Está en la página 1de 8

Colegio Americano

Materia: Filosofía.
Profesor: Diego Siniuk.
Integrantes: Madelein
Bernie, Aldana Bezek, María
Florencia Vieira y Guadalupe
Ballester.
Año: 1020.
Curso: Segundo de Arte.
1. La ética se ocupa de estudiar qué es la moral, cómo se justifica
racionalmente un sistema moral y cómo se ha de aplicar
posteriormente a los distintos ámbitos de la vida personal y social.

2. La diferencia que reside entre ética y moral es que esta última es un


conjunto de normas que consideramos justas u obligatorias. Varían de
acuerdo a la época y a la cultura. En cambio, la ética reflexiona sobre
los motivos que llevan a pensar porqué consideramos justa y
obligatoria nuestra conducta.

3. La relación que establece Sócrates entre saber y virtud se puede


explicar de la siguiente manera: el saber es virtud, el único vicio es
la ignorancia y la solución está en que la virtud puede ser enseñada.
Cuando el hombre conoce el bien, obra de acuerdo a éste. No bastan
las disposiciones naturales para ser bueno y virtuoso. Sócrates
sostiene que nadie peca voluntariamente, sino que, quien lleva a
cabo el mal, lo hace por ignorancia del bien. La frase del sofista
Hipías “los mentirosos son sabios en las cosas que engañan”, puede
considerarse correcta, sin embargo, los mentirosos no pueden ser
calificados como sabios en el sentido que Sócrates le otorga a esta
palabra, porque no son virtuosos, pero pueden ser considerados
sabios por ser habilidosos en el engaño.

4. a. La relación que existe entre fin y bien se observa en la necesidad


que tiene el hombre por alcanzar distintos fines, a la vez la acción humana
aspira a un fin último que unifica a todos los demás y se desprende de ellos.
Este fin es el bien supremo o felicidad, que se alcanza al conseguirse el bien
al que se aspira.

b. Para Aristóteles la felicidad es un bien supremo y, también, fin último, al


que todos los demás se subordinan. Se alcanza consiguiendo el bien al que
el hombre aspira. Todos los esfuerzos y acciones humanas se encaminan a
conseguir la felicidad, ya que esta es el bien propio de la naturaleza.

5. "...la virtud es un hábito, una cualidad que depende de nuestra


voluntad..." con esto, Aristóteles quiere decir que la virtud se puede
aprender (no es un don divino y no está en los hombres por naturaleza),
y que es una disposición creada en nosotros a partir de la práctica.
"...consistiendo en este medio que hace relación a nosotros..." aquí
expresa que hay que encontrar el término medio entre dos extremos
(vicios) "...está regulado por la razón en la forma en que lo regularía el
hombre verdaderamente sabio." en esta parte de la definición,
Aristóteles indica que la virtud se realiza a partir de lo que su razón le
enseña como bueno.
6. Según Aristóteles los honores, el placer y las riquezas son
autosuficientes ya que las deseamos en verdad, por sí mismas y no son
perfectas, porque no las elegimos por sí mismos, sino por otra cosa, tal
como puede ser la felicidad.

7.

a. Quienes actuaron correctamente fueron Santiago y Florencia.

b. La acción correcta en esta circunstancia es realizar lo pactado, como


se trata de un trabajo, realizar la tarea que fue asignada.

c. Se actúa correctamente cuando se hace lo que se debía hacer, cuando


se cumplió con la tarea pactada correctamente.

d. El término medio está compuesto por Santiago y Florencia

e. El vicio por exceso está representado por Nacho.

f. El vicio por defecto está compuesto por Celeste y Camila.

8. Los filósofos epicúreos sostienen que la felicidad se basa en la búsqueda


continua de placeres duraderos como la amistad, eligiéndolos, ya que no
todos son buenos. En cambio, los filósofos estoicos establecen que la
felicidad consiste en vivir en conformidad con la naturaleza, ni los bienes ni
los males son nada en sí mismos y, por lo tanto, no deben ser buscados ni
evitados; el ideal es la apatía, que consiste en la liberación del placer, el
deseo y el miedo, usando la razón ya que solo ella puede llevarnos a la
verdadera comprensión, en esto consiste la virtud que es esencial para la
felicidad y puede ser enseñada.

9. Los filósofos epicúreos buscan evitar preocuparse por cosas como los
premios o castigos que los dioses imponen, ya que creen que los hombres
tiene falsas creencias sobre su naturaleza y que ellos viven eternamente
felices lejos de los hombres, además establecen que tampoco se debe
temer a la muerte ya que “cuando nosotros estamos, ella no existe, y
cuando ella está, nosotros ya no existimos para sufrirla”. En ambos casos el
temor es la idea que se debe desterrar del pensamiento porque produce
infelicidad y no permite el equilibrio interior.

