Está en la página 1de 9

LA CRISIS DE LA GRAN BULGARIA.

EL CONGRESO DE BERLIN (1875-1878)


ANTECEDENTES

a) La política exterior rusa sobre el Imperio Otomano tenía varios objetivos:


alcanzar un puerto libre en invierno para su flota, expandirse por
el Danubio y Asia y dirigir la independencia de los pueblos cristianos ortodoxos
sometidos a los turcos.
b) La Guerra de Crimea (1853-1856) frenó estos deseos rusos, pero a su vez las
potencias vencedoras impusieron al Imperio Otomano la aplicación de unas
reformas que respetaran a los pueblos cristianos a cambio del apoyo prestado
en la guerra.
c) La independencia religiosa de Bulgaria frente al patriarca griego
de Constantinopla.
CONYUNTURA CRITICA: PROCESO NACIONALISTA DE BULGARIA EN EL
SIGLO XIX FRENTE A LA LUCHA ENTRE EL IMPERIO RUSO E IMPERIO
OTOMANO QUE TERMINA CON EL CONGRESO DE BERLIN DE 1878.
“En Oriente Próximo los rusos presionaron con toda su fuerza a favor de la creación de
una nueva y Gran Bulgaria a partir del Imperio Otomano en descomposición” (Briggs y
Clavin, 1997, pp. 133)

STATUS QUO INICIAL: El 1 de agosto de 1785 en Bosnia – Herzegovina, se generan


unas revueltas lideradas por artesanos y campesinos que se quejaban de los
impuestos turcos y por las cargas señoriales. Como status quo inicial en el siglo XIX,
se muestra dentro de la esfera europea el siguiente status de las potencias dentro de
la península Balcánica
I. IMPERIO OTOMANO: Estaba crisis ante los conflictos nacionalistas que se estaban
suscitando. Ocupaba la mayor parte de los Balcanes por lo que contaba con una
amplia diversidad de pueblos.
II. IMPERIO RUSO: Potencia protectora de los pueblos eslavos de la zona. Estaba en
búsqueda de expansión territorial.
III. IMPERIO AUSTRIACO: Una potencia que desde el Congreso de Viena estaba en
búsqueda de expandir su influencia.

DETONANTE: El 13 de abril de 1877, Rusia le declara la guerra al Imperio


Otomano, con el apoyo de los paneslavistas, que eran tan contrarios al Imperio
Otomano como el austro-húngaro. La campaña no fue demasiado bien, pero causó
un gran impacto para Sofía en enero de 1878.
“Estalla el 1 de agosto en 1875 en Bosnia – Herzegovina con la insurrección de las
poblaciones cristianas sujetas al yugo otomano, pues el campesinado y los
artesanos de las ciudades (…) abrumados por los impuestos turcos y las cargas
señoriales, se sublevan contra la nobleza loca”. (Zorgibibe Charles, “Historia de las
Relaciones Internacionales 1994 p. 38).
“En 1875, se añadió a tal desgracia una mala cosecha, los artesanos veían
empeorar su situación, ya que en 1851 fue suprimido el régimen cooperativo y
creció la competencia de los productos importados”. (Renouvin, Pierre, “Historia de
las Relaciones Internacionales” 1990 p. 379).
FUERZAS PROFUNDAS
● Política: El nacionalismo trasciende como ideología política activa a la vida europea
con la Revolución francesa, animadora de una nueva reflexión capaz de ofrecer una
cobertura teórica a la demanda de los derechos nacionales. El movimiento nacionalista
en Bulgaria no se concentraría inicialmente en la resistencia armada contra el imperio,
pero la llevaría a cabo en la forma de una resistencia pacífica.
“Solo los búlgaros, entre los cristianos del Imperio turco, no hallaban fuera un hogar
independiente, o casi independiente, hacia el que pudieran volver sus miradas. Por ello
su despertar nacional había sido más lento que el de las otras poblaciones cristianas”
(Renouvin, 1990, pp.379)

●Geopolítica: El imperio ruso deseaba obtener acceso al Mar Mediterráneo


debilitando la influencia del Imperio otomano dentro de la península Balcánica,
mientras que Austria – Hungría se basaron en extender su territorio en búsqueda de
Bosnia – Herzegovina.
“Rusia esta movida tanto por el interés que tiene por el control de los Estrechos y el
acceso a los mares calientes como por el sentimiento de fraternidad eslava” (Zorgbibe,
1994, pp. 38)

“Austria – Hungría está interesada principalmente por Bosnia – Herzegovina”. (Zorgibibe


Charles, “Historia de las Relaciones Internacionales”, 1994, p. 38).

