Está en la página 1de 3

Los cinco ritos tibetanos - el Yoga primitivo y natural

Los cinco ritos tibetanos.

Hace dos mil años, algunos tibetanos comprendieron que el proceso de envejecimiento
podía ser revertido. Ellos desarrollaron los Ritos, condensando 21 ejercicios yogas en solo
5 con sus transitorios intermedios para estiramiento y relajación.

1.- Con brazos extendidos gira en sentido de agujas de


reloj si estás en hemisferio norte o al revés si estás en el
sur.

Giros:
El primer día comienza con 3, aumenta 2 giros más
cada día hasta alcanzar 21

2.- Tumbate boca arriba, los brazos a los costados y las


palmas hacia abajo con los dedos juntos.
Levanta la cabeza tocando pecho con la barbilla. casi a
la vez levanta las piernas sin doblar las rodillas hasta
alcanzar una posición vertical mientras respiras
profundo. Al bajar las piernas y la cabeza expira.
Repetir según experiencia.

Recuestaté de espaldas estirando las piernas, mientras respiras dos o tres veces.
Eleva las manos sobre la cabeza
Junte los pies de forma que la parte externa de los tobillos toque el suelo y llévalos hacia
la pelvis
Enlaza los dedos sobre la cabeza y extienda los índices formando un "pico"
Eleva la coronilla enderezando así el cuello
Mientras estiras los dedos y brazos haz que las rodillas se relajen hacia afuera dejando
que caigan hacia el suelo para estirar los muslos internos y caderas.
Relájate respirando hondo.
Los cinco ritos tibetanos - el Yoga primitivo y natural

3.- De rodillas en el suelo con el cuerpo recto coloca las


manos sobre los muslos por detras, inclina la cabeza
hacia delante tocando con la barbilla el pecho exhalando
el aire.
Tira hacia atras la cabeza y columna usando las manos
como apoyo sobre los muslos inhalando aire.
Repetir según experiencia.

Permanece de rodillas y junta los dedos de los pies


Flexiona el cuerpo hacia adelante separando un poco las
rodillas para que quepan los codos entre ellas.
Un puño con su parte exterior en el suelo y el otro puño
encima del primero.
La frente sobre los puños
Respira 3 a 5 veces profundamente y relajado dejando que columna y pelvis continúen
relajándose hacia abajo y siente el estiramiento continuo dentro de la columna y la pelvis.

4.- Siéntate con las piernas rectas y con los pies


separados unos 20 cm.
Con las espalda recta coloca las palmas en el suelo
apuntando adelante y a los lados de las nalgas.
Baja la cabeza tocando pecho con la barbilla expirando.
Ahora inhalando eleva el cuerpo flexionando rodillas
hasta formar un arco, mantén cabeza hacia atrás y
codos rectos.
Repite el movimiento las veces que corresponde según
experiencia.

Recuestaté de espaldas estirando las piernas y extendiendo las manos sobre la cabeza
entrelazando los dedos y formando el pico con los índices.
Eleva la coronilla estirando el cuello.
Ahora estira brazos y piernas en direcciónes opuestas y cruza un tobillo sobre otro
durante dos respiraciones. Repite ahora otras dos respiraciones con los tobillos al revés.
Los cinco ritos tibetanos - el Yoga primitivo y natural

5.- Boca abajo con las palmas en el suelo y hacia adelante


mantén los dedos de los pies flexionados. Los brazos rectos
en vertical y piernas también rectas arqueando un poco
hacia abajo la columna.
Cabeza hacia atrás a tope y exalando.
Flexionando por las caderas eleva el cuerpo hasta formar
una A y a su vez tocar el pecho con la barbilla mientras
inspiras.
Repite según experiencia.

Cerrando los ojos respira profundo 4 veces, relaja las manos mientras descansan sobre el
suelo. Comienza a sentarte sobre los talones y que la barbilla toque el pecho mientras vas
sentandote hacia atrás.
Respira 3 o 4 veces.

Intereses relacionados