Está en la página 1de 3

El humanismo: mi lugar correcto.

Día a día como seres humanos estamos buscando algo por lo que vivir, un sentido
que nos moviliza a cumplir los objetivos que en un momento nos determinamos, y como
todos ellos soy yo, una persona que entiende que tiene propósitos que a final de cuentas se
convierten en su sentido de vida, por eso mediante este ensayo tengo como objetivo contar
por qué aceptaría tomar un camino de base humanista.

Una de las grandes razones por las que me decanto por la perspectiva humanista es
porque considero que es la más completa para entender y ayudar a una persona a ser mejor,
como es dicho por Carracedo (1987) la corriente humanista dirige su teoría y sus diferentes
tipos de terapias hacia el enfoque en el hombre, de ver su parte potencial y no identificarse
por aquellas cosas que lo afectan, lo que a mi opinión permite que podamos lograr una
aceptación de nuestros problemas, pero a la misma vez entendiendo que también tenemos
cosas positivas por las cuales luchar y no bajar los brazos. Debo decir que incluso antes de
ver esta asignatura como tal ya sentía conexión con las teorías humanistas, ya que desde
que comencé a conocerla y a investigar sobre esta, pude entender que muchos de esos
textos eran aplicables a mi vida, añadiéndole que incluso antes de saber de la existencia de
esta perspectiva psicológica me caractericé por ser una persona altruista que busca
enfocarse en las cosas positivas en vez de las negativas, y que además se sentía libre de
dirigir su vida como le pareciese mejor, con un poco de ayuda claro está, pero haciendo uso
libre de mi voluntad, por eso me sorprendí desde el primer momento que empecé a
conocerlo más, sentí que había encontrado mi lugar correcto.

Pero esto no es todo, hay muchas cosas más que el humanismo me ha brindado, y
que me ha hecho de alguna manera perfeccionar, un ejemplo claro son algunas de las
características expuestas por Rogers & Carmichael (1981) tales como la Autenticidad, la
cual describen como la capacidad de poder expresar nuestra voluntad mediante nuestras
palabras y conductas, los sentimientos y actitudes que existan en nosotros; me identifico
con esta porque considero que mediante esta estrategia lograríamos un mundo más real, sin
apariencias ni máscaras, cada quién siendo quién quiera ser, lo que a mi parecer permitiría
que hubiesen relaciones interpersonales más estables porque cada quién sería totalmente
consciente de los sentimientos reales de los otros hacia ellos. Otra de las características con
la que me identifico es la aceptación incondicional, la cual es descrita como la posibilidad
de tener respeto incondicional hacia los demás, verlos a todos como individuos valiosos,
me parece súper importante que todos tengamos esta característica en nuestro ser, ya que
me parece que abriría una puerta a sociedades realmente inclusivas, que de verdad
consideren a cada individuo que esté dentro de su contexto una persona con la misma
capacidad de lograr sus metas y propósitos, lo que entonces daría como resultado que
podamos tolerarnos y solucionar nuestras diferencias de manera correcta, y además se
podrían dejar de lado muchos estereotipos que hasta la actualidad siguen completamente
vigentes.

Otro de los autores con los que me siento muy identificado es Viktor Frankl; el cual
en 2011 expone que como seres humanos tenemos una dimensión espiritual que es la que
contiene nuestros sueños y motivaciones, pero que además nos da la característica de
autodistanciarnos para lograr evaluar que cosas están bien y que cosas están mal en nuestras
vidas, no se enferma, por tanto, se entiende como que siempre va a estar presente para
permitirnos encarrilar nuestra vida en el momento que lo decidamos, siguiendo esta idea, es
otra herramienta más que la corriente humanista nos brinda para mantenernos como seres
sanos y capaces de enfrentar las adversidades. Otra de la razón por la cual identifico con
este autor es por su planteamiento de los tres pilares de su teoría, la libertad de voluntad,
mediante la cual ejercemos nuestro derecho a decidir el destino de nuestras vidas, hacia
dónde la queremos dirigir, sigue entonces la voluntad del sentido la cual es la capacidad
que tengamos para mantenernos enfocados en aquello que queremos lograr, que los mismos
objetivos se conviertan en nuestra motivación y por último el sentido de vida el cual es
como ya he venido explicando aquellos objetivos que nos movilizan a continuar cada día
con nuestras vidas, nuestra libertad en estado puro de tomar o no las riendas de nuestro
destino, lo aplico totalmente a mi vida porque al fin y al cabo he sido libre de ejercer mi
voluntad, la cual me ha dado la potestad para poder tomar cada cosa que me es útil de cada
una de las teorías y perspectivas que existen en la psicología, las cuales de la misma manera
se han convertido en herramientas para mantener mi motivación porque a medida que
aprendo más y más me impulso a lograr uno de mis grandes objetivos el cual es
convertirme en un gran psicólogo para poder aportarle a las personas una ayuda de calidad
y contribuir a hacer mejores seres humanos.
Como conclusión, pienso que mediante todas estas herramientas expuestas en el
escrito me contribuyen a ser una persona íntegra y a mantenerme sano, y no
específicamente en el sentido físico sino en el psicológico, al fin y al cabo, esta linda
corriente tiene un modelo bio-psico-social-espiritual. Así como yo he tomado estas
herramientas para ser mejor, y debido a que el hombre vive subjetivamente, las demás
personas pueden hallar otros medios dentro de estas teorías que de igual manera ayuden
contribuir a su vida y puedan comenzar a construirse para llegar a lograr que la
potencialidad que los caracteriza llegue a su máxima expresión y junto con esto recorran el
camino para conseguir la autorrealización.

Referencias

Carracedo, J. R. (1987). El hombre y la ética: humanismo crítico, desarrollo moral,


constructivismo ético (Vol. 27). Anthropos Editorial.

Frankl, V. E. (2011). Logoterapia y análisis existencial: textos de cinco décadas. Herder


Editorial.

Rogers, C. R., & Carmichael, L. (1981). Psicoterapia centrada en el cliente: práctica,


implicaciones y teoría.

Thomás Socarraz – 0000164828.