10. El hombre sabio sólo tiene una única posibilidad de libertad, la de


colaborar, es decir, la actitud de vivir en conformidad con la naturaleza que,
a su vez, también es la finalidad del hombre. Esto es lo razonable y la virtud
consiste en abstenerse a ello, y esto nos proporciona armonía y felicidad.
Todo lo demás es indiferente, ni los bienes ni los males son nada en sí
mismo y, por lo tanto, ni deben ser buscados los primeros ni evitados los
segundos. Sólo la conducta conforme a la naturaleza puede asegurar la
satisfacción personal.
11.

Ética estoica Ética epicúrea


Diferencias
Afirma que todo en la naturaleza Afirma que la realidad
está sujeto a una ley universal, la exclusivamente material.
única posibilidad de libertad para el Próximos a la teoría atomista.
hombre es vivir en conformidad con Basa la felicidad en la búsqueda
ella, esta es su finalidad y es lo que continua de placeres duraderos
le proporciona armonía y felicidad, eligiéndolos prudentemente.
todo lo demás es indiferente, Niega el fatalismo y el destino y la
incluidos los bienes materiales. intervención de los dioses en la vida
Acepta el destino y la providencia. de los hombres.
Establece que los bienes y los males Establece que la felicidad es la
no son nada en sí mismos. ausencia total de miedos para llegar
Su ideal es la apatía que consiste en a un estado de equilibrio interior
la liberación de la las cosas que ataraxia (su ideal), que permitirá
puedan afectar al hombre mediante que el hombre dedique su vida a
la razón. buscar la felicidad y lo que puede
La razón es la única que puede procurarla.
llevar a la verdadera comprensión. La felicidad se consigue
La virtud consiste en ver el valor de positivamente mediante placeres
las cosas, esta es esencial para la duraderos y estables, este es mayor
felicidad y puede ser enseñada. cuando más intelectual sea, a la vez
la amistad es el máximo placer.
La felicidad está en una vida
retirada, no en la vida pública.

Semejanzas
Ambas corrientes buscan explicar cómo el hombre encuentra la felicidad y
por cuáles medios lo hace, poniendo énfasis en la ética, considerada como
el principal ámbito de conocimiento de la época.

12. Para los estoicos como Epíteto y Sénecas, el hombre no podrá cambiar
la vida de los enfermos terminales, y debe aceptar esto. En cambio, según
Kant, lo importante es que el hombre tenga la intención de salvar la vida de
los enfermos, aunque no lo logre.

13. El imperativo categórico, según Kant, es una ley reconocible


racionalmente y válida para todos los seres racionales que permite conocer
“el deber”. Su enunciado es sólo la forma de la ley, siempre se expresa
como mandato. Son imperativos debido a que son leyes universales y
categóricos porque ordenan lo que ha de hacerse.

La segunda formulación del imperativo categórico (''Obra de tal modo que


trates siempre a la humanidad ya en tu persona, ya en la de los demás, no
sólo únicamente como medio, sino también al mismo tiempo como fin'')
hace hincapié en la dignidad personal. Nadie puede ser utilizado como
medio para alcanzar un fin o un propósito. Las personas son fines en sí
mismas y no deben ser instrumentalizados bajo ninguna circunstancia. Por
lo tanto, y de acuerdo a él, se puede decir que la prostitución es una
decisión personal que se toma para lograr determinado fin, de todas formas,
para Kant no está justificado, ya que desde su ética se busca la integridad
personal, la dignidad. En tal empeño el fin nunca justifica los medios.
Respecto a la esclavitud, nadie puede utilizar a una persona como medio
para lograr su propio fin.

14. Kant clasificaría como una acción contraria al deber lo hecho por el
cardiólogo. Obro moralmente mal ante su padre ya que él nunca antes
había interrumpido su almuerzo para atender a alguien, lo único que cambio
su actitud fue que la persona se tratara de su padre, actuó guiado por un
interés personal y no por puro respeto al deber.

15. La afirmación de Schiller no es adecuada ya que Kant en ningún


momento habla de la corrección o el odio (aunque si se interpretara sus
palabras de modo totalmente irónico, cobrarían mayor sentido), sin
embargo la primera parte de la afirmación sí es correcta porque Schiller
acepta que al beneficiar a sus amigos está obrando en contra de lo que es
debido o bueno.

