Está en la página 1de 7

16/05/2013 – PENAL

346-2013

DOCTRINA

El principio jurídico del debido proceso es elemento esencial del derecho de


defensa, que impone el cumplimiento de los actos y procedimientos establecidos
en las normas procesales que conducen a las decisiones judiciales.
Para cumplir con esta garantía constitucional, es fundamental, en el procedimiento
de segunda instancia para delitos menos graves, aplicar el segundo párrafo del
artículo 411 del Código Procesal Penal.

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, CÁMARA PENAL: Guatemala, dieciséis de


mayo de dos mil trece.
Se tiene a la vista para resolver el recurso de casación por motivos de forma y
fondo interpuesto por el Ministerio Público, a través del agente fiscal de la Unidad
de Impugnaciones, abogado Milton Tereso García Secayda, contra la sentencia de
fecha veintiuno de febrero de dos mil trece, emitida por la Sala Primera de la Corte
de Apelaciones del ramo Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente, en el
proceso instruido contra el procesado Sergio Vacyenis Acabal Cabrera, por el
delito de consumo ilícito de bebidas alcohólicas o fermentadas. En la defensa
interviene la abogada Ada María Odilia Molina Ramírez.

I. ANTECEDENTES

I.I HECHOS ACREDITADOS:


Que Sergio Vacyenis Acabal Cabrera se encontraba de servicio en el Serenazgo
Concepción Las Lomas zona dieciséis, cuando fue aprehendido el siete de agosto
de dos mil doce, aproximadamente a las veintidós horas, por los agentes Elder
Omar Marroquín Martínez, Neptalí Bosbelí Jiménez Ordóñez y José Luis Jiménez
Ramírez, por el supuesto hecho de portar el uniforme color negro con las insignias
respectivas de la Policía Nacional Civil y equipo de trabajo, bajo efectos de
bebidas embriagantes. Al momento de su aprehensión, intentó darse a la fuga; fue
conducido a la torre de tribunales en donde el agente de la Policía Municipal de
Tránsito, Rafael Francisco Yax Balá realizó prueba de alcoholemia.

I.II RESOLUCIÓN DEL A QUO:


El Juzgado Primero Pluripersonal de Paz Penal del municipio y departamento de
Guatemala, en sentencia de fecha veintidós de enero de dos mil trece, dictó
sentencia absolutoria a favor del procesado Sergio Vacyenis Acabal Cabrera, por
el delito de consumo ilícito de bebidas alcohólicas o fermentadas. Consideró la
juzgadora que, la conducta del acusado no se encuadra en el supuesto contenido
en el tipo penal descrito en la acusación.

I.III RECURSO DE APELACIÓN ESPECIAL:


El Ministerio Público planteó apelación especial por motivos de forma y fondo.
Para el motivo de forma denunció inobservancia del artículo 182 relacionado con
el artículo 420 inciso 6, ambos del Código Procesal Penal, al no tomar en cuenta
el informe de Rafael Francisco Yax Balá, agente de la Policía Municipal de
Tránsito, quien estableció que el acusado tenía cero punto veinte grados de
alcohol y al relacionar esta prueba con las declaraciones testimoniales de los
agentes captores, se evidenciaba la participación del procesado en el hecho
delictivo. Solicitó que se decretara el reenvío de la causa a efecto que en nuevo
debate con nuevos jueces, se dictara sentencia sin los errores señalados.
Para el motivo de fondo, denunció inobservancia del artículo 438 Bis del Código
Penal, pues el tribunal de primer grado tuvo por acreditado que, el procesado fue
aprehendido en la fecha, hora y lugar que señala la acusación, por el supuesto
hecho de portar el uniforme negro con las insignias respectivas de la Policía
Nacional Civil y el equipo de trabajo, bajo efectos de bebidas embriagantes;
momento en que intentó darse a la fuga. El agente de la Policía Municipal de
Tránsito, Rafael Francisco Yax Balá realizó prueba de alcoholemia. Todas esas
acciones probadas encuadran en la conducta delictiva de consumo ilícito de
bebidas alcohólicas o fermentadas, por lo que el tribunal de primer grado se
equivocó al absolver al procesado. Pidió la procedencia de este motivo y al dictar
la sentencia se declare que Sergio Vacyenis Acabal Cabrera es autor responsable
del delito imputado, y se le imponga la pena de dos años de prisión e inhabilitación
absoluta contenida en el artículo 56 incisos 2º y 3º del Código Penal.

I.IV FALLO DE LA SALA:


La Sala Primera de la Corte de Apelaciones del ramo Penal, Narcoactividad y
Delitos contra el Ambiente, mediante resolución de fecha veintiuno de febrero de
dos mil trece, confirmó la sentencia apelada. Analizó en su conjunto el reclamo de
la entidad apelante e indicó que no se acreditó que el comportamiento del
sindicado infringiera la ley penal y respecto a que no se le otorgó valor probatorio
al informe de Rafael Francisco Yax Balá, expuso que los jueces son libres de
apreciar cada elemento probatorio y establecer su valor de convicción, siempre
que el juicio sea razonable.

II. DEL RECURSO DE CASACIÓN


El Ministerio Público a través del agente fiscal de la Unidad de Impugnaciones,
abogado Milton Tereso García Secayda, interpone recurso de casación por
motivos de forma y fondo.
Para la forma invoca el caso de procedencia contenido en el numeral 1 del artículo
440 del Código Procesal Penal, porque el tribunal de alzada no resolvió los
extremos expuestos en la apelación especial por motivo de fondo, vulnerando así
el debido proceso y el derecho a la acción penal que ostenta dicha institución.
Pide que se declare procedente el recurso de casación por este motivo y se
disponga la anulación de la sentencia y el reenvío de las actuaciones a donde
corresponda para que se celebre nuevo debate con nuevos jueces y dicten
sentencia sin los errores señalados.
Para el motivo de fondo invoca el caso de procedencia contenido en el numeral 5
del artículo 441 del mismo código, y denuncia la falta de aplicación del artículo 438
Bis del Código Penal. Argumenta que, dentro de los hechos que el tribunal de
primer grado tuvo como acreditados, dejó plasmado que el acusado realizó
acciones que encuadran en la figura delictiva de consumo ilícito de bebidas
alcohólicas o fermentadas regulado por el artículo 438 Bis del Código Penal, sin
embargo el tribunal de alzada no tomó en cuenta esos extremos y ratificó la
absolución. Pide se declare procedente el presente recurso por motivo de fondo y
al dictar la sentencia se declare que el procesado es autor responsable del delito
imputado y se le imponga la pena de dos años de prisión e inhabilitación absoluta
contenida en el artículo 56 incisos 2º y 3º del Código Penal.

III. DEL DÍA DE LA VISTA

Con ocasión de la vista pública señalada para el día jueves dieciséis de mayo en
curso a las doce horas, reemplazó su participación oral por escrito, el Ministerio
Público, por intermedio del agente fiscal de la Unidad de Impugnaciones, abogado
Milton Tereso García Secayda, insistiendo en los conceptos y peticiones vertidos
en el memorial de interposición del presente recurso.

CONSIDERANDO
-I-
Por virtud del artículo 442 del Código Procesal Penal, el tribunal de casación
conocerá únicamente de los errores jurídicos contenidos en la resolución
recurrida. Está sujeto a los hechos que se hayan tenido como probados por el
tribunal de sentencia, y solamente en los casos en que advierta violación de una
norma constitucional o legal, podrá disponer la anulación y el reenvío para la
corrección debida.

-II-
En el presente caso, Cámara Penal establece que se variaron las formas del
proceso por parte de la sala de apelaciones, al no cumplir con el procedimiento
legal establecido. Por ello, este tribunal se aparta del reclamo del casacionista y
hace el siguiente análisis: a) el artículo 465 Ter del Código Procesal Penal, que
regula el procedimiento para delitos menos graves, se encuentra comprendido
dentro del Libro Cuarto PROCEDIMIENTOS ESPECÍFICOS Título I
PROCEDIMIENTO ABREVIADO; b) el artículo 466 (del mismo título) establece los
efectos y dispone que, contra la sentencia será admisible el recurso de
apelación, interpuesto por el Ministerio Público, o por el acusado, su defensor y el
querellante por adhesión, este artículo en concordancia con el artículo 405 de la
ley Ibid (Libro Tercero IMPUGNACIONES Título III Apelación), dispone que son
apelables las sentencias que emitan los jueces de primera instancia que resuelvan
el procedimiento abreviado contenido en el Libro Cuarto de Procedimientos
Especiales, Título I, de este código; c) el Ministerio Público planteó recurso de
apelación especial, y d) la sala de apelaciones admitió el recurso (no siendo el
idóneo) y resolvió aplicando el primer párrafo del artículo 411 de la ley adjetiva
que contiene el trámite de segunda instancia relacionado con la apelación el cual
preceptúa que, recibidas las actuaciones, el tribunal resolverá dentro del plazo de
tres días. Sin embargo, dicho tribunal no tomó en cuenta el segundo párrafo de
este precepto que es aplicable para conocer las sentencias dictadas por delitos
menos graves, porque indica que cuando se trate de apelación de sentencia
por procedimiento abreviado se señalará audiencia dentro del plazo de cinco
días de recibido el expediente para que el apelante y demás partes expongan sus
alegaciones, las que podrán hacerlo también por escrito. Terminada la audiencia,
el tribunal pasará a deliberar y emitirá la sentencia que corresponda.
Por lo anteriormente expuesto, esta Cámara concluye que el tribunal de alzada, si
bien habilitó el medio de impugnación idóneo contra la sentencia de primer grado,
omitió el procedimiento idóneo, el cual de forma axiológica se encuentra tutelado
por el artículo 12 de la Constitución Política de la República de Guatemala. Lo
anterior, al no señalar la audiencia de rigor para que las partes se pronunciaran
con respecto al recurso de apelación planteado, bien compareciendo a la
audiencia o bien haciéndolo por escrito, para que posteriormente pudiera el ad
quem dictar la sentencia respectiva con observancia de las formas legales.

Por todo lo anterior, de oficio debe anularse la resolución impugnada y ordenarse


el reenvío para la corrección debida, lo que así se hará en el apartado
correspondiente.

LEYES APLICABLES

Artículos citados y 1, 2, 4, 5, 12, 17, 203 y 204 de la Constitución Política de la


República de Guatemala; 3, 4, 5, 11 Bis, 14, 16, 20, 24 Bis, 37, 43 inciso 7, 50,
160, 437, 438, 439, 442 y 446 del Código Procesal Penal, Decreto 51-92; 1, 9, 16,
57, 58, 74, 79 inciso a), 141, 142, 143, 149, 177 y 207 de la Ley del Organismo
Judicial, Decreto 2-89, ambos del Congreso de la República y sus reformas.

POR TANTO

LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, CÁMARA PENAL, con base en lo


considerado y leyes aplicadas, al resolver DECLARA: I) DE OFICIO la anulación
de la resolución emitida por la Sala Primera de la Corte de Apelaciones del ramo
Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente, el veintiuno de febrero de dos
mil trece; II) ordena el reenvío de las actuaciones a dicha Sala para que, integrada
con magistrados distintos de los que ya han conocido en el presente caso, cumpla
con lo expuesto en la parte considerativa de este fallo. Notifíquese y con
certificación de lo resuelto, devuélvanse los antecedentes a donde corresponda.

César Ricardo Crisóstomo Barrientos Pellecer, Magistrado Vocal Segundo,


Presidente de la Cámara Penal; Gustavo Adolfo Mendizábal Mazariegos,
Magistrado Vocal Cuarto; Héctor Manfredo Maldonado Méndez, Magistrado Vocal
Quinto; Gustavo Bonilla, Magistrado Vocal Décimo Tercero. Joaquín Flores
Guzmán, Secretaria de la Corte Suprema de Justicia en Funciones.