Está en la página 1de 2

¿Qué es un indicador?

Un indicador es una forma de obtener información cuantitativa, es decir, que puede ser
medida o contada para observar el estado de algún proceso.
Se puede representar en valores, unidades, índices, series estadísticas, entre otros;
también de forma gráfica, resumida o detallada según las necesidades de la
organización.
Los indicadores se dividen en:
1. Temporales: Es cuando su valor tiene un límite de tiempo, por ejemplo, dejan de ser
relevantes cuando se ha logrado un objetivo.
2. Permanentes: Son aquellos que se encuentran siempre presentes en los procesos
de la organización.

Tipología general de los indicadores:

• Mide el grado de cumplimiento de


los objetivos
• Ayuda a reorientar o mejorar
procesos productivos
• Recae específicamente en la
población o área de enfoque
• Mide el avance y cumplimiento de
objetivos, esto es, la forma en que los
recursos son utilizados y se generan
los productos o servicios.

Los indicadores de gestión no sólo representan datos, sino que brindan información
relevante, ya sea de manera individual o agrupada. Están caracterizados por tener:
• Exactitud: muestran la información o estado de la organización como realmente es.

• Forma: se pueden presentar de modo cuantitativo (que se pueden contar) y cualitativo


(que se pueden caracterizar).

• Frecuencia: es el tiempo que duran o las veces que generan información.

• Extensión: es la cobertura o alcance que tendrá en el área a la que se aplique.


• Origen: son las fuentes de información para crear el indicador, procura que sean
confiables.

• Temporalidad: muestra la evolución de los procesos pasados y actuales.

• Relevancia: la información debe ser útil para la situación en que el indicador sea
utilizado.

• Integridad: brinda la información suficiente para generar un panorama completo de


la situación.

• Oportunidad: la información del indicador debe estar siempre disponible y


actualizada.