Está en la página 1de 2

POLÍTICA NACIONAL

La política de las puertas


cerradas.
Entramos en octubre, mes de definiciones en algunas áreas de la vida
política del país, como el Presupuesto Nacional. Han circulado algunas
informaciones acerca del mismo, pero escasas. Este Presupuesto se
caracteriza por su discusión a puertas cerradas en el Parlamento, tal vez más
que los anteriores. Promesas, discursos generales, slogans, es lo que
mayormente ha circulado en la prensa. El famoso 4,5% para la Educación
sigue incluyendo otros rubros además de ANEP y UDELAR, tales como INAU
pero también la “Educación” Militar y Policial que giraban anteriormente en la
órbita de los respectivos Ministerios. Esto además, se consagra en la Ley de
Educación. Pero lo que interesa resaltar es que no habrá mensaje
complementario del Poder Ejecutivo en materia educativa para este
Presupuesto. No se atienden los reclamos sindicales ni de los gremios
estudiantiles. Pero sí se negocia y conversa con los militares cuando se quejan
de que el Poder Ejecutivo pretende achicar las FFAA, y eso iría acompañado
de una reducción presupuestal.
En este marco, las FFAA han logrado moverse como corporación en
forma efectiva. Presionan al gobierno por varios lados, desde lo presupuestal y
desde sus funciones. Pero también salen actores políticos de primer orden a
cuestionar algunas cosas y de paso, respaldar a las FFAA.
Es el caso de Pedro Bordaberry, quien fustigó el intento del gobierno de
anular la Ley de Caducidad por vía parlamentaria, argumentando que dicha ley
ha sido ratificada dos veces por el pueblo uruguayo. Nos escupe en la cara con
su lascivia fascista. No sólo defiende a quienes como su padre torturaron y
asesinaron al pueblo, sino que deja en pie las garantías para repetirlo en el
futuro. Y carga los problemas de “inseguridad” sobre los menores. Se castiga a
un niño –que consumido por la pasta base y el hambre sale a cometer un
asalto- y se exige la inocencia para quienes secuestraron niños, asesinaron a
sus padres, torturaron a miles de uruguayos y compañeros de la región, a
quienes participaron del Plan Cóndor… Sigue abierta la herida, no cierra, no
cicatriza, cada vez se abre más. Y no es un tema del pasado. Si queda sin
solución, está en juego el futuro de nuestra sociedad. La derecha hace esta
jugada porque sabe que el gobierno es sensible a estas presiones. Sabe que
cede.
Pero los números siguen cerrando: el Producto Bruto Interno crecerá y
seguirá creciendo, según las proyecciones; la inflación será menor al 7% se
estima. Pero hay cosas que no cierran: se hablan de fabulosas inversiones que
no aparecen, al menos por ahora. Aparecen “puchos”: se largó al mar la
barcaza para ANCAP, hay otra más para construir más un remolcador, pero no
hay una proyección de trabajos seria. Salvo éstas inversiones de ANCAP, el
resto de las inversiones esperadas son privadas, y de carácter multinacional.
En clave de Plan IIRSA. O sea, para saquear nuestros recursos.
Pero hay una nota nueva: el Presidente de la República pidiendo al
PITCNT resolver su discusión interna respecto al paro de 24 horas de octubre y
al sindicato bancario (AEBU) para que los trabajadores del BANDES acepten
las jubilaciones anticipadas. Una suerte de “consejero externo” parece ser el
Presidente respecto al movimiento sindical. Lo que busca es condicionar al
movimiento sindical desde sus oratorias diarias en la radio, de poner elementos
arriba de la mesa “de costado”, como se dice comúnmente.
Lo cierto, en definitiva, es que hay un consenso general acerca de la
“inseguridad” y de cargar todas las tintas allí para evitar hablar de los reales
problemas: los bajos salarios, las condiciones de trabajo y de vida en general,
de la Educación, de la pobreza, del hambre que sigue existiendo… Todos los
días el morbo en cada uno de los informativos alentando la justicia por mano
propia, incluso cuando comerciantes disparan por la espalda a niños, luego de
cometido el asalto. Esa incitación es la base para justificar cualquier cosa: una
represión, un golpe de Estado, etc. Es que sobre el tema seguridad gira gran
parte del discurso reaccionario, de su ampliación en el espectro social y su
intención es generar la sensación de que la inseguridad ha copado todo.
Entonces, más policías, más cárceles, más cámaras de vigilancia, más
represión.
Pero el reverso de la moneda es el asesinato del joven mecánico en
Pirlápolis. Fue un fusilamiento, fue “gatillo fácil”. No fue un policía “sacado de
sí”; es la misma lógica que operó en el asesinato de la cárcel de Rocha. Es la
veta más abyecta, más asquerosa del sistema represivo. Nos están diciendo
que la vida de los de abajo nada vale, que están en manos de quienes
detentan el uso legal de la fuerza. Desde estas páginas nuestro repudio a estos
hechos y nuestra solidaridad con familiares y amigos.
Este tipo de cosas no deben contar con el consenso de nosotros, de los
de abajo. Allí hay mucha tarea militante para realizar.

…………………………………………………………………………………………….