Está en la página 1de 4

Método: es una descripción de pasos a seguir para

lograr un fin.
Una persona metódica no da un paso sin haberlo
calculado antes; no hace nada sin pensarlo. Es
aquella persona estructurada en su forma de vida
particular, siguiendo siempre un mismo patrón, y
aplica a su trabajo esa forma de ser.
Sistemático: persona que desarrolla una acción de
maneras ordenada.
La mente analítica es la que nos permite adaptarnos
a los cambios en las situaciones en las que vivimos
para obtener mejores resultados que los que
conseguiríamos solamente usando ya sea nuestra
memoria, o una acción aprendida, o un engrama o
reacción.
Se basa en cierto grado de comprensión consciente
de las variables que forman una situación, seguido
de un análisis y toma de decisión también en forma
consciente.
La mente analítica es la mente que razona y evalua
las posibilidades antes de tomar una decisión.
La mente analítica es la que se expresa luego de
analizar, y la mente reactiva es la que reacciona
automáticamente, sin analizar.
El análisis es la determinación de no solo ver un
lado de la moneda, sino comprender que tiene dos
lados, y ver los dos lados para comprender que
tiene dos lados y ver los dos lados para determinar
una acción, emitir un juicio o saber si creer o no.
Una persona analítica es la que antes de hacer,
decir, juzgar, etc., mira bien la situación ante la que
esta, y la analiza viendo las dos caras de la moneda,
los pro y los contra, lo bueno y lo malo, y luego sabe
que va a hacer (luego toma una decisión).
Una persona analítica busca el por qué y el para
qué; razona todo el tiempo e indaga mas allá de lo
que ve o escucha, y siempre trata de llegar a sus
propias conclusiones.
Un estudio analítico se desarrolla analizando cada
parte de un todo de manera aislada y luego
vinculándolas entre sí para acceder al conocimiento
del todo en cuestión. Todo esto para comprender
las asociaciones de los elementos o partes y para
entender el funcionamiento global del objeto de
estudio.
Analítico: dicho de una persona que piensa o
reflexiona mucho las cosas antes de actuar o de
emitir algún concepto o juicio, sopesando
diferentes puntos de vista de una situación, los pros
y los contras.
Analizar: significa desintegrar, descomponer un
todo en sus partes para estudiar en forma intensiva
cada uno de sus elementos, así como las relaciones
entre sí y con el todo.
La importancia del análisis reside en que para
comprender la esencia de un todo hay que conocer
la naturaleza de sus partes.
Analogía: significa comparación o relación entre
varias cosas, razones o conceptos; comparar o
relacionar dos o más seres u objetos a través de la
razón, señalando características generales y
particulares comunes que permiten justificar la
existencia de una propiedad en uno, a partir de la
existencia de dicha propiedad en otros.
Una analogía es una comparación entre objetos,
conceptos o experiencias. Al establecer una
analogía se indican características particulares y
generales y se establecen las diferencias y
semejanzas entre los elementos contrastados.