16. El utilitarismo tiene su origen en Inglaterra, por los siglos XVIII-XIX.


Concibe la felicidad como ''bienestar'', es la aplicación del espíritu liberal
que anima la primera revolución industrial, basado en el convencimiento del
burgués, que entiende que la producción de bienes útiles proporciona
bienestar en lo demás.

Bentham, uno de los más destacados utilitaristas, formula el llamado


“principio de interés”, según el cual el hombre actúa siempre movido por
sus propios intereses, que se manifiestan en la búsqueda del placer y en la
huida del dolor (“los dos maestros soberanos” que la naturaleza impuso al
hombre). Sin embargo, la búsqueda del placer y la evitación del dolor
pueden caer en el egoísmo particular. Para evadir esto, Bentham considera
necesario el “principio de felicidad”, que es equivalente al principio del
interés, y debe asegurar la mayor cantidad posible de felicidad para el
mayor número posible de personas.

Este filósofo considera que para actuar moralmente es necesario establecer


la “aritmética de los placeres”, en la que el bien son los ingresos y el mal,
los gastos. Es necesario saber hacer un cálculo entre placeres y dolores de
tal manera que el balance resulte siempre positivo.

Por otro lado, dentro del Utilitarismo, se tiene a Mill, quien defiende la
prioridad de los aspectos cualitativos sobre los cuantitativos: no es la
cantidad de sensaciones sino la cualidad de las mismas lo que importa. Esto
no contradice para nada el “principio de utilidad” reconocer que hay unos
placeres más deseables y valiosos que otros. Mill se opone de tal forma a la
identificación del Utilitarismo con la búsqueda de los placeres “bajos”,
defendiendo la superioridad de los placeres intelectuales sobre los
sensoriales. También afirma que el interés general se debe buscar por sí
mismo y no por las ventajas que trae el interés particular, diferenciándose
también en este punto respecto a su predecesor.

Para Mill, y a diferencia de Bentham, no se trata de que haya que buscar el


interés de los más posibles porque eso segura el propio, sino que es la
sociedad la que tiene prioridad y la que es destinataria de la felicidad de la
humanidad la que se persigue.

El utilitarismo de la acción llama moralmente buena a aquella acción que


como acto individual promueve la felicidad general; es aquella acción que
se hace según una norma cuya consecuencia habitual es el máximo de
felicidad.

a. El hedonismo se diferencia del utilitarismo, fundamentalmente,


porque el primero cifra el bien en el placer individual, mientras que el
segundo afirma como bien sumo el placer, el bienestar y la utilidad
sociales. El hedonismo tiene carácter individualista, el utilitarismo es
de índole social, colectiva.

b. Mill consideró que Kant era un utilitarista de las normas. Según Mill,
los imperativos categóricos de Kant sólo tienen sentido en casos de
violencia si consideramos las consecuencias de la acción. Kant afirma
que el vivir egoístamente no puede ser universalizado pues todos
necesitamos el afecto en algún u otro momento. Según Mill este
argumento se basa en las consecuencias. Puede observarse que
algunas formas de utilitarismo son potencialmente compatibles con el
kantianismo y otras filosofías morales.
Desde la ética de Kant se busca la integridad personal, la dignidad.
En tal empeño el fin nunca justifica los medios. Sin embargo, la ética
utilitarista pretende la mejora del mundo y, a menudo, los medios son
justificados por el fin. Un kantiano radical optaría por salvar a un
inocente, aunque la consecuencia fuese la destrucción del mundo, y
un utilitarista radical optaría por salvar al mundo, aunque para ello
tuviese que perecer un inocente. El fin nunca justifica los medios. Los
medios deben justificarse a sí mismos. Una acción específica no
puede ser juzgada como buena simplemente porque puede conducir
a una buena consecuencia. Los medios deben ser juzgados por
alguna norma objetiva y consistente de moral.

Desde la ética de Kant se busca la integridad personal, la dignidad.


En tal empeño el fin nunca justifica los medios. Sin embargo, la ética
utilitarista pretende la mejora del mundo y, a menudo, los medios son
justificados por el fin. Un kantiano radical optaría por salvar a un
inocente, aunque la consecuencia fuese la destrucción del mundo, y
un utilitarista radical optaría por salvar al mundo, aunque para ello
tuviese que perecer un inocente. El fin nunca justifica los medios. Los
medios deben justificarse a sí mismos. Una acción específica no
puede ser juzgada como buena simplemente porque puede conducir
a una buena consecuencia. Los medios deben ser juzgados por
alguna norma objetiva y consistente de moral. Por ejemplo, si fuera
así, que el fin justifica los medios, entonces Hitler podría justificar el
Holocausto porque el fin era purificar la raza humana. Stalin podría
justificar la matanza de millones de personas porque estaba
intentando lograr una utopía comunista.

