Está en la página 1de 2

APARATO CARDIOVASCULAR

Características generales de la circulación sanguínea


La circulación se divide en circulación sistémica o periférica y circulación
pulmonar. Las arterias transportan la sangre a una presión elevada, por lo que
sus paredes musculares son gruesas. Las venas son conductos para el
transporte de la sangre desde los tejidos al corazón. Por el contrario, la presión
del sistema venoso es muy baja y las paredes de las venas son, en
consecuencia, delgadas.
Existen variaciones en la presión de la sangre en las distintas regiones del
aparato cardiovascular. Dado que el corazón bombea sangre de forma continua
y pulsátil hacia la aorta, la presión en este vaso es elevada, la presión arterial
fluctúa entre un nivel sistólico de 120 mmHg y un nivel diastólico de 80mmHg.
Conforme la sangre fluye por la circulación sistémica, la presión alcanza el valor
mínimo cuando regresa a la aurícula derecha del corazón a través de la vena
cava terminal. En los capilares, la presión es de unos 35mmHg en el extremo
arteriolar y menor en el venoso. Aunque la presión de las arterias pulmonares es
pulsátil, igual que en la aorta, la presión sistólica es menor y la diastólica mide 8
mmHg. La presión de los capilares pulmonares solo es 7 mmHg, lo que contrasta
con la presión media de 17 mmHg en el lecho capilar de la circulación sistémica.
CORAZÓN
El corazón es un conducto endotelial plegado cuya pared está engrosada con el
fin de que el órgano actúe como una bomba regulada. Es el principal factor que
condiciona la presión arterial sistémica.
La pared cardíaca comprende tres capas:
1. Endocardio, formado por un revestimiento endotelial y el tejido conjuntivo
subendotelial.
2. Miocardio, sincitio funcional de fibras musculares estriadas cardiacas que
forman tipos fundamentales de músculo cardíaco: músculo auricular,
músculo ventricular y fibras musculares excitadoras y conductoras
especializadas.
3. Pericardio; el epicardio , la capa visceral del pericardio, es una superficie
de bajo rozamiento revestida por mesotelio en contacto con el espacio
pericárdico parietal.
El corazón está constituido por dos sincitios de fibras musculares.
1. El sincitio auricular, que forma las paredes de las aurículas.
2. El sincitio ventricular, que forma las de los dos ventrículos. Las
aurículas y los ventrículos están separados por tejido conjuntivo
fibroso que rodea a los orificios valvulares situados entre las aurículas
y los ventrículos.
CONCLUSIONES
 El aparato vascular es un sistema continuo, una red completamente
cerrada de tubos endoteliales. Su objetivo general es la perfusión de los
lechos capilares que permean todos los órganos con sangre reciente
dentro de un estrecho rango de presiones hidrostáticas. Las demandas
funcionales locales determinan la naturaleza estructural de la pared que
rodea a los tubos endoteliales. El corazón es el principal conductor del
sistema circulatorio, ya que funciona como una bomba. La organización
de la vasculatura es la base de la arquitectura de los aparatos urinario y
respiratorio. El impacto de las alteraciones patológicas del aparato
cardiovascular afecta sobre todo al funcionamiento normal de los riñones
y los pulmones.