FACTORES ENDÓGENOS

LA GUERRA DE ORIENTE (1876/1877): Guerra entre Serbia y Montenegro contra el


Imperio Otomano (1875): Serbia cae derrotada, pero Montenegro resiste. En agosto
de 1875, estalla la insurrección en Herzegovina y, posteriormente, en Bosnia y
Bulgaria. Una sangrienta represión ocasiona el éxodo de las poblaciones cristianas
hacia las regiones de Montenegro y Serbia. En junio de 1876, estos dos principados
declaran la guerra al Imperio Otomano. Ya en otoño sus ejércitos son vencidos.
Pero Rusia, aliada de Montenegro y de Serbia, tras haberse asegurado de la
neutralidad de Austria-Hungría, envía sus tropas a los Balcanes, el 13 de abril de
1877. Los enfrentamientos tienen lugar en el Cáucaso y en los Balcanes; las tropas
otomanas son derrotadas en los dos frentes y el Imperio Otomano pide el armisticio el
31 de enero de 1878.
“Serbia y Montenegro declararon la Guerra al Imperio; pero los dos principados serian
aplastados evidentemente de no conseguir una intervención extranjera” (Renouvin,
Pierre, “Historia de las Relaciones Internacionales” 1990 p. 380).

“el 24 de abril de 1877 las tropa rusas entraron en Rumania con el consentimiento del
Gobierno de Bucarest; llegaron, sin esfuerzo, al Danubio (…), solo con la conquista de
la ciudad, a finales de noviembre 1877, la resistencia turca pereció completamente rota;
los ejércitos rusos atravesaron los Balcanes y desembocaron, en enero 1878, en la
llanura de Andrinópolis” (Renouvin, Pierre, “Historia de las Relaciones Internacionales”
1990 p. 382).

“Los ejércitos rusos, después de haberse estancados durante un largo tiempo ante la
fortaleza de Plevna, al norte de Danubio, defendida por Osman Pacha, logran vía libre
a partir de noviembre de 1877, y tras atravesar los Balcanes, desembocan en la llanura
de Andrinópolis, por un lado, mientras que por el otro cruzan el Cáucaso y llegan a
Trebisonda: Turquía se encuentran invadida por los dos lados y Constantinopla
amenazada.” (Zorgibibe Charles, “Historia de las Relaciones Internacionales”, 1994, p.
39).
FISURA
REVUELTA DE BOSNIA Y HERZEGOVINA DE 1875: En 1875, las revueltas de los
montañeses de las provincias otomanas de Bosnia y Herzegovina, junto a la frontera
austro-húngara, hicieron estallar la crisis. Las revueltas habían sido provocadas por las
malas cosechas de 1874, que provocó que los campesinos huyesen de los
recaudadores de impuestos turcos. Pese a la ligera reducción de los tributos, el
alzamiento bosnio continúo hasta finales de 1875.
Bosnia-Herzegovina y en Bulgaria fueron reprimidas por el Imperio otomano con
tan salvaje contundencia, que los relatos de atrocidades llegados a Gran Bretaña
generan una enorme indignación contra los turcos. Los esfuerzos británicos por
auxiliar al Imperio otomano se ven comprometidos por esta razón, y se hace
políticamente necesario hallar alguna forma de que Gran Bretaña abandone los
Balcanes sin que se debilite en exceso
“En Bosnia y Herzegovina (…) parece que las condiciones económicas y sociales
desempeñaron un papel principal. Los aldeanos, sobre todo si eran colonos, se
quejaban de la agravación progresiva de los censos señoriales y del aumento
recentísimos de las cargas fiscales” (Renouvin, Pierre, “Historia de las Relaciones
Internacionales” 1990 p. 379).

“La represión fue inmediata y salvaje sobre todo en el país búlgaro, donde se
entregaron los turcos que produjeron 30.000 víctimas.” (Renouvin, Pierre, “Historia de
las Relaciones Internacionales” 1990 p. 380).

PUENTES DIPLOMATICOS
ACUERDO SECRETO FIRMADO EN VIENA EL 15 DE ENERO 1877: Para Rusia ir a
la guerra con el Imperio turco toma varias precauciones por la cual Austria-Hungría
garantiza su neutralidad favorable a cambio de Bosnia y Herzegovina y compromiso
ruso se basaba en no entrar en territorios serbios. Mientras que Gorchakov con el fin
de atraer Gran Bretaña se comprometía a no conquistar Constantinopla y a no
imponer una revisión unilateral del status de los Estrechos.
“Andrassy y Gorchakov llegaron a dos nuevos acuerdos en enero y en marzo de 1877
la Convención de Budapest. En ellos se estipulaba que Austria-Hungría no pondría
objeciones a que Rusia fuese a una guerra con Turquía, a condición de que luchara
únicamente en los Balcanes orientales; Rusia recibiría el sur de Besarabia y Austria-
Hungría, Bosnia y Herzegovina, todos Estados de los Balcanes serian autónomos
como ya se había acordado en Richstadt” (Zorgbibe, 1994, pp.39)

TRATADO DE SAN STÉFANO EL 3 DE MARZO DE 1878: El 3 marzo de 1878 se


estipuló la creación de un extenso principado autónomo de Bulgaria y el
desmantelamiento de los territorios europeos del Imperio otomano. Austria y Gran
Bretaña temían que se rompiera el equilibrio en los Balcanes y en el Congreso de
Berlín (julio de 1878) impusieron a Rusia un tratado por el que el equilibrio se mantuvo
a costa de las aspiraciones nacionales búlgaras: el principado autónomo de Bulgaria
se mantuvo, pero muy reducido.
“Tratado de San Stefano (3 de marzo de 1878), muy favorable a Rusia que anexiona
Kars en Asia Menor, Batum en el Mar Negro, la Dobrudja en Europa, que intercambia
inmediatamente con Rumania a cambio de la Bersarabia del Sur. Serbia ay
Montenegro obtienen algunas ventajas territoriales y Austria-Hungría, como lo estaba
previsto se hace cargo de la administración de Bosnia- Herzegovina.” (Zorgibibe
Charles, “Historia de las Relaciones Internacionales 1994 pp. 39-40)
“En marzo de 1878 se firmó el tratado de San Stefano, dictado en la práctica por Rusia.
Rumania, Serbia y Montenegro obtuvieron el reconocimiento como estados nacionales
totalmente independientes, y se creó un enorme principado de Bulgaria, que abarcada
desde el mar negro hasta las montañas de Albania e incluía hasta una pequeña franja
de la costa Egeo.” (Briggs Asa y Calvi Patricia “Historia Contemporánea de Europa”
1997. P. 133)

RUSIA ESTABLECE CONDICIONES 1878: La disposición más importante de este


tratado en el que Rusia fija las condiciones es:

 El reconocimiento de una Gran Bulgaria independiente que absorbe la mayor


parte de Macedonia lo que permitirá a Bulgaria extenderse desde el mar Egeo
al mar Negro.
 En efecto, Turquía deberá ceder Kars, Baturn y Dobrudja.
 Rusia cambiará Rumanía de la que también se reconoce su independencia por
la Besarabia Oriental.
Por todo ello, el 3 de marzo, día en que se firma el Tratado de San Estefano, será
el día nacional de Bulgaria. También se reconoce en el tratado de San Esteban, la
independencia de Serbia y de Montenegro que eran principados.
“La influencia de Rusia dominaría a este principado, creado por ella y para ella, el
derecho que tendrían las tropas rusas de mantener guarnición en aquel territorio durante
dos años proporcionaría al Zar los medios de establecer un gobierno de su elección”
(Renouvin, 1990, pp.384)

ENTENTE DE LOS TRES EMPERADORES ENTRE 1872 Y 1873: Entre 1872 y 1873
se conforma el primer Sistema Bismarck. Alemania y Rusia constituyen una alianza
militar defensiva según la cual en caso de un ataque de una potencia europea contra
uno de los socios el otro intervendría inmediatamente. Posteriormente Francisco José,
y Alejandro II se comprometen a consultarse en caso de una agresión externa.
En la fecha, se forma la “Liga de los Tres Emperadores”, que une a Alemania, Austria-
Hungría y Rusia y que presenta un frente unido contra Francia (y también contra el
socialismo). Pero esta unión de naciones no puede durar indefinidamente. En primer
lugar, porque Austria-Hungría y Rusia mantienen posturas irreconciliables en relación
con los Balcanes, donde una y otra aspiran a dominar. Se suscitarán crisis recurrentes
en las que BISMARCK habrá de escoger entre Austria-Hungría y Rusia, y la
inclinación hacia el “germanismo” común le impulsará a apoyar al primero de esos
países.
“Entre 1872 y 1873 se constituye el primer sistema Bismarck <<la entente de los tres
emperadores>>. Estos se reúnen en Berlín en septiembre de 1872. El 6 de mayo del
año siguiente, Alemania y Rusia concluyen una alianza militar defensiva, según la cual,
en caso de ataque de una potencia europea contra uno de los socios, el otro
intervendría inmediatamente con un ejército de 200.000 hombres. El 6 de junio de 187,
en Schönbrunn, Francisco José y Alejandro II se comprometen a consultarse en caso
de agresión de una tercera potencia o en caso de divergencia en sus intereses
respectivos. El 22 de octubre de 1873 Guillermo I se Adhiere a ese acuerdo” (Zorgibibe
Charles, “Historia de las Relaciones Internacionales 1994 p. 28)

“Hasta la conquista de Plevna, los rusos habían podido llegar a la guerra sin encontrar
opción activa por parte de las otras potencias. Pero cuando avanzaron en dirección a
Constantinopla, Gran Bretaña y Austria-Hungría se alarmaron (…) Disraeli, a pesar de
las reticencias de los medios financieros y económicos, advirtió al gobierno ruso que
Gran Bretaña no admitiría una ocupación en Constantinopla” (Renouvin, Pierre,
“Historia de las Relaciones Internacionales” 1990 p. 383).

“Constantinopla amenazada. En Londres se considera que Rusia ha ido demasiado


lejos por lo que Disraeli, pone sobre aviso a San Petersburgo por una nota el 29 de
enero de 1878 (…). El 28 de febrero Austria – Hungría considera la posibilidad de una
movilización. Ante el Ultimato Británico, los ejecitos del Zar se detienen frente a
Constantinopla.” (Zorgbibe Charles, “Historia de las Relaciones Internacionales 1994 p.
39)

CONGRESO DE BERLÍN (13 de junio de 1878): La influencia que Rusia ejerce sobre
Bulgaria suscita la inquietud de otras potencias. A petición de Gran Bretaña y de
Austria-Hungría y por mediación de Bismarck se celebra el Congreso de Berlín para
revisar el Tratado de San Esté fano firmado en el mes de marzo y por el que Turquía
ha perdido gran parte de sus territorios europeos.
“El 13 de julio el acta final del congreso de Berlín modifica profundamente las
disposiciones de San Stefano. La gran Bulgaria queda divida en dos principados,
formando los distritos del norte una Bulgaria autónoma, mientras que la Rumelia
oriental queda bajo soberanía turca, y una tercera parte de la antigua Gran Bulgaria
es devuelta a Turquía. Las adquisiciones de Serbia y Montenegro son reducidas
quedando el distrito musulmán de Novibazar como separación de los pequeños
estados, por su parte Austria – Hungría administran provisionalmente Bosnia –
Herzegovina” (Zorgibibe Charles, “Historia de las Relaciones Internacionales 1994
p. 40)

“Londres y Viena rechazan el hecho consumado de San Stefano. El 27 de marzo de


1878, Disraeli moviliza a los reservistas y pone en alerta a la flota británica. El zar
sede y acepta la revisión de las cláusulas de San Stefano por un congreso europeo,
en el entendimiento de negociar nuevamente los dos principales interesados
Austria-Hungría y después Gran Bretaña”. (Briggs y Clavin, 1994, pp. 133)

a) Bulgaria ve reconocida internacionalmente su autonomía, pero pierde


Macedonia devuelta a los otomanos y Rumelia oriental queda bajo soberanía
otomana.
b) Gran Bretaña obtiene Chipre
c) Austria-Hungría obtiene la administración de Bosnia y Herzegovina.
INFLEXIÓN
GUERRA RUSO-TURCA (1877-1878): Rusia emprende un doble ataque: en los
Balcanes y en la región del Cáucaso, atacando, pues, a los turcos por el Oeste y por el
Este. Esta guerra tiene sus orígenes en la meta rusa de conseguir acceso al Mar
Mediterráneo y liberar a los pueblos eslavos de la península Balcánica en el sureste de
Europa del Imperio Otomano dominado por los turcos.
“Pero los ejércitos rusos después de haberse estancado durante largo tiempo ante la
fortaleza de Plenav al norte del Danubio, defendido por Osmán Pachá, logran vía libre a
partir de noviembre de 1877, y tras atravesar los Balcanes, desembocan en la llanura de
Andrinópolis, por un lado, mientras que por el otro cruzan el Cáucaso y llegan a
Trebisonda: Turquía se encuentra invadida por los dos lados y Constantinopla
amenazada” (Zorgibibe, 1994, pp. 39)
QUIEBRE

SUBLEVACIÓN DE ABRIL (1876 – 1878): Fue una insurrección organizada por


los búlgaros del Imperio otomano entre abril y mayo de 1876, que tuvo como
resultado, indirectamente, la independencia de Bulgaria en 1878. Fue la última y de
mayor alcance de una serie de revueltas que habían tenido lugar en Bulgaria contra el
poder otomano. Sin embargo, se produjo sólo en algunos territorios.
“En Bulgaria, el movimiento insurreccionista no parecía estar directamente
determinador por los intereses económicos o por la situación social (…) estaba
animada por el sentimiento patriótico”. (Renouvin, Pierre, “Historia de las Relaciones
Internacionales” 1990 p. 380).

“El tratado de San Estefano (…) la estipulación principal concernía a los territorios
búlgaros que serian separado del imperio otomano para formar un principado
autónomo” (Renouvin, Pierre, “Historia de las Relaciones Internacionales” 1990 p. 384).

PERFILES DIPLOMÁTICOS
NIKOLÁI PÁVLOVICH IGNÁTIEV (1832-1908): Fue un político y diplomático ruso que
obtuvo el título de Conde por el Emperador Alejandro II de Rusia.
ALEXANDER MIKHAILOVICH GORCHAKOV (1798-1883): Fue un diplomático,
príncipe, canciller ruso; miembro del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros.
ABDUL—HAMID II (1842-1918): Fue el sultán del Imperio Otomano desde 1876 hasta
1909. Anuncio la convocatoria de un parlamento para promulgar una constitución en la
que las poblaciones cristianas podían presentar sus reivindicaciones. No obstante,
esto nunca se consolido.
ALEJANDRO II DE RUSIA (1818 – 1881): Fue zar del Imperio ruso desde el 3 de
marzo de 1855 hasta su asesinato en 1881. También fue gran duque de Finlandia y
rey de Polonia hasta 1867. Se impuso al imperio Otomano ante las atrocidades que se
suscitaban en el territorio.
BENJAMÍN DISRAELI (1804 – 1881): Conde de Beaconsfield fue
un político, escritor y aristócrata británico, que ejerció dos veces como primer ministro
del Reino Unido representando a Londres en el Congreso de Berlín.
GYULA ANDRÁSSY DE CSÍKSZENTKIRÁLY ET KRASZNAHORKA (1823 – 1890):
Fue un noble y político húngaro del imperio austro-húngaro. Se puso de acuerdo con
el Imperio ruso para obtener sus objetivos en la no intervención de la guerra ruso-
turca.
OTTO EDUARD LEOPOLD VON BISMARCK-SCHÖNHAUSEN (1815 – 1898):
Fue un estadista y político alemán, artífice de la unificación alemana y una de las
figuras clave de las relaciones internacionales durante la segunda mitad del siglo XIX.
“El 13 de junio se abre el Congreso de Berlín bajo la enérgica presidencia de un
Bismarck aceptablemente arrogante con los balcánicos y muy interesado en que se
llegue a un acuerdo entre las potencias, en especial entre sus aliados ruso y austriaco”
(Asa Briggs y Patricia Clavin, 1997, pp. 134).
BASES MATERIALES:
1. El ejército turco bajo mandato del general Osman Pasha fortificado en la ciudad
de Plenav contaba con un ejército de 34.000 soldados y 72 cañones.
2. El Imperio ruso tenía ventaja ya que disponía de 84.000 soldados entre ellos
rusos y rumanos con 424 cañones.

“Rusia poseía potencia demográfica. Su población era de 75 millones de habitantes


para 1871(…) la organización militar no utilizaba mas que una pequeña parte de los
recursos demográficos. Aunque el servicio militar se hallase inscrito en ley desde 1874,
el ejército activo incorporó, al principio, a un tercio del continente, (…
) el débil desarrollo de las vías férreas retrasaba las operaciones de movilización”.
(Renouvin, Pierre, “Historia de las Relaciones Internacionales” 1990 pp. 343-344).

“De la crisis de 1875 -1878, el Estado Otomano sale debilitado tanto por las pedidas
territoriales mas de 200.000 kilómetros cuadrados, como demográficas, cinco millones
y medios de personas que suponen un quinto de toda población” (Zorgbibe Charles,
“Historia de las Relaciones Internacionales 1994 p. 109)

BALANZA DE PODER
1. La Crisis en los Balcanes supuso una gran ruptura para el Imperio
Otomano. No obstante, las aspiraciones de los nacionalistas búlgaros de
la creación de una gran nación independiente no se pudieron concretar.
Con el Tratado de Berlín el Imperio Otomano quedo debilitado, teniendo
Rusia mayor influencia en el área oriental y el Imperio Austro-Húngaro en
la zona occidental.
2. Bulgaria, tras solo cuatro meses de libertad, se encontraba dividida en un
pequeño principado de Bulgaria, vasalla del sultán, y la provincia otomana de
Rumelia Oriental. Perdía tras el Congreso de Berlín la Macedonia, que volvía
a ser otomana
3. Bosnia y Herzegovina eran territorios con mayoría musulmana que habían
permanecido bajo dominio turco hasta 1877. A partir de entonces pasaron
a depender administrativamente de Austria-Hungría que finalmente, en
1908, los anexionó a su imperio, provocando la frustración de Serbia que
aspiraba a integrarlos dentro de la Gran Serbia (futura Yugoslavia). En la
capital bosnia, Sarajevo, se produjo el 28 de junio de 1914 el asesinato
del heredero al trono austríaco Francisco Fernando y su esposa a manos
de un estudiante bosnio perteneciente a la "Mano Negra", organización
secreta nacionalista proserbiano.
4. Rumania se alejó de Rusia. Tuvo que ceder el sur de la Besarabia (en la
actual Ucrania), a pesar de haber luchado a su lado y de haber sufrido
pérdidas importantes durante las batallas contra los otomanos. Además,
su independencia fue definitivamente reconocida (aparte la Transilvania)
por el Congreso de Berlín y recibió la mayor parte de la Dobruja (cerca del
mar Negro).

De la crisis de 1875-1878, el Estado Otomano sale dividido tanto por las pérdidas
territoriales, más de 200.000 kilómetros cuadrados, como demográficas, cinco millones
y medio de personas que suponen un quinto de la población. Rumania, Serbia y
Montenegro han alcanzado la independencia, Bulgaria la autonomía, Bosnia ha sido
ocupada por Austria, mientras que Chipre ha sido cedida a Gran Bretaña y las
provincias de Kars y Ardaham se las ha anexionado Rusia” (Zorgibibe Charles,
“Historia de las Relaciones Internacionales 1994 p. 104)

“Después del arreglo internacional de 1878, la cuestión balcánica siguió siendo


causa permanente de dificultades entre Austria-Hungría y Rusia, Las dos potencias
continuaron su esfuerzo con éxito desigual con vistas a extender sus influencias
rivales” (Renouvin, 1990, pp.387)

TENDENCIA:
NACIONALISMO – LIBERALISMO: La semilla de la independencia de los pueblos y
el apogeo del nacionalismo comienza a germinar, y en este contextual, cada uno de
los Estados partícipes en el conflicto, y muchos tantos fuera de él, inician un proceso
de democratización y liberación, que poco a poco, irán instaurando de forma eficiente.
Así es que, en este proceso, se puede asociar dentro de la esfera, la influencia
inminente que tuvo la intención de instaurar un sistema más limpio en cuanto a la
elección de quién lleva la batuta en los Estados, en consecuencia:
1. Imperio Otomano: Estaba atravesando una crisis ante los conflictos
nacionalistas que se estaban desarrollando. Ocupaban la mayor parte de los Balcanes
y por ende contaba con una amplia diversidad de territorios en la zona.
2. Imperio Ruso: Era una potencia protectora de los pueblos eslavos de la zona y
estaban en búsqueda de su expansión territorial.
3. Imperio Austriaco: Era una potencia que desde el Congreso de Viene estaba
buscando expandir su influencia.
STATUS QUO FINAL
CONGRESO DE BERLÍN DE 1878: El Congreso de Berlín de 1878 puso fin a las
disposiciones del Imperio Otomano frente a Bulgaria. A través de la revisión del Tratado
de San Stefano, se estima la desintegración o el debilitamiento el Imperio Otomano ante
su posesión de las regiones balcánicas. La «Gran Bulgaria», creada por el Tratado de
Santo Stefano, fue reemplazada por tres entidades nuevas: un Estado independiente de
Bulgaria, muy reducido; el Estado de la Rumelia oriental, entidad autónoma que
técnicamente quedaba sometida a un gobernador turco, y el resto de Bulgaria volvería a
quedar bajo el gobierno turco. Se reducían así las ganancias de Rusia en Armenia.

1. El Imperio Otomano perdió territorios europeos en beneficio de los


nuevos estados nacionales.
2. Las nuevas naciones balcánicas cada una de las cuales se apresuró a
adquirir toda la parafernalia del nacionalismo no eran naciones
satisfechas.
3. Bulgaria ve reconocida internacionalmente su autonomía, pero pierde
Macedonia devuelta a los otomanos y Rumelia oriental queda bajo
soberanía otomana.
4. Gran Bretaña obtiene Chipre
5. Austria-Hungría obtiene la administración de Bosnia y Herzegovina.

De la crisis de 1875-1878, el Estado Otomano sale dividido tanto por las perdidas territoriales,
más de 200.000 kilómetros cuadrados, como demográficas, cinco millones y medio de
personas que suponen un quinto de la población. Rumania, Serbia y Montenegro han
alcanzado la independencia, Bulgaria la autonomía, Bosnia ha sido ocupada por Austria,
mientras que Chipre ha sido cedida a Gran Bretaña y las provincias de Kars y Ardaham se las
ha anexionado Rusia” (Zorgbibe, 1994, pp.109)
REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

 Briggs, Asa y Clavin, Patricia (1997). Historia Contemporánea de Europa de


1789-1989. Barcelona, España. Editorial Crítica. (pp.131-136)
 Renouvin P (1990). Historia de las Relaciones Internacionales (2da ed.). Tomo
II. (pp. 342-387)
 Zorgibibe, Charles (1994). Historia de las Relaciones Internacionales. Tomo I
“De la Europa de Bismarck hasta el final de la Segunda Guerra Mundial”.
Editorial Alianza. (pp. 54-120)