17. El idiota es, con creces, mucho más feliz que el sabio, y esto se debe a
que este último es consciente de una gran cantidad de problemas,
situaciones, etc., que turban su visión y sus expectativas. En cambio, el
idiota deambula por un mundo que difícilmente conoce en profundidad o
que simplemente comprende bien. Es sencillo ser feliz si no hay problemas
o situaciones desagradables que penetren en uno.

18. Si desarrollaríamos coherentemente la teoría, tendríamos en cuenta los


placeres inmediatos, debido a que se producen rápidamente y, por ende, la
gente podría alcanzar este fin último, la felicidad, en un plazo mucho menor
a comparación de los placeres mediatos.

19. Según Scheler, los valores se disponen en una jerarquía objetiva y


absoluta, desde los más bajos hasta los más elevados, constituyendo una
tabla de valores. En el nivel más bajo se encuentran los valores sensibles de
lo agradable y lo desagradable: en el siguiente escalón los valores vitales
como la salud y la enfermedad; el tercer nivel corresponde a los valores
espirituales que se dividen en valores estéticos, valores jurídicos y valores
del conocimiento puro de la verdad; finalmente, el nivel más alto de la
escala se adjudica a los valores religiosos.

Los valores éticos no integran la tabla, es decir, no ocupan un puesto


determinado en la misma sino que se encuentran relacionados con el
conjunto de los valores de la escala. Lo éticamente bueno reside en preferir
un valor positivo a un valor negativo, y un valor superior frente a un valor
inferior.

20. Para Frondizi, el valor es “una cualidad estructural que surge de la


reacción de un sujeto frente a propiedades que se hallan en un objeto”. Es
decir, el valor es algo fundamentalmente relacional. Hablamos no de una
estructura, sino de una “cualidad estructural. Por otra parte, esa relación no
se da en el vacío, sino en una situación física y humana determinada”.
Podemos destacar que según esta definición se trata de:

• Una cualidad (es decir, de una propiedad objetiva)

• Que esta cualidad es estructural (es decir, que pertenece al objeto en su


totalidad)

• Que surge en una relación (es decir, que la constituyen tanto el sujeto
como el objeto)
• Que dicha relación se da una situación física y humana (es decir, en una
situación objetiva y al mismo tiempo subjetiva).

21. La ética siempre ha dependido de las ideas antropológicas


prevalecientes, en nuestra época; el psicoanálisis ha revolucionado el
conocimiento del hombre; en consecuencia, es posible y necesario elaborar
una ética que tome en cuenta el aporte de la teoría psicoanalítica. Esta es la
dirección tomada por Erich Fromm en su libro Ética y psicoanálisis.

Quizás una de las contribuciones más importantes del psicoanálisis, fundado


por Freud, sea que no estudia aspectos aislados del hombre, sino su
personalidad total. Mediante diferentes análisis accedió a zonas de la
personalidad que no hubieran podido ser observadas de otra manera.

Este estudio del carácter es considerado por Fromm como muy importante,
porque la atribución de virtudes y vicios a una persona es ambigua si no se
comprenden en relación con la estructura del carácter de esa persona. Una
virtud, considerada aisladamente de la estructura del carácter, puede, en
realidad, carecer de todo valor; así, por ejemplo, la humildad que nace del
temor difícilmente pueda ser considerada una virtud. Estudiar vicios y
virtudes como rasgos aislados puede conducir a serios errores en materia
moral. Por el contrario, dice Fromm: “El carácter virtuoso o vicioso, más que
las virtudes o los vicios aislados, son el verdadero objeto de la investigación
ética”.

22. El médico tiene buena voluntad al decidir no comunicarle la noticia a su


paciente, intuye que es lo mejor, pero es una acción contraria a su deber y
muy poco ética a nivel profesional.

23.

- Sócrates: La virtud, a la cual se llega con la práctica continua del


bien, no es obtenida con privaciones ni sacrificios rituales. La virtud
es la práctica continua de la reflexión racional sobre los actos propios.
Es un conocimiento de lo racionalmente válido en el actuar humano.
En conclusión: el hombre sabio ha de ser virtuoso, pues la virtud es
consecuencia del conocimiento, "saber es virtuoso", decía Sócrates.

- Platón: Habla de cuatro virtudes principales: la sabiduría, el coraje o


fortaleza de ánimo, la templanza y la justicia. Establece una
correspondencia entre cada una de las virtudes y las distintas partes
del alma y las clases sociales de la ciudad ideal. La parte más elevada
del alma, la parte racional, posee como virtud propia la sabiduría;
pero la