Está en la página 1de 4

Estilos de liderazgo en la facilitación del aprendizaje.

1. Misionero.
1.1. Definición.

Este tipo de líder se dedica más a la persona, sin embargo, suele dejar a un lado los
resultados.
Tiende a evitar los conflictos, es amable y afectivo y busca la aceptación del grupo. No
le preocupan los procedimientos ni los resultados, solo mantener un ambiente amistoso y
agradable. Es bastante pasivo, evita poner en marcha cosas nuevas. Por esta razón se
caracteriza por tener falta de iniciativa y de orden dentro de la clase.
También se caracteriza por el poco control cuantitativo, esto referente a las notas del
grupo. Suele ser flexible con la entrega de las tareas y la realización de los exámenes. Uno
de los rasgos que lo diferencia es que se preocupa más por que el participante se sienta bien,
sin embargo, descuida los controles académicos.
Debido al comportamiento de este líder misionero las personas del grupo tienden a tener
una excesiva confianza, el grupo tiende a no ser disciplinado, debido a la flexibilidad del
profesor no se interesan por entregar tareas a tiempo y suele apelar a los sentimientos del
facilitador, esto en su beneficio.

1.2. Características del facilitador:


• Se dedica más a las personas.
• Se olvida de los resultados.
• Poco control cuantitativo.
• Es bastante flexible.
• Le preocupa más que el participante se sienta bien (exceso).
• Descuidado con los controles académicos.

1.3. Características del grupo:


• Excesiva confianza.
• Falto de disciplina.
• Le despreocupa la entrega de tareas.
• Apela los sentimientos del facilitador.

2. Democrático.
2.1. Definiciones.

Lewin (1951) definió una de las primeras explicaciones de los estilos de liderazgo
basándose específicamente en el comportamiento del líder. El estilo de liderazgo democrático
también llamado liderazgo participativo describe a un líder que involucra a los subordinados
en la toma de decisiones, delega autoridad, fomenta la decisión de métodos de trabajo y sus
metas y emplea la retroalimentación como una oportunidad para dirigir.
Para Warrick (1981) un líder democrático realiza énfasis en el desempeño y las personas.
Este tipo de líder asume que la mayoría de la gente es honesta, de alta confianza, y trabajará
duro para lograr objetivos significativos y trabajo desafiante. Se esfuerza por ser organizado,
haciendo el trabajo mediante la motivación y la gestión de las personas y grupos para que
usen su potencial para cumplir los objetivos de la organización, así como sus propios
objetivos personales.
Adams y Yoder (1985) describe al líder democrático como un instrumento para promover
el bienestar del grupo, está abierto a las opiniones de sus seguidores, permite participación
en la toma de decisiones y considera que los seguidores se encuentran motivados para hacer
lo correcto. El poder del líder reside en la interacción con los subordinados, dado que el grupo
le otorga el poder y el líder como respuesta asume la responsabilidad de dirigirlos sin llegar
a centralizar el poder. Este tipo de líder comparte el poder (Bass, 2008). La creación de este
tipo de liderazgo implica la discusión de todas las políticas y decisiones de la organización
que finalmente son tomadas por el grupo con la guía y participación activa del líder en las
actividades.

2.2. Características del facilitador:


• Toma en cuenta a las personas, sin olvidar los resultados.
• Toma en cuenta la experiencia de las personas.
• Solicita la colaboración del grupo.
• Los objetivos son establecidos mutuamente.
• Ejerce un control comparativo.
• Participa con el grupo y delega responsabilidades.
• Es sociable.

2.3. Características del grupo:


• Las personas se imponen los retos.
• Se siente con libertad para ser juzgado.
• Tiene confianza para manifestar sus apreciaciones.
• Existe apoyo mutuo.
• Aflora la iniciativa.
• Se responsabiliza del logro de los objetivos.

3. Deja hacer, deja actuar.


3.1. Definiciones.

Liderazgo ‘Laissez-faire’. Esta expresión francesa significa “déjalo ser” y es utilizada para
describir líderes que dejan a sus miembros de equipo trabajar por su cuenta. Puede ser
efectivo si los líderes monitorean lo que se está logrando y lo comunican al equipo
regularmente. Este tipo de liderazgo es efectivo cuando los individuos tienen mucha
experiencia e iniciativa propia. Desafortunadamente, este tipo de liderazgo puede darse solo,
cuando los mandos no ejercen el suficiente control.
“Dejar hacer y lograr que se haga”. Liderazgo Laissez Faire. La expresión francesa
Laissez-faire (dejar hacer) ha sido adoptada en ciencias sociales para definir un modelo de
liderazgo en el cual sus integrantes trabajan por su cuenta con la aprobación del líder. Pero;
¿Es posible dejar hacer y lograr que se haga? La respuesta que mejor se acerca a la realidad
es: algunas veces sí, y otras no.

Un líder que “deja hacer” habitualmente:


• Ejerce poco control en sus colaboradores, su rol es pasivo y no se involucra en las
tareas que realiza el grupo. Esta actitud inspira libertad de acción y capacidad de creatividad
en las personas pero también puede generar falta de motivación y un sentimiento de deriva
en ellos.
• Confiere a los colaboradores la responsabilidad de organizarse respecto a las tareas a
realizar. Inclusive brinda libertad para que elijan sus propios compañeros de trabajo y
repartan las tareas como deseen. En el liderazgo laissez faire el líder no interviene en el clima
laboral o en las relaciones que se establecen entre ellos.
• Participa con su equipo únicamente cuando éste lo solicita. El poder de acción y
decisión ha sido traslado a sus colaboradores quienes deben responsabilizarse por las tareas
a realizar. La falta de participación del líder muchas veces puede provocar la ausencia de
técnicas necesarias para abordar cuestiones más complejas.
• No actúa con mayor iniciativa. Una característica básica que posee el liderazgo laissez
faire es que los colaboradores son los encargados de tomar sus propias decisiones e inclusive,
el líder puede verse influenciado por las opiniones o intereses personales de ellos. Su
participación para implementar nuevas técnicas de trabajo es limitada y sólo brinda mayor
información si el grupo lo requiere.
• Adopta una actitud paternalista de carácter permisivo. Su falta de evaluación y
opinión frente a los aportes de sus colaboradores puede conducir a que los objetivos se
dispersen al igual que las tareas. Frente a esta situación, si no aparece otro modelo de
liderazgo influyente, es probable que el grupo quede a la deriva.
• No impone nada y su intervención es muy escasa. Este modelo de liderazgo laissez
faire manifiesta “deja hacer” a cada individuo las tareas actuando bajo su propio criterio. Los
colaboradores cuentan con un alto grado de independencia para trabajar y son libres para
aplicar sus propias metodologías. Esto puede resultar contraproducente para la organización
si el grupo de trabajo no conoce con profundidad el trabajo, no tiene los objetivos claros o se
siente incapacitado para llevarlo a cabo.
• No evalúa las actividades realizadas por el grupo. Generalmente, este líder muestra
incapacidad para evaluar o corregir a sus colaboradores. Puede ocurrir que un líder laissez-
faire haya ganado su posición por contar con conocimientos administrativos o técnicos pero
sea incapaz de asumir algún tipo de autoridad sobre el grupo. En estos casos, es probable que
la organización alcance valores productivos más bajos de los esperados y los colaboradores
sientan que carecen de un líder real.

3.2. Características del facilitador:


• Da mucha libertad.
• Asume el papel de observador.
• No orienta, deja que actúen libremente.
• Libertad incondicional, sin restricciones ni objetivos claramente definidos.
• No le interesa la participación.
• Es despreocupado y por consiguiente falto de autoridad.

3.3. Características del grupo:


• Los resultados son pobres.
• Bajo en rendimiento.
• Poco productivo.
• Desmotivado.
• A la deriva.
• Falto de cohesión.
• No asume responsabilidades.

4. Autoritario.
4.1. Definiciones.

Esta clase de líder posee una fuerte visión del futuro y de las metas y objetivos fijados y
que se le demandan, mantiene a sus alumnos constantemente motivados, aunque no siempre
es de la mejor manera, el estudiante se siente presionado a dar resultados, además de que se
le especifica cuáles son es objetivos y las recompensas si los alcanza, cuando se trata de
trabajo en el aula, mantiene un enfoque global aunque asigne tareas individuales, tiende a
permitir riesgos en el procesos de aprendizaje, es un poco inflexible en cuanto a los objetivos
marcados.

Este tipo de liderazgo puede fracasar cuando el docente posee muy poca diferencia de
conocimiento en cuanto a sus estudiantes pues estos o verían como su igual, además que el
uso del despotismo y la intransigencia también puede dañar el proceso dentro de la clase.

4.2. Características del facilitador:


• Impositivo.
• Se rige por las reglas, buscando resultados.
• Toma en cuenta a las personas, sin olvidar los resultados.
• Maneja al grupo en forma autoritaria.
• Toma todas las decisiones.
• No estimula ni aprecia el trabajo que se hace.
• Hace críticas personales.
• Vive alejado socialmente.

4.3. Características del grupo:


• Experimenta temor.
• Elude un análisis de la situación grupal.
• La cohesión del grupo es mínima.
• La relación interpersonal es baja, debido a desconfianza.
• No asume responsabilidades.

También podría gustarte