Está en la página 1de 1

La escritura en cursiva hace a los niños más inteligentes

Escrito por William R. Klemm, D.V.M, Ph.D.en Memory Medic

¿Alguna vez has intentado leer las prescripciones de tu médico? Los niños escriben con mayúsculas con mayor
frecuencia porque no saben escribir en letra cursiva (también llamada “manuscrita” o “de carta”) o su letra cursiva es
ilegible. Tengo un nieto que va a secundaria y le cuesta entender su propia letra escrita. Los abuelos se encuentran
con que sus nietos son incapaces de leer lo que les escriben. Nuestro nuevo Secretario de Hacienda de los EE.UU.
no sabe (o simplemente no lo hace) escribir su propio nombre en la nueva moneda a emitirse.

Una de las primeras cosas que aprendimos cuando nosotros, los adultos, íbamos a la escuela era cómo escribir el
abecedario en letras mayúsculas y minúsculas y, luego, cómo escribir palabras, oraciones, párrafos y ensayos a
mano. Algunos de nosotros tuvimos la suerte de tener clases de caligrafía donde aprendíamos cómo lograr que
nuestra escritura sea linda y legible. Actualmente, la escritura en el teclado está de moda y los Estándares
Educativos en EE.UU. ya no requieren que los estudiantes de la primaria aprendan a escribir en letra cursiva. Es
más, algunas escuelas rechazan dicha enseñanza ya que la consideran una “habilidad del pasado”.[1]

Según Zaner-Bloser Inc., una de las editoriales del país especializadas en la escritura manuscrita, la enseñanza de
escritura manuscrita en las escuelas primarias supone poco más de una hora semanal. La escritura en letra cursiva
no se enseña generalmente después del tercer grado (yo tenía clases de caligrafía en 7º grado; a lo mejor es una
coincidencia, pero fue en 7º grado cuando mágicamente pasé de ser un estudiante mediocre a uno excepcional).

Sin embargo, los científicos están descubriendo que el aprendizaje de la letra cursiva es una herramienta crucial
para el desarrollo cognitivo, particularmente para entrenar el cerebro desde el punto de vista de la “especialización
por áreas del cerebro”[2], es decir, del rendimiento óptimo. Mediante el aprendizaje de la escritura en cursiva, el
cerebro desarrolla una especialización por áreas que integra la sensación, el control del movimiento y el
razonamiento. A diferencia de la escritura en el teclado y la práctica visual, según estudios de tomografías del
cerebro, diversas áreas del cerebro se co-activan durante el aprendizaje de la escritura en cursiva.

Existe un beneficio externo para la habilidad de razonamiento que se emplea en la lectura y escritura. Para escribir
con una letra cursiva legible se necesita un cierto nivel de control de motricidad fina sobre los dedos. Los alumnos
deben prestar atención y pensar qué están haciendo y cómo lo están haciendo.

Tienen que practicar. Estudios con tomografías cerebrales revelan que la cursiva activa áreas del cerebro que no
están involucradas cuando se escribe en el teclado.

En general, muchos de los beneficios de escribir a mano derivan simplemente de la mecánica de trazar letras.
Durante un estudio realizado en la Universidad de Indiana y que se publicará este año[3], investigadores analizaron,
mediante imágenes de resonancia magnética, a niños pre-alfabetizados de 5 años de edad antes y después de que
fueran instruidos en el aprendizaje de la cursiva. En aquellos niños que habían practicado a mano la escritura, la
actividad neuronal fue mucho más destacada y similar a la de los adultos que en aquellos niños que simplemente
observaron las letras.

El “circuito de lectura” en el cerebro, el circuito de áreas asociadas que se activan durante la lectura, se activó al
trazar la escritura manuscrita, no así al escribir sobre el teclado. De la misma manera, esta investigación demostró
que escribir letras en un contexto significativo, contrapuesto al de sólo dibujarlas, activa de forma más sólida
diversas áreas en los dos hemisferios.

Al aprender la escritura manuscrita, incluso si se trata de la escritura en mayúsculas, el cerebro de un niño deberá:
 Distinguir cada trazo respecto a otros.
 Aprender y memorizar el tamaño adecuado, oblicuidad de la forma global y la característica detallada de los
rasgos de cada letra.
 Desarrollar habilidades de categorización.

La escritura en letra cursiva trae consigo aún más beneficios que la escritura en mayúsculas, ya que los
movimientos son más difíciles, las letras menos estereotipadas y la necesidad del reconocimiento visual crea una
mayor variedad de formas de representar las letras. Además, la letra cursiva es más rápida y más atractiva para los
estudiantes ya que les da un mayor sentido de estilo personal y pertenencia.