Está en la página 1de 17

Foucault sobre el poder moderno: percepciones empíricas y

confusiones normativas
Nancy Frasser

Hasta su muerte prematura en 1984, Michel Foucault había estado teorizando y practicando
una nueva forma de reflexión políticamente comprometida sobre el surgimiento y la naturaleza
de las sociedades modernas. Esta reflexión, que Foucault llamó «genealogía», ha producido
algunos resultados extremadamente valiosos. Ha abierto nuevas áreas de investigación y
problematizado nuevas dimensiones de la modernidad; como resultado, ha hecho posible
abordar los problemas políticos de maneras nuevas y fructíferas. Pero la obra de Foucault
también está acosada por dificultades. Plantea una serie de importantes cuestiones filosóficas
que no están, en sí mismo, preparados para responder. El objetivo de este trabajo es analizar
las principales fortalezas y deficiencias de la labor de Foucault y proporcionar una evaluación
equilibrada de la misma.

En general, es mi tesis que el logro más valioso de Foucault, consiste en un rico relato empírico
de las primeras etapas en la aparición de algunas modalidades de poder distintivamente
modernas. Esta cuenta ofrece importantes conocimientos en la naturaleza del poder moderno,
y estas ideas, a su vez, tienen un significado político - bastan para descartar unas orientaciones
políticas bastante difundidas como inadecuadas a las complejidades del poder en las
sociedades modernas.

Por ejemplo, el relato de Foucault establece que el poder moderno es "productivo" en lugar de
prohibitivo, lo cual basta para descartar aquellos tipos de políticas liberacionistas que
presuponen que el poder es esencialmente represivo. Demuestra que el poder moderno es
"capilar", que opera en las extremidades más bajas del cuerpo social en las prácticas sociales
cotidianas. Esto basta para descartar las prácticas políticas centradas en el Estado y
economistas, ya que estas prácticas presuponen que el poder reside únicamente en el estado o
la economía. Finalmente, la genealogía de Foucault del poder moderno establece que el poder
toca la vida de las personas más fundamentalmente a través de sus prácticas sociales que a
través de sus creencias. Esto a su vez, basta con descartar orientaciones políticas dirigidas
principalmente a la desmitificación de sistemas de creencias ideológicamente distorsionados.

Esto no quiere decir que la única importancia del relato de Foucault sobre la naturaleza y el
surgimiento de las formas modernas de poder es la negativa de descartar orientaciones
políticas inadecuadas. Más positivamente, es que Foucault nos permite entiender el poder de
manera muy amplia, y sin embargo muy finamente, como anclado en la multiplicidad de lo que
él llama "micro-practicas", las prácticas sociales que constituyen la vida cotidiana en las
sociedades modernas. Esta concepción positiva del poder tiene la implicación general pero
inconfundible de un llamado a una "política de la vida cotidiana".

1
Estos son, en general, los principales logros y contribuciones de Foucault a la comprensión de
las sociedades modernas. Al parecer, Foucault utilizó su método genealógico único de
descripción histórica. Este método implica, entre otras cosas, la suspensión del marco
normativo liberal estándar moderno, que distingue entre el ejercicio legítimo e ilegítimo del
poder. Foucault hace referencia a las nociones y las preguntas que dan a luz, y se concentra en
las formas reales en que opera el poder.

Como he dicho, la suspensión de Foucault de la problemática de la legitimidad ha sido


incuestionablemente fructífera. Es lo que le permite mirar el fenómeno del poder en nuevas
formas interesantes y, por tanto, traer a la luz nuevas dimensiones importantes de las
sociedades modernas. Pero, al mismo tiempo, ha dado o es probable que dé lugar a algunas
dificultades graves. Por ejemplo, se ha supuesto o se puede suponer que Foucault nos ha dado
una relación neutra del valor del poder moderno. O, alternativamente, puesto que esto no
coincide con el obvio carácter políticamente comprometido de su escritura, que ha adecuado
algún otro marco normativo como alternativa al suspendido; o, dado que no hay nada evidente,
que ha encontrado una forma para hacer crítica políticamente comprometida sin el uso de
ningún marco normativo; o, de manera más general, que ha dispuesto por completo de la
necesidad de cualquier marco normativo que guíe la práctica política.

Claramente, una serie de estas suposiciones son mutuamente incompatibles. Sin embargo, la
obra de Foucault parece al mismo tiempo invitar a todos ellos. Él tiende a asumir que su relato
del poder moderno está políticamente comprometido y normativamente neutral. Al mismo
tiempo, no está claro si suspende todas las nociones normativas o sólo las normas liberales de
legitimidad e ilegitimidad. Para empeorar las cosas, a veces Foucault parece no haber
suspendido las normas liberales después de todo, más bien, estar presuponiéndolas.

Estas son, pues, las más serias dificultades de la obra de Foucault. Parecen estar en una relación
bastante curiosa con las fortalezas que he mencionado; parece que las estrategias
metodológicas que hacen posible la descripción empírica y políticamente valiosa del poder está
íntimamente ligada a las ambigüedades normativas.

En lo que sigue, propongo explorar estas cuestiones de forma sistemática. Primero, bosquejaré
el método genealógico de Foucault, incluyendo su suspensión del marco normativo liberal de la
legitimidad. A continuación, haré un relato de las ideas históricas de Foucault sobre la
naturaleza y el origen del poder moderno que el método genealógico ha hecho posible.
Después de eso, hablaré brevemente de las valiosas implicaciones políticas de la visión del
poder moderno que emerge. Y, finalmente, en la cuarta y última sección del artículo, discutiré
las dificultades relativas a las dimensiones normativas de la obra de Foucault.

1. El Método Genealógico y la base del Problema de la Legitimidad

Siguiendo a Nietzsche, Foucault llama a la forma de su reflexión sobre la naturaleza y el


desarrollo del poder moderno "genealogía". Lo que él quiere decir con esto puede ser mejor
aproximado negativamente al principio, en contraste con una serie de otros enfoques del

2
estudio de los fenómenos culturales e históricos. La genealogía representa una ruptura, por
ejemplo, con la semiología y el estructuralismo, que analizan la cultura en términos de sistemas
de signos. En cambio, busca concebir la cultura como prácticas. Además, la genealogía no debe
confundirse con la hermenéutica, que Foucault entiende (sin duda anacrónicamente) como la
búsqueda de significados ocultos profundos bajo el lenguaje, para el significado detrás del
significante. La genealogía toma como axiomático que todo es interpretación hasta el fondo
(3), o, para decirlo de manera menos figurativa, que las prácticas culturales se instituyen
históricamente y por lo tanto son contingentes, sin fundamento, excepto en términos de otras
prácticas anteriores, contingentes e históricamente instituidas. Foucault también afirma que la
genealogía se opone a la crítica de la ideología. Una vez más, su comprensión de esa empresa
es algo cruda; él quiere decir que la genealogía no se ocupa de evaluar los contenidos de la
ciencia o los sistemas del conocimiento -o, en este caso, los sistemas de creencias-. En cambio,
Foucault sostiene que la genealogía debe distinguirse de la historia de las ideas. No pretende
hacer una crónica del desarrollo del contenido discursivo o de las prácticas. De lo contrario.
estaría orientada a discontinuidades. Como Thomas Kuhn, Foucault asume la existencia de una
pluralidad de regímenes discursivos inconmensurables que se suceden históricamente.
También asume que cada uno de estos regímenes está respaldado por su propia matriz
correlacionada de prácticas. Cada uno incluye sus propios objetos distintivos de investigación;
sus propios criterios de buena formación para las declaraciones admisibles para la candidatura
de la verdad y la falsedad; sus propios procedimientos para generar, almacenar y disponer
datos; sus propias sanciones y matrices institucionales (5).

Es todo el nexo de tales objetos, criterios, prácticas, procedimientos, instituciones, aparatos y


operaciones que Foucault quiere designar con su término "régimen de poder / conocimiento".
Este término cubre así en un solo concepto todo lo que cae bajo los dos conceptos Kuhnianos
distintos de paradigma y matriz disciplinaria. Pero, a diferencia de Kuhn, Foucault confiere a
este complejo un carácter explícitamente político. Tanto el uso del término "poder" como el del
término "régimen" transmiten esta coloración política.

Foucault afirma que el funcionamiento de los regímenes discursivos implica esencialmente


formas de restricción social. Tales restricciones y la manera de su aplicación varían, por
supuesto, junto con el régimen. Típicamente, sin embargo, incluyen fenómenos tales como la
valorización de algunas formas de declaración y la devaluación concomitante de otras; el
otorgamiento de licencias institucionales a algunas personas como autorizadas para ofrecer
declaraciones de conocimiento autorizadas y la exclusión concomitante de otras;
procedimientos para la extracción de información de y sobre personas con diversas formas de
coerción; y la proliferación de discursos orientados a objetos de investigación que son, al
mismo tiempo, objetivos para la aplicación de la política social (6). A pesar de su obvia
heterogeneidad, todos estos son ejemplos de las formas en que la restricción social o en
términos de Foucault " poder ", circula a través de la producción de discursos en las sociedades.

3
Lo que interesa a Foucault cuando afirma estar estudiando la genealogía de los regímenes de
poder / conocimiento debe ser claro: se ocupa del estudio holístico e históricamente relativo de
la formación y funcionamiento de redes inconmensurables de prácticas sociales que implican la
interrelación mutua de la restricción y el discurso.

La genealogía foucaultiana es obviamente un enfoque único y original de la cultura. Agrupa


fenómenos que suelen mantenerse separados y separa fenómenos que suelen agruparse. Lo
hace adhiriéndose, o profesando adherirse, a una serie de estrategias metodológicas que
pueden ser semejantes a los paréntesis (7).

Por supuesto, el paréntesis no es el término de Foucault; dada su asociación con la tradición


fenomenológica a la que es tan hostil, lo rechazaría sin duda. Sin embargo, el término es
sugestivo del tipo de suspensión estudiada del estándar categorías y problemáticas que
practica. Debe quedar claro, por ejemplo, que el enfoque de Foucault al estudio de los
regímenes de poder / conocimiento suspende las categorías verdad / falsedad o verdad /
ideología. Suspende, es decir, la problemática de la justificación epistémica. Foucault
simplemente no aborda la cuestión de si los diversos regímenes que estudia proporcionan
conocimientos que son en cierto sentido verdaderos o justificados o adecuados o no
distorsionados. En lugar de evaluar los contenidos epistémicos, describe los procedimientos, las
prácticas, los aparatos y las instituciones de producción del conocimiento ".

Este entrecruzamiento de la problemática de la justificación epistémica es susceptible a una


variedad de interpretaciones. Puede ser visto como estrictamente heurístico y provisional y,
por lo tanto, como dejando abierta la pregunta de si tal justificación es posible y, si es así, en
qué consiste. Alternativamente, se puede ver menos sustantivo, de principios, a alguna versión
del relativismo cultural epistemológico. La evidencia textual es contradictoria, aunque la
preponderancia seguramente incumbe a la segunda, sustancial, interpretativa.

Sea como sea, las opiniones de Foucault sobre la justificación epistémica no son mi principal
preocupación aquí. Más al punto es otro tipo de paréntesis, uno que pertenece a la
problemática de la justificación normativa. Foucault afirma suspender tal justificación en su
estudio de los regímenes de poder / conocimiento. El dice que no abordar la cuestión de si las
diversas prácticas, instituciones, procedimientos y aparatos cargados de constreñimiento que él
estudia son legítimos o no: se abstiene desde la problematización de la validez normativa de los
regímenes de poder / conocimiento ".

Se plantean una serie de cuestiones muy importantes sobre la naturaleza y el alcance de la


fijación de Foucault de lo normativo. ¿Cuál es exactamente su alcance previsto? ¿Tiene
intención Foucault de suspender un marco normativo determinado, a saber, el marco de la
teoría política liberal moderna, cuyas categorías centrales son las de derecho, límite, soberanía,
contrato y opresión? Este marco distingue entre, por un lado, el ejercicio legítimo del poder
soberano, que se mantiene dentro de los límites definidos por los derechos, y por otro, el el
ejercicio ilegítimo de tal poder, que transgrede esos límites, viola los derechos, y por lo tanto es

4
opresivo. Cuando Foucault excluye el uso de los conceptos de legitimidad e ilegitimidad de la
genealogía, ¿quiere decir excluir sólo estos normas liberales? O, alternativamente, ¿es el
bracketing de Foucault del normativo más amplio? ¿Tiene la intención de suspender no sólo el
marco liberal sino todo marco normativo? ¿Quiere decir que va a fijar la problemática de
justificación normativa simpliciter? En cualquier caso, ¿cómo se cuadran las intenciones
proclamadas de Foucault con su práctica actual de genealogía? Todo lo que afirma estar
haciendo, ¿de hecho su trabajo suspende todas las normas políticas o sólo las liberales?

Además, cualquiera que sea el alcance del paréntesis, ¿cuál es su carácter? ¿El hechizo de
Foucault de la normativa es meramente una estrategia metodológica, una heurística temporal
dirigida a hacer posible ver los fenómenos de nuevas maneras? En caso afirmativo, dejaría
abierta la posibilidad de evaluación de los regímenes de poder / conocimiento. O,
alternativamente, el hechizo de Foucault de la normativa representa un compromiso sustantivo
y el relativismo cultural ético, la imposibilidad de una justificación normativa a través de los
regímenes de poder / conocimiento?

Estas preguntas tienen una importancia enorme para la interpretación y evaluación de la obra
de Foucault. Pero las respuestas, en general, no están listas para entregar sus escritos. Para
comenzar a desenredarlos, será necesario mirar más de cerca el uso concreto real que hace de
su método genealógico.

2. La genealogía del poder moderno

El estudio empírico de Foucault de las sociedades modernas se centra en la cuestión de la


naturaleza y el surgimiento de formas de poder distintivamente modernas. Es su tesis que la
modernidad consiste, al menos en parte, en el desarrollo y el funcionamiento de un régimen
radicalmente nuevo de poder / conocimiento. Este régimen comprende procedimientos,
prácticas, objetos de investigación, sitios institucionales y, sobre todo, formas de restricción
social y política que difieren notablemente de las de los regímenes anteriores.

El poder moderno es diferente a los poderes anteriores, según Foucauh, en que es local,
continuo, productivo, capilar y exhaustivo. Esto es así, en parte, como consecuencia de las
circunstancias en que surgió. Foucault afirma que la el régimen moderno de poder y
conocimiento no se impuso de arriba a abajo, sino que se desarrolló poco a poco en forma
local, poco a poco, en gran medida en lo que él llama "instituciones disciplinarias", a partir de
finales del siglo XVIII. Una variedad de las "microtécnicas" fueron perfeccionadas por oscuros
doctores, guardianes y maestros de escuela en oscuros hospitales, prisiones y escuelas,
alejados de los grandes centros de poder del Antiguo Régimen. Sólo más tarde fueron estas
técnicas y prácticas tomado e integrado en lo que Foucault llama "global o macro-estrategias de
dominación". "

Las instituciones disciplinarias fueron las primeras en enfrentar los problemas de organización,
gestión, vigilancia y control de un gran número de personas. Ellos fueron los primeros, es decir,
enfrentar los problemas que eventualmente se convertirían en los problemas constitutivos del

5
gobierno moderno. Por lo tanto, las tácticas y técnicas que promovieron son, a juicio de
Foucault, definitorias del poder moderno.

Foucault describe una variedad de nuevas microtácticas y prácticas disciplinarias. La mirada es


una técnica de poder / conocimiento que permite a los administradores administrar sus
poblaciones institucionales creando y explotando un nuevo tipo de visibilidad. Administradores
organizó estas poblaciones para que pudieran ser vistas, conocidas, vigiladas y, por tanto,
controladas. La nueva visibilidad era de dos tipos, según Foucauh: sinóptica e individualizadora.

La visibilidad sinóptica se basó en innovaciones arquitectónicas y organizativas que posibilitaron


una visión comprensible de la población y de las relaciones entre sus elementos. Se ejemplifica
en el diseño de las cárceles después del Panóptico de Bentham (anillos de células retro-
iluminadas que rodean una torre de observación central), en la separación de los pacientes
hospitalarios según sus enfermedades y en la disposición de los alumnos en un espacio de clase
articulado expresamente para reflejar su rango y habilidad.

Individualizar la visibilidad, por otra parte, apuntaba a la observación exhaustiva y detallada de


los individuos, sus hábitos e historias. Foucault afirma que esta visibilidad logró constituir al
individuo por primera vez como un "caso", simultáneamente un nuevo objeto de investigación
y un nuevo objetivo de poder " (12).

Ambos tipos de mirada, sinóptica e individualizadora, eran micro-prácticas que vinculaban


nuevos procesos de producción de nuevos conocimientos con nuevos tipos de poder.
Combinaron la observación científica de las poblaciones y los individuos y, por lo tanto, "Ciencia
del hombre", con vigilancia. Este vínculo dependía del carácter asimétrico de la mirada: era
unidireccional: el científico o director podía ver al preso, pero no viceversa. Esto es más
llamativo en el caso del Panóptico. Debido a que la uni-direccionalidad de la visibilidad negaba
a los reclusos el conocimiento de cuándo y si realmente estaban siendo vigilados, les hacía
interiorizar la mirada y, de hecho, vigilarse. 13 Menos abiertamente, las formas de observación
científica en otras instituciones objetivaron sus objetivos y se lanzaron incesantemente a cada
aspecto de su experiencia.

Sin embargo, Foucault no nos llevaría a concluir que las ciencias del comportamiento
objetivadoras tienen el monopolio del uso de la mirada como una microtecnia del poder /
conocimiento moderno. Demuestra el funcionamiento similar de lo que él llama la
"hermenéutica de la psique". Prácticas como el psicoanálisis, que constituyen el individuo como
sujeto hablante más que como objeto conductual, también implican una visibilidad asimétrica
unidireccional, o tal vez debería decir audibilidad. El productor del discurso se define como
incapaz de descifrarlo y depende de una autoridad hermenéutica silenciosa. Aquí también hay
un uso distintivo de la coacción para obtener el conocimiento y el conocimiento para
coaccionar.

La importancia para Foucault de las micro-prácticas como la mirada trasciende mucho su lugar
en la historia de las primeras instituciones disciplinarias. Como ya he señalado, se encontraban

6
entre las primeras respuestas a los problemas de gestión de la población que más tarde llegó a
definir el gobierno moderno. Finalmente, se integraron en las estrategias y orientaciones
políticas mundiales, pero incluso en su forma disciplinaria temprana evidencian una serie de
características de un poder distintivamente moderno.

Debido a que hacen que el poder actúe continuamente, las tácticas disciplinarias anticipan los
desarrollos posteriores en la genealogía del poder moderno. La vigilancia panóptica es, en este
sentido, muy diferente de los mecanismos de poder pre-modernos. los operado de forma
discontinua e intermitente y requirió la presencia de un agente para aplicar fuerza. El poder
moderno, tal como se desarrolló por primera vez en las micro-practicas disciplinarias, por otra
parte, no requiere tal presencia; reemplaza violencia y fuerza de armas con la restricción "más
suave" de la visibilidad ininterrumpida. El poder moderno, entonces, es distintivo en que
mantiene un perfil bajo. No tiene necesidad de las espectaculares demostraciones
características del ejercicio del poder en el antiguo régimen. Es menor en económicamente, ya
que requiere menos fuerza de trabajo, y socialmente, ya que es menos fácil de resistir. Sin
embargo, es más eficaz. Dada su conexión con las ciencias sociales, el poder moderno es capaz,
según Foucault, de un análisis exhaustivo de sus objetos, de hecho de todo el cuerpo social. No
es ni ignorante ni ciego, ni tampoco golpea o falla, al igual que los regímenes anteriores. Como
resultado de su dominio superior en el detalle, es más penetrante que las formas anteriores de
poder. Se lleva a cabo sus objetos en el nivel más profundo-en sus gestos, hábitos, cuerpos, y
deseos. El poder premoderno, por otra parte, sólo podía atacar superficialmente y desde lejos.
Por otra parte, el poder moderno, tal como se desarrolló en no está esencialmente situada en
algunas personas centrales o en instituciones tales como rey, soberano, clase dominante,
estado o ejército. Más bien, está en todas partes. Como lo demuestra la descripción de la auto-
vigilancia panóptica, es incluso en los objetivos mismos, en sus cuerpos, gestos, deseos y
hábitos. En otras palabras, como Foucault a menudo dice, el poder moderno es capilar. No
emana de alguna fuente central, sino que circula por todo el cuerpo social hasta las
extremidades más pequeñas y aparentemente más triviales.

Tomadas en combinación, estas características definen la operación del poder moderno como
lo que Foucault llama "auto-amplificadores". A este respecto también es diferente del poder
del antiguo rtfgime. Este último funcionaba con, por así decirlo, un cantidad de fuerza a su
disposición. Gastó esa fuerza a través de lo que Foucault llama "deducción" (prddvement);
simplemente se contrapuso a las fuerzas opuestas y trató de eliminarlas o minimizarlas. El
poder moderno, por otra parte, aumenta continuamente y aumenta su propia fuerza en el
curso de su ejercicio. Lo hace no negando las fuerzas opuestas, sino más bien utilizándolas,
vinculándolas como puntos de transferencia dentro de sus propios circuitos. Por lo tanto, el
mecanismo panóptico ocupa a la reclusa dentro de la economía disciplinaria y hace que su
vigilancia sí misma. No pretende reprimirla, sino más bien rehacerla. Busca producir lo que
Foucault denomina "cuerpos dóciles y útiles" .17 Tomando prestada la terminología de Marx,
puede decirse que mientras el poder pre-moderno funcionaba como un sistema orientado a la
reproducción simple, el poder moderno está orientado a la reproducción ampliada.

7
La descripción de Foucault de los orígenes disciplinarios del poder moderno es
extremadamente rica y concreta. Produjo menos en la manera de una explicación detallada de
los procesos mediante los cuales las micro-tecnias locales fragmentadas se integraron en
macro-estrategias globales. El relato más completo de eso es el que se encuentra en el volumen
1 de su Historia de la Sexuulidad. Allí, Foucault discute la macro-estratégía moderna de "bio-
poder". El bio-poder se refiere a la gestión de la producción y reproducción de la vida en las
sociedades modernas. Está orientada a nuevos objetos de poder / conocimiento como la
población, la salud, la vida urbana y la sexualidad. Esto los objetiva como recursos para ser
administrados, cultivados y controlados. Utiliza nuevas técnicas de ciencias sociales
cuantitativas para contar, analizar, predecir y prescribir. También hace uso de discursos no
cuantitativos ampliamente circulantes sobre la sexualidad, cuyos orígenes Foucault se remonta
a la auto-interpretación ya la autoafirmación de las clases medias del siglo xix.

En sus conferencias Tanner de 1979, Foucault vinculó su trabajo sobre el bio-poder a la


problemática de la racionalidad política. De hecho, su tratamiento del desarrollo y uso de las
ciencias sociales como un instrumento de manejo de recursos de población y control social está
claramente relacionado con tratamientos más familiares de la modernización como un proceso
de racionalización. Pero hay una diferencia sorprendente y muy importante. Mientras que para
otros escritores los conceptos de racionalidad y racionalización tienen un carácter normativo de
dos caras, en el uso de Foucault no lo hacen. En el pensamiento de Jürgen Habermas, por
ejemplo, la racionalización implica un contraste entre la instrumentalización -que es una
racionalización parcial, parcial e insuficiente- y una racionalidad política práctica más completa.
Por lo tanto, conlleva un estándar normativo para la crítica de las sociedades modernas. La
discusión de Foucault sobre la racionalidad política en las conferencias de Tanner, por otra
parte, no contiene tal contraste y ningún polo normativo positivo. La racionalidad para él es un
fenómeno neutro o (más a menudo) un instrumento de dominación tout court (20).

3. Las implicaciones políticas de la genealogía

El cuadro de Foucault de una potencia distintivamente moderna que funciona a nivel capilar a
través de una pluralidad de micro-practicas cotidianas produce una serie de implicaciones
políticas significativas. Algunas de ellas son estratégicas y otras son normativas.

Considere que el análisis de Foucault implica que el poder moderno toca a los individuos a
través de las diversas formas de constreñimiento constitutivas de sus prácticas sociales y no
principalmente a través de la distorsión de sus creencias. Foucault dramatiza este punto
afirmando que el poder está en nuestros cuerpos, no en nuestras cabezas. Dicho de manera
menos paradójica, él quiere decir que las prácticas son más fundamentales que los sistemas de
creencias cuando se trata de entender el poder que el poder tiene sobre nosotros.

Se deduce de este punto de vista que el análisis y la crítica de tales prácticas tienen prioridad
sobre el análisis y la crítica de la ideología. Por lo tanto, la visión de Foucault tiende a descartar
al menos una versión más bien cruda de la crítica de la ideología como estratégicamente

8
inadecuada a la realidad social del poder moderno. Excluye, es decir, la opinión de que, dadas
las condiciones materiales objetivas apropiadas, lo único o principal que obstaculiza el cambio
social es la percepción ideológicamente distorsionada de las personas de sus necesidades e
intereses. Cuando se declara de manera tan chula, es cuestionable si cualquier persona
realmente sostiene esta opinión. Aún así, el vivo recordatorio de Foucault de la prioridad de las
prácticas es un útil correctivo de la posible unilateralidad de versiones aún más sofisticadas de
la política de la crítica ideológica ".

Una segunda implicación estratégica de la comprensión de Foucault sobre el carácter capilar


del poder moderno se refiere a la insuficiencia de las orientaciones políticas centradas en el
Estado y economistas. Tales orientaciones asumen que el poder emana de uno u otro o ambos
de estos puntos centrales en la sociedad. Pero la descripción de Foucault de la polimorfa, la
circulación continua de poder a través de micropractices desmiente esta suposición.
Demuestra, más bien, que el poder está en todas partes y en todos; muestra que el poder está
presente en los detalles y relaciones más aparentemente triviales de la vida cotidiana como lo
es en suites corporativas, líneas de montaje industrial, cámaras parlamentarias e instalaciones
militares. Por lo tanto, la concepción de Foucault excluye las orientaciones políticas centradas
en el Estado y / o economistas. Excluye, es decir, la consideran que la toma y transformación
del poder estatal y / o económico sería suficiente para desmantelar o transformar el moderno
régimen de poder (22).

Estas dos implicaciones políticas estratégicas del trabajo empírico de Foucault pueden
combinarse y expresarse de manera más positiva. Al revelar el carácter capilar del poder
moderno y con ello descartar la cruda ideología crítica, estatismo y economismo, Foucault
puede ser entendido como en efecto gobernando en lo que a menudo se llama una "política de
la vida cotidiana". Si el poder es instanciado en prácticas y relaciones sociales mundanas,
entonces los esfuerzos por desmantelar o transformar el régimen deben abordar esas prácticas
y relaciones.

Esta es probablemente la característica más importante del pensamiento de Foucault.


Proporciona la base empírica y conceptual para tratar fenómenos tales como la sexualidad, la
familia, las escuelas, la psiquiatría, la medicina, las ciencias sociales y similares. Esto sanciona el
tratamiento de los problemas en estas áreas como problemas políticos. De este modo, se
amplía la arena dentro de la cual las personas pueden enfrentarse colectivamente, comprender
y tratar de cambiar el carácter de sus vidas. No hay duda de que un nuevo movimiento para
ampliar los límites de la arena política ha desde los años sesenta. Foucault ha sido claramente
influenciado por él y, a su vez, ha ayudado a reforzarlo empíricamente y conceptualmente.

En las anteriores consideraciones de estrategia política, se ha dado por sentado que el régimen
de poder moderno es indeseable y necesita desmantelamiento y transformación. Pero esa
suposición se refiere esencialmente a la normativa política implicaciones de la descripción
genealógica de Foucault. Son éstos los que requieren la tematización ahora.

9
He notado varias veces que, en el relato de Foucault, el poder moderno no se aplica a los
individuos por el Estado o el soberano de una manera descendente. Más bien, circula por todas
partes, incluso a través de los capilares más pequeños del cuerpo social. De esto se desprende,
afirma Foucault, que el contraste normativo liberal clásico entre el poder legítimo e ilegítimo no
es adecuada a la naturaleza del poder moderno. El marco liberal entiende que el poder emana
del soberano e impone sobre los sujetos. Se trata de definir una zona libre de derechos, cuya
penetración es ilegítima. El poder ilegítimo se entiende como opresión, entendida ella misma
como la transgresión de un límite.

Pero si el poder está en todas partes y no emana de una fuente o de una dirección, entonces
este marco liberal no se aplicará. Además, dada su inaplicabilidad, Foucault afirma que la
proliferación del discurso gobernado por este marco liberal puede funcionar como parte del
despliegue capilar del poder moderno. Este discurso puede funcionar, en otras palabras, para
enmascarar el carácter actual del poder moderno y así ocultar la dominación.

Es evidente que con esta última carga Foucault ha cruzado la línea entre análisis normativo
conceptual y sustantivo. Al usar el término "dominación" al mismo tiempo que está
descartando el marco normativo liberal, parece que está presuponiendo algún marco
alternativo. Sin embargo, si es correcto, la tesis empírica de Foucault de que el poder moderno
es capilar no impone por sí misma la adopción de ningún marco normativo particular. A lo
sumo, socava una base tradicional de la liberal.

Una situación similar surge con respecto a las implicaciones políticas normativas de la
comprensión de Foucault sobre el carácter productivo y auto-amplificador del poder moderno,
su visión en su orientación a lo que yo llamé "reproducción ampliada". Esta visión desmiente lo
que Foucault llama "la hipótesis represiva . "Esa hipótesis asume que el poder funciona
esencialmente negativamente, a través de operaciones tales como la interdicción, la censura y
la negación. El poder, en este punto de vista, simplemente dice que no. Dice no a lo que se
define como deseos, necesidades, actos y palabras ilícitas. Pero si Foucault tiene razón, el poder
moderno está igualmente involucrado en producir todas estas cosas. Su relato empírico
descarta la hipótesis represiva y la orientación política liberacionista que apoya. Esa
orientación, que ahora está bastante extendida en Occidente, tiene como objetivo liberar lo
que el poder reprime. Hace discurso, deseos y actos "ilícitos" en expresiones de revuelta
política. No sólo Foucault lo rechaza como inadecuado a la verdadera naturaleza del poder
moderno, sino que una vez más sugiere que es una característica del despliegue del poder
moderno proliferar la liberación discurso, una vez más para enmascarar el funcionamiento real
de la dominación.

Al descartar la hipótesis represiva, Foucault descarta el marco normativo radical, que sustituye
el contraste "represión versus liberación" por el contraste liberal "legitimidad versus
ilegitimidad". Él ha vinculado ambos marcos con el funcionamiento de lo que él identifica como
dominación. Aparece, por lo tanto, que Foucault debe presuponer alguna normativa del marco
propio. ¿Qué podría ser esto?.

10
4. Preguntas sin respuesta sobre las dimensiones normativas de la
Genealogía de Foucault

Es mi tesis que, a pesar de sus importantes contribuciones al estudio de las sociedades


modernas, la obra de Foucault termina, de hecho, invitando a preguntas que está
estructuralmente desprovista de respuesta. Una breve recapitulación de mi línea de
argumentación hasta este punto aclarará lo que quiero decir con esta alegación.

He afirmado que Foucault adopta al menos el principio heurístico mínimo de que los regímenes
de poder se abordan y describen como fenómenos neutrales, que no son interrogados desde el
punto de vista liberal, legitimidad o ilegitimidad. También he afirmado que el uso de esta
estrategia metodológica le permite dar una visión perspicaz de la aparición del régimen de
poder moderno, un relato que a su vez trajo a la luz algunas características olvidadas de la
operación del poder en la vida moderna. Además, he argumentado que el relato de Foucault
sobre el poder moderno constituye un buen motivo para rechazar algunas orientaciones
políticas estratégicas y normativas bastante extendidas y para adoptar en cambio el punto de
vista de una "política de la vida cotidiana".

Al mismo tiempo, he dejado abierta la cuestión de la naturaleza y la extensión del hechizo de


Foucault de la problemática de la justificación normativa de los regímenes de poder y
conocimiento. He observado algunos indicios de que su descripción del poder moderno no es,
en realidad, normativamente neutra, pero no he perseguido sistemáticamente estas. Ahora
deseo reabrir estas preguntas examinando más de cerca el carácter políticamente
comprometido de la obra de Foucault.

Permítanme comenzar señalando que los escritos de Foucault abundan en frases tales como "la
era del poder biológico", "la sociedad disciplinaria", "el archipiélago carcerario", es decir, con
tonos ominosos. También debo señalar que Foucault no se reducen al uso frecuente de
términos tales como "dominación", "subyugación" y "sujeción" al describir el régimen de poder
/ conocimiento moderno. En consecuencia, los principales esquemas de su descripción pueden
ser expresamente reafirmados de la siguiente manera: las instituciones disciplinarias cerradas
como las cárceles perfeccionaron una variedad de mecanismos para la fabricación y
subyugación de individuos como objetos epistémicos y como objetivos de poder. Estas técnicas
apuntan al rehacer de desviados como cuerpos dóciles y útiles para ser reinsertados en la
máquina social. Posteriormente, estas técnicas fueron exportadas más allá de los confines de
sus lugares de nacimiento institucionales y se convirtieron en la base de estrategias globales de
dominación dirigidas al total administración de la vida. Varios discursos que parecen oponerse a
este régimen lo han apoyado, en parte, enmascarando su verdadero carácter.

Dicho de esta manera, está claro que el relato de Foucault sobre el poder en las sociedades
modernas es todo menos neutral y no comprometido. ¿Cómo, entonces, pudo obtener de la

11
suspensión de la cuestión de la legitimidad del poder moderno a esta crítica comprometida de
bio-poder Este es el problema que quiero abordar.

Una serie de posibles explicaciones vienen a la mente. Primero, se podría leer la crítica de
Foucault como políticamente comprometida pero de alguna manera todavía neutral
normativamente. Uno podría, es decir, interpretar su entrecruzamiento de lo normativo como
normas, no sólo las liberales. En una variedad de entrevistas, Foucault mismo adopta esta
interpretación. Afirma que ha abordado el poder estratégica y militarmente, no
normativamente. Dice que ha sustituido la perspectiva de la guerra, con su contraste entre
lucha y sumisión, por el derecho, con su contraste entre legitimidad e ilegitimidad.25 En esta
interpretación, el uso de Foucault de los términos «dominación», «subyugación» y «sujeción»
sería normativamente neutral: estos términos serían simplemente descriptivos de los
alineamientos estratégicos y modos de operación de las diversas fuerzas opuestas en el mundo
moderno.

Sin embargo, esta interpretación está abierta a una serie de preguntas. Por lo general, los
análisis estratégicos militares identifican a los diversos sectores opuestos en la lucha. Son
capaces de especificar quién está dominando o subyugando a quién y que se resiste o se
somete a quien. Este Foucault no lo hace. De hecho, lo rechaza como una posibilidad. Afirma
que es engañoso pensar en el poder como una propiedad que podría ser poseída por algunas
personas o clases y no por otros; el poder se concibe mejor como un campo complejo y
cambiante de relaciones en el que cada uno es un elemento.

Esta afirmación no se compara estrictamente con el hecho de que Foucault parece a veces
vincular el bio-poder con la dominación de clases e implícitamente aceptar (al menos
elementos de) la interpretación económica marxista que conlleva. Tampoco
cuadrado con su tendencia a identificar agentes capilares como los científicos sociales, los
tecnólogos de la conducta y los hermenéuticos de la psique con las "fuerzas de la dominación".

Pero ya sea que haga o pueda identificar las fuerzas de dominación y las que dominan, la
afirmación de que su terminología normativa no es normativa sino que el militar se enfrenta a
una segunda dificultad: el uso militar de la «dominación», la «lucha» y la «sumisión» no
pueden, por sí solos, explicar ni justificar la preferencia o el compromiso de nadie por un lado
en contraposición el otro. Foucault llama en términos inequívocos a la resistencia a la
dominación. ¿Pero por qué? ¿Por qué la lucha es preferible a la sumisión? ¿Por qué se debe
resistir la dominación? Sólo con la introducción de nociones normativas de algún tipo Foucault
podría empezar a responder a estas preguntas. Sólo con la introducción de las nociones
normativas podría empezar a decirnos qué es lo que está mal con el moderno régimen de
poder / conocimiento y por qué deberíamos oponernos.

Parece, pues, que la suposición de que la crítica de Foucault está comprometida pero no
normativa crea serias dificultades para él. Tal vez sería mejor suponer que no ha entrecruzado
todo marco normativo, sino sólo el liberal, el basado en la legitimidad. En ese caso, se hace

12
imprescindible descubrir qué marco normativo alternativo está presuponiendo. ¿Podría
interpretarse el lenguaje de dominación, subyugación, lucha y resistencia como el esqueleto de
algún marco alternativo?

Aunque esta es ciertamente una posibilidad teórica, no soy capaz de desarrollarla


concretamente. No encuentro pistas en los escritos de Foucault sobre cuáles podrían ser sus
normas alternativas. No veo indicios de cómo concretamente interpretar la "dominación", la
"subyugación", la "sujeción", y así sucesivamente de una forma completamente nueva
"posliberal". Esto no es negar que estos términos adquieren un nuevo contenido empírico rico
a partir de las descripciones de Foucault del poder disciplinario; Por ejemplo, la "dominación"
incluye el adiestramiento, que implica el uso de la fuerza no violenta y física para la producción
de individuos "normales", conformes y expertos. Pero tales nuevos significados nuevos
acrecentamientos y extensiones no son, por sí mismos, equivalentes a la elaboración de un
marco normativo completamente nuevo. Ellos no en otras palabras, basta con decirnos
precisamente qué está mal con la disciplina en términos totalmente independientes de las
normas liberales. Por el contrario, su fuerza normativa parece depender de la apelación tácita a
las nociones de derechos, límites, etc.

Sugerí antes que Foucault a veces parece presuponer que macrostrategies de dominación
global tales. ya que el bio-poder está conectado con la dominación de clase y que la explicación
marxista de esta última es básicamente correcta. Podría ser, entonces, que está presuponiendo
el marco normativo marxista? Es característico de ese marco, por lo menos en una lectura
ampliamente aceptada, que no suspende totalmente todas las normas liberales. Más bien,
presupone al menos algunas de ellas en su crítica de las relaciones sociales y productivas
capitalistas. Por ejemplo, Marx demuestra que, aunque el intercambio contractual de la fuerza
de trabajo por salarios pretende ser simétrico y libre, de hecho es asimétrico y coercitivo. No
es, por lo tanto, suspender totalmente las normas burguesas de reciprocidad y libertad. Tal vez
Foucault podría ser leído de manera similar. Tal vez no está suspendiendo totalmente, sino que
presupone las normas muy liberales que critica. Su descripción de tales microtechnicas
disciplinarias como la mirada, por ejemplo, tendría entonces la fuerza de una demostración de
que la ciencia social moderna, por mucho que pretenda ser neutral y libre de poder, de hecho
también implica asimetría y coerción.

Esta lectura de la obra de Foucault es una de las que estoy seguro de que habría rechazado. Sin
embargo, obtiene alguna plausibilidad si se considera la disciplinaria, o carceral, la sociedad
descrita en Discipline and Punish. Si uno pregunta qué es exactamente el mal con esa sociedad,
las nociones kantianas saltan inmediatamente a la mente. Cuando se enfrentan al tratamiento
de las personas únicamente como medios manipulados causalmente por diversas instituciones,
no se puede dejar de apelar a conceptos tales como la violación de la dignidad y la autonomía.
Pero nuevamente, estas nociones kantianas están claramente relacionadas con las normas
liberales de legitimidad e ilegitimidad definidas en términos de límites y derechos.

13
Dado que ningún otro marco normativo es evidente en los escritos de Foucault, no es
irrazonable asumir que el marco liberal no ha sido totalmente suspendido. Pero si esto es así,
Foucault está atrapado en una contradicción absoluta, pues él, más aún que Marx, tiende a
considerar ese marco como un simple instrumento de dominación.

El punto no es simplemente que Foucault se contradiga. Más bien, es que lo hace en parte
porque no entiende, al menos cuando se trata de su propia situación, la forma en que las
normas funcionan en la descripción social. Él asume que él puede purgar todos los rastros del
liberalismo de su cuenta del poder moderno simplemente por desvirtuando una referencia
explícita a las nociones de legitimidad e ilegitimidad de la punta del iceberg. Supone, en otras
palabras, que estas normas pueden ser perfectamente aisladas y extirpadas de la matriz
cultural y lingüística más amplia en la que están situadas. No puede apreciar el grado en que la
normativa está incrustada e infundida en todo el lenguaje a todos los niveles y hasta qué punto,
a pesar de sí, su propia crítica tiene que hacer uso de los modos de descripción, interpretación y
el juicio formado dentro de la normativa occidental moderna tradición (27).

Parece, pues, que ninguna de las lecturas ofrecidas aquí deja a Foucault totalmente libre de
dificultades. Ya sea que lo consideremos como la suspensión de todo marco normativo, o sólo
el liberal, o incluso como mantener esa, está plagado de preguntas sin respuesta y quizás sin
respuesta. Debido a que no concibe y persigue ninguna estrategia normativa consistente,
termina con una curiosa amalgama de descripción amoral militarista, jerga marxista y moral
kantiana. A pesar de sus muchos aspectos empíricos valiosos, sólo puedo concluir que la obra
de Foucault está confundida normativamente.

Creo que las raíces de la confusión pueden atribuirse a algunas ambigüedades conceptuales en
la noción de Foucault de poder. Ese concepto es en sí mismo una mezcla de neutralidad y
compromiso. Tomemos, por ejemplo, su afirmación de que el poder es productivo, no
represivo. A lo largo de este artículo he supuesto que se trataba de una afirmación empírica
sobre la naturaleza auto-amplificadora de un poder distintivamente moderno. Pero, en lo que
es claramente un equívoco, Foucault simultáneamente trata la productividad como un rasgo
conceptual de todo poder como tal. Afirma que no sólo el régimen moderno, sino todo régimen
de poder crea, moldea y sostiene un conjunto distintivo de prácticas culturales, incluidas las
orientadas a la producción de la verdad. Cada régimen crea, moldea y sostiene una forma
distintiva de vida como un fenómeno. Ningún régimen simplemente niega. Foucault también
hace la afirmación inversa de que ninguna forma positiva de vida puede subsistir sin poder. Las
culturas, las prácticas sociales y los conocimientos libres de poder son en principio imposibles.
De ello se desprende, a su juicio, que uno no puede oponerse a una forma de vida simplemente
por el hecho de que está cargado de poder. El poder es productivo, ineliminable y, por tanto,
normativamente neutral (28).

Cómo se puede evaluar esta opinión? Me parece que se reduce a una conjunción de tres
declaraciones bastante inofensivas: (1) las prácticas sociales son necesariamente normadas, (2)
las normas que gobiernan la práctica son simultáneamente restrictivas y habilitadoras, y (3)

14
tales normas sólo permiten en la medida en que restringen . En conjunto, estas tres
afirmaciones implican que uno no puede tener prácticas sociales sin restricciones y que, por lo
tanto, el mero hecho de que restringe no puede mantenerse en contra de ninguna práctica en
particular. Este punto de vista es familiar en la filosofía del siglo XX. Es implícita, por ejemplo,
en el relato de Habermas de la manera en que la ejecución exitosa de cualquier acto de habla
presupone normas de verdad, comprensibilidad, veracidad y adecuación. Tales normas hacen
posible la comunicación, sino sólo desvalorizando y descartando algunos enunciados posibles y
reales: nos permiten hablar con precisión en la medida en que nos limitan.

Si esto es lo que significa la tesis de Foucault sobre la productividad general y la ineliminabilidad


del poder, entonces el poder es un fenómeno normativamente neutro. ¿Pero esta
interpretación coincide con el uso de Foucault? En algunos aspectos, sí. Incluye bajo el paraguas
poder / conocimiento fenómenos tales como criterios de buena formación para las
reivindicaciones de conocimiento, criterios que simultáneamente valorizan algunas formas de
declaración y devaluar a otros; y también incluye la concesión de licencias sociales o
institucionales a solicitantes de conocimientos, la concesión de licencias que simultáneamente
autoriza a algunos hablantes a hacer ciertos tipos de reclamaciones de conocimiento
especializado y excluye a otros de hacerlo. Si estas son las clases de cosas significadas por el
poder, entonces la tesis de que el poder es productivo, ineliminable y, por tanto,
normativamente neutral, es inobjetable.

Pero los regímenes de poder y conocimiento de Foucault también incluyen fenómenos de otras
clases. Incluyen formas de coerción manifiesta y encubierta en la extracción de conocimiento
de y sobre personas y también en la orientación de objetos, incluyendo personas, para la
aplicación de la política de maneras más sutiles. Estos fenómenos son mucho menos inocuos y
mucho más amenazadores. Que en principio son ineliminables no es inmediatamente evidente.
Así que si son lo que se entiende por poder, entonces la afirmación de que el poder es
productivo, ineliminable y, por tanto, normativamente neutral es altamente cuestionable.

Anoté anteriormente que la noción de Foucault de un régimen de poder / conocimiento


abarcaba una colección altamente heterogénea de fenómenos. Ahora bien, parece que las
dificultades relativas a la dimensión normativa de su obra derivan, al menos en parte, de esa
heterogeneidad. El problema es que Foucault llama demasiadas cosas diferentes al poder y
simplemente lo deja en eso. Es cierto que todas las prácticas culturales implican restricciones,
pero estas limitaciones son de una variedad de tipos diferentes y, por tanto, demandan una
variedad de diferentes respuestas normativas. Por supuesto, no puede haber prácticas sociales
sin poder, pero no se deduce que todas las formas de poder sean normativamente equivalentes
ni que ninguna práctica social sea tan buena como cualquier otra. De hecho, es esencial para el
propio proyecto de Foucault que sea capaz de distinguir mejor de peores conjuntos de prácticas
y formas de restricción. Pero esto requiere mayores recursos normativos de los que posee.

Foucault escribe como si estuviera ajeno a la existencia de todo el cuerpo de la teoría social
weberiana, con sus cuidadas distinciones entre las nociones de autoridad, fuerza, violencia,

15
dominación y legitimación. Los fenómenos que son capaces de distinguirse a través de los
conceptos se agrupan simplemente bajo su concepto catchall del poder (29). Como
consecuencia, el potencial para una amplia gama de matices normativos se rinde, y el resultado
es una determinada unidimensionalidad normativa.

Ya he mencionado que aunque la genealogía de Foucault del poder moderno estaba


relacionada con el estudio de la modernización como racionalización, había una diferencia muy
importante. Esta diferencia fue la falta de Foucault de cualquier norma normativa bipolar
contraste comparable, digamos, con el contraste de Jüirgen Habermas entre una racionalidad
instrumental parcial y unilateral, por una parte, y una racionalidad política práctica más plena,
por otra parte. Las consecuencias de esta carencia son ahora más evidentes. Debido a que
Foucault no tiene ninguna base para distinguir, por ejemplo, las formas de poder que implican
la dominación de las que no lo hacen, parece respaldan un rechazo unilateral, por mayor, de la
modernidad como tal. Además, parece que lo hace sin ninguna concepción de lo que es para
reemplazarlo.

De hecho, Foucault vacila entre dos posturas igualmente inadecuadas. Por un lado, adopta un
concepto de poder que no le permite condenar ninguna característica objetable de las
sociedades modernas. Pero al mismo tiempo, y por el otro su retórica traiciona la convicción de
que las sociedades modernas carecen por completo de rasgos redentores. Claramente, lo que
Foucault necesita y necesita desesperadamente, son criterios normativos para distinguir
formas de poder aceptables de inaceptables. Tal como está ahora, las dimensiones
incuestionablemente originales y valiosas de su obra corren el peligro de ser malinterpretadas
por falta de una adecuada perspectiva normativa.

Notas

I. Foucault adoptó el término "genealogía" sólo relativamente recientemente, en relación con su


posterior escritos: véase, especialmente. "Nietzsche, Genealogía, Historia," en Lunkuqe, Contra-
Memoria, Práctica: Ensayos y entrevistas seleccionadas, ed. Donald E Bouchard, trans. Bouchard y
Sherry Simon (Ithaca, N.Y., 1977). Anteriormente llamó su enfoque de "arqueología": véase,
especialmente, The Archaeology del Conocimiento, trad. A. M. Sheridan Smith (Nueva York, 1972). Para
una explicación del cambio, vea "Verdad y Poder", en Power / Knowledge: Selected Entrevistas y Otros
Escritos, 1972-1977, ed. Colin Gordon, trans. Gordon et al. (Nueva York, 1980).
2. Foucault, "Verdad y Poder".
3. Foucault, "Nietzsche, Freud, Marx," en Nietzsche (París, 1967), 183-200.
4. Foucault, "Verdad y Poder".
5. Ibíd., 112-13, 131, 133.
6. Foucault, "El discurso de la lengua", trad. Rupert Swyer, en The Archeology ofKnowledge,
21638; "Nietzsche, genealogía, historia," 5 1 ff; y disciplinar y castigar: El nacimiento de la
Prisión, trans. Alan Sheridan (Nueva York, 1979), 17 - 19, 101 - 2, 170 - 73, 192.
7. Que el proyecto de Foucault pudiera entenderse en términos del concepto de
sugerido por Hubert L. Dreyfus y Paul Rabinow. Discutieron lo que yo llamo debajo del bracketing

16
de la problemática de la justificación epistémica (aunque no abordan lo que yo llamo el bracketing
de la problemática de la justificación normativa), en Michel Foucault; Más allá del estructuralismo y
Hermenéutica (Chicago, 1982).
8. Foucault, "Verdad y Poder", I 13, y Disciplina y Castigo, 184-85.
9. Foucault, "La Historia de la Sexualidad", en Power / Knowledge, 184, y "Two Lectures", en
Power l knowledge, 93, 95.
IO. Foucault, "Dos conferencias", 91-92.
Foucault, "El Ojo del Poder", en Power / Knowledge, 158-59, y "Prison Talk", en Power /
Conocimiento, 38.
12. Foucault, "El Ojo del Poder", 14ti.5, y Discipline and Punish, 191-94, 201-9, 252.
13. Foucault, Discipline and Punish, 202-3.
14. Foucault, La historia de la sensualidad, volumen I: una introducción, trad. Robert Hurley (Nuevo
York, 1978). 6142.
ES. Foucault, "Poder y Estrategias", en Power / Knowledge, 142; "Verdad y Poder", 119, 125;
"El Ojo del Poder", 151-52; "Dos conferencias", 104-5; y disciplinar y castigar, 201-9.
16. Foucault. "El Ojo del Poder", 160; La historia de la sexualidad, 139; y disciplinar y castigar,
170.
17. Foucault, Disciplina y castigo, 13638.
18. Foucault, La historia de la sexualidad. 2 y 26, 122 - 27, 13945.
19. Foucault, "Cada uno y cada uno: una crítica de la racionalidad política", conferencias de Tanner,
universidad de Stanford, octubre de 1979 (transcrito de las cintas por Shari Popen).
20. Ibid.
21. Foucault, "Verdad y Poder", 118, 132-33.
22. Foucault, "Verdad y Poder", 122; "Cuerpo / Poder", en Power / Knowledge, 60; y "Dos conferencias",
89.
23. Foucault, "Dos conferencias", 95-96.
24. Foucault, "Poder y Estrategias," 139-41; La historia de la sexualidad, 5-13; "Verdad y
Poder ", 119; y "Cuerpo / Poder", 59.
25. Foucault, "Dos conferencias," 90-92.
26. Foucault, "Dos conferencias" y "Poder y estrategias", 142.
27. Esta formulación combina puntos sugeridos por Richard Rorty y Albrecht Wellmer.
28. Foucault, Disciplina y castigo, 27; "Poder y estrategias", 14142; "Dos conferencias", 93; y "Verdad y
Poder", 131-33.
29. Estoy en deuda con Andrew Arato por este punto

Texto extraído del libro. Foucault on power, PRAXIS International (PRAXIS International),1981)
(Texto Traducido por Jorge Alberto Condori Crespo)

17