trabajador moderno debe poseer con mayor
intensidad. El trabajador actual debe estar capacitado para laborar en cualquier segmento de la empresa y
saber llevar a cabo las tareas que se le exijan o se le presenten en algún momento determinado. Es realizar un
trabajo que no esté específicamente definido dentro de sus responsabilidades.

9.− Conocer la Empresa en Forma Interna y Externa: En la forma interna el trabajador moderno debe conocer
e interactuar con las personas, debe conocer también las estrategias empresariales, la misión y visión de la

10
empresa y la estructura en sí. En forma externa debe saber lo que el cliente necesita. También estar
actualizados con las exigencias del mercado actual.

CONCLUSIÓN

Tal vez uno de los paradigmas más arraigados que posee nuestra sociedad puede ubicarse en la creencia de
que una vez que ocupamos una posición en la empresa, nuestra tarea de buscar empleo ha terminado y, de
inmediato, ha comenzado otra orientada a mantenernos en ella. Nada más contrario a la lógica y la razón.

Pero en el entorno laboral la lógica es distinta, la tendencia está más orientada a mantener el empleo. Esto
sucede cuando nos observamos más como empleados que como profesionales y ello tiene su razón de ser.

En el competitivo mundo en que vivimos, donde la oferta supera a la demanda, cuidar el empleo, más que una
señal de incapacidad a asumir retos o poca disposición al cambio, se ha convertido en una necesidad. El
profesional promedio tarda entre seis y ocho meses en ubicarse nuevamente en el mercado laboral y ello,
aunado al estrés que genera la falta de ingresos, es una experiencia que difícilmente se desee repetir.

Es por esa razón que una vez alcanzada la meta, al volver a formar parte del equipo empresarial la tendencia a
aferrarse a la posición es inmediata. Esto supone la responsabilidad de un rendimiento superior al promedio,
pues de lo contrario la amenaza de ser reemplazado estará siempre presente. Es ahí donde se intercambia un
estrés por otro, donde dejamos de preocuparnos por ser contratados y comenzamos a obsesionarnos por
mantenernos empleados.

El uso y las costumbres administrativas, hasta ahora presentes, nos han hecho suponer que lo importante es
prolongar nuestra permanencia en un empleo hasta que la misma se extinga por razones ajenas a ambas partes.
La premisa del tiempo se mantiene presente como un modelo permanente, y ello obliga de manera
inconsciente al profesional a auto limitarse e impedir que se desenvuelva en el mercado laboral con la libertad
y la amplitud que sus conocimientos le ofrecen.

Un profesional evidentemente hace bien su trabajo, agrega valor, pero no puede sentirse atado a una empresa
donde no pueda continuar aprendiendo y desarrollando sus competencias, lo que le da todo el derecho a alzar
la mirada y buscar nuevos horizontes.

El profesional debe tener una visión que lo limita a cuidar el puesto de trabajo, alimentar el paradigma del
poder, guardar para sí el conocimiento y reducirlo a ser simplemente un buen empleado. No importa el lugar
que ocupe en la organización, no importa cuan básico o estratégico sea su cargo, mientras más tiempo dure,
más posibilidades tienen de experimentar la miopía laboral y acercarse a la excelencia en el área
desempeñada.

GLOSARIO

Absentismo: Falta de asistencia al trabajo practicada habitualmente. Costumbre de abandonar funciones y


deberes propias de un cargo

Ambigüedad: Posibilidad de que algo pueda entenderse de varios modos o de que admita distintas
interpretaciones.

Apariencia: Aspecto exterior de una persona o cosa.

Aptitud: Capacidad y buena disposición parea ejercer o desempeñar una determinada tarea, función, empleo,
etc.

11
Bursátil: Adj. Relativo a la bolsa, y a sus operaciones y valores.

Cauto: Que obra con cautela, precavido.

Decisorio: Que tiene virtud o facultad para decidir.

Diversificación: Transformación en múltiple y diverso de lo que era único y uniforme.

Empatía: Sentimiento de participación afectiva de una persona en la realidad que afecta a otra. La empatía
consiste en ser capaz de ponerse en la situación de los demás.

Estrategia: Técnica y conjunto de actividades destinadas a conseguir un objetivo.

Estratégico: De la estrategia, que la tiene o la demuestra.

Ética: Compuesto de normas morales que regulan cualquier relación o conducta humana, sobre todo en un
ámbito específico.

Extrovertido: Se dice de la persona sociable, que tiende a comunicar a los que lo rodean sus sentimientos.

Figurín: Persona que para resultar elegante, se arregla en forma exagerada.

Gestión: Dirección, administración de una empresa, negocio, etc.

Idoneidad: Reunión de las condiciones necesarias para desempeñar una función.

Incertidumbre: Inseguridad. Duda, perplejidad.

Indefinición: Falta de definición o precisión.

Meticuloso: Minucioso, concienzudo.

Miopía: Falta de perspicacia, cortedad de alcance.

Misión: Cometido o deber moral que una persona o colectividad consideran necesario llevar a cabo.

Obstinación: Terquedad.

Paradigma: Cada uno de los esquemas formales a que se ajustan las palabras, según sus respectivas flexiones.

Perfil: Conjunto de rasgos peculiares que caracterizan a una persona o cosa.

Perseverancia: Constancia, firmeza o tesón en la realización de algo.

Sinergia: Unión de varias fuerzas, causas, etc., para lograr una mayor efectividad.

Síntesis: Composición de un todo por la reunión de sus partes. Resumen. Sumario. En resumen.

Tenaz: Firme constante, obstinado en el cumplimiento de un objetivo.

Terquedad: Porfía, obstinación, tenacidad excesiva.

12
BIBLIOGRAFÍA

Libros Consultados:

• La Inteligencia Emocional

Daniel Goleman

• Planificación Estratégica de los Recursos Humanos

Francisco Barranco

Ediciones Piramidal.

España 1993

• Formación de Equipos

William Dyer

Editorial Iberoamericana

Méjico

Internet:

• Genexiachile.com

Recursos de gestión para la empresa latinoamericana

• Sht.com.ar

Ser Humano y Trabajo

Talento en las organizaciones

Las relaciones humanas en el trabajo

• Grupo editorial armonía

Características de un buen empleado

• Unamosapuntes.com

Tesis de Recursos Humanos

• Mundohogar.com

Hogar y Gestión

• Aet−es.org

13
Untitled Document

El rincón del trabajador

ÍNDICE

CONTENIDO PAG.

Introducción
2

Consideraciones para ser buen empleado


3
Cautela como base
Actitud correcta

Eficiencia y Eficacia
4
La inteligencia emocional

Talento en las organizaciones


5

El perfil psicológico
6
El perfil ideal

Cualidades del trabajador


9
Buen empleado

Perfil del trabajador chileno


10

Perfil del trabajador moderno


12

Conclusión
16

Glosario
17

Bibliografía